Centrodelantero minimalista


Piet Mondrian, considerado por muchos como uno de los precursores del movimiento minimalista, aunque haya quien opine lo contrario, solía decir que su deseo era acercarse a lo real lo máximo posible, y que por lo tanto debía abstraer todo hasta llegar a la cualidad fundamental de los objetos. El minimalismo es una estilo artístico que elimina lo innecesario para expresar la esencia misma de las cosas, buscando su forma más pura. Por eso, si Mondrian, que era holandés como Michels, Cruyff y Van Gaal, o como Van Basten, Van Nistelrooy o Huntelaar, no hubiese sido pintor sino formador de futbolistas, hubiera moldeado a Raúl Alonso Jiménez tal y como es. El mexicano es un centrodelantero y cualquier otra denominación resultaría imprecisa. Miembro de una escuela clásica de atacantes que cuyos goles son más haikus que poesía tradicional, en el fútbol de Jiménez no hay estridencias ni movimientos superfluos. Su juego es sobrio y austero, incluso cuando vuela acrobático por el área rival en busca de la acción que lo define: el remate.

Antes de proseguir es necesario aclarar que este artículo no pretende analizar el desempeño de Jiménez como fichaje del Atlético de Madrid, sino que por el contrario su intención es presentar qué es el futbolista que ha jugado en el América de México y la selección mexicana en los últimos años, al uso de artículos similares. Jiménez se destapó a ojos del fútbol internacional en el equipo olímpico mexicano que arrebató el oro a la Brasil de Neymar y que contaba, entre otros, con Diego Reyes y Héctor Herrera en su once titular. A partir de ese logro, y con la salida de Matías Vuoso de su club, Jiménez se asentó en la titularidad del club más grande su país y, tras unos meses de destacadas actuaciones, el legendario entrenador mexicano Enrique Meza aseveró que se trataba del mejor jugador mexicano del momento. Seguramente, en contexto liga mexicana, no estaba tan errado. México tenía delantero.

R. Jiménez se convirtió rapidamente en puntal de la liga Bancomer MX.

Tan sólo un par de semanas después de su debut, el América fichó a Miguel Herrera como entrenador y este hecho no fue circunstancial para la carrera del nuevo delantero atlético. No sólo fue Herrera quién le otorgó la titularidad y quien confió en él en el momento más crítico del fútbol mexicano en la historia reciente, sino que también ha marcado su crecimiento debido a su particular estilo táctico. El hoy seleccionador mexicano es alumno aventajado de Ricardo Lavolpe. Es decir, sus equipos ideales tienen una clara tendencia a atacar de forma dinámica, presionando, con un juego de bandas profundas y llevando el peso del partido desde el primer pase. El América de México que fue campeón y subcampeón en 2013 bajo su mando fue exactamente eso. Arropado en un 3-5-2, con carrileros e interiores con muchísima presencia exterior, Jimenez formó dupla de ataque primero con el tristemente desaparecido Christian Benítez y luego con el colombiano Luis Gabriel Rey. Con ambos compañeros, lo que se le pedía a Jiménez era más o menos lo mismo a nivel posicional: como el América estaba condenado a jugar prácticamente siempre en ataque posicional, y Herrera, además de enviar los carrileros muy arriba, abría a los interiores, ni Jiménez ni su acompañante salían del carril central (foto de la derecha). De hecho, estaban invitados a ocuparlo permanentemente, alternándose sectores y alturas (foto de abajo a la izquierda), fijando a los centrales y ocupando el área y la zona de remate. El sistema no le pide que caiga banda ni él siente mucho el movimiento, aunque si la jugada lo pide puede ejecutarlo (foto de abajo a la derecha). Por contra, es el rey del carril del medio.

..…..

Aunque el sistema es rígido, R. Jiménez se mueve mucho por el carril central.

El mexicano es, como decíamos en el párrafo inicial, un delantero centro clásico, pero su influencia no se limita al área. Jiménez está constantemente implicado en la jugada, ya sea desde lo estático, fijando centrales (foto de la izquierda), o desde el movimiento. Como todo ‘9’ académico, Raúl Alonso, como suelen llamarle los comentaristas en los partidos, posee un amplio abanico de desmarques que mejoran la jugada. Ya sean apoyos de espaldas para el poseedor por dentro (Foto), o saliéndose de la frontal para mostrarle una línea de pase al poseedor del balón por fuera (foto de abajo a la izquierda), o tirando rupturas en todos los sentidos: rectilíneas, de fuera dentro hacia la izquierda (foto abajo a la derecha) y de fuera dentro hacia la derecha (Foto). Lo cierto es que no tiene problemas para moverse en ninguna dirección dentro del espacio que domina. Además, con balón es aseado, simple y táctico, minimalista. Recibe y toca de primera cuando debe (Secuencia completa) y, cuando no, logra crearse el espacio para pasar el balón (Secuencia completa), arte en el que es bastante bueno para su imagen de delantero tocho, más por los pases que ve, tema que tocaremos más adelante, que por ser un virtuoso técnico al estilo de Patrick Kluivert o Zlatan Ibrahimovic. Aunque sus movimientos son versátiles, sí es evidente que se maneja mejor en los apoyos que en las rupturas, las cuales le cuestan mucho más por que tarda en agarrar velocidad cuando va al espacio. Los apoyos, en cambio, los domina y se despliega incluso muy lejos del área (Foto). Su fortaleza física le permite aguantar muy bien de espaldas (Foto) y es difícil anticiparle cuando va a buscar la pelota; más fácil resulta quitársela cuando quiere girarse, pues es lento al hacerlo (Salvo que esté en el área). Todo esto en ataque posicional, claro.

..…..

La calidad de Jiménez disminuye en transiciones rápidas que le piden que se involucre con balón como primer receptor y en juego directo por arriba. En el primer caso es muy lento moviéndose y no alcanza a acudir a los apoyos, y cuando sí llega, sus intervenciones no son con el suficiente ritmo para imprimir aceleración al contragolpe; mientras que en el segundo hay que decir que, aunque mide 1,90, son pocos los envíos que gana (Secuencia completa) y los que gana carecen de sentido: son sólo tocarla antes que el rival. Resulta bastante mejor recibiendo segundas jugadas gracias a su intuición sobrehumana para saber donde van a caer los balones divididos, razón esta por la que siempre han sido sus compañeros, Benítez y Rey, sobre los que América deposita los pocos pases aéreos que utiliza. En resumen, Jiménez no destaca sacando al equipo, pero sí cuando el balón ya está en campo rival y le toca decidir a toda velocidad. Elige siempre bien en esas situaciones.

Como primer protagonista del contragolpe, falla. Es mejor acompañando.

Hasta aquí hemos desgranado el Raúl Jiménez como catalizador del juego ofensivo, sin casi tocar su faceta como jugador decisivo en los últimos metros. No ha sido casualidad. En lo referente a determinación (Goles, pase goles, penúltimo pase, etc) es sensacional y por ello lo hemos dejado para casi el final. Antes de entrar a detallar el Jiménez goleador, es importante destacar su cualidad como pasador. No es un futbolista creativo ni mucho menos, pero tiene visión para ver pases de mucha calidad (Secuencia completa) en las inmediaciones del área. Ya sea como pase gol o como penúltimo pase, ahí ha destacado tanto que incluso hay quien lo ha comparado con Karim Benzema. Sus pases son tensos, rápidos y precisos, especialmente si el control previo es exitoso (No siempre lo es), y suele dejar a sus compañeros en ventaja. Al ser el sistema del América con Herrera tan rígido y tan de ventajas exteriores, esa faceta no fue realmente explotada con regularidad hasta la llegada de Antonio Mohamed al banquillo. Desde ahí, su dimensión como jugador aumentó: se hizo crack. Aún así, lo que siempre ha tenido y lo que representa su mejor carta de presentación es el gol. A pesar de que su constancia goleadora no es top aún, Jiménez es un goleador. En el área es un artista del remate. Lo intenta de todas las maneras (foto de arriba a la derecha) y desde todos los ángulos. Su repertorio va desde el típico gol de empujarla en segundo palo hasta chilenas y voleas, sin obviar su cabezazo que por momentos puede recordar al de su compatriota Jared Borgetti. Es muy completo y, como anotábamos antes, posee una intuición sobrehumana para reconocer donde irán los balones divididos. No es un ‘Chicharito’ que se mueve con hiperactividad en el área con muchos desmarques eléctricos en pocos segundos, sino que se trata de un talento más a la antigua usanza: Raúl detecta donde va a ir el balón en el área en cada jugada y se escabulle en un punto ciego desde que el pueda atacar la pelota. No le importa cargar contra el segundo palo (foto de abajo a la izquierda) o el primero (foto de abajo a la derecha). Donde nadie tiene sangre fría para calcular movimientos, Jiménez sí. Es un goleador de catálogo y le gusta sacarlo a relucir.

..…..

Si el balón va a media altura, R. Jiménez puede rematar desde cualquier lado.

¿Y qué hay del Jiménez que no tiene que rematar sino crearse sus situaciones? No le es ajena la autosuficiencia, pero tiene limitaciones y defectos importantes que debilitan ese matiz de su fútbol. Aunque es raro, el mexicano ha demostrado ser capaz de anotar goles de otro estilo. Es lento acelerando, pero una vez alcanza velocidad crucero es difícil de parar. Por eso, cuando tiene espacios para correr lo hace, siempre buscando un resquicio por fuera para disparar o irse hasta línea de fondo y centrar. El problema, además del tema de que necesita de varios metros para poder eliminar defensores en conducción, es que no es un gran regateador, pues no tiene la sutileza en el tobillo para cambiar de dirección ni en la cintura para amagar, y su técnica de disparo es defectuosa: dispara fuerte y a portería, pero muchas veces lo hacer con disparos mordidos o antinaturales que no puede armar en todas las situaciones. Prefiere la punta o el empeine al interior y no confía en su zurda si se trata de intentar anotar desde una distancia mayor a diez metros de la portería, algo que quizás puede cambiar.

Si tiene espacio, puede crearse su jugada, pero tiene límites.

Finalmente, Raúl Jiménez es un buen defensor. No uno muy intenso, pero cuando se involucra en movimientos de presión y en esfuerzos defensivo lo hace francamente bien y es muy aplicado (Foto). En el América la prioridad era descansar en fase defensiva, pero si un equipo llega a pedirle que corra detrás de los rivales lo hará (Foto). El joven ‘manito’ es una de esas perlas para puristas que aparecen de cuando en cuando y que, por sus aptitudes, su especificidad y su carácter resultan altamente atractivas para cualquier equipo. Y marca goles, que en últimas es la esencia más pura de este deporte.


14 comentarios

  • Kundera 22 agosto, 2014

    Tras un día un tanto extraño, paso a comentar. ^^

    Antes de la preparación de este artículo recuerdo haber visto a Raúl Jiménez un par de veces. En la final de la liga MX que ganan en 2013, en la final que pierden seis meses después y en Brasil 2014. Nada más.

    En estos días creo que llegué a ver alrededor de una veintena de partidos empezando desde Mayo de 2013 hasta el mundial de este año. Lo cierto es que lo he disfrutado mucho, pues he notado el crecimiento del jugador y, vaya que es fetiche.

    Raúl Jiménez es un jugadorazo. Si bien sus cifras goleadoras son importantes, creo que está en el punto de su explosión como goleador regular, tipo la que han vivido otros futbolistas americanos en Europa que no nombraré para que no parezca que los estoy comparando. ^^

    En clave Atlética, en Jiménez creo que su principal problema es que como primer receptor de juego directo no se impone. Ni por bajo, ni por arriba. Luego, como acompañante de ese primer receptor sí que es buenísimo. Apoyos, rupturas, pases, dejadas e intimidación. Y con espacios puede alcanzar su velocidad punta, que es buena, e intimidar mucho más.

    Lo mejor, que el Atlético gana un recurso de muchísima calidad en fases que el equipo no dominaba desde que se fue Falcao. Y, de verdad, ganan un rematador potentísimo. No hay gol que no pueda realizar en el área. Si el centro es bueno, te remata hasta una lavadora.

    Respond
  • @yefovar 22 agosto, 2014

    Pensando en partidos TOP, ¿haría mejor dupla con Mandzukic o Griezzman?
    Si está Raúl García, me parece que Jiménez puede funcionar a la perfección, en segundas jugadas

    Respond
  • Kevin 22 agosto, 2014

    Yo creo que Jiménez puede jugar con ambos (Mandzu y Griezmann), pero también en un 433 haciendo funciones de Raúl García. Yo recuerdo que Benítez encontró oro, con las segundas jugadas prolongadas por Jiménez, esa versión, jugando para Benítez fue la que más me gusto de él, aunque ahora tenga mucho más gol y que lo verdaderamente emociona de él, es su capacidad de rematarlo todo.

    Respond
  • Abel Rojas 22 agosto, 2014

    @ Kun

    En el texto percibo un constante:

    "Soy Eduardo Ustariz y creo más en Jiménez al lado de Mandzukic que al lado de Griezmann".

    Respond
  • Abel Rojas 22 agosto, 2014

    @ Yefovar

    Compro esa mezcla entre Raúles. Aunque me cuesta mucho imaginar un Atleti sin Mandzukic ni Griezmann.

    @ Kevin

    ¿4-3-3 haciendo de Raúl García? ¿A qué te refieres?

    Respond
  • Kundera 22 agosto, 2014

    @ Yefovar

    En un primer momento, Mandzukic parecería ser un complemento muy bueno para Jiménez. Y es a lo que está acostumbrado, pero, dependiendo del plan de Simeone, no veo ninguna limitación ni conflicto con Griezmann. Lo de Raúl, sí. Con alguien que le baje balones, Raúl Alonso la monta. Lee muy bien y ejecuta con velocidad y precisión. Lo mismo le puede dar Mandzukic. Además, ojo, que tiene visión de juego y último pase. Va a ser feliz con los desmarques del francés.

    @Kevin

    A mi es que en juego directo arriba, Jiménez no me parece que destaque mucho. Gana pocas veces para su físico y cuando gana no hace prolongaciones con sentido táctico, sino que son toques muy aleatorios. Yo vi a Jiménez aprovechando más la hiperactividad de Benítez y su corpulencia en esas situaciones que al revés. Y, bueno, luego cuando la pasada… pues hacía de oro a sus compañeros. Es muy buen pasador.

    No lo veo de hombre objetivo en banda ni mucho menos.

    @ Abel

    Hombres, es que es lo natural, ¿no? Él nunca ha jugado con un tipo como Griezmann y en cambio ha compartido siempre punta con otro delantero centro, todos diferentes, y siempre destacando. Pero vamos, más allá del tema de la recepción del juego directo, en la que los dos son mejores acompañantes que receptores, no veo conflicto. De hecho, como le digo a Kevin, los desmarques de Griezmann lo van a hacer muy feliz, especialmente si son sobre el lado débil. Él ve el pase y lo ejecuta. Es muy preciso y rápido en esas jugadas. A mi por eso me pega mucho con Chicharito en México.

    Respond
  • Kundera 22 agosto, 2014

    Algo que no se ha comentado y que es importante son los apoyos al poseedor por dentro que tira Jiménez. Pueden llegar a ser muy largos. El Atlético sin Filipe, que era su transición ofensiva, puede tener problemas, pero, en ataques más pausados (Aunque, bueno, yo creo que el Cholo a este le pone las pilas en el juego más directo), Jiménez puede ayudar a transitar. Los mediocampistas de base del Atlético no son muy creativos, y este les simplifica todo porque siempre está mostrándose y decide muy bien como continuar la jugada.

    PD: Koke centrando va a inflar sus asistencias 😛

    Respond
  • Monopandillero 22 agosto, 2014

    Francamente creo que la mejor pareja posible para Raúl, es el croata. En mi mente imagino que el fútbol de ambos es super complementario y de mucha utilidad para Simeone.

    Por otro lado, hay una cosa que me encanta de Raúl: la interpretación de las transiciones ofensivas. En los partidos que jugó esta temporada en México, se mostró hasta dominante en esta fase. Tengo interés de ver si lo que mostró el último mes es producto de la inspiración o será una constante en su carrera. Si es esto último, mucho ojito. Ha dejado remates, asistencias, conducciones de un nivel importante.

    Respond
  • Borjanofalles 22 agosto, 2014

    Qué errata tremenda denominar como el club más grande de su país al América! Vivos(?)

    Gran artículo del kun, como siempre.

    Respond
  • Werther 23 agosto, 2014

    Obviando la provocación de Kundera (de la que sólo puedo pensar como un acto para generar debate), estoy completamente de acuerdo con el artículo. Jiménez desde el Pre-Olímpico en Carson (donde curiosamente deslumbraron más Pulido y Fabián) empezó a llamar la atención. En lo personal a mí me gusta mucho verlo jugar, es alguien que me agrada estéticamente y que es muy inteligente para moverse. Creo que con Mandzukic explotará como un muy buen futbolista.

    Lo único que se le achaca acá en México es que tiene famita de "pechofrío". A mí me recuerda mucho a Kluivert (aunque el novel técnico del holandés era para flipar).

    Respond
  • Abel Rojas 23 agosto, 2014

    @ Werther

    Me gusta la referencia al holandés.

    Respond
  • Kundera 23 agosto, 2014

    @ Werther y Abel

    Menos virtuoso y más nueve, eh? Pero sí tiene muchas cosas. 😛

    Respond
  • Monopandillero 23 agosto, 2014

    @Werther

    Un apunte, Jiménez no fue al pre olímpico que mencionas. Raúl se integra a ese equipo en el torneo de Toulon, donde curiosamente es titular hasta la semifinal vs Holanda, donde la rompe y termina ganándose un lugar en Londres por encima de Pulido.

    Respond
  • Werther 23 agosto, 2014

    @monopandillero

    Tienes toda la razón. Todos allí nos imaginábamos la pareja Fabián-Pulido en los olímpicos y Jiménez le ganó la tostada en Touloun. Lo que pasa es que mientras Pulido quería hacer la jugada de crack, Raúl mejoraba con simpleza todo balón que le llegaba. Creo que allí fue más asistente que goleador.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.