El DJ del Titanic | Ecos del Balón

El DJ del Titanic


Pochettino era el Ferguson del Espanyol hasta que el carácter ciclotímico de la composición y los componentes de su propia plantilla le hizo prescindible, sustituible y olvidable. No sirvieron ni los servicios prestados, ni besar (con true love) el escudo, ni creer en un proyecto como filosofía y como fisionomía de su propio sentido de vida en el campo y en la grada. Ya saben, el trabajo está fatal, la cosa está muy mala y Mauricio se fue a la calle como se van los que vienen a visitarnos una noche y quieren coger el último metro. Sin hacer ruido, sin preguntar ¿me quedo?, sin pedirnos prestado un paraguas. El barco se hundía y las ratas estaban jugando al tute entre la bodega y el cambio (a veces cuando el barco se hunde, paradójicamente, al primero al que tiran por la borda es al único que cree en el barco). Cuando se escuchó en plofff, el dj se quitó los cascos y se le lleno los ojos de lágrimas pesadas, saladas y con tiburones pidiendo perdón. El Capitán Garfio se rascó el ojo bueno y el bueno de Verdú tuvo que cambiar de discos y de sintonía. Llegaba en patera Javier Aguirre desde México, un entrenador pasado de moda al que le gusta la música machacona, la que se te queda en la cabeza, la que se escapa del corazón. Lo esperado: Malasaña se convirtió en Huertas. Verdú contra el Granada pinchó sin escuchar la canción que pondría después, entre un ghanés más desequilibrado que desequilibrante y un portugués triste cantando un fado lamentable. «The saddest music in the world» que diría Guy Maddin.

Rodeado de Christians, Víctors, Gómez y Álvarez variados, uno se hace un lío, incluso cuando se tiene claro que es el que desmadeja los nervios y los sistemas, el que hace bailar al amigo y al enemigoVerdú, contra el Granada, fue al pub sin sus discos y se le notó en la cara, el que forma las parejas, el que levanta la liebre, la libido y la ocasión de la que no arrepentirnos a la mañana siguiente. Jugar de pie para no morir de rodillas, silbar el himno de los caminantes kamikaces, de los que salen los últimos y nunca llegarán los primeros. Pero no llegarán los últimos ni los terceros por la cola. Verdú, contra el Granada, fue al pub sin sus discos y se le notó en la cara. Con Pochettino él era el único que ponía el ritmo aunque más nadie bailara. Además Longo se quedó en el banquillo mientras Stuani se comía la hierba sin hambre ni sentido. La defensa al menos estaba bien colocada para que todos estuvieran juntitos y fueran solidarios que decía el compañero Marc Roca. Lo más feo sin duda era ver a Baena caminando solo por la discoteca sin saber a qué chica entrarle ni a qué amigo arrimarse. Aunque reconozcámoslo: alguna vez hemos transitado nosotros así, sin sitio, sin rol, sin sentido. Aguirre, sin duda, sabrá decirle qué ponerse para la próxima noche. Si es que lo pone.

Verdú no tiene ese problema. Verdú ve puerta con facilidad porque lo ve todo con facilidad. Las asociaciones, las diagonales, los cambios de juego, el balón parado y el movimiento. No se le puede acusar de haber seguido poniendo música cuando todos dormían. A él le pagan por horas (bueno, por hora y media) y el Espanyol ha perdido demasiados partidos en los minutos de descuento. Por segundos, la intensidad de Pochettino se difuminaba ante las adversidades y los impedimentos, ante las remontadas imposibles y la mala suerte endémica de un conjunto que pierde guerras tras ganar muchas batallas. Como en el Ono Estadi, en el Ciutat de Valencia o en Mestalla. O como ante el Zaragoza, el Osasuna o el Getafe. Ejércitos de su misma raza, hermanastros de dudas y agonías. Verdú hizo lo que pudo. Y pudo mucho aunque fuera para nada. Metió goles, dio asistencias, animó a los compañeros, abrazó a su entrenador, asumió en rueda de prensa y pidió perdón al público por algo que no había hecho. Su música no era triste, sus mezclas eran fluidas, sus samplers eran indiscutibles. A ver cómo calza ahora una ranchera.


31 comentarios

  • @SharkGutierrez 7 diciembre, 2012

    Descubrir lo que le puede pasar a Verdú, suena como un problema de trigonometría en japonés: no tienes ni la más mínima idea. Sin embargo, puedes acercarte algo cuando acudes al Traductor de Google. Al menos intuirlo, como un sueño que se hace realidad.

    Verdú es lider, soliviantará el problema del vestuario ante un motivador de "Ideas machaconas"; Joan tendrá que repetir las rancheras una y otra vez, pero lo personalizará; será diferente, otro sonido. Otras luces de fondo. Mezclará y le dará ritmo al equipo, porque él es el DJ, el que pone la música.

    El Espanyol es un equipo a la deriva, cuyo Carpatia se encomienda al acento méxicano. Verdú claudicará, como claudicó a la verborrea romántica y argentina de Mauricio, pero no dudará de hacer de ella la música, si todos bailan. Solidaridad, 24 jornadas por delante y un objetivo: dejar de ser el Titanic. El resto, pues lo que el dueño de la disco diga y lo que el DJ consiga sacar de la mezcla. Una mezcla cuya fondo es la esperanza y la base en la calidad diferencial de Verdú.

    Respond
  • @DavidLeonRon 7 diciembre, 2012

    "Rodeado de Christians, Víctors, Gómez y Álvarez variados, uno se hace un lío"

    Palabra que esto me ha pasado más de una vez con el Espanyol de este año:D

    Qué arte, Lolo, así, en general ^^

    Respond
  • @migquintana 7 diciembre, 2012

    Verdú se encuentra con un posible problema, pero el de nuevo debe ser una solución.

    Los madrileños no entenderéis mucho ese ''Malasaña se convirtió en Huertas'', pero los que han salido por la capital entienden que la metáfora es brutal y perfectamente adecuada. Yo el otro día salí por la zona y… bueno, hay que adecuarse. La noche, como el Espanyol, así lo reclaman.

    Respond
  • Some 7 diciembre, 2012

    Grande Manuel!

    "Pochettino era el Ferguson del Espanyol hasta que el carácter ciclotímico de la composición y los componentes de su propia plantilla le hizo prescindible, sustituible y olvidable."

    Ahí está el tema. Pochettino ha sido todo un mánager en el Espanyol, y en algún universo paralelo sigue siéndolo. Seguramente no con todos los poderes que hubiera deseado, pero a la práctica Poche revolucionó el club y la plantilla (sobre todo la plantilla) desde dentro, arrancando esta tarea en un momento delicadísimo para los periquitos y saliendo completamente victorioso de la empresa. Al final el propio invento pareció agotarse, pero hay que ver hasta qué punto las condiciones con las que debía trabajar son mucho más complicadas de lo que su propia tarea a lo largo de los últimos años permitía intuir.

    Hay cierto paralelismo con Emery en este sentido. Entrenadores talentosos que ejerecen de "hombres de club" y que logran grandes resultados en un marco muy dificultoso pero que lo parece menos justamente porque están ellos al mando. No soy muy optimista con el futuro del equipo esta temporada, la verdad.

    @ David León

    A mi este tema me fascina, y mira que hemos perdido mucho material con la salida de Javi Márquez y Álvaro Vázquez. Por suerte ha llegado Víctor Álvarez a cambio. Esperemos que Aguirre no nos niegue el protagonismo de Cristian Gómez y Raúl Rodríguez.

    Respond
  • @snedecor_rdn 7 diciembre, 2012

    Yendo la cosa de música como va, quizás no esté de más recordar que Verdú estuvo tentado este verano por un "importante" sello de la cuna del grunge. Si la nave perica no sale a flote, tal vez la gira americana sí se produzca en 2013

    Respond
  • @DavidLeonRon 7 diciembre, 2012

    @snedecor_rdn

    Muy buena esa ^^

    Pero con 29 años, dudo que un jugador de su clase decida irse a la liga yanki. O sí, que como dice Lolo, la cosa está muy mal.

    Respond
  • Abel Rojas 7 diciembre, 2012

    "Pochettino ha sido todo un mánager en el Espanyol"

    Y de fantástica calidad. A mí por momentos me dio la sensación de que el club sólo era sostenible con Poche.

    Es curioso, recuerdo que hace un año sonaba para el Madrid cuando se fuese Mourinho.

    Respond
  • @marcvior 7 diciembre, 2012

    El problema de Verdú es que le gusta demasiado el pop melódico y no entiende qué le encuentra la gente en el rock&roll, el hardcore o el rap. Y ahoraa mismo el Espanyol no está para melodías compungidas, necesita meter caña, subir el volumen y volverse loco.
    Eso Verdú no sabe hacerlo. O si lo hace, no lo siente. El Espanyol ahora mismo necesita un líder que grite, que salte y que rompa la guitarra eléctrica contra el suelo, no uno que toque la guitarra española en un atardecer en la playa con cinco chicas sentadas a su lado y muriéndose por abrazarlo.

    Respond
  • @albertpratsa 7 diciembre, 2012

    Muy cierto lo del ghanés más desequilibrado que desequilibrante. Eso sí, si alguien es capaz de entrar en esa cabeza y bajarle dos marchas, al Espanyol Wakaso le puede cambiar completamente la cara.

    Pero es aquello que ocurre muchas veces en baloncesto. Si ese pívot midiera 10 centímetros más, tal equipo hubiera luchado por ganar la ACB. Lo que se olvida en ese razonamiento es que si ese pívot midiera 10 centímetros más estaría en la NBA. El Espanyol ahora mismo solo puede aceptar jugadores con "peros", muy a su pesar.

    Respond
  • @albertpratsa 7 diciembre, 2012

    A todo esto, que le di a enviar antes de tiempo. Magnífico artículo.

    Respond
  • Abel Rojas 7 diciembre, 2012

    Wakaso tiene cosas del primer Feghouli.

    Respond
  • Abel Rojas 7 diciembre, 2012

    Es decir, hace 5 cosas bien, 5 mal. 5 bien, 5 mal. 5 bien… y así.

    El secreto es dejar de hacer las 5 cosas mal, aunque te quedas en 3 o 4 cosas bien hechas ^^

    Respond
  • Some 7 diciembre, 2012

    Sin alzar la voz… Wakaso si se ajusta un poquito tiene mucho que dar. La gracia está en que nunca se ha ajustado, claro, pero no le cerremos aun la puerta.

    Respond
  • @DavidLeonRon 7 diciembre, 2012

    A mí Wakaso me desconcierta. Es obvio que tiene cosas, pero juegan tan, tan, tan acelerado que por momentos se vuelve peligroso, en todos los sentidos.

    Necesita pararse muuuucho para sacarle partido a sus cualidades. El contexto no está para eso, claro.

    Respond
  • @SharkGutierrez 7 diciembre, 2012

    Wakaso tiene la capacidad de superarme y dejar de ver un partido del Espanyol. Es como si tuviese contagiado por el síndrome Di María, de no ejecutar una pausa; no sabía bailar tango ni va a saber bailar una ranchera; el ghanés es más musica electrónica sin letra ni sentimiento.

    Respond
  • @charloz_ 7 diciembre, 2012

    Por favor, dejad de hablar de Wakaso. Si me queréis, DEJAT EL TEMA.

    Respond
  • @charloz_ 7 diciembre, 2012

    "Rodeado de Christians, Víctors, Gómez y Álvarez variados, uno se hace un lío" Yo también soy muy fan.

    Soy muy pesimista con el Espanyol, creo que tiene poquito, de los que menos, y si Poche no ha podido más que cosechar disgustos esta temporada, no tiene pinta de que Aguirre vaya a conseguir una salvación medianamente tranquila en la recta final (aunque la verdad es que esto ha pasado a veces: proyecto medioqué con entrenador ilusionante al mando naufraga y el feote de turno arregla el entuerto).

    El saldo resultante entre las altas y las bajas me parece muy escaso esta vez. Sólo el lesionado Colotto y un ilusionante Longo parecen poder ofrecer algo remarcable.

    Respond
  • pelotín sánchez 7 diciembre, 2012

    Gracias Manuel por el artículo. Enganchan. Un poco son densos. Es como como comerte una pastilla de Avecrem. Se deberían diluir en agua, pero son buenísimos.

    Lágrimas pesadas, saladas…

    Aquí tienes un nuevo seguidor.

    Respond
  • @migquintana 7 diciembre, 2012

    Lo de los once Wakasos suena a charlotada -y nunca mejor dicho-, pero habla muy mucho del sentimiento de la afición en un momento dado. De hecho, es que es una metáfora potentísima.

    @charloz_

    Es que uno ve los veranos que ha tenido que afrontar el Espanyol de Pochettino… y se te cae el alma a los pies. Hace no mucho el Espanyol estuvo media temporada en Champions, pero es que tenía a Javi Márquez, Víctor Ruiz, Didac Vila, Callejón, Verdú, Álvaro Vázquez, Osvaldo… y ahora sólo queda el DJ, claro. El Espanyol se ha alimentado de jugadores muy jóvenes que, posteriormente, de una forma u otra ha ido perdiendo.

    Lo decía antes Marc, es que hay parecidos más que notables a lo que le pasaba a Unai Emery en Valencia… sólo que, además, sin tener esos refuerzos low-cost.

    Respond
  • @DavidLeonRon 7 diciembre, 2012

    A todo esto, el partido de esta noche es la booooooomba ^^

    Un Sevilla que tiene una tensión social de flipar con Del Nido y los cuatro cafres de siempre, con un proyecto de Míchel que se sabía que tenía puntos buenos, pero al que le está saliendo todo mal en el día a día (lesiones), y que no consigue llevar su rendimiento máximo a la rutina.

    Al final, el Sevilla de los centrocampistas es casi historia. Hoy se planta en campo del Espanyol sin Maduro y Medel, el doble pivote titular, y sin Trochowski, como siempre. Al menos recupera a Rakitic, a la pareja de centrales y, por supuesto a Negredo, que es medio Sevilla casi. Sin Negredo el ataque andaluz es que no tiene credibilidad, francamente.

    Partido brutal, aunque solo sea por el morbo, no me lo pierdo.

    Respond
  • @LolOrtegaP 7 diciembre, 2012

    Muchas gracias por los comentarios. Y lo dicho, yo no jugaría con 11 Wakasos ni una liga local. Falta equilibrio y Wakaso puede ser fundamental rompiendo eso puntualmente. Para mí la perdida de Weiss también ha sido fundamental.

    Respond
  • @DavidLeonRon 7 diciembre, 2012

    @Lolo

    Es que un buen Weiss está como 2 o 3 escalones por encima de Wakaso. Recordad que el eslovaco tuvo una rachita donde posiblemente fue el segundo regateador puro más acertado de La Liga tras Messi. Para mí siempre le faltó un poquito, pero era otra cosa.

    Respond
  • Abel Rojas 7 diciembre, 2012

    @ Pelotín Sánchez

    Yo soy mega-fan de Lolo.

    El día que publiquemos un libro de Ecos regalaremos el making-of de los artículos de Lolo.

    Respond
  • Abel Rojas 7 diciembre, 2012

    " sin Maduro y Medel, el doble pivote titular"

    Mira que decir doble pivote a estas alturas….

    Respond
  • @LolOrtegaP 7 diciembre, 2012

    Gracias Abel. Pero preferiría qua cuando hicieráis la película me interpretara Brad Pitt

    un abrazo

    Respond
  • @migquintana 7 diciembre, 2012

    @Abel

    Ya le gustaría a nuestro amigo Miguel Canales que fuera un doble pivote. xD

    @LolOrtegaP

    Yo a Brad ya le veo un poco cascao, creo que es momento de apostar por Ryan Gosling.

    Respond
  • @DavidLeonRon 7 diciembre, 2012

    "Mira que decir doble pivote a estas alturas…"

    Termina siendo un doble pivote por el miedo o la incapacidad de Medel. Diga lo que diga Míchel ^^

    Respond
  • @LolOrtegaP 7 diciembre, 2012

    Que vuelva Zokora, David.

    Ya en serio, el Sevilla tiene que fichar en diciembre sí o sí. Y no solo un mediocentro.

    Respond
  • @snedecor_rdn 7 diciembre, 2012

    @DavidLeonRon

    Es cierto que sus actuaciones quedarían fuera de los circuitos más comerciales, pero se trata de un escenario alternativo en el que cosecharía gran éxito de crítica y público. Y además respetarían su caché, que también es importante. Y ojo porque estamos hablando de Seattle: no se trata de encerrarse en un casino de Las Vegas como una vieja estrella de vuelta, sino de ofrecer su arte a una audiencia muy numerosa, entendida y entregada que simplemente no suele tener la oportunidad de ver estas actuaciones tan a menudo como les gustaría.

    Respond
  • @albertpratsa 7 diciembre, 2012

    A todo esto, hablando de jugadores precipitados, no se puede olvidar a Forlín. Con porte de kaiser y corazón de peonza descontrolada.

    Respond
  • @giorgioV8 8 diciembre, 2012

    Qué bueno!!

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.