Un plan que no fue más


Desde hace ya unas temporadas, el Real Betis Balompié transmite la necesidad de agarrarse a algo o alguien que no sólo le reporte seguridad, sino que sobre todo le recuerde su carácter especial como club. Después de la fallida segunda etapa de Pepe Mel, de la insuficiente vuelta de Joaquín Sánchez o de que Gustavo Poyet no estuviera ni cerca de cuajar, la figura de Víctor Sánchez del Amo parecía encajar muy bien con la delicada situación bética. Sobre todo porque, a nivel de plantilla, el Betis es un conjunto bastante particular al que parecen faltarle varias piezas concretas (extremos, mediocentro…) y sobrarle otras tantas (interiores con más recorrido que toque), habiendo a su vez mucho especialista y poco jugador global. Algo que Víctor podría compensar e incluso de lo que se podría beneficiar a partir de la pizarra, su gran arma como técnico.

Y, en cierta medida, así fue. Víctor adaptó el sistema a los recursos de los que disponía a partir de un 5-3-2 que daba las bandas a dos laterales con alma de carrileros, que fijaba un hombre más atrás y que concedía libertad a la mayoría de sus centrocampistas para volar. En este último aspecto, además de la llegada de Rubén Pardo para ejercer de pivote, la gran decisión de Víctor fue contar con Dani Ceballos de una manera muy decidida: dándole tanta libertad como responsabilidad. Así el jovencísimo canterano demostró que futuro le sobra, pero que presente no le falta, sobre todo de cara a ayudar a un Betis con problemas para sacar el balón jugado, para tener secuencias de pases y para sorprender al rival. El Real Betis le necesitaba y Dani Ceballos respondió con talento e inteligencia para convertirse así en el gran protagonista del -discontinuo- repunte futbolístico que vivió el equipo durante los primeros tres meses.

Ceballos ha sido el gran aval de la etapa Víctor. Y viceversa.

Dani Ceballos, como todo su Betis, sobresalió de especial forma ante el Fútbol Club Barcelona de Ney, Leo y Suárez en el Benito Villamarín, en lo que a su vez también fue la puesta en escena más perfecta de la idea de su entrenador. O mejor dicho, de su plan. Porque aunque obviamente no fue su intención, Víctor Sánchez del Amo sólo pudo dotar al Betis de un plan específico que no se concretó en más. Dicho plan pasaba siempre por la presión en primera línea, pero lo llamativo es que esta presión nunca era igual. Según el rival, según sus puntos fuertes y su manera de salir, el Betis organizaba una presión adaptada y ajustada con precisión milimétrica. Por eso ante el Barça buscó ahogar con ahínco todos esos pases que Ter Stegen estaba dando a los laterales, abiertos y alzados, cuando el Barça buscaba sortear la presión de Las Palmas o Eibar. Y le funcionó. Muy bien. Sólo que de manera muy concreta, porque el Betis de Víctor fue un plan, pero no logró ser un equipo.

Cuando un rival acostumbrado a salir en corto visitaba el Villamarín, la respuesta del Betis fue positiva. Los verdiblancos mordían arriba, tenían en Ceballos una figura jerárquica, encontraban en los carriles una forma eficaz de profundizar… Quizás les faltó gol, porque Rubén no ha sido el de años anteriores y Sanabria no ha tenido continuidad, pero juego sí tenían. El problema llegaba cuando había que viajar o cuando se enfrentaban a un equipo de características diferentes, pues entonces el Betis perdía su sitio en el campo, no tenía ningún control sobre el juego y era completamente dominado por el rival. Los encuentros ante Alavés y Leganés, los dos últimos de la etapa Víctor, son paradigmáticos en este sentido. El Betis, partido en dos, no tenía nada a lo que agarrarse. Ni un sistema que le transmitiera seguridad ni un jugador que se alzase sobre el resto.

 
 

Foto: CRISTINA QUICLER/AFP/Getty Images


9 comentarios

  • iLoveCholo 19 mayo, 2017

    Es una pena que Victor no dé conseguido asentarse en un equipo. Un entrenador, que para mí tiene grandes ideas y que borda el estudio de sus rivales. ¿ Qué problemas le veis como entrenador para que no termine de salirle bien en ningún sitio ?

    Respond
  • MigQuintana 19 mayo, 2017

    @iLoveCholo

    Es complicado, porque creo que lo que le ha pasado en el Benito Villamarín ha sido diferente a lo que le sucedió en Riazor. En Coruña el tema pareció más de gestión de vestuario, porque ahí sí hubo equipo y no sólo un plan, pero es que en el Betis, un proyecto que coge a media temporada, lo cual me parece importante, es que no ha logrado asentar un estilo en el Betis. Fue todo reactivo. Y se quedó corto.

    Respond
  • Vicente Trigueros 19 mayo, 2017

    Lo del Betis lleva unos años siendo un problema de dinámica, parece que se haga lo que se haga, nada cuaja. Ni fútbol alegre, ni defensivo. La verdad que como bético te preguntas como es posible que jugando con 5 defensas el equipo recibiese tantos goles. Porque si de por sí tienes un equipo que hace pocos goles, peor lo tienes si además los recibes. Muy acertada la reflexión de los perfiles de los interiores, casi todos respondían al mismo patrón de centrocampista de ida y vuelta (Martin, Brasanac, Petros a pesar de sus limitaciones…)

    Respond
  • Soprano_23 19 mayo, 2017

    En la isla se da por hecho que Setién acabará en el Betis. Y cuando algo es vox populi del modo en que lo es ésto, pocas veces suele fallarse.

    Para mí es una putada grande porque el Betis es un potencial competidor tanto por evitar descenso como por, si se hacen las cosas bien en ambos clubes, intentar crecer y luchar por entrar en Europa, pero tengo ganas de ver en qué convierte Quique Setién a Dani Ceballos.

    Respond
  • tetrisj 19 mayo, 2017

    Es una pena la situación del Betis, un club que necesita estabilidad como el comer pero que por h o por b no la encuentra. Creo que Miguel Torrecilla es uno de los 5 mejores directores deportivos que hay en España, y creo que el Betis necesita darle continuidad tanto a él como al entrenador que contrate este verano (ojalá sea Quique Setién).
    Si Dani Ceballos continúa ya tienen a la piedra central del proyecto, pero si se va estarán casi a cero. La plantilla me parece bastante floja para la historia de ese club, aunque hay varios jugadores jóvenes interesantes como Tony Sanabria, Pezzela o Durmisi. Dicen que han fichado a Sergio León, no es mala manera de comenzar el "verano" de 2017.

    Respond
  • Marc_Marronier 19 mayo, 2017

    Victor tenía puntos concretos de cumbre en el Betis, pero solo eso. Partido ante el Barça o primera parte del derbi, entre otros. Su principal problema fue otro momento concreto, cuando un partido se rompe. En el caso del Barça lo rompió él mismo con el cambio de Nahuel, en el caso del Sevilla en cuanto Sampaoli movió el banquillo. Si gran lastre han sido los cambios -tarde, mal y feos- y una plantilla muy descompasada. Me hubiese gustado ver a Musonda con él, quizás le faltó ese jugador eléctrico para mover ficha primero y no ir a contracorriente todos los partidos.

    Respond
  • MigQuintana 19 mayo, 2017

    @Vicente Trigueros

    A mí es que me parece un tema de confección de plantilla. Me pasa como con la del Valencia: mucho potencial en la teoría pero poca utilidad en la práctica. Hay jugadores con calidad, buenos perfiles, buenas intenciones… pero nada que les vincule en exceso. Y eso ha terminado en no generar nada como equipo.

    @tetrisj

    Mandi, Rafa Navarro, Alegría…

    A mí la base me parece bastante buena, sumando también a Adán, pero lo que la rodea no tanto.

    @Marc_Marronier

    Es un poco lo que comentamos: era un plan. Cuando no podía imponerlo o cuando le tocaba adaptarse a algo diferente, y aquí lo del Sevilla me parece paradigmático por el cambio de Iborra, el Betis se quedaba en nada. Lo del Alavés hace dos jornadas fue muy bruto. El Betis pasó de parecer un equipo bueno y con potencial a quedar totalmente deshilachado por el cambio de actitud que ordenó Pellegrino al descanso.

    Respond
  • José Luis 19 mayo, 2017

    No sé porqué, pero me da que en el vestuario del Betis hay alguien/es que no quería a Víctor Sánchez del Amo. Por lo que sea. Pero la imagen del Real Betis Balompié en estas últimas semanas ha sido lastimosa. Y no creo que haya sido por culpa del entrenador.

    La prueba está en que cuando todos los focos de la liga han estado sobre esos jugadores (partido contra el FC Barcelona y Real Madrid), los hombres del Betis han cuajado sus mejores actuaciones. Baño de intensidad, movimiento y buen juego al Barsa y casi lo mismo al Real Madrid, en el Bernabéu y jugando con 10. Eso me hace pensar que el entrenador lo ha hecho bien. Ha leído los partidos, ha seleccionado a los hombre adecuadoss, ha dispuesto el sistema idóneo y… no ha hecho falta motivarlos porque el escenario ya lo hace. Incluso ante el Sevilla, en el Villamarín el equipo dio la talla.

    Respond
  • JesúsInfantes 20 mayo, 2017

    "Desde hace ya unas temporadas, el Real Betis Balompié transmite la necesidad de agarrarse a algo o alguien que no sólo le reporte seguridad, sino que sobre todo le recuerde su carácter especial como club"

    Esta primera frase me parece muy acertada Quintana, creo que lo resume todo. El Betis necesita desde hace años estabilidad, respirar tranquilos al ver la clasificación y tener una temporada ilusionante. El beticismo desde hace algunas temporadas se ilusiona casi por cualquier fichaje que parezca de una calidad mínimamente contrastada y espera con ya pocas esperanzas que se confeccione una plantilla de nivel para luchar por los puestos altos de la tabla.

    Cuando llegó Víctor no despertó en mi mucha ilusión, más bien indiferencia, pero mediante pasaban los partidos por fin encontré algo que quería ver en el Betis desde hacia muchas temporadas. Que el Betis competía y bastante bien con los equipos más "grandes". Estos necesitaban cambiar y modificar su juego o dibujo para zafarse del juego que el Betis proponía y partidos como contra el Madrid, el Barcelona o el Sevilla así lo demostraron. Mi relación con Víctor ha sido de amor y odio pues luego llegaban equipos de la parte baja y media de la tabla y el Betis no era capaz de proponer nada. Cuando era él el que tenía que proponer algo puesto que el rival así lo permitía el equipo no era capaz de hacerlo. Salvo por jugadas aisladas de los mejores jugadores, Ceballos, Durmisi, Rubén o en la parte final de la temporada Joaquín.

    Es cierto que los últimos partidos fueron una hecatombe y vi bien su destitución. Como he dicho antes el Betis necesita regularidad en su juego y Víctor no se la estaba dando, el equipo daba bandazos cada partido y cada jornada. Aun así me alegro de que este entrenador haya pasado por el banquillo del Betis. Ha conseguido en poco tiempo algo que no han conseguido muchos técnicos antes que él, juego de pizarra, táctica y sistema para ocultar las deficiencias del equipo. Me quedo con ganas de ver que podría haber hecho Víctor con todo un verano por delante y fichando a 3 o 4 jugadores que se adaptasen a su idea.

    ¿Crees que si Víctor hubiera estado una temporada más habría sido capaz de proponer algo distinto? ¿Habría cambiado el 5-3-2 que ha utilizado a lo largo de estos meses?

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.