El que menos se complicó


Es absurdo pedirle buen juego a un encuentro tan marcado por la condena del fútbol italiano. Seguramente, los protagonistas jugaron con vergüenza, con la concentración anulada y solo poniendo, y por pura profesionalidad, su técnica y su físico al servicio de sus escudos. Nápoles y Fiorentina firmaron una Final errática hasta el límite en la que ninguno supo defender y que quedó definida porque, en partidos así, suele fallar más quien asume el peso de la posesión que quien se resguarda para salir al contragolpe. 1-3 venció el equipo de Rafa Benítez, que sigue cosechando títulos allá por donde entrena.

El intercambio de posiciones no beneficiaba a la defensa viola.

El Nápoles era muy peligrosoMontella ordenó a los suyos sobre un 4-3-1-2 muy enfocado al intercambio de posiciones, algo bien favorecido por una doble punta más móvil y poco fija como la formada por Joaquín e Ilicic. En principio, Pizarro era el mediocentro, Vargas y Aquilani los interiores y Valero el enganche, pero el español caía a recibir a los costados cuando quería y mandaba al peruano o al italiano a la mediapunta de forma automática. Como la posesión no era de calidad, la flexibilidad del dibujo restó más de lo que sumó. El Nápoles esperaba a la Fiore en un 4-4-1-1 muy en la línea de lo que venimos viendo en el Madrid de Ancelotti; robaba, se la daba a Callejón o Insigne, los violas basculaban hacia ellos y Hamsik se quedaba solo en el centro para conducir y matar. Los campeones creaban peligro sin apuro. Antes del 0-2 (min 17), Higuaín ya había marrado dos claras.

Montella no aprovechó debidamente la expulsión de Gökhan İnler.

En el segundo tiempo Benítez decidió replegarse hasta prácticamente su área para que su defensa cubriese menos espacio y, en teoría, se minimizase el número de errores sin balón, algo que, efectivamente, consiguió con el ajuste. La Fiorentina tuvo más posesión incluso pero no logró romper el sistema napolitano. Solo cambió el guion con la expulsión de Inler a un cuarto de hora del final, un suceso contestado por Vincenzo Montella con el ingreso de Matri en lugar de Aquilani. Fue un movimiento natural que debe entenderse, se requería un gol y entró alguien con cierta -o supuesta- habilidad para meterlo, pero de cara al juego pareció una equivocación. Una vez se había logrado la ventaja en el centro del campo, se regaló con dicha sustitución para dar cabida a una pieza que ocuparía justamente el sector mejor ocupado por el Nápoles. Solo tras una salida celeste encontró la Fiore espacio para crear una clara, pero Ilicic la falló. En la siguiente jugada, Mertens convirtió el 1-3 y ganó la Coppa más triste que se recuerda. Día negro.


8 comentarios

  • donmarcelobielsa 4 mayo, 2014

    Día triste, desde luego. Algo tendrán que hacer por el bien y el futuro del Calcio.

    Por sacarle algo positivo al partido: qué potencial tiene Hamsik, ¿eh? Este tío en la Premier podría ser leyenda.

    Por otro lado, lo de Higuaín en los momentos clave ya raya la locura, ¿no? Le tienen comida la moral, sino no lo entiendo…

    Respond
  • Ricardo 4 mayo, 2014

    Pues a mi me gustó el partido de Higuain. Dos asistencias, lástima sus ocasiones falladas pero no restó.

    Respond
  • donmarcelobielsa 5 mayo, 2014

    @Ricardo

    Sí si, si no digo que jugase mal. Se partió la cara. Me refiero lo de ver puerta, que llega un momento que ya no puede ser todo casualidad, ¿o si?

    Respond
  • Ricardo 5 mayo, 2014

    @donmarcelobielsa

    Puede ser que su paso por el Madrid le haya dado una losa muy pesada. Por eso creo que hizo bien en irse al Napoli, por moemntos hizo olvidar a Cavani y sus errores no serán tan magnificados (justificados o no) como en el Madrid.

    Si fuere el caso en que no es casualidad que falle tano en citas importantes, creo que el Napoli es un buen lugar para dejar de tener a esa losa.

    Respond
  • Abel Rojas 5 mayo, 2014

    @ Don Marcelo

    A mí Hamsik me encandiló hace tres años, en la temporada en la que Diego Ribas jugó en la Juventus. Desde entonces… mmm. Para abajo según mi visión. Es un muy buen jugador, sin duda, pero… yo me esperaba otra cosa. Creía que se iba a relacionar más con el juego y el ataque posicional. Ahora más bien me parece un excelente conductor de contraataques y un tipo con bastante capacidad de resolución pero que no ha crecido en el resto de apartados como yo presuponía…

    @ Ricardo

    A mí que falle dos ocasiones… me parece parte del juego. Pero creo que tuvo menos presencia en el partido de la que se requería en quien, a fin de cuentas, debe ser la estrella del Nápoles.

    Respond
  • donmarcelobielsa 5 mayo, 2014

    @Abel

    ¿No le ves un poco víctima del Calcio?

    Respond
  • porres3423 5 mayo, 2014

    El napoli salva con lo mínimo esta temporada gracias a esta copa. Pero en general esperaba un poco mas de esta plantilla, sobretodo llamativo los enormes problemas que siempre mostraron para vencer a equipos de menor categoría, tema que es marca registrada de benitez. La temporada de higuain sin llegar a lo extraordinario me parece buena, es el máximo goleador y asistente de su equipo.

    Respond
  • Yei 6 mayo, 2014

    A propósito de la violencia en el fútbol, les dejo una respuesta de una entrevista a Hernán Casciari (el de "Messi es un perro"):

    "Mirá, de ninguna manera tengo una solución a esto porque es un problema complejo, pero sí he visto algo que, no sé si también pasará en Colombia, ayuda a que la violencia continúe. En Argentina, los medios de comunicación, cuando ocurre un asesinato a tres o cuatro cuadras de un estadio de fútbol, titulan de la siguiente manera: “Un hincha de Boca mató a un hincha de River”. De repente no son personas, ¡son hinchas! Yo me pregunto: ¿a cuántas cuadras de un estadio tiene que ocurrir un asesinato para que las personas dejen de ser hinchas de determinados equipos y se consideren personas?

    Recién vos misma dijiste: “violencia en el fútbol”. Yo no creo que sea violencia en el fútbol, creo que es violencia social pura y dura. Que en el medio haya 22 jugadores y una pelota no es una excusa suficiente para decir que eso es violencia en el fútbol. Si no existiera el fútbol, las muertes y la violencia ocurriría en cualquier otro espectáculo. Se eligió el fútbol porque es el espectáculo más popular, pero no dejaría de haber violencia si el fútbol no hubiera existido nunca. A mí me parece que de alguna manera, aunque sea semántica, hay que empezar a olvidarse del fútbol y centrarse más en por qué nos matamos."

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.