Le pide su afición


Con su acidez, sarcasmo y particular simpatía, Javier Aguirre es uno de los técnicos más expresivos del fútbol español. Preguntado hace poco más de un mes, tras vencer al Valladolid, por si había escuchado el cántico de “¡Álex titular!” que había entonado Cornellà, él respondió (ver vídeo) a su manera: “Yo quería que me dijeran a quien quito. Es la segunda parte del cántico: ‘¡Fuera Víctor Sánchez, fu-e-ra Víc-tor Sán-chez!’. Porque jugar con doce está jodido. Yo he estado muy atento por si había segunda parte y me decían ‘¡Fuera Córdoba, fu-e-ra Cór-do-ba!’. ¡Y no me la dijeron! Me dan la parte uno de la ecuación, pero no me dan el dato dos. Es jodido, eh. Pediré a la FIFA que nos deje jugar con doce… A ver, buscaremos, buscaremos la solución”. Tan sincero como siempre, Aguirre no mentía. Álex Fernández está comenzando a tener minutos.

Desde niño, sus condiciones destacaron sobre las del resto.

Su desembarco en la Liga se ha producido sin hacer demasiado ruido, pero hasta hace bien poco el centrocampista madrileño era una de las promesas más sólidas de la Fábrica. Su curriculum le avala. LíderDestacó en sus años de juvenil en el R.Madrid del Real Madrid juvenil que hizo doblete en 2010, Balón de Oro del Europeo Sub-19 que conquistó España en 2011 y pieza clave en el Castilla que ascendió a la Liga Adelante en 2012; Álex Fernández no es uno más. Ni siquiera lo era en la última gran generación (1992) del club, con nombres como Dani Carvajal, Pablo Sarabia o Álvaro Morata. Él destacaba sobre el campo ya fuera por su físico, por su calidad o por su color de pelo. Se asociaba bien en corto, ocupaba mucho terreno, era intenso en la presión y llegaba al área con frencuencia. Admiraba a Xabi Alonso, idolatraba a Steven Gerrard y se le comparaba con Paul Scholes. El cocktail parecía perfecto, pero en las dos últimas temporadas dejó de mezclar. Debía dar el salto, aunque éste no fuera el esperado.

El destino fue todo un acierto. El RCD Espanyol no es sólo un club que por identidad y obligación debe apostar por futbolistas jóvenes, sino que el estilo de juego del equipo concuerda perfectamente con las característicasLos cambios no incluían a Álex en la alineación del box-to-box pelirrojo. Sea como fuere, hasta aquella rueda de prensa, Javier Aguirre no le estaba dando demasiado chance. Era un chico muy joven y sin experencia en la categoría, pero la afición perica entendía que su técnico había tenido oportunidades para darle más minutos. En verano perdió a Juan Forlín y Joan Verdú, pero los sustituyó por David López y Abraham. Los resultados, que habían sido muy buenos al inicio, dejaron de acompañar en otoño y el técnico mexicano cambió. Quitó un centrocampista, metió a Jhon Córdoba y pasó a dibujar un 4-4-2 sobre el campo. El delantero colombiano comenzó a sumar y el equipo reaccionó (7/12 puntos), pero Cornellà seguía sin ver el juego que le hacía estar más cerca de Europa que del descenso.

Álex Fernández destaca especialmente por su gran polivalencia.

Con dos delanteros Aguirre buscaba tener más presencia arriba para compensar el bajón de Stuani, pero se topó con lo contrario. La presión no era tan alta, el equipo fue perdiendo metros y, por ende, debía atacar desde más atrás. En esas, sobre todo sin Verdú, al Espanyol le cuesta. Sus centrocampistas, incluso los externos, tienen piernas pero no toque. Les cuesta construir, tienden a simplificar la salida y, aunque Córdoba hace un buen trabajo, el equipo no parece estar tan cómodo sobre el césped como lo estaba antes. Álex Fernández no es, por tanto, una petición caprichosa del respetable.

A su favor juegan dos factores. El primero, lo describió elocuentemente (ver, de nuevo, el vídeo) su entrenador el mismo día en el que se preguntaba cómo darle cancha: “Álex me sirve para el 4-3-3, para el 4-4-2 o para el 4-5-1. Me sirve para el 3-3-3-1, el 4-1-4-1, el 4-2-4, 4-2-3-1, 5-3-1-1 o el 5-3-2. Me sirve perfectamente para todos los sistemas. Es un chabo muy versátil”. Su polivalencia no es nueva, pues en el Castilla incluso jugó en banda, pero ha sido la clave que le ha valido ir teniendo minutos. Arrancó enero en el doble pivote, pasó al enganche ante el Celta y en Copa, frente el Madrid, jugó de mediapunta. Y lo hizo bien. Bastante bien. Acompañó en la presión a Víctor Sánchez y, sobre todo, mostró su segunda carta: su claridad con el balón en los pies. Álex no es un virtuoso técnico ni su cerebro es el de un gran organizador, pero tiene cierta calidad y es capaz de sumar en posicional. No obstante, es el futbolista con mejor porcentaje de acierto en los pases del equipo (84,3%) con diferencia sobre el segundo (Moreno con 78,9%). Argumentos para ser importante tiene. Le pide su afición, su técnico le necesita y, de momento, él responde.


9 comentarios

  • javimgol 25 enero, 2014

    El tema cantera en el Real Madrid es bastante complicado: se ensalzan jugadores a veces por un futuro potencial (o quien les represente) más que por el valor real y presente del jugador. La mayoría del gran público no ve al Castilla, a diferencia del primer equipo, pero sí que recibe mucha información sobre él. Supongo que en otros grandes el caso será similar.

    Álex en el Castilla que ascendió daba buenas vibraciones, pero el año pasado para mí fue de los más flojos del filial merengue, la verdad. Me sorprendió mucho que fichara por un club como el Espanyol, y más aún que allí fuera protagonista.

    Su sitio ideal para mí es el doble pivote. Es donde ha jugado más tiempo. Le veo algunos problemas para jugar en la mediapunta. La primera es que no se si tiene capacidad para recibir tanto de espaldas como de cara. La segunda, que pierde metros de influencia con el balón al recibir tan arriba. Y la tercera, que si ya está arriba, se pierde parte de su llegada, ida y vuelta.

    Álex Fernández es un jugador que combina físico con calidad, es decir, ha nacido para ser un centrocampista de los de toda la vida. El problema es que no es un portento en ninguna de las dos facetas. Pero a Aguirre le puede arreglar un descosido.

    Respond
  • @BERRI_11 25 enero, 2014

    Coño y que no regatea a un cono. Alex como muchos canteranos del Real Madrid tienen limpieza en el control y pase sencillo, pero se les nubla la vida y la vista en los pases al hueco. En la mediapunta se necesita un control imantado que te de ventajas (Cazorla, Messi), clarividencia en el pase o capacidad de desborde en regate (Isco).

    Aburrido de ver en el Castilla a generaciones de futbolistas que son técnicamente buenos pero que tienen ideas grises. Como mediocentro del Castilla toda su carrera fue incapaz de aprender o intentar, no sé bien, los pases en largo y cambios de orientación. Todo eran recepción y pase en corto, sin oxigenación cambiando el juego a otra banda. Es decir, una pobre lectura de juego, o poca asunción de riesgos para oxigenar, como sí hace Illara por ej. Pese a ello, sumaba mucha llegada al area y mucho esfuerzo físico en presión sin ser tampoco un recuperador nato.

    Por eso a Alex le veo como un compañero de doble pìvote sin responsabilidades en creación. Y su despliegue tampoco le dota como para ser escudero de un mediocentro creativo. Para mi, es un mediocentro de zona gris. En un 4-2-3-1 cuando el peso creador lo lleven los de arriba. Acompañante en transiciones y presión. Más calidad que la mayoría, menos que muchos y sin el atrevimiento, gallardía sin el balón de Gerrard ni la lucidez con él de sus idolos Xabi Alonso, Scholes.

    Aún así, en el espanyol, tiene mucha calidad pero no te da más trabajo que Victor, imposible. Ni más salida de juego que David. La elección es por eliminación. Y aunque juegue minutos no le da para ser titular.

    Respond
  • Abel Rojas 25 enero, 2014

    Recuerdo lo mucho que me sorprendió que Álex fuese nombrado MVP de la Eurocopa Sub 19 que ganó. Jugó bien, pero me pareció el más flojo de los tres centrocampistas del equipos. Campaña y por supuesto Rubén Pardo dieron un rendimiento más decisivo.

    En cuanto al Espanyol, pues debo reconocer que al principio me parecía un jugador que iba a tardar en ser útil pero viendo a los periquitos entiendo que su afición lo pida. Favorece tanto la presión como la circulación, no es para nada mal jugador y en los últimos partidos del equipo se ha jugado algo mejor con él que sin él.

    Típico futbolista al que el Espanyol de manera inexplicable le saca un rendimiento "inesperado". Sin alardes, porque no los tiene, pero útil.

    Respond
  • @DavidLeonRon 25 enero, 2014

    No hay que olvidar que al Espanyol lo que le falta, y en grandes cantidades, es calidad. Alex, aunque no sea un fenómeno, ayuda a llevar la pelota "de un lado a otro", aunque sea para que Sergio García, Córdoba, etc puedan empezar a correr al espacio.

    Más vale ayuda menuda que ninguna.

    Respond
  • @migquintana 25 enero, 2014

    Ya lo sabíamos, pero Javier Aguirre es un idolazo. Tremendo.

    @javimgol & @BERRI_11

    Es verdad lo que comentáis, pero es que Álex Fernández hasta las dos temporadas en Segunda destacaba mucho. Yo recuerdo haberle visto bastantes partidos en Copa de Campeones y Copa del Rey juvenil… y es que sobresalía sobre el resto. Quizás era algo físico, pero yo creo que este jugador va a tener una maduración tardía. No será lo que apuntaba, o al menos eso parece, pero sí que puede ser un jugador bastante útil en Primera. Así por perfil, si mejora y se adapta a la categoría, se me ocurren muchos equipos donde encajaría a la perfección. Y el Espanyol de Aguirre es uno de ellos, por esa doble virtud con y sin balón.

    @Abel

    Es clave lo que comentas. Cada vez que ha salido, ya sea por el reajuste del sistema o por su aportación, el Espanyol ha mejorado. Ya sabes mi opinión, pero a mí me gusta esa versión con tres centrocampistas y Álex Fernández me parece que mezcla genial con Víctor y David.

    Respond
  • Jose Luis 25 enero, 2014

    Me quedo perplejo al leer este artículo. Nunca vi un gran jugador en Alex. Y es cierto que le vi bastante. En ese Europeo, recuerdo que Alex era titular. Pero para remontar en semis o la final (no recuerdo bien) lo quitaron, metieron a Campaña, se encomendaron a Deulo y todo fue a mejor. Creo que es ese Europeo al que os referís. La verdad, de ese equipo destacaban Pardo, Alcacer, Campaña y algunos más.

    No obstante, lo poco que he visto al Espanyol este año, y las veces que ha jugado Alex, lo ha hecho a un muy buen nivel. Me ha gustado bastante. Y he de reconocer que me ha sorprendido. Tiendo mucho a catalogar -y por ende, a equivocarme- a los futbolistas. Y a Álex, lo tenía como otro Rubén (ex canterano del Real Madrid galáctico que emigró al Dépor). Jugador de Primera División, pero no de un grande, con todos mis respetos.

    Pero bueno, tampoco soy muy fiable. Pues los tres jugadores que más ilusión me han hecho en los últimos años de la cantera madridista han sido Sarabia, José Rodríguez y Jesé. Y solo tengo "ojitos" para ellos. Bueno, hay otro que me está haciendo tilín; Llorente.

    Respond
  • @alexvidal93 25 enero, 2014

    Cortita y al pie. Con todo el buen rollo después de leer el artículo y los comentarios la sensación que me dejáis es esta.

    LO PIDE LA AFICIÓN, NO LA TOCA MAL PERO EL CHAVAL ES FLOJO.

    Respond
  • hoeman 25 enero, 2014

    Coincido con la mayoría: sobrevalorado desde crío. Y además, creo que no se ha comentado, me parecía en los partidos que le vi un jugador muy frío, con sangre de horchata. Puede ser una impresión equivocada, pero yo le recuerdo de esta forma.

    Respond
  • @migquintana 25 enero, 2014

    @Jose Luis

    Antes de ascender a Segunda, era uno de los cuatro / cinco jugadores que la mayoría nombraba que podían aspirar a llegar al primer equipo. No a Primera, sino al primer equipo. Andaban Carvajal, Sarabia, Morata, Joselu y Álex. Luego, como digo en el artículo, es verdad que en Segunda bajó muchísimo el nivel. Dejó de destacar, comenzó incluso a disgustar y se apagó totalmente la ilusión que despertaba, pero ya digo que en su día era un chaval al que señalaban todos y que siempre iba con España.

    @alexvidal93

    Yo creo que estamos siendo demasiado exigentes y que es muy pronto. Álex es del 92, viene de dos temporadas malas y ha caído en un equipo que, a priori, le viene bastante bien. Ahora su equipo tiene unos problemas y Álex está ayudando a solucionarlos, lo que no es poco tratándose de un club de Primera División. A partir de ahí, habrá que ver, pero ya digo que es muy pronto para valorarlo.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.