Evasión o Victoria: El rey de los teutones


1) LA ESPADA EN LA ROCA

«De su cinto colgaba Excalibur, la mejor espada que jamás existió, que cortaba el hierro como si fuera madera», Chrétien de Troyes en El cuento del Grial.

El periodista Enric González escribió que «Franz Beckenbauer sólo aparca su arrogancia cuando menciona a Fritz Walter». El Káiser no lo sabe, pero en su respeto reverencial hacia el artífice del primer gran éxito de su patria futbolística anida algo más que la conciencia histórica y una correlación simbólica con sus propias conquistas. Se trata del íntimo respeto que un hijo profesa hacia su padre aun sin haberlo conocido como tal.

Cuenta la leyenda que el rey Arturo era hijo de Uther Pendragón, pero que no lo sabía. Tal y como se relata en Excalibur (1981), una de las mejores adaptaciones cinematográficas de este relato, Merlín fue elEl Rey Arturo no sabía la identidad de su padre verdadero arquitecto de Camelot: el mago se había valido de sus ardides para asegurar el nacimiento de Arturo, del que sabía que estaba destinado a empuñar la misma espada mágica que el propio hechicero había entregado a su padre tiempo atrás. Anticipando que el fogoso reinado de Uther Pendragon no iba a perdurar lo suficiente como para asegurar una sucesión pacífica Merlín arrebató el pequeño Arturo de su cuna, lo entregó a una nueva familia y veló desde entonces por su desarrollo mientras la espada aguardaba en la roca una nueva mano digna de empuñarla.

No está claro el papel que desempeñó Dettmar Cramer en el Mundial de 1954, pero se sabe que este legendario entrenador -apodado «el profesor» por su talento formativo- se vinculaba al cuerpo técnico de la federación alemana desde finales de los años cuarenta. Y que seguía ahí cuando Fritz Walter blandió Excalibur para derrotar a los húngaros en Berna. La victoria sobre la gran potencia del momento sigue siendo recordada como un milagro impropio de una nación futbolística tan joven. Como en la leyenda artúrica, el triunfo de 1954 fue tan solo el atisbo fugaz de algo mayor que iba a llegar veinte años más tarde.

«Se levantaba y hacía trucos como un mago. Los niños quedaban hechizados, y yo también», recuerda un técnico asistente a los cursos que Dettmar Cramer impartía por el mundo en los años que siguieron. El hechicero iba y venía pero nunca descuidaba la evolución de su pupilo favorito, un chico de pelo rizado que destacaba en medio de una talentosa generación de promesas alemanas: «Cuando el día oscurece y es difícil ver el camino… Para eso estoy yo», afirma Merlín en La última legión (2007). En 1963 la mediación del prestigioso formador fue fundamental para levantar la sanción que la federación había impuesto a Franz Beckenbauer por sus pecados de juventud. En adelante Dettmar Kramer sería la sombra del futbolista en las concentraciones de la selección. Sólo el mago conocía el destino del verdadero hijo del rey.

2) UN REINO PARA UN REY

«Fuimos campeones de Liga tres temporadas consecutivas, ganamos la Copa de Europa tres veces y seis jugadores de ese Bayern fueron campeones de Europa con la selección, y también campeones del mundo. Fue una era realmente exitosa: no sólo para el Bayern de Múnich, sino también para el fútbol alemán», Franz Beckenbauer.

El delantero inglés Gary Lineker asisitó como adolescente a la hegemonía del Camelot alemán y sintetizó su experiencia en un conocido axioma: «El fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y siempre gana Alemania». Así como los reyes normandos de Inglaterra fijaron sus propios orígenes en las gestas artúricas Franz Beckenbauer es considerado la figura fundacional del poderío alemán sobre el césped, el mismo inicio de los tiempos para todo un club y un país futbolístico: “Nuestra historia de éxito no empezó por casualidad con él en los años setenta”, sentencia Karl-Heinz Rummenigge.

La lucha de un joven monarca por conquistar su propio reino ocupa buena parte del metraje de Los caballeros del Rey Arturo (1953). En el film, Merlín advierte a Arturo que su camino hasta el trono no será tanCuando subió al primer equipo, el Bayern vivía en segunda división sencillo como proclamar su condición a los cuatro vientos: “Deberéis probar lo que sois con hechos, y no con palabras”. Cuando el juvenil Franz Beckenbauer llamó a las puertas del primer equipo del Bayern de Múnich el panorama tampoco era alentador. El club bávaro militaba en segunda división, el 1860 Múnich era el equipo más importante de la ciudad y el palmarés alemán se repartía entre varias entidades con más presente y tradición.

Al mismo tiempo que Franz Beckenbauer reclamaba el trono ante la vieja aristocracia alemana otra potencia ascendente, el Borussia de Mönchengladbach, presentaba batalla con el mejor equipo de su historia y un joven paladín holandés desafiaba el dominio de británicos e italianos sobre el continente. Uno tras otro, como orgullosos reinos bretones reticentes a la autoridad del rey Arturo, todos los adversarios fueron derrotados por el Káiser de Alemania. La hegemonía teutona se construyó sobre el mismo anhelo superación que inflamaba el corazón de los caballeros de Camelot. Y en ambos casos la iluminación aguardaba al final de un sendero tan sombrío como el que recorre Perceval en el desenlace de Excalibur.

«No había ningún tipo de alegría. El pesimismo que se respiraba desde el principio se había trasladado a nuestro juego», recuerda Franz Beckenbauer sobre el Mundial de 1974. Una concentración inapropiada, los conflictos con la federación y el opresivo clima policial heredero de los atentados de 1972 oscurecieron el camino del Káiser y sus caballeros hasta su ansiado Grial. La batalla final no pudo empezar de peor manera, pero Franz Beckenbauer empuñaba Excalibur. Erguido sobre los estribos, como un faro luminoso en medio de la tormenta, el rey espoleó a sus caballeros para cambiar el signo del enfrentamiento. De este modo ganó el partido y mucho más que eso: su reinado se convirtió en leyenda.

3) LA TABLA REDONDA

«En una mesa redonda todos los asientos son cabecera», proverbio alemán.

«¿Qué clase de maldad es esta?», reclama el siervo del emisario papal en El rey Arturo (2004), incapaz de localizar un asiento adecuado para su señor en el salón de su anfitrión. El profundo sentimiento de hermandad que une al monarca de Camelot con su mesnada no encuentra mejor representación simbólica que una tabla circular en la que el rey ocupa una posición equivalente a la de cualquiera de sus paladines. Una mesa sin cabecera, un emblema tan redondo como los escudos del Bayern de Múnich y la selección alemana.

Arturo y sus caballeros luchan y padecen juntos y se saben hombres iguales en virtud y deberes del mismo modo que el líder de un equipo de fútbol, aún ostentando mayor ascendencia sobre el grupo, pertenece a laArturo fue considerado el rey más digno misma categoría que sus compañeros. La leyenda artúrica idealiza el principio «primus inter pares», es decir, «el primero entre iguales»: «¡A los reyes no se les vota!», reclama el orgulloso Arturo parodiado por Monty Python en la película de 1975. Al ser considerado el más digno de los nobles del reino, y no una figura perteneciente a una instancia superior, la autoridad del rey medieval proviene del libre homenaje de sus semejantes: «El que se precie de caballero y quiera seguir a un rey, ¡que me siga!», grita Arturo en Excalibur, y muchos acuden a la llamada del joven monarca.

«Ante Franz escuchaba y callaba. Así es como aprendí» recuerda Karl-Heinz Rummenigge, que a imagen y semejanza de Perceval todavía era un bisoño aspirante a caballero cuando viajó desde tierras lejanas Rummenigge dijo haber aprendido a competir mirando a Beckenbauerpara ponerse al servicio del rey Arturo. Pero la mayoría de los caballeros de la Tabla Redonda eran de la misma generación que el monarca. El irascible Sepp Maier y el impetuoso Gerd Müller, fieles reflejos de Kay y Galván, le habían acompañado desde el principio. Y muchos otros fueron llegando de otras partes: Lanzarote, gran rival de Arturo por el amor de Ginebra, era su más fiel escudero en el campo de batalla de la misma forma que Berti Vogts, que se había enfrentado tantas veces a Franz Beckenbauer con la camiseta del Borussia de Mönchengladbach, era su mejor guardaespaldas en la selección alemana. Günter Netzer era recto como Galahad, Paul Breitner romántico como Ywain, Wolfgang Overath refinado como Calogrenant y Uli Hoeness una segunda espada tan virtuosa como lo fue Bors en Camelot.

La hermandad de la Tabla Redonda es un compromiso al que sus integrantes rinden pleitesía de por vida. «Siempre está ahí cuando lo necesitas», afirma Uli Hoeness sobre Franz Beckenbauer, para el que todos sus ex compañeros tienen palabras de gran admiración y respeto. El rey de los teutones, que llegó a cabalgar con el brazo en cabestrillo en el Mundial de 1970, recibe de sus caballeros similares muestras de entrega y fidelidad e incluso colgadas las botas sus hombres de confianza todavía siguen sus pasos: Berti Vogts le sucedió como seleccionador alemán y Uli Hoeness tomó su relevo en la presidencia del Bayern de Múnich.

4) EL SEÑOR EN SU CASTILLO

«Cruyff era mejor jugador, pero yo fui campeón del mundo», Franz Beckenbauer.

Alto y señorial, majestuoso en todos sus gestos, Franz Beckenbauer ha promovido una controvertida leyenda sobre el origen del apodo por el que es reconocido alrededor del mundo. El propio ex futbolista cuenta que en un viaje a Viena la prensa no pudo evitar comparar su regio porte con la estatua idealizada del emperador Francisco José I. Tras una sesión de fotos ante el monumento el faro del nuevo fútbol alemán sería reconocido como el «Káiser» del balompié.

Sin embargo otras voces atribuyen el verdadero origen del mote a una circunstancia no menos icónica: según esta versión fue una ocurrencia periodística con la que se ilustró el enfrentamiento entre el líder delLibuda pudo inspirar el famoso sobrenombre de Franz: “El Kaiser” Bayern de Múnich y Reinhard Libuda, extremo estrella del Schalke 04. Si el segundo era conocido como el «rey de Westfalia» el primero no podía menos que reclamar el título de emperador tras detener con contundencia el avance de su adversario en un célebre lance de la final de copa de 1969. Cuentan los cronistas que la figura de Franz Beckenbauer se irguió desafiante tras derribar a su rival, respondiendo con altivez y un elegante control de pelota a los abucheos del público. El Káiser no ahorraba esfuerzos en los aspectos más prosaicos del fútbol pero ni siquiera entonces renunciaba a su característico porte nobiliario.

«Tú eres la tierra y la tierra serás tu. Si fracasas, la tierra perecerá. Si medras, la tierra florecerá», sentencia Merlín en Excalibur. El vínculo entre el carácter y la prosperidad del monarca y la de todo su reino es grande en los relatos artúricos de ayer y de hoy. Franz Beckenbauer ganó la final de copa de 1969 como ganó tantas otras y su extraordinaria eficacia competitiva se convirtió en la enseña de la nueva identidad futbolística alemana. Centrocampista en origen, llegó a jugar en posiciones muy adelantadas pero fue retrasando gradualmente su base de operaciones hasta convertirse en el líbero más célebre de todos los tiempos.

Futbolista con una enorme capacidad de mando, era conocido por los envíos largos con los que dirigía sus huestes desde su privilegiado mirador pero si era preciso también abandonaba las murallas del castillo para presentar batalla en el fragor del combate. Entre cadenas de paredes, pases precisos y regias conducciones el fútbol de Franz Beckenbauer inspiraba y reorganizaba a sus compañeros allí por donde pasaba ajustando a su alrededor una hueste que muchas veces pareció invencible.

«¿Es acaso la ley de Camelot la que rige el mundo entero?» se pregunta Meleagante en El primer caballero (1995). Así fue en el fútbol, por cierto tiempo. Tanto que ningún otro rey sobre el césped ha mantenido tan estrecha relación con el poder como Franz Beckenbauer. Cual soberano nacido del más alto linaje que requiere de constante homenaje, su figura ha sido encumbrada por todas las altas esferas futbolísticas hasta el punto de que en 2007 la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol creó un premio al «Genio universal del fútbol Mundial» cuyos peculiares requisitos se ajustaban a un único candidato posible.

5) EL MITO DEL RETORNO

«Yo no vine al mundo para vivir como un hombre, sino para ser un recuerdo vivo. Nuestra hermandad fue un tiempo de felicidad imperecedera; y porque no puede olvidarse ese tiempo feliz, volverá una vez más», Arturo, en Excalibur.

Cada década de la historia del cine cuenta -por lo menos- con una gran revisión de la leyenda artúrica. Han pasado más de mil años desde que Arturo devolvió Excalibur a las aguas en el ocaso de su reinado pero el rey vuelve a la vida una vez tras otra, vigente ante el paso del tiempo, regresando a los suyos en cada momento de necesidad. Tal y como está escrito.

El primer retorno de Franz Beckenbauer no se hizo esperar: un año después de entregar su espada el Káiser asumió el cargo de seleccionador alemán. Los nuevos caballeros de la tabla redonda habíanEl Mundial de 1990 coronó a Beckenbauer para toda la eternidad fracasado en la Eurocopa de 1984, venían de perder la final del Mundial de 1982 y Maradona les arrebataría la de 1986, pero el liderazgo del rey se impondría en un tercer asalto consecutivo a la gloria. Con la conquista del Mundial de 1990 el Káiser reinstauró el orgullo de un país que a los pocos meses, como si el balón se empecinara en marcar la historia nacional, reunificaría su territorio con el de Alemania oriental. Los dos siguientes advenimientos del rey de los teutones acudieron al rescate de un Bayern de Múnich que no encontraba el camino del éxito: pocos meses le bastaron en ambos casos para ganar la liga de 1994 y la Copa de la UEFA de 1996, en la que Franz Beckenbauer exhibió plenos poderes al compaginar sus labores técnicas con la presidencia del club y un activo papel como columnista deportivo. Bajo su labor presidencial el Bayern de Múnich reinstauró su hegemonía alemana y el éxito organizativo del Mundial de 2006 se liga a su papel como gran promotor de la iniciativa.

«Es increíble la popularidad de la que sigue gozando entre la gente joven pese a que nunca le vieron jugar en directo», apuntó Reinhard Rauball, presidente de la Liga Alemana. La figura del Káiser es omnipresente en el fútbol alemán, la voz de la conciencia y el faro que ilumina el camino. Bien lo saben Lothar Matthäus y Matthias Sammer, centrocampistas reconvertidos a líberos que encarnaron sendas resurrecciones triunfales del mito al servicio del Bayern de Múnich y la selección alemana. Bernd Schuster, Michael Ballack, Bastian Schweinsteiger, Toni Kroos y un largo etcétera atestiguan que ningún gran proyecto de centrocampista alemán escapa a los pasos de Franz Beckenbauer, un modelo que pervive y seguirá inspirando a los nuevos caballeros teutones.

El musical Camelot (1967) termina su propia revisión del relato artúrico justo antes de la batalla final en la que perecerán el rey y el grueso de sus caballeros. En un momento tan oscuro un muchacho desconocido, fascinado por los relatos de la tabla redonda, acude a Arturo deseoso de luchar bajo su enseña. Antes de marchar hacia la muerte el monarca ordena caballero al joven y le encomienda vivir y crecer para luchar otro día: «¡No dejes que se olvide / que una vez hubo un lugar, / por un breve tiempo brillante, / que era conocido como Camelot!».

 

_
Referencias:
Evasión o Victoria. Introducción I: El sueño más grande
Evasión o Victoria. Introducción II: Tren de Sombras, cartografía de la luz

Episodio I: “El poder de la sonrisa”.
Episodio II: “El furor del potrero”


31 comentarios

  • @DavidLeonRon 26 enero, 2016

    Bravo.

    La figura de Beckenbauer es enorme, básicamente porque como comenta el artículo, va más allá de haber sido un futbolista legendario. Como técnico ha hecho cosas muy grandes, como ganar un Mundial y casi otro, o lograr títulos también a nivel de clubes. No diré que ha tenido el impacto global de Cruyff pero su figura es gigantesca.

    Dicho esto, opinión personal, a veces me chirría un poco cuando se le coloca entre los muuuuuy mejores de la historia. Pero es normal, fue la cabeza visible de un ciclo ultratiránico.

    Respond
  • Abel Rojas 26 enero, 2016

    Y duró mucho tiempo. Y era sumamente vistoso. Y una de las primeras superestrellas defensivas. El Bayern tenía cracks en ataque y nadie dudaba sobre quién era su crack.

    A mí no me chirría su estatus.

    Respond
  • @MarkelHxC 26 enero, 2016

    Bufff, pelos de punta, articulazo con mayusculas.

    Respond
  • @mtaberner 26 enero, 2016

    canela en rama como siempre… :-) no comento mucho por aquí pero estoy de acuerdo que Franz no es de la "top list" pero claro sus compañeros de equipo eran muuuy buenos. Llevando el símil a los tiempos de hoy, es iniesta malo por coincidir con Messi, o incluso con Ney o Xavi? lo importante de Franz es que su influencia fue grandísima a nivel de club y selección. Lothar Matthaus ha sido quien más se ha asemejado en los tiempos modernos, a pesar de no tener su embrujo :)

    Respond
  • @9LutherBlissett 26 enero, 2016

    Yo no estoy de acuerdo en decir que Franz no era tan bueno como se dice. Como dice Abel en un equipo hegemónico en Europa nadie discutió su jerarquía, el IHHS lo pone por encima de Maradona (sólo Dios sabe que criterio pueden utilizar) y cuando se crítica su paso a la defensa desde la media no se suele tener en cuenta varios factores como que las pérdidas en defensa le podía dejar retratado (como el gol del Madrid en el Bernabeu en 1976), su importancia en la salida del balón del Bayern y en como se incorporaba a la línea de medios creando superioridad (siendo el contrapunto de Cruyff quien lo hacía desde la punta de ataque)
    Por último, el rey Arturo es ejemplo de honor y en el fútbol esto se podría llamar deportividad y Beckenbauer tiene bastante anécdotas en la que aparece como un verdadero caballero. Una de ellas, ya como entrenador alemán en la Euro del 88 en la que tras el partido de máxima rivalidad contra Holanda en la que R. Koeman tras intercambiarse la camiseta se acerco a las gradas e hizo el gesto de limpiarse el trasero con la alemana y hubo otros gestos de mal gusto en un momento en el que se encontraba Aaron Winter insultando a los jugadores alemanes desde el autobús del equipo tuvo que callarse cuando vio al Káiser subir. Este se puso a darlos la mano uno a uno y los felicitó por su merecida victoria.

    Respond
  • danityla 26 enero, 2016

    La elegancia bávara más poderosa, aquella que te somete y destroza como un educado aristócrata mejor que tú hagas lo que hagas. La superioridad hecha fútbol. Eso significa para mí el Bayer y Alemania. Y eso lo creó y lo dirigió el Káiser.

    Gran artículo de Marc.

    Respond
  • @Folazo 26 enero, 2016

    Magnñifico artículo

    Respond
  • @JavierAlberdi 26 enero, 2016

    Gran artículo, uno más, del señor Roca.

    Solo incidir en que estos trabajos se llevan a cabo tras una ingente labor documental y, en el caso concreto de esta serie, también de visionado. Por eso me atrevo a preguntar al autor cuál ha sido la película que más le ha gustado de todas las que ha visto del ciclo artúrico, cuál la que menos y en cuál cree que está mejor reflejado Arturo como capitán del Bayern de Munich.

    Por lo demás y tú ya me entiendes: Chachi

    Respond
  • iltuliponero 26 enero, 2016

    Es Beckenbauer figura que fue 10 como jugador y 10 como técnico? No llega a tanto no? Ese status solo lo tiene reservado el más grande, Johan Cruijff, la divinidad hecha deportista.

    Respond
  • @Somemarcus 26 enero, 2016

    Para mi gusto las dos mejores películas sobre Arturo y su universo son, con diferencia, Excalibur (1981) y Los caballeros del rey Arturo (1953). Ambas encarnan,a demás, perspectivas diferentes. Excalibur ahonda en el misticismo celta de la leyenda y es una película muy creativa en sus recursos artísticos. Y Los caballeros del rey Arturo es una producción de corte mucho más clásico, apegada a los grandes textos artúricos ingleses y un ejemplo magnífico de aquella época en la que el cine épico valoraba a los personajes por encima de todo. Por ello también es quizá la que mejor ilustra el papel dirigente de Arturo, su poderosa dignidad y sus rasgos más afines con Franz Beckenbauer.

    Camelot (1967) es la adaptación de un musical muy exitoso que regresa regularmente a Broadway. Su versión cinematográfica merece la pena y parte de un libreto excelente para quién guste de un acercamiento más teatral.

    Los más recientes intentos de mezclar la leyenda artúrica con algunos supuestos orígenes históricos no me parecen demasiado inspirados, aunque se dejan ver como entretenimiento ligero. Personalmente, y dentro de lo que cabe, me parece más aprovechable El rey arturo (2004) que La última legión (2007). La versión que peor tolero, no obstante, no es ninguna de estas, sino El primer caballero (1995). Al margen de otras cuestiones (como por ejemplo contar con un diseño que me parece atroz) es una película que me desagrada por como retuerce las referencias artúricas para construir un relato romántico al uso que no tiene ningún sentido en el marco de esta leyenda. En cualquier caso no estaría mal que la próxima gran producción artúrica que llegue a la gran pantalla eleve bastante el listón respecto a sus más recientes antecesoras.

    En el terreno humorístico no sólo quiero recomendar una película que ya goza de muy buena fama, como es Los caballeros de la mesa cuadrada (1975) de Monty Python, sino señalar que el film parte de un conocimiento mucho más profundo sobre la tradición literaria artúrica de lo que puede aparentar su aspecto grotesco. Es una parodia de los primeros pasos literarios de Arturo, los "romans" franceses de la llamada "materia de Bretaña", y quién conozca estos textos encontrará referencias sorpendentes en la película.

    Y finalmente quiero destacar también un producto un tanto desconcertante: El caballero verde (1984). Recomiendo encarecidamente buscar imágenes de la película, especialmente de las pintas de Sean Connery y Miles O'Keefe. Es un film que en parte parece muy poco serio y en parte resulta que adapta con cierta garcia algunos aspectos del que, para mi, es el relato artúrico más curioso: "Sir Gawain y el caballero verde", un texto anónimo que en su día tradujo al inglés moderno un tal J. R. R. Tolkien.

    Hay muchas más películas, claro, películas de Dinsey, Tristán e Isolda, El príncipe Valiente, las versiones de Un yankee en la corte del Rey Arturo, etcétera. Pero estas serían las que destacaría para bien o para mal de mi intenso (y grato) visionado temático de los últimos meses.

    Respond
  • roumagg 26 enero, 2016

    Pelé, Maradona, Beckenbauer… ¿Quedan Cruyff y Platini y llegamos al siglo XXI? ¿O solo se va a hacer sobre jugadores retirados? (Uno de Baggio también tendría su interés 😉 )

    Respond
  • cenachero 26 enero, 2016

    cada vez que en el patio de un colegio un tio sale con el balon desde atras o se ve un defensa sacarla con jerarquia se dice lo de ¡¡ es beckenbauer !! en 2015 todavia

    Respond
  • iltuliponero 26 enero, 2016

    @cenachero

    Que buena y que gran verdad. Incluso chavales que no lo han visto jugar ni 3 minutos. Así de enorme fue el futbolista.

    Respond
  • @JavierAlberdi 26 enero, 2016

    @roumagg Solo jugadores retirados. A los jugadores activos ya se les dedicó la serie de Héroes: http://www.ecosdelbalon.com/2015/12/archivo-artic

    Respond
  • @Somemarcus 26 enero, 2016

    @ cenachero

    ¡En 2016, de hecho! Y todos sabemos lo que es un "central Káiser", además.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 26 enero, 2016

    @Somemarcus

    Un dato curioso. Tanto "Los caballeros del rey Arturo" como "El príncipe valiente" se estrenaron en 1954. El mismo año en que Fritz Walter levantó la Excalibur World Cup.

    Respond
  • Pablo 26 enero, 2016

    @Somemarcus

    Es excelente el texto, te felicito. No se si hiciste mención a La Muerte del Rey Arturo, de Malory que siempre suele ser una obra muy referenciada para el tema. En relación a Un yankee en la corte del Rey Arturo, Abelardo Castillo, escritor argentino, decía que era la mejor obra histórica sobre el tema. Aunque nunca la leí.

    Cuando comparaste a Berti Vogs con Lanzarote pensé que ibas a insertar algún chisme sobre esa relación, jaja.. pero se ve que era todo en tono metáfora, jaja…

    De nuevo, muy bueno.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 26 enero, 2016

    @Pablo

    Bueno, Vogts lleva años cabreado con Beckenbauer por decir, tras la victoria en el Mundial de 1990, que Alemania sería invencible durante muchos años. Lo que condicionó la etapa de su sucesor. No se si esto permite establecer paralelismos.

    Respond
  • Miguel C. 26 enero, 2016

    Buenas:

    Buenísimo, caballero, casi lloro de la emoción. Te ha salido epiquísimo. O como diría jackbonaventura: "te ha quedado muy Deyverson" http://www.ecosdelbalon.com/2015/10/deyverson-del

    @somemarcus

    "En el terreno humorístico no sólo quiero recomendar una película que ya goza de muy buena fama, como es Los caballeros de la mesa cuadrada (1975) de Monty Python, sino señalar que el film parte de un conocimiento mucho más profundo sobre la tradición literaria artúrica de lo que puede aparentar su aspecto grotesco. Es una parodia de los primeros pasos literarios de Arturo, los "romans" franceses de la llamada "materia de Bretaña", y quién conozca estos textos encontrará referencias sorpendentes en la película."

    Los Monty Python no tienen un pelo de tontos, por muy absurdas o estúpidas que parezcan sus películas y sketches. Por poner un ejemplo no artúrico de Los caballeros de la mesa cuadrada (y de paso citar una de mis frases favoritas de la peli), el "Terribles tiempos estos en que cualquier vil rufián dice NI a una pobre anciana" tiene un eco al "Tristes tiempos estos en que los locos guían a los ciegos" del Rey Lear (Acto IV, escena I). https://www.youtube.com/watch?v=o5RYriV-Yfg

    "Y finalmente quiero destacar también un producto un tanto desconcertante: El caballero verde (1984). Recomiendo encarecidamente buscar imágenes de la película, especialmente de las pintas de Sean Connery y Miles O'Keefe. Es un film que en parte parece muy poco serio y en parte resulta que adapta con cierta garcia algunos aspectos del que, para mi, es el relato artúrico más curioso: "Sir Gawain y el caballero verde", un texto anónimo que en su día tradujo al inglés moderno un tal J. R. R. Tolkien."

    Sir Gawain y el Caballero Verde lo tuve que leer en primero de carrera junto a Beowulf y un par de los Cuentos de Canterbury y, si te soy sincero, no me acuerdo de nada. Eso de llegar a la facultad como un jovencito bisoño de dieciocho años y enfrentarte a la literatura medieval inglesa no parecía el plan más adecuado, hasta que te das cuenta de que empezar por el siglo XX no es mejor: a los dieciocho y en primero de carrera NO estás preparado en absoluto para enfrentarte a Joyce en inglés. Y en mi caso, ni a los 23 en quinto.

    @Pablo

    Es excelente el texto, te felicito. No se si hiciste mención a La Muerte del Rey Arturo, de Malory que siempre suele ser una obra muy referenciada para el tema.

    Hablando de Malory, John Steinbeck (autor de Las uvas de la ira y Al este del Edén entre otras) hizo una adaptación (que no llegó a terminar) de La Muerte de Arturo. Cuando David Mata sacó el artículo sobre Maradona y Bruce Lee, dije en Twitter que me deprimía leer textos tan buenos, pues yo no sería capaz de escribir tan bien nunca, y cité a Stephen King, que decía que Las uvas de la ira puede producir el mismo efecto en el escritor novel. Marc aprovechó para recomendarme Los hechos del Rey Arturo y sus nobles caballeros, ya que en las cartas de Steinbeck que se incluyen al final, el propio autor duda de su propio talento. Justo estos días me estoy terminando el libro, aún no he leído todas las cartas. Ahora veo por qué se sacó Marc una recomendación tan poco Cthulesca.

    Por cierto, con Malory aún no me he atrevido.

    Respond
  • @Somemarcus 26 enero, 2016

    @ Pablo

    Un yankee en la corte del Rey Arturo es una novela muy buena, aunque yo no coincidiría con la opinión de Abelardo Castillo ^^ Más que una obra histórica viene a ser una especie de crítica a los tópicos que se adjudican a la Edad Media. Pero es muy divertida.

    En cuanto a las referencias puramente literarias en el texto… en este caso nos centramos en las referencias cinematográficas.

    Respond
  • @Somemarcus 26 enero, 2016

    @ Miguel C., Pablo

    Justamente mientras buscaba material para el artículo di con este reportaje de El País sobre las dudas de Steinbeck que se ven reflejadas en esa correspondencia que te recomendé. Es un aperitivo muy ilustrativo:
    http://elpais.com/diario/2008/01/26/babelia/12013

    Y ya me diréis vosotros, pero yo diría que la versión artúrica de Steinbeck es una delicia.

    Respond
  • Pablo 26 enero, 2016

    Sí, es cierto lo de Steinbeck. Aunque la primer parte del libro, que si no me equivoco es la adaptación que hizo Disney, se me hizo difícil.

    Una película o mini serie, que siempre me gustó es Merlin, la de Sam Neill como el mago. Siempre me pareció adecuado el título porque la figura de Merlin se me hace mucho más rica e interesante que la de Arturo mismo.

    Ahora que lo pienso, la cita de Abelardo Castillo si mal no recuerdo en realidad es la de su protagonista en la novela El evangelio según Van Hutten. Novela que recomiendo mucho si son aficionados a la especulación histórica sobre la figura de Cristo.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 27 enero, 2016

    @Miguel C y @Somemarcus

    Excalibur (1981) es una película tan colosal que produjo hasta un cierto fenómeno exploitation, algo curioso porque es una obra muy particular y mística; y no todo el mundo es Boorman. Ni siquiera el mismo Boorman es Boorman todo el tiempo. A parte de ese horror sin forma que es "El caballero verde" (1984), que no es el vestuario más ridículo con el que han vestido Connery, porque el propio Boorman le hizo protagonizar Zardoz, existe también una cinta italiana titulada en España "Los Paladines" (1983), con script de Sergio Donati, un habitual del cine de Sergio Leone. Obviamente los americanos tuvieron algo que decir y Clive Donner dirigió Merlín y la Espada (1985) que parte de una premisa a lo yankee en la corte del Rey Arturo, pero intentando captar algún aspecto superficial de la Excalibur boormiana.

    Respond
  • @migquintana 27 enero, 2016

    Debo reconocer que no esperé a la publicación del artículo para leerlo.

    Ahora procederé a leerlo de nuevo, bien bonito, bien maquetado y bien comentado por todos. Así que, antes de que me sirva un whisky y me ponga a ello, sólo puedo decir una cosa: eres enorme Marc Roca. Sois enorme chicos de EoV.

    Respond
  • @Somemarcus 27 enero, 2016

    @David_Mata_Ecos

    Aquí un defensor a ultranza del vestuario de Sean Connery en El Caballero Verde. Y animo a nuestros contertulios a ilustrarse sobre el tema para aportar sus valoraciones.

    Es más, me atrevo a afirmar que Sean Connery (El Caballero Verde) > Sean Connery (El primer caballero).

    Respond
  • @aguilera79 27 enero, 2016

    El Primer Caballero tiene el peor diseño de vestuario de la historia del cine. En Zardoz había valor, arrojo y pelotas (las de Connery, sobre todo).

    Respond
  • Miguel C. 27 enero, 2016

    Buenas:

    @somemarcus

    Y ya me diréis vosotros, pero yo diría que la versión artúrica de Steinbeck es una delicia.

    Totalmente. Aun leyéndolo traducido (por Carlos Gardini, edición del Círculo de Lectores), creo que Steinbeck dio en la diana con lo que pretendía: no sólo traducir La Muerte de Arturo, sino reescribirla y adaptarla para los tiempos modernos. A la carta fatídica del 13 de mayo del 59 que menciona Rosa Montero no he llegado aún (me quedé en la del 11 de abril que envió su esposa Elaine), pero firmo debajo del último párrafo de Montero:

    "Pocos años después de su fallecimiento, esa agente literaria y ese editor que se habían mostrado tan reticentes publicaron el texto inacabado. En el apéndice epistolar no están incluidas las críticas que ellos le hicieron, pero es evidente que quien tenía razón era el autor. Aunque irregular como todo borrador y, sobre todo, abruptamente cortado, Los hechos del rey Arturo y sus nobles caballeros es una joya, un libro hipnótico que te transporta a un mundo fabuloso que es a la vez muy nuevo y muy antiguo. Realmente fue una pena que las críticas truncaran toda esa potencia. En aquel terrible mes de mayo, Steinbeck escribió a su agente en una carta: "Acaso trato de decir algo que es inexpresable o algo que excede mis capacidades (…) Acaso no sé de qué se trata, pero lo presiento. Y, si me equivoco, mi equivocación es realmente colosal". Su único error fue dejarse herir por unas palabras tontas y no confiar en su atinada intuición de grandeza. Esta poca cosa somos los humanos."

    @David_Mata_Ecos

    Me apunto las pelis, sobre todo la italiana, aunque sea por la asociación Donati-Leone.

    Respond
  • Miguel C. 27 enero, 2016

    Buenas:

    @migquintana

    Tocayo, ¿qué marca de whisky? Es importante para mí saberlo. :p

    Respond
  • @Somemarcus 27 enero, 2016

    @aguilera79

    No puedo estar más de acuerdo. Y no sólo de vestuario, de producción en general.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 27 enero, 2016

    @Pablo

    La de Disney es una adaptación de T.H. White. Escribió unas 5 novelitas ambientadas en el universo artúrico.

    @Miguel C.

    Carlos Gardini me parece un gran traductor. Yo le debo grandes momentos a su versión de El señor de la luz de Zelazny.

    Por cierto, Quintana consume whisky DYC. Piensa que su referente estético es el Fary.

    @aguilera79

    Cada vez que me imagino a Marc viendo "El primer caballero" para escribir el artículo me da la risa. Masoquismo puro.

    Respond
  • Tano-Urayoán 27 enero, 2016

    @Marc Roca
    Las versiones mas recientes sobre la leyenda de Arturo son series o miniseries para televisión, Camelot, Kaamelot y Merlín que duró cinco temporadas.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.