Dos certezas juntas | Ecos del Balón

Dos certezas juntas


La combinación entre Youssef En-Nesyri & Martin Braithwaite es altamente competitiva. Los dos puntas del CD Leganés congenian como anillo al dedo con los planes de Mauricio Pellegrino. Incansables en todas y cada una de sus acciones, ya sea para atacar el espacio, ofrecer el apoyo en corto, imponerse por alto, acudir al choque con su defensor o rellenar el área en posición de remate, la dupla pepinera se ha convertido en una de las parejas más incómodas de LaLiga. Una impresión que volvió a prevalecer anoche en Vallecas, donde una vez más el marroquí y el danés compartieron la línea ofensiva del cuadro de Butarque. Y su impacto en el encuentro volvió a ser sumamente decisivo. Youssef En-Nesyri y Martin Braithwaite se entienden. Y se entienden, además, sin necesidad de mediar palabra. A nivel gestual comparten muchas cosas en común. Y las que no, que también las tienen, encajan sin esfuerzo. Una combinación muy determinante, ensamblada en muy poco tiempo, y que se ha convertido en el principal aval del proyecto.

Martin Braithwaite y Youssef En-Nesyri son muy complementarios

Poco después de su debut, Braithwaite reconoció haberse estudiado muy a fondo la plantilla de la que ahora forma parte. En dicha entrevista, el futbolista danés confesó que había estado un tiempo “observando cómo serían sus compañeros”. Braithwaite se había fijado en todo antes de llegar. “Cómo pasaban, cómo se desmarcaban”. Porque, según él mismo reconoció, “era muy importante adaptase. Fichar ahora no es como llegar en verano, que tienes tiempo”. Y lo cierto es que, varias semanas después de aquello, de anotarle al Real Madrid y luego al FC Barcelona, se puede asegurar que el danés bordó sus deberes. Acertó con el análisis, y más si cabe con el que tiene que ver con su compañero de ataque. Solo así puede entenderse que Braithwaite & En-Nesyri jueguen juntos como si llevaran toda la vida compartiendo vestuario.

La movilidad de En-Nesyri fue clave para generar la ventaja

Ante el Rayo de Míchel, que volvió a jugar con el sistema de tres centrales, dos carrileros y una doble punta, el Leganés controló el primer tiempo a través de sus delanteros. Braithwaite, que arrancaba siempre desde el carril central, estiró al equipo a partir de sus desmarques de apoyo y al espacio, entrando y saliendo -en resumidas cuentas- del área de Dimitrievski. Y empujado, dicho sea de paso, por el posicionamiento de En-Nesyri sobre el sector izquierdo. El marroquí, que buscó recibir todo el tiempo por detrás de Advíncula, el carrilero diestro del Rayo, ensanchó el sistema mediante sus toques, sus devoluciones y sus conducciones en torno al pico del área. Una suma de intervenciones que, atrayendo la vigilancia del central más próximo de la defensa rayista, provocaron una superioridad manifiesta a la hora de cargar el área. Con Vesga atacando de manera muy vertical, despegándose del interior zurdo para captar la atención de Advíncula, y con Jonathan Silva apareciendo en un segundo plano, el CD Leganés consiguió, cuanto menos, minimizar la superioridad en número de Amat-Velázquez-Ba.

Braithwaite ya ha participado en 4 goles: 3 tantos + 1 asistencia

Con En-Nesyri yendo fuera-dentro, percutiendo de manera horizontal, y Braithwaite atacando el corazón del área, amenazando de forma más vertical, el cuadro pepinero consiguió arrinconar al Rayo en su propia mitad del campo, perdiendo la pelota muy arriba, apretando en la presión y atacando en menos metros que de costumbre. Un escenario que se dividió tras el descanso, cuando el Rayo Vallecano pasó a defender con cuatro, al tiempo que se propuso rellenar el área con dos delanteros –De Tomás y Di Santo- y con Trejo -izquierda- y Embarba -derecha- por fuera. La segunda mitad, debido a múltiples circunstancias, dejó muy poco contenido a nivel táctico. Un intercambio de golpes -literal, en ocasiones- entre dos equipos que deberán seguir luchando hasta el final por mantener la categoría. Aunque, como ayer volvió a quedar claro, en esa pelea por escapar del agujero, el CD Leganés parte con una gran ventaja: a falta de un punta que le asegure puntos, tiene dos -tres, con Guido Carrillo-. Y eso multiplica sus opciones de quedarse.


3 comentarios

  • AdrianBlanco_ 5 febrero, 2019

    Cómo ha cambiado la película para el Leganés. Si a principio de temporada analizábamos lo mucho que le costaba conectar con su delantero, ahora estos dos se lo están dando todo. Aguantan el envío directo, dominan el apoyo en campo rival y atacan el espacio. Todo ello complementándose siempre el uno con el otro.

    Respond
  • torralba8 5 febrero, 2019

    Creo que tenemos candidato firme a mejor fichaje de invierno. Mi pregunta es si cuándo vuelva Carrillo será suplente. Básicamente porque antes de su lesión el argentino era una pieza clave para oxigenar a los de Pellegrino.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 5 febrero, 2019

    @Torralba8

    Yo creo que ahora mismo, sí. Como pieza de recambio. Y en según qué contextos/escenarios, claro. A Pellegrino le está funcionando muy bien esta doble punta.

    Carrillo es puro duelo directo. Es mandarle un balón, que lo baje, gane tiempo y prolongue la acción. Pero es que Braithwaite, que también va muy bien por alto, puede hacer eso y además amenazar al espacio. El fichaje es tremendo.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.