“La historia del fútbol”: episodio 24 | Ecos del Balón

“La historia del fútbol”: episodio 24


1930 fue la fecha en la que, por primera vez, iba a disputarse el mayor de los trofeos: la Copa del Mundo de fútbol. La sede sería el continente americano, en concreto Uruguay. Por motivos económicos, la gran mayoría de selecciones europeas rechazaron la invitación, y el campeonato, que debía contar con 16 combinados, solo reuniría a 13. A la final llegaron los equipos de Argentina y el local, Uruguay. Los charrúas se hacían con la primera edición del Mundial al derrotar a sus vecinos por cuatro goles a dos. Los tantos fueron obra de Pablo Dorado, José Pedro Cea, Iriarte y Héctor Castro, que a un minuto de la conclusión, hacía el 4-2 definitivo.

Cuando Hungría humilló a Alemania endosándole un sonrojante 8-3, pocos imaginaban que el Mundial de 1954, disputada en Suiza, iba a tener un desenlace tan inesperado. Era la fase de grupos. El sensacional combinado húngaro había arrollado al cuadro germano. Kocsis (autor de cuatro goles aquel día), Puskas o Czibor componían un equipo de ensueño. Alemania y Hungría alcanzaron una final que, lógicamente, tenía por enorme favorito al cuadro de Gusztav Sebes. Cuando a los 8 minutos, los húngaros ya vencían 2-0, tantos de Puskas y Czibor, todo parecía encaminado hacia otra goleada. Pero Alemania, contra todo pronóstico, remontó el partido. Los germanos obraron una proeza que fue bautizada como El Milagro de Berna, un suceso clave en la personalidad y autoestima del fútbol alemán.



Haz CLICK aquí para seguir la cronología completa de
‘La historia del Fútbol’, con más de 2000 entradas, en el
Timeline del Facebook de Ecos del Balón


4 comentarios

  • @javimgol 14 enero, 2013

    Creo que Villariño ha dicho alguna vez que esa victoria de Alemania en el 54 es la mayor sorpresa en toda la historia de los Mundiales. ¿Cómo demonios pudo ganar (aún más, remontar) ese partido?

    Respond
  • @migquintana 14 enero, 2013

    La película de ''El milagro de Berna'' la tengo en pendientes. Siempre han hablado bien de ella.

    @javimgol

    Aquí (http://es.fifa.com/classicfootball/matches/match=1278/index.html) se puede leer bastante sobre el partido en sí, el contexto y todo lo que conllevó aquella histórica victoria. Aunque, claro, imagino que tanto en Hungría como en Alemania aún tampoco saben cómo pudo suceder aquella remontada.

    Respond
  • @SVilarino 16 enero, 2013

    Juer, esto más que vintage ya es arqueología.

    Para mí es la mayor sorpresa de la Copa del Mundo. Más que el Maracanazo, porque Uruguay y Brasil, más allá del factor campo, eran equipos bastante parejos.

    Aquí no, Hungría era una máquina de picar carne y Alemania el equipo que mejor ha jugado al gato y al ratón de la historia de los mundiales.

    1. Empezando porque no eran taaaaaaan malos como la gente piensa.
    2. Porque jugaron el partido de primera fase con bastantes suplentes para no dar pistas, y el objetivo principal era causar daño y Liebrich lo consiguió con su alevosa patada a Puskas, que le dejó renqueante para el resto del Mundial. De hecho, jugó sólo la final. El resto de sus compañeros se bastaron para demoler a Brasil y a Uruguay.
    3. Además el campo y las condiciones meteorológicas jugaron a favor de Alemania. Wankdorf era un barrizal provocado por la fina pero continua llovizna que hubo aquel día. Estas eran las condiciones donde mejor se desenvolvía el jugador clave de Alemania, Fritz Walter, al punto de que en alemán era común referirse a los días con esta climatología como "un día fritz walter".
    4. Las famosas jeringuillas alemanas…¿qué contenían? Hay versiones para todos los gustos. Desde complejos vitamínicos a cosas más serias. El caso es que muchos de los campeones enfermaron de ictericia poco después y desarrollaron enfermades cuanto menos sospechosas.
    5. El partidazo de Schafer, Rahn, Fritz Walter y Toni Turek no está en los escritos.

    PD: Una curiosidad de los cuartos que juegan Brasil y Hungría ("la batalla de Berna") es que hay una pelea brutal al final del partido, que ya de por sí había sido bronco. Son expulsados varios jugadores y uno de ellos es Bozsik. Pero Bozsik, por arte de magia, juega las semis. ¿Cómo lo consiguió? Puso una denuncia contra la propia FIFA argumentando que no podían sancionarle porque (y esto es cierto), era un diputado de la República comunista de Hungría y, por tanto, tenía inmunidad diplomática. Y coló xD.

    Respond
  • @SVilarino 16 enero, 2013

    Héctor Castro, "el manco" ^^

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.