River en el infierno | Ecos del Balón

River en el infierno


Para el campeón de Libertadores, la semifinal del Mundial de Clubes es una trampa. Sudamérica desea confrontar a Europa para dirimir la histórica batalla de siempre. Por eso, la parada previa, sea ante africanos, asiáticos o australianos, es una pesadilla a la que obliga el reglamento. River Plate, como otros antes que él, sufrió lo indecible para ganar. Pero ganó. Los de Marcelo Gallardo están en la final.

River sufrió en sus carnes todo el pánico típico de este partido

River arrancó mostrando lo que todavía es: un conjunto sólido, creado para moverse unido y con las líneas juntas. Su circulación no alteraba la estructura defensiva del Sanfrecce Hiroshima (equipo magistralmente analizado por el usuario Andreptch en los comentarios de la web), pero sí que le servía para robar en campo contrario y parecer dominador del encuentro. 20 minutos duraría esa sensación.

Llegado el ecuador de la primera mitad, River se cansó de sí mismo y de la ausencia de ritmo en sus ataques. Por fuerza debemos castigar la figura de Pisculichi, enganche entre los pivotes y los puntas, incapazRiver “no pudo” con Pisculichi de dotar de una mínima velocidad a las jugadas. Su partido fue horrible por (des)acierto y omisión de responsabilidades. Carlos Sánchez, interior derecho uruguayo que mezcla ayudas a los mediocentros –Kranevitter y Ponzio– con aventuras por la banda, tuvo que matarse para compensar el juego estático de los suyos. Fue el mejor de un River que estaba perdiendo el orden y la paciencia. Los laterales debían subir pero no lo hacían por pánico. Quedaban en tierra de nadie. Lo peor ante un Sanfrecce que ya volaba a la contra, sobre todo a través de Kashiwa y su “9” brasileño, Douglas. Barovero salvó el desastre pero el miedo ya se había apoderado del cuadro argentino.

Serenarse hizo que River no terminase perdiendo el encuentro

El descanso le vino bien a River, aunque solo fuese para cortar la hemorragia. En cierto modo, sorprendió que Gallardo sustituyese antes a Ponzio (el único sereno en medio del susto) que al terrible Pisculichi, pero fue cosa de minutos. En el 64 entró Viudez y con poco mejoró sus prestaciones ofensivas. River llegó en alguna ocasión, aunque no con el peligro suficiente como para generar el gol que cazó Alario en un error del portero nipón. Dicho esto, hay que señalar que River defendió mejor en la segunda parte, justo cuando pudo sacudirse el pavor que le invadió tras el arranque. Y es que está comprobado: jugar por evitar el fracaso es muy complicado. El “Millonario” viajó a Japón para enfrentarse a Messi, Iniesta o Suárez. Quizás lo haga el domingo. Y esa será una historia muy diferente.


16 comentarios

  • @allan_ha 17 diciembre, 2015

    River tenía el balón porque los japoneses no lo querían, pero llegaban al último tercio y no había un cambio de ritmo. Creo que en esa zona extrañan demasiado el descaro de Teo, porque Pisculichi hacía más lento todo y Mora y Alario son básicamente finalizadores. Más allá de la final, será interesante ver como evoluciona Gallardo con este equipo perdiendo a Kranevitter y Sánchez.

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 diciembre, 2015

    Gallardo: "El objetivo era jugar el 20. Teníamos que saltear este partido".

    El resumen de todo. No dice ganar sino saltearxD

    Respond
  • Marcelino 17 diciembre, 2015

    Don Éder Álvarez Balanta y cómo dinamitar el sistema defensivo de un equipo. Qué calamidad , por favor.

    River me parece un equipo que va muy justito de calidad y con la salida de Teo Gutierrez esto se ha acentuado muchísimo. Me sorprende lo poco que cuenta Gallardo con el Pity Martínez.

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 diciembre, 2015

    @Marcelino

    Falta magia, sí. Con todo, los primeros minutos y tal a mí me sirvieron para ver que River puede hacerle partido al Barça si estos pasan y se levantan ese día con el pie torcido. De hecho es muy probable que River se ajuste un poco al famoso plan del Depor si no está Neymar.

    En fin, iremos viendo.

    Respond
  • hola1 17 diciembre, 2015

    Que bien que juega el Sanfrecce. En el primer tiempo sufrio muchisimo River..

    Respond
  • @_H___H_ 17 diciembre, 2015

    River empezó con una versión dominante y recuperando muy arriba pero la falta de creatividad ofensiva lo fue haciendo dudar y los errores en última línea lo hicieron perder la confianza, verse tan cerca del desastre nunca es sano para un equipo, sin embargo lo lógico es que la versión cambie en la final, estando más libres de la presión y viéndose con menosobligaciones creativas por seguramente tener pocas situaciones de ataque posicional.

    Ojo con las bajas de Neymar y Messi para el partido de hoy, nunca antes vimos un Barca sin ellos dos esta temporada, no que yo recuerde.

    Respond
  • Sin Balón 17 diciembre, 2015

    Nada nuevo bajo el sol. River jugó este partido pensando en la final y le ha ido de muy poco quedarse sin ella. Veremos ahora el Barcelona, sin Messi ni Neymar, no será nada fácil.

    Respond
  • @migquintana 17 diciembre, 2015

    @hola1

    Lo bien que tiraron las transiciones ofensivas.

    Se notó un muy buen trabajo. Aunque competitividad…

    @_H__H_

    River viene teniendo el problema de no saber cómo verticalizar en ataque posicional. Sólo Carlos Sánchez es una herramienta útil en ese sentido. A Mora, por ejemplo, ni le vimos descolgándose ni nada. No había creatividad, pero tampoco ningún automatismo definido. Y como los laterales por fuera tampoco te ofrecen ninguna solución en profundidad… No fue un buen partido, está claro.

    @Sin Balón

    Así van siempre los equipos de la Libertadores…

    … y muchas veces terminan cayendo por el camino, como es normal.

    Respond
  • @FedeMarioli 17 diciembre, 2015

    El partido que de alguna manera se puede tomar como "quiebre" es la vuelta en por cuartos de final vs Cruzeiro. Desde ahí, River es otro. Yo, personalmente, se lo atribuyo a dos salidas (las que daban coherencia al entramado futbolístico que legó Ramón Díaz): Teo, que era el que productivizaba todo el juego ofensivo del equipo (caídas a banda, como mediapunta para jugar entre líneas, entre otras) y; Ariel Rojas, este le otorgaba al equipo peligrosidad por izquierda, combinaba muy bien con Vangioni (algo que nunca pudo lograr los que lo siguieron en el pusto), centralizaba su juego y ayudaba en organización ofensiva a los medios.
    Luego de estas salidas, Gallardo tuvo que modificar: Bertolo y Martínez (volantes mucho más exteriores, y con menos criterio táctico) por izquierda y Alario (más "cazador de gol", no le faltan capacidad asociativas, pero en situaciones de pocos espacios las diferencias con Teo son claras).
    Y creo que todo esto configuró un equipo que sigue siendo de una fortaleza mental grande, pero con muchos menos juego, y cuando se trata del estático, aun más demostrado queda (y quedó ayer). Balanta es un retroceso (no tanto en capacidad de marca, pero sí en corte, juego aéreo y velocidad) con respecto a Funes Mori, que perjudica esa transición a defensa que siempre fue el punto débil de River ante rivales en bloque bajo.
    Contra Barca, preveo un River más retrazado y buscando salir rápido (ojalá con Martínez por izquierda y no Mayada, como se habla en los medios argentinos en las últimas horas). Dudo mucho que Gallardo proponga un pressing alto, pero está por verse; en mi opinión, las oportunidades de River pasan por llegar a los 60 minutos sin goles en contra.
    Y gran artículo, por cierto, en el cual coincido plenamente.

    Respond
  • al200 17 diciembre, 2015

    Lo malo de River es que carece del típico 10 suramericano, algo raro, sin duda la marca Gallardo se impregna, pero creo que falta un tipo mágico ( Aimar, Aguinaga, Candelo, Deco, Riquelme, Gio. Hernández o el propio Gallardo) para enfrentar a los europeos, en resumen nosotros no nos jactamos por defensa compacta, nivel tactico alto o un atacante demoledor, sino por un 10 creativo, algo tan anciano en la europa de hoy.

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 diciembre, 2015

    @al200

    Coincido. Y no hace falta que sea Riquelme o Aimar. Con que fuese el típico enganche que se hace famoso en la Intercontinental bastaría. Creo que eso daría a River potestad y seguridad para defender largos periodos, que yo creo que eso lo puede hacer bien frente al Barça si no está Messi, Neymar o los dos.

    Respond
  • Gonzaalodaniel 17 diciembre, 2015

    El clásico enganche Argentino murió, no existe más, ahora a las canteras de los equipos Argentinos, si no fichan a un 'regateador' no vale, solo cuenta el que a base de habilidad se deja a 2 o 3 jugadores, en Argentina ya no hay jugadores que piensan, que se encarguen de la creación de juego, los últimos Argentinos que se acercan a éstas características son Pastore o Banega, que ni siquiera terminan de ser de ese tipo de jugadores. Los Riquelme y Aimar ya no existen, ni tampoco los Redondo, por eso a Argentina le cuesta tanto tener equilibrio en el medio. O son mediocentros defensivos o delanteros.

    Respond
  • Gonzaalodaniel 17 diciembre, 2015

    Y quiero hacer mención a un jugador del que en el artículo no se habla, que a mi parecer otorgo orden al ataque de River, y es Luis 'Lucho' Gonzalez, hoy por hoy ante el mal presente de River, es indispensable, aporta pausa, claridad y balones filtrados hacia los jugadores más ofensivos. En mi opinión River debería copiar el planteo del Dépor con un 4-3-1-2 con Kranevitter de MCD, Sanchez y Lucho en los interiores, y de enganche Viudéz o Pity Martinez, sin Piscu. River necesita de un enganche desequilibrante y que pueda aguantar el partido tapando a Busquets, como lo hizo Fajr.

    Respond
  • Yone_hf 17 diciembre, 2015

    @Gonzaalodaniel

    River muy probablemente no juegue con enganche, Gallardo sólo utiliza ese esquema (4312) en los partidos donde cree que va a tener más la pelota. Seguramente se prescinda del enganche y se transforme en un 442, con el cual es más fácil cerrar los espacios centro del campo, sobre todo en las bandas. La duda es saber si el elegido será Mayada o Martínez, Mayada aportaría algo de esfuerzo y más talento defensivo (aunque escaso) que el que podría aportar Martínez, aunque este sería una respuesta bastante coherente para recuperar los metros perdidos a la hora de defender, dada su velocidad y la facilidad de sacarse gente de encima.

    Respond
  • @_H___H_ 17 diciembre, 2015

    @Gonzaalodaniel
    Yo dudaría de lo de Lucho por dos razones, primero porque defensivamente no es tan sólido como Ponzio, que es al que ha solido reemplazar, y segundo porque físicamente no parece estar para los 90 minutos, creo que por eso Gallardo lo ha estado poniendo en los segundos tiempos, porque ha preferido que empiece a tener un impacto revulsivo que con el rival intacto físicamente no sería tan fácil.

    En este sentido yo creo que tal vez Gallardo va a apostar a aguantar, como dice Miguel Quintana, los primeros 60 minutos con el arco en cero y luego intentar construir algo. No es nada fácil, aunque creo que es lo que puede intentar.

    Respond
  • Gonzaalodaniel 18 diciembre, 2015

    @Yone_hf

    De eso se estuvo hablando el día de hoy, de que River optaría por un 4-4-2 con 2 lineas de 4 bien marcadas y arriba Alario y Mora, yo optaría por Mayada en ese caso, como bien mencionaste, tiene más sacrificio y talento defensivo, aunque sea poco, pero por sobre todo, a diferencia de Martinez, Mayada ha otorgado mayor seguridad al muñeco que el 'pity', a mi me parece un jugador muy interesante, veloz y con calidad.

    @_H__H_

    Lo de Lucho es sabido que no está para los 90 minutos, pero así y todo no lo dejaría afuera, lo utilizaría y que Ponzio salga a los últimos 30, River sin la claridad de Lucho hoy por hoy no es nada, cuando jugó lo hizo bien y con criterio, un claro ejemplo es el partido de vuelta por la copa Sudamericana contra Huracán… https://youtu.be/bYeHLFLMdrk

    La única función de Ponzio es raspar, solo raspar, pegar, es un jugador al que sinceramente cuestiono demasiado y no me gusta ni un poco. La prensa Argentina lo sobrevalora demasiado, por el hecho de 'correr' o 'sacrificarse', cuando lo único que hace es pegar, sin pensar. Hay 2 grandes diferencias entre defender, correr y sacrificarse de una manera inteligente, al simple hecho de correr atrás de una pelota tontamente, y Ponzio precisamente no se caracteriza por ser lo primero que acabo de nombrar, es torpe, bruto, siempre juega al límite, es más, te diría que siempre merece irse expulsado, es un peligro, y con la pelota tiene una efectividad en los pases que madre mía… si Xavi Hernández lo viese, se preguntaría como este jugador es profesional. También siempre comete perdidas infantiles en zonas arriesgadas y distracciones infantiles a la hora de marcar sin pelota.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.