Sangre, carne y lágrimas

Tras la patada de De Jong a Xabi Alonso en la final del pasado mundial, los holandeses se convirtieron de repente en los malos de la película. Un papel con el que parecen disfrutar, pero que también arroja sus no pocos sinsabores. La suya es una


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.