Héroes: Alguien tiene que hacerlo | Ecos del Balón

Héroes: Alguien tiene que hacerlo


1- MATADORES DE DRAGONES.

“El Terminator jamás se detendría, jamás le abandonaría y jamás le haría daño. Siempre estaría allí, y moriría para protegerle. De todos los posibles padres que vinieron y se fueron año tras año aquella cosa… aquella máquina era el único que daba la talla. En un mundo enloquecido era la opción más sensata”. Sarah Connor, en ‘Terminator 2: El día del Juicio’ (J. Cameron, 1991).

Cantan unos versos medievales que la retaguardia franca se vio sorprendida por el enemigo en una expedición al sur de los Pirineos. Ante la amenaza de verse rodeados en medio del agreste desfiladero el sensato Olivares aconsejó a Roldán, favorito de Carlomagno y capitán de las tropas, hacer sonar el olifante para alertar a la vanguardia franca sobre su precaria situación. Pero Roldán rehusó la propuesta de su compañero de armas y se enfrentó sin ayuda a un enemigo al que no podía vencer. Cuando el impetuoso héroe, al fin, hizo sonar su gran cuerno, el sonido llegó tarde para rescatar a la retaguardia carolingia y su eco rebotó estruendoso entre las paredes de roca. No para reclamar un auxilio ya inútil, sino para llevar a todos el último aliento de los caídos en Roncesvalles.

Los mayores héroes de la épica antigua están cortados por un mismo patrón: individuos excesivos en sus formas y apetitos, que destacan por su fortaleza y arrojo, y evidencian un desprecio considerable por sus propias vidas y las de aquellos que les rodean. Nada que ver con la prudencia y el sentido cívico de Olivares, mera comparsa en la epopeya carolingia. Ni con Héctor, sereno defensor de su gente, cuyo cadáver fue humillado por el brutal Aquiles ante las murallas de Troya. Los grandes héroes épicos son figuras difíciles de encajar en la sociedad porque su ambiente es el conflicto, la guerra y la aventura que encuentran más allá de los muros de la ciudad, en el reino de lo salvaje. Enfrentarse a los monstruos que acechan a la civilización, y no tanto construirla o preservarla, es su verdadero cometido.

Estos héroes fueron cayendo en el olvidoA medida que la sociedad ganaba terreno a los misterios de la naturaleza, no obstante, el sentido de estos héroes destructores cayó en el olvido. Devinieron incómodos, incluso fueron perseguidos por sus excesos. Las nuevas épicas de origen culto, que ya no eran el producto de la tradición popular, sino obras proyectadas por los poderes políticos emergentes, promocionaron un modelo de héroe más prudente y reflexivo. Príncipes y reyes, más que guerreros. Los Eneas y Arturo, constructores de reinos y ciudades, ocuparon el lugar de los Hércules y Beowulf, matadores de dragones, y la historia avanzó hasta nuestros días al amparo de unos referentes más civilizados.

Pero incluso el fastuoso alumbrado de la civilización moderna extiende sombras tras las esquinas y en sus propios callejones. Un buen día, la ciudad descubrió que los viejos monstruos no habían sido destruidos, que se habían adaptado a vivir y crecer en la jungla de asfalto. La sociedad gritó ante esta revelación, presa del miedo y la ansiedad, y su eco rebotó estruendoso entre las paredes de cristal. No para pedir auxilio a los héroes serenos del mundo civilizado, sino para despertar de su letargo a los ejecutores de antaño.

2- CANALIZAR EL DOLOR.

“Yo no había pedido esta mierda. Los problemas habían venido a mí, en grandes y oscuros enjambres. Los buenos y los justos eran como el polvo de oro en esta ciudad. Yo no me hacía ilusiones, no era uno de ellos. No era un héroe. Sólo yo, una pistola y el delincuente. Mis opciones se habían relegado a un solo camino.” Max Payne, en Max Payne (Remedy Entretainment, 2001).

El FC Barcelona necesitaba un matador, capaz de embarrarse al servicio de Leo Messi, para reestructurar un ataque que se había vuelto demasiado previsible. Como si de una película de acción se tratara, el club catalán estaba tan desesperado que acudió a una suerte de pacto con el Diablo. De mantenerse fiel a los clichés habituales del género, algún responsable de la planificación deportiva azulgrana habría afirmado en algún momento: “Luis Suárez es nuestro hombre”. Otros se habrían opuesto escandalizados, temiendo más la fama conflictiva del futbolista -sancionado por morder a Giorgio Chiellini en un lance del Mundial de Brasil- que las dificultades por las que pasaba su propio equipo. La discusión habría terminado de forma tajante: Da igual lo que haya hecho. Es el mejor y lo necesitamos”.

El cine de acción moderno fue tomando forma a lo largo de los años setenta para consolidarse en plenos ochenta. Fue una vuelta de tuerca visceral a los principios establecidos por el cine negro, que en la edad dorada de Hollywood se encargaba de mostrar al público los recovecos criminales de las ciudades de la primera mitad del s. XX, cuyo provenir ya no era observado -tras el crack del 29- con la inocencia y el optimismo de los felices años veinte. El progresivo desarrollo de una sociedad más desigual y conflictiva fue determinante en el desencanto sobre el brillante futuro postindustrial que algunos habían pronosticado. Según se acercaban los años ochenta y sus duras circunstancias socio-económicas los viejos relatos de robos y gángsters, acotados a espacios y protagonistas muy concretos, entregaron el testigo a una violencia transversal que se adueñaría de la ciudad en pleno para escenificar la ansiedad de sus habitantes.

Aquellos eran los años de Harry el sucioHabían llegado los tiempos de “Harry el sucio” (1971), un duro policía enfrentado a un psicópata que elige sus víctimas al azar. Este componente tangencial iría un paso más allá en “El justiciero de la ciudad” (1974), otro film clave en los orígenes del género, en el cual un ciudadano cualquiera se entrega a la persecución de todo tipo de delincuentes para vengar la terrible agresión de su esposa y su hija en manos de unos atracadores. La creación de vengadores urbanos siniestros y expeditivos no fue privilegio del cine en esos tiempos convulsos, sino una tendencia generalizada en todos los espacios de la misma cultura popular que muchos siglos atrás había dado forma a los héroes matadores de monstruos. Mack Bolan, el justiciero protagonista de una exitosa serie de novelas ligeras, sirvió de inspiración al guionista Gerry Conway para crear, en las páginas del risueño Spider-Man, uno de los personajes más oscuros de la historia del cómic de superhéroes.

Tras la trágica muerte de su familia en manos de unos criminales Frank Castle se convirtió en The Punisher (“El Castigador”), azote de cualquier delincuente que se cruzara en su letal cacería: “si eres culpable, estás muerto”, sería su lema. Esta violenta pulsión ha sido argumentada como la vía de escape para el dolor que constriñe el alma del personaje, del mismo modo que los familiares y conocidos de Luis Suárez, apodado el depredador, no dudan en señalar una infancia traumática como la raíz de los extraños arranques de agresividad que han llevado a este implacable finalizador a morder a tres compañeros de profesión a lo largo de su carrera.

3- EL ALMA DEL GUERRERO.

“¡No tengo tiempo para sangrar!” Sargento Blain Cooper, en Depredador (J. McTiernan, 1987).

El padre de Luis Suárez abandonó a su familia cuando el muchacho contaba nueve años. En el hogar quedaron una madre, siete hijos y unos míseros ingresos. El futuro futbolista del FC Barcelona hizo de todo para salir adelante y las calles de Montevideo le descubrieron demasiado pronto la bebida y todo tipo de conflictos. Su incipiente carrera futbolística parecía condenada al fracaso hasta que se cruzó en su camino la salvación de todo héroe de acción que se precie de serlo: un amor de película.

Frank Castle adoraba a su esposa y a sus hijos y habría hecho cualquier cosa por salvarlos. Como John Mclane (“La jungla de cristal”, 1988), que encuentra a las grandes mujeres de su vida en medio de todos los entuertos que debe resolver, y Willam Munny (“Sin perdón”, 1992), que transmutó de villano a justiciero por amor a su querida Claudia. De una forma u otra, el dolor y el sacrificio marcan la relación de los héroes de acción con sus seres más queridos, que ejercen a su vez de terapia y remanso de paz para unos individuos cuya predisposición al conflicto hace muy difícil, de otra forma, su encaje en la sociedad. El asesinato de su prometido y de la vida que crecía en su propio vientre desataron la cólera de la Mamba Negra (“Kill Bill”, 2003) del mismo modo que la muerte de su amado Patroclo enfureció al poderoso Aquiles en los versos de la Ilíada.

Suárez tuvo en Sofía la motivación para crecer en todos los sentidosLuis Suárez asegura haber recorrido 21 kilómetros a pie para visitar a la que hoy es su esposa. Tenía quince años y muy pocos medios. También viajó sin blanca a Barcelona cuando la joven Sofía se mudó allí con su familia. Según se prolongaba la estancia de su amada en el viejo continente el futbolista comprendió que sólo había una forma de poder estar con ella: ser lo bastante bueno como para despertar el interés de algún club europeo. A falta de la compañía de su pareja el otrora disperso y problemático Luis Suárez se entregó en cuerpo y alma al fútbol y pronto pudo recoger los frutos de tanta dedicación. Cuando el FC Groningen lo trajo a Europa la mujer que le había enseñado que él “no era burro, solo que no tenía ganas de hacer las cosas” se reunió con él en Holanda.

Incapaz de asumir la pérdida de su familia, Frank Castle ya era todo un veterano de guerra cuando asumió la identidad de Punisher. Privado del equilibrio emocional que le aportaba su difunta esposa, el ex-marine canalizó su furia en el combate, una disciplina que le sirvió para declarar una guerra de un solo hombre contra el crimen al tiempo que concentrarse en una actividad tan exigente, como en el caso de Luis Suárez, mantenía su tormentoso espíritu en los ambiguos límites de la cordura. Clint Eastwood, Charles Bronson o Lee Marvin (“A quemarropa”, 1967) protagonizaron los primeros pasos del cine de acción moderno: todos eran veteranos del western y el cine bélico, los géneros clásicos que inspiraron los montajes de las nuevas películas de tiros. En parte pistolero solitario, en parte disciplinado soldado, el héroe de acción es un guerrero al que se le niega un campo de batalla convencional.

4- TRAS LAS LÍNEAS ENEMIGAS.

“Están enfrentándose a un hombre que es un experto en la lucha de guerrillas; ese hombre es excepcional con armas de fuego, con el cuchillo, con sus propias manos. Es un hombre que está entrenado para ignorar el dolor y las condiciones climatológicas, vivir de lo que da la tierra, comer cosas que harían vomitar a una cabra; en Vietnam la misión de mis hombres era eliminar a ciertos enemigos. ¡Matar! ¡Y punto! Matar o morir. Y Rambo era el mejor”. Coronel Samuel Trautman, en Acorralado (T. Kotcheff, 1982).

La aparición de Punisher supuso tal impacto contracultural que Marvel le reservó, en primera instancia, un rol de villano. Pocos meses antes, la muerte de Gwen Stacy en las mismas páginas de Spider-Man había marcado lo que el crítico Julián M. Clemente ha definido como un “momento de ruptura definitivo” en el cómic de superhéroes. Los tiempos estaban cambiando, pero en febrero de 1974 la industria de las viñetas todavía no había asimilado las nuevas tendencias de la violencia cinematográfica. Regidos por la estricta corrección política del Comics Code, un sello de autocensura que las editoriales estadounidenses incluían en sus publicaciones, los superhéroes no mataban a la gente.

Fue muy criticado en su paso por InglaterraEl paso de Luis Suárez por el fútbol inglés no fue menos controvertido. La Premier League también trató al futbolista uruguayo como un villano y no fueron pocos los comentaristas que se alegraron de despedirlo tras su última temporada en las islas. El motivo es evidente: como Punisher, objeto perenne del desprecio del resto de la comunidad superheroica, el delantero trajo su propia justicia a un contexto que se regía por otras reglas. Luis Suárez reclama para sí mismo el mito de la garra charrúa como argumento competitivo. Nacido a raíz del triunfo de una Uruguay magullada sobre una lustrosa Argentina en el Campeonato Sudamericano de 1935, el concepto se inspiró en el viejo espíritu combativo de los nativos charrúas para definir, en palabras del antropólogo Daniel Vidart, una “fuerza sacada de la flaqueza, un poder masculino que brota de la «pierna fuerte»”. Es decir, hacer todo lo que sea necesario para ganar.

Las broncas, tretas y agresiones de Luis Suárez, cuestionadas también en el ámbito internacional, fueron juzgadas con particular rigor en la cuna del deporte rey, tan celosa de la pureza ética en el juego. A su manera, el delantero cometió verdaderos crímenes contra el fútbol inglés de la misma forma que los actos de Punisher vulneran los principios clásicos de los superhéroes y su concepción idealizada de la lucha contra el mal. Juez y verdugo en la mejor tradición del “Juez Dredd” (1995), Frank Castle ejecuta criminales a diestro y siniestro y su actividad en los barrios bajos muestra situaciones muy similares a las problemáticas del mundo real así como el fútbol de Luis Suárez traslada al césped de la élite los recursos más indecorosos de una improvisada cancha callejera. “Es malísimo jugando al parchís”, afirma Javier Mascherano sobre su compañero uruguayo, porque “no puede hacer nada; no se puede tirar, pegar patadas…”. Unos métodos poco ortodoxos que le han valido algunas sanciones ejemplares por parte de las autoridades competentes.

No es raro que los héroes de acción sean perseguidos por la ley y su conflicto con todo principio de autoridad está a la orden del día. El ex-Fuerzas Especiales Snake Plissken (1997: rescate en Nueva York, 1981) cruzó una línea prohibida e iba a ser encerrado por ello en la misma prisión en la que le encomendarían una última misión redentora. Su aspecto icónico, marcado por un parche en el ojo, la barba descuidada y media melena, fue homenajeado por el personaje de videojuego Solid Snake (Metal Gear), un agente que vela por la seguridad mundial desarrollando operaciones encubiertas al margen de la ley convencional. En 2011 Greg Rucka y Marco Chechetto escogieron el mismo estilismo para Punisher cuando se les encargó reinventar las polémicas actividades del Castigador.

5- DE ARMAS TOMAR.

“¡Tenemos misiles tácticos inteligentes, armas de plasma, rifles de pulsos, RPGs, tenemos rompepelotas sónico-electrónicos! Tenemos armas nucleares, cuchillos, palos afilados…”. Soldado Hudson, en Aliens: el regreso (J. Cameron, 1986).

Punisher no lleva máscara y viste un oscuro equipamiento militar en el que sólo destaca una calavera blanca de prominentes incisivos, amenazantes como la dentadura de Luis Suárez, que en su diseño original se alargaban hasta el cinturón para convertirse en cartucheras. Porque Punisher necesita muchas balas. El héroe de acción no tiene poderes, su virtud es llevar al extremo las habilidades que cualquier individuo puede desarrollar, y en esa tesitura las técnicas de combate adquieren una relevancia extraordinaria. A veces el propio cuerpo es su mejor arma, como en las películas de artes marciales, pero en la mayoría de los casos lo mejor es seguir el ejemplo de Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone y armarse hasta los dientes.

Suárez y el Castigador no pretenden ser un símbolo, sino cumplirLas gestas de “el pistolero” Luis Suárez también se glosan en términos balísticos. Como buen artillero, se sirve de disparos, obuses, misiles y cañonazos para rematar la faena, fusilar la portería enemiga y matar el partido con sus goles. Es un finalizador entregado a un credo competitivo en el que la derrota del adversario equivale a la ejecución del malechor en la cruzada de Frank Castle. Sendos objetivos requieren métodos expeditivos y un gran sacrificio personal. Los verdaderos hombres de acción no son antihéroes teatrales que esconden firmes escrúpulos tras una máscara amenazante, ni capitanes idealistas como sus tan admirados Steven Gerrard y Steve Rogers, cuyos sacrificios nunca empañan su dignidad. El uruguayo y el Castigador no pretenden ser un símbolo: se sumergen en la oscuridad, terminan el trabajo y emergen embarrados hasta las cejas.

El concepto de trabajo sucio tiene mucho que ver con el oficio del nueve. El delantero centro actúa en territorio rival y sostiene peleas desiguales en el corazón del área adversaria. Intenso y útil a su equipo en todo momento, Luis Suárez no es uno de los mejores del mundo por exhibir capacidades extraordinarias, sino por ser muy bueno en todos los aspectos de su trabajo: el uruguayo es un manual con piernas infatigables y su calidad se adapta como ninguna a los contextos más embarullados. En “Punisher: War zone” (2013) Frank Castle mantiene en jaque a los mismísimos Vengadores, los “héroes más poderosos de la Tierra”, cuando intentan poner fin a sus sangrientas actividades. La trepidante persecución, como el dominio que Luis Suárez ejerce sobre todos los rebotes que lo circundan, ilustra la tremenda eficacia de estos ejecutores al enfrentar todo tipo de adversarios, algunos muy poderosos, sin más recursos que su cuerpo magullado, el oficio guerrillero y un pequeño arsenal al servicio de su férrea resolución.

“Hay delanteros a los que nos gusta dar un gol, ayudar al equipo en todo lo que se pueda”, afirma un astro sin ansia de protagonismo, dispuesto en todo momento a ejercer el rol que más convenga a sus compañeros. Frank Castle y Luis Suárez no son héroes en el sentido más estricto del término, pero su capacidad de sacrificio por una causa mayor no tiene límites, y a veces esto es lo único que importa. ¿Qué crees que voy a hacer?, pregunta el rudo Cameron Poe al agente Larkin del FBI, que lo observa entre fascinado y temeroso en la recta final de “Con Air” (1997). El ex-marine, encarcelado a causa de un trágico arranque de agresividad, ha saboteado el intento de fuga de unos peligrosos convictos y ahora se dispone a enfrentarse a ellos para terminar el trabajo: “Voy a salvar este maldito día”, sigue resuelto. Alguien tiene que hacerlo.

···


···

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER TODAS LAS COLECCIONES DE
– ORIGEN | ECOS –

···


36 comentarios

  • @miguelalarconfd 6 junio, 2015

    Madrugar y encontrarse con esto. Increíble, trabajo digno de la final de Champions. Que comience el día más largo del año, que así da gusto!

    Respond
  • @RdGarca 6 junio, 2015

    No dejan de asombrarme. He descubierto a Punisher recientemente y me ha encantado, cuenta con muy buenas historias para tratarse de alguien sin poderes.

    Una de las cosas que más me sorprendió del personaje es que a pesar de parecer un tipo de dispararle a todo y ya, en realidad es muy calculador y nunca se mete de donde no sabe como saldrá. Al igual que Suarez. No es un jugador terco, y sabe adaptarse muy bien a cualquier contexto. "No puedo por aquí? Pues lo intento por acá". Además, ambos son excelentes para olerse emboscadas ^^

    Respond
  • hola 6 junio, 2015

    Vaya maravilla. Y van…

    Respond
  • Miguel 6 junio, 2015

    Yo solo sé que cuando tenga 70 años le.hablaré a mi nieto de Luis Suárez y sus gestas, tanto en Uruguay,Liverpool y ahora en Barcelon.Sin duda alguna , el mejor 9 de esta época y lo digo por lo autosuficiente que es y a donde va siempre triunfa , un ganador nato .

    Respond
  • Some 6 junio, 2015

    @RdGarca

    Es un muy buen personaje. Yo no lo conocía en profundidad antes de meterme con este texto y a raíz de ello lo he leído ya "casi todo". Y me he divertido mucho, la verdad. Tampoco están nada mal las poco conocidas películas sobre el personaje, sobre todo la última.

    Respond
  • javimgol 6 junio, 2015

    Suárez es un devorador. Es un pequeño agujero negro que atrapa todo lo que está en su área de influencia. No por técnica, sino por puro hambre se cepilla todo central, balón, rebote que pase en su zona de influencia. Él le dió la liga al Barcelona ajusticiando al Madrid en el Camp Nou, fue mortal el Champions y, francamente, creo que ha sido el 2º jugador más importante en esta extraordinaria temporada del Barcelona.

    Respond
  • @migquintana 6 junio, 2015

    En cada vídeo que le preguntan por Sofía, Luis Suárez muestra un amor y una obnubilación por su mujer que a mí me dejan impresionado. Pocas veces he visto a un futbolista o, simplemente, a una persona transmitir lo que transmite el uruguayo por el gran motivo de su carrera como futbolista. Sin ella, la historia sería muy diferente.

    Respond
  • SergioMartin91 6 junio, 2015

    Otra vez más, brutal el paralelismo encontrado en esta serie de Héroes. Enhorabuena Marc. Veremos si hoy Luis Suárez es ese punisher que castigue a "Ojo de Halcón".
    En cuanto al análisis de Luis Suárez, para mi está todo dicho: el jugador tiene intensidad, entrega, movilidad, desborde, gol, asociación y sobre todo una capacidad de esfuerzo y sacrificio por encima de lo común, yo, personalmente, nunca vi a un delantero que hiciera tantas cosas y tantas veces como el bueno de Luis, lo cual acaba minando tu moral y haciendo que cometas ese error en forma de balón muerto dentro del área, aún a sabiendas que ahí estará el pistolero para transformar esa jugada en gol.

    Respond
  • @JuanDV14 6 junio, 2015

    @migquintana
    Es que la historia "a lo Gastby" de Suárez jugando al fútbol para reencontrarse con su amada es espectacular. Y si ya le sumas su imagen de tipo duro te queda un guión de película.

    Por cierto, si Messi es Jordan y Neymar es Pippen, Suárez podría ser Rodman (con más calidad el uruguayo)?

    Respond
  • @9LutherBlissett 6 junio, 2015

    A mi me tenéis que explicar como lo hacéis porque si tuviese que pensar en un paralelismo entre jugador/mito/superhéroe no se me ocurre absolutamente nada y luego cada mes cuando leo la serie Héroes…es que están clavados…hacéis que parezca evidente el paralelismo y eso no es fácil.
    Mi más sincera enhorabuena por el trabajo bien hecho.

    Respond
  • @migquintana 6 junio, 2015

    @JuanDV14

    Además, que lo de "pasarlo mal" no es un decir. Él mismo ha reconocido que tuvo ciertas experiencias desde muy joven que no se las recomendaría a nadie, amen de ponerse como un pequeño tonel cuando Sofía se iba a marchar. Sabido todo esto, es normal entender cómo juega Suárez: cómo si el amor de su vida estuviese en peligro.

    @9LutherBlissett

    El grupo de whatsapp de Héroes debe ser una cosa de locos.

    Para empezar porque Javier Alberdi, el coordinador de la serie, es el más loco de todos. 😀

    Respond
  • Some 6 junio, 2015

    @9LutherBlissett

    La idea original de David Mata era escribir cualquier cosa y luego mover todos los hilos posibles para reescribir la realidad en función de nuestro texto. Luego Javier Alberdi puso orden y decidimos crear un grupo de estudio que es el mejor apoyo para el autor de cada artículo :)

    Respond
  • Polaquito 6 junio, 2015

    El Xavi del actual Barça. El jugador contextual más allá de Messi. Xavi-Suárez, no se me ocurren dos jugadores más distintos, pero los dos han marcado (y Suárez seguirá marcando) el estilo de los dos grandes Barças de Messi.

    Respond
  • Miguel 6 junio, 2015

    Como dijo un amigo madridista , el Madrid estuvo a un Luis Suárez, de alcanzar el triplete esta temporada..

    Respond
  • Abel Rojas 6 junio, 2015

    @ Polaquito

    Bastante bien tirada.

    @ Martín

    "Veremos si hoy Luis Suárez es ese punisher que castigue a "Ojo de Halcón". "

    Y esta es buenísima ^^

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 6 junio, 2015

    Como gran aficionado al cine de derribo de los 80-90 soy muy fan de este artículo y personaje. La idea siempre ha sido tan potente que da igual las veces que se haga. Nos la volveremos a tragar. Ahora mismo no puedo dejar de imaginarme a Luis Suarez empuñando a Messi como si una metralleta y montando a Neymar como una motocicleta. Todo lo que tiene a mano es un arma con lo que concluir su misión. Lastimoso que nos falté un gran villano de final de fase como Chiellini

    Respond
  • @javi15195 6 junio, 2015

    A mí Marc me ha ganado con esa cita de Max Payne, uno de los personajes que más me han persuadido por su historia y por sus métodos, poco ortodoxos eso sí. A lo Luis Suárez, vaya. Me encanta esa analogía ^^

    Respond
  • Henryhm 6 junio, 2015

    La ilustración es de Marc? Porque es la leche, como el texto. Como todo lo que traeis hoy, vamos.

    Respond
  • @Lvallejocolom 6 junio, 2015

    Espectacular como siempre, Marc. Se aprende bastante leyendo estos textos. Y claváis siempre las comparaciones.

    Respond
  • Some 6 junio, 2015

    @ Henryhm

    No, no, es de una portada de The Punisher ^^

    @javi15195

    Estuve recopilando citas de Max Payne (que lo jugué hace poco, por cierto) y es que ahí está todo. Podría haber metido una en cada párrafo. Está muy claro que está concebido como un homenaje/síntesis sobre el cine de acción, y que está muy logrado en este sentido. Tiene todos los principios, clichés y el tipo de reflexiones que sugiere el género.

    Respond
  • @JavierAlberdi 6 junio, 2015

    En el equipo de Héroes sabemos que lo más complicado en cada trabajo es encontrar un buen título. El de esta entrega es brillante y revelador lo cual es un indicio de lo bueno que es también el texto.

    "Alguien tiene que hacerlo" no solo revela una predisposición a alcanzar un objetivo a cualquier precio sino también un sacrificio altruista en el ejercicio de esa acción que sabes te estigmatizará.

    Una imagen que sintetiza esta voluntad por parte de Luis Suárez es su autoexpulsión en el Mundial de Sudáfrica, en partido contra Ghana, con un paradón que le costó la roja y el penalti en contra en el último minuto de la prórroga, pero que libró a la charrúa de un gol seguro. Suárez se fue del campo desolado, pero antes de enfilar el túnel de vestuario detuvo su marcha y alzó el rostro para presenciar el lanzamiento como si avistase a su pelotón de fusilamiento. Cuando el larguero repelió el disparo de Gyan el uruguayo se volvió loco de alegría. Alguien tenía que hacerlo. Él.

    Respond
  • @JavierAlberdi 6 junio, 2015

    @9LutherBlissett

    Aunque, como tú indicas, a priori parece que no haya una relación entre ningún par cuando encaramos la elección de una nueva semblanza casi siempre tenemos la sensación de que la relación "estaba ahí" como esperándonos a ser destapada. No fue éste el caso. Personalmente yo dudé al principio pero fue Marc el que defendió la similitud hasta convencernos. Estaba más escondida pero logró destaparla.

    Respond
  • cassavettes 6 junio, 2015

    Me encantan las pelis de acción de los 80-90. Muy infravaloradas, solo hay que ver la mala fama como actor de Schwarzenegger cuando en realidad pasados 20 años de su "juvilación" ningún actor ha sido capaz ni de acercarse a lo que él transmitía.

    Este artículo es una delicia. La mención final de Con Air (peliculazo) una gran guinda. Y si a esto le mezclas a un tio como Suarez, del que es imposible no ser fan… Grande Ecos!

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 6 junio, 2015

    @Henryhm

    Marc presentó un montón de opciones. Yo me decantaba por una con tiburones en el fondo, que me parecía muy propia, hasta que nos avisó de que había encontrado una con el Punisher disparando que "incluso se parece a Suárez" (sic). Cuando lo vimos no nos lo podíamos creer.
    https://twitter.com/David_Mata_Ecos/status/607121

    El dibujo por cierto es de otro Mark, aunque apellidado Texeira

    Respond
  • Iker 6 junio, 2015

    Gran artículo. Héroes sigue siendo mi sección favorita. Que os dure la imaginación!

    Respond
  • Roves 6 junio, 2015

    Qué gran artículo y qué gran sección. Yo viendo las últimas exhibiciones de Leo creo que se puede afirmar que Messi es Akira.

    Respond
  • @monopandillero 6 junio, 2015

    La cantidad de cosas que aprendo cada que sale una nueva entrega de Héroes. De verdad que son alucinantes estos textos.

    Respond
  • RaMartell 6 junio, 2015

    @Roves Fijate que dentro del manga Messi siempre me ha recordado a Goku y Cristiano a Vegeta

    Respond
  • Full Norbert 6 junio, 2015

    Gran texto sin duda alguna, haciendo no sólo referencia al mundo del cómic, sino al cine de acción. No sabes cómo me alegra leer en un texto futbolero haciendo un paralelismo Suárez- Punisher, los nombres de Harry el Sucio, Depredador, Rambo, o de maravillosas películas como A Quemarropa y Sin Perdón del Dios de mi avatar. Ahí hay directores con un oficio tremendo, maestros de la acción que deben ser reivindicados como Don Siegel (un tipo que sacaba petróleo con cuatro duros) John Boorman y John McTiernan. Otro grande del cine de testosterona a poner en relieve de los 70-80 es sin duda alguna Walter Hill.

    La única pega que le pongo a tu artículo, Marc, es que hablando de Punisher no haya salido a colación el nombre de Garth Ennis, uno de los grandes autores de la historia del noveno arte, un genio total.

    De todos los paralelismos sacados, me quedo sin ninguna duda con el de Rambo (grandísima es Acorralado, que no me cansaré de reivindicar, no así sus secuelas) un tipo que se buscaba las habichuelas con lo poco que tenía a su alcance y siempre sacaba partido de ello. Don Siegel lo hacía con su presupuesto, ahí están Harr el Sucio, Comando o La Invasión de los Ladrones de Cuerpos. La tenacidad de Suárez en su vida fuera del campo haciendo lo que sea por estar con su amor, y dentro del césped, con su incansable búsqueda del balón con el dominio de los rebotes y su juego sin balón, abriendo espacios, arrastrando defensas para que sus compañeros puedan oler sangre, o esas asistencias sin balón como la maravilla que nos dejó en Cornellá- El Prat.

    Respond
  • Some 6 junio, 2015

    @ Full Norbert

    David Mata y Luis Vázquez, compañeros en el equipo de Héroes, son grandes admiradores de Garth Ennis. No es mi caso, la verdad. Son cosas muy mías, porque es un autor de tremendo éxito y muy bien valorado. Pero el caso es que yo no le veo tantas cosas y pienso que no le dio al personaje nada que fuera tan singular, en relación al arquetipo tratado, como para señalarlo sí o sí. Por eso, y sobre todo porque hubo que descartar mucho material para no eternizar el artículo, decidí no incluir una referencia específica a su etapa. Aunque se podría -y quizá debería- haber mencionado, desde luego, Garth Ennis es un autor de la máxima importancia en la trayectoria de Punisher.

    Respond
  • @sgomezabente 7 junio, 2015

    Fantástico artículo.. la verdad se me puso la piel de gallina..

    Respond
  • @Arashi_EG 7 junio, 2015

    Si la ilustración es del Punisher original, no sé si soy yo o se me parece muchísimo al propio Luis Suárez, es tremendo esto

    Respond
  • @DirectorCalero 12 junio, 2015

    Genial como siempre! Aunque les tengo una petición, o mejor dicho, unas exigencias. Es justo y necesario un articulo de la serie para el gran Xavi Hernandez! Y por supuesto, otro para Don Andrés Iniesta, dos de los jugadores más dominantes e influyentes de la ultima década.

    Respond
  • @JuanDV14 12 junio, 2015

    @DirectorCalero
    El artículo de X-PEP está en parte dedicado a Xavi como heredero de Pep: http://www.ecosdelbalon.com/2013/11/pep-guardiola

    Respond
  • James McArthur 24 abril, 2016

    No sé si ya se ha comentado; pero el símil Suárez = Punisher guarda algunas otras similitudes maravillosas.
    The Punisher ha coincidido con Spiderman en varias ocasiones, incluso para salvarle la vida: http://comicbookartwork.tumblr.com/post/133997994… igual que Suárez ha coincidido con Neymar en el Barcelona (http://www.ecosdelbalon.com/2015/01/neymar-jr-spider-man-parecidos-heroes/).

    The Punisher admira profundamente al Capitán América: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/5c/43/f… La única persona con quién sería incapaz de pelear. Igual que Suárez siempre ha mostrado un respeto reverencial por el que fue su capitán, Steven Gerrard (http://www.ecosdelbalon.com/2013/12/steven-gerrard-capitan-america-parecidos-herores/).

    Coincidencias maravillosas.

    Respond
  • @Somemarcus 25 abril, 2016

    @ James McArthur

    La verdad está ahí fuera :)

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.