El Barça de Neymar


Lo primero que hay que tener claro es que lo que se busca con el fichaje de Neymar no tiene nada que ver con lo que se buscó con Villa y Alexis y, aunque de manera distinta, sí con Ibrahimovic. Es decir, no se busca al jugador idóneo para un puesto determinado en una estructura que va a seguir prácticamente intacta, sino que se ficha al jugador que se considera propicio para realizar modificaciones en esa estructura.

Tras lo visto frente a todos los gigantes a los que se ha enfrentado el Barça esta temporada -Madrid, PSG y Bayern Munich-, esto parecía imprescindible. El modelo en el que los delanteros que acompañaban a Messi tenían como misión principal facilitarle la vida con su trabajo de desgaste quedó caduco. Era necesario un jugador capaz de decidir arriba frente a cualquiera, de generar un nuevo gran foco de atención para la defensa. Todo ello sin obligar a que el Barça jugara a otra cosa. Cambiando detalles, sí, pero jugando a lo mismo. Pocos o ningún jugador en el mundo se ajustan tan claramente a esto como Neymar, lo que convierte su fichaje en un acierto prácticamente incuestionable. Para conocerle en profundidad, es muy recomendable este artículo de Ecos del Balón. En el presente, trataremos de profundizar más en la manera de la que ambos deben adaptarse mutuamente para que su unión sea lo más fructífera posible.

El Barcelona necesitaba un jugador capaz de decidir en ataque frente a cualquiera.

Bien, en cuanto a la evolución del Barça hay que partir de que en su mejor versión en la última campaña -la del Barça de izquierdas, de los centrocampistas– se daban las siguientes circunstancias: a) Xavi había dejado de ser el epicentro del equipo, estando la batuta más repartidaEl mejor FC Barcelona de la pasada temporada nació en la izquierda que nunca; b) Busquets e Iniesta tenían un papel en la generación de juego ofensivo superior a la que vienen teniendo; c) Messi tenía una actitud más colectiva que nunca, aprovechando que tenía un socio asociativo más en detrimento de otro que corriera para él; d) había dos facilitadores (jugadores cuya principal misión es correr para los demás), pero uno de ellos jugaba en el medio y no arriba -Cesc-; e) el hecho de que Jordi Alba subiera mucho permitió ver las mejores versiones de Cesc e Iniesta de la temporada; f) los laterales derechos que mejor funcionaron -Montoya y Adriano- fueron aquellos que compensaron estas subidas teniendo una posición habitual más retrasada; g) Puyol al margen, no había central en la plantilla que se sintiera cómodo teniendo que hacer coberturas permanentemente a Jordi Alba, es decir, haciendo casi de central-lateral izquierdo; h) faltaba profundidad ante rivales presionantes, lo que Pedro y Cesc -únicos que iban al espacio- no eran capaces de compensar; i) la ausencia de un ’9′ llevaba a Pedro muchas veces a ocupar zonas interiores, lo que redundaba en la ausencia de extremo derecho con perjuicios claros tanto en ataque como en defensa.

Este Barça no va a tener una réplica exacta, pero da casi todas las pistas necesarias para entender el camino que se tomará en la evolución del equipo. La primera, convertir el lado izquierdo en el sector fuerte del ataque -y el débil en defensa- parece innegociable. Será el lado del central que se fiche, de Jordi Alba, de Iniesta y de Neymar. La imaginable sociedad entre estos dos últimos fue maravillosamente explicada en el artículo citado, por lo que no cabe insistir en la misma. Mas sí que hacer algunas matizaciones: que Alba tenga licencia para correr, la que no ha tenido en los días grandes desde la vuelta de Alves, es clave en el éxito de la misma. Y es que, con sus desmarques de ruptura y sus permanentes desdoblamientos por banda, debe compensar la tendencia interior y a pedirla al pie de las estrellas de las selecciones española y brasileña. Entre catalán y brasileño, la profundidad del equipo queda prácticamente garantizada, así como su amplitud por el sector izquierdo. Y, tal vez lo más importante, con Neymar delante y Jordi doblándole, los rivales no podrán focalizar su pressing de manera tan clara en Andrés, por lo que será más difícil desactivarle y, por ende, desactivar al Barça.

Con Jordi Alba y Neymar, la profundidad del Barcelona en la izquierda está garantizada.

Otro matiz reseñable es que Neymar, teniendo relativa libertad para moverse entre el centro y la izquierda, no debe invadir la base de la jugada. Al menos, no hasta que su compleja adaptación sea completa. Debe alternar las zonas de extremo izquierdo, mediapunta y ‘9’, pues si retrocede susEl trabajo de Neymar va a ser muy diferente al de Alexis o Pedro pérdidas de balón y su tendencia a verticalizar el juego del equipo puede ser fatal. En cuanto al trabajo sin balón, debemos empezar por olvidar el que hace Alexis. El brasileño no va a desmarcarse constantemente (ni debe) con el único fin de desgastar a la defensa, pues debe estar fresco para ser resolutivo. En cuanto a su trabajo defensivo, que presione parece imprescindible. Aquí tampoco va a ser Eto’o, pero no puede ser Messi. También en este punto será importante que Jordi Alba pueda volar, pues es quien puede hacer buena la previsiblemente insuficiente presión de Iniesta y Neymar. Ello explica la necesidad de que el central que se fiche tenga un nivel muy elevado y sea capaz de cubrir por sí mismo el sector central-izquierdo de la defensa, teniendo capacidad para abarcar muchos metros.

En cuanto al retorno defensivo, no es imprescindible que persiga a su lateral. La formación de repliegue puede pasar a ser un 1-4-4-2 en el que Iniesta cubra la izquierda, quedando Messi y Neymar como amenazas al contragolpe. Este hecho, correlativamente, implicaría que en el ataque estático de cualquier rival debiera haber cuatro jugadores de campo más pendientes de la posterior transición defensiva. Seguramente, esto sería mucho más positivo que obligar al astro brasileño a ejercer un repliegue que le es impropio.

Analizada la evolución en el sector izquierdo, veamos el central, el que permanecerá intacto, más allá del portero que reemplace a Valdés. Piqué debe ser un hombre más de centro que nunca, pues el otro central caerá mucho a la izquierda. Ello conlleva que el lateral derecho se ocupe de su sector y no le obligue a efectuar demasiadas coberturas, pero en este aspecto nos detendremos más tarde. En cuanto al mediocentro, Busquets, su protagonismo debe continuar en alza, para lo que será necesario no obligarle a efectuar un desgaste tan brutal. Esto influirá en la elección del interior derecho. Por delante, Messi. A él no hay que pedirle que cambie absolutamente nada. Hay que respetar su tendencia a intercambiar las posiciones de interior, mediapunta y delantero. Dejar que se acerque a combinar al sector fuerte -el izquierdo- o que caiga al débil -el derecho- para que le encuentren con menos opositores cerca. La pérdida de un facilitador y el hallazgo de un socio en la izquierda también incidirá en la elección de su interior y su extremo.

El sector derecho del FC Barcelona es el que más cambios debe adoptar en esta nueva etapa.

Veamos ahora el sector que más debe cambiar para adaptarse a la evolución del equipo: el derecho. Y es que los tres hombres que faltan deben ser los que equilibren el equipo. Los que hagan de la derecha el lado fuerte de la defensa, pues es prácticamente imposible aspirar a nada si la defensa tiene dos lados débiles. Lo primero que implica esto es que la fórmula Alves-Xavi-extremo está caduca, pues Busquets seguiría estando muy solo en defensa y la espalda de Alves sería inabarcable para un Piqué que debe estar en el centro. Sí, lo que se haría sería obligar a Jordi Alba a subir menos, pero ello cortaría de raíz la evolución del equipo. No obstante, las posibles combinaciones son tantas que no se puede descartar la viabilidad de ninguna pareja, ni siquiera de Alves-Xavi. En este caso, lo que sucedería es que necesitarían un centrocampista con gran capacidad defensiva para complementarles -Song o Thiago- o un tercer central –Bartra o Mascherano- que convirtiera el sistema del Barça en un calco del de la Juventus.

Claro que esto no es lo más probable. Si Montoya o Adriano y Thiago o Cesc cubrieran los puestos de los dos anteriores, sí que existiría el equilibrio deseado y habría sitio para un extremo derecho que continuara realizando una gran labor de desgaste y ensanchamiento del campo -Alexis o Pedro-. A partir de aquí, esFabregas podría ser perfecto para ocupar los espacios de Leo una cuestión de equilibrios. Una fórmula intermedia que incluyera solo a uno entre Xavi y Alves podría funcionar. Ello al margen de que parezca conveniente que, de una vez por todas, ambos dejen paso a las nuevas generaciones. En función de la elección, el papel variaría. Así, Cesc sería perfecto para ocupar las posiciones que Messi deja vacantes y liberarle de contrarios con sus movimientos de arrastre. Thiago, para caer a banda y permitir que el lateral derecho sea más profundo o bien que el extremo derecho pueda visitar con más frecuencia zonas de ’9′. Por su parte, Song sería quien menos contribuiría al juego y quien más trabajo absorbiera por lo que, con él, lateral y extremo tendrían más licencias. A quien le resulte extraña esta necesidad de equilibrar el equipo con el lado menos fuerte en ataque, que piense en Abidal y Keita.

Hay que tener en cuenta que este es un trazado general que daría lugar a infinidad de variantes. Por ejemplo, si por las características del rival es más conveniente atacar por el sector derecho, Iniesta y Neymar no tendrían problema alguno en ocupar zonas centrales. Asimismo, podría interesar que uno ocupe más la izquierda y otro más el centro; que se encuentren más próximos o más alejados. Lo que sí parece innegociable es que Jordi Alba sea profundo. En cuanto a otras opciones, como utilizar a dos extremos además de Neymar y Messi, quedando Iniesta más cerca todavía de Busquets, no parece probable que vaya a ser más que una variante esporádica.

Para que Neymar demuestre su gran talento, se necesitan varios matices individuales.

En resumen, podemos concluir que, muy a grandes rasgos, para que el Barça de Neymar consiga alcanzar un nivel acorde con su potencial es imprescindible fichar a un central de gran nivel que se sienta cómodo en el perfil izquierdo, que Jordi Alba tenga licencia para ser el Jordi de España y que, en el sector derecho, jueguen futbolistas capaces de compensar los puntos débiles de los otros. Todo ello manteniendo intactas, o incluso potenciadas, las funciones de la columna vertebral del equipo -Piqué, Busquets y Messi- y proveyendo al otro genio del equipo -Iniesta- de dos de los jugadores que mejor le pueden complementar en el mundo: Jordi Alba y, sí, Neymar. Así pues, las adaptaciones tácticas que necesita el equipo para adaptarse a él beneficiarán también a los hombres clave, siempre que el brasileño cumpla su parte del trato.

Parte del trato que, al margen de no invadir el centro del campo y aprender los principios del juego de posición culé, consistirá en confirmar que es un jugador más asociativo que individualista. Porque, no nos engañemos, la clave para que el Barça vuelva a ser el mejor pasa por la limitación de las acciones individuales en favor de las colectivas. Pero esto, más que del propio Neymar, dependerá de la capacidad del entrenador y de las decisiones que tomen Messi, Iniesta y Busquets, con cuyo paso adelante conjunto en la elaboración se echará menos en falta a Xavi.

 


El Barça de Neymar, escrito por Rafa León.


22 comentarios

  • @DavidLeonRon 26 julio, 2013

    Completo artículo a solo 7 días de verlo debutar, que ya tenemos todos ganas.

    En su momento comentamos las dudas que nos generaba Neymar, así como los beneficios. Ofensivamente el Tata necesitará darle una libertad que solo parece posible desde Alexis como 9. Pinta bien el trío en ataque; el equilibrio defensivo y será otra cosa.

    A decir verdad, mi duda mayor es saber qué relación tendrá con Alba. Si Jordi servirá para liberarlo o para hacer constantes dos contra uno y tal. En el juego del Tata, Neymar debería tener libertad, pero esto es un nuevo escenario táctico para el técnico argentino.

    Respond
  • Michiel 26 julio, 2013

    ¿Cuándo vaís a publicar una reflexiones sobre el Tata en general (aparte de las hechas a raíz del artículo sobre el Newell's Old Boys? ¿Es el Tata un entrenador de bastante rigor táctico? Paraguay en el Mundial lo fue. Claro que es distinto entrenar a Messi y a Neymar a la vez.

    Respond
  • Abel Rojas 26 julio, 2013

    Con Neymar siempre he sido optimista. Todos sabéis donde fijo la calidad y el potencial del futbolista.

    Con el Tata soy aún más optimista.

    No sé si con el Barcelona, eso lo veremos el lunes, pero sí con Neymar como individualidad. No contemplo la opción de que el Tata encarcele a Neymar en un sistema, y con otros entrenadores sí que barajaba esa posibilidad.

    Respond
  • Rafa 26 julio, 2013

    Tengo la sensación de que el Barcelona del 70% de posesión ha llegado a su final, a pesar de que Xavi continúe. Seguirá siendo equipo dominador, pero con Neymar en el terreno parece sencillo predecir que habrá muchas situaciones con grandes espacios delante del balón.

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 julio, 2013

    @Michiel

    El lunes lo tendremos si no ocurre ninguna cosa rara. Hemos estado (y seguimos) trabajando para ofrecer el mejor producto posible, que en este caso es de una especial dificultad por temas obvios.

    Muy prontito lo tendréis 😉

    Respond
  • Michiel 26 julio, 2013

    Ya me imaginaba que os lo estábais currando a tope. Lo del mejor producto posible ya lo sabemos 😉

    Respond
  • @migquintana 26 julio, 2013

    @Rafa

    Yo creo que esa sensación puede llegar más por Martino que por Neymar. No es que no tengas razón en tu planteamiento, es totalmente cierto y clave en el debate que hacíamos sobre él nada más llegar a Barcelona, pero con Tito Vilanova yo vislumbraba a un Barcelona con Xavi de interior ''jugando a lo mismo''. Ahora la puerta abierta a matices mayores y cambios más profundos, algo en lo que encaja perfectamente Neymar. Es más, sin él, la llegada del Tata tendría menos sentido en mi opinión. Ambos se van a potenciar respecto al caso que uno de los dos no estuviera en el club, lo tengo bastante claro.

    Respond
  • Rafa 26 julio, 2013

    @migquintana

    No lo he mencionado, pero también lo pensaba por la llegada del Tata. Vilanova creo que iba a intentar adaptar a Neymar al estilo que estaba practicando el Barcelona. De Martino pienso lo contrario, que sin variar demasiado, va a tocar el estilo para adecuarlo más a Neymar…y a Messi, por supuesto.

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 julio, 2013

    Bueno, dejo mis impresiones de la rueda de prensa del Tata. Es argentino pero tampoco adora un micro:p

    1-Convencer. Sabe a dónde llega y que cualquier intento de cambiar cosas o modificarlas requiere de un seguimiento de los jugadores que habrá de ganarse progresivamente. Es realista, vaya.

    2-Tajante con Cesc y con Messi de 9. Llama la atención porque solo se ha mostrado claro en estas dos cuestiones.

    3-Neymar-Messi. Si no funcionan "el malo soy yo". Coincido, vaya.

    4-Ahora mismo no sabe qué fichará. Los mismo es uno que ninguno que dos, aunque huele a central y listo.

    5-El punto más importante: la presión. Sabe que el Barça está ejecutándola mal desde hace tiempo y ha usado el verbo "recuperar", lo que es bastante llamativo. Todos sabemos cómo presionó el Barça y en base a qué dos jugadores obtenía las principales ventajas. Hay una incompatibilidad entre ambos libretos pero también estamos ante un entrenador cuyo gran cualidad es este apartado del juego. Sin duda, el aspecto a seguir en los próximos meses.

    Respond
  • @_RafaLeon_ 26 julio, 2013

    Vaya, he entrado a ver lo que comentaba David sobre el Tata y me he encontrado con que era en mi artículo. Me alegra que os gustara, chicos, espero que sirva para dar lugar a uno de los buenos debates que soléis tener por aquí (:

    Respecto a la rueda de prensa, acertadas las conclusiones de David, a las que añado cómo ha "regateado" el tema Xavi (no se ha referido directamente a él pese a que un periodista le ha preguntado, tal cual, si sería la piedra angular de su equipo). Sin Xavi y con Cesc -o cualquiera de los otros que pueden ocupar ese puesto de interior derecho-, la presión que cuesta un poco más atisbar sí que es mucho más factible.

    Respecto a las conclusiones del artículo, tras escuchar a Martino, creo que lo que veremos estará incluso más cerca que con otro entrenador. 1-4-3-3, Messi "9"…

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 julio, 2013

    Cierto, el tema Xavi ha sido otra conclusión. Sabemos que es más complejo que unas simples palabras pero el regatito ha estado ahí.

    Ah, y otra ha sido decir básicamente que su sistema favorito, su dibujo como entrenador es el 4-3-3, lo que pasa es que según va a un sitio o a otro lo matiza.

    Respond
  • farraspau 26 julio, 2013

    A mi me ha dado buen rollo. Cero populismo, viene a recuperar aquello en lo que el Barcelona ha sido brillante y pone donde debe a Messi y Neymar.

    Me ha encantado que no hablara de Xavi como el rey del equipo ya y pusiera el interrogante a su lado. Es justo: le dará unos partidos y verá si se ajusta a su idea.

    En este sentido, creo que va a ser mucho menos traumático para los jugadores que Ancelotti, que viene con ideas nuevas en la cabeza para lo que ha sido el Madrid.

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 julio, 2013

    @farraspau

    Hombre, en mi opinión el trabajo que tiene el Tata por delante es muchísimo más duro y difícil que el que tiene Ancelotti. Que tampoco es que sea fácil el suyo, ojo, pero me parece distinto.

    Respond
  • farraspau 26 julio, 2013

    Bueno, para mi el Tata tiene retos bastante animales, porque el club viene de un ciclo ganador, ha fichado a un genio y el equipo ha aguantado varios traumas bastante chungos muy seguidos: por un lado, lo de Tito y Abidal y, en lo deportivo, el 7-0 y una bajada de competitividad clara a ojos de todos los analistas (que no se interprete esto como una equiparación, entre una cosa y otra).

    Lo que tiene el Tata son decisiones que tomar. En esencia son dos: fichar o no fichar y aparcar a Xavi o aguantarle. La presión alta ya sabemos que la tiene decidida, y esa es una actualización muy pequeña de lo que ahora es el "software" del Barcelona: ya ha demostrado que lo saben hacer.

    Ancelotti tiene otro tipo de retos. Quiere jugar a algo a lo que no han jugado ni Alonso, ni Cristiano, ni Modric, ni Ozil ni Benzema. Otra cosa es que haya fichado bien, que creo que sí, y que el bloque sea joven y potentísimo, que creo que también. Pero será otro "software" distinto, siguiendo con la metáfora.

    Respond
  • Abel Rojas 26 julio, 2013

    @ Farraspau

    Son retos más parecidos de lo que parecen -crear dos sistemas nuevos-, pero con dos dificultades añadidas para el Tata:

    1. En el Barcelona no existe unanimidad sobre que deba crearse un sistema nuevo -Xavi-.
    2. El Tata nunca ha creado un sistema en clave Barça. Nunca. Jamás. Newells no parte del balón, sino de la posición. No es lo mismo. No es lo mismo querer tener el balón que ser el Barcelona.

    El plus, obviamente, es que solo él tendrá a Leo Messi. Que no es poco plus.

    La realidad es que, siendo francos, el fichaje de Tata exige escepticismo. Siendo un entrenador que, en lo objetivo, es buenísimo y, si se me permite, en lo subjetivo, me estimula muchísimo. Lo quería ya en España.

    Respond
  • @migquintana 26 julio, 2013

    @David León & @farraspau

    Yo creo que son dos retos muy diferentes y que ambos técnicos lo representan de forma muy clara. El del Tata Martino es estrictamente futbolístico, planeando o ejecutando un cambio que, sea como sea, puede resultar traumático porque Xavi Hernández sólo hay uno. En cambio, para ello tiene a Piqué, Busquets, Iniesta, Messi y Neymar. Es que se dice pronto. Es la hora de tomar decisiones, de ser muy honesto con la realidad y de no parar de buscar soluciones, pero con esos cinco tipos como base fundamental no hay nada imposible. Más bien al contrario.

    En el caso de Ancelotti, aunque represente un fútbol diferente al de Mourinho, no creo que el gran tema sea la pizarra. Parece que el Madrid va a pasar de atacar 20 veces a hacerlo 12 y de tener un 58% de balón a intentar, quizás, un 65%, por decir cifras cercanas a lo que puede ser la realidad, pero las piezas de por sí, salvo el caso de Cristiano Ronaldo -y de DiMa+Higuaín-, no creo que tengan un gran problema de adaptación. No es poca cosa lo de Cristiano, desde luego, es muchísimo, pero yo creo que su futuro como técnico del Madrid dependerá de lograr que los mejores jugadores de la plantilla logren despuntar al unísono. El Madrid jamás ha contado a la vez con la mejor versión de Ramos, Marcelo, Xabi, Ozil, Cristiano y Benzema. Y esto no es una cuestión meramente técnico-táctica, que también.

    En fin, que mola mucho el trabajo que tienen ambos por delante y que nosotros vayamos a estar aquí para verlo.

    Respond
  • farraspau 26 julio, 2013

    @Abel

    Es que todos los técnicos nuevos exigen escepticismo, salvo Guardiola. ¿Apostarías un sueldo por Mou, por Benítez o por Luis Enrique? Papelones tienen todos.

    Yo no hablaba de sistemas nuevos. Él mismo ha dicho que viene a recuperar. El tema Xavi, para mi, reside en que tal vez para recuperar lo que dio éxitos al equipo -agresividad sin balón, intensidady movilidad con él- pasa, paradógicamente, por prescindir del actual Xavi.

    @Quintana

    Estoy contigo en el pronóstico: con Ancelotti todo va a ser un pelín más lento y masticado. Con Ancelotti y con cualquiera después de Mou, añado. Con ese cambio de marcha al único que veo favorecido de primeras es a Marcelo si viene como terminó la Confederaciones. Tal vez Isco también esté más cómodo. Es una cuestión muy mía, ojo, de que me cuadran más con lo que hemos visto de Carletto. Xabi, Modric y Ozil creo que tardarán. Son enormes y seguro que montan algo chulo, claro, pero tardarán.

    Pero para mi la principal incógnita es ver el papel de Benzema o del delantero centro que alinee.

    Eso me lleva a otro tema. El francés me casa poco con los Milan y Chelsea de Carlo que recuerdo, que tiraban de finalizadores tremendos que coleccionaban un % de goles que no te va a dar Karim.

    Respond
  • Abel Rojas 26 julio, 2013

    @ Farraspau

    Digo especialmente. El Tata es el único que va a hacer algo completamente diferente a lo que ha hecho. Los otros que citas, no. De hecho es que citas a uno que ni siquiera puede fracasar, porque es dios en su casa.

    Pau, el Tata nunca ha construido un sistema defensivo a partir de la pelota. Nunca ha jugado los 90 minutos en base a la pelota. Y no conoce las herramientas que el Barcelona trabaja en su fútbol base. El Barça es un club muy, muy particular y diferente, y el Tata es un entrenador argentino de mentalidad global.

    Y no todo es Xavi, aunque Xavi sea lo más importante.

    Yo tengo claro que es la apuesta más arriesgada del Barcelona desde Bobby Robson.

    Ahora, calidad le sobra. Es buenísimo.

    Respond
  • farraspau 26 julio, 2013

    @Abel

    Pues tienes razón, la verdad. No había caído en lo que comentas de construir un sistema defensivo a partir del balón. Pero es que él mismo dijo que viene a adaptarse. Me parece tan bestia que lo diga claramente en su primer día que me agarro a eso para ver que construirá desde ahí.

    Y el ejemplo de su pasado que más me cuadra es Paraguay, que tuve la fortuna de vivir muy cerca y que me parece más alejado que lo que ahora afronta. Paraguay vivía para morder en su propio campo y para luchar balones que vuelan, y el Tata prohibió balones altos y metió la presión 30 metros más arriba. En una selección, ojo. Es un cambio bastante más exagerado.

    ¿Matices? Por un lado, a su favor, que lo hizo con jugadores mucho peores de los que ahora dirigirá. De otro, peligroso, es el entorno. Hay pocos estadios y entornos tan peligrosos para el entrenador como el del Barça: hoy ha tenido que contestar chorradas sobre Catalunya y sobre si Messi lo había impuesto, por poner los ejemplos más cercano.

    Otra cosa. Arriesgado, para mi, es empezar una temporada con Reixac o con Serra Ferrer después de no haber ganado nada el año anterior.

    Respond
  • Wembley_86 26 julio, 2013

    Pues tengo intriga por ver cómo Martino pretende recuperar la presión rápida tras pérdida del Barcelona. Porque a mí sólo se me ocurre una manera: volviendo a juntar y a acercar las líneas que Tito Vilanova quiso alejar.

    Lo cierto es que no sé cómo de compatible será eso con la generación de espacios que al parecer Neymar requeriría.

    Respond
  • Daniel 30 julio, 2013

    Buenas, como están?

    Hay alguna forma de suscribirse sin la necesidad de comentar?

    Saludos!

    Respond
  • annagreen 11 septiembre, 2013

    Good guy

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.