Ellos explican el Milan de Vincenzo


El Milan de Vincenzo Montella no es un equipo deslumbrante. Su fútbol no puede acercarse a eso porque no tiene plantilla para realizarlo, ni siquiera potencialmente. Es por ello que no está en su mano ser a lo largo de la temporada un formidable equipo de fútbol. Pero sucede que en su día a día transmite una normalidad enormemente positiva, como si de repente la urgencia de su pasado y de su mediática realidad no existiera. El equipo se define por su tranquilidad, y bajo esa circunstancia, tres de sus futbolistas más jóvenes son los que mas están destacando. Por encima de todos, Gianluigi Donnarumma. E inmediatamente después, y siempre dentro del acotado nivel de calidad de los lombardos, un central y un mediocentro: Allessio Romagnoli y Manuel Locatelli, dos futbolistas que sí explican con fidelidad la personalidad del fútbol del técnico napolitano.

Asentado en un 4-3-3 que manda a sus laterales muy arriba desde el momento cero, por encima incluso de la línea divisoria, el Milan da una notable importancia a lo que sucede en campo propio como punto de partida necesario a la hora de pasar al del contrario de manera ordenada y formada. En dicha importancia, los hombres que inician han de asentar tanto el estilo del equipo como los mecanismos de salida y elaboración, manejando con soltura los diferentes tipos de pases y ritmos que necesita el juego de su equipo ante diferentes presiones del oponente. Esos jugadores deben tomar decisiones desde el primer momento, y tanto Romagnoli como Locatelli, ambos jovencísimos, lo están haciendo, independientemente del acierto tanto técnico como táctico.

Romagnoli es la esencia de este Milan: en ritmo y en orden

Alessio Romagnoli llegó a San Siro previo pago de 25 millones de euros a la Roma. La apuesta, en clave Calcio, era importantísima. Y puede decirse que, en este Milan, Romagnoli es un verdadero pilar, seguramente el futbolista más cercano a tal consideración, Donnarumma siempre a un lado. Sin lugar a la duda, no existe mejor forma de explicar al Milan actual, cuya principal virtud reside en esconder todas sus carencias para competir con convicción, que a través del central zurdo rossonero. Hablamos de un zaguero que lo mide todo para no quedar expuesto, trasladando sus particularidades a todo el colectivo. Romagnoli es un permanente control de daños. Él no quiere sufrir y desde el control y la premeditación, se cura en salud. Primero a él y después al Milan.

Su pie izquierdo centra el análisis. Muy dotado para el pase y la conducción, Romagnoli maneja con soltura los tiempos con la pelota. La fase de salida milanista siempre pasa por Alessio, que interpreta acertadamente el tipo de presión que realiza el rival, haciéndose muy difícil que tome una decisión equivocada sea afrontando una presión a todo campo -las menos-, una de dos puntas o cualquier combinación que intente escorar al poseedor del balón hacia un costado. Romagnoli conoce los entresijos y sabe cuándo conducir, liberar o buscar en largo si no hay opción de pase. Una vez sale de dicha presión, encuentra muy fácil al interior zurdo una vez avanza para atraer la atención de uno de los pivotes o interiores rivales, o al mediocentro -Locatelli- una vez éste le acompaña para asentar jugada en zona de centrocampistas.

Dar pases buenos y seguidos es fundamental para Romagnoli, pues depende de la colocación de su equipo y la suya propia para no ser puesto en evidencia. Su lentitud y pesadez en los movimientos se compensan con un trabajo previo, tanto con la pelota como sin ella. El ex de la Sampdoria ha de anticiparse -prever lo que puede suceder- a las jugadas para no tener que perseguir ni correr hacia atrás en situaciones de desventaja. Si el rival logra encontrar espacios, Romagnoli va a sufrir más de la cuenta. Con el balón en poder de su equipo y lejos de sus inmediaciones, Alessio comienza a preparar una transición rival, con tal de no quedar en inferioridad. En ese sentido, al igual que cuando toma decisiones en salida de balón, sabe jugar, porque de ello depende. Hay rasgos, tanto físicos como intelectuales, que relacionan a Romagnoli con un grado de veteranía.

Locatelli presenta un muy buen potencial defensivo

Por su parte, Manuel Locatelli sí que responde, por el contrario, al ímpetu del joven. El canterano, regista sin discusión, necesita de mayor dinámica. Mediocentro único en el sistema, Locatelli (18 años) quiere hacer muchas cosas. Para algunas, cuenta con temple, para otras, con excesivo empuje. Con balón, su técnica es aún irregular. Es indudable que su empeine ha aprendido a pasarla de diferentes maneras pero no es un virtuoso en ningún envío concreto. Puede desplazar en largo, combinar en corto y conectar con hombres más adelantados pero no hay una situación que le haga dominante poniendo en ventaja a un compañero.

Protegiendo el balón, aunque toma algunos riesgos en la disputa, sí destaca, lo que permite fijar a su marcador para que un compañero se ofrezca, una virtud interesante para un mediocentro que trata de intervenir acertadamente en las dos mitades: repliega y barre en campo propio y anticipa en el del rival. En esas situaciones, Locatelli tiene un enorme potencial. Defensivamente, una vez llegue al punto de equilibrio y madurez, puede llegar a ser una referencia. Si con balón no se define por ser un gran generador, su personalidad es lo que le ha llevado a crear tantísima expectativa. Manuel desprende una pasión muy propia del club que representa y de la selección que algún día le llamará. Tendrá que lidiar con el peso de una posición de enorme prestigio en clave azzurra. Si se confirma que no dispone de un talento mayúsculo, el carácter podría compensarlo.

Romagnoli y Locatelli, los dos talentos más reconocibles del tercer clasificado de la Serie A, tienen toda la pinta de haber llegado al Milan para quedarse, no sólo en un Milan silencioso, sino en uno más poderoso y reivindicativo. De ellos depende construir algo sólido en el tiempo.

 

_
Segundo Asalto – 8 – Los primeros pasos del Milan de Montella

 
 

Foto: Marco Luzzani/Getty Images


7 comentarios

  • Pedro. 17 noviembre, 2016

    En el 11 titular son 7 jugadores convocables por la Nazionale,el equipo de la serieA con mas jugadores convocados en la ultima fecha fifa (solo para la Azurra) y el plantel mas joven del Torneo se ven claros los pilares de este nuevo Milan que trata de retroceder sobre sus pasos para reencontrar el camino perdido.

    Respond
  • hola1 17 noviembre, 2016

    2 pilares para el nuevo Milan. Buena pinta tiene esto,muy buena pinta.

    Respond
  • Veneziano 17 noviembre, 2016

    Da gusto ver en Italia que un tecnico de las caracteristicas de Montela pueda dirigir uno de los grandes clubes (los que estàn acostumbrados a ganar campeonatos o copas ). Es yà la sorpesa positiva de esta temporada , ….le falta solo superar el examen de la derrota es decir un momento critico . Hasta ahora han ganado muchos partidos sin jugar del todo bien …..hay que ver si fuè solo suerte o fuè merito . En Febrero estarà clarisimo .

    Respond
  • MigQuintana 17 noviembre, 2016

    @Pedro & @hola1

    Dos jugadores además con muchísimo margen de mejora. Sobre todo con el propio Vincenzo Montella, que es un entrenador que a nivel formativo y educativo va a tener una tarea muy grande con el mediocentro y el central.

    @Veneziano

    Después de su etapa en Florencia se lo merecía. Más que nadie.

    Y a mí su trabajo es que ya me parece excepcional, la verdad. Se nota su mano. De una forma diferente a la que nos tenía acostumbrados en la Fiore, porque tiene jugadores diferentes, pero se nota su trabajo.

    Respond
  • Abel Rojas 17 noviembre, 2016

    @ Veneziano

    Me sorprende tu optimismo. No sueles regalarlo. Si te muestras así, sin duda habrá cosas muy bien hechas por San Siro. Me alegra.

    Respond
  • miguelito 17 noviembre, 2016

    Por fin un análisis internacional que no va sobre la Premier. Bien a ver si seguimos así, en la variedad está el gusto.
    A ver si este club vuelve a ser por lo menos la mitad de lo que fue… por ahora con todos estos jóvenes más (si los chinos ponen pasta) alguna incorporación de nivel, sin volverse locos y faltar al respeto a la economía como hacen en esa competición a la que aludo anteriormente, el Milan puede recuperar cierta senda de éxito.
    Por lo demás gran artículo.

    Un saludo

    Respond
  • mac_eden 18 noviembre, 2016

    A ver, el milan va encontrando columna vertebral de nuevo, con Donnarumma, Locatelli, Romagnoli y tambien Suso y Niang…. Hay que señalar la gran labor que esta llevando a cabo Montella…. Italia cada decada da al mundo entrenados de gran nivel: si en la ultima era Capello, Lippi y Carlo… En esta han llegado a la elite Conte, Allegri y tal vez Vicenzo… Ya veremos

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.