Ernesto Valverde | Ecos del Balón

‘Cómo hemos cambiado’

El empate del FC Barcelona ante el Girona debería dibujarse a partir de dos escenarios tan distintos como representativos con el guion establecido. El Barça de la primera mitad, con Arthur y Vidal en los interiores, fue, además de en lo numérico, un equipo muy diferente al de los segundos cuarenta y cinco minutos, con Coutinho y Rakitic por delante de Busquets. Dos versiones muy diferentes que, queriendo dejar a un lado la consecuente salida de Dembélé, volvieron a repetir ciertos vicios; sobre todo defensivos. Pero que, con el chileno y el brasileño partiendo desde el inicio, sirvió –deteniéndonos en el primero- para ponerle rostro de una vez por todas a un comportamiento táctico que, aunque solo sea por la novedad de los hechos, llevó al Barça a adoptar un plan que poco, o nada, guarda de parecido con el de Anoeta o el del pasado martes.

La agresividad de Vidal le sentó bien al Barça, y a Messi. Aunque contó con la ayuda de Busquets; por detrás suya y de Arthur

El FC Barcelona de Arthur y Vidal quiso hacerse dueño del esférico. Pero haciendo uso, para ello, de una serie de movimientos ciertamente inéditos a los que manejan habitualmente Coutinho y Rakitic. Con el brasileño yendo cerca de Busquets, aproximándose así sobre los primeros pases azulgranas en la parcela del Girona, el verdadero embrollo de la cuestión radicó en el ratio de acción de Vidal –partiendo desde el interior derecho- para con los movimientos de Leo Messi. El chileno, en este sentido, supo interpretar en todo momento lo que demandaba la presencia del argentino en cada zona. Y además de proyectarse hasta el pico derecho del área, que ya es más de hasta donde suelen llegar Rakitic o Sergi Roberto cuando desempeñan dicho rol, el chileno se ofreció también por dentro, de despaldas a la portería de Bono, a través de una amplia serie de desplazamientos –sin balón- que garantizó, al mismo tiempo, vuelo y espacio al Barcelona y a Leo. En ese mismo reparto.

Por otro lado, conviene apuntar que el partido del chileno con balón fue también muy positivo. Y al margen de la asistencia a Messi en el 1-0, precisamente desde ese sector izquierdo del área del Girona, el de Santiago de Chile dejó una actuación ciertamente productiva con balón: superó el 90% de acierto en el pase, con cerca de 60 envíos completados, ganó 3 (de 6) duelos y acertó en el único regate que intentó durante los 58 minutos que estuvo sobre el campo. Una actuación que, siendo muy distinta a la que acostumbra –y volvió a repetir Rakitic durante la segunda mitad-, dio coherencia –y equilibrio, sobre todo equilibrio- a la ininterrumpida movilidad con la que Messi, de fuera (izquierda) hacia dentro y de dentro hacia fuera (izquierda/derecha), quiso allanar la ruta entre los cinco defensas –centrales+carrileros- y tres centrocampistas del Girona de Eusebio.

El Barça retomó su plan más habitual, con Rakitic & Coutinho

No obstante, más allá de sus lecturas para alejarse o acercarse a la pelota, las actuaciones de Vidal y Arthur también dejaron sus puntos menos positivos, por decirlo de algún modo. A pesar de que el Barça tuvo tramos de muy buena presión, con el bloque bastante junto, cortando las alas del Girona, el comportamiento defensivo de los dos interiores, malparados en ciertas ocasiones, obligó a Busquets a realizar una serie de esfuerzos –arriba, abajo, hacia un lado y hacia el otro-, que en la inferioridad numérica, y hasta que Valverde introdujo a Umtiti, desorganizaron toda estructura colectiva. Fue, precisamente en este laxo de tiempo, cuando más y mejor pudo correr el Girona hacia la portería de Ter Stegen, con Portu y Stuani como piezas más adelantadas. Y el rato en el que el Barcelona, con solo Arthur y Vidal en mediocampo, vivió más lejos de Bono. Una situación que cambió en la segunda mitad, ya con Coutinho y Rakitic en los dos interiores, hasta cierto punto. Porque en lo relativo a su defensa, el Girona volvió a acercarse a Ter Stegen. Y varias veces.

Ya en la segunda mitad el FC Barcelona sumó ciertos elementos a la causa, como la profundidad de Jordi Alba o los desmarques de Luis Suárez; pero ya en esas la estrategia se agarró a la pierna derecha de Coutinho, que esta vez pudo actuar sin la diagonal de Dembelé por delante, y a la izquierda de Messi, que se propuso en varias ocasiones sortear cuantas extremidades le salieran a su paso. Unos segundos cuarenta y cinco minutos en los que el Girona volvió a desnudar ciertas debilidades colectivas del Barça. Y un partido que, a modo de resumen, deja algunas cosas en claro: que el FC Barcelona no requiere tanta posesión como antes, que Arthur y Vidal no son Rakitic ni Coutinho y que, por mucho empeño que siga poniéndole cerca del área, Suárez tampoco es el de hace ya tiempo.


Dembélé y Coutinho por el mismo lado

Philippe Coutinho y Ousmane Dembélé representan dos individualidades tan incoherentes como necesarias para el FC Barcelona. El brasileño, partiendo desde el interior izquierdo, y el francés, como (teórico) extremo por ese mismo lado, abanderan la nueva reconversión blaugrana. En un


Garitano en la zona de Messi

La preciosa puesta en escena del nuevo estadio de Anoeta dejó una certeza para los aficionados locales, y es que en su banquillo hay un técnico capaz de hacer competir a la Real Sociedad en los escenarios más complicados. El tacto de Asier


La telaraña de Sergio

Ernesto Valverde se encontró en Pucela con una prueba inesperada. Sergio González, técnico vallisoletano, dibujó en Girona, para la primera jornada, un 4-4-2 clásico con el que puso en bastantes apuros al equipo de Eusebio, y aunque el cuadro culé


Dembélé en la banda izquierda

Raro es el fichaje que rinde mejor la primera temporada que la segunda, más si es es joven y la Liga es un lugar nuevo. Por eso, Ousmane Dembélé parece uno de los jugadores más preparados para ofrecer un verdadero impacto y crecimiento en la estructura


El auxilio de Leo Messi

Leo Messi ha conseguido instalar la casi certeza entre la opinión general de que, independientemente del colectivo que logre amasar el entrenador a su alrededor, el Fútbol Club Barcelona es el favorito para ganar la Liga española.


Un futuro para Ousmane

La primera cita oficial del calendario español se saldó con una nueva victoria del Barcelona ante el Sevilla de Pablo Machín. Un triunfo que por lo obvio y prematuro no deja grandes lecturas y cuya previa y desarrollo los equipos entienden como un impasse


Valverde completa su puzzle

Arturo Vidal viene siendo, sobre todo durante su ciclo de mayor plenitud, uno de esos futbolistas que de manera más estrecha se ha vinculado y ha personificado un ritmo tan sumamente específico de juego. Su paso por la Juventus, el desarrollo de la selección chilena


Valverde y la jugada de Malcom

La explosión definitiva de Malcom en el fútbol francés estuvo relacionada con una jugada concreta y repetitiva. Tanto Jocelyn Gouvernnec como Gustavo Poyet le fijaron en banda derecha, donde su potente tren inferior le permitía conducir hacia dentro


Un central para la idea o el matiz

Clement Lenglet no es sólo una oportunidad de mercado que el Barcelona de Valverde ha logrado hacer efectiva sino también la adquisición de uno de los mejores centrales del momento. La temporada 2017-2018 del zaguero galo significó no solo una progresión ininterrumpida


Primero Iniesta, después Dembélé

Ousmane Dembélé hizo todo lo posible para colarse en la penúltima (gran) noche de Andrés Iniesta en el Camp Nou. El futbolista francés firmó un doblete en la recta final del partido, pero su actuación trasciende mucho más allá de estos dos tantos


Benzema y Luis Suárez a campo abierto

Un Barcelona – Real Madrid difícilmente carecerá de contexto competitivo. La clasificación hacía indicar que podíamos ver un encuentro con secundarios, falta de tensión en situaciones puntuales e incluso, con un nivel global bajo sumando


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.