Querido Pep: | Ecos del Balón

Querido Pep:


Leo tu carta con letra de poeta y la emoción me sacude el cuerpo. Siempre te gustó ese lenguaje, la lírica de las pequeñas cosas. Tú, que las hiciste tan grandes. Tú que me diste el mundo y tan solo me pediste a cambio el poder liberarte de un cinturón que ya te apretaba demasiado. Un pequeño paseo por el jardín de esta casa, con Cristina, Màrius, Maria y Valentina, tu otra familia. Qué menos podía satisfacer que ese último pequeño placer.

Ahora que estoy muy solo y es de noche afuera
te escribo apenas para decirte que las cosas
nada han cambiado desde que nos dejamos,
que los árboles mueren lentamente, como siempre,
y el río sigue su curso de cada día.

Leo entre líneas -me permitirás la osadía- que hace mucho frío lejos de casa. No lo sé, yo nunca me fui. Aunque no pocas veces me sentí fuera de mi. Y no bastaron tantos focos para ahuyentar la noche que acechaba en mi propia ventana mientras alzaba la vista hacia tierras lejanas. Me dijiste que no te iba a perder nunca el mismo día en el que te despedías. ¡Otra dulce mentira! Bien sabías que allí a donde fuiste jamás podría seguirte. A ningún lado, en verdad, por grande que fuera la tentación. Y maldita sea mi fidelidad a esta condición. Mi lugar, como el tuyo cuando estaba a mi lado, no puede ser abandonado. Quizá si no te hubieras ido… Pero eso ya no importa. Bien sabes que tampoco yo podía haberte retenido.

¿Qué más podría hacer por retenerte
si el tiempo nada puede ya contra la espera
que me he impuesto de ti…?

Fueron buenos años, los mejores. Y tu ya lo sabías cuando yo todavía no acertaba a poner significado al extraño destello en tus ojos. Nunca tuviste un pelo de tonto, y de haberlo tenido lo perdiste al poco tiempo, con tantos otros testigos de ese placer sufrido del que me entregaste la mejor parte. Con el tiempo tuve que aprender a respetarte y a comprenderte. Tus rarezas, tus manías y tus visiones. Tu genio. ¡Qué miedo cuando lo mostrabas de repente! Tu insaciable hambre de victoria, tus tretas y tu retórica envolvente. “Viva la vida”, me decías por entonces, en cada trayecto. En cada maldito trayecto. La canción, puedo confesarlo ahora, siempre me sonó muy pretenciosa. Pero al poco tiempo, cuando ganar empezaba a parecerme hasta sencillo, supe entenderlo todo. Me obligaste a comprenderlo, me lo recordabas cada día. Cada maldito día. Cada uno de esos días maravillosos que pasamos juntos: que el momento no regresa, me decías. Y que hay que vivirlo al máximo para que nunca muera.

Sé esto desde que cada cosa
se me hace presente, insólita y precisa,
al cerrar los ojos, desde que me golpea
la nostalgia como una pesadilla y vivo siempre
hacia mí mismo. Hay días -créeme-
en que me niego a pensar en ti.

Cómo no creerte si siempre lo hice. Qué forma de gobernarlo todo, ¡qué gran embustero fuiste! Me creí invencible, me supe infalible. Me sentí eterno. Y al final de todo me dijiste que tú, arquitecto del gran farol, no habías sido menos privilegiado que yo. Siempre hechizando, siempre vigilante. En el día de nuestro adiós me deseaste lo mejor desde el centro del campo, y entre frases emocionadas todavía arreglaste, con la punta del zapato, una pequeña irregularidad en el verde piso sobre el que aprendimos a volar. Ya estabas fuera pero seguías cuidando este jardín. No creas que a mi me ha resultado sencillo despertar del bello sueño que compartimos: sigo en duermevela y todavía te encomiendo mis suspiros.

Ahora te escribo, ya ves, para decirte apenas
que todo es como antes, que nada cambia
en el fondo si no lo tocamos nosotros,
que sólo nos atañe este silencio
compartido, y el riesgo de creer y crecer
como árboles aislados que une, a ratos,
un mismo viento o una misma lluvia.*

Leo tu carta con letra de poeta y mi corazón se acelera con la cercanía del reencuentro. Ya sabes que nunca creí tanto en ninguna otra cosa, ¿de qué otra forma habríamos llegado hasta donde llegamos? Hasta el fin del mundo, sin perder el hambre ni un sólo segundo. De ti aprendí que esto era, y es, lo más importante. El creer, el crecer… y el querer en la vida. Queramos hoy los dos y que el viento sople y decida.

Sinceramente tuyo,

el club de tu vida.

* «Lletra», de Miquel Martí i Pol.
Traducción de Adolfo García Ortega.


45 comentarios

  • Abel Rojas 6 mayo, 2015

    Joder, Marc.

    Respond
  • D'Barksdale 6 mayo, 2015

    Lloré a cántaros el día que lo despidió el Camp Nou. Y no fui el único, seguro. Y pocas veces en mi vida estuve tan emocionado como cuando lo vi en vivo. Guardiola es parte de mi vida, como de la vida de muchos. Este tipo le cambió la manera de ver el mundo a más de uno. A nosotros. Simples aficionados de un deporte que después de él cambió para siempre. Y nos dejó todo. Nos dejó hasta a Messi. Qué obra. Qué hombre.

    Respond
  • Gastón 6 mayo, 2015

    Me emocioné y ni siquiera soy culé.

    Impresionante.

    Respond
  • Luis 6 mayo, 2015

    Grande Marc, yo tb me siento así ^^

    Respond
  • Monopandillero 6 mayo, 2015

    Qué bueno es Don Marc Roca.

    Respond
  • @JulioRpo 6 mayo, 2015

    Genial como siempre, Marc Roca. Si a mi -espectador neutral- me emocionó tanto, ni imagino lo que puede llegar a sentir un culé al leer tal poesía.
    Es un equipo de lujo el que tiene Ecos. La web que más disfruto.

    Respond
  • Juansm87 6 mayo, 2015

    Si no me hago cule tras leer esto es porque creo en Carvajal.

    Respond
  • @RdGarca 6 mayo, 2015

    Hay que buscar la forma de enseñarle esto a Pep. Es que vuelve fijo si lo lee

    Respond
  • javi15195 6 mayo, 2015

    ¿Cuándo sale la versión audio? A esto sí que se le llama La Última Nota…

    Respond
  • NRG 6 mayo, 2015

    Madre mía….A sus pies señor Roca

    Respond
  • Sasky 6 mayo, 2015

    Gran Marc.

    Como culé, solo he llorado una vez con algo relacionado con el FCB, y fue ese día de abril cuando Pep anunció que se iba. Ni derrotas traumáticas ni Copas de Europa me han hecho emocionar más que este entrenador.

    Respond
  • vi23 6 mayo, 2015

    Sensacional, sensacional, sensacional

    Respond
  • Full Norbert 6 mayo, 2015

    Grande Marc!!

    Respond
  • @XiscoRincon 6 mayo, 2015

    Molt bé Marc!! la veritat és que fins i tot estan un molt enfora del sentiment Barça, he pogut sentir les teves paraules molt a prop!!

    Muy bien Marc!!! la verdad es que incluso estando uno muy lejos del sentimiento Barça, he podido sentir las palabras muy cerca.

    Respond
  • JR_ 6 mayo, 2015

    Yo también leo… leo… Leo

    Respond
  • @MarcosVaquero 6 mayo, 2015

    Precioso, Marc. Envidia del día tan bonito que vais a vivir, que ya estáis viviendo, los culés hoy.

    Respond
  • Miguel Angel Molina 6 mayo, 2015

    Estimadísimo Marc de Cervantes Balonpédico,

    Llevo un mes sin ingresar a mi cuenta de facebook, orgulloso de haber soltado tal adicción. Pero tu nota tengo que compartirla en toda red social posible porque sí.

    No quiero imaginarme ahora lo que será la nota de despedida a Xavi… Cristiano… ni hablar del kriptoniano. :/

    ENHORABUENA, Marc!!!

    Respond
  • javimgol 6 mayo, 2015

    Creo que ninguna relación en la historia del fútbol es como Guardiola-Barcelona. Ninguna. Que vengan Vilariño y cia a corregirme. Pero esta carta de amor de Marc (y con él todo el barcelonismo) no es entendible en otro contexto.

    Respond
  • SrX 6 mayo, 2015

    Para, que me vas a hacer llorar.

    Respond
  • hola 6 mayo, 2015

    Vaya maravilla.

    Respond
  • Alan 6 mayo, 2015

    Eres enorme Marc, brutal.

    Respond
  • Alemán 6 mayo, 2015

    Impresionante Marc.

    Respond
  • Miguel Canales 6 mayo, 2015

    Pelos de punta y piel de gallina. Enorme Marc Roca, Enorme. M

    Respond
  • @migquintana 6 mayo, 2015

    Tremendo, Marc. Tremendo.

    A la altura de este día. Y todos sabemos qué significa eso.

    Respond
  • José L Villa 6 mayo, 2015

    Brutal Marc, vaya manera de escribir. ¡Enhorabuena!

    Respond
  • marcvior 6 mayo, 2015

    Gràcies, Marc.

    Respond
  • @Somemarcus 6 mayo, 2015

    Antes que nada, agradecimiento exprés por la recepción del artículo, que estoy teniendo problemas de red y es la primera vez que logro entrar esta mañana. Sois muy amables todos :)

    Respond
  • Dantesama 6 mayo, 2015

    Después de un par o tres de años por aquí sigo sin verme capaz de comentar, ya que no soy más que un aficionado al Barça sin grandes conocimientos futbolísticos… pero hoy me veo obligado a escribir, aunque sea esta vez, para quitarme el sombrero. Increíble texto, como tantos otros, pero éste además a los culés nos llega muy dentro y nos pone palabras en la boca que seguramente no acertaríamos a encontrar de manera tan clara y poética de otra manera.

    Saludos y seguid así, sois muy grandes.

    Respond
  • @Somemarcus 6 mayo, 2015

    @ JR_

    jejejeje esto era una especie de "easter egg".

    Respond
  • umas21 6 mayo, 2015

    Antes de nada felicitar a Marc!

    Para mí el artículo de hoy ha conseguido desnudar al fútbol de tal forma, que a ninguno de los que lo hemos leído nos ha importado de que deporte se estuviese hablando, el cesped y "leo" no han sido más que pinceladas para completar uno de los cuadros más emotivos de ecos.

    Simplemente enorme.

    PD: Sé que es un offtopic tremendo, pero después de leer esto no he podido evitar recordar la desgraciada muerte de Eduardo Galeano hace un par de meses, y me preguntaba si os habéis planteado la posibilidad de hacerle un homenaje, porque después de leer esto estoy seguro de que sería una delicia

    Respond
  • Henryhm 6 mayo, 2015

    Increíble

    Respond
  • michel 6 mayo, 2015

    Si nosotros sentimos lo expresado en este magnífico texto, no quiero imaginarme lo que estará pasando Pep por sus adentros con lo emocional que es. No me gustaría estar en su pellejo un día como el de hoy.

    Respond
  • @CeltaAnalisis 6 mayo, 2015

    Buf, piel de gallina

    Respond
  • Manuel 6 mayo, 2015

    Pep es muy grande en mi corazón …. pero hoy es el rival, ¿porque lo hiciste? ¿porque entrenas a otro?

    Respond
  • mariovillate27 6 mayo, 2015

    Es que Barcelona-Guardiola es Her, eh.

    Respond
  • mariovillate27 6 mayo, 2015

    Como el Mundo de las postales de Ecos pasó a mejor vida, para desgracia de nuestros pechosfríos, comparto esto aquí porque el texto realmente me ha matado por dentro.

    Ahí va, https://instagram.com/p/wFR9_TmCoi/?taken-by=mari

    Sé que no es una postal de Ecos, (ojalá ser don Fernando), pero si escuchan la canción de Youtube https://www.youtube.com/watch?v=da-ELYFRFpc mientras tienen la foto con la frase al lado mientras van leyendo esta carta, algún pelo se os pondrá de punta.

    PD: siento la intromisión de nuevo.

    Respond
  • Yei 6 mayo, 2015

    No pude evitar desear que este artículo lo leyeran dos personas en particular: El Pep y el Jefecito.

    Gracias, Marc. Sos nuestro geek favorito.

    Respond
  • @Somemarcus 6 mayo, 2015

    @ Mario Villate

    Madre mía, qué detallazo. Muchísimas gracias, Mario.

    @ Yei

    Esto del geek también me ha llegado XD

    Respond
  • mariovillate27 6 mayo, 2015

    @somemarcus a ti, tío. Y a vosotros en general. No os imagináis cuanto cambiáis la vida a los que nos importa esto. Y regalar felicidad no es un detalle cualquiera. Es celebrar la vida.

    Respond
  • Carlos Quintana 6 mayo, 2015

    Te fuiste de palo.

    Respond
  • Ivan.SantaCruz 6 mayo, 2015

    Me encanto el poema. La verdad es que muchas personas sintieron cuando se fue del Barcelona, tenia la seguridad de que tenia mucho mas que dar en el club. Millones de personas quedaron maravilladas por el Barcelona de Pep, su estilo de juego, sus estrategias. Todos veíamos como levantaba el nivel de muchos jugadores en el club, hasta del mismo Messi. Sin duda mas de una persona espera la segunda oportunidad del Pep con el Barcelona, su club. Aunque veo al Bayern Munich con gran nivel de juego con Pep, no iguala al nivel que tuvo Barcelona con el. Mas allá del choque entre grandes clubes hoy, el gran centro de atención sera Guardiola y el Barcelona.

    Respond
  • Andraujo 6 mayo, 2015

    Esto es demasiado.

    Respond
  • Marcos Díaz-Lago 6 mayo, 2015

    Impresionante.

    Respond
  • @Jerry_Martinez1 6 mayo, 2015

    a veces se exagera la labor del entrenador y aquí está la muestra, no fué el Barca de Pep, es el Barca de Messi, hoy quedó claro eso.

    Respond
  • miki17sanz 15 mayo, 2015

    A sus pies.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.