El definitivo dos por uno de Jordi Alba | Ecos del Balón

El definitivo dos por uno de Jordi Alba


La última derrota que consta en el archivo del Barcelona 2018-2019 data de enero, cuando el Sevilla se impuso en la ida de la eliminatoria de Copa que terminó remontando el Barça con un 6-1 que supuso el segundo punto de inflexión de la temporada, tras la victoria en Wembley, ante el Tottenham, en fase de grupos de la Champions League. En lo táctico, entre lesiones y adaptaciones entre centro del campo y delantera, el último periodo competitivo del líder de la Liga ha encontrado en una de sus piezas una constante que está produciendo registros de participación lo suficientemente altos como para establecer un patrón concreto en la seguridad que pretende Ernesto Valverde. Como el algodón, los números de Jordi Alba no engañan.

Desde aquel partido en el Sánchez-Pizjuan, un tramo elegido para explicar el significado que está teniendo Alba en los últimos encuentros, el lateral culé ha producido 82, 111, 132, 92, 86, 116, 64, 91, 93, 63, 83, 73, 103 y 90 toques, estando, sin excepción, entre los tres jugadores más participativos del equipo en cada uno de los encuentros, elaborando una nueva dimensión en la relación de Leo Messi y el autor del segundo gol del Barça ante la Real Sociedad. Camino de constar entre las relaciones más fructíferas y determinantes del siglo, la conexión pasa por un momento de intimidad compartida que está descubriendo a Alba, con tiempo suficiente para darlo por hecho, en un registro que tiene una importancia cada vez mayor.

Jordi Alba es participación, control y profundidad

Si la vinculación y correspondencia entre argentino y español se basaba -y se basa- en encontrarse para fabricar un gol, desde el pase elevado y posterior devolución, los matices que se han derivado van por otros caminos muy diferentes. Messi, que parte desde la derecha y se mueve por el centro, se acerca en muchos momentos a la izquierda para repetir pases y asegurar la posesión. Leo, que de por sí atrae tantos rivales como pocos metros tiene para intervenir, tiene en Alba al socio perfecto para quitarle defensores con sus carreras al espacio. Lo que ocurre es que Alba es uno de los jugadores que más capacidad está mostrando, en esta etapa con Valverde, para quitarle distracciones a Messi con su recepción… al pie. Y es que su participación en el juego es constante, desde el primer pase.

Si Jordi Alba era crucial para modificar el ritmo de la jugada con su desmarque al área, su interacción con el juego rezuma la tranquilidad de la experiencia y la calma para guardar la pelota sin sentir mayor calor en sus botas. En ellas puede descansar, seguir moviéndose o acelerarse. Ante la Real Sociedad, que consiguió igualar al 50% la posesión de la pelota y por tanto configurar un tipo de partido anómalo con Valverde en el banquillo, Jordi Alba no sólo no bajó su participación en el juego sino que, como mayor virtud, se sumó al ataque para confirmar el inagotable ‘2×1′ en el que se ha convertido su valor en el sistema culé. Ya no hay que tocar y amasar para lanzar a Alba, sino que sale mucho más rentable involucrar a Jordi en el primer proceso. Más que nada porque no va a hacerle desaparecer del segundo.


1 comentario

  • Mark 21 abril, 2019

    El mejor LI del mundo y el mejor lateral del mundo en general. Ha crecido una barbaridad Jordi, yo, para nada, esperaba esta progresión en 2014 y cada año da la sensación de ser mejor, sobre todo, de añadir más cosas a su juego. Robertson es otro LI que está a un nivel impresionante. No hay, a mí modo de ver, jugadores de ese nivel en el LD.

    Lo único malo para Alba, es que la comparación con el mejor Marcelo y el mejor Alves, que son de los mejores de la historia, siempre hace que se le infravalore.

    Tocará ver también si Marcelo el año que viene es capaz de recuperar parte del nivel de antaño, aunque sea en las mejores noches.

    Sobre el partido, tiene unos problemas tremendos el Barça en salida de balón, poco trabajada a mi entender, y con jugadores como Rakitic, que aunque técnicamente son muy buenos, tienen muchos problemas en el giro y al recibir de espaldas. Ayer se pasó todo el partido con balones largos a Suárez que en clave Liverpool, contra Van Dijk van a ser pérdida el 90% de las veces.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.