20 metros y muchos fallos

Estas últimas jornadas son dadas a las sorpresas porque los pequeños se están jugando la vida y dicen que, si mueren, que sea matando: “Para lo que me queda en el convento, me meo dentro”. Suben la agresividad al tope e imprimen un ritmo difícil de


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.