La extraña virtud de Rumanía | Ecos del Balón

La extraña virtud de Rumanía


La Rumanía de Anghel Iordanescu tiene una extraña virtud: a pesar de no defender demasiado bien, encaja muy pocos goles. La razón de esta curiosísima -pero demostrable- paradoja se encuentra en la capacidad que tienen para provocar la precipitación del rival. Ésta podríamos decir que se debe a tres factores: el técnico (Rumanía es un equipo pegajoso, muy pesado y de pierna fuerte), el psicológico (Iordanescu ordena una defensa adelantada, muy adelantada, que parece fácilmente vulnerable) y el táctico (como defiende de forma muy desordenada, los espacios suelen aparecer bastante rápido).

Rumanía induce al error rivalEsto termina provocando que el rival tenga más ocasiones de las lógicas, sobre todo en tramos muy concretos, pero también que al final éstas tengan un porcentaje de conversión bajísimo. Ya le sucedió a Francia en su debut, y ayer le volvió a ocurrir a la Suiza de Petkovic. Sea como fuere, aunque su idiosincrasia táctica tenga parte de virtud, sobre todo tiene de defecto. A poco que Suiza se paró, levantó la cabeza y pensó antes de ejecutar, es decir, a poco que entraba en juego Granit Xhaka, creó un peligro que Rumanía no podía administrar. Cuando el balón iba fuera y volvía dentro, todo era desorden y caos, pues además de sus carencias tácticas son el equipo físicamente más limitado del torneo, lo cual les impide corregir sus desajustes.

Rumanía sólo maneja bien los espacios cortos.

Sin embargo, a Suiza le faltó acierto. Puro y duro acierto. Durante la primera hora de partido, Xhaka fue el futbolista que más metros recorría, más balones tocaba y más gustaba a los espectadores, pero al final la finalización de la jugada siempre recaía en unos desafortunados Haris Seferovic y Xherdan Shaqiri. En realidad, ambos se movieron bien. Uno de cara a dar amplitud y profundidad, superando con sus desmarques a los zagueros rumanos, y el otro para ayudar a la gestación del ataque, que necesitaba a una mente más creativa que enganchasen los primeros pases de Schar, Djourou o el propio Xhaka con el resto de atacantes. El problema es que una vez conseguían esto, una vez llegaba el momento de dar uno de los dos últimos toques de cada ataque, fuera pasando, desbordando o rematando, parecieron estar peleados con el balón.

A. Chipciu atacó con sentido la banda izquierdaDe esto se aprovechó una Rumanía que, además de pegajosa, encontró en las subidas de Lichtsteiner el espacio perfecto donde situar a una de sus novedades en el día de hoy, Alexandru Chipciu. El jugador del Steaua de Bucarest buscó constantemente su espalda, siempre recibió con mucha facilidad y, además, mostró la astucia necesaria para ir encontrando a sus compañeros, lo que derivó en que su equipo llegara a la meta de Sommer con más facilidad de la debida. Así llegó el primer gol rumano y bien pudo llegar el segundo. Suiza parecía tener controlado el partido, pero esto no significaba que los de Iordanescu estuvieran incómodos.

Shaqiri no tuvo el día. Seferovic y Embolo tampoco.

A pesar de todo, la sensación es que Suiza podía darle la vuelta en cualquier momento al marcador. Una vez marcó Mehmedi, lo lógico era pensar que la remontada se consumaría, aunque sólo fuera porque Rumanía ya no salía por falta de fuelle. Y además a los pocos minutos saltó al campo Breel Embolo, que necesitó de dos instantes para realizar dos acciones que asustaron a toda Rumanía. Pero, entonces, Suiza envió un balón en largo. Y lo ganó. Y creó una situación de peligro. Y entendió que a partir de esa acción llegaría su segundo tanto. Era lógico pensarlo: Embolo estaba superando a Chiriches y Grigore, lo que conllevaba que Shaqiri encontrara mucho balón suelto en la frontal. En cambio, en vez de claridad, lo que reportó esta sucesión de balones largos fue todavía más precipitación. Suiza se olvidó de Xhaka, se la jugó a sus puntas y estos, ayer, no estuvieron acertados. Rumanía lo había logrado otra vez: a pesar de no defender bien, se marchó encajando sólo un gol.

 
 

Foto: KENZO TRIBOUILLARD/AFP/Getty Images


7 comentarios

  • @danielGizun 16 junio, 2016

    No he podido ver a Suiza esta Euro, que tal ha estado Xhaka?

    Respond
  • @Juantelar 16 junio, 2016

    Una de las principales carencias de Suiza es la falta de un delantero goleador de ciertas garantías. Seferovic y Embolo se mueven bien, pero el primero falla un montón y el segundo aún está por hacer. Y en una Eurocopa en la que no están brillando los delanteros precisamente, no se podía esperar que fuesen estos dos los que lo hiciesen.
    Aunque he de decir que a mí me gustaron los minutos de Embolo sobre el campo. Tal vez sea porque siento predilección por él.

    Por cierto, torneo decepcionante de los laterales suizos. Acostumbrado al nivel que suelen ofrecer en sus clubes, aquí me saben a poco.

    Respond
  • Sobris 16 junio, 2016

    ¿Es Shaqiri, viendo su Mundial, la decepción del torneo?

    Respond
  • hola1 16 junio, 2016

    A mi Suiza me esta gustando poquito,muy poquito. Quizas salvaria a Embolo, que en los minutos que ha jugado, esta dejando buenos detalles.

    Respond
  • Ismael 16 junio, 2016

    Quizá sea Rumanía el equipo que menos me ha gustado en el torneo. Me pareció que defendió peor ayer que contra Francia.

    No me sumo a las opiniones favorables de Embolo, no me gustó. Le vi como falto de agilidad… No sé, fue extraño porque daba sensación de peligro pero no las llevaba a la practica ni por asomo.

    Respond
  • @migquintana 16 junio, 2016

    @danielGizun

    Sin romperla, está jugando bastante bien. Está siendo uno de los futbolistas que más pases está dando en la Eurocopa, muestra de su ascendencia en Suiza, pero el problema que tiene es que todos sus atacantes están bastante desafortunados. Shaqiri, Mehmedi, Embolo, Seferovic… Están muy mal.

    @Juantelar

    Me sumo a tu comentario. Lichtsteiner y Ricardo Rodríguez están pasando muy desapercibidos, pero es que además cuando entran en contacto no se les ve nada frescos. No están sorprendiendo. Yo creo que todo viene del tema de los atacantes, que no le ofrecen situaciones ventajosas, pero es una suma de defectos.

    @Sobris

    La verdad es que sí. Pero sigo confiando en él.

    Creo que es un mero problema de (des)inspiración transitoria.

    Respond
  • Abel Rojas 16 junio, 2016

    @ DanielGizun

    Le han nombrado en ambos encuentros el MVP y a mí sinceramente no me está fascinando. Creo que su torneo hasta el momento no pasa de correcto o bueno a secas. Pero confiemos en que crezca. Intuyo que dependerá más de que mejore el equipo, que por ahora no está demasiado fino.

    @ Ismael

    Casi comparto lo de Rumanía.

    @ Juantelar

    Lo de los laterales está siendo clave. No están volando, no están abriendo el campo, no están ganado altura… y eso lo está notando bastante Suiza. Sobre todo, lo está notando Xhaka.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.