Isco desde la izquierda | Ecos del Balón

Isco desde la izquierda


Isco Alarcón y Marco Asensio fueron los dos únicos futbolistas que ayer, en la visita de Bosnia a Gran Canaria, gozaron de la suficiente autonomía (e iniciativa) para moverse antes que el balón, y no al revés. Cada uno desde un perfil, con Isco por izquierda y Asensio –que empezó de interior y acabó como extremo- por el lado derecho, el fútbol de la selección gozó de mejor salud en la segunda parte cuando estos, yéndose hacia dentro, completaron los apoyos de cara de Rodrigo, le dieron comba a la hiperactividad de Fornals y Brais Méndez, y sobre todo le garantizaron a la selección lo que le había faltado en la primera parte: velocidad en circulación y profundidad por fuera. Una tesitura en la que Gayá, lateral izquierdo, se erigió como uno de los más destacados en una noche en la que España recolectó pocas noticias desde lo colectivo más allá del 1-0.

Marco Asensio jugó todo el primer tiempo como interior derecho

En un once titular repletó de variaciones, Luis Enrique probó de inicio con Asensio y Ceballos de interiores en mediocampo. Un 4-3-3 en el que Isco, por la izquierda, y Suso, desde la derecha, le dieron forma a aquello por lo que el asturiano está apostando en todos sus partidos: que los dos extremos jueguen -al menos desde el principio- bien abiertos. El hecho de contar con Asensio y Ceballos en un escalón intermedio, por delante de Rodrigo –pivote-, le dio a España tanta fluidez en su fase de salida como poca profundidad para llegar cerca del área de Bosnia. Con los dos interiores acudiendo a recibir siempre de cara a la jugada, y con Isco y Ceballos tan abiertos por fuera, España se encontró en la coyuntura –con Morata bajando a tocar de espaldas (a la portería rival)- de que no tenía ruptura desde los pasillos exteriores. Algo que, siendo Gayá y Jonny los dos laterales, se puede explicar al hilo de la propia disposición del resto de piezas en los largos tramos de posesión española durante los 45′.

Con Bosnia en un escalón intermedio, armada en un 4-1-4-1/4-5-1, con Besic –sin Pjanic- y Dzeko entremedias de la defensa y el mediocampo, la posesión de España, aún marcada por lo ocurrido ante Inglaterra y Croacia, destilaba un miedo atroz a la pérdida. Con Rodrigo solo por delante de los dos centrales, y con la constante movilidad de los interiores unos pocos metros más arriba, Luis Enrique quiso asegurarse una pérdida “más segura” desde la posición de los dos laterales. Con Isco cada vez más suelto de la banda, trazando diagonales de todo tipo por dentro y hacia atrás, España, desde la movilidad de Morata, se propuso estar junta en todo momento. Con las piezas muy cerca las unas de otras, en un dibujo desde el cual, en caso de cualquier despiste, tuviese opción de presionar más y mejor a la hora de salvar un posible robo bosnio.

Gayá leyó los movimientos de Isco para romper desde la izquierda

De esta forma, fue a través de los laterales con los que Luis Enrique se propuso darle forma al fondo. Y eso explica que, con Isco –extremo por izquierda- y Asensio –interior desde la derecha- tan móviles con respecto a la pelota, la actitud de Gayá y Jonny respondiese a la actividad de los otros dos futbolistas. De esta guisa, no es casualidad que España desbordara tan poco por fuera durante la primera mitad; sino que, viéndolo desde otra perspectiva, es hasta lógico que Gayá luciese de forma más ofensiva, sirviéndose de que ese mismo lado estaba ocupado por Ceballos, y que Jonny, por la derecha, estuviese “pendiente de subsanar” los cortes de Asensio.

Una situación que, mediada la segunda mitad, cambió por completo en el momento en el que Gayá, leyendo los espacios que iba generando Isco tras de sí, pasó a romper con velocidad hacia delante; Asensio, ya como extremo, se soltó desde la derecha; y la selección, por el carril central, gozó del flujo de Fornals y Brais Méndez por delante de Rodri Hernández. Fue durante ese tramo, con Isco y Asensio entendiéndose bastante bien a la hora de decidir cuándo y para qué correr hacia dentro, en el que España adoptó un planteamiento más reconocible a partir de la posesión. Los apoyos de Rodrigo Moreno por delante de la pelota, acercándose a recibir cerca de la frontal, y los de Fornals, desde el interior izquierdo, abriendo líneas de pase por delante de los centrales y el pivote, dieron cuerpo a los mejores minutos de España. Marcó el 1-0, se apropió de la parcela rival y, en otro orden de cosas, le sirvió para, después de todo, despedirse de este 2018 con mejor sabor de boca.


8 comentarios

  • Albert Blaya Sensat 19 noviembre, 2018

    Solo vi el primer tiempo, pero cuánto le costó a España juntar al equipo en fase ofensiva. Demasiada volatilidad en sus interiores y los movimientos. No me terminó de convencer. Y por lo que vi, poco peso de Isco y Asensio, almenos para lo que LE quiere.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 19 noviembre, 2018

    @AlbertBlaya

    La cosa cambió en la segunda parte, a raíz de los cambios y los movimientos de Isco y Asensio. Pero es que, en líneas generales, no fue un buen partido de España. La sensación que a mí me dio en la primera mitad es que la selección tenía miedo a perder la pelota. Todo era bastante previsible y, sobre todo, se echó en falta muchísima profundidad por delante de la posesión. Muchísima.

    Respond
  • Albert Blaya Sensat 19 noviembre, 2018

    Ya, tienes razón. Pero es que ni Suso ni Isco son esto. Son de pedirla al pie, cortita. Quizás poner a Asensio como extremo lanzándolo al espacio seria una solución, básicamente porque no está fino con el balón en los pies ni en la toma de decisiones cuando interviene mucho.

    Respond
  • Lucas 19 noviembre, 2018

    @Adrian .

    Aplaudo tu voluntad de explicar un sin sentido desde el prisma del fútbol , pero demasiadas veces es imposible . Para mi , el problema en el juego ayer , como el problema de casi todos los partidos de la era Luis Enrique , es que todo suena a estar en pruebas, y los jugadores lo saben y actúan como tal . No dudo que el mister tiene un plan , una idea , un método o al menos me gustaría pensar que lo hay , pero la realidad es que ,yo al menos ,no entiendo casi nada de lo que está haciendo Luis Enrique en sus alineaciones .

    En 6 partidos hemos visto a 4 laterales derechos , 3 laterales izquierdos , 6 centrales , 7 u 8 centrocampistas , 5 delanteros centros y 4 ó 5 jugadores que cada partido juegan en una posición diferente …

    Soy incapaz de analizar a este equipo , su idea , sus formas , que es lo que quiere o lo que busca , todo me parece y creo que a los jugadores también ,un campo de pruebas ….solo me gustaría saber 4 o cinco detalles mínimos ,por ejemplo ¿ quien es el lateral derecho de este equipo ,Carvajal , Nacho, Jonny , Sergi Roberto , Azpilicueta ? , ¿ cual es la pareja de centrales, Ramos y quien , Nacho , o Bartra , o Iñigo , o Llorente , o Hermoso ? , ¿ quien es nuestro lateral zurdo , Alba , Gayá , Alonso ? , ¿ cual es nuestro medio campo Busquets , Saul , Koke ,Ceballos , Rodri ,Thiago ,Isco , Asensio,y a que quiere jugar…? , ¿ quien nuestro delantero centro , Rodrigo , Aspas , Morata , Alcacer , ninguno ? y por último ¿ de que juegan Asensio , Ceballos e Isco si cada partido juegan de algo diferente ? . Se que son preguntas poco importantes , miniedades , pero que no estaría mal saber … porque si no hay una base sobre la que crecer ,cada partido es un sin sentido .
    Luis Enrique sabrá, pero en el partido contra Inglaterra deja a Alcacer , el único delantero español al que se le caen los goles,en el banquillo y para esta convocatoria ni le llama , Aspas pasa de ni ir convocado a titular , Asensio ha pasado por 4 demarcaciones diferentes sin cumplir en ninguna , lo de Morata es insostenible … analizar el juego de Suso o de Isco como extremos , o el de Gayá o Jonny como laterales , sin saber a que juega este equipo me parece un esfuerzo que aplaudo Adrian .

    Respond
  • AArroyer 19 noviembre, 2018

    @Lucas

    A mí me parece que el encuentro ante Croacia, el del 6-0, más allá del contexto croata, tenía un sentido tan propio como sorprendente por verse tan de repente: aquella versión de Saúl atacando, Asensio, Carvajal, Thiago más arriba, etc. Y creo que esa sigue siendo la hoja de ruta. Lo que pasa es que las dos últimas derrotas han sido especialmente dolorosas en lo referente al equilibrio y han descolocado bastante a Luis Enrique, que efectivamente está cambiando muchísimas piezas.

    Creo que lo que comentas se va a ir disipando en la fase de clasificación, que es lo verdaderamente importante. Y que ahí tendrá que generar un grupo sólido en el que se otorguen jerarquías. Mi duda está en si España puede ser sólida partiendo de la base que su producción de talento está enfocado a tener la pelota aunque sea más directo y frontal en manera de crear ocasiones.

    Si tuviera que responderte en corto, te diría que no hay suficiente calidad, de primerísimo nivel, como para crear una estructura apoyada en cinco o seis futbolistas de enorme jerarquía. La salida de Piqué, el mal momento de Ramos, al que veo bastante desconectado en el sistema, y la igualdad que existe entre todos los demás, sin que haya referentes que inventen la idea hace que haya tantas pruebas, junto a las dos derrotas que decía arriba. Yo creo que en fase de clasificación va a tener que definir todo muchísimo más, pero con los primeros ejemplos como modelo a seguir,

    Respond
  • AdrianBlanco_ 19 noviembre, 2018

    @AlbertBlaya

    Es posible. Pero tampoco creo que sea eso lo necesario. O en el contexto de ayer, mejor dicho. En todos los partidos se está repitiendo un mismo patrón, y ayer volvió a darse: Isco va despegándose de la banda con el paso de los minutos. Y ayer, en cuanto encontró un socio con el que tocar en vertical (y no siempre hacia atrás), Gayá se sintió lo suficientemente seguro para romper desde el lado izquierdo. España no está jugando bien. Eso es evidente. Pero creo que sí se pueden ir atisbando cosas de lo que se quiere.

    @Lucas

    Está haciendo muchas pruebas, es verdad. Pero entiendo que quiera probar, equivocarse y analizar. A fin de cuentas, queda un mundo para la Eurocopa de 2020. Y aunque el juego no haya sido algo regular y los resultados se hayan ido cayendo, me parece un buen guion para construir. El fútbol de selecciones, obviamente, no es el de clubes. Pero comprendo (y en ciertas cosas comparto) tu impresión, Lucas. :)

    Respond
  • Lucas 19 noviembre, 2018

    @Arroyo .

    Es evidente que a la Roja este verano se le ha ido una cantidad de talento que en su momento fue diferencial , talento que no sabemos si vamos a recuperar con otros nombres ,no es facil encontrar un Piqué, un Iniesta o un Silva , personalmente creo que no , que la camada que nos llega es una grupo de buenos jugadores sin más , pero no grandes jugadores ,y los que apuntaban a lideres de esta nueva selección cada día se empequeñecen más ,los dos veteranos Busquets y Ramos , lastran más que suman , De Gea es un dislate , Isco , con un más que dudoso físico , no parece ni un futbolista profesional , Saul ni si ,ni no,ni blanco,ni negro y el niño de oro en lo que va de temporada , ¡¡ 4 meses !! solo en un partido ha justificado su titularidad en el Madrid y su presencia en la selección , a Asensio todo le viene grande , demasiado grande .

    Creo que el tiempo y 5 partidos posteriores ,han demostrado que el encuentro ante Croacia fue una casualidad ,un accidente , que casi nada de lo que allí se apuntó se ha vuelto a repetir , creo además que Luis Enrique con su catarata de pruebas no ha hecho más que confundir a todo el mundo , jugadores incluidos .

    Respond
  • Locomuycuerdo 19 noviembre, 2018

    Sin un cambio de esquema, le va a pasar lo mismo.

    Y sin un cambio de nombres, la regeneración se tiene que hacer completa porque el show de los que se supone pesos pesados….

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.