Sergio Ramos: el capitán que fue prometido | Ecos del Balón

Sergio Ramos: el capitán que fue prometido


Cada vez que esta noche el Real Madrid se disponga a lanzar un saque de esquina, la mitad del mundo conocido contendrá su respiración. Eso está garantizado. A partir de ahí, la Final obedecerá a si a la otra mitad le sucede o no lo mismo. Y dependerá de Sergio Ramos. Él fue el niño que llegó al Santiago Bernabéu con 19 años y pidió el “4” de Hierro porque ya soñaba con ser capitán, con ser el mejor, con pasar a la historia; y también fue ese hombre que tardó en ser el presente porque siempre vivió para el futuro. Para su futuro. Para hoy. Hoy, Sergio Ramos es el mito que intentará con su fútbol, con su poder, la tarea de arrancarle la confianza, la seguridad, la esperanza… a la moralmente férrea Vecchia Signora.

Las circunstancias podrían favorecerle. Tanto con balón como sin él, las características y las rutinas de la Juventus FC le benefician por lo bajo y por lo alto, en referencia a que no se trata de un equipo que ponga énfasis en el tipo de acciones que más le comprometen, y a que exige la superación de algunos retos donde el jefe del Real Madrid se siente particularmente cómodo. Por eso, y por su manera de ser, Ramos encarará la Final de Cardiff siendo el futbolista con mayor capacidad de intimidación del partido con permiso de Luka Modric. A lo largo de esta edición de la Champions, nadie ha dado una excusa, y menos una razón, por la cual Buffon, Bonucci o Chiellini debieran sentirse inferiores a su rival, pero una gran actuación del capitán blanco podría valer la excepción. Él sí puede llevar el juego hacia terrenos donde la Juve no sepa se antemano qué ocurrirá a continuación. Él sí puede forzarla a realizar ajustes o gestos que no domine. Él sí puede, por vez primera, hacerla jugar al ajedrez con piezas del color negro.

Dybala e Higuaín son jugadorazos pero, a día de hoy, no muy agresivos, y eso puede potenciar a Ramos.

Partiendo de que es defensor, hay que especificar que la manera de atacar de la Juventus no castiga sus puntos flacos. Ramos es un futbolista de 31 años que prefiere la tranquilidad a la agitación, y la delantera liderada por Dybala y coronada por Higuaín no representa un reto de perfil físico. Por un lado, la movilidad, tanto colectiva como individual, no es excesiva. Mandzukic y Alves están bastante atados a los costados, Higuaín ejerce de boya y apenas Dybala destaca por sus desmarques entre líneas pero tampoco estamos hablando de un jugador especialmente eléctrico en esas lides como pudieron ser el Özil de Mourinho o el Götze de Klopp. Eso permitirá a Ramos empezar y acabar sus fases defensivas en posiciones bastante cercanas. Además, a título individual, la Juve tampoco posee piezas que por sí mismas impliquen un cambio de ritmo, sobre todo si se consuma el vaticinado sacrificio de Cuadrado. En términos de profundidad, asumiendo que Higuaín ha reducido -y mucho- su número de rupturas en beneficio del de apoyos, tampoco se presagia un guion que exija a Ramos más carreras hacia atrás de la cuenta. Si todo se desarrolla según lo previsto, Sergio Ramos va a ser el futbolista más agresivo de su entorno, y ello suele traducirse en metros, suficiencia, continuidad y autoestima para el Real Madrid.

Sergio Ramos será capital para que la creación del Real no dependa en exclusiva de Marcelo y Carvajal.

En cuanto a su creatividad, de Ramos penderá el hecho de que la Juventus se vea -o no- condenada a defender en circunstancias que le resulten desagradables. Salvo en contadísimas fases contra el AS Monaco en las que Bernardo Silva terminó de seducir a Guardiola para que cerrase su fichaje, los de Allegri han podido focalizar su actividad y tensión defensiva en los costados. Frente al Barcelona por ejemplo, consiguió trasladar cada motor de su rival a una de las bandas, casi siempre la de Neymar y a veces Messi en la derecha en la vuelta del Camp Nou. Para la Signora, cuya fuerza defensiva principal reside en la gestión que hace del pase que, desde la banda, regresa al centro, eso equivale a sensación de control. Además, Mandzukic y Alves nunca permiten la superioridad numérica del oponente en zonas abiertas, pues este grupo defiende con ocho.

Pero si el Real Madrid logra construir puentes entre su columna central, y con ello trasladar el encuentro a la zona de Pjanic y Khedira, la Vecchia Signora va a tener que defender la zona que menos conoce, y va a redescubrir el sabor, olor y dolor de la angustia. Y Ramos ya demostró contra el Atlético de Madrid que es muy capaz de propiciar ese tipo de batalla. A su carácter, calidad y visión se le une un contexto que le potencia: en la izquierda siempre cuenta con un hombre abierto que no pierde el balón, que a veces es Marcelo y, con el 4-3-1-2 que sugiere mayor profundidad al brasileño, suele ser Kroos. Eso es un desahogo que además le permite ser más constante porque cuando la pelota va a Kroos, si la situación se presta, le vuelve a Ramos en buenas condiciones para que conduzca y penetre en campo rival. Además, que el epicentro se desvíe hacia la izquierda, donde también cae Isco, está mejorando el veneno de su cambio de orientación hacia Carvajal y su pase interior a Modric, cuya re-explosión como regateador y saltador de líneas guarda mucha relación con todo esto. A nivel de guion, o de reglas, la victoria para Zinedine Zidane consistiría en que Kroos, Isco y Modric tuvieran, como mínimo, el mismo peso en el encuentro que Marcelo y Carvajal. Y nadie tendrá más voz y voto en ello que Sergio Ramos.

Sergio Ramos deberá convencer a Bonucci, Barzagli y Chiellini de que él es el mejor central de la Final.

El fútbol se juega con la mente antes que con los pies y el madridismo y quienes más lo sufren ven en Sergio Ramos esa figura que trasciende, pero esa sensación que tanto significa en el entorno del fútbol español o víctimas recurrentes como el FC Bayern Múnich no hará presa de la Juventus en una primera instancia. Barzagli, Bonucci y Chiellini juegan en virtud del estatus que ellos mismos se auto-conceden y eso responde a que se consideran los mejores defensores de Europa. Para reinar en Cardiff como hizo en Múnich, Milan o Lisboa, Sergio Ramos deberá mantener un discurso que convenza a la Vecchia Signora de aquello que ahora no piensa. Ese discurso será su fútbol. Y si lo implanta como puede y sabe, cuando en el minuto 93 Toni Kroos coloque la pelota en la semi-luna de la esquina para botar un córner, podrá pasar cualquier cosa, pero todos pensarán en la misma: un gol más, en una Final nueva, del capitán que fue prometido.

 
 

Foto: David Ramos/Getty Images


12 comentarios

  • Soprano_23 3 junio, 2017

    Articulado, Abel. Menuda previa os estáis marcando… solo espero que haya algo de Cristiano Ronaldo el hombre de las 5 finales y tropecientas semis de la competición (me extrañaría que no fuese el que más de la historia). Sobre todo con la edición portentosísima que está haciendo.

    Respond
  • Mike 3 junio, 2017

    "El jefe del RM", "El jugador más intimidante, junto a Modric" ¿en serio?… El texto molaría si no fuese porque es la enésima infravaloración por parte de la prensa verdadero jefe y crack del equipo Cristiano Ronaldo. Vamos a ver si no se convierte en el jugador con más Champions ganadas en el campo de la historia reciente.

    Respond
  • Abel Rojas 3 junio, 2017

    @ Mike

    Por supuesto, Cristiano Ronaldo es el peso pesado del partido. Eso está fuera de toda duda. Me refería a que Ramos y Modric son los futbolistas que tienen más capacidad para llevar el partido al terreno que menos le conviene a la Juventus.

    @ Soprano_23

    Por supuesto. Vamos a hacer tantas, tantas cosas a lo largo del día que, evidentemente, Cristiano tendrá mucha presencia 😉

    Respond
  • dAVID 3 junio, 2017

    A mi si me lo parece, sin dudar, de lo que Cris le ha dado al Madrid, de lo que significa y de su importancia capital. Para mi el luso es el gallito del grupo, pero el verdadero jefe, es Ramos.
    Por cierto Abel, hablamos de la potencia del balón parado del Madrid, pero el de la Juve tampoco es manco, no?

    Respond
  • Abel Rojas 3 junio, 2017

    @ dAVID

    No es manco pero no es una súper potencia tipo Madrid de Zidane, Barça del Triplete de Luis Enrique o Atlético de la Liga.

    Respond
  • @angica10 3 junio, 2017

    Cuando pase unos pocos de años de que se retire el del Camas, sabres el mito que ha tenido el Madrid y lo que ha perdido. U auténtico ganador nato.

    Respond
  • Abel Rojas 3 junio, 2017

    @ angica10

    ¿Crees que el Real Madrid no se ha dado cuenta aún? Yo diría que sí, ¿no?

    Respond
  • Arroyo 3 junio, 2017

    El tema es que se puede aludir a un tema de grandeza, pero es que siendo eso fundamental, puede que la base de todo, es que Ramos es de por sí un jugador ultradominante desde lo técnico y lo táctico, y con todo lo que ya demostrado, un jugador de esa personalidad es un argumento ganador como quizás sólo tiene la Juve en Buffon y Alves. Lo de Ramos como futbolista, a secas, es también histórico.

    Respond
  • Abel Rojas 3 junio, 2017

    @ Arroyo

    Evidentemente. Es un futbolista de condiciones sobrenaturales que ha desarrollado todo su potencial. Luego está la mística y tal, que la verdad que le destaca sobre el resto, sin eso sería menos, pero sin eso, ya sería tan bueno como los mejores. Es un titán de este juego.

    Respond
  • @carloscmb80 3 junio, 2017

    Si Ramos juega concentrado y no concede por sentirse tan superior tenemos media champions ganada. Es un centrocampista jugando de central.

    Y no veo que el Pipa pueda hacer mucho daño al de Camas.

    Respond
  • Abel Rojas 3 junio, 2017

    @Carloscmb80

    Es verdad que Higuaín no es un Suárez o un Lewandowski ahora mismo, más bien rehuye del contacto y eso favorece a Ramos, pero Higuaín es muy, muy bueno, ¿eh? Y ha hecho una temporada brutal. Si Higuaín hace su mejor partido, problemas puede causarle a cualquiera. Aunque Ramos tenga iniciativa teórica.

    Respond
  • adiazagero 3 junio, 2017

    Coincido plenamente en lo que señalas en el penúltimo párrafo, Abel. El Madrid viene volcando todo su juego (aunque antes ya era el lado fuerte) de manera descarada desde la inclusión de Isco en el once, y en potenciar las posesiones por ese sector y romper la presión con una descarga hacia Modric o un cambio de orientación hacia Carvajal, Bale o Asensio reside una parte importante de las opciones del Madrid esta noche. Sobre ese mismo aspecto escribí hoy (http://www.abc.es/real-madrid/abci-final-champions-2017-madrid-y-juventus-futbol-convergente-201706030245_noticia.html), y me parece fundamental.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.