Mariposas amarillas hacia Rusia


En 1985 las primeras mariposas amarillas dieron inicio, quizás de forma improvisada, a un proyecto cuyo objetivo era dotar de identidad y resultados al fútbol colombiano. Se trataba de la selección juvenil que dirigía Luis Alfonso Marroquín, primer combinado nacional que vistió de amarillo, y en la que jugaban René Higuita, J. J. Tréllez y John Edison Castaño, entre otros como James Rodríguez senior. Veintinueve años después, la selección colombiana de mayores, con James Rodríguez junior como líder, quedó quinta en el máximo torneo de selecciones. Lejos de ser la culminación de la semilla plantada en aquél Juventud de América de Paraguay, lo logrado por el equipo de José Pekerman se percibe en dos magnitudes: la de la mayor actuación en la historia del fútbol de Colombia y la del primer paso para una gesta aun más grande que en el mundial de Brasil se vio posible, de verdad, por primera vez.

Pese a caer contra Brasil, Colombia cuajó su mejor papel en la historia de los mundiales.

El fútbol de selecciones es muy particular y suele responsar más a la calidad de las generaciones que a la calidad futbolística neta de los equipos. Por ello es que en la previa de la Copa América de 2011, tras una estelar actuación de Radamel Falcao en el Porto de André Vilas-Boas, sumado a unLos colombianos iban progresando poco a poco en sus clubes cúmulo de buenos y jóvenes futbolistas, se pensó en que los entonces dirigidos por Hernán Darío Gómez serían protagonistas en el torneo. El inicio no fue malo. Pasaron líderes en un grupo en el que también estaba Argentina, aunque luego se fueron eliminados por Perú sin que nadie pudiera fruncir el ceño. El equipo de Gómez fue un conjunto de mucho juego de bandas y que temía como principal objetivo táctico el crearle situaciones de remate a su estrella, Falcao, especialmente desde envíos aéreos. Un suceso extradeportivo sacó al ex-asistente de Francisco Maturana de la selección y, tras un interinato comandado por Leonel Álvarez, en el banquillo cafetero aterrizó José Pekerman, un año después de la eliminación en el torneo continental. Para esa época la generación colombiana vivía momentos de más auge. Falcao había mejorado en el Atlético de Madrid su temporada en Portugal, James Rodríguez se había asentando como una de las grandes promesas del panorama europeo, Luis Muriel y Juan Cuadrado habían jugado su primera gran temporada en Italia, Jackson Martínez fichaba por el Porto, Carlos Bacca había tenido éxito en su llegada al viejo continente, y nuevas promesas emergían con fuerza. Pekerman hizo alrededor de diez cambios respecto a las convocatorias de Álvarez e introdujo un nuevo sistema de juego, ambas decisiones ejemplificadas en el regreso de Macnelly Torres al seleccionado y su titularidad en lugar de Fredy Guarín. El resultado es conocido por todos: Colombia causó sensación y compitió palmo a palmo con la Argentina de Messi por el liderato en las eliminatorias.

Esto último representa el gran legado de Pekerman en Colombia. Incluso en la era Valderrama, el orgullo de la prensa, la afición y los futbolistas se alimentaba de pequeñas victorias. Cosas como tener al goleador de un mundial sub 20, clasificar al mundial de mayores por repechaje o ganarle al seleccionado B de Francia contaban como grandes triunfos en las crónicas. No era para menos. Antes de la década de los ochentas Colombia para el fútbol no era más que el país que había acogido a Di Stéfano y el subcampeón de la Copa América que legitimó a la mejor generación del fútbol peruano. Clubes como el América de Cali y el Atlético Nacional pusieron al país en el mapa, y la emocionante selección de Maturana logró ganarse el respeto del universo fútbol. Lo que hizo Pekerman fue distinto pues llegó a convencer a los futbolistas nacionales de que podían mirar a la cara a cualquier otro del mundo y que lo importante no era participar sino competir. El cambio de mentalidad es evidente y su repercusión es ineludible a la hora de valorar lo que está haciendo esta generación de futbolistas.

Tampoco es que el discurso del argentino haya sido triunfalista o utópico. Pekerman ha mantenido siempre un lenguaje mesurado, pero siempre diáfano respecto a los objetivos. Nunca ha puesto límites a lo que podían llegar a hacer, mas siempreSe ha comprobado que hay un cambio de visión habló de que había que ir paso a paso. Incluso ante el peor de los escenarios, la lesión de Falcao, el gaucho mantuvo la calma y tomó las decisiones que creyó que más acercaban al equipo a la victoria. No le tembló el pulso para dejar por fuera de la convocatoria al mundial a Macnelly Torres o Luis Fernando Muriel porque creyó que era lo que necesitaban ni se dejó desbordar tras el 3-0 en el debut mundialista. Después del triunfo ante los griegos fue enfático al asegurar que aún no habían ganado nada. La gente en Colombia todavía no lo entendía: para muchos se necesitaba premiar con la convocatoria al mundial a aquellos que la habían conseguido y ganarle a Grecia ya era motivo de celebración desenfrenada. Los jugadores, conocedores de lo histórico de su actuación, estaban tan convencidos por el cuerpo técnico de que su mira debía fijarse en Maracanã, 13 de Julio, que ni siquiera el día que se convirtieron en mejores que Higuita, Escobar y Valderrama, festejaron de más. Esa tarde, mientras veían a James abandonar el templo de Rio de Janeiro con gesto adusto y valiente, el país comprendió con ilusión que ante sí estaban colombianos de otra pasta. Sin exigencia, pues no somos Argentina, Brasil, Italia o Alemania, pero con fe se comenzó a creer en Colombia campeón mundial.

Más allá de los resultados y de las individualidades, ha habido un cambio de mentalidad.

La idea ya fue plantada en el imaginario colectivo y de los protagonistas. Los efectos se notan en las conversaciones que uno escucha en la calle. Se ha pasado de hablar en condicional a hablar en afirmativo. La gente ya no dice “si clasificamos al próximo mundial”, sino que se refiere al mundial de Rusia como unaSe sigue confiando en el proyecto y en la figura del exitoso Pekerman realidad: “en 2018 iremos por más”. El mérito de esa transformación es de Pekerman y por ello la nación se encuentra en vilo. Incluso el Presidente de la República ha manifestado lo imperioso de la renovación del argentino. El Presidente de la FCF ha descartado cualquier alternativa: “Pekerman es el plan A, B y C”. A la hora en la que se publica este artículo las últimas noticias cuentan que las negociaciones de renovación ya empezaron con el representante de Pekerman y, según ha trascendido, lo económico no representa impedimento alguno y lo que realmente está sobre la mesa son cuestiones sobre la dirección deportiva del fútbol nacional. A pesar de los rumores que lo vinculan con las grandes selecciones americanas, con la selección japonesa o con algún equipo europeo, en Colombia se confía en que la era Pekerman continuará. Según se dice, José está feliz con su cargo y lo hecho en Brasil lo conmovió tanto que quiere continuar. Si finalmente esto no pasara así, las alternativas reales se reducen a ninguna. Juan Carlos Osorio, múltiple campeón nacional y actual mejor entrenador del país, se comprometió a seguir un año más en Atlético Nacional, y Jorge Luis Pinto, gran responsable del inesperado mundial de Costa Rica, no sería bien recibido. Lo más seguro es que la federación ceda a todas las peticiones del argentino y que Pekerman sea el encargado de dirigir el proceso Colombia Rusia 2018. Apreciar otras opciones a estas alturas sería entrar en el terreno de la especulación.

Antes de la copa de 2018, Colombia deberá afrontar tres retos que definirán el estado verdadero de las cosas. Si Colombia decepciona en la Copa América de 2015, la Copa Centernario de 2016 o en las eliminatorias al mundial, lo de ahora se quedará como euforia momentánea y seguramente las expectativas para el campeonato bajarán. Por otro lado, si el equipo cumple con lo que promete para los tres torneos estará casi que obligado a hacer lo que sólo la generación polaca de los mundiales 74’, 78’ y 82’ ha llegado a hacer, es decir, competir por más de un mundial consecutivamente sin ser uno de los países tradicionales del torneo ni tener a Johan Cruyff.

El desafío es de una dificultad altísima, aunque tampoco se puede decir que Colombia no tenga mimbres para ello. El grueso de la selección que acudió a Brasil 2014 y que participó de las eliminatorias es menor de treinta años y muchos de ellos ni siquiera tienen veinticinco. El primer requisito, que es que se mantenga la misma generación, por lo menos está garantizado. A pesar de ello, el curso normal de los acontecimientos invitará a la introducción de varios cambios. En primer lugar, parece claro que jugadores como Faryd Mondragón y Mario Yepes no seguirán dentro del grupo. Otros como Luis Perea, Aldo Leao Ramírez, Elkin Soto y el mismo Macnelly Torres tienen un pie fuera del proceso por edad y calidad, y que, de seguir siendo llamados por quien fuese el seleccionador, que lleguen a la Copa América dentro de un año sería sorpresivo. Del resto de los jugadores no parece que la edad vaya a ser un impedimento para su continuación en el proceso. Los más viejos son Abel Aguilar, Edwin Valencia, Carlos Valdés, Camilo Zuñiga y Teófilo Gutierrez, todos categoría 85’, lo que los haría llegar a 2018 prácticamente en plenitud de condiciones salvo inconvenientes inesperados.

A priori, el fútbol colombiano tiene relevo para ciertos nombres.

Aunque el núcleo fuerte del seleccionado se mantendrá a priori, son también muchos los futbolistas que por juventud y condiciones podrán sumarse a lo largo de los próximos cuatro años al equipo e incluso algunos lo harían de forma inmediata. El reemplazo de Faryd Mondragón, tercer portero, posiblemente salga de la liga local. El único guardameta diferente a los tres que fueron a Brasil que Pekerman convocó fue Luis Enrique Martínez, asiduo con varios entrenadores, pero que nunca logró hacerse con la titularidad. Martínez es portero de Atlético Nacional y hace parte del sistema de rotaciones de Juan Carlos Osorio, en el que incluso sus tres porteros alternan la titularidad con la suplencia dependiendo del partido. El otro opcionado podría ser su compañero de club, Cristian Bonilla, que es catalogado como la principal promesa del país en la posición y que fue el portero de los equipos juveniles de 2011 y 2013. Sin otras alternativas, lo más natural es que Martínez tome el relevo hasta que Bonilla cuente con una cuota mayor de protagonismo a nivel de clubes.

Respecto al relevo en la zaga hay muchos más nombres. Quizás el puesto más cambiante y criticado en la era Pekerman fue el de defensa central. Hasta el mundial, ninguno de los convocados habituales transmitía garantías y sólo la capitanía de Mario YepesMurillo parece una gran opción de futuro parecía augurarle la titularidad segura. El mundial que completaron Zapata y el capitán estuvo muy por encima de lo pensado, pero esto no debería producir complacencia. El gran déficit de calidad del equipo que fue a Brasil está ahí y los futbolistas de más calidad entre los que no hicieron parte de los veintitrés seleccionados también pertenece a la misma posición. Stefan Medina, Jeison Murillo y Pedro Franco, todos pertenecientes al ciclo juvenil de los mundiales sub 17 de 2009 y sub 20 de 2011, se suman a Eder Álvarez Balanta, categoría 93, como futuros referentes en su posición. Medina fue el líder de la defensa del mejor equipo colombiano de los últimos dos años, destacando por su versatilidad y aptitudes con el balón, mientras que Murillo y Franco fueron los centrales titulares del equipo que jugó el mundial sub 20 de Colombia hace tres años y hoy son habituales en equipos europeos (Granada y Besiktas respectivamente). Balanta, por su parte, es considerado el mejor central joven del fútbol argentino y su perfil le ha permitido jugar incluso de lateral izquierdo o pivote con Pekerman. Los cuatro representan el modelo de central moderno que anticipa, sabe jugar a campo abierto y que sabe sacar el balón jugado desde atrás. Aunque Zapata y Valdés tienen edad para seguir haciendo parte del equipo, la dinámica debería llevar a los cuatro más jóvenes a ocupar todas las plazas en el medio plazo.

Por las bandas, Camilo Zuñiga y Pablo Armero nunca fueron puestos en duda y su ascendencia sobre el fútbol del equipo, especialmente en el caso del primero, es ciertamente alta. Nada indica que Camilo perderá su puesto durante el cuatrienio 2014-2018, mas en el caso de Armero todo puede pasar. Santiago Arias ya es otro habitual de las convocatoria y aunque su perfil natural es el diestro, durante la copa jugó varias veces por izquierda sustituyendo a Armero. Arias era el lateral derecho de Franco y Murillo en el equipo juvenil de 2011 y su contraparte izquierda, Héctor Quiñones, fue varias veces convocado por Pekerman en las eliminatorias. Su falta de fútbol de primera (Juega en el Porto B) lo sacó del campeonato mundial, pero a poco que vuelva a tener minutos competitivos seguramente estará en los planes del entrenador. La tercera vía para ocupar el lateral izquierdo sería la de Álvarez Balanta, alejándolo de la competencia por el puesto de central y abriendo cupo a uno de los que estuvieron en Brasil y que aún tendrán edad de selección en el corto plazo.

El otro puesto que causó polémica fue el del mediocentro. Durante los dos años previos al mundial Carlos Sánchez, Abel Aguilar, Aldo Leao Ramírez, Edwin Valencia, Freddy Guarín, Eder Álvarez Balanta y Alex Mejía sumaron minutos en la posición. Las lesiones impidieron a Valencia y Ramírez estar en el mundial y el doble pivote lo formaron Sánchez y Aguilar, con participaciones de Guarín y Mejía en casos eventuales. A diferencia del puesto de central, este no posee suplementos pujantes. Puede que los únicos futbolistas de la posición que parece que puedan tomar el relevo a medio plazo son Gustavo Cuéllar y Guillermo Celis (Categorías 92’ y 93’), ambos del Junior de Barranquilla. El primero de ellos ha alternado en muchos puestos del mediocampo sin encontrar aún su posición ideal. Su juventud le permite ser una especie de box to box con técnica para el robo, el pase, el control, la conducción y el disparo, aunque ni siquiera cuando ha jugado como mediocampista más atrasado ha parecido un mediocentro posicional. Celis sí, pero posee vicios que hacen dudar sobre su desarrollo como ancla: no sabe orientar su cuerpo para salir, no usa prácticamente nunca su pierna débil y, aunque roba mucho, siempre está lejos de que su posición sea la óptima para su equipo. Así como su compañero de equipo posee calidad técnica y física para desplegarse en conducción y es un buen pasador. De todas maneras, considerarlos en el corto plazo es apresurado y mucho dependerá de que evolucionen correctamente para merecer ser llamados.

En el ataque sigue y seguirá haciendo muchísimas opciones de calidad.

El tema en ataque es el totalmente opuesto. A los vibrantes James Rodríguez, Juan Guillermo Cuadrado y Juan Fernando Quintero se les adhieren futbolistas como Carlos Carbonero y Victor IbarboEl ataque volverá a tener muchas opciones, ambos de la categoría 90’ y que estuvieron en Brasil, o Sherman Cárdenas, categoría 89’, quién asombró América con su fútbol cerebral y técnico en la Copa Libertadores de este año. Otros como Edwin Cardona y Michael Ortega, compañeros en la segunda línea de mediocampistas en las selecciones juveniles en las que participó James Rodríguez, a pesar de una carrera un tanto errática no deberían ser descartados aún si uno entiende que pueden ser casos parecidos al de Cárdenas o incluso Macnelly Torres y Aldo Leao Ramírez, quiénes pasaron por problemas similares a esa edad. Finalmente, valdría la pena nombrar a dos mediocampistas que estarán representando a Colombia en el sudamericano sub 20 del próximo año: Alexis Zapata, joya de la cantera del Envigado y que ya juega en el fútbol italiano, y Jarlan Barrera, sobrino de Carlos Valderrama, ambos nacidos en 1995.

Más allá de las alternativas, el crecimiento de James y Quintero será el termómetro de la Colombia que se viene. Si el primero ya completó una copa del mundo de crack mundial, ganando además la Bota de Oro, el segundo es visto por muchos como la verdadera joya de la corona de esta generación con su técnica y creatividad vesánica. De seguir su crecimiento es posible que al próximo torneo orbital Colombia se presenta con tres futbolistas considerados cracks mundiales de forma indiscutible, pergaminos de altura necesarios para aspirantes del torneo. El otro, obviamente, sería Radamel Falcao. A falta de ver como responde su rodilla a su última lesión, Falcao es considerado uno de los mejores delantero centro de su era y, si uno observa a los atacantes de su biotipo, nada debería evitar que en 2018 siga siendo uno de los líderes en el puesto. Los otros delanteros que fueron a Brasil, todos de su edad menos Teófilo, un año mayor, presentan situaciones similares. Ramos competirá por la vacante que deja Lewandowski en el Borussia Dortmund, mientras que hay rumores que vinculan a Jackson Martínez, Carlos Bacca y Teófilo Gutiérrez con clubes con aspiraciones más altas de las que ahora representan; sin embargo, incluso si se quedan en sus clubes actuales seguirán compitiendo a un alto nivel.

Además de Luis Fernando Muriel, de quién se espera que repunte tras una decepcionante 2013-2014 que lo dejó por fuera de la lista final de convocados a Brasil, y Darwin Quintero, uno de los mejores delanteros de la liga mexicana y muy presente en las convocatorias de Pekerman desde 2012, Duván Zapata y Jhon Córdoba, parecen ser los jóvenes con más proyección del momento y sin duda los cuatro tratarán de ganarse un lugar en la Copa América.

El futuro de la selección Colombia sigue siendo bastante optimista.

Como siempre, presumir el desarrollo de futbolistas dentro de un ciclo mundialista representa una promesa que es difícil de cumplir. Nada garantiza que los futbolistas de las categorías 91’ a 95’ se conviertan en los jugadores que auguran ser, ni que de aquí a cuatro años no aparezcan nuevos futbolistas seleccionables en el panorama. A pesar de todo esto, y de la ya nombrada dificultad de cumplir la meta que se ha aceptado tácitamente por todos los miembros participantes, el análisis del futuro de la Colombia que se viene no puede ser otra cosa sino optimista. El camino que se empezó a trazar en 2012 ya ha despejado la parte más engorrosa, y el seleccionador, ya sea Pekerman u otro, deberá administrar el legado que deja este mundial y sacar el mejor provecho de una generación futbolistas sin precedentes en el país por talento, experiencia, mentalidad y madurez.


24 comentarios

  • @migquintana 16 julio, 2014

    Enorme Kun, enorme.

    Lo más interesante me parece el cambio de mentalidad que ha dado el fútbol colombiano. Me parece un gran paso hacia adelante. Entiendo que antes los pequeños éxitos se celebraran como victorias, pero la competitividad y la ambición deben aumentar porque hay talento para ello. No sólo la selección es realmente joven, simplemente hay que fijarse en dos de sus estandartes, sino que además parece que hay relevo. Al que más conozco es a Jeison Murillo, de aquí del Granada, y me parece un central con muchísimo potencial. Pero no sólo para ser internacional con Colombia, sino para tener una gran carrera en un club europeo que esté en la pomada de forma constante. Tiene unas condiciones bestiales, tanto físicas como técnicas. Me encanta, ya lo sabes.

    Tenéis una pequeña obligación moral de ir a Rusia 2018, aunque sea por el tema de Radamel Falcao. El fútbol cambia mucho y nunca saber cómo puede evolucionar la historia, pero a día de hoy Colombia sigue siendo uno de los nombres propios más interesantes para este ciclo mundialista que se acaba de abrir.

    Respond
  • @Salvisibaja 16 julio, 2014

    Muy buen texto, enhorabuena!!

    Tiene pinta que "la selección Colombia" ha vuelto para quedarse unos cuantos campeonatos por todos los nombres que das. Lo más normal es que algunos se queden por el camino, y otros que ni nombras, aparezcan luego. A mí me ha molado bastante Sherman Cárdenas las pocas veces que lo he visto, a ver si continúa con su progresión.

    Siempre le he tenido mucho cariño a Colombia. Mi primer mundial fue USA´94, y la manera tan precipitada en la que cayeron eliminados, apuntando como apuntaban y después la desgracia de Andrés Escobar…muy fuerte todo.

    QUÉ RICO PAIS!! 😉

    Respond
  • Uruguayo 16 julio, 2014

    Hay un documental muy interesante que recomiendo: "Los dos Escobar". En el mismo se habla de aquellos años 80 y 90, de la relación entre Pablo Escobar y el fútbol, y de la muerte de Andrés Escobar. El documental no hace una investigación rigurosa pero sugiere que el éxito de los equipos colombianos en la década del 80 (las tres finales de Copa Libertadores del América de Cali y el triunfo del Nacional de Medellín) tuvo mucho, mucho que ver con el dinero del narco.
    Esto no quita que hubiesen grandes jugadores colombiano en aquellos años, pero siempre miré con desconfianza a aquella Colombia.
    Esta me gusta mucho más.

    Respond
  • Tyrion 16 julio, 2014

    Titánico texto, Kun. Gracias.

    A Rusia 2018 iremos, a mi parecer, con mimbres mucho mejores que en Brasil 2014. La madurez de James y Quintero puede ser algo de verdad muy serio. Y Falcao asistirá con 32 años. No estará fuera de la élite, ni mucho menos. Cuadrado llegará con 30 años. Veremos cómo cambia su fútbol en este cuatrienio. Tengo una fe tremenda en Cuéllar -cómo hizo falta en aquella final Cali-Nacional- y en nuestra pareja de centrales. Si Balanta da el salto a Europa pronto, y Medina lo mismo, y ambos maduran su fútbol, creo que podremos ser uno de los participantes con el tándem defensivo más molón del torneo.

    Y qué ganas de Copa América. Considero que por más Neymar y Messi que haya que enfrentar, las posibilidades de Colombia están, y son muy grandes. La otra favorita será Chile, por localía y porque son un gran equipo de fútbol.

    Ojalá se quede Pékerman, ojalá. Todo está en lo que él ha logrado desde lo mental. Se habla mucho de que la diferencia entre esta generación y la de los 80-90 radica en la profesionalidad de los protagonistas, y no está nada alejado de la realidad eso. Tanto jugadores como entrenador.

    Respond
  • @migquintana 16 julio, 2014

    @Uruguayo

    El reportaje es espectacular. A mí me dejó muy impactado.

    @Tyrion

    Esta Copa América va a ser una de las más interesantes en tiempo. No sólo por Neymar y Messi, como comentas, sino por el resto de selecciones. Chile, Uruguay y Colombia son muy buenos equipos capaces de ganar a cualquiera. Más Ecuador, Venezuela o Paraguay, claro. Sólo me falta Estados Unidos o México yendo como invitados, porque aunque lo de Jamaica mola… no es lo mismo. Pero vamos, va a ser genial.

    Respond
  • Tyrion 16 julio, 2014

    @Quintana

    Un Colombia-Venezuela siempre es un duelo a muerte. A muerte. Y contra Ecuador también. Nadie debería perdérselo nunca ^^.

    Gran vídeo el que enlaza Kundera de Cuéllar. Aquí va otro, sólo con intervenciones defensivas: https://www.youtube.com/watch?v=En43aSIFX60

    Respond
  • Camo 16 julio, 2014

    Una pregunta: que tantos minutos ha jugado Alexis Zapata ya en el futbol italiano? No he podido encontrar el dato. Gracias de antemano.

    Ya solo faltan 1422 dias para el proximo mundial…

    Respond
  • Larios84 16 julio, 2014

    Muchas ganas de ver esta evolución de Colombia en este cuatrineio con las 2 Copas América, y el Clasificatorio para Rusia 2018, espero que evolucionen la mayoría de los jugadores que has mencionado, sobretodo en el apartado defensivo y que el mediocampo no se si algo mas de toquer pero sino, reforzarla para seguir teniendo esa salida lateral tan característica con esos laterales.

    PD: No se si solo me pasa a mi, pero no me va practicamente ninguno de los enlaces del artículo

    Respond
  • Camo 16 julio, 2014

    Tengo otra pregunta. Bien es cierto que con David Ospina y Camilo Vargas tenemos portero para rato (ambos tienen 25 años), vez a algun hipotetico tercer portero en el horizonte? Porque yo creo que, por mucho que queramos, a Faryd no le alcanzara la gasolina para llegar a Rusia 😀

    Respond
  • @Rayner_19 16 julio, 2014

    Pedazo de texto Kun, enhorabuena. Pensar que hasta hace un año mi conocimiento sobre la selección colombiana era casi nulo y todo lo que me hacéis aprender con estos artículos (y con tantas otras cosas). Gracias, de verdad.

    @Larios84

    Si copias el texto del link y quitas la primera parte hasta donde pone https:, funcionan. (Lo de coger el texto del link es una de las opciones que salen al clickar el botón derecho del ratón).

    Respond
  • Kundera 16 julio, 2014

    @Miguel Quintana

    Sí. Se trata de un cambio impresionante y que, por lo menos de aquí a la Copa América, especialmente si Pekerman sigue, se mantendrá inmutable. El colombiano ya no ve a su equipo "a ver si gana" sino que lo hace creyendo que van a ganar. Y que todo es posible, aunque sin exigir. Es impresionante.

    Sobre lo de los centrales… yo no escondo que mi favorito es Stefan Medina. Tiene algo salvaje en su fútbol que es realmente impactante. Igual en la Copa América los titulares son Medina-Murillo con Balanta y Zapata como alternativas. Medina iba a ir al mundial, pero su lesión le abrió campo a Balanta.

    @Salvisibaja

    Sobre Sherman Cárdenas se habló mucho el semestre anterior y, de hecho, a mi me sorprendió un poco que ante lesión de Aldo Leao no fuese llamado. Me parecería más extraño aun que no haga parte de las próximas convocatorias. Lo cierto es que su nivel este año ha sido de selección sin duda alguna.

    @Tyrion

    Yo seguí al Cali ultimamente, pero hasta que no me puse a investigar para este artículo no me di cuenta que Cuéllar era tan bueno (Y tan joven). Ahí Pekerman – o quien venga – va a tener un futbolista que esta generación necesitó. Calidad defensiva a montones, despliegue, técnica, fuerza, un arsenal para el robo y la acción ofensiva más que interesante y calma, además de gotas de personalidad y carácter que nunca vienen mal.

    Respond
  • Kundera 16 julio, 2014

    @Camo

    En Serie A, hasta donde sé, ninguno. Fue cedido al Sassuolo y jugó en su equipo primavera. Está haciendo la pretemporada con el Udinese. A ver qué tal en el Sudamericano sub 20 con Jarlan Barrera – este tiene algo – y Joao Rodríguez.

    Sobre el portero, le dedico un párrafo ^^. Cristian Bonilla, portero de la sub 20 2011 y 2013, tiene bastante potencial. Tiene 21 años. A ver si empieza a jugar más en su club.

    @Larios84

    En el mediocampo, como ves, hay muchas opciones, pero ninguno termina de ser un mediocentro de verdad. Yo me imagino que el doble pivote actual terminará desapareciendo y uno de los dos hará de ancla mientras Celis o Cuéllar se suman. Celis tiene vicios que me cuentan son mentales: no usa su pierna izquierda porque tiene miedo. Eso hace que juegue muy raro y que no termine de ser una apuesta segura. Cuéllar en cambio es una mina de oro. Tengo muchas ganas de verlo este año a ver si llega a 2015 siendo jugador de selección. (Si Mejía lo es… ^^).

    @enlaces

    Ya todos van.

    Respond
  • jaalegrias 16 julio, 2014

    Brillante texto Eduardo, parabens! El cambio de mentalidad, como resaltas, es uno de los grandes aportes que José ha dado a este grupo. Aunado a eso, hay que decir que ha vuelto a emerger la credibilidad en un técnico, cosa que no sucedeía desde hace mucho tiempo, aunque con Bolillo esa sensación tomó fuerza pero, como comentas, se vino al traste por es hecho extrafutbolístico lamentable. La mitad de la cancha es algo en lo que seguro trabajará José. Si en el periodo que paso la defensa era el "dolor de cabeza", de cara al futuro hay que sacar pastillas de alivio para esta zona. Que los "prospectos" mejoren o que broten futbolistas de excelentes cualidades que hagan eco en esta zona.

    A mi me encantaría que José siguiera al mando del timonel (igual no creo que haya un Colombiano, al menos cuerdo, que piense lo contrario) pero su continuidad depende de otros aspectos que expresas de forma clara (proyectos futbolístico, formación en categorías menores, etc). Lo económico es lo "menos" importante.

    Rusia 2018 es a lo que se aspira, en lo que se tiene puesta todas las miradas. La cuota de recorrido será mayor en muchos y los escenarios que aparecerán en mitad del camino constituirán retos en los cuales se espera darle continuidad a lo construido para así salir con el mejor resultado. Ante todo, gracias por tan magnífico artículo.

    Respond
  • Larios84 16 julio, 2014

    @Rayner_19

    "Si copias el texto del link y quitas la primera parte hasta donde pone https:, funcionan. (Lo de coger el texto del link es una de las opciones que salen al clickar el botón derecho del ratón)."

    Gracias, pero ya me va correcto, supongo que un problema temporal de mi portatil o del texto en sí. Pero gracias de todas formas.

    @Kundera

    Ya veo que teneís variedad, y espero que vayan cuajando. Fijate si me habeis flipado y eso que no soy ningun experto futbolístico como cualquiera de vosotros, que hasta he pensado en comprarme la camiseta colombiana. ^^.

    Espero que este proyecto sea con Pekerman o sea con quién venga en su lugar siga adelante. Os aseguro que seguiré con la máxima atención que pueda ese periplo, y que seré un colombiano de adopción… Entre la selección de fútbol y los nuevos ciclistas de tu país me teneís ganado últimamente macho…

    Respond
  • Camo 16 julio, 2014

    @Kundera

    Como soy de tonto, se me habia olvidado por completo de la existencia de Bonilla (seguro por lo poco que juega en el Nacional). El carajito dio buenas sensaciones tanto en el Mundialito de Colombia como en el de Turquia (Que delicia era ver en ese Mundial a Quintero echandose el equipo a las espaldas). Yo espero que vaya entrando en la dinamica del equipo, mas que Neco ya tiene 31 años, tuvo su ciclo en la seleccion, y no creo que David Ospina necesite todavia de esa figura de jugador mayor que representaba Faryd.

    De Joao Rodriguez he escuchado cosas buenas, pero asumo que no ha podido todavia jugar en Inglaterra por ese problemon que resulta sacar el permiso de trabajo en las islas. Y por Jarlan Barrera preguntare a unos amigos que se que son de los pocos que van al Metro a ver partidos de la Copa Postobón, seguro alguna referencia tendran 😀

    Respond
  • danvg#83 16 julio, 2014

    Excelso reportaje.

    Cuánto daría por que en los medios colombianos existiera un análisis con al menos del 10% de lo que se exhibió en este texto. Considero que el cambio de mentalidad, promovido especialmente por Pekerman junto con un colectivo más acostumbrado a las exigencias de la liga europea, ha sido el punto de inflexión de esta Selección (incluso teniendo en cuenta la disposición de excesivo respeto en el primer tiempo del partido contra Brasil") Tácticamente sí considero que hay aspectos a mejorar especialmente en las transiciones de ataque a defensa, con una marcación en zona que es muy permisiva. Ahí veo el principal riesgo de Colombia; no veo al equipo tan compacto, y como se mencionó en el artículo, no se vislumbra un recambio de clase (por lo menos a hoy) en la posición de mediocentro defensivo. Misma situación en el arco, aunque hay mucho tiempo para David Ospina. No obstante, necesitamos otro arquero que se consolide y migre a nuevos territorios. Y finalmente, siento curiosidad (de la buena) en cómo Colombia jugaría con el "nuevo rol" de James y un retorno de Falcao. ¿Cómo se podría explotar óptimamente esa sociedad sin sacrificar gol? ¿Es Teófilo el sacrificado?

    Me ha surgido un poco de interés en el delantero Oswal Álvarez del Anderlecht, incluso porque podría hacer parte de la Selección Sub-20. ¿Qué tanto saben de él?

    Respond
  • Manu 17 julio, 2014

    Eduardo, una pregunta:

    Como veo que el texto va más hacia las opciones futuras que al análisis duro de lo que hizo Colombia en el Mundial, te lo pregunto acá: ¿Te llenó el Mundial de Colombia, futbolísticamente hablando?

    Entiendo que lo que pasa en Colombia con Pekerman es básicamente calcado a lo que ocurrió en Chile con la figura de Marcelo Bielsa. Tomó una selección desviada y exprimió todo el potencial de los jugadores. Supongo que eso es lo que buscaba la FCF. Eso sí, José tiene una materia prima algo más experimentada y de más calidad individual que la del Loco. No sé si otro pueda sacarle el provecho de la misma forma. Por lo menos hablando de los técnicos locales, ni siquiera creo que Pinto pueda hacerlo. Ojalá Pekerman se anime a quedarse, porque de ser así tendríamos una Copa América 2015 para relamerse los bigotes.

    Respond
  • Kundera 17 julio, 2014

    @Jaalegrias

    Yo me imagino que Pekerman seguirá y que, en realidad, nunca se pensó en otra cosa que no fuese eso. Si no fuese así, no entiendo la decisión de Osorio, antes del mundial, de seguir un año más en su club cuando es vox populi que es el candidato número 1 para suceder a Pekerman. Y, sí, supongo que su reto ahora será darle más solidez al juego del equipo.

    @Larios84

    Es que parece un back to the future en toda regla, sí, pero mejorado ^^.

    @ danvg83

    Pero, ¿cuál es el nuevo rol de James? A nivel de fútbol realmente no es nada que ya no existiese. El cambio de James es jerárquico. Y, aun con su mundial, el número 1 sigue siendo Falcao. Él creo que lo sabe y Pekerman también. De hecho, es que son dos futbolistas – tres con Quintero – totalmente compatibles y complementarios. Hablar a esta hora de sistemas y sacrificados es un poco difícil. Lo tres cracks son James, Falcao y Quintero y el reto es que los otros ocho, en el medio plazo, les generen un ecosistema que los potencie, sean quiénes sean.

    @Manu

    Si somos sinceros… no. Pero es que Colombia no apostó en ningún momento a algo superior. Zuñiga no llegó al 100%, no estaba Falcao, Bacca se lesiona y no se convoca a Macnelly. Pekerman apostó a lo que apostó y le salió francamente bien. Quién sabe si con Falcao hubiese apostado a algo más de control ofensivo sobre lo que pasaba.

    Respond
  • Lucho 17 julio, 2014

    Aunque no simpatizo co la selección colombiana, sí que agradezco su excelente mundial, eran como un tren a la hora de atacar, muy rápidos, daban la sensación que en cualquier momento podrían hacer gol, casi ni se extraño la ausencia de Falcao, en cuanto al equipo, James llega a ser su punto alto ( y pensar que Rainieri lo dejaba en la banca en sus primeros meses en el ASM), otro que me gustó es Vaca, tiene un control de pelota distinto, diferente, como que ambos poseen el ADN español…perdón el ADN alemán.

    Sólo ante Brasil no pudieron hacer una labor positiva, siempre es mala suerte jugar ante el local, pero si se hubieran soltado, tal vez los destinados a meter 7 serían ellos y no los germanos. Puede entonces que la selección con juego más aburrido de las sudamericanas sea la Argentina, contrariamente llegando a la final, así es el fútbol.

    Respond
  • @AndrEspinosa_ 17 julio, 2014

    @10Kundera

    Excelente reportaje, Kun. Sé que no le tienes demasiada fe, pero a mí lo que ha progresado Sebastián Pérez me hace pensar que puede llegar a hacer mucho, y leva todo el proceso de selecciones (como Cuéllar o Celis, aunque este último no fuera al mundial). Además, creo que en el Nacional 2014 va a mostrar cosas, Nacional no ha comprado nada y de irse Mejía, creo que Osorio lo puede pulir de a poco. Creo que es un jugador que se puede seguir en esa posición (lo veo algo similar a Aguilar, con algunos matices que pasan por su juego fuerte).

    @Uruguayo

    A mí también me encanta "Los dos Escobar" y me parece altamente recomendable. Sin embargo, creo que hay que leer a profundidad el hecho que los éxitos de los 80 "tengan mucho que ver con el dinero narco". En otras palabras, considero que esos éxitos devienen de una inversión de dinero sucio en los equipos, lo cual les permitía traer figuras de alto nivel, y evidentemente eso hacía que los equipos fueran más poderosos (caso América de Cali con sus tres finales). Conozco las historias de sobornos y cosas por el estilo, pero eso no puede discutir la calidad de los equipos de esa época. Nacional le compitió al Milan de Sacchi, y América llegó a tres finales con Falcioni, Gareca, Battaglia y Cabañas, que no eran mancos. Es como si se dijera que Abramovich usa dinero sucio en el Chelsea, eso no niega que se ha formado un equipo importante en la Premier League. Saludos.

    Respond
  • davidhurtadocellist 18 julio, 2014

    La emoción e ilusión que me genera este artículo es enorme!

    Nuestro fútbol es otro, la "rosca paisa" ya no reina

    Otro artículo relacionado a la actualidad de nuestra Selección y el impacto en nuestro país http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/la-ro

    Respond
  • Larios84 18 julio, 2014

    @Kundera

    ¿No hay posibilidades para Brayan Angulo en el lateral izquierdo? No hizo mala temporada en el Granada, pero al ser traspasado a una Liga mas desconocida como la búlgara no se qué bien le podrá hacer.

    Respond
  • Kundera 18 julio, 2014

    @AndreEspinosa

    Sebastián Pérez creo que no ha demostrado aún nada para ser considerado por encima de gente como Celis o Cuéllar. Yo creo que Sebastián Pérez aún no sabe que futbolista es o que futbolista quiere ser. Si a mi me preguntas te diría que es una mala copia de Leonel Álvarez que se cree la reencarnación del mismo. No te voy a decir que no tiene nada, porque sí tiene aptitudes interesantes que, de hecho, llamaron la atención del Arsenal. Veamos como le va este año antes de otra cosa, creo. De los jóvenes de Nacional me llama más la atención Valoy.

    @davidhurtadocellist

    A mi el artículo de Natalia me parece muy bienintencionado, pero muy poco objetivo, con demasiadas licencias para exaltar a Pekerman con el peaje de quitar méritos al magnífico trabajo de gente como Maturana, Gómez, Pelaez, Marroquín, Restrepo, Rueda o Lara. Sobre la manida 'Rosca Paisa' no diré que no existió, porque algo seguro que hubo – no tan paisacéntrica sino gente con intenciones ajenas a lo deportivo que influían en la selección -, pero también diré que es inexacto. El trabajo de Maturana fue uno parecido al que se llevó a cabo en muchas otras selecciones en la historia y es tomar como base un club y crecer a partir de él. Maturana lo hizo tomando como base a su Atlético Nacional y derrumbando muchas jerarquías. Recordemos que antes de darle el brazalete de capitán a Valderrama este sólo había jugado dos partidos con la selección, o que cambió a Pimentel por Leonel Álvarez, que metió a Higuita, un niño, por su valía para el equipo, etc, etc. Al final, a Italia 90, Colombia fue sin las tres estrellas ofensivas del Nacional y sí con Iguarán, Estrada, Niche Guerrero y Rubén Darío Hernández.. En el 94' saca a Pacheco, Alexis y Trellez, sí, es decir, un costeño y dos paisas.

    @Larios84

    En el principio de la era Pekerman siempre hubo suplentes de Armero: Gilberto García, que jugó en el Valladolid, Quiñones, el que reseño en el artículo, o Juan David Valencia, de la liga local. Hubo un momento en el que dejó de llamar a nadie y al mundial acudimos con dos suplentes improvisados: Arias, lateral derecho, y Balanta. ¿Por qué no tuvo nunca en cuenta a Angulo o Mojica, el del Rayo? No lo sé. Decisión suya. Supongo que es una opción que se barajará, pero la ascendencia de Armero en el grupo es grande. Sólo saldrá de la titularidad si el entrenador lo ve muy claro, creo, y Angulo tampoco es eso, ¿no? ^^

    Respond
  • Larios84 19 julio, 2014

    @Kundera

    "¿Por qué no tuvo nunca en cuenta a Angulo o Mojica, el del Rayo? No lo sé. Decisión suya. Supongo que es una opción que se barajará, pero la ascendencia de Armero en el grupo es grande. Sólo saldrá de la titularidad si el entrenador lo ve muy claro, creo, y Angulo tampoco es eso, ¿no? ^^"

    Gracias por la respuesta; yo mas que para ser titular me refería si se les veían opciones desde Colombia a estos jugadores que no destacan en clubes muy grandes y más ahora que Angulo emigró a Bulgaria. Simplemente era por saber si se les podía considerar meras alternativas a integrar las listas futuras. Gracias por la respuesta Kun

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.