El líder de la horda | Ecos del Balón

El líder de la horda


El teatro inglés cambió en 1587. Este fue el año del estreno de Tamerlán el Grande, la obra con la que Christopher Marlowe puso fin a la vieja tradición de los escenarios londinenses para dar lugar a un nuevo registro dramático, más profundo y pomposo. Mientras un joven William Shakespeare abandonaba su Stratford natal para buscarse la vida en la capital las gestas del último gran conquistador surgido de las estepas asiáticas ya causaban furor entre el público de Londres. La fascinación venía de lejos: entre Atila y Gengis Khan occidente había aprendido a contemplar con asombro y temor el ascenso de aquellos misteriosos caudillos nómadas que un buen día amenazaban con someter el mundo conocido bajo una imparable ansia de conquista.

A su llegada el FC Barcelona era un relato escrito en la pizarra. Aun con Leo Messi -¡Leo Messi!- resolviendo imposibles sobre el césped los cantares modernos del club catalán no se rendían tanto al talento de los futbolistas como a la ciencia del inquilino del banquillo. Existía, de algún modo, la convicción de que el club no conocería el éxito lejos de una formulación colectiva muy compleja y precisa. En la victoria y en la derrota, las epopeyas azulgranas eran contempladas como una materia eminentemente táctica, pero Luis Enrique encajaría mal en el papel de un general tan cerebral en el planteamiento de su ejército. Al entrenador del FC Barcelona cabe imaginarle en un rol más salvaje, cuánto menos en espíritu. Más acorde a un líder cercano al propio sentir del futbolista sobre el césped. Al corazón, más que a la cabeza, del guerrero en la contienda. Con un gorro de lana y un pequeño escudo de mimbre Luis Enrique habría encarnado un Tamerlán imponente.

Luis Enrique planteó un FC Barcelona agresivo y vertiginoso sin demasiada profundidad táctica.

La geografía es fundamental para comprender el impacto de las grandes invasiones nómadas lo largo y ancho de Asia y la Europa oriental. Las grandes estepas limitaban el desarrollo agrícola de sus poblaciones. En consecuencia, los habitantes de esos territorios sacaron fuerzas de flaqueza para especializarse en un modo de vida itinerante y belicoso que dio lugar a un tipo de combatiente muy peculiar: el arquero montado era un jinete tan extraordinario como certeros sus disparos a galope tendido. La movilidad, la técnica y la convicción de estos guerreros, que conformaban no tanto una tropa como una comunidad a la conquista de aquellos parajes y bienes que debían asegurar su propia subsistencia, desbordaban cualquier ejército bien organizado que se opusiera a su avance. Las hordas de Atila, Gengis Khan y Tamerlán parecían invencibles.

El trabajo táctico de El técnico propuso un FCB con menos controlLuis Enrique ha despertado numerosas dudas a lo largo de la temporada. El propio entrenador subrayó muchas de ellas al ir descartando por el camino un saco de ideas que nunca terminaron de asentarse. Desde el punto de vista del análisis más específico, el FC Barcelona de final de curso se parece muy poco al de su arranque, y tampoco ahora que su funcionamiento colectivo es muy superior al de entonces muestra una estructura demasiado rica en la pizarra. No es algo, al parecer, que quite el sueño a su entrenador. Deporte infinito en variables que condicionan el rendimiento competitivo, el fútbol es más que táctica y la presente temporada se empeña en subrayar que el equipo de Luis Enrique ha dominado con fiereza casi todo lo demás. El técnico asturiano, en principio una figura muy afín al método establecido en el club, ha sido el primero en mostrar al público azulgrana una nueva forma de escenificar sus victorias.

De pie sobre los estribos al levantarse el telón, sable en mano y la mandíbula desencajada al grito de ataque, Luis Enrique ha gobernado el espíritu de sus futbolistas con una productiva mezcla de audacia y tesón. La iniciativa pudo acabar mal, y cerca pareció de ello en varios momentos, como pudo haber fracasado cualquier otra fórmula en este contexto en el que tal grado de resurgimiento azulgrana se antojaba muy complicado. Se dice, no obstante, que la fortuna favorece a los valientes, y lo cierto es que el técnico asturiano partía de una premisa audaz que se ha revelado muy acertada: el entrenador asturiano no tardó en precisar que la tenencia del balón no le obsesionaba y sus actos fueron más contundentes que sus palabras al diseñar un equipo sin apenas presencia en mediocampo. El nuevo FC Barcelona rompió con el estricto modelo de juego que lo había caracterizado -y encorsetado, en los tiempos más recientes- y los futbolistas respondieron con un nivel de activación individual que sugiere cierto sentimiento de liberación.

Pero la estructura táctica es muy L. Enrique ha sido muy firme en su convicciónimportante, y la de este proyecto tardó en asentarse sin que ello minara la firme confianza del entrenador en los rasgos más distintivos de su plan vertiginoso. De Luis Enrique se recuerdan muchas correcciones a lo largo de la temporada, pero escasos pasos atrás respecto al sentido fundamental de su propuesta. El retorno parcial al viejo Barça de Xavi en el Santiago Bernabéu fue el más relevante, pero debe enmarcarse en su contexto: el de un escenario y un momento muy particulares para unos y otros. Tras esa breve concesión al pasado el caudillo de la horda azulgrana sólo ha mirado hacia adelante. Sus jinetes se han sentido fuertes bajo su mando y semana tras semana han cosechado marcadores positivos con distintos grados de merecimiento en la globalidad del juego. Y han acusado poco, la mayoría de las veces, las debilidades del engranaje colectivo. Se han mantenido confiados y optimistas, resilientes ante la adversidad, resistiendo a imagen de su propio general la tentación de regresar a un libreto más familiar. Cómplices, como su entrenador, de unos tiempos que han sonreído a su audacia.

La tensión, no obstante, aumentó con la llegada de 2015. Tanto como la distancia existente en la ligera consistencia del equipo y los resultados tan positivos que había ido acumulando a lo largo de la primera mitad del curso. Llegado cierto momento no sólo las conclusiones de un análisis táctico pormenorizado, sino también algunos marcadores cruciales, replicaron el rumbo de un proyecto que se sostenía, por encima de todo, en una fortaleza emocional que empezaba a tambalearse. El entreacto más duro de la temporada puso a Luis Enrique en la tesitura de levantar una representación cuyo discurrir flaqueaba pese a lo impactante de su puesta en escena. Nada que un gran líder de la estepa no sepa afrontar.

En la segunda mitad del curso el nuevo proyecto azulgrana ha presentado candidatura al triplete.

De Gengis Khan se cuenta que sus enemigos se asombraban al contemplarle impertérrito bajo los truenos de una tempestad, una circunstancia muy temida entre los mongoles a raíz de una arraigada superstición. El caudillo nómada tenía una explicación para ello: una vez se encontró sin nada que lo resguardara del retumbar del cielo, y de ese modo no le quedó otra opción que mantenerse firme sobre su caballo y desterrar el miedo a la tormenta. Fiel al ejemplo, Luis Enrique se mantuvo en sus trece y añadió a su convicción una decisión crucial en el mismo terreno táctico que tanto se le había resistido: el cambio de posición de Leo Messi desencadenó un proceso de crecimiento colectivo que dio lugar a la mejor versión del FC Barcelona 2014-15, un equipo llamado a luchar por todo.

Superados los primeros compases del relato, en los que se presenta a un pequeño caudillo que busca hacerse un nombre en las luchas por el dominio de Persia, la obra de Christopher Marlowe alcanza su pasaje más inspirado: Tamerlán ha sido nombrado general de los ejércitos del rey en medio de la guerras civiles que azotan el país y nada hace suponer que vaya a alcanzar una posición de mayor trascendencia. En apariencia, el personaje tampoco lo pretende. Pero justo en ese momento la situación da un vuelco inesperado al revelarse la verdadera voluntad del caudillo turco-mongol: “¿No es hermoso ser rey y cabalgar triunfante a través de Persépolis?”, pregunta con una intrigante sonrisa ante el asombro de sus lugartenientes. “¡Hermoso y lleno de pompa!”, responde inflamado uno de sus hombres de confianza. Y entonces la horda de Tamerlán marcha a la conquista del mundo.


32 comentarios

  • Miguel ángel Molina 22 mayo, 2015

    Alguien me puede explicar cuál fue el dichoso problema entre el caudillo y el kriptoniano a mediados de liga, y cómo fue que lo superaron de tal modo que ahora la horda "galopa" con esa fiereza endemoniada hacia el triplete?? Me parece que si eso de veras ocurrió pues es parte de la gesta.

    Fenomenal Marc!! Gracias.

    Respond
  • hola 22 mayo, 2015

    Genial articulo.

    Respond
  • @VGordoA 22 mayo, 2015

    Excelente artículo.

    Creo que esta temporada y la anterior han servido para eliminar muchos mitos del mundo del fútbol como los proyectos a largo plazo, la importancia de la táctica, etc.
    Es decir, es imposible ganar sin un trabajo táctico detrás, pero la táctica no gana, quienes ganan son los jugadores y el Barcelona tiene los mejores este año (con Messi redivivo, Neymar acoplado y la incorporación de Suárez, más un Piqué imperial). El año pasado, el Madrid de Ancelotti, algo parecido, un cambio total respecto al proyecto anterior, sin jugar a nada hasta enero, pero al final ganó las dos Copas y la Liga no por las lesiones.

    Lo importante son los artistas.

    Respond
  • Abel Rojas 22 mayo, 2015

    @ Miguel Ángel

    En Ecos, no. En Ecos hablamos del juego. De fútbol 😉

    @ Gordo

    Yo sí que creo en la importancia de trabajar con mesura y poco a poco. Barça y Madrid son excepciones porque se tratan de plantillas y, sobre todo, onces titulares de un nivel individual muy superior al de sus competidores. No me parecen pruebas concluyentes. Además de que tienen a quienes tienen ocupando los puestos de estrella, especialmente en el caso culé.

    Además, aunque tienes razón en que ambos cambiaron su paradigma en el año del éxito, no es menos cierto que la mayor parte de sus onces titulares habían trabajado juntos bastantes años previamente.

    Respond
  • @VGordoA 22 mayo, 2015

    @Abel

    Estoy totalmente de acuerdo con tu argumento, yo mismo lo había considerado. Pero he preferido exponer una opinión un poco infrecuente para animar el debate.

    Como dices, argumentos para lo contrario también hay, por ejemplo el Rayo de Paco Jémez en el que, indudablemente, la clave no está en los jugadores. En todo caso, creo que se mitifica demasiado a algunos entrenadores (Guardiola o Mourinho en fútbol, Messina u Obradovic en baloncesto) y, al final, sin buena materia prima no haces un buen guiso y, por el contrario, una buena carne sabe estupenda sin más que hacerla a la plancha, por poner un simil gastronómico.

    Respond
  • Abel Rojas 22 mayo, 2015

    @ Gordo

    Que el fútbol es de los futbolistas está claro.

    Respond
  • geryon 22 mayo, 2015

    @VGordo
    En su libro "Soccernomics", Kuipers y Szimanski, dedican un capítulo entero a fundamentar que el grado de competitividad de los equipos está muy directamente relacionado con el montante de fichas pagadas a sus jugadores. En competiciones internacionales la relación se debilita algo, aunque no se rompe, y en los campeonatos nacionales se expresa casi de forma lineal. Por eso cada vez que se hablaba de que el Madrid gastaba en fichajes y el Barcelona no, se ocultaba una parte de la realidad y esta era que sin las altas fichas el Barcelona nunca habría retenido a sus mejores canteranos: Las renovaciones de Messi cada 15-20 meses han sido un clásico de nuestra era. Lo mismo vale para los grandes clubes ingleses; el City no optó a la liga pagando morteradas por llevar jugadores, sino pagándoles altas fichas, que acaba siendo el quid de la cuestión.

    Dicho esto. En ese capítulo dejaban una conclusión que para los que somos fanáticos de algunos entrenadores nos dejaba un poco a cuadros. Decían que esta relación se expresaba de manera tan diafana porque la labor de los jugadores era visible y medible y era lógico que en 95 de cada 100 veces fichar por más dinero a los que mejor rendían tenía que conducir a elevar el nivel colectivo. Pero el trabajo del entrenador, ni era tan visible, ni era tan medible, por lo que ellos sugerían que pagar altas fichas por entrenadores no estaba económicamente justificado.

    A lo que voy. Ayer de madrugada Guaraní ganó a Racing de Avellaneda en Libertadores, y en la eliminatoria anterior eliminó a Corinthians, uno de los favoritos. El equipo paraguayo esta entrenado por un español que ejerció de scouter y preparador de informes en categorías inferiores del Barcelona, Fernando Jubero. Pese a la falta de calidad individual se podía apreciar un importante trabajo táctico detrás, 4-5 ideas simples que sus pupilos reexponian sistematicamente, con resultados razonablemente buenos.

    Cuando un chaval despunta es fácil que llegue el equipo grande, o el mediano camino del grande, y se lo lleve, elevándolo en pocos meses desde un contexto de segunda o tercera a la elite mundial. Sin embargo, para los entrenadores esto no sucede así. Hay como una especie de meritoriaje tradicionalista por el cual alguien como Jubero no puede entrenar a un superclub, antes necesitaría pasar por 2-3 escalones intermedios para ser justificable su fichaje.

    Sin embargo, Kuipers y Szymanski sostienen que no hay evidencias empíricas que apoyen eso, y que las posibilidades de que un entrenador "menor" con una gran plantilla superen a uno "mayor" con peor plantilla son muy altas y que lo único que si parece tener cierta incidencia es que el entrenador en sí, sea joven o veterano, haya tenido experiencia como jugador y/o entrenador en más de un campeonato de distintos países.

    Respond
  • Some 22 mayo, 2015

    Es tentador caer en la pontificación ante un ejemplo dado, pero el caso es que mañana otro equipo ganará de otra forma y admitirá el mismo proceso con su propio método. Al final lo interesante de todo esto es que el fútbol es muy flexible y en él pesan mucho el azar, la forma de condicionarlo y muchas circunstancias individuales entremezcladas. Es un lío, vaya ^^

    A título personal, a mi el tipo de desarrollo que he intentado exponer en este artículo, y que atribuyo al FC Barcelona de Luis Enrique, no es el que me merezca más confianza observado desde afuera, francamente. Pero el caso es que tiene su espacio. Y sobre todo, creo que puede explicarse, aunque sea en términos distintos a un desarrollo más táctico y ortodoxo.

    Respond
  • Miguel Angel Molina 22 mayo, 2015

    Ya, Abel… pero si entran en el tema del liderazgo con un artículo como este, están invitando a preguntas acerca de de la manera de trabajar del individuo en cuestión con las individualides y el colectivo que dirige.

    Que quede muy claro: respeto muchísimo la línea editorial de Ecos, y llevo años siguiéndoles (desde aquella página marron/verde que tenías – que ni recuerdo cómo se llamaba). Pero aquí parece que quieren entrar en un tema (fascinante, por cierto) para luego dar dos pasos atrás por temor a que se les vaya de las manos (supongo).

    Yo les animo a que den rienda suelta a estos asuntos de cómo llevan el liderazgo algunas personalidades dentro del fútbol, más si tienen argumentos sólidos para demostrar los puntos a tratar. :) Este artículo parece querer hacerlos.

    Respond
  • JaviB 22 mayo, 2015

    Yo creo que fue Mourinho el que lo comentó: "Una cosa es un equipo, otra cosa un equipo con Messi".

    Messi potenciado mejora a todos sus compañeros de una forma tan brutal, que tiene mucho sentido que Lucho priorizara esto por encima de todo lo demás: el impacto sobre los rivales, que entran en pánico, es un fiesta para los Busquets y Piqué que aprovechan como nadie las ventajas de posición.

    Un plan para frenar a Messi en la derecha, se ha visto que es posible; un plan para frenarle arriba, también; igual que otro para cuando baja a recibir…todos ellos con defensas escalonadas, mucha disciplina de 3-4 tíos, y esperarle en la desembocadura de la jugada ¿pero preparar un partido con 3 planes para ejecutar cada vez que cambia de posición durante los 90 minutos? Creo que ha sido uno de los secretos: juega 3 partidos cada día, uno en cada posición; con salir vencedor de uno de ellos, tienes el partido en tus manos.

    A esto le añades un trabajo específico del balón parado (¿de verdad a nadie se le había ocurrido hasta ahora?): merece otro artículo entero la mejora en este apartado donde hasta el mejor Barça de Pep no fue capaz de ser fiable- creo que a nivel portero, hemos mejorado bastante en seguridad por arriba; Luis Suarez; Mathieu (al final el pobre Zubi pagó por hacer bien su trabajo y fichar necesidades en vez de marketing).

    Y recordemos: 1er año de LE- el que viene puede acomodarse o partir de la base creada…conociéndole, creo que con las prioridades básicas cubiertas, esa riqueza táctica que se le echa en falta hoy, empezará a crecer (quiero creer!)

    Respond
  • Some 22 mayo, 2015

    @ Miguel Ángel

    ¡Pues no es mi intención, desde luego! Lamento si doy pie a confusión en este sentido, culpa mía. Desde afuera lo que me parece muy sugerente es que en diciembre-enero el Barça sí empezaba a desencajarse a nivel de marcadores, que era su mayor garantía hasta el momento. Y desde entonces enderezó el rumbo de forma casi impecable. Mejoró en todos los aspectos, también en el plano táctico.

    Respond
  • Some 22 mayo, 2015

    @ JaviB

    Esa reflexión de Mourinho que citas, que es bastante larga, es espectacular. Muy recomendable para quien no la haya leído.

    Respond
  • @migquintana 22 mayo, 2015

    Luis Enrique es una figura muy curiosa. Su Barcelona ha tenido los mismos momentos y el mismo despegue que su Celta de Vigo, salvando las distancias competitivas y de exigencia. Da la sensación de que el asturiano no es un mago táctico porque no elabora estructuras demasiado sofisticadas ni impenetrables (tanto el mejor Barça como el mejor Celta da la sensación de ser más vulnerable de lo que debería por su buen juego), pero a su vez también ha sido capaz de ir tocando piezas, introduciendo variantes y haciendo cambios interesantes. Es decir, que su pizarra sí tiene soluciones, sí tiene herramientas para proyectar su idea. Aunque, en realidad, creo que él consigue que funcionen sus equipos "por otra cosa".

    Se habla mucho de que Lucho ha tenido muchas cosas de cara en el desarrollo de la temporada. Y, ojo, puede ser así. Pero creo que hay técnicos más dados a tropezarse con esa suerte, ese azar, que otros. Luis Enrique me parece el perfecto paradigma de esto mismo. Es complicado de racionalizar, pero no me parece sorprendente.

    @JaviB

    ¿Es posible que este Barcelona de Luis Enrique sea el Barça con más y mejores actuaciones individuales desde 2009 y 2011? Incluso, ojo, ahí estaría en disputa. A mí me han encantado Bravo, Piqué, Alves, Messi, Suárez y Neymar. Y creo que Mascherano/Mathieu, Rakitic y Busquets han cumplido con nota alta, sobre todo cuando el contexto les ha favorecido mínimamente. Esto son muchos nombres propios, y esto es muy Luis Enrique.

    Respond
  • KAISERJOZE 22 mayo, 2015

    Es que para mí el mayor merito de LE ha sido lo cabezón que ha sido, con mucha parte del entorno en contra, de romper con el juego de posición clásico y pasase lo que pasase buscar los mayores espacios y libertad posible para el tridente de arriba. Incluso cuando jugaba Xavi lo ponía de interior izquierda para ponerle lo más difícil posible el que arrastrase al equipo al juego anterior.
    En verdad el Barça de LE "solo" ha buscado ser lo más agresivo posible y con el ritmo más alto posible sabiendo que a ese ritmo constante el que lo tenía más grande, el talento individual, ganaría en el 95% de los casos. Para mí el lo redujo todo a ¿Si tengo a tres de los 5 mejores delanteros del mundo porque voy a potenciar otra cosa que no sea que chuten cuantas más veces a puerta los tres posible?
    Ojo no le estoy quitando ningún merito, al contrario, viniendo de donde veniamos apostar a eso tiene un merito acojonante.

    Respond
  • geryon 22 mayo, 2015

    @KaiserJoze
    Si es que al final el nudo gordiano de todo era Xavi.

    Luis Enrique tenía a su disposición una de las 4-5 mejores plantillas del mundo, la cual estaba encorsetada por un plantemiendo general que en el largo plazo la estaba mermando. Ni Masche, ni Alves, ni Neymar, ni Rakitic, ni Suarez, ni Mathieu… tenían lo que se había venido en llamar "ADN Barça", simplemente eran futbolistas de primer nivel que precisaban para rendir a nivel colectivo un contexto en el que se maximizaran sus recursos: Darle la punta al uruguayo, darle a Neymar la zona del campo donde más incisivo es, facilitarle a Rakitic transiciones rápidas, darle a Alves ida sin retorno… Los que si tenían ese ADN, como Iniesta o Alba podían adaptarse o morir. Ambos lo hicieron porque técnicamente son muy buenos.

    @Quintana
    Llevo desde el verano sosteniendo eso: Que las grandes líneas de juego que Lucho deseaba para el Barcelona eran las que le habían funcionado en Vigo. Una vez reescrito ese libreto a la medida de sus nuevos jugadores lo que hemos acabado viendo como Plan A ha sido algo muy similar.

    Respond
  • Polaquito 22 mayo, 2015

    Para mi es todo más sencillo que mil esquemas tácticos, válidos o no. Desde Tata, el Barça ha vivido una lucha interna permanente por tratar de salir de su zona de confort. Neymar fue el primer elemento que condujo a ello, aunque aún se adaptaba bien al juego de posición blaugrana de toda la vida y sublimado con Pep. Tata, una figura a reivindicar en mi opinión, trató de hacerlo, de potenciar a Messi-Neymar sin dejar de jugar a lo que el Barça ha jugado siempre pero en cuanto hubo alguna decisión que chocó con la idiosincrasia del club, el Barça como ente se echó atrás temeroso. No le gustaba lo nuevo, prefería refugiarse en sus cadenas de pases conocidas y en sus cifras de posesión más altas que la de el rival, y cuando esto no sucedía así (Barça-Rayo, septiembre de 2013), el Barcelona se asustaba. Aún recuerdo a Martino siendo preguntado en la rdp tras el Barça 2 – 1 Madrid el cambio de Iniesta por Song a que había venido, como si fuese un sacrilegio (en cierto modo lo era), y Martino que ante todo es la imagen de la normalidad, respondió un tanto sorprendido, un tanto divertido, que era un cambio defensivo normal y corriente, y que si se encontraba en una situación similar en el futuro lo volvería a hacer sin dudarlo. La temporada acabó mal aunque Tata ya había empujado al club a no cerrarse en si mismo, yo creo. La llegada de Suárez confirmaba que el Barsa quería cambiar, experimentar, no cerrarse en si mismo. Pero que dificil es eso, y que episodios tan traumáticos puede conllevar. Lucho llegó y con sabiduría ha obligado al Barça a seguir su camino. Hubo episodios de pánico mental, de no creerselo y volver a la calidez de lo conocido para no enloquecer (Busi-Xavi-Iniesta en el Bernabeu ante el total desconocimiento y miedo de lo que podría suponer salir a enfrentarse a aquel Madrid de tú a tú, sin el control del partido de Xavi), episodios violentos ante una situación en la que no sabes desenvolverte (escándalo social tras el Real 1 – 0 Barcelona). Pero Lucho logró acabar el trabajo que comenzó y ahorael Barça vuela. Sabe que puede volver a su zona de confort cuando quiera, pero pese a ello se ha adentrado en el caos, y el caos le ha satisfecho tanto que hoy no queda casi nada del equipo que tiranizó el fútbol en 2010.

    Respond
  • JaviB 22 mayo, 2015

    @KAISERJOZE

    Comparto gran parte de tu comentario, pero creo que ha sido algo más sofisticado que ritmo alto y agresividad; desde mi punto de vista ha buscado intencionalmente muchas y variadas soluciones para facilitar la llegada de balón a Messi en cada situación, y que además estuviera en condiciones de hacer daño. A partir de ahí, se crea tal psicosis que el resto de compañeros vuela. Esto tiene el mérito de que cada entrenador que se enfrenta a él, busca expresa y descaradamente evitar justo esto…el gato y el ratón.

    @migquintana

    Totalmente de acuerdo; partiendo de tu reflexión, creo que 2009-11, veníamos de un modelo dónde cada uno era una pieza perfecta de una máquina; lo de hoy sí me parece más inspiración individual de cada uno, de forma autónoma.

    De todos ellos, me deja una sensación agridulce Neymar: quizás sea un poco impopular, y los números desde luego señalan en la dirección contraria, pero me sigue pareciendo un jugador que no es capaz de mejorar una jugada de manera continua, y que de hecho, no veo aprovechar las ventajas todo lo bien que se esperaría de alguien que quieren colocar en un top 5-10 mundial (para mí no lo es…todavía). Dicho esto: me gusta verle jugar, los movimientos son inteligentes, es capaz de decidir partidos, y la evolución con respecto al pasado año me parece muy buena señal. Hay materia prima, pero sigo pensando que le falta cocción…en cualquier caso, está en el lugar adecuado.

    Sin embargo creo que Luis Suarez (me pongo en pie para hablar de él) sin ir más lejos, ha tenido un impacto muy superior en el juego y sí se veía una jugada mejorada cada vez que pasaba por él el balón, pese a tener una capacidad técnica indudablemente inferior.

    Respond
  • Abel Rojas 22 mayo, 2015

    @ JaviB

    Aparte de eso, el gran valor de Messi es que sales vivo de los momentos malos gracias a él. Bien porque se sacrifica y te hace de sistema -véase Almería-Barcelona por ejemplo entre otros bastantes partidos- bien porque te los resuelve personalmente. Hacer a los compañeros mejores es muy bonito y el fútbol es un deporte de equipo; pero todos los conjuntos atraviesan por malos momentos a lo largo de una temporada. Todos. Hasta el Barça de Guardiola tuvo meses malos. Y ahí es donde Messi es indescriptiblemente eficaz.

    Respond
  • iltuliponero 22 mayo, 2015

    Messi compensa la enorme diferencia de plantilla que hay entre el Barça y el Madrid. Porque aunque el FCB no va mal calzado, la squadra del Madrid es otra cosa, otro nivel.

    Respond
  • Abel Rojas 22 mayo, 2015

    @ Ituliponero

    Yo creo que ninguna plantilla en toda la historia del fútbol es superior a esta del Barça por una "diferencia enorme". Para empezar, Messi es parte del Barcelona. Muchas veces creo que caemos en el error de hablar de Messi como si fuera un factor externo o algo así, como cuando analizamos un partido y decimos "El portero lo sacó todo". Claro. Es que Neuer juega en el Bayern, Courtois en el Chelsea y Oblak en el Atleti. Es normal que paren.

    Pero aparte el Barça tiene a cuatro o cinco jugadores más perfectamente considerables para algunos analistas los nº 1 en sus respectivas posiciones, sin necesidad de mencionarles ni abrir debates sobre ello que no llevan a nada. Pero esa es la realidad. Tan realidad como hablamos de hombres como Rakitic como jugadores humildes -yo el primero- y ese hombre el año pasado estaba dominando la Europa League. Si Rakitic fuera el mediapunta del Borussia Dortmund, hablaríamos sobre él a modo de amenaza.

    El Barça tiene una plantilla algo descompensada, y algo incompleta si decidía seguir jugando bajo el mismo paradigma de los cinco años anteriores, pero no por ello deja de ser una plantilla de máxima esfera. Desde mi punto de vista.

    Respond
  • Mark 22 mayo, 2015

    Y luego, lo del balon parado es IM-PRE-SIO-NAN-TE.

    Respond
  • javier30 22 mayo, 2015

    Hola

    A comienzos de temporada todos estaban deslumbrados por el Madrid de Isco, James, Bale, etc. yo entonces dije que hombres como Rafinha, Rakitic o hasta Samper no tenían nada que envidiarles, que Busquets o Iniesta no podían ser menospreciados, y el tiempo en esto me ha dado la razón. Es verdad que tácticamente el equipo es más transparente que otros equipos anteriores (el de Guardiola se entiende) pero un equipo que tiene:

    Dos porteros como Bravo o Stegen,
    Un central como Piqué ( Mathieu o Bartra han sabido complementarlo sin desentonar)
    Un MD como Busquets
    Al mejor Iniesta en años y un Xavi que ha sabido jugar minutos de calidad
    Y un competidor máximo como Mascherano ( tanto de central como de medio) o un Rafinha que le costó entrar pero que ha hecho partidos muy destacables…
    Los tres "pepinos" de delante (Neymar ha marcado el solito 37 goles el nene) y un Pedro que ha mostrado intensidad en momentos de coger minutos
    Rakitic fue el mejor medio de la Liga y Europa League y es verdad que no es combinativo, ni tiene la técnica de Xavi o Iniesta, pero mentalmente y posicionalmente ha sido una monstruosidad, solo ha de verse lo que corre y lo que corría cuando jugaba en Alemania. Era imposible que no fueran competitivos, aunque tampoco pensaba en Liga y final de Champions…

    Luis Enrique, ha sido importante porque con dificultades ha sabido:

    Preparar muy bien la temporada
    Ha sabido gestionar y pautar bien los picos de forma
    Ha sabido cohesionar el grupo
    A balón parado el equipo ha mejorado mucho
    El equipo es muy intenso adaptándose a cualquier dificultad que le expone el equipo contrario
    No es estético pero si fiable
    Y todo ello porque sabe sufrir
    Y tiene a Messi en modo super sayan, sobre todo a Messi, temporada excelente, mostrando números y juego, pausa y definición, realmente impresionante…

    Lo único que me ha disgustado es que Samper y Halilovic hayan hecho una muy mala temporada, pero aún así yo los tendría en el primer equipo….

    Respond
  • @migquintana 22 mayo, 2015

    @javier30

    El Barcelona de Luis Enrique ha tenido muchos méritos y virtudes, pero hablar de Rafinha y Samper en comparación a Isco y James me parece, cuanto menos, atrevido y muy fuera de foco. No creo que el Barcelona, además, haya ganado con su centro del campo, el cual ha sido su línea menos decisiva en forma y fondo. Amen de que en Ecos no estamos para los “yo ya dijes” y las comparaciones que aportan poco fútbol. Vamos a centrarnos en el fútbol.

    @Mark

    Tengo apuntado en mi bloc de notas un dato que vi el 7 de abril:

    – Luis Enrique: 8 goles a favor de córner y 3 en contra.
    – Tata Martino: 7 goles a favor de córner y 10 en contra.
    – Tito Vilanova: 7 goles a favor de córner y 7 en contra.
    – Pep Guardiola (último año): 5 goles a favor de córner y 4 en contra.

    Creo que las cifras hablan solas. Y es cierto que Luis Suárez, Jeremy Mathieu o Ivan Rakitic han sido activos importantes en este sentido, pero yo aquí también le doy mucho más mérito a Luis Enrique y Juan Carlos Unzué que a los anteriores técnicos del Barcelona. Y eso sin que Bravo sea, tampoco, como Valdés, un Courtois por arriba.

    Respond
  • anotherpointofview 22 mayo, 2015

    https://anotherpointofviewlfp.wordpress.com/2015/
    El Fc Barcelona este año ha sido posicionalmente un escándalo. Hay un comentario por ahí hablando de Messi jugando 3 partidos distintos cada vez que salta al campo y es sin ninguna duda muy cierta. Hay que recordar el nivel físico que ha exhibido este Barcelona desde el principio. Eso también es producto de Lucho, jugadores como Munir y Sandro rindieron hasta la vuelta de Suarez. Rakitic ejerciendo de centrocampista total, Busi sin forzar tanto la máquina, Alves subiendo con limitacion no han sido mas que producto de la gestion de plantilla tan buena que ha tenido. La dependencia de "Messi" en elaboraciones en ataque no ha hecho más que desarrollar la defensa blaugrana. Leo solo presiona por cercanía al balón y Lucho si ha enseñado a todos y cada uno a aportar al equipo. Ney se repliega bastante y eso permite salir rapido con balón y Suarez se encarga de evitar el desplazamiento en largo de los centrales. Enorme trabajo de Lucho y gran control tecnico-tactico de los partidos. Este barsa domina muchos mas registros de juego y puede permitirse actuaciones tan pobres como las de iniesta y rafinha en algunas ocasiones.

    Respond
  • SrX 22 mayo, 2015

    Uno se imagina esos guerreros que venían del Este fornidos, poderosos, incansables, luchando a pecho descubierto contra soldados más enclenques, pero mejor armados.

    A lo que voy, la preparación física esta temporada es la mejor que he visto al Barça. En más de 20 años no había visto a los jugadores al final de temporada tan frescos, tan fuertes y sin lesiones.

    Luis Enrique ha dotado al Barça de las armas que nunca había tenido, ¡y de qué manera! Balón parado, preparación física y una ambición y voluntad de hierro. La que tenían esos bárbaros sin miedo a la muerte que no dudaron en lanzarse contra Roma.

    Respond
  • michel 23 mayo, 2015

    @some.
    Magnífico artículo. Lo de la mandíbula desencajada de ordago :p
    Personalmente era muy crítico con la táctica de LE, no me convencia en absoluto y a pesar de los resultados hay fases de los partidos que sigue dejandome que desear. Y no sólo por esa fase en la que concede la posesión al rival. Pero es que a pesar de los números concede ocasiones al rival de la nada..
    @Quintana.
    En juego aereo Bravo me parece superior a los dos que citas. Domina mucho más la totalidad del área y da más seguridad en ese aspecto. Valdes en ese aspecto dejaba siempre algunas dudas, pero no dominaba la totalidad del área como el chileno. Al menos a mi en esos balones parados cruzados me trasmite más seguridad. Y Courtois domina su área pequeña por estatura pero no por condiciones o cualidades como Claudio

    Respond
  • javier30 23 mayo, 2015

    @migquintana

    Yo sigo encabezonado, la línea menos importante es verdad ha sido el medio del campo pero no por falta de calidad sino para dar equilibrio a un ataque soberbio. Yo no he comparado a Samper con nadie solo digo que en un futuro puede tener su oportunidad, es más, yo se la daría este verano. Con Rafinha aún con su irregular temporada, tirando a veces a malas, en mi opinión sigue siendo mejor que Isco que a mi me parece muy filigranero pero poco productivo, a lo mejor lo han quemado por las bajas de sus compañeros, pero muchas veces le veo sin recursos de definición en los momentos de la verdad. En cuanto a James es verdad que ha sido una sorpresa pero me parece de corto recorrido, un jugador de su clase no creo que se permita estar más de una temporada corriendo como una bestia no lo veo…
    Y si lo dije, porque al principio de temporada muchos creímos que el Barça se iba a pique, y puede ser que así fuera, pero no por jugadores…

    Respond
  • Michel 23 mayo, 2015

    @javier30.
    Hablar de futuro siempre es arriesgado cuanto menos y más en fútbol. Mejor hablar de lo que hemos vivido recientemente, no crees? y es que Isco ha realizado una temporada muy llamativa y lo de James una locura inesperada. Lo que sucederá mejor déjalo para cuando suceda y comentar sobre ello.
    Sobre Samper, le visto varios partidos en el B y me he llevado una gran decepción, defensivamente es justito, justito. Quiero entender que la situación del equipo le resta prestaciones.

    Respond
  • @migquintana 23 mayo, 2015

    @michel

    Yo creo que el tema de Courtois es que te domina todo el área. Y para mí es uno de los referentes de la posición. Claudio Bravo ha mejorado mucho en este aspecto, pero no me parece una de sus grandes cualidades. Lo que sí hace es imponerse cuando sale, no dando lugar al error, lo que ya es muy positivo per se.

    Respond
  • anotherpointofview 23 mayo, 2015

    Isco es jugador de adornos, James un buen futbolista. A James no le hace falta correr, es más determinante cuanto más cerca está del área y la prueba de ello es la cantidad de buenos pases y tiros impecables que ha mostrado esta temporada. Respecto al tema Rafinha, volvemos a lo mismo, está muy bien destacar como lo hizo en el Celta de Vigo. Sin embargo, en el Barcelona tienes a tres máquinas por delante y no es a él a quien le toca desequilibrar. Su juego es más posicional y de asegurar pases.

    Respond
  • Michel 23 mayo, 2015

    @quintana.
    No lo veo, no lo veo y mucho menos en un campo tan estrecho como Stanford, donde limita sus movimientos por acumulación de jugadores. (hablo en balones lanzados desde la esquina)

    Respond
  • Handwerker 26 mayo, 2015

    Digamos que esto no es una odisea y mas bien es la iliada y que Agamenón tiene mucha suerte de contar con aquel llamado Aquiles.

    A mi no me merece ningún especial sentir como barcelonista la figura de un técnico cuyo principal mérito es tomar lo que por falta de fondo de banquillo no pudo consumar aquel que le precedía* y llevarlo a buen término con displicente soberbia sabiéndose en ventaja por poseer la mejor delantera de la historia de la casa.

    *Muestra:
    youtube.com/watch?v=81jrWzOvzAA
    youtube.com/watch?v=jxO4sH5fvng

    Bellísima prosa, luego ha decaído un poco en la argumentación, muy buen artículo Marc.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.