Deyverson y los delanteros curvos | Ecos del Balón

Deyverson y los delanteros curvos


Cuando un jugador es diferente nos hace diferentes a los espectadores. Te pones a ver un partido y quieres luego hacer el amor, historia o una estantería. Llamas a tus padres, haces planes para mañana, tuppers para toda la semana, inventario, resumen, propósitos, méritos, promesas a uno mismo con la mano en tu pecho. Cuando un jugador es diferente nos cambia la vida aunque sea solo esa tarde. Nos hace gigantes, inmunes, guapitos. Recuerdo cuando era joven, salía por las noches en mi pueblo y grababa los partidos en VHS para verlos después, cuando regresaba de madrugada o al día siguiente. Era una liturgia, la última copa o la madrugada del domingo antes de volver a los libros de la rutina si esos partidos eran del Plus. Me gustaba grabar sobre todo al Dépor. Era mi debilidad y mi padre lo sabía. Por eso respetaba mis dos únicos mandamientos: que no me hiciera ningún comentario sobre el resultado y que me dijera si había jugado o no Djalminha. Si el brasileño no había jugado borraba el partido sin verlo sin contemplaciones ni remordimientos, así, como el que elimina un contacto del Messenger antiguo. Así de radical era y soy. Con Paulo Sergio Rosa Viola me había pasado algo parecido pero no llegó a tanto. Djalminha era el fútbol 3.0, antes que el 2.0 hubiera sido ni siquiera esbozado, pero muchas veces esos jugadores que te hacen ver partidos no tienen que ser los más exquisitos. Basta con que sean diferentes. Que nos hagan sentir vivos.

Deyverson es un 9 que brilla por contraste en este LevanteEl poeta recientemente fallecido Jesús Lizano decía que le gustaba las personas curvas, las ideas curvas y los caminos curvos. A mi me gustan los futbolistas curvos, los defensas curvos, los mediocentros curvos, los extremos izquierdos curvos y sobre todo los delanteros curvos, los que tienen ideas con efecto, los que transitan caminos sin atajos, los que comprenden que la línea recta es la distancia más cercana para aburrirse entre dos puntos. Deyverson es la forma más divertida de hacerse grande en tres puntos, en el último minuto, cuando todos los cuñados del mundo se van del campo para no pillar atasco. El remate contra Areola fue curvo y entro por una escuadra curva en un estadio curvo lleno de miedos curvos y, por lo tanto, con esperanzas curvas que dan la posibilidad de darle la vuelta a la situación, de girar en la rotonda, de hacer borrón y curva nueva. De la curvatura del círculo central, del semicírculo del área, del esférico redondo como un mundo curvo en un universo que da vueltas curvas sobre sí mismo. Las personas rectas tienen muy claro el camino para llegar y la manera más rápida de llegar hasta allí. Allí no le interesa a las personas curvas porque son más de aquí, de ahora y de siempre. Como Deyverson Brum Silva Acosta.

Deyverson no deja a nadie indiferentes. Y suma puntos.

Aquí hay que presionar la salida del contrario, aquí hay que felicitar al compañero, aquí hay que saltar aunque el balón vaya por el suelo. Aquí Deyverson ha venido para que la fuga de Alcaraz tengo un túnel que te lleve hasta la portería desde cualquier punto del planeta. Porque el mundo de los delanteros curvos no se limita al universo de goles, balones de cobre y botas de cobalto, ni a celebrar cada tanto como si fueras un cantautor protesta solo en una isla desierta de los demás: con la eterna soledad de los buscadores de oro. Los delanteros curvos de abrazos curvos y sonrisas curva con camisetas curvas que parecen que se las ha prestado su hermano mayor (el entusiasmo parece que se lo ha prestado su hermano pequeño), Deyverson parece un niño y presiona como un niño y mete la pierna como si fuera un niño. Porque la vida y el fútbol -y el carnaval, y el sexo, y las películas de terror y todo lo que realmente importa- son una eterna travesura, un millón de caramelos en la puerta de un recreo.

Como decía el poeta Jesús Lizano, hay que disfrutar de lo curvo, porque el amor es curvo, el vientre, las palabras, los pechos, los culos, la alegría, el mar, el amor, los amigos son curvos. La sonrisa de Deyverson si te fijas bien también es curva.
 

A Marcelo Con


14 comentarios

  • jackbonaventura 17 octubre, 2015

    Me descurvo ante la calidad de esta elucurvación, Lolo. Deyverson merecía esto. Justo esto. Ni más ni menos. Ni igual ni distinto. Esto.

    Joder, si es que es un texto realmente deyverson.

    "Te ha quedado muy deyverson el texto" ojalá se convierta en expresión popular por Ecos(curvos)delbalón

    Respond
  • @Javi15195 17 octubre, 2015

    Un tipo curioso este Deyverson. Algún día tiene que marcar de cabeza desde la frontal del área. Por fuerza y ganas no es, desde luego.

    Qué duelo le espera al Madrid con Deyverson y Ghilas. Nacho y Varane ya sufrieron ante un delantero autosuficiente y de potente físico como Amrabat. A ver cómo salen vivos los centrales blancos ante dos puntas tan dados al choque y a la lucha de la posición.

    Respond
  • José Luis 17 octubre, 2015

    ¿De dónde ha salido este Manuel Ortega? La m… que lo parió. ¿Pues no ha conseguido que esté deseando ver el partido de hoy por ver a Deyverson? Tenía hoy unas ganas tremendas de ver a Kovacic sin su "mentor" y ver qué es capaz de hacer por sí solo. Bueno, pues ahora quiero -que gane el Madrid, claro está- ver si Deyverson está a la altura de este artículo.

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 octubre, 2015

    Artículo alucinante de mi paisano. Grande Lolo, se nota que has recibido con euforia el emparejamiento con el Madrid en Copa:D

    Respond
  • Abel Rojas 17 octubre, 2015

    Lolo, gracias por este homenaje a todos los que disfrutamos del fútbol y por lo tanto del único delantero centro del mundo que seguiría jugando igual si de buena mañana se decidiese sustituir la pelota por una lavadora o incluso por una barbacoa de leña encendida.

    Sin palabras.

    Respond
  • Abel Rojas 17 octubre, 2015

    @ José Luis

    Pues juega Nacho, que está bastante por debajo del nivel que mostró años atrás. El Bernabéu no es ninguna cárcel para un delantero centro en estos momentos.

    Respond
  • @migquintana 17 octubre, 2015

    Como le dije anoche a Lolo, el texto es maravilloso. Brillante. A mí Deyverson me entró por los ojos desde el primer día. Supongo que en el Levante de Lucas Alcaraz brilla aún más por diferente. Por contraste. Los otros tres futbolistas más dotados en ataque son Ghilas, Morales y Camarasa, que entre comillas pegan como delanteros del Levante de Trujillo, Pape Diop y Jose Mari. Sin embargo, Deyverson se sale de esa linealidad. De esa coherencia incoherente. Y encima el chico no es nada malo, así que… a disfrutar. :)

    @Abel Rojas

    No te olvides de nuestro amigo Islam Slimani.

    Respond
  • hola1 17 octubre, 2015

    Que buen articulo.

    Respond
  • cosasserias 17 octubre, 2015

    Perdonad que no conteste, pero estoy sentado frente al televisor esperando a que empiece el partido.

    Muchas gracias por los comentarios

    Lolo

    Respond
  • Lavadora 17 octubre, 2015

    Para mí ha sido sin lugar a dudas el descubrimiento del año, mi Comunio da buena fe de ello. La Liga necesita como el comer más héroes locales (proletarios!) como Deyverson.

    Respond
  • Marcelo Con 17 octubre, 2015

    Me siento como ese jugador que sacan del campo cinco minutos antes del final para recibir los aplausos del público. Luego de leerte, hice el amor, la estantería y la historia comienza y termina con un redondo gracias!

    Respond
  • Araujo 17 octubre, 2015

    ¿Alguien me podría describir a este jugador, por favor? Es para entender alguna curva del artículo.

    Respond
  • Some 21 octubre, 2015

    A sus pies, Lolo.

    Respond
  • @marccasca 30 octubre, 2015

    hahahaah que brutal el artículo…a parte de adorar a Deyverson y su indiosincrasia, cómo puede ser que yo también grabara al Depor sólo para ver a Djalma??? Que grandes son los curvos…

    Tal cual como dices, mi padre estaba al caso de mis grabaciones y no entendia como podia adorar tanto a ese jugador "curvo?"…hoy dia coincide con Fran (excapi y leyenda del Depor) y un dia le explicó mi fascinación por Djalminha….la respuesta fue corta: "ese estaba loco (curvo?)"

    Un saludo Lolo

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.