La segunda parte de Garitano


Como una continuación del tramo final -marzo hasta mayo- del Atlético de Madrid 2013/2014. Así se puede definir el estreno liguero de los rojiblancos en su estadio. El balón parado, siempre presente como las mareas, abrió la lata por partida doble. Y como hace algunos meses, terminó pidiendo ayuda extra para cerrarla. La lata quedó abierta para un Eibar que desprendió un conocimiento de la división y del rival sorprendente. El Eibar de Gaizka Garitano jugó con una experiencia que realmente no tiene, saliendo ganador a los puntos incluso cuando jugó muy lejos de su marco.

Se acaban los calificativos para el balón parado rojiblanco

Para describir un gran partido del Atlético de Madrid se debe observar cuánta capacidad de robo dispone. Para ello, orienta la salida rival a zonas donde puede comprometerlo, logrando salir con espacios. Y como ello aún no está en su manoLas bandas del Atleti, débiles, por motivos varios, el Eibar aprovechó los desajustes locales para encarar a los defensas tras superar a los mediocampistas; no tanto en la primera parte, mucho más en la segunda. Como el mejor jugador colchonero de este arranque es Raúl García -sumado a la baja de Arda- la opción primaria es el balón largo, así que Griezmann empezó en la banda, que para Simeone supone un problema, tanto en la defensa de su campo como a la hora de transitar desde una posición más retrasada. Consecuencia de lo anterior.

Con Javi Lara como centrocampista -más por dentro que por fuera; su golpeo y lentitud le hacen moverse casi como un interior-, más los movimientos de Ángel y Arruabarrena, el Eibar encontró en una jugada perfecta el gol que ultimaba de girar tácticamente el encuentro. En la segunda parte Garitano detectó que la línea de cuatro medios rojiblanca no era uniforme; eso obligaba a Gabi y a Mario a bascular irregularmente. Cometían más faltas, se desequilibraba el muro y los eibarreses podían triangular. Eibar ganó campo contrario y viendo que Griezmann había sido sustituido, un detalle terminó de darle el total dominio a los vascos: ganando las bandas y presionando con Dani García -después Saúl- y Errasti sobre Gabi y Mario -muy nerviosos, imprecisos y desorientados- tomaban el pulso al choque. Pivotes contra pivotes.

La segunda parte fue armera. Llevó el peso del encuentro

El Atlético no podía transitar. Le era difícil jugar balón largo porque numérica y zonalmente estaba girado hacia las bandas y presionado posteriormente. Sin el liquido francés sólo Koke podía guardarla y salir, cosa complicada. Burgos, ayer primer entrenador, dio entrada a Saúl Ñíguez para sumar un centrocampista más, pero el desorden apenas se redujo. El ajuste de Garitano, dejando el campo abierto y espacios tras la última línea, ya había menguado la ofensiva atlética. Tocó a estos agazaparse, donde pocos se definen mejor. La tuvo Ángel pero no entró en un partido de primavera en agosto.


5 comentarios

  • @migquintana 31 agosto, 2014

    Hay que valorar lo que hizo un Eibar que en su banda izquierda con Javi Lara y Abraham Mineiro va a encontrar muchos puntos, pero creo que ayer la segunda parte la marcó más el Atlético de Madrid. El cambio de Saúl, acertado para mí llegado el momento, lo dice todo. Le costaba mucho tener el balón, vivir relativamente lejos de su área y, luego, como comenta Arroyo en el texto, es que los colchoneros no lograban robar con facilidad. Supongo que es la consecuencia lógica de la ausencia de Arda… y de Filipe Luis, que en estos partidos más propositivos era una carta ganadora. Con y sin balón. Hay que darles tiempo.

    Respond
  • Abel Rojas 31 agosto, 2014

    Estoy echando más en falta a Arda en defensa que en ataque ^^

    Respond
  • donmarcelobielsa 31 agosto, 2014

    Garitano, conociendo su carácter, se habrá cagado en un par de dioses y habrá pateado un par de cosas en el vestuario por los goles encajados. Sobretodo por el de Miranda. ¿Qué tal se desenvolvió Mario Suarez?

    Respond
  • Psikófilo 1 septiembre, 2014

    La verdad es que el Eibar ha jugado muy bien las dos primeras jornadas. No obstante el Atleti no fue ni medio Atleti, con un sensación extraña mezcla de un inaudito cansancio mental (¿no han hecho reset?) y poca fe en las nuevas piezas.

    El problema que apunta el artículo de la banda derecha efectivamente se tiene desde hace tiempo. Raúl García ( que por cierto fue el mejorde los rojiblancos) no funciona defensivamente en cuanto se la baja de la segunda punta, y aunque se le nota menos en banda, se le nota; y Griezmann no sé si podría hacerlo bien, pero desde luego le falta tiempo (¿lo hará Cerci?).

    Problema añadido el desastroso comienzo de temporada de Mario Suárez que obligó a Gabi cubrir todo el ancho del campo (imposible) para apagar los fuegos a los que Mario no llegaba o que directamente creaba (Mario sin tensión es una fuente de pérdidas de balón).

    Respond
  • Garate 1 septiembre, 2014

    Mario no estuvo nada, nada bien, se volvio a echar de menos a Tiago, y a Filipe;)

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.