¿Qué falló con Yannick Carrasco? | Ecos del Balón

¿Qué falló con Yannick Carrasco?


El Atlético de Madrid firmó a Yannick Ferreira Carrasco en el verano de 2015, es decir, poco más de un año después de Lisboa y poco menos de un año antes de Milan. Una fecha que sirve para analizar cómo el proyecto de Simeone ha aspirado a la Copa de Europa sin poder reconocerlo. Sus limitaciones, obvias, el Cholo siempre trato de transformarlas en ventajas competitivas. “Si nadie me mira, nadie me descubrirá”. Levantar la Copa de Europa no era una obsesión. Pero sí una ilusión. La ilusión. Porque ganarla suponía transformar para siempre el club. Y, para ello, no cabía otra posibilidad que arriesgar.

Dentro de este contexto se encuadra la contratación de un futbolista como Yannick. Joven, talentoso, veloz, agresivo, desequilibrante. El belga, de tan solo 21 años, apenas había disputado diez partidos en Europa, pero estos fueron suficientes para despertar el interés atlético. En ese momento, seguramente Yannick aún no estaba preparado para dar ese paso, sobre todo en términos competitivos. Pero la situación del Atlético era la que era. Unos meses más, un par de actuaciones positivas, y al teléfono de Yannick estarían llamando el resto de favoritos -y otros que no lo eran- para ofrecerle más del doble de lo que costó ese verano. Los tiempos en el fútbol funcionan así. A veces hay que elegir entre llegar antes de tiempo o no llegar. Y el Atlético entendió que en esta ocasión merecía la pena arriesgarse.

La Copa de Europa 14/15 de Carrasco le colocó como una de las promesas de Europa.

Y acertó. Acertó rotundamente. Yannick llegó a España, se quitó el Ferreira de en medio y desde el primer momento, sin necesidad de explotar, demostró que era un futbolista con virtudes muy marcadas a las que Simeone les podría dar muy buen uso. Es decir, confirmó lo que había mostrado en el Mónaco de Jardim, un equipo al que también le encantaba plantar su presión en la línea divisoria, robar en esa zona del campo y salir rapidísimo al contragolpe. Aquel era un Mónaco, de hecho, que colocaba a Berbatov de 9 para, a lo Roberto Firmino, desatar la potencia de Anthony Martial por izquierda y Nabil Dirar por derecha. Yannick, al igual que Bernardo Silva, alternaba la titularidad con la suplencia, lo cual no fue óbice para, por ejemplo, dejar 30 minutos para el recuerdo en el Emirates ante el Arsenal. Su capacidad para conducir el balón a gran velocidad y salir por los dos lados en situaciones de uno para uno le convertían en un jugador que, en cualquier contexto, iba a poder ser útil. No hay club en el mundo al que un futbolista así no le pueda resolver determinados problemas en días muy importantes.

Y en el Atlético, como decíamos, encajaba de maravilla. Bajo una idea continuista, el Cholo Simeone venía de afrontar una temporada en el que la falta de velocidad provocada por la marcha de Diego Costa le había penalizado en exceso. Griezmann se había hecho con la segunda punta, pero él no era un corredor. Podía lanzar y finalizar. Pero entre medias faltaba lo que Koke, Arda, Mandzukic o Raúl García no podían dar, como se comprobó en la eliminatoria de cuartos ante el Real Madrid. Y ahí entraba en juego Yannick Carrasco. La idea era que lo hiciera desde la izquierda, ya fuera como titular rompiendo la idea de los cuatro centrocampistas o como suplente de la misma. Pero al fallar Jackson Martínez, en la punta quedó un hueco que no tardaría en aprovechar. Su primera gran exhibición con la camiseta rojiblanca fue, precisamente, actuando en punta en un partido liguero en el Camp Nou. Pero esta idea no tendría más continuidad en la forma, aunque sí en el fondo. El gran rush final de Fernando Torres devolvió a Carrasco a una banda izquierda desde la que fue muy importante en la Champions. Primero en el Camp Nou, luego en el Allianz y, finalmente, en Milan, en un partido que él cambió.

Yannick acabó aquel año siendo el mismo jugador que era doce meses antes, pero había demostrado en un escenario de más exigencia que podía alterar el rumbo de cualquier partido. Es más, que podía hacerlo sobre todo en días claves. Su valor se disparó. Debía ser muy importante en el nuevo proyecto.

Su mejor momento: otoño de 2016. Nunca hubo un Carrasco tan desequilibrante y determinante.

Pero no lo ha sido. Su paso por el Atlético de Madrid finaliza con la misma sensación de decepción con la que transcurrieron los meses posteriores a su explosión. Porque Yannick, en efecto, sí llegó a explotar en el Atleti. Fue en el otoño de 2016, cuando tras un exuberante partido ante el Bayern Munich de Ancelotti comenzó a enlazar exhibición tras exhibición en el campeonato liguero. Su posición, la banda izquierda. Su objetivo, la portería contraria. El medio, un uno para uno aún más vertical. El espacio, el pico del área. El problema, aquel Atlético de Madrid era ya el equipo de Antoine Griezmann.

La convivencia de ambas explosiones fue imposible. Al principio éste pareció un problema espacial. El francés se había adueñado de la mediapunta abarcando una zona extensísima del terreno de juego. A su alrededor necesitaba socios y, para asociarse, necesitaba espacios. Y como el crecimiento de Yannick le situaba cada vez más por dentro, Griezmann comenzó a ver como su zona preferida, que es siempre la que comparten Filipe Luis y Koke, estaba ocupada por otro futbolista. Bajo este escenario, las cifras de Yannick se dispararon -y amenazaron con dispararse todavía más-. Pero el Atlético pronto comenzaría a ver como esa idea original que rompía con el discurso que había presentado desde la llegada de Simeone se iba erosionando, hasta el punto de que dos meses después no quedaría nada. Ni lo uno ni lo otro. Ni el 1-0 ni el 6-1. Ni el Atlético de Griezmann ni la explosión de Carrasco. Nada.

La cuestión es que, viéndolo en perspectiva, el problema latente era otro. La naturaleza futbolística de Yannick Carrasco es puramente individual. Sus jugadas siempre lo han sido. Su forma de acercarse la juego nunca ha tenido otro sentido. Por eso, cuando pisó la derecha, pasó tan desapercibido como una gota en el océano. Por eso, sus mejores partidos están encuadrados en contextos muy determinados en el que siempre hay espacios y rara vez hay pases intermedios. Por eso, tras el primer regate siempre busca el segundo y, tras el segundo, el tercero. El belga no sabe asociarse ni juntarse con sus compañeros. Sea un tema de lectura, de interpretación o de voluntad, el hecho es que no ha tenido un sólo socio en su estancia en el Atlético de Madrid. Desde la izquierda, la zona en la que el Atlético siempre ha juntado más futbolistas, Yannick ni siquiera ha logrado trazar un vínculo con Filipe Luis, un lateral con el que parece realmente complicado no trazar una relación productiva para ambos. Tampoco con Koke, el motor del equipo. Ni por supuesto con el propio Antoine Griezmann. El belga siempre ha parecido un futbolista recién llegado. Un fichaje de verano perenne al que había que ayudar constantemente. Y Diego Pablo Simeone, si lo hizo en algún momento, que no suele ser lo habitual por su forma de entrenar, pronto se cansó de intentarlo. Por esto no extraña que el peso de Yannick en la 17/18 haya sido ínfimo. Ni ha condicionado ninguna decisión o planteamiento. Simplemente estaba.

Al final, Carrasco no ha evolucionado como futbolista en el Atlético de Madrid.

Su incapacidad para activar zonas, para crear sociedades con sus compañeros o para diversificar su carácter regateador se topó con un Atlético de Madrid que necesitaba exactamente un jugador con las virtudes de Yannick Carrasco, pero que no le podía entregar el contexto que requerían sus limitaciones. Sus momentos de lucidez, muy asociados al tipo de partido y a su propia inspiración, demostraron que el riesgo que corrió Simeone estaba fundamentado. Carrasco pudo cambiar la historia. Quizás incluso llegó a cambiarla con aquel no cambio de Ángel Correa en Milan. Pero lo cierto es que nunca estuvo en posición de ser quien llegamos a imaginar. Porque, aunque él no fuera el único, Yannick Carrasco falló.

 
 

Foto: JAVIER SORIANO/AFP/Getty Images


32 comentarios

  • miguelCh 28 febrero, 2018

    Es decepcionante ver que un jugador con esas condiciones y edad, haya un poco, renunciado al fútbol de élite cuando jugadores de un nivel similar, pero un contexto mas favorable como sane en el city o coman en el bayern estén siendo fundamentales para esos proyectos actualmente y en el futuro. Mi duda es si no podría haber recalado en un equipo en europea con gran ambición y demostrar que puede ser importante a ese nivel ?.

    Respond
  • Antoine 28 febrero, 2018

    miguelCh, ha estado en un equipo de esos desde verano de 2015 hasta ahora.
    Y yo creo que en verano vuelve a Europa. Físicamente ha tenido problemas al principio de año. Y últimamente estaba jugando bien, buscando más a los compañeros. Es el segundo asistente del año. Le faltaba todavía una punta de velocidad, como a todo el equipo salvo Lucas Hernández.

    Respond
  • Chema 28 febrero, 2018

    Exactamente. Con un poco de mejora definiendo, es el mismo jugador que vino. Muy inmaduro, con nulo conocimiento del juego y de los tiempos de los partidos. Jugador de rol por completo, aunque quiza, sin saber su sueldo (seguramente alto) habria sido un buen revulsivo. Seguramente un nuevo extremo en verano sea mejor idea que mantenerle, poca fe me quedaba a mi de que finalmente explotara (25 años, ninguj cambio desde los 20?). Su decidion de ir a china, antes que a otro club europeo, refleja perfectamente como es como jugador

    Respond
  • Faetón 28 febrero, 2018

    @miguelCh
    No descartaria que el equipo Chino fuera un puente y la proxima temporada le veamos de vuelta en Europa. Creo recordar que el Monaco se quedó con un porcentaje del traspaso.
    Por otro lado, Griezmann no encaja con Carrasco, pero tampoco parecia encajar con Correa en la delantera, ni con Fernando Torres. Creo que ahí ha faltado algo de perspicacia por parte de la Secretaria técnica

    Respond
  • AlexSM 28 febrero, 2018

    No he visto la liga china, pero ¿no es posible que esté creciendo de verdad? No digo que sea élite ahora mismo, pero que esté encaminandose a serlo y marcharse allí no sea tanto un retiro anticipado como se piensa.

    Respond
  • MigQuintana 28 febrero, 2018

    Sobre todo el tema es que esa falta de evolución y de sentido del juego le ha impedido imponer su regate de mejor manera. Al final Yannick tiene que regatear a uno, luego al otro y finalmente disparar. Y no es Arjen Robben tampoco. De haber tenido otro sentido del juego, de haber aprovechado la cercanía de Griezmann, Koke y Filipe Luis, que lo que debería haber hecho es potenciarle, se habría convertido en un jugador importante. Estoy seguro. Y de buenas cifras además.

    Respond
  • Larios84 28 febrero, 2018

    No se que tendrá que ver el patrocinio de Wanda en todos estos fichajes, pero lo de fútbol chino deja los traslados de sede de NBA en nimiedades.

    El actual club de Agusto Fernández, Beijing Renhe, en sus 23 años de vida ha pasado ya por 4 ciudades; el club donde (creo) aún forma parte de la plantilla Jackson Martínez, ha mantiene su sede, pero ha pasado en los últimos 25 años por 5 propietarios distintos, el último tanto Evergrande Group como un 40% de Alibaba (que este mes compró un 12% de las acciones de Wanda Film); y por último el club donde han ido Yannick y Nico, el Dalian Yifang, es club propiedad directa de Wanda Group. Llamarme conspiranoico, pero creo que hay un cúmulo de causalidades, unido a que ciertos jugadores no encajan en proyecto y quieren ganar pasta gansa, que dan que pensar mucho sobre los tejemanejes de la SuperLiga China.

    Yéndonos al jugador en cuestión, me da pena, porque lleva el apellido mío, pero está claro que no ha sabido/podido adaptarse y aportar como su calidad nos daría a pensar a su llegada. Siendo de características parecidas, pero con muchas diferencias en aportación y relación en juego con compañeros, creo que Vitolo, a poco que se ponga a tono físicamente, puede dar mucho más que el belga, no ya en cifras, que puede que también, sino en aportación global al colectivo en pos del beneficio neto del grupo

    Respond
  • AArroyer 28 febrero, 2018

    Visto con perspectiva, lo que pasó con Carrasco en el inicio de campaña de la 2016-2017 fue tan puntual como provisto de inspiración. Efectivamente Carrasco ha sido en el Atlético un jugador de momentos que no ha podido darle ni regularidad, ni consistencia ni calidad a su juego. En mi opinión, el belga es un jugador con poco fútbol, no tenía un camino reconocible para evolucionar porque no tenía matices ni ha podido ir descubriendo cosas dentro de él. Y también creo que pudo haberse hecho con el mando del equipo, el Atlético le dio, tácticamente, un ataque donde no podía encajar mejor, pero es que no hemos visto a Carrasco integrado y creciendo. Es el mismo jugador que llegó, o incluso con deficiencias más marcadas.

    Respond
  • igmomae 28 febrero, 2018

    Son muchas cosas juntas y tal vez otras que no se sepan. Yo creo que primero hay que empezar con la eliminación de Champions League. Ese aspecto condiciona mucho un proyecto, sobre todo al Atlético de Madrid. Ha tenido que desprenderse de Augusto, Gaitan, Moya y Carrasco. Hacía falta activos para igualar gastos y equilibrar presupuestos. Había una oferta por Torres pero no se sabe bien porque el "niño" no se ha ido y Carrasco sí.
    Desde el punto de vista futbolístico hay que preguntarse, ¿porqué Correa si que ha "triunfado" y Carrasco no?
    Simeone es de ideas fijas y siempre habla de potenciar las virtudes de sus jugadores en favor del equipo. Carrasco tuvo un año espectacular como habéis comentado en el artículo pero desde ese año pasó a ser más individualista, a buscarse él jugadas solitarias, le costaba bajar en las ayudas defensivas y sobre todo arriesgar hasta el final como hacen Correa-Diego Costa.
    En liga había jugado 17 partidos (897 minutos) con tres goles y cuatro asistencias
    Champions, Copa del Rey y Europa League 11 partidos (561 minutos) 1 gol y tres asistencias.
    No ha tenido continuidad y Simeone con la llegada de Costa-Vitolo a vuelto a la idea de los cuatro centrocampistas que tantos éxitos le ha dado.
    Es joven y seguro que como muchos habéis mencionado es un puente para el año que viene irse a Europa, pero creo que tiene que buscar un equipo acorde a lo que él puede dar, como lo dio en el Mónaco de Jardim.

    Respond
  • Calas 28 febrero, 2018

    "¿QUÉ FALLÓ CON YANNICK CARRASCO?"

    Yannick Carrasco.

    El belga, al final, se va siendo tan defectuoso como vino, el único caso de alguien que ha jugado tanto con Simeone y no ha mejorado ostensiblemente con el tiempo. Es decir, me sumo a lo que expone @Arroyo, se trata de un chico "con poco fútbol".

    Y qué pena, lo que hizo con el Mónaco ante el Arsenal, así como la exhibición en el Camp Nou haciendo de Costa… fueron muy potentes, pero un espejismo. No tanto algo irreal, en realidad, porque si se dan esas circunstancias igual es capaz de replicarlo, sino por su incapacidad para crecer en constancia y versatilidad. Al final, le faltaba muchísima calidad en la definición para ser tan individualista. Dicho esto, ha sido la versión low cost de jugador que destroza con espacios o puede revolucionar un partido a base de desborde (si bien lejos de lo que aporta Correa en esto último), es decir, la versión que estaba dispuesta a pagar la directiva. Por ello, se va siendo el tercer (creo) jugador de la plantilla en acciones de valor gol, pese a su ausencia en gran parte de la misma. Simeone pierde un recurso en febrero, sin posibilidad de reemplazo, y Carrasco puede dar cosas un día dado que ni Correa ni, sobre todo, Vitolo, pueden dar.

    Y aquí enlazo con lo que comenta @Larios84, pues yo creo que es evidente que algo huele a podrido en Dinamarca, digo, en las oficinas del Metropolitano. Ni es creíble que se venda al jugador por 30 millones (¡en el mercado actual!), ni entendible que se lo venda antes de un Mundial donde va a ser titular y sólo puede aumentar de precio, ni casual que la venta sea al mismo individuo que había llegado para quedarse pero, año y pico más tarde y tras dejarnos el infausto nombre de Wanda, se va sin decir adiós. Vamos, que nunca sabremos (ante la ausencia tan marcada de periodismo de investigación en temas de esta índole) lo que ha ocurrido en realidad, ni las cifras ni los por qués; a quienes hemos experimentado en nuestro club, por desgracia, cómo lleva funcionando esta directiva durante lustros, nos quedan solamente sospechas fundadas. Esta vez parece que ni se han esforzado demasiado en disimular.
    Dicho esto, sea un traspaso puente (para acabar de suplente en otro grande europeo) o no, un jugador que fue probablemente el mejor en Milán, en una final de Copa de Europa hace año y medio, es decir, que ha tocado la cima del fútbol, se va a China con 25 años hablando de su ilusión por los e-sports. Lo dicho, el problema de Yannick es Carrasco.

    Respond
  • Allan 28 febrero, 2018

    ¿Será un tema de todos estos tíos que van a 120km/h por una banda no tener lectura de juego? Pienso en Di María, en Robben y en alguno más que solo quieren regatear hasta el banderín. ¿Es la velocidad o la incapacidad de leer el juego?

    Respond
  • AArroyer 28 febrero, 2018

    @Allan

    Hace poco hablábamos de Joaquín en Las Gaunas, y tratábamos de ponernos en la situación de qué es lo que pasaría si el Joaquín de 2005 surge ahora, si evolucionaría hacia otras cosas antes de lo que lo ha hecho, que fue pasados los 30. Y yo puse de ejemplo a Guedes y Coman como jugadores que están o pueden crecer hacia otras cosas, no sólo la banda. Mismamente Hazard lo ha conseguido, siendo en el inicio un jugador de banda.

    Pienso en los tipos que nombras y puede tener un punto de partida común pero más que lectura de juego, es acomodo de su técnica individual. Robben yo creo que ha aprendido a soltar la pelota y a aprovechar bien ventajas. Es probable que lo que convierte en Di María y Robben en jugadores muy similares al de sus respectivos inicios es el ritmo. Cuando cogen la pelota piensan primero en encarar y verticalizar, pero yo creo que tienen lectura, lo que quizás no tengan es el sentido global de ubicarse, posicionarse y relacionarse por dentro. El tema de Carrasco sí lo considero de fútbol y lectura. Porque en lo suyo no es un fenómeno que establezca nuevas reglas, y si en ello no es un crack, necesita evolucionar para crecer. Y ahí, el fútbol no engaña.

    Respond
  • Calas 28 febrero, 2018

    Lo de Robben es una puñalada, al menos para mí, como aficionado al crack holandés. Otro que fue capaz de correr la banda y que luego leyó bien el juego fue Cristiano, aunque lleve ya años sin ser un jugador veloz. Y hablo de dos jugadores que, para mí, han marcado el máximo nivel "humano" en la pasada década, por loq u dejo a Messi al margen. Vamos, yo creo que la velocidad no tiene que ver con cómo se desarrolle uno. Lo que sí es cierto, en mi opinión, es que estos físicos privilegiados pueden enmascarar ciertos defectos durante más tiempo, incluso en el máximo nivel. O llegar a la élite aun siendo incapaces de corregir esto y evolucionar, me refiero, de ahí que igual veas esa posible relación. Un jugador muy rápido puede subsistir sin tener mucho fútbol, de ahí que a veces se vea casos así en la élite.

    Respond
  • MigQuintana 28 febrero, 2018

    @Calas

    Es el fondo del mensaje de mi texto.

    Dicho esto, creo que a Simeone le cuesta trabajar este tipo de talentos.

    @Allan & @Calas

    La velocidad influye en la formación del jugador de la misma manera que lo hace la lentitud. Si Riquelme hubiese sido más rápido… ¿hubiera sido el mismo futbolista? Me aventuro a pensar que no. Lo mismo con Carrasco. El tema es que el de Carrasco es un caso bastante extremo. Incluso superior a Arjen Robben, que encima era bastante mejor y, por tanto, sumaba mucho más. No es que Yannick no comprenda el juego, que eso le puede pasar a muchos futbolistas de 24 años, sino que no entiende la relación con sus compañeros. Pensad en las subidas de Filipe. ¡Eran un problema para Yannick!

    Respond
  • lordcab 28 febrero, 2018

    @Calas

    Suscribo todo lo que dices 😉

    E belga en mi opinión, tiene un gran problema, y es que siempre decidía mal al final, tanto de cara gol, como en interpretación del juego y las necesidades del equipo. No puede ser que compartas banda con Filipe Luis y que tu interior más cercano sea Koke, y no mejores en nada en 2 años.
    Y para refrendar mi opinión de malas decisiones se va a China, cuando el mercado está totalmente loco y cualquier equipo inglés le hubiese pagado no se si 10 millones netos, pero probablemente 6-7 fácil y un traspaso similar para el Atleti….
    A esto hay que unirlo gestos muy feos con sus compañeros y resaltaré dos. Marcharse andando del campo con el Qarabag cuando el resultado era de empate y para mí, algo de lo que no se habló, pero que me molestó bastante. Su gol en Lisboa e ignorar a todos sus compañeros en la celebración para ir a besar a su novia en la grada. Fue tan individualista en esa celebración como era en el campo.

    Para el recuerdo nos quedará su exhibición en Barcelona, sus partidos con el Bayern y la final de Lisboa, donde cambió el rumbo de aquella final aunque acabase como acabó. ¿Espejismos? Yo creo que en el bueno de Yannick hay un futbolista de élite, pero a veces piernas y cabeza van cada uno por un lado. Veremos si consigue encontrar a alguien que sincronice estos aspectos.

    Pd: Alguien me explicará como un equipo que está jugándose la Liga con Messi y siendo el máximo favorito en el otro título, se desprende de 5 jugadores y ficha 2 quedándose con 18 fichas profesionales. Que siga teniendo ganas el Cholo de competir, con ese atajo de inútiles en el palco, tiene un mérito increíble.

    Respond
  • lordcab 28 febrero, 2018

    Donde pone Lisboa, quería decir Milán, que me cuesta escribir estas ciudades… 😉

    Respond
  • RSastre22 28 febrero, 2018

    Decir que la casualidad me llevó a ver a su hermano jugar con la RSD Alcala hace un par de temporadas, y el chavalito era como una caricatura grotesca del Yannick que tan bien habéis definido. Daba hasta un poco de ternura verle.

    Respond
  • elfutbolero 28 febrero, 2018

    Demasiado ha durado el jugador belga a las órdenes del Cholo. La directriz del técnico argentino es y siempre ha sido clara: el sistema está por encima del jugador individual. En ese aspecto, Carrasco supuso un auténtico desafío para ello, ya que su inexistente capacidad para interpretar el contexto que le rodea lo convertía no ya en un verso libre, sino en un poema (épico) distinto al que representaba su equipo. ¿Características destacables? Muchas, sin duda. Su espíritu ultravertical, su capacidad para controlar firmemente la pelota en situación de carrera veloz o su gran fortaleza mental para echarse el equipo a la espalda en las grandes citas son solo algunas de ellas. Pero el banquillo fue su enclave más frecuentado del campo: Simeone siempre ha sido poco amigo de la anarquía táctica, y Yanninck ha llevado la "A" y el círculo tatuado en la frente desde el mismo momento en que debutó como jugador.

    Respond
  • Carlos 28 febrero, 2018

    Para triunfar en el cholismo yo creo que tienen que darse una de 3 circunstancias:

    – O naces para el cholismo como Diego Costa, Godín, Gabi
    – O te lo inculcan tanto que pese a ser un jugador de otras caracteristicas te adaptas y rindes ante él como Koke, Filipe Luis, Saúl.
    – O eres tan tremendamente crack que logras que el fundamentalista Simeone te de ciertos privilegios como a Griezmann.

    Si no, pues esta dificil. Y claro, aparte es que Yannick tiene una personalidad de estrella y eso choca si no eres lo suficientemente bueno como dices ser.

    Aunque yo debo reconocer que me sobran nombres de jugadores de otros equipos que chirriarian en el Atleti, entre ellos, cracks del deporte.

    Respond
  • Calas 28 febrero, 2018

    @MigQuintana
    Sí, mi comentario no era una enmienda del artículo, todo lo contrario.

    "Dicho esto, creo que a Simeone le cuesta trabajar este tipo de talentos. "
    Aquí ya me mojo menos, no sé si hay suficientes casos para sacar conclusiones al respecto. Creo que resulta seguro afirmar que Simeone no compromete lo colectivo por una individualidad a no ser que ésta compense el sacrificio, pero eso me parece bastante normal. Carrasco pudo ser un Arda, creo yo, y tuvo actitud para ello por momentos (eso de perseguir mal que bien al lateral rival si el día era propicio y demás) para eso: ser un talento suficientemente disciplinado. El problema es que saber jugar también es un talento, y en esa faceta no había nada, si a eso se suma su ineficacia cara a puerta (de hecho, su incapacidad para tener ocasiones con frecuencia)… pues tienes un deportivo carísimo que sufre con los baches y, encima, ni siquiera cumple cuando lo sacas. En fin.

    @lordcab "Que siga teniendo ganas el Cholo de competir, con ese atajo de inútiles en el palco, tiene un mérito increíble."

    Concuerdo bastante en todo, pero es que esto último se dice poco y es inobjetable. Simeone, muy probablemente, ha logrado la gesta más grande de este deporte. Ya hubiera sido harto difícil con una directiva mediocre propia del club español medio, pero con el lastre que tiene que soportar él… hablamos de algo inaudito. Cuántos títulos más, incluida la Champions, habría ganado el amigo si no fuera por ese palco, madre mía… mi reino por un dirigente pseudo decente.

    Respond
  • Faetón 28 febrero, 2018

    @Calas @lordcab Que siga teniendo ganas el Cholo de competir, con ese atajo de inútiles en el palco, tiene un mérito increíble."

    Firmo con sangre si es necesario. Cuanta caña se le da al cholo y qué poca a dirigentes/ secretaria técnica

    @carlos "Aunque yo debo reconocer que me sobran nombres de jugadores de otros equipos que chirriarian en el Atleti, entre ellos, cracks del deporte"

    Pues algo parecido pasa con guardiola, o si ecjamos la vista atrás con Van Gaal, ¿no? Hablamos de sistemas muy particulares, en los que no todos los jugadores pueden rendir. Por contra, jugadores que no servirían para otro grande de Europa, con este tipo de entrenadores rinden de escándalo. Ese es precisamente una de sus virtudes, o asi lo veo yo.

    De todas formas, en todas partes cuecen habas. Y si no que se lo digan al aficionado merengue, cómo debe echar de menos este año a James o a Morata. Y no creo que Zidane pueda ser tachado de extremista en sus planteamientos.

    Respond
  • Carlos 28 febrero, 2018

    @Faetón

    Corriendo el riesgo de caer mal, pero para mi hay una distancia sideral entre Guardiola y Simeone

    Respond
  • asce 28 febrero, 2018

    Como creeis que seria Neymar entrenado por el Cholo? Creeis que al Cholo le gusta? Creeis que lo querria?

    Respond
  • Calas 28 febrero, 2018

    @Carlos

    Corriendo el mismo riesgo, para mí también la hay. Aunque en sentido contrario al que lo dices tú, claro. A ver qué tal compitiendo contra Madrid y Barça sin tener todo el dinero del mundo, algún día lo sabremos (o no). En cualquier caso, para gustos colores y todo eso que se suele decir. En cuanto a fundamentalismos, ya que lo mencionas, eso sí, la cuestión no tiene mucha discusión, ¿no? Simeone es más flexible, especialmente si se observa en conjunto. Creo que se confunde un proyecto que tiene unas características marcadas -y estas deben respetarse porque el contexto lo requiere para competir- con la totalidad de una carrera. En cualquier caso, son dos entrenadores que destacan en ese más intervencionistas.

    @asce "Como creeis que seria Neymar entrenado por el Cholo? Creeis que al Cholo le gusta? Creeis que lo querria?"

    Hombre, me parece que acierto si digo que Simeone daría un brazo por tenerlo. Y ya sería hora de que Neymar tenga un entrenador de ese nivel, sinceramente. Uno que, además, quiera o pueda pulir ciertos vicios del brasileño (en el campo) que le hacen, a mi entender, peor futbolista de lo que podría ser. Dicho esto, nunca ocurrirá, así que no me torturo imaginándolo. Sí me sabe mal, ya que estamos con cosas que no ocurrirán, el hecho de que Simeone y Messi no hayan podido coincidir en la selección, me resulta difícil no imaginar a Argentina ganando ese Mundial.

    Respond
  • Faetón 28 febrero, 2018

    @Carlos
    Tratar de explicarme mejor: a mi Simeone y Guardiola me parecen entrenadores muy similares porque ambos alcanzaron el exito radicalizado sus propuestas: uno controlaba el partido desde él monopolio de la posesion y la presion tras perdida, y el otro desde ese famoso repliegue defensivo y el balón parado. Nada que ver con entrenadores comp Carletto o Zidane, mucho más adaptables.

    Ese extremismo en los planteamientos hacía que jugadores top en la plantilla de Guardiola estuvieran por detras de debutantes como Busquets o Tello, por poner dos ejemplos contrapuestos.

    Notese que no utilizo el término extremismo de forma peyorativa, sino meramente descriptiva.

    Razonado así, ¿a que no te parecen tan diferentes Simeone y Guardiola?

    Respond
  • Carlos 28 febrero, 2018

    @Calas

    La verdad es que yo creo honestamente que Simeone jugaría igual en otro equipo, Calas. Claro que habria matices, pero seria la misma esencia en el fondo.

    Al igual que creo que el Cholo sin ser de un equipo multimillonario, cuenta con futbolistas que para mi serian titulares en el Manchester City

    Respond
  • Allan 28 febrero, 2018

    @Arroyo
    Comprendo a lo que te refieres. El tema también es de calidad, porque si me pongo a pensar en escalones sería Robben, Joaquín, Di María y Carrasco, en ese orden. Para mi, Di María es uno de los peores futbolistas entendiendo su influencia global en el juego, el otro era James pero creo que eso en Munich está cambiando. Sin embargo aunque Robben y Joaquín parten del mismo lugar, futbolisticamente hablando, su evolución va en dos procesos diferentes. Robben se ha especializado, su jugada de llegar al vértice y hacer el recorte es indefendible y debe tener una década haciéndola, en cambio Joaquín cambió velocidad por comprensión y su calidad hizo el resto.

    @Quintana
    Claro que la velocidad cambia el tipo de futbolista que eres. Pongo a CR7 de ejemplo, es un tipo que aprendió a usar su velocidad y no a correr siempre y que con esa lectura se convirtió en una bestia para leer partidos. El tema es que siento que a estos que van por la vida de correcaminos, ese proceso de pararse, respirar profundo y entender les cuesta el doble. Para reafirmar lo que dices, si Xavi hubiese sido más rápido no hubiese sido un maestro del giro o Busquets de la colocación, pero es que cuando te falta ese punto de velocidad pareciera que se obligan a leer más el juego que cuando su talento es correr y regatear.

    Respond
  • Santiago Estrade 28 febrero, 2018

    El tema está en que Simeone, desde que llegó, ha intentado implantar un modelo de más dominio con balón. Al principio su apuesta era el 4-2-3-1 y juntaba a Arda, Koke, Diego, Adrián y Falcao en el mismo XI. Se hartó de pedir a los cuatro vientos la vuelta de Diego (Ribas), un dato paradigmático, ya que el brasileño se caracterizaba por su ego esquivo para adaptarse a la táctica y que necesitaba tanto el balón que condicionaba el juego del equipo hacia la posesión.

    Quien se empeñó en poner a Griezmann por la derecha para potenciar su aspecto pasador fue el Cholo. Y fue también él quien estaba empeñado cada principio de temporada en que Koke jugara en la base "a lo Xavi". Ha intentado muhas veces asentar un 4-3-3 con Koke y Saúl de interiores. Ha apostado por formar a Thomas como pivote antes que a Saúl.

    Son muchos detalles que indican que él busca dominar con balón. Pero no le acompaña el juego o los jugadores. O a saber qué…

    Respond
  • Faetón 28 febrero, 2018

    @Santiago
    "Son muchos detalles que indican que él busca dominar con balón. Pero no le acompaña el juego o los jugadores. O a saber qué…"
    Es que sea cual sea la receta es j* endiablado rayar a la misma altura que ese Atleti que le gano una lga al Madrid de Cristiano y al barsa de messi. La comparation es esa, y no nos deja valorar que con esta nueva apuesta por dominar con el balón ha asentado al Atleti entre los tres mejores de la liga y los 16-32 mejores de Europa.

    Respond
  • Carlos 28 febrero, 2018

    @Santiago Estrade

    Honestamente yo diria que lo que no lo acompaña es la disposicion suya y de los jugadores. Simeone no termina de creer en un plan con mas posesion, menos aun Gabi y Godín, . Creo que hasta esos 3 se vayan un Atletico distinto es imposible

    Respond
  • Chema 28 febrero, 2018

    Carlos

    Pero la cuestion es: un atletico distinto seria un atletico mejor? Yo creo que no, porque si vas a jugar de tu a tu a los super top, necesitas sus armas, que salvo 2 o 3, no estan a nuestra disposicion. La cuestion es intentar competir haciendo lo que hacen los demas, o ser top ej algo distinto. Creo que los mejores resultados del atleti fueron con lo segundo (dominio de las areas, balon aereo y contra), y los peores (septiembre-diciembre 2016) con el plan de la posesion. Y ello por no hablar de un tema que es muy importante: tener identidad. Con sus defectos, Gabi, Godin o Simeone han creado una cultura, el atletico es reconocible, y en los momentos malos, eso te da seguridad (la misma que tiene el barca con un plan totalmente opuesto)

    Respond
  • Santiago Estrade 28 febrero, 2018

    A lo que voy es a eso: Simeone no es un extremista de la propuesta de repliegue+contra. Es un oportunista que ha visto que esa receta es la que mejor resultado daba, y la ha explotado. Cuando ha visto un resquicio de duda, ha intentado virar a lo otro. Pero no ha cuajado y se ha refugiado en el pragmatismo de lo que ya sabe que le ha funcionado.

    Se le puede reprochar de conservador por no arriesgarse a ir con todo para ese cambio de modelo (y viendo los huecos que siempre ha pedido y nunca le ha traído la directiva, a lo mejor habría sido para peor) , pero no creo que sea el mismo caso de Guardiola o incluso Mourinho o Van Gaal como habían dicho antes (qué bien tirado). Ellos sí tienen un dogma. Conciben su idea futbolística como superior y en torno a ella construyen cualquier equipo con matices, pero siempre con la misma base.

    El Cholo ha ido desde un extremo hasta el opuesto en su propuesta futbolística. E incluso si echamos la vista atrás, su Estudiantes o su River nada tienen que ver con el Catania o el Atleti.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.