Baggio bajo sospecha | Ecos del Balón

Baggio bajo sospecha


La coleta entrecana y el adriático de la mirada lleno de melancolía; como una canción que se perdió en el viento y llegó a Brescia cuando ya nadie la quería escuchar, pero terminó sonando en un vinilo gastado entre sombras y vino, suspiros y risas. Dijo Gianni Brera, el hombre que los vio a todos, a Meazza, Mazzola padre y Gianni Rivera, el del fútbol erótico como diría David Mata, que Baggio fue el mejor. El dieciséis de mayo del 2004, ante un San Siro repleto y jugando contra el Milan, el chico de Caldogno dijo adiós ante una ovación general y merecida. Italia lo despidió rendida ante sus pies. Il più bello, il più grande… sí, pero jugando por la salvación.

Baggio terminó jugando en el pequeñísimo Brescia

A Baggio lo quisieron retirar dos veces. Eran las semanas posteriores al incidente de Pasadena, ese que se fijó en su historia como una cruz eterna. Roberto Baggio era el mejor futbolista del planeta y jugaba en el gigantesco club de la FIAT: la Juventus de Turín. Aquel verano, Marcello Lippi hacía su arribo a la entidad bianconera con un slogan que marcaría su trayectoria: quería hacer que la Juventus no fuese tan “Baggio-dependiente”. Las lesiones, esas que lo acompañaron fielmente durante sus más de veinte años de carrera, y la ascensión de Mercurio renacido, Alessandro Del Piero, fueron la excusa perfecta para que el club le pidiese que para renovar se rebajase su sueldo a la mitad. ¿Cómo iban a hacerle eso a él? Decidió abandonar Turín y mudarse a Milan, seducido por el poderío del equipo de Berlusconi. Allí, enfrentado a Capello, Savicevic, Boban y las malditas lesiones, nunca encontró su lugar. Tampoco lo haría con Óscar Wasington Tabárez. El mítico entrenador uruguayo diría que en el fútbol “no había lugar para poetas”. Tenía tan solo treinta años.

Fuera de la selección italiana, con la que solo había jugado 130 minutos en casi tres años, y rechazado por el Parma porque Carlo Ancelotti dijo que no tenía hueco en su sistema 4-4-2 para el genial fantasista, Baggio fichó por el Bologna, un equipo de medio tabla. Allí, cobijado por la pasión de los hinchas del Renato dall’Ara, ‘Il Codino’ alcanzó su mejor cifra de goles anotados en una temporada de liga, 22, superando los 21 que había conseguido en la temporada 92-93, año en el que ganó el Balón de Oro. Su equipo terminó octavo en la Serie A y el Milan… décimo. Los viejos rockeros nunca mueren y la poesía es el fútbol mismo, Óscar.

En el Milan, Baggio nunca encontró la confianza de sus entrenadores

Su grandísima temporada lo devolvió a la élite. ’10’ en la espalda, jugando de trecuartista y el mejor Ronaldo con Zamorano por delante. El Inter de Milán. Y la suerte, como a todo lo que ocurre en el lado neroazzurro de Milán, lo maldijo. Entre lesiones, jugó y dejó muestras de su innegable clase, sobre todo en un trepidante 4-5 ante la Roma en que él y Ronaldo parecieron el mejor ataque del mundo. Quizá lo eran. Pero Lippi, el villano original, no pensó lo mismo. Cuando se hizo cargo del equipo en 1999, envió a Baggio al ostracismo. Es famosa la anécdota en la que Marcello reunió a la plantilla en un entrenamiento para decirle que Roberto ya no era lo suficientemente bueno para jugar en el Inter. Tenía treinta y dos años.

Aunque parezca absurdo, Baggio siempre estuvo bajo sospecha. No de los aficionados, que lo adoraban, ni de los directivos, que suspiraban por él, ni de sus compañeros, que vivían en fascinación perpetua con su fútbol, sino de los entrenadores. Y si lo ocurrido con Lippi en Juventus e Inter, y Capello, Tabárez y Sacchi en el Milan, no es muestra suficiente, nada más hay que recordar su trayectoria por la nazionale.

Con Lippi, Baggio tuvo muchísimos altercados

Era 1990 y Roberto Baggio ya era el jugador más caro de la historia. La Juventus había roto todos los récords y maneras para arrebatárselo a la Fiorentina. Y aun así, aunque seguramente era el sucesor de Maradona como mejor futbolista del Calcio y del mundo, Baggio era suplente para Vicini. A pesar de su gol a Holanda. A pesar del destrozo que le hizo a Checoslovaquia. A pesar de todo, Baggio solo jugó un partido completo en ese mundial y solo entró hasta el 73′ en el partido decisivo contra Argentina. Cuatro años más tarde, Italia había perdido el primer partido del mundial contra Irlanda y a los veintiún minutos del primer tiempo del segundo juego, contra Noruega, fue expulsado Pagliuca. Ante la perplejidad de todos, Sacchi sustituyó a ’10’ para dar entrada al portero suplente, a pesar de que se jugaban la clasificación. Meses después, Arrigo borraría a Baggio de las convocatorias italianas y no lo llamaría para la Eurocopa de Inglaterra. Sí iría al Mundial de Francia con Maldini en el banco, pero no sería titular, en enfrentamiento directo con Del Piero pues “solo podía jugar uno”. Algo similar a lo que ocurriría en la Eurocopa 2000, cuando Dino Zoff lo acusó de no estar en forma y apuntó que ya tenía a Del Piero, Totti y Fiore, y en 2002, cuando Trapattoni no sucumbió al clamor popular y dijo exactamente lo mismo que su antecesor dos años antes.

A pesar de su recorrido con la selección, Baggio no fue indiscutible

Cuando se le preguntó a Baggio, después de su retiro, porque encontró tanto recelo en tantos entrenadores, los acusó de estar celosos de él, del amor que despertaba en los fans y de que ellos creían que él les estaba robando el show. Vicini, Lippi, Sacchi, Capello, Tábarez, Maldini, Zoff y Trapattoni. Ocho entrenadores que nunca confiaron en el hechizante fútbol de ‘La Coleta Divina’. La condición del genio.

 

Foto: Grazia Neri/ALLSPORT


62 comentarios

  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    Un clásico italiano. Ya en 1970 Gianni Rivera, el mejor regista italiano de la historia y uno de los mejores a nivel absoluto, no era titular. Qué grande hubiera sido verle frente al inmenso Gerson en la final del Azteca. En talento puro seguramente Baggio ha sido el italiano más grande después de Rivera. Más grande que Del Piero y que Zola. Y que Signori. E incluso que Totti.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    Quizás Pirlo le ha superado. No en talento puro con el balón, pero sí si al talento le sumamos visión de juego y poder de influencia

    Respond
  • danityla 3 marzo, 2017

    Baggio es lo más mágico parido en la bella Italia que yo haya visto. Era magia pura. Un jugador de otra época. No un adelantado, más bien un futbolista que llegó tarde. Los 80 hubiesen sido un escaparate mejor para él.

    Siempre pienso que el cambio táctico y físico de los 90 afectó sobre manera a dos tipos magníficos: Roberto Baggio y Emilio Butragueño.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    @danityla
    Pues fíjate, yo creo que Baggio sería hoy incuestionable. El juego se ha hecho más abierto. De ida y vuelta. En los 90 las maquinarias tácticas tipo ejército imperaban. En cuanto a Butragueño, su hábitat fueron los 80 y su mundial el del 86. Creo que por su estilo en los 70 hubiera sufrido demasiado la dureza

    Respond
  • danityla 3 marzo, 2017

    @Juan Plaza

    Claro, claro, el buitre en los 80 estaba perfecto, fueron los 90 introducidos un poco antes por Sacchi lo que le mató.

    En lo de Baggio veo tu punto; pero para mí en un media punta puro, nada físico, una evolucion hacia la ultra clase de las figuras de los 80.

    Similar a él veo a Gianninni de la Roma.

    Los 90 con Del Piero, Raúl, luego Totti y en el 2000 los Ronaldinho o Rivaldo son monstruos con un físico que Roberto no podía soñar.

    Respond
  • Calas 3 marzo, 2017

    Oh, Baggio. No lo disfruté en activo porque nací tarde. Recuerdo que de niño, antes de poder recrearme en Youtube, tenía aquella colección que salió en DVD de los "Duelos de Oro", con los ganadores del famoso e infame Balón, y el suyo fue el que más veces vi, sólo por detrás del de Maradona (sí, metieron a un Pelé vs Diego un poco con calzador teniendo en cuenta el supuesto pretexto de la colección, aunque no me quejo, evidentemente). De hecho, en un par de ediciones del Pro creé una Juve "clásica", así como un Milan, mezclando jugadores antiguos de distintas épocas, básicamente como pretexto para jugar con el bueno de Baggio.

    El partido que se enlaza en el artículo desborda carisma y clase. Baggio vs Totti, Ronaldo y, claro, Simeone ganando el partido de cabeza: qué más se puede pedir a un día de fútbol. Por cierto, a quien esté versado en aquel Inter, ¿jugaba mal, o simplemente feo? Los comentaristas parecen sufrir con ellos (no solamente ese día, uno dice que no enamoran a nadie, como si viniera de largo).

    Hablando de la estirpe de genios italianos, por cierto, dije que Totti no era el último porque Cassano entra en esa tradición de pleno, para mí. Fantantonio, en talento, era un escándalo. Es curioso que llegaran Baggio-Del Piero-Totti-Cassano seguidos, como si cada lustro más o menos Italia fuera a dar ese perfil eternamente. También es verdad que Giovinco se perdió, e igual en una vida paralela hubiera sido el sucesor.

    Respond
  • @Angica 3 marzo, 2017

    Baggio ha sido posiblemente el mejor jugador italiano de la historia y el menos comprendido. Estamos hablando de un jugador que con 18 años se rompre la rodilla derecha y se pega un año parado antes de volver a los terreno de juego. En Italia se habla de que a partir de ahí jugaba con una rodilla, y aún así, llegó al nivel que llegó. Sus partidos con el Vicenza y con la Fiore son pura magia, pura poesía. Hacía lo que quería a una velocidad nunca antes vista.
    Tras su paso por la Fiorentina, lo traspasan a la Juventus. Él siempre dijo que se marchaba porque lo habían vendido. En la Juve llegaba, siendo el traspaso más caro hasta la fecha, para cubrir el hueco que había dejado Platini, y para luchar contra el Milan de los holandeses, el Inter de los alemanes y el Nápoles de Maradona. Allí, en turín, ganaría el Balón de Oro del 93. Justo antes del Mundial del 94.
    Con respecto al famoso Mundial del 94 y su penalti fallado, decir que el que mete en a Italia en la final, es él. No solo en la final, sino que desde octavos de final, todas las rondas las pasa Baggio con su calidad:
    – Octavos frente Nigeria – 2 goles
    – Cuartos frente a España – gol de la victoria
    – Semifinales frente Burlgaria – 2 goles
    Es evidente que muchos le recuerdan por el penalti fallado en la final, pero hay que tener en cuenta que antes ya habían fallado Baresi y Massaro. Él tiene el valor de lanzar el penalri decisivo, pero lo falla. Ese sería "su" mundial, el que lo alzó a la categoría de mito, pero también el que le hundiría en el abismo para la selección azzura. Cuatro años antes, el Mundial de Italia, llegaba demasiado pronto para él. Y el Mundial de Francia en el 98, sería el epílogo a su participación con la azzura. Un epílogo que el destino se encargó de que fuera más amargo de lo que podría haber sido, si hubiese entrado ese remate que salió rozando el poste contra Francia y que hubiese cambiado muchas cosas.

    Respond
  • @Angica 3 marzo, 2017

    danityla
    Juan Plaza

    Baggio no era ni 9 ni 10, ni mediapunta, ni delantero centro. Baggio era un verso libre, un 9,5. Un jugador que se movía por todo el frente de ataque con un libertad absoluta y que no podías encorsetar en ningún esquema. Ese fue posiblemente el problema con el que se encontraban sus entrenadores.

    Yo no tengo ninguna duda de que hoy en día podría jugar sin ningún tipo de problemas. Es más, creo que seguiría siendo uno de los mejores. El propio Guardiola, en un documental en Italia lo comparaba con Messi, pero sin esa punta de velocidad del rosarino.

    Respond
  • @Angica 3 marzo, 2017

    danityla

    "Los 90 con Del Piero, Raúl, luego Totti y en el 2000 los Ronaldinho o Rivaldo son monstruos con un físico que Roberto no podía soñar."

    Baggio no podía soñar con ese físico por el hecho de que jugaba con una rodilla. La lesión temprana afectó mucho en su juego. Hay vídeos en los que muestra su rodilla y se ve cómo se va moviendo el líquido en ella con la cicatriz de la operación.

    Respond
  • @Angica 3 marzo, 2017

    Acabo de comprobar que el vídeo de la rodilla sale en el último enlace del texto "La condición del genio".

    Respond
  • Calas 3 marzo, 2017

    @Angica "Con respecto al famoso Mundial del 94 y su penalti fallado, decir que el que mete en a Italia en la final, es él (…) Es evidente que muchos le recuerdan por el penalti fallado en la final"

    Sí, es que así de perro es el fútbol, y así de injusta la gente. Este año se ha visto con Griezmann, por ejemplo, haciendo lo de Baggio en Italia (meterles en la final) con su equipo en la Champions y su selección en la Euro en una misma temporada.

    Sobre lo que mencionas de Baggio en la Juve, hay una serie de textos sobre Baggio, pero ahora no caigo donde, en la que sale todo eso que mencionas. La puedo buscar si a alguien le interesa. Como dices, se va a la Juve sin quererlo, y siendo muy claro al respecto, lo cual seguramente no ayudó.

    "Yo no tengo ninguna duda de que hoy en día podría jugar (…) seguiría siendo uno de los mejores. El propio Guardiola, en un documental en Italia lo comparaba con Messi, pero sin esa punta de velocidad del rosarino."

    Y sin producir +60 goles al año (y eso que hacía goles, tiene buenas cifras para su época), y aportando lo mismo que Messi y algún crack más cuando su equipo no tiene balón (casi nada, aunque al menos el argentino inspira un miedo a la contra que el físico de Baggio no). Yo es que difiero un poco en esto contigo y con @Juan Plaza cuando dice que sería indiscutible, creo que el fútbol de hoy no permite un jugador con estas características como estrella, no en un equipo realmente top. Me temo que sería cabeza de ratón en un equipo de segundo nivel, por desgracia.

    Respond
  • Abel Rojas 3 marzo, 2017

    @ Juan Plaza

    En cuanto a representación, Andrea Pirlo en Italia es aún más de lo que es en el mundo. Se siente profundamente orgullosos del Metronomo. El hecho de que triunfase en Juventus y Milan también ayuda.

    Yo también creo que a día de hoy es un jugador más representativo que Baggio. Aunque en términos de calidad, para mí Baggio es de una dimensión superior. O dos. Posiblemente, Baggio sería el tercer mejor futbolista de esta era con tanta claridad como Messi ha sido el 1 y Cristiano ha sido el 2.

    Respond
  • Abel Rojas 3 marzo, 2017

    @ Calas

    "Oh, Baggio. No lo disfruté en activo porque nací tarde. Recuerdo que de niño, antes de poder recrearme en Youtube, tenía aquella colección que salió en DVD de los "Duelos de Oro" "

    Ya fuimos dos.

    Y antes del boom de YouTube, recuerdo que en una web de fútbol había unos especiales de Maradona, Zidane y Baggio divididos en clubes y etapas. Y eran increibles. Como una hora de jugadas de cada uno en cada club o era en la selección. Y eso lo he perdido.

    Respond
  • @Angica 3 marzo, 2017

    Calas

    "Yo es que difiero un poco en esto contigo y con @Juan Plaza cuando dice que sería indiscutible, creo que el fútbol de hoy no permite un jugador con estas características como estrella, no en un equipo realmente top. Me temo que sería cabeza de ratón en un equipo de segundo nivel, por desgracia."

    Pero es que aquí entramos en el terreno de la especulación pura y dura. Y puestos a imaginar, imagínatelo con las dos rodillas sanas. El caso es que el Baggio que conocemos, jugaba lastrado por esa lesión. Su físico tenía partía con ese handicap.

    Otra cosa sería adaptarlo al fútbol de hoy en día, el fútbol del delantero centro y de los extremos. Posiblemente se tendría que adaptar como tantos jugadores de hoy en día, que en origen no dejan de ser eso, segundas puntas (Griezmann, Reus, Hazard…).

    Respond
  • @Angica 3 marzo, 2017

    Os dejo un enlace para Baggistas:
    http://www.jotdown.es/2012/10/los-renglones-torci

    Respond
  • @Angica 3 marzo, 2017

    Abel Rojas

    "En cuanto a representación, Andrea Pirlo en Italia es aún más de lo que es en el mundo. Se siente profundamente orgullosos del Metronomo. El hecho de que triunfase en Juventus y Milan también ayuda.

    Yo también creo que a día de hoy es un jugador más representativo que Baggio. Aunque en términos de calidad, para mí Baggio es de una dimensión superior. O dos. Posiblemente, Baggio sería el tercer mejor futbolista de esta era con tanta claridad como Messi ha sido el 1 y Cristiano ha sido el 2."

    No creas que en Italia lo tienen muy claro. Yo diría que a Baggio se le considera más grande que a Pirlo, pero bueno, aquí tenemos a algunos amigos italianos que pueden opinar con más fundamento al respecto.

    Respond
  • Calas 3 marzo, 2017

    @Angica

    Esa es la serie que decía.

    @Abel

    Buah, calla que me pongo nostálgico. Costaba más encontrar las cosas, pero por eso tenían más magia. Por otro lado, ahora en Youtube hay material inédito y más exhaustivo que en esos DVD, con jugadores de los 80 y antes la diferencia es brutal. El otro día me encontré con uno de Maradona tirando a los postes que de niño me habría flipado.

    Respond
  • Arroyo 3 marzo, 2017

    Mítica serie 'Duelos de Oro'. Mítica. Aquí la tengo en mi estantería, con el estuche y todo. Formidable serial.

    No tengo que decir mucho sobre Roberto Baggio. Mi jugador favorito de la historia del fútbol, Maradona a un lado. Gran texto, Kun.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    @Abel Rojas
    Con este foro y contigo estoy de acuerdo en casi todo. Y digo casi porque no comparto en absoluto la admiración por Cristiano. Lo considero un gran goleador o grandísimo si me apuras. Pero sus déficit en creatividad me resultan escandalosos para alguien a quien se le llama genio. No es un genio para mí, desde luego.

    En cuanto a otros comentarios, estoy seguro de que con las 2 rodillas al 100 por ciento Baggio hoy sería el número 1 y Messi el 2. Ahí queda eso

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    Para mí el Top 3 italiano de talento puro sería Rivera, Baggio y Totti. Y el Top 3 absoluto, sumando todas las cualidades, Baresi, Pirlo y Rivera

    Respond
  • Francesc Marco 3 marzo, 2017

    Echo de menos un poco de análisis de su juego. Será obvio quizás, pero ¿por qué era tan bueno? ¿Qué tenía que no tenían otros? ¿Y qué le faltaba a su juego?

    Respond
  • @angica10 3 marzo, 2017

    Baggio era un superclase. Un jugador con una técnica individual bestial, hábil en el regate parado y en carrera y con una definición demoledora. Era un lanzador de faltas magistral y un experto lanzador de penaltis.

    A todo esto había que sumarle que era capaz de cogerte el balón el el centro del campo y hacer gol. Y tenía el don de aparecer en el momento oportuno. Para muestra el mundial del 94 en el que, a partir de octavos, aparece cuando más lo necesita su equipo.

    Quizás como puntos más débiles, su físico limitado debido a esa lesión y el remate de cabeza que no era su fuerte.

    También había que tener en cuenta que a Baggio no lo podías encorsetar en un sistema. Él iba por libre y así tenía que jugar sobre todo a partir del 94.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    @Francesc Marco
    Un área de acción muy similar a la de Griezmann. Un desborde similar al de Neymar. Grandes dosis de creatividad, imaginación e ingenio. En esas variables de 'fantasía' no hay actualmente ningún jugador como él. Es lo que te permite ser un crack lesionado o con sobrepeso.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    @Francesc Marco
    En su debe, como ha apuntado @angica10, escaso fisico por lesión y casi nula disciplina

    Respond
  • roumagg 3 marzo, 2017

    Uno de los pocos jugadores de la era pre-Youtube al que los vídeos de recopilación no sobrevaloran.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    Otros genios malogrados de los 90: Gascoigne, Bergkamp y De la Peña

    Respond
  • @angica10 3 marzo, 2017

    Juan Plaza

    Es lo que te permite ser un crack lesionado o con sobrepeso.

    Supongo que te refieres a los últimos años en el Brescia, porque antes desde luego que tenía sobrepeso.

    Otros genios malogrados de los 90: Gascoigne, Bergkamp y De la Peña

    No creo que sean comparables. En primer lugar Baggio no se puede meter en este lote porque él sí ganó un balón de oro y estuvo a dos penaltis de hacer campeona del mundo a Italia. Nada que ver con los tres que menciones.

    Respond
  • Luther Blissett 3 marzo, 2017

    Yo por fortuna si pude ver a Baggio jugar en plenitud. Del Mundial del 90 solo guardo recuerdos fragmentarios (el cañonazo de Matthaus ante Yugoslavia, Higuita y Milla, Michel agachandose en la barrera y que D10s era ambidiestro) pero en aquel momento retrasmitia los partidos de la Serie A (Uno y en diferido) y recuerdo partidos como uno contra la Roma en la que falló un penalti (Andy Möller falló otro) aunque al final la Juve ganó con un gol suyo (al menos eso recuerdo aunque no puedo asegurarlo) y a mi me tenía flipado. En mi adolescencia tenía el pensamiento que sólo los clubes italianos jugaban al fútbol bien (entiendase como competir en todo contexto no bonito) y no es para menos estando mi infancia marcada por el Milan de Sacchi y mi adolescencia por Capello y despues Lippi.
    En este mundo adolescente Baggio era una especie de Dios exótico, con su fina coleta, su mirada felina y sus extrañas creencias (en aquel momento que un europeo fuera budista era visto como una excentricidad) y su fútbol no era menos exótico, para mí, salvando las distancias, era lo más parecido a Maradona que ha nacido en Europa. Su disparo, sus pases al hueco, su técnica y sobre todo su conducción de la pelota eran estratosfericos. Por otra parte tenía eso que tienen los héroes que le dabas por acabado y volvía a renacer con más fuerza. Le pasó tras el Mundial del 94 cuando declaró "Italia necesitaba un cordero en el matadero y yo fuí elegido" y pasó un pequeño calvario hasta volver en Bolonia más fuerte que nunca. Lo mismo pasó tras su experiencia en el Inter y sus años en el Brescia sirvieron para que sentase catedra cada tarde.
    Por otra parte, que se le valore tan bien a pesar de no haber ganado tanto yo creo que le califica. Tuvo muy mala suerte con el momento en el que llegó a cada equipo. Cuando estaba en la Fiorentina estuvo a punto de fichar por el Milán,¿ imaginaís la sociedad que hubiera formado con van Basten en sus mejores días? Sin embargo Gianni Agnellí le fichó buscando un nuevo heroe que supliese el recuerdo de Michel Platini. En Turín tuvo que soportar la hegemonía milanista y cuando por fin parecía que se la sacudia (Scudetto y Coppa con la Juve en 1995) fue transferido a Milán. En los rossoneri llegó al mismo tiempo que Weah y juntos ganaron el Scudetto de 1996 pero el equipo había envejecido y cuando Capello fichó por el Madrid, el Milán cayó con derrotas humillantes como el 2-1 contra el Rosenborg y Tavarez fue sustituido por Sacchi (De esta época es el humillante 1-6 que le endosó la Juve) con quien había acabado mal en la selección teniendo un fuerte encontronazo tras una derrota con Croacia en 1994 tras lo que Sacchi ignoró a Baggio para la clasificación de la Euro 96. Esa temporada el Milan quedo muy mal en liga (en la undecima posición). Capello volvió pero dijo a Baggio que sus días como rossonero habían terminado. En el Inter tampoco llego en un ambiente adecuado (como casi nunca en este club) aunque poco faltó para ganar un Scudetto junto a Ronaldo pero en el partido decisivo, contra la Juve, un penalti no pitado sobre Ronaldo y el siguiente si pitado sobre del Piero lo hicieron imposible.

    Por último, y siento enrollarme, yo creo que hoy en día a los jugadores como él los exilian a la banda, no veo que ningún entrenador de gran nivel sacrificase su sistema por un genio que amaba la libertad.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    @angica10
    En el caso de Baggio me refiero a su rodilla lesionada, no al sobrepeso. En el caso de otros al sobrepeso, al alcohol o a una personalidad neurótica.
    Para mí cualquiera de esos 3 podría haber sido Balón de Oro si no se cruzan circunstancias adversas.
    Considero a Bergkamp al mismo nivel que Baggio en talento con el balón en los pies e incluso con más ingenio, si bien Baggio era más desequilibrante. Gascoigne era simplemente fascinante pero la noche lo devoró.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    @angica10
    Y, en efecto, ya que nos ponemos Italia no fue campeona del mundo porque su única ocasión clara la desperdició Baggio y porque luego el mismo Baggio tampoco marcó su penalty.

    Respond
  • Pinturicchia13 3 marzo, 2017

    Mira, yo no puedo añadir nada más. Os he dado like a todos y is juro que me estoy implando. Mi jugador favorito de siemore. Le quiero como quiero a mi familia. Como si fuera parte de mi vida. Soy lo que soy en cuanto al fútbol por el. Cuando Grosso metió el penalty fue la primera persona de la que me acordé.

    Respond
  • @angica10 3 marzo, 2017

    Juan Plaza

    De los tres que nombras el único con potencial de balón de oro fue Bergkamp. Los otros dos, con los jugadores que había en el momento no hubiesen llegado nunca. Gascoigne con Van Basten, Matthaus, el propio Baggio, etc. No hubiese llegado nunca y menos jugando en equipos ingleses que en ese momento no brillaban en Europa. De la Peña, coincidiendo en el tiempo con Ronaldo, Zidane o Figo pues igual.

    El único quizás Bergkamp que era un talento puro pero mucho más pausado que Baggio.

    Con respecto al mundial, es cierto que Baggio falla el penalti. Lo mismo que Baresi y Massaro. Además, de no ser por Robby, Italia no hubiese pasado, no solo de octavos, sino de cuartos ni de semis. De hecho, a excepción del gol de Dino Baggio a España, todos los demás goles a partir de octavos los hace Robby

    Respond
  • de la olla 3 marzo, 2017

    Baggio y Zola, magia azurra.

    Respond
  • Viejotrueno 3 marzo, 2017

    A mí me parece que estais exagerando bastante algunos. Baggio fue, en un momento dado, lo mejor del calcio de su época, que en aquel momento era como decir lo mejor del mundo. Pero la verdad es que le duró poco.

    En el artículo hay como un extrañamiento por el desapego de los entrenadores hacia Baggio. Yo lo entiendo perfectamente. No era un jugador que diese consistencia a sus equipos y además si tenía el día tonto, de no aparecer mucho, podía suponer hasta una rémora tácticamente. Eso en una Juve, un Milán o un Inter de entonces era inexcusable, porque el fútbol es un juego de equipo y a los entrenadores les pagan para hacer equipo y ganar. De ahí que acabase en el Brescia, donde sí podía haber un tipo que se rascase la barriga y en un momento determinado, en un chispazo de talento, salvase los muebles. En otras palabras, la culpa fue del propio Baggio.

    No era un jugador que exhudase competitividad, no tenía ese instinto. Él era un artista, y además irregular. No era un terminator del área, ni un organizador a tiempo completo, ni un atleta, ni un obseso de la victoria… era una especie de esteta del balón, con una técnica suprema de la que vivió hasta el final. Pero con eso, y pudiendo haber sido todo, le dió para ser bastante, pero no suficiente en mi opinión. Le recuerdo en la Juventus, pero también recuerdo que fue barrido por el ciclón Del Piero. Esto era inadmisible. Sobre todo después del mundial 90 que se marcó Baggio. Esto sólo se explica porque a Baggio no le dio la gana de decir "un momentito, que el sheriff aquí soy yo".

    Respond
  • herbaseca 3 marzo, 2017

    Para mí, Baggio es la personificación del "fantasista", ese concepto futbolístico que parece inventado para él. Creo que con Baggio, aparte del comentario futbolístico sobre su inmensa calidad, nos puede la inevitable mitomanía porque era demasiado especial y su carrera fue demasiado particular. Voy a confesar una tontería: me fascina su etapa en el Brescia, justo antes de retirarse (donde coincidió con Guardiola, Pirlo y Luca Toni). Es una figura casi mágica, un señor de aspecto extraño y mirada profunda que parecía ver cosas que el resto no.

    Dejo un vídeo recopilatorio que descubrí hace años y que vuelvo a ver cada cierto tiempo porque me fascina. Se llama "Roberto Baggio: Assist from God", el comentario es en italiano pero creo que se entiende bien: https://www.youtube.com/watch?v=FfS39_HsxvQ

    Yo no dudo de que si jugase actualmente sería tan impactante o más que en su tiempo. Se habla de su físico (es cierto que arrastró lesiones toda su vida), pero hay que señalar que tenía unas condiciones para el fútbol bestiales (sólo hay que fijarse en sus piernas, en su facilidad para acelerar y cambiar de ritmo en casi cualquier situación), y ya la calidad no se le discute. Hoy en día hay entrenadores más sensibles con este tipo de figuras y al mismo tiempo con la capacidad de seducción como para involucrarlas en estructuras tácticas hiper-competitivas, cosa que creo que en su época era más difícil de ver (exceptuando a Cruyff y quizás a Telé Santana no se me ocurre ningún ejemplo, y menos en Italia).

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    Ya sé que muchos no estarán de acuerdo, pero para un delantero era más difícil jugar en los 90 que hoy. Los equipos estaban mejor armados. En general las plantillas eran bastante más estables y al final eso devenía en una compenetración superior entre líneas. Además, las estructuras financieras eran más modestas, incluso para los gigantes. Juntar 3 superestrellas en una misma delantera no era posible. Y gustaba mucho el fútbol en el que se notara la mano del entrenador. Digamos que cuajó de forma universal el ideal de fútbol total de los 70, con sus variantes. El Atlético de Simeone es un equipo de los 90 evolucionado.

    Respond
  • Casper 3 marzo, 2017

    Baggio mi jugador favorito de siempre, si tan solo se le hubiese protegido como se le hace hoy en dia a los diferentes…

    Respond
  • David_Leon 3 marzo, 2017

    @Juan Plaza

    "Los equipos estaban mejor armados"

    Reconozco que cada vez le tengo más tirria al pasado (en fútbol, en otras ámbitos no) por creencias como estas ^^ Si en algo nos podemos mostrar contundentes es precisamente en que hoy los equipos tienen una estructura claramente superior, fruto del avance en la preparación. No entro ya al físico que lo sostiene, que también. Como decía Valdano, hoy corren 12 kilómetros los que antes corrían 7, pero los de 7 son los que se partían el pecho y eran leones ^^

    Los partidos de élite de hoy serían ciencia ficción en los 80 o 90. Imposibles, irreproducibles. Otro nivel de ritmo. Pero por motivos que desconozco, el fútbol ha decidido negar esto. Usain Bolt corre en 9,60 lo que antes se corría en 9,95, y todo el mundo entiende que Bolt es superior de manera lógica. En fútbol esto no pasa ni siquiera en los aspectos más evidentes e irrefutables.

    Y como digo habitualmente, esto no es un menosprecio al pasado, sino una justa evaluación del siempre maltratado presente.

    Respond
  • Eduardo Ascanio 3 marzo, 2017

    Tengo piel de gallina y me siento como Pintu: a Roberto lo quiero como a un familiar, como a un amigo de siempre.

    Como fanático del Milan he tenido la fortuna de admirar a muchos jugadores por su comportamiento dentro y fuera del campo: Maldini, Baresi, Costacurta, Tassotti, Albertini, Ringhio y Kaká entre muchos otros. Con ninguno de ellos he sentido tanta afinidad como hacia Roberto Baggio.

    Recuerdo perfectamente el Mundial 94 aunque apenas tenía 7 años: la sustitución vs Irlanda, la victoria contra Noruega, el tenso empate ante México, la prórroga frente a Nigeria, el cruce vs España y la doppietta ante Bulgaria. Entonces las paredes de mi cuarto estaban forradas de recortes de revistas Don Balón y de fotos de Baggio. De alguna forma creo que a él le debo tanta pasión por el fútbol.

    Siento mucho no poder reparar en los detalles de su juego porque Roberto es mi memoria es el más grande de siempre. Me alegra mucho que en opinión de Abel y Arroyo también sea una leyenda entre leyendas.

    Para nutrir un poco el debate quiero recomendar los dos tomos de su autobiografía "Una Porta nel Cielo".

    PD: Pintu, ojalá lo puedas entrevistar!

    Respond
  • Luther Blissett 3 marzo, 2017

    @DavidLeon
    Hombre yo creo que eso está claro. Hoy en día se trabajan aspectos que antes eran dejados en manos de la inspiración o solo había un plan establecido cuando hoy hay una amplia variedad y un ejemplo se puede ver en la importancia que se da hoy a la salida del balón donde hay equipos que manejan muchas alternativas.
    Sin embargo, sin entrar a discutir eso no se puede negar la cultura táctica que imperaba en la Italia de los 90 y que convertían los partidos en complejas partidas de ajedrez (creo que Guardiola se ha reconocido como hijo adoptivo de esta cultura táctica) y el problema de Baggio fue precisamente este que el era un jugador romántico encadenado tácticamente. Yo creo que si hubiera jugado en España o Inglaterra su figura seria hoy aún más legendaria aún.
    Sus problemas con Lippi, Sacchi y Capello es que querían encadenarlo cuando lo que a él le apetecía era volar.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    @DavidLeon
    Allá tú con tus filias y fobias. No has dado un sólo argumento en contra de lo que yo sostengo. Que los jugadores hoy están mejor preparados físicamente y corren más?. Y?. Menuda novedad. También son menos ingeniosos. Y sí, el juego tiene menos riqueza táctica que en los 90. Así se ha querido desde la Fifa, desde las grandes marcas deportivas y desde las televisiones. Para algunos es más entretenido ahora, que el Bayern le marca 8 al Hamburgo o el Barcelona 6 al Sporting. Acabarán marcando 20 a este paso. Para mí es sólo más superficial. Tantos goles son circenses. Aunque siempre salen gratas sorpresas como el Atleti de Simeone que le dan profundidad mental a este deporte. Incluso Guardiola tiene mucho de Cruyff y de Sacchi. Muchísimo

    Respond
  • Pinturicchia13 3 marzo, 2017

    @Eduardo Ascanio
    Le entrevisto y me muero xD.

    Creo que ahora el talento esra más concentrado y hay más diferencia entre grandes y pequeños. Pero creo que el nivel actual es muy bueno. Ahora, yo me quedo con los tiempos en que el Estrella Roja podía ganar la Copa de Europa. Pero eso es un gusto.

    Respond
  • @angica10 3 marzo, 2017

    Juan Plaza
    @DavidLeon

    Es evidente que hoy en día hay más preparación en todos los aspectos tanto táctica como técnicamente y que los jugadores cada vez son más atletas. Pero significa esto que sea mejor o que se juegue mejor? Es decir, que sea más entretenido? Pues sinceramente no lo sé. El fútbol ha cambiado muchísimo desde los 90 a esta parte (que es lo que yo he visto).

    A los que vieron la guerra de las galaxias en su época, les pareció un peliculón con unos efectos de la hostia,pero a mi, que la vi hará un par de años, me pareció un rollo como para no terminar de verla. Estaba ya contaminado de los efectos actuales.

    Esto mismo se puede aplicar a muchos ámbitos, el fútbol por ejemplo. La mayoría de lasperosonas que vieron en su día a Maradona sostienen que este fue mejor que Messi. Yo la verdad es que no lo vi lo suficiente y no lo puedo afirmar con esa certeza pero la duda está ahí.

    Con esto quiero decir que los que hemos vivido tiempos anteriores, siempre los vamos a recordar con nostalgia y con un romanticismo que quizás hayamos idealizado, pero es nuestro sentimiento.

    Yo también pienso que antes había más igualdad que ahora y que era inconcebible que un equipo juntarán a Maradona, Van Basten y Baggio por poner un ejemplo. Hoy en día, eso si se da y lo cierto es que no sabemos si eso contribuye a un mayor espectáculo o no.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    @angica10
    Llevo viendo fútbol desde 1980, con 12 añitos ya me tragué la Eurocopa de Italia que ganó la RFA de Schuster. Así que sé de lo que hablo. Por cierto, no me gustó nada Star Wars en 1978 y me sigue sin gustar hoy. Es una película pueril. En cambio, me maravilló Blade Runner en 1982 y me sigue maravillando. Obra maestra de la ciencia ficción y del cine en general. Bueno, vamos al lío. Siempre habrá grandes jugadores, grandes equipos y grandes partidos. Cierto es que ha llegado un punto en que la sobreprotección de los delanteros, quizás inevitable, ha falseado el juego. Ojo, tampoco defiendo la tremenda dureza de los 60-70. Ahora no suele haber partidos malos, son entretenidos, la media es alta, pero han desaparecido los partidazos históricos. Hace años que no se ve un súper partido de selecciones, la típica batalla que queda para la historia. El último fue seguramente el Alemania – Italia de 2006. Casi once años del ala. Recuerdo la última Eurocopa como algo insulso a más no poder. Naif. Y un mundial en el que Brasil encajaba en casa 7 goles en un mismo partido. Por supuesto que quedan artistas todavía, ahí están Iniesta, Ozil, Verratti, Silva, Bernardo Silva, Pastore. Y también quedan equipos tipo máquina compacta. Hablo de tendencias generales. Que se perciben. Todo se necesita antes y todo ha de ir rápido, muy rápido. Y hay que hacer aficionados como sea, en volúmenes masivos. De ello depende la facturación. Cualquier día se cargan la ley del fuera de juego. Al loro

    Respond
  • David_Leon 3 marzo, 2017

    @Juan Plaza

    Es que no va ni de filias ni de fobias ni de argumentos, tío ^^ De hecho, el que ha revelado sus fobias eres tú, hablando del Bayern, Barça, 8 goles y tal. El debate no es ese, eso es economía y el reparto del dinero en el mundo. Yo hablo del juego. Hablo de que acabo de ver 45 minutos del Betis-Real Sociedad donde no hay un metro. Donde si coges el partido y lo comparas en velocidad a la final de la Copa de Europa de 198X te parecerá otro deporte. Una disciplina con otro nivel de intensidad.

    Y sí, como digo, no entiendo por qué el fútbol es de las muy pocas disciplinas que gusta de negar hasta lo evidente.

    PD. Por cierto, yo me he visto TODAS las finales de la Copa de Europa, sin ir más lejos. Soy un amante del fútbol "vintage", pero no un nostálgico.

    Respond
  • Juan Plaza 3 marzo, 2017

    @DavidLeon
    Niego la mayor. Yo veo un Betis – Barcelona de hoy y puedo encontrarme con un partido de altura y mucho más intenso que un Betis-Barcelona de 1982. Pero puedo también encotrarme perfectamente, y cada día más, con un 0 – 6. Pero perfectamente. Eso no es fútbol. Es un show que emplea elementos del fútbol. También sucedía antes, ojo, pero muchísimo menos. Para eso han de suceder dos cosas. La primera es que la economía, ese factor tan prescindible para ti, permita que el Barcelona junte a 3 monstruos en la delantera. Lo cual suele coincidir con que el Betis no conserva el mismo equipo junto ni dos temporadas, de modo que su intensidad será alta, pero su solidez no tanto. Y la segunda es que la aplicación del reglamento haya derivado en una sobreprotección de esos 3 monstruos, de modo que la resistencia que encuentran es de risa. Eso no es un factor de evolución natural del juego, es un factor de presión oficial.

    Respond
  • @angica10 3 marzo, 2017

    @DavidLeon

    Tu mismo lo has dicho, has visto todas las finales, pero extrapolar as en otros época. Es que no es lo mismo. No lo puedes valorar igual. No puedes ver una cosa y valorarla igual cuando has visto su evolución actual. No se si me explico. No es lo mismo ver una cosa con la ilusión de la primera vez, del ambiente en el que estás metido y tener la certeza de eso es lo que hay, que no hay más, a ver algo de hace 20 o 30 años y poder valorarlo igual. Te pongo un ejemplo con los dibujos animados de los niños. A la mayoría de los niños de hoy en día, no les gustan los dibujos animados viejos porque están acostumbrados al 3d. Eso es así y es inevitable.

    Lo mismo ocurre con el fútbol. Una vez visto el producto final, todo lo anterior parece más rudimentario y arcaico, pero no quiere decir que en su momento no fuera lo más.

    Respond
  • @angica10 3 marzo, 2017

    Juan Plaza

    Muy de acuerdo en lo último. El Alemania Italia del 2006 queda para siempre en la historia de los grandes duelos de selecciones.

    Respond
  • danityla 3 marzo, 2017

    ¿Queréis un dato irrefutable?

    Madonna, en su Blonde Ambition Tour, declaró que una de las razones por las que tocó en Italia fue para conocer al «bello Baggio». Y Madonna en 1990, lo digo para los jóvenes, era LA ESTRELLA.

    😉

    Respond
  • José Luis 4 marzo, 2017

    Bueno, algo de mi época. Cuando a finales de los 80 comencé a seguir fútbol cada fin de semana y a empaparme el Marca del lunes, siempre me gustaba ver cómo iba la liga italiana (es que entonces daba miedo escuchar cualquier apellido acabado en -ini o en -alli; algo que sonase a italiano vamos) porque allí jugaban los mejores futbolistas del planeta. Y era conocida como la mejor liga del mundo. El Milán hizo mucho daño en mi cd-rom personal; recuerdo la tarde del 5-0… Es que estaba hasta nublada, y hacía frío. Yo al menos lo tenía en Huelva, y eso que era casi mayo.

    De esos años 90, se me vienen grandes, grandísimos jugadores a la cabeza. Entre ellos Roberto Baggio. Pero me pasaba algo raro con él. Siempre era mayor la expectación de lo que podía hacer que lo que realmente hacía después. Para mí, un jugador muy parecido a Denis Bergkamp. Ni 9 ni 10. Clase a raudales, mucho gol y las rarezas/sensaciones típicas de los genios.

    No obstante, Del Piero me gustó más. Y hasta Totti. Siendo ambos, creo, peores jugadores. Pero es que Mehmet Scholl, Andreas Möller, Hagi, los mencionados Bergkamp, Del Piero y Totti, Francescoli (a este solo lo veía en El Día Después), Zola, Djorkaeff, Raí, Litmanen… tuvieron más momentos de éxito que el propio Roberto. Y en cuanto a talento, el máximo exponente de la época fue, para mí, Michael Laudrup. Que también tuvo cotas más altas que el italiano. Ya digo, así a bote pronto me salen estos nombres y casi todos, siendo menos reconocidos, llegaron más alto que el italiano…

    Como pongo de ejemplo al danés Laudrup, pienso que si Roberto Baggio hubiese dejado Italia y hubiese desembarcado en el Manchester United de la época (estuvo a punto) o en el Madrid (Valdano lo quiso) del momento, su carrera hubiese alcanzado cimas propias de su clase. Tampoco hubiera "desentonado" en el Barsa, jugando en el sitio que ocupó luego Romario.

    Respond
  • de la olla 4 marzo, 2017

    Comparar épocas es siempre complicado. Se pueden analizarlas características y diferencias, pero no se puede extrapolar la carrera de un futbolista a otra época porque ese mismo futbolista sería distinto con preparaciones distintas, alimentaciones distintas, compañeros distintos y rivales también distintos. todo lo más que podemos hacer es pensar que el que destaca ahora por ser capaz de superar a sus rivales y beneficiarse del juego de sus compañeros, también destacaría antes, y viceversa. De la misma forma que no se puede comparar a un delantero del Real Madrid de los 100 puntos y +100 goles por temporada con un delantero que juegue en el Eibar, por ejemplo.

    Comparar, se puede, pero hacerlo en una medida justa, no, porque sus contextos difieren mucho. Y mucho menos si basáramos el análisis en meros números. Voviendo al debate, los goles de Baggio en aquel calcio donde los equipos jugaban al gol-partita no se pueden comparar con los destrozos de hoy de la MSN o la BBC. Las oportuidades de lucir su juego en aquel fútbol eran mínimas, sencllamente había muchos partidos endonde no se daban. En ese contexto, conseguir brillar como lo hizo il Divino Roby hay que considerarlo.

    Como ejemplo, las estadísticas de goles marcados por él y otros monstruos italianos que nos enamoraron:

    clubes azzurra TOTAL
    PJgolesPJgolesPJgolesmedia
    Del Piero 777316 9127 868 3430,39
    Pirlo 740 73 11613 856 86 0,10
    Zola 712214 35 7 747 2210,30
    Baggio 643291 5627 699 3180,45

    Por otra parte cuando tratamos de revisar el fútbol pasado a través del material audiovisual disponible, nos encontramos tuertos. Lo más fácil de conseguir son las mejores jugadas que terminaron en gol, o aquellos partidos capitales como finales o clásicos. Pero frecuentemente, lo mejor que dá un futbolista a lo largo de su carrera, queda en el olvido, en medio de partidos "normales" y en jugadas que no acabaron en gol. En cambio, a los actuales los vemos en la tele hasta en los rondos de los entrenamientos.

    Una última referencia al contexto histórico donde jugó Baggio. En sus 19 temporadas en la serie A, endonde promedió, aparte de múltiples pases de gol, unos con final feliz, otros no, 0,45 goles por partido, sus equipos promediaron 1,38 goles.

    La Fiorentina (85-90) marcó en el calcio 173 goles en 158 partidos. En las temporadas 85/86, 86/87 y 87/88 no pasó de 29-30 goles en los 30 partidos.
    La Juve en las 5 temporadas siguientes marcó 266 en 170, una media de 1,56, que ya no estaba nada mal, pero en las dos primeras temporadas de Baggio de bianconero, el equipo hizo sólo 45 goles en 34 partidos de liga.

    Desde la 95/96 que ficha por el Milan hasta su retirada en la 03/04 sus equipos marcan así en los 34 partidos de liga:

    Con el Milan (95/96) y con el Inter (98/99 y 99/00) rondan los 60 goles.
    En el resto de temporadas marcan 43-44 goles (Milán, Bologna y 2 años del Brescia)
    Y hay otros dos años del Brescia, uno de 52 goles y otro de 36.

    En total sus equipos jugaron 634 partidos del Scudetto consiguiendo marcar 877 goles, lo que dá la media comentada de 1,38.

    Como dato comparativo, el Real Madrid desde que llega CR en la 2009, en 7 ligas, 266 partidos y 760 goles, una media de 2,85.

    Es decir, los equipos de Baggio marcaban en 90' menos goles que el Madrid en 45'. El que quiera echar más cuentas, creo que lo tiene fácil.

    Respond
  • de la olla 4 marzo, 2017

    Como el cuadro de PJ/goles de los 4 astros italianos no se entiende un pimiento, lo pongo de nuevo, a ver si se ve mejor:

    …………………………..clubes …….azzurra …………TOTAL……….
    …………………………PJ/goles…..PJ/goles….PJgoles….media
    Del Piero………….777/316……….91/27……868/343……0,39
    Pirlo………………….740/73………..116/13…..856/86……..0,10
    Zola………………….712/214……….35/7……..747/221……0,30
    Baggio……………..643/291……….56/27……699/318……0,45

    Respond
  • José Luis 4 marzo, 2017

    @dela olla

    Buen dato, pero la comparación con el Madrid de Cristiano es lo que no le veo sentido. En los 90, recuerdo que el Barsa le endosó un 0-6 al Athletic y eso quedó como una hazaña, una gesta que parecía iba a perdurar por los tiempos de los tiempos… Sin embargo, Barsa y Madrid han conseguido marcar esos goles a domicilio en no pocas ocasiones.

    Y enlazo esto con el debate que se está generando… En esos años, el fútbol era más lento y pausado, pero había más igualdad. Mucha más. Las goleadas eran algo inusual. Con el paso del tiempo, y con las diferencias de presupuesto entre equipos, ¿qué hacen los clubes más pequeños para competir? Pues muy fácil, agarrarse a lo que no se puede pagar con dinero porque es algo universal, inherente al deportista profesional: mayor preparación física y dotar al jugador de un notable conocimiento táctico. Eso da para que un Alavés pueda hacer frente a Neymar-Suárez-Messi o que una U.D Las Palmas ponga en jaque a la BBC.

    Con esto solo quiero decir que ni estoy a favor del fútbol pasado ni el actual para calibrarlos como mejores. En esos años pasados la Real tenía a su Kodro o su Kovacevic, el Betis a su Alfonso, el Depor a su Bebeto, el Racing a su Radchenko, el Logroñés a Salenko, el Zaragoza a Esnáider, el Athletic a Ziganda y Valverde, el Valencia a Penev, el Celta a su Gudelj,…. Cualquier equipo tenía arriba arsenal suficiente para destrozar al rival. Es que estos delanteros de los que hablo son superiores, bajo mi punto de vista, a los que equipos de esas características tienen hoy día.

    Pero también es cierto que el nivel de la dirección técnica (entrenadores y cuerpo técnico) de hoy es infinitamente superior a la de antes. Sampaoli tiene al Sevilla a dos puntos del primero con, seamos sinceros, Ben Yedder y Vietto arriba (jugador que no valía para el ATM), y con otros jugadores procedentes de equipos menores que el Sevilla. Y por seguir comparando jugadores (a nivel individual), un Sevilla en los 90 podía juntar a Suker, Simeone, Rafa Paz, Unzúe… y quedar 7º en liga.

    No sé si se llega a entender, pero la diferencia entre pasado y presente es que antes, los equipos estaban conformados de manera mucho más igualitaria, y ahora la igualdad radica en la preparación. De ahí que ahora, para mí, sea más difícil ganar y más fácil golear. Una vez un equipo grande se pone 2-0, 3-0, saltan por los aires todas las costuras del adversario y acaba notándose aún más la diferencia técnica entre ambos conjuntos. Amén de la protección al futbolista que provoca que haya equipos grandes que jueguen muchísimos partidos contra rivales que se quedan con 10 por expulsión. Son muchas las variables que entran en juego y que provocan que estas comparaciones sean imposibles de objetivizar.

    Respond
  • Juan Plaza 4 marzo, 2017

    @de la olla
    Gracias por tu análisis estadístico tan meticuloso. Me atrevería sugerirte que del calcio de los 90 tengas en cuenta a Beppe Signori. Delantero del Lazio y de la selección del 94. A mí me parecía y me sigue pareciendo una bomba. Tuvo 4-5 temporadas soberbias. Ratonil en el regate y demoledor en el disparo. Tiraba a puerta con una intención y un efecto que sólo se lo he visto a Totti.

    Respond
  • Juan Plaza 4 marzo, 2017

    @José Luis
    Sin olvidar que Sampaoli bebe de las fuentes de Michels, al igual que Guardiola y Klopp. Sin el Ajax 1967-73 no habría Sevilla ni Borusia Dortmund ni Leverkusen

    Respond
  • pouco_barulho 4 marzo, 2017

    Lo único que puedo aportar a este debate es que la camiseta de la Juve de la foto (temporada 00/01?) parecia salida del mercadillo de las fiestas del barrio

    Respond
  • de la olla 4 marzo, 2017

    @Jose Luis
    "Buen dato, pero la comparación con el Madrid de Cristiano es lo que no le veo sentido.(…)"

    Es un dato para tratar de reflejar los distintos contextos para los jugadores creativos, de una época y de un fútbol italiano, con el presente más cercano. El ejemplo de CR y el Madrid me parece ideal, por sus aplastantes números, que significa una enorme cantidad de acercamientos al área contraria, y de jugadas ofensivas, no hay más que pensar en la cantidad de disparos a puerta (intentos de gol) que hace Cristiano, y verse un partido de aquel calcio noventero para darse cuenta de que aquellos jugadores artistas, como el gran Roby, no disponían de tantas oportunidades para imponer su calidad. POr varias razones que habéis explicado y alguna que falta (estado del césped, % de minutos de juego real).

    El ejemplo para comparar sirve también para el resto de miembros de la BBC y por supuesto de la MSN, y trata de hilar con algún comentario escrito más arriba por algún compañero, al respecto de las "facilidades" de ahora para los delanteros, y las diferencias de calidad y presupuesto de los dos grandes con el resto de nuestra liga. Y también para cetrar un poco para aquellos que crean que aquellos cracks hoy no lo serían tanto.

    @Juan Plaza
    Beppe era buenísimo, pero me fuí a los medios creativos o medias puntas italianos que más me han llenado de esa época.

    Por cierto, anoche viendo vídeos de jugadas de Zico y de Baggio, encontré parecidos más que razonables.

    Respond
  • Calas 4 marzo, 2017

    A ver, es que es un hecho que el desnivel se ha incrementado a máximos históricos en la última década y pico; y más aún desde que Madrid y Barcelona, junto con el Bayern en menor medida, destrozaron las leyes del fútbol convirtiéndose, sencillamente, en selecciones de lo mejor del mundo, y nos privan de ver un mayor número de equipos competitivos, cada uno liderado por un auténtico crack. Suárez, Bale, Neymar, Henry, Ibrahimovic, Benzema… son futbolistas élite que en algún momento han renunciado a ser jefes para aceptar un papel de comparsas de lujo. Nos hemos perdido un fútbol donde, cada año, 10 equipos serían aspirantes serios a la Champions, y no sólo los 3 citados más, de vez en cuando, algún inglés rico o un equipo con un mérito sobrehumano de su entrenador, como lo que ha hecho Simeone creando un gigante reciente de Europa sin ese nivel (ni cantidad) de estrellas. Y de ahí las goleadas jornada sí jornada también que vemos en liga, de acuerdo.

    Pero esto no tiene por qué contradecir que el fútbol de ahora sea más complejo, esté más trabajo tácticamente y , como decía @David Leon, resulte casi otro mundo respecto al de hace un par de décadas a nivel de ritmo. La idea que menciona un forero arriba de que "ahora hay menos imaginación, o ingenio, no creo que tenga fundamento en la realidad, es nostalgia y "cualquier tiempo pasado fue mejor". Lo que puede haber es menos necesidad de improvisación. Los equipos de hoy no son solamente superiores en lo físico, sino también en el colectivo, en el juego. Los jugadores saben más que antes, están mejor formados tácticamente… los entrenadores son otro rollo. Esto no va a impedir que Madrid, Barcelona, Bayern, etc. sigan goleando día sí, día también, pero sí nos permite, creo, ver partidos netamente mejores cuando dos equipos juegan. Si esos son más o menos entretenidos… no creo que esté claro. Quien disfrute de una mayor riqueza, casi que preferirá el fútbol actual. Un Barcelona – Betis, como decía @Juan Plaza, tiene una enorme probabilidad de ser goleada fácil. Mucha más que antaño, se ha desnivelado. Pero un Betis-Sevilla cualquiera tiene más opciones de ser mejor que uno equivalente de hace treinta años.

    Todo esto no debe confundirse con apreciar la dinámica actual del negocio que es el fútbol. Que lo fue en cierta medida siempre, pero cada día es más inaguantable, construido desde hace veinte años por y para los clubes ricos. Sí que coincido con las opiniones vertidas en ese sentido.

    Respond
  • Juan Plaza 4 marzo, 2017

    @de la olla
    Muy bien apuntado el parecido con Zico. De hecho siempre lo he pensado. Para mí Zico es un genio absoluto, un monstruo sagrado. Y un tipo regular, intenso, que se entregaba. El problema fueron las lesiones que le impidieron brillar a tope en los mundiales. Incluso así para los brasileños está en su podio histórico junto a Pelé y Garrincha

    Respond
  • Juan Plaza 4 marzo, 2017

    @Calas
    Los partidos hoy pueden ser más entretenidos, de hecho como bien dices los de 'clase media' claramente lo son, aunque no comparto que sean más ricos. Si por rico entendemos la complejidad. El Barcelona de Cruyff es más sofisticado y complejo que el de Luis Enrique, aunque por supuesto menos veloz e intenso..y menos mortífero.

    Hay un factor a tener en cuenta antes de los 90. Durante más de 2 décadas (60, 70 y parte de los 80) los delanteros no sólo tenían que desequilibrar defensas o marcar goles, sino encima cuidar de su integridad física. Muchos delanteros top de aquellos tiempos pasaban largas fases en el dique seco por lesiones causadas por entradas malintencionadas. Eso se acabó a mediados de los 80

    Respond
  • @V9 8 marzo, 2017

    Buenas tardes!!!
    Os sigo desde hace tiempo y este va a ser el primer comentario que escribo. Decido hacerlo en este post, pues creo que el gran Roberto Baggio lo merece.
    Yo lo descubrí con 10 añitos, en el mundial de EEUU 94 y puede decirse que fue amor a primera vista. Es que lo tenía todo para que un chaval como yo lo admirara. Si a la calidad brutal que tenía (pues era un jugador de esos que vale la pena pagar la entrada solo por verlo), le sumas su coletita, su budismo…, es decir, todo aquello que apuntaba a que era algo distinto a lo que podía verse en España, pues el "amor" era instantáneo.
    Luego llegó una breve etapa de odio, el tiempo que pasó entre el final del partido de cuartos y su falló en la tanda de penaltis de la final. No duró más, porque no podía ser de otra manera. Él no lo merecía, Italia estaba allí por él y había sido el mejor jugador del campeonato… Pero el fútbol tiene esas cosas.
    Recuerdo también jugar al PC-Fútbol4 y ver a Roberto Baggio como el mejor jugador del juego (un 98 de media!!!), ver los partidos que podía del Calcio en el plus, partidos de competiciones europeas (recuerdo uno entre Inter y Real Madrid, con un gol suyo) y por supuesto "El tercer tiempo".
    Guardo un gran cariño a su etapa en el Brescia, con Pep Guardiola, Luca Toni…
    Y como nota friki, cuando empecé en la Universidad (año 2002), había un juego online de tirar faltas de Baggio. Así mataba el tiempo muerto hasta coger el bus de vuelta a casa.
    Por último, y sabiendo que el fútbol cada uno lo entiende de una manera distinta, yo no puedo imaginarme "mi fútbol", el que procuro ver y el que procuro practicar, sin los jugadores de la naturaleza de "Il Divino".

    Respond
  • VPS Vietnam 5 mayo, 2017

    Es que lo tenía todo para que un chaval como

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.