La clasificación a Europa | Ecos del Balón

La clasificación a Europa


De entre todas las disputas clasificatorias que definen un cambio, es decir, las nueve plazas que otorgan a los equipos que las ocupan una condición diferente a la que tenían a inicio de campeonato, las de competiciones europeas no han respondido a ese factor de incertidumbre y emoción que suele traer consigo la última fecha. Quizás por la fiabilidad de los tres equipos en cuestión, Villarreal clasificando para la próxima Champions, y Athletic Club de Bilbao y Celta de Vigo para la Europa League, la jornada 38 no tuvo que requisar ningún billete en favor de otro. Graduando a los tres por estilo, la 4ª, 5ª y 6ª plaza del campeonato español han dejado una foto muy particular, en la que aparece en primer lugar un estilo basado en el orden defensivo, un proyecto algo más mixto y versátil con vocación ofensiva en su siguiente escalón y una idea extraordinariamente vertical y protagonista para cerrar los puestos de honor.

Tanto a los castellonenses como a bilbaínos y vigueses les une que su proyecto está actualmente basado en la continuidad. Ernesto Valverde y Marcelino García Toral sumaban su tercera temporada en San Mamés y El Madrigal, mientras Berizzo pasaba su segundo año en Balaídos. Asentadas sus formas de trabajar debido al éxito con el que venías precedidos, los cambios sufridos en cada plantilla, así como las bajas sensibles que afrontaron, tuvieron una respuesta contundente desde la colectividad. Musacchio, Asenjo y Muniain por lesión, y Krohn-Delhi, Augusto, Vietto o Cherysev como bajas en los mercados de fichajes no significaron que los equipos acusaran tras ellas un bajón competitivo definitivo. En el mejor de los casos sirvió para que otras piezas saliesen a flote, lo que dejó algunas actuaciones más que sorprendentes que otorgaron todo el crédito a sus preparadores y a su trabajo, prolongado en el tiempo. El de Marcelino, sin ir más lejos, tuvo varios ejemplos de esto último.

UN ‘SUBMARCELINO’ AMARILLO DE CHAMPIONS

Marcelino diseño un Villarreal replegado. Fue un auténtico muroLa temporada 2015-2016 del Villarreal se confirmó definitivamente como aquella en la que más distancia tomó su fútbol con el que había definido cada proyecto de Primera en El Madrigal. Marcelino ganó la partida al legado de aquellos equipos más protagonistas con balón que definieron al Submarino, terminando por construir un equipo impenetrable y amurallado, con una defensa organizada modelo, basculada como un solo movimiento y que fue cargando fama merecida cuando complementó su gran camino liguero con enorme solidez en eliminatorias. Fue tal su nivel de consistencia y credibilidad que en los días importantes en su estadio una victoria era el signo más probable. Ganó al Athletic, al Real Madrid, al Atlético de Madrid, al Sevilla, y empató ante el Barcelona. Únicamente cayó ante el Celta de entre los siete primeros clasificados. Su idea estaba asimiladísima y “sólo” tuvo que conjugar y hacer líquido su ataque, conformado por todo figuras nuevas, tanto en banda como en punta.

De sus hombres más adelantados destacó primero un Roberto muy soldado -10 asistencias-, convertido en excelso pasador y generoso en los pases de salida para que su primer y principal socio, Cedric Bakambú, una de las revelaciones del campeonato, hiciese buena, con su velocidad, la defensa baja del 4-4-2. Cada gol del francés, o de quien fuese, tenía siempre un valor extra pues la producción de ocasiones no era excesiva y abrir el marcador aseguraba puntuar dado el nivel defensivo de su repliegue intensivo. Ante la ausencia de creatividad, las actuaciones individuales destacadas se valoraron desde la madurez, casos de Víctor Ruiz o Denis Suárez. Tímidos y contraídos, ambos echaron cuerpo, contagiados por la mentalidad contundente del bloque. El central ganó jerarquía y fiabilidad, mientras el gallego se ganaba el sitio desde la sencillez de la misión encomendada, apareciendo en penúltimos y últimos pases de cada jornada del último tercio de campeonato. Junto a todos, siempre, Bruno Soriano.

ARITZ ADURIZ, Y MUCHOS MÁS LEONES

Aduriz, Williams y Raúl marcaron el estilo del Athletic de BilbaoPor su parte, el tercer año de Ernesto Valverde en el equipo bilbaíno iba a estar marcado por la incorporación de Raúl García y el crecimiento de Iñaki Williams. El Athletic pensó siempre antes en presionar y centrar al área para después hacer cosas con la pelota; en ese orden. La mera presencia del navarro impregna a sus equipos de una intensidad sostenida y de un estilo concreto. El Athletic aceptó ser un equipo de delanteros, potenciar sus virtudes aéreas y físicas, y armar el colectivo en consecuencia. Valverde no se tuvo que preocupar del área contraria, contemplando la temporada histórica de Aritz Aduriz, el extra de competitividad y mentalidad ganadora de un finalista de la Champions y de un proyecto de jugador asentado en la categoría que dotó de velocidad y diagonales al ataque vizcaíno.

Para sustituir a Ibai y Muniain, dos fijos de la temporada anterior, Ernesto fue mezclando apariciones de perfiles interesantes y distintos, como Sabin, Eraso o Lekue, para complementar a Susaeta o De Marcos, finalmente elegido como lateral derecho. Más directo en su juego, llevado a las bandas y áreas, sólo Beñat tuvo una importancia importante como eje de la circulación. San José como mediocentro y Balenziaga como lateral sumaron casi siempre en pos de interpretar un equipo característico en el pressing, por momentos también reactivo y encaramado hacia las capacidades de su trío ofensivo. Fue el Athletic más mixto de esta segunda etapa del ‘Txingurri’. No hubo nada excesivamente predominante: la salida fue tanto en largo como en corto, y aunque hubo mucho juego frontal y exterior, una vez más fue un Athletic reconocible, si bien menos delicado con el esférico.

BERIZZO SE ENCOMENDÓ A IAGO ASPAS

Los inicios de Orellana y la determinación de Aspas, claves del CeltaSin Augusto desde diciembre y sin Krohn-Delhi, el Celta de Vigo cosechó cuatro victorias más, nueve puntos más y una clasificación para la próxima Europa League. Entendiendo que sus sustitutos no lograron mejorar semejantes rendimientos, en Balaídos han de explicar el cambio en la figura de Iago Aspas y la ascendencia de Fabián Orellana. El ex del Liverpool, un delantero completísimo, desniveló partidos parejos y hubiera elevado de inmediato las posibilidades ofensivas de cualquier conjunto que oscile entre la zona tranquila y los puestos de privilegio fuera de los tres grandes. El chileno, por su parte, fue el lápiz del ‘Toto’, alcanzado un nivel medio en la primera vuelta realmente portentoso. Los vigueses no perdieron hasta la jornada 9 y fueron líderes de Primera durante una semana. El ritmo de crucero del arranque tuvo en el de Pontevedra la diferencia. Su verticalidad en los espacios, unida a la del propio Wass, el pivote suelto del 4-2-3-1, hizo al Celta producir más.

En un equipo de tanto volumen ofensivo, el mediocentro tomó una importancia sustancial. Por eso la salida de Augusto debía ser contrastada en las jornadas posteriores como signo de madurez de un equipo que tuvo en Marcelo Díaz un reemplazo de garantías, no sin antes destacar la labor de tres hombres como Pablo Hernández, Hugo Mallo y Gustavo Cabral, más enteros en el sistema de marcas individuales de su míster; regulares durante todo la temporada. Su sistema defensivo mostró franca mejoría con respecto a la temporada anterior, cuyas cifras deben entenderse por dos goleadas puntuales ante Barça y Real. Personalísimo en su identidad, quizás con menos picos brillantes en el global, para el recuerdo del campeonato quedará el 4-1 que endosó al campeón, en una noche mágica para el celtismo.


14 comentarios

  • @DavidLeonRon 17 mayo, 2016

    Hubo un momento en el que ver jugar al Celta era de verdad un espectáculo. En ese sentido, agradezco a Berizzo haberme llevado de vuelta a los años de juventud, con el gran Celta de Mostovoi, Karpin y compañía. Mención especial para Iago Aspas, que para mí se confirma como un talentazo especial de esos que deben vivir cerca de su casa para dar lo mejor de sí. Puede que Aspas no sea Aspas en Liverpool, pero en Vigo lo es y ahí da gusto verle.

    En cuanto al Athletic, qué decir. Para mí es una maravilla cómo afronta el club cada competición, cada temporada. Mientras dure Aduriz habrá un Athletic que sienta que puede ganar Copas, y eso es magnífico, En ese caso, solo los que nacieran en los 70 pueden recordar un Athletic tan, tan ambicioso cada año.

    PD. Sobre el Villarreal, basta decir que dudo si no son el equipo que más y mejor rédito ha sacado a la defensa en España en los últimos años, casi por encima del Atlético… Habría que medir quién tiene más talento ofensivo para compensar.

    Respond
  • Tinogallego 17 mayo, 2016

    Entiendo que la competencia era muy dura y los titulares brillaron. Pero me quedé con ganas de ver más a John Guidetti

    Respond
  • varogs 17 mayo, 2016

    Hombre aquí decir que un poco de decepción por Sevilla y Valencia, que partían como contendientes a Europa al principio del curso. El Sevilla dio el nivel a ratos y al menos ha dado la cara en las copas, pero lo de Valencia lleva un tiempo enquistado, y es una pena porque tienen jugadores de nivel para estar ahí. André Gomes me parece un jugador que mínimo vale un puesto en Europa League.

    Y luego por ahí me doy la colleja de que esperaba la posibilidad de sorpresa del Betis que tan bien pintaba con Castro, Joaquín y Van der Vaart como veteranos de calidad, y las promesas para realizar buen juego de Ceballos y el resto del centro del campo. Solo la defensa parecía floja, pero al final…

    Desde luego los 3 equipos han merecido clarísimamente estar donde están, cada uno con sus armas. Y lo del Athletic con su peculiar política, me parece que tiene un meritazo temporada tras temporada. El problema vendrá cuando Aritz se acabe, si es que eso ocurre, que parece eterno ya :)

    Saludos.

    Respond
  • MarkelHxC 17 mayo, 2016

    @DavidLeonRon

    "En cuanto al Athletic, qué decir. Para mí es una maravilla cómo afronta el club cada competición, cada temporada. Mientras dure Aduriz habrá un Athletic que sienta que puede ganar Copas, y eso es magnífico, En ese caso, solo los que nacieran en los 70 pueden recordar un Athletic tan, tan ambicioso cada año"

    En este snetido mucho tuvo que ver Bielsa. "El Loco" nos dotó de ambición.

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 mayo, 2016

    @Markel

    No cabe duda.

    Respond
  • @Arashi_EG 17 mayo, 2016

    Sin querer entrar en polémica, pienso que mentar a Bielsa para justificar los éxitos de este Athletic es infravalorar muchísimo a Ernesto Valverde. Es un técnico que allá donde ha ido ha montado equipos competitivos, salvo alguna pequeña excepción.

    Bielsa dotó al Athletic de personalidad e ir a por todas en cada partido pero aparte de las 2 finales en una temporada, sus resultados en liga fueron MUY decepcionantes. En cambio con Valverde se ha conseguido una regularidad más completa, luchando por las 3 competiciones disputadas sin renunciar a ninguna pero con un rendimiento mucho más sostenido y repartido entre más jugadores.

    Valverde andará falto de carisma que nos haga atribuirle los méritos de sus equipos pero como entrenador hay que empezar a valorar de una manera más potente

    Respond
  • Arroyo 17 mayo, 2016

    @Arashi_EG

    Completamente de acuerdo. Yo es que creo de hecho que la mano de Valverde se nota desde el primer momento. Desde la 13-14 y hasta hoy. Veo a Valverde por todos lados, sin menospreciar ni muchos menos, yéndonos al origen del comentario, a que Bielsa marcó profundamente a aquella generación de futbolistas.

    Respond
  • Fernando 17 mayo, 2016

    @Arashi_EG

    Creo que venian a referirse a que Bielsa, aquel año de la final de Europa League, metiendole mano al United, etc… se creo una sensacion de potencial que llego a todos los componentes del club. Desde dentro, trabajar con la sensacion de ser un equipo ganador te da un extra de confianza. Sin ir mas lejos, España acumulaba generaciones prometedoras que, si bien no eran ni por asomo tan competentes como la de 2008-2012, tenia un techo psicologico…

    Respond
  • Sin Balón 17 mayo, 2016

    También merece especial atención Nolito, que tiro del carro del Celta cuando Aspas y Orellana bajaron un poco su nivel.

    Respond
  • @migquintana 17 mayo, 2016

    Me parece muy interesante lo que comenta Arroyo al principio: son tres equipos con estilos ultra definidos. A lo bestia además. Seguramente sean, de hecho, los tres que han tenido más claro desde el principio lo qué querían y cómo lo querían. Y lo mejor de todo: cada uno a su manera. Uno con un repliegue bajo más contragolpe evidente, otra con una presión física y verticalidad manifiesta y, en el caso de los de Vigo, combinado presión y asociación.

    @Arashi_EG & @MarkelHxC

    Yo lo entiendo como Fernando. Es decir, al menos por lo que parece desde fuera, Marcelo Bielsa fue quien reactivó la grandeza de un club que sabía que era grande, pero que sentía que cada vez menos. Eso el argentina lo cambia. Lo activa todo. Jugadores, club y afición. Y se nota. Otra cosa es que el trabajo de Valverde tenga su mérito propio. Y grandísimo. A mí es que Ernesto me flipa como entrenador. Siempre haciendo poco ruido, pero siempre consiguiendo los máximos objetivos del club. Y lo de este año es la constatación. Es más, lo que ha conseguido Valverde es que esa bomba emocional de la 2011/2012 no fuera un hecho aislado. Que tuviera constancia y se mantuviera. Lo cual es igual de importante.

    Respond
  • MarkelHxC 18 mayo, 2016

    @Arashi_EG

    Yo no justifico los exitos del Athletik a Bielsa en mi comentario. Le atribuyo el merito de cambiarnos la percepción sobre nuestro equipo, echo irrefutable. No hablo de resultados ni comparativas ni nada. Simplemente que el sentir que las copas estan cerca nos lo trajo Bielsa. Después Valverde lo ha mantenido en el tiempo.

    @MigQuintana

    Pues yo no estoy de acuerdo del todo. Es decir comparto que "lo que ha conseguido Valverde es que esa bomba emocional de la 2011/2012 no fuera un hecho aislado. Que tuviera constancia y se mantuviera. Lo cual es igual de importante." pero no que "Siempre haciendo poco ruido, pero siempre consiguiendo los máximos objetivos del club. Y lo de este año es la constatación."

    Por un lado por que no creo que estos sean los objetivos máximos del club. Creo que el Athletik hoy en dia debe aspirar a ser el cuarto de España tanto por clasificación como por sensaciones. Hoy en dia, no lo es, aunque está cerca. De echo me cabrea bastante que llegados los momentos donde se juega las abichuelas siempre quede sensación que haya un par de equipos en España por encima del Athletik, este año, Sevilla y Villarreal. Y hablo más de sensaciones que de resultados. Los resultados han sido buenos, es obvio, pero alfinal de estas tres últimas temporadas tengo un sabor bastante agridulce. Como que nos faltó dar el paso en ciertos momentos.

    Sin menospreciar a el bueno de Ernesto, no creo que ninguno de los tres equipos que ha montado hayan estado del todo redondos, aún siendo buenos trabajos. No hemos llegado a tener esa solidez y competitividad que te demuestra el Sevilla o este año el Villarreal en ninguno de los tres años.

    Por otra parte también pudiera ser porque este año, aún siendo bueno, no ha habido nada que celebrar (La supercopala cuento más en la temporada pasada que esta). No hemos jugado una eliminatoria de disfrutar en Europa y perdimos como perdimos, además de ir pasando rondas casi milagrosamente ante Marsella y Valencia. En liga siempre nos vimos en Europa pero nunca cerca de la Champions que si hubiese sido una alegría. Y en copa nos eliminó el Barsa con fallos de novato pese a hacer un gran partido. Alfinal haces la cuenta de todo y a mi no me sale una sonrisa con esta temporada.

    Respond
  • Zico 18 mayo, 2016

    Quem jogou mais nesta temporada? Orellana ou Nolito?

    Respond
  • Anderson 18 mayo, 2016

    Joder Markel, entiendo tus sensaciones pero en relación al repaso de la EL que haces creo que algo se haría bien para no haber llegado a semis por el canto de un duro, no se nos regaló nada. Que sí, que el Sevilla todavía nos saca una cabeza en competitividad, pero en todas esas eliminatorias el Athletic fue ligeramente superior a su rival. Aunque hubiera fases en San Mamés contra el OM y en Mestalla que fueron agónicas. Hay margen de mejora pero prefiero quedarme con la capacidad competitiva del equipo antes que con las impurezas de esas eliminatorias . Competitividad superior por muchas cabezas a la mayoria de equipos del Athletic de los ultimos 30 años.
    No siempre el devenir de un equipo en una competición va s ser tan bello como la EL de Bielsa (lamentable final al margen).

    Respond
  • @Akd27Fede 19 mayo, 2016

    No caben dudas de que Valverde es un gran entrenador, pero lo de Bielsa va mucho más allá de resultados: es el cambio de mentalidad que le dió a los jugadores y a todo Bilbao. Los partidos se encaran de manera distinta. Nos ha hecho vivir noches mágicas, nos hizo sentir.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.