Le Petit Caporal


Se puede afirmar que Napoleón no necesitaba a Maria Saveria Paravicini ni a Angela Maria Pietrasanta, sus venerables abuelas, para reforzar su vigorosa autoestima: “Me siento impulsado hacia un fin que desconozco”, aseguraba el pequeño gran corso antes de lanzarse a la conquista de Rusia, según refiere el general Philippe-Paul de Ségur en su ‘Histoire’ de 1812: Tan pronto como lo alcance, tan pronto me vuelva innecesario, un átomo será suficiente para destruirme. Hasta entonces ninguna fuerza humana puede hacer nada contra mi”. Sobra decir que las impresiones del emperador francés eran harto imprecisas, pero más que censurar su grandilocuencia cabe preguntarse hasta qué punto, sin esa firme convicción que alimentaba una audacia irracional en las aspiraciones de quién ilustró al mundo, hubiera sido capaz de lograr tan sólo una parte de lo que consiguió.

Pecados de juventud, Antoine Griezmann expresó muy pronto su deseo de recalar lo antes posible en un club que aspirara al trono europeo. Con el tiempo su discurso se moderó, tanto que unoEn su juventud, A.Griezmann nunca destacó cree de verdad en la maduración de un chaval que reconoce en la Real Sociedad una gran entidad, una camiseta amada y una plaza magnífica para desarrollar su fútbol. Pero el impulso original sigue allí: el pequeño diablo txuri-urdin se siente ligado desde muy joven a las mayores aspiraciones que le ofrece este deporte. No pierde ocasión para recordarnos su deseo de conquistar un puesto en la selección francesa y seguro que más de una noche, con las piernas entumecidas, sueña con sus manos levantando el centro continental. Una convicción significativa en un chico que no siempre destacó: rechazado con cadenciosa persistencia por la flor y nata del fútbol base francés, a los 13 años recaló en el club donostiarra y desde entonces fue fiel a una progresión correcta y poco estruendosa que no presagiaba el poderío con el que, al fin, acabó llamando a las puertas del primer equipo que ahora le reconoce como su estrella.

Sin atesorar la calidad de los elegidos en Antoine Griezmann reside algo de esa grandeza que impulsa a las mayores figuras en el sendero del triunfo. Su fútbol es un buen reflejo de ello: rápido, insistente y resolutivo, traza movimientos poderosos sobre el césped pero no los administra con flexibilidad. No es un jugador que interprete las debilidades del rival, sino más bien un futbolista dañino en si mismo al que en ocasiones pierde su fútbol monocromo. La mayoría de las veces, no obstante, su profunda determinación resulta productiva cuando no decisiva, pues no es otra la actitud que lo ha llevado a hacerse un nombre en una esfera que no le aguardaba. El pequeño caporal donostiarra no bajó los brazos en un equipo mustio al que su ímpetu competitivo ha rescatado de la frustración.


5 comentarios

  • Abel Rojas 5 noviembre, 2013

    Es curioso, pero ha tenido que llegar la Real Sociedad más débil para que valore en su justa medida quién es Antoine Griezmann. A veces que el fútbol de un jugador sea más táctico y físico que técnico le permite, si su mentalidad acompaña, rendir siempre, en cualquier circunstancia y casi de manera independiente al contexto. Sumar siempre, al fin y al cabo. Y eso está siendo Griezmann en la necesidad.

    Mis respetos para siempre.

    Respond
  • @migquintana 5 noviembre, 2013

    La temporada de Griezmann está siendo bastante emocionante. Como la de Zurutuza, vaya. Son dos futbolistas que están nadando con bandera roja en un mar que desconocían. Al final éste siempre les devuelve a la orilla, que es donde empezaron, pero ellos no paran de intentarlo. Y no sólo esto, sino que parcialmente lo consiguen. Aún con 0 puntos en la clasificación, ambos han demostrado ser jugadores de Champions League. Por personalidad, adaptación y fútbol.

    @Abel

    Y se puede decir que el año pasado también sucedió. Los mejores momentos de Griezmann son en el comienzo de la temporada, donde probó como mediapunta mientras Montanier aún se encontraba a sí mismo, y en los últimos partidos, donde Vela bajó un poquito y la Real llegó deseando que no hubiera mañana. Es su personalidad. Le gusta sentirse importante, no para de demostrarlo y eso a un equipo con problemas le viene genial. Además… es que también es mejor de lo que pensabas. 😀

    Respond
  • geryon 5 noviembre, 2013

    Poco a poco ha pasado de un extremo irreverente a un atacante fiable:

    Evolución de Antoine Griezmann http://elputodato.blogspot.com.es/2013/11/la-evol

    Respond
  • Jose Larios 5 noviembre, 2013

    Un crack por ego.

    Respond
  • piterinno82 5 noviembre, 2013

    A mí aún me deja un poso de duda de cara a su fiabilidad. Es verdad que está respondiendo justo en el momento más delicado de la Real, pero también es cierto que pese a todo mantienen viva la tremenda ilusión que es la Champions, la exposición de jugar con el Manchester United, la inercia de la temporada pasada… Le sigo viendo fuera de Donosti en 1-2 años.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.