El Correcaminos del Calderón


El año de la Liga número 10 fue aquél en el que Simeone y Diego Costa se fundieron y crearon un monstruo que fue un ataque entero. No puede concebirse el éxito colectivo sin loar a su gran estrella porque en la autosuficiencia de este animal se basó la idea común. Es decir, el hecho de que Costa fuese capaz de sacar al equipo desde atrás por si mismo, de lanzar contragolpes sin ayuda y de, en definitiva, poder marcar gol atacando solo dio margen a su entrenador para diseñar un sistema de juego en el que jamás se asumió un riesgo innecesario. Un conjunto tiende a desnudarse o a partirse cuando va hacia arriba con demasiados, y la bestia hispano-brasileña erradicó la necesidad de hacerlo. No fue que Koke o Arda nunca pisaran el área rival, sino que jamás la pisaron imprudentemente porque no les hacía falta para ilusionarse con ganar. Costa facilitó pensar y actuar de forma ultra conservadora; permitió jugar con ese plus de cautela que repele el error en el deporte donde más se falla. Por eso el gol rojiblanco alcanzó un peso, un valor, que no se veía desde el Inter de la Triple Corona. Por Diego, el Atlético de Madrid pudo ser el equipo que menos ventajas regaló a sus contrarios. Y, por Costa, casi nunca se quedó sin marcar su golito. Ante su inevitable pérdida, el vigente campeón de España se ha rehecho como los clubes serios: no ha buscado al jugador más parecido de los disponibles, sino al que en su opinión era el mejor, Mario Mandzukic. Con el croata en punta, sin duda deberá descolgar más piezas para crear peligro, lo que le costará debilitar un poco su retaguardia y sufrir más ocasiones de las que Courtois afrontó durante el curso pasado; pero también hay una cara “A”: Mandzukic no ha llegado sin amigos. Se le ha provisto de una colección de atacantes a su medida que, potencialmente, mejora el juego estático de la temporada anterior. Ahora le toca a Simeone demostrar que también sabe marcar la diferencia diseñando sistemas ofensivos. Contará con Alessio Cerci, un italiano con licencia para driblar.

Lo que Giampiero Ventura, técnico del Torino, le pedía a Cerci eran, básicamente, jugadas individuales.

El Torino de A. Cerci era un equipo de repliegue y contraataque los 90 minPara profundizar en Cerci lo primero es presentar al Torino FC de Giampiero Ventura, un conjunto que, como tantos otros de la Serie A, se posicionaba sobre un 5-3-2 y cuya marca de estilo era radicalmente defensiva. Rehuía de la posesión de la pelota cada vez que dependía de su decisión (promedió un 39%), replegaba hasta su propia frontal y buscaba salir al contraataque con su rápida dupla de delanteros. Ésta estaba conformada por Ciro Immobile y por el propio Alessio, que ahora nos ocupa. Para terminar de definir su contexto, conste en acta que Ciro es un ariete bastante incompleto cuyos únicos movimientos notables se dan hacia el espacio, y que con el balón controlado apenas destaca por su conducción rectilínea -sin obstáculos a regatear- y por su fuerte disparo a portería. O sea, ni es un “9” capaz de apoyar al centro del campo ni posee recursos asociativos para combinar con su pareja. En tan reduccionista marco ofensivo, valorar la capacidad global de Cerci se hace muy difícil. Por ejemplo no se le ha visto ningún tipo de juego entre líneas y por consiguiente tampoco se le ha testado talento para ver y trazar un último pase como los de Arda Turan o Koke, pero, ¿los darían éstos en el Torino 2013? Del mismo palo, como pasador en general sus registros fueron bastante pobres, completaba 20 tristes pases por tarde, pero es que el Torino en total no llegaba a los 350. Así pues, se insiste y se pide comprensión: sería prematuro afirmar que Cerci no domina determinadas acciones porque su equipo no colaboraba demasiado en que su crack las realizase. Parece más prudente esgrimir que, de momento, no podemos concluir que sí tenga esos recursos. También que no tiene la calidad extra para mostrarlos sin viento a favor. Ahí sí llegamos. Ni estamos ante un Iniesta recibiendo entre líneas ni ante un Özil sirviendo goles.

Contraatacando se siente más cómodo desmarcándose y finalizando que conduciendo y pasando.

Lo que el Torino FC sí le permitió exhibir y él exhibió fueron aspectos relacionados con las jugadas de naturaleza individual. El Calcio es un poco así, hay muchos equipos que liberan de trabajos defensivos a sus estrellas y luego les piden que resuelvan de manera personal. Cerci respondía a la demanda con volumen (13 goles + 10 asistencias) y variabilidad. Empezando por las situaciones de contraataque, que eran las más habituales, cabe destacar que se ofrecía más desmarcándose al espacio que dirigiendo la conducción o ejerciendo de lanzador, aunque es más o menos capaz de las dos cosas. En lo referido al desmarque a la espalda de la defensa, mejora cuanto más largos sean los recorridos, porque es en las grandes distancias donde desenrolla sus piernas y saca metros a sus marcas. Dicho esto, y reiterando su eficiencia, al nivel de velocidad y lectura de un Griezmann, por mencionar a uno de sus nuevos compañeros, no llega en este menester. Ante el portero, por cierto, sí se presenta como un definidor muy por encima de la media. Alterna pases a la red perfectamente tocados con regates al cancerbero muy sobrados. Siendo su pareja teórica Mario Mandzukic, que es excelente como hombre boya y habilitando con peinadas o descargas a los velocistas de la segunda línea, este perfil de Cerci se atisba muy complementario. Si deparamos más en su faceta como conductor, hay que concretar que ésta solo se da cuando Alessio recibe cerca de la banda derecha, que es su zona favorita -en realidad es mucho más extremo que segundo punta-. Arrancando desde ahí es capaz de tirar la diagonal con un notable dominio del balón y aunque, como apuntamos, no se prodiga en las asistencias por dentro sí que suele tener bastante atino para atraer rivales hacia él y encontrar con su dulce zurda a quien entra solo por la banda izquierda. Por descontado, también puede finalizar él mismo haciendo la típica jugada de Robben. No obstante, enfatizamos, su gran aportación en esta fase del juego durante su estancia en Turín fue la ruptura a la espalda de la zaga. O sea, una de las acciones que mejor completan el fútbol de Mandzukic.

En ataque estático, Cerci destaca por su uno contra uno, tanto en diagonal como hacia la línea de fondo.

El pase de la muerte es una jugada muy común en el juego de CerciY arribamos a lo bueno. Donde Cerci debe suponer un añadido determinante para el Atlético de Madrid es en el ataque posicional. De la mano del italiano, Simeone recupera aquel rol que perdió cuando a Adrián se le acabó la magia y que Villa solo pudo rellenar a cuentagotas a causa de su edad: el crack con capacidad para generar fútbol de cara a portería. Griezmann, hasta que el proceso de adaptación al Calderón le ha frenado circunstancialmente, mejoraba a pasos agigantados también en esta faceta, pero no es un especialista, y Alessio sí lo es, aunque no se asemeje a ninguno de los ex-asturianos del Atleti. Cerci responde con más simpleza que ellos pero con tanta o más efectividad. Su repertorio multiplica su valía en zonas exteriores, sobre todo en su amada banda derecha, desde donde mezcla la mencionada diagonal de Robben -sin la calidad del tulipán pero a un nivel muy competitivo- con la salida hacia fuera para ganar línea de fondo y centrar. Esta jugada en particular está llamada a derribar muros en la Liga BBVA. Cerci carece de la explosividad de Juanfran y tampoco atesora la perfecta técnica de Arda Turan, pero su particular regate triunfa con frecuencia. Su lenguaje corporal, sin ser para nada idéntico, se da un aire al del también ex-colchonero Solari, en el sentido de que su centro de gravedad es alto, sus piernas demasiado largas para un driblador y su éxito, así como su estética, notable. Cerci será el pase de la muerte en un equipo cuyo delantero centro necesita alimentarse del mismo. Es único en la plantilla.

Defensivamente, Cerci sufriría si tuviera que jugar de mediocampistaToca preguntarse ahora cómo encaja este espécimen en el sistema del Atlético. Recapitulando, Cerci es un extremo moderno de los que prefieren jugar a pie cambiado que destaca por su habilidad para completar jugadas individuales y conseguir profundidad. Defensivamente viene de no hacer demasiado y en cuanto a ayudas para su centro del campo a la hora de organizar el juego tampoco hubo noticias. Visto así, como interior en el 4-4-2 habitual supondría un cambio drástico. No se parece a lo que suele ocupar esas demarcaciones. En principio parecería más probable verlo arriba con Mandzukic, adquiriendo el tic de cerrarse para defender –y contraatacar– y de abrirse hacia el costado durante los ataques estáticos. Haciendo un repaso de los posibles interiores derechos que podrían secundarle en su lado, quizá el más apropiado sería Raúl García. Por una parte, el doble factor aéreo que suponen Mario y Raúl daría a Cerci multitud de chances para correr tanto al espacio como contra un solo marcador, porque ya sabemos que cuando Mario y Raúl saltan no solo ganan, sino que dejan fuera de la jugada a quien salta con ellos. También hay que contrastar que el gran déficit del nuevo internacional, que es su irregular técnica, no mermaría a Cerci, pues no es un futbolista que necesite apoyarse en otros para avanzar. Del mismo modo, García cargaría el área más que otros para empujar los pases de la muerte de Alessio. Dicho esto, Arda es un as. En dos tardes inspiradas enamora al italiano y le presenta incluso una versión nueva y mejorada de si mismo. La táctica no es el centro del fútbol. El centro del fútbol es el futbolista y Arda es de los geniales.

En resumen, Cerci potencia la faceta donde más margen de mejora tiene el Atlético: el ataque estático.

En el párrafo de cierre debe incluirse una reflexión que puede dar juego a lo largo de la temporada. Si el Atlético de Madrid fuese un proyecto nuevo, un grupo de jugadores sin forma de equipo, la mayoría de nosotros apostaría a que el dibujo que terminaría sacando lo mejor de la plantilla sería el 4-3-3. Sabemos que no es un esquema prioritario para Simeone porque, a grandes rasgos y sin que se tome al pie de la letra, suele favorecer situaciones asociativas y dificultar las defensas estáticas en campo propio; pero nadie se atrevería a negar que un centro del campo con Tiago de mediocentro y Koke y Gabi de interiores y una delantera con, de izquierda a derecha, Griezmann, Mandzukic y Cerci suena de lo más estimulante. Esto, que es más una anécdota que una información práctica, conecta con lo que a fin de cuentas viene a ser este curso para el Cholo. Sin Diego Costa, para generar un caudal ofensivo acreedor de títulos deberá atacar con más piezas que el año pasado, asumiendo el precio defensivo que eso podría suponer; pero con Griezmann, Cerci, Jiménez y Mandzukic, sus posibilidades en fases de ataque organizado se han multiplicado. Diego Pablo Simeone ha demostrado liderazgo, reflejos y calidad para construir fuertes en defensa. Ahora y en principio, para mantener la competitividad que le dio la Liga BBVA, tendrá que demostrar lo único que le falta: talento para diseñar ataques estáticos fluidos. Hay quien dice que es lo más difícil, pero también es posible que fuese justo lo que necesitaba el Atlético de Madrid. 365 días más jugando al oscuro 1-0 podría haber causado agobio. Y los cambios refrescan.


Referencias:
David De la Peña, de “Letras y Fútbol”
Sergio Santomé, de “Marcador Internacional”


17 comentarios

  • Kundera 12 septiembre, 2014

    Da la sensación de que el Atlético se ha hecho con un abanico de opciones ofensivas de muchísima calidad, pero que el plan perfecto del año pasado difícilmente sea repetible. Eso no significa que el Atlético dejará de ser el equipo que es, mas algo de movimiento hacia otro lado habrá. El año pasado la plantilla pareció incluso corta. Este año no tendrá esos problemas y, vaya, tiene mucho gol. Madzukic, Cerci, Antonia, Jiménez es mucho gol y de muchas formas. Habrá que reintentar rutinas y demás, pero creo que el Atlético va a volver a tener potencial para estar arriba toda la temporada. Y, bueno, en Champions ya sabemos que es una putada para cualquier cruzarse con ellos ^^.

    Respond
  • Garate 12 septiembre, 2014

    Un amigo italiano seguidor de la Fiore y simpatizante del Atleti, me comento que el jugador que mas se podia parecer a Cerci de los que habian pasado por el Calderon, era Futre.Aunque no es exactamente lo mismo, ya que el centro de gravedad del portugues , bastante mas bajo, le permitia mas alegrias a la hora de driblar, Cerci no tiene la "derecha de palo" del luso. En resumen, que aporta gol, desborde, transicion fulgurante, y sobre todo pases desde el fondo al delantero centro y al llegador de turno, algo de lo que ha carecido ultimamente el campeon de liga.
    En cuanto al 4 3 3 propuesto, veo una pega unicamente, encajar al crack, a Arda. Incluso sacrificaria un delantero de ese esquema dando algo de libertad al turco

    Respond
  • javimgol 12 septiembre, 2014

    El Atleti ha cambiado a un delantero TOP (o que al menos rindió como uno de los 3 mejores delanteros del mundo) y sus suplentes habituales (Villa, Adrián) por 4 hombres: 2 nueves, uno físico y otro veloz, Mandu y Jiménez; y 2 segundos delanteros o extremos, Griezman y Cerci. Si a estos le sumas a Raúl García, el equipo tiene 5 jugadores que puedan actuar de delanteros en 442, una cifra notable. La pregunta es si alguno de los 5 te puede ganar un partido como hacía Costa. Es pronto para decirlo, pues depende de las decisiones del Cholo.

    Si a los 5 delanteros les añades Arda y Koke, el Atleti presenta 7 jugadores de buen nivel para jugar delante del Gabi y su acompañante. Sigo viendo más un 442 o 4231, pues Raúl García-Mandzukic parece inamovible hoy para Simeone: el equipo no juega tan bien en ataque como el año pasado y estos dos jugadores le permiten un juego de posición sencillo mientras las nuevas piezas se acoplan. Así que Cerci, ya que no tiene el trabajo de otros para jugar a un costado y Koke es un fijo, parece más un recurso que un plan A.

    Respond
  • El cautivo 12 septiembre, 2014

    Tal como lo describes me imagino que viene a jugarse una posición con Greizmann. No he Visto nunca a Cerci así que no se si llega al (notable) nivel del francés, pero si el Cholo sigue queriendo poner a Antoine en la derecha, pues lo mismo si le pasa por encima.

    Respond
  • @NelsonGuerraJ 12 septiembre, 2014

    Lo has clavado Abel, ni yo que me vi los 38 partidos del Torino el año pasado lo hubiese descrito mejor (aparte de que nunca escribiré tan bien como tú), también me parece muy interesante la faceta defensiva de Cerci, en el Toro era nula, prácticamente caminaba, los rivales pasaban con la pelota a su lado y el ni se inmutada para recuperar el balón, a ver que tal se adaptan Cholo y Alessio para encontrar el punto en el que ambos estén cómodos.

    Respond
  • Abel Rojas 12 septiembre, 2014

    @ El Cautivo

    Aunque sobre el papel el lugar ideal de ambos es el mismo, que es de segundo delantero al lado de Mandzukic aunque Cerci tenderá a abrirse, son jugadores muy diferentes. Griezmann tiene un abanico de movimientos sin balón mucho más rico, más agresividad, más olfato de gol y una velocidad de ejecución bastante superior, amén de ser más fluido en las asociaciones. Los primeros toques de Griezmann, de hecho, son tan buenos que el Atlético no sabe darles uso porque ninguno los sigue. Al menos hasta que Arda entre en acción. Cerci es lo que viene a decirse "un chupón", que en España por todas las historias nuestras se considera poco menos que un insulto pero no lo es, porque ya quisiera cada gran plantilla un tipo que ofreciese soluciones individuales.

    @ Nelson

    Muchas gracias, amigo.

    Sobre el aspecto defensivo de Cerci, seguro que en el Atlético cambiará. Simeone no permite a ninguno de sus futbolistas que descanse cuando no tiene la pelota. Aunque creo que es posible que sea el que menos trabaje, ya que Mandzukic es mucho más apropiado para esfuerzos defensivos.

    Respond
  • @migquintana 12 septiembre, 2014

    @javimgol

    Es que es muy complicado compensar eso. Para el Atlético era inalcanzable, me parece. Sobre todo porque lo de Diego Costa fue una proeza a todos los niveles. No sé cuantos nombres podrían haber hecho eso. Por ejemplo, a mí Radamel Falcao me parece un delantero superior, pero no le veo haciendo lo que hizo el brasileño. Y a cambio ha ganado muchas variantes, jugadores de un buen nivel y que, además, son propicios a tener un pequeño salto en sus carreras de la mano del Cholo. Esto suena a cosa baladí, pero viendo el trabajo del argentino con ciertos jugadores… ojo.

    Respond
  • Abel Rojas 12 septiembre, 2014

    @ Gárate

    Sin entrar a valorar el nivel, no está mal tirada.

    @ Kun

    Mi único asterisco es ese. Creo que en Champions el equipo va a ser lo que fue el año pasado cuando le toquen los gigantes: algún momento de presión, pero básicamente cerrojo y contra. Cerrojo con 10 y libre uno, como antes. Supongo que Mandzukic será parte de los 10 y arriba quedará o Cerci o Griezmann. Y no será lo mismo porque Costa es otra cosa. La dependencia del balón parado será demoledora, tal y como pasó en la Final de Lisboa, donde no recuerdo si el Atleti creó una o ninguna ocasión sin contar el balón parado.

    Respond
  • Abel Rojas 12 septiembre, 2014

    @ Javimgol

    Ya veremos, Javi. Sobre eso de recurso o plan B. Tú fíjate en los dos primeros partidos de Liga del Atlético… El equipo no es nada fluido, sufre demasiado para ganar. Seguramente mañana ofrezca mejor rostro sea cual sea el resultado porque no tendrá el balón, pero ni contra el Rayo ni contra el Eibar jugó mejor que su contrario, y en parte se debió a la falta de variantes ofensivas sobre el campo. Yo creo que nada es tan fijo como parece y que Simeone va a encontrar soluciones. El Atlético tiene una personalidad hecha, que es lo más importante, pero, sin Filipe y sin Costa, no tiene un sistema perfectamente hecho. Debe reconstruirse un poco.

    Respond
  • Xabi 12 septiembre, 2014

    Igual el Milan no es el mejor rival para compararlo con un equipo de la Liga, pero creo que en este vídeo se resume el nuevo arma de Simeone [https://www.youtube.com/watch?v=gvAr9IiqMpA]. Mejorando el sacrificio defensivo (que ahí Griezmann está dos escalones por encima) creo que Cerci puede acabar haciéndose con el puesto. Que le guste recibir en largo y haber demostrado durante su mejor año que tiene la capacidad para "sobrevivir sólo" lejos de compañeros gana puntos. Además no sólo puede recibir balones de jugadores como Mandzukic y R.García, es que él también los baja. Lo que me falla ahora mismo es eso, que sea capaz de cambiar a un perfil peleón. Un jugador cholista, vaya.

    Respond
  • @javi15195 12 septiembre, 2014

    Me atrae mucho la llegada de Cerci a la liga española, y la verdad que le veo bien para el Atleti. El año pasado solía partir de dentro pero caía mucho a la derecha, que era su zona. En cuanto al tema de Immobile, no es un delantero aún completo pero era el ex del Genoa el que solía darle a Alessio esas posibilidades de espacio. Ahora se prevee que sean los Arda, Koke (pase), Raúl García y Mandzukic (prolongaciones) los que le surtan de balones. Lo que creo es que deberá mejorar en eso de asistir porque en Turín él solía definir mucho y ahora en el ATM puede que juegue tirado a banda y tenga que surtir de balones a los de arriba, o incluso si lo hace como segundo punta. Luego, el que haya visto Serie A, es imposible no enamorarse de este futbolista. A mí me encanta.

    Respond
  • toker21 12 septiembre, 2014

    Abel me voy un poco del tema pero tan limitado te parece Ciro? Klopp se lo ha llevado por algo y por lo que dices se entiende que no tiene nada especial.

    Respond
  • Larios84 12 septiembre, 2014

    Con la zurda que tiene, ¿Es bueno a balón parado? Lo digo por si ampliará el abanico de opciones con Gabi y Koke

    Respond
  • Abel Rojas 12 septiembre, 2014

    @ Larios

    A balón parado, Koke es Koke ^^

    @ Toker21

    Immobile es buen jugador, lo único que ocurre es que sabe hacer pocas cosas. Pero esas cosas las hace muy bien. Sus desmarques al espacio son rápidos y muy inteligentes, y su remate le da cierta pegada. Si su equipo necesita justo eso, puede responder.

    @ Javi15

    Mmmm. Yo creo que más que Immobile, lo que le daba a Cerci espacios para correr era que su equipo promediaba un 39% de posesión y apenas daba pases. De hecho creo que Immobile es un delantero bastante vertical que más que crear espacios se basa en aprovecharlos, ¿no?

    Respond
  • Garate 12 septiembre, 2014

    @larios

    En los libres directos puede hacer pupa, pero estando Koke…

    Respond
  • @javi15195 12 septiembre, 2014

    @AbelRojas

    Es cierto, pero su compenetración a la hora de moverse por esos espacios en transiciones era sublime. Ojo que Ciro también los hace, y salvando las distancias, para mí tiene unos aires a Lewandowski en esta fase: cae a banda izquierda y a partir de ahí a explotar espacios. En lo de que es un delantero bastante vertical estoy de acuerdo (jolín, que es pupilo de Zeman ^^), pero ojo que sus apoyos de espaldas para dejar el juego de cara también son interesantes, ¿eh?

    Respond
  • geryon 12 septiembre, 2014

    A mi me da que la insistencia el año pasado en Diego y el hecho de que este año hayan sumado a Arda las opciones de Griezmann y Cerci (ambos zurdos y funcionalmente equivalentes) y la conservación y presencia habitual de Raúl, apuntaría a la intención de Simeone de pasarse al 4-2-3-1, quizás queriendo hacer de Koke un centrocampista más posicional.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.