La versión pre-final de Antoine Griezmann | Ecos del Balón

La versión pre-final de Antoine Griezmann


Antoine Griezmann se está convirtiendo sin prisa pero sin pausa en uno de los futbolistas más decisivos de Europa. Su carácter pragmático, su sed de victoria y su eficaz ética de trabajo le permiten aunar dos virtudes competitivas muy propias de los cracks: el aprendizaje continuo y la regularidad. No ha habido una temporada en la carrera del francés en la que no haya exhibido recursos que un año antes hubiera sido incapaz de utilizar. Y una vez los incorpora a su repertorio, los usa cada fin de semana. Hace dos cursos depuró el arte del desmarque, hace uno, su olfato goleador, y en el recién empezado, su riqueza asociativa.

Griezmann ha dado un salto como asistenteEn la campaña 2014/15, la de su llegada al Vicente Calderón, Antoine Griezmann repartió la pírrica cifra de una asistencia en 46 partidos sumando Liga y Champions. Cabe señalar que la homogeneidad de sus compañeros arriba, que solían ser Mario Mandzukic o Raúl García, no ponía demasiado fácil servir pases de gol, pero tan rotundo fue el dato de la asistencia aislada como aquel que desvelaba que solo estaba involucrado en 0,5 ocasiones por encuentro si exceptuamos aquellas en las que él era el finalizador. En cambio, en lo que va de 2015/16, ocho partidos, Griezmann ya ha servido tres asistencias acabadas en gol; y lo más importante, promedia la friolera de 2,9 ocasiones creadas por noche sin contar aquellas en las que él ejerce como rematador. Dicho de otro modo, un futbolista que venía de servir una asistencia en todo un año, hoy regala casi tres goles cada 90 minutos.

La mejoría técnica de Griezmann en sus controles y pases no ha pasado inadvertida para nadie.

Por supuesto, un factor que ha dado pie a semejante explosión como asistente ha sido la propia evolución de Griezmann, una evolución tanto técnica como instintiva. Se le están viendo controles al primer toque, maniobras en espacios reducidos y pases con cualquier superficie del pie -sobre todo el exterior del mismo- que delatan un perfeccionamiento de su base técnica evidente ante los ojos de cualquiera; mientras que la velocidad con la que interpreta el fútbol también se ha acentuado debido a la experiencia. Antoine piensa muy rápido, ve las cosas antes que antes. Personalmente, ha progresado. Pero como siempre en el fútbol, la cuestión no se limita a lo individual. Hay un mínimo de dos factores ligados de modo estricto a lo colectivo que están pesando tanto como su propia mejoría, sino algo más, en el boom de sus números asociativos.

La transformación colectiva del Atlético de Madrid también ha potenciado su explosión como pasador.

Para comenzar, Griezmann ya no comparte nunca frente ofensivo con un delantero desprovisto de desmarque de ruptura como Mandzukic o Raúl García. Correa, Ferreira-Carrasco, Vietto, Torres y Jackson Martínez atacan la espalda de la defensa rival con ciertas garantías, hasta el punto de que los tres últimos pueden ser considerados incluso especialistas en la materia. En este sentido, se ha pasado del todo al nada. Y justo en la calidad de sus nuevos acompañantes reside, de forma indirecta, el segundo detonante colectivo de su recién adquirida facilidad como asistente: son tan buenos los puntas de Simeone que este se está viendo forzado a alinear a tres a la vez con una frecuencia que, hasta ahora, había sido impropia de él.

Cuando el Cholo alinea tres delanteros a la vez -llegó a juntar incluso a cuatro en su visita al Madrigal de la semana pasada-, el equipo se parte y el partido se rompe. De un lado, los colchoneros verticalizan su fútbol hasta el extremo, y su tremenda calidad, en especial la de Correa y Griezmann, le permite crear peligro aun asumiendo la precipitación a la que se auto-condena. Pero como contrapartida, la consistencia defensiva del sistema se diluye sin dejar rastro. De ahí el corre-calles, y eso en lo tocante al contexto. En lo tocante a su propia posición dentro de esa nueva realidad, la saturación de delanteros lleva a Antoine a una posición más retrasada, la cual le permite jugar más de cara y con más espacios. Y desde esta, asistir es más fácil.

Recapitulando, Griezmann ha dado un nuevo salto de calidad. En este caso, lo ha localizado en el ámbito asociativo. Pero el impresionante incremento de sus estadísticas no se debe solo a ello, sino también a unas modificaciones tácticas y estilísticas experimentadas por el Atlético de Madrid sobre las que todavía es pronto para discernir si han mejorado o empeorado el rendimiento general del equipo. Las sensaciones son irregulares y a menudo preocupantes. Ahora bien, si vence al Real Madrid esta noche, la clasificación le situará empatado con el Barça y por delante de los blancos tras haberse medido ya a los dos, al Sevilla y al Villarreal. Un bonito lujo considerando el prueba-y-error en el que, de momento, está sumergido Simeone.


9 comentarios

  • @migquintana 4 octubre, 2015

    La evolución futbolística de Antoine Griezmann es tan obvia que los datos hablan por sí solos:

    – Real 2011/2012: 7 goles y 4 asistencias.
    – Real 2012/2013: 10 goles y 5 asistencias.
    – Real 2013/2014: 16 goles y 4 asistencias.
    – Atlético 2014/2015: 22 goles y 1 asistencia.

    Dicho esto, creo que todo lo que estamos viendo de Antoine ya se podía entrever en Donosti. Tenía intuición, demostraba olfato, buena definición, también juego entre líneas, tenía algunos toques mágicos… Le faltaba continuidad, constancia y finura en sus botas, pero creo que el jugador que es hoy en día siempre fue una proyección realista.

    Respond
  • @AntonioGil7 4 octubre, 2015

    Recuerdo que cuando empecé a ver a Griezmann con cierta regularidad, en el Mundial de Brasil, pensé que no parecía para tanto, me decepcionó. Luego llegó la temporada pasada y me encantó, pero quedándome con la conclusión de que debía jugar por dentro. Pero esta vez ya me alucina en cualquier parte del campo.

    No sé cómo lo veríais los que ya le seguíais en la Real Sociedad, pero desde la distancia hace dos o tres años no daba la sensación de que pudiera estar tan arriba como está hoy en una lista que se preveía tan potente como la de nacidos en 1991 y 1992. Hace incluso más estimulantes partidos como el de hoy, pero también estoy expectante por verle en citas de la dimensión de la Eurocopa de su país y cómo mezcla con la considerable cantidad de talento que está produciendo Francia, donde él destaca ya casi por encima de todos. Creo que es una de las maneras para transmitir qué es Griezmann hoy, o al menos lo que me parece a mí.

    Respond
  • Big Poppa 4 octubre, 2015

    Iba a comentar que olfato goleador siempre ha tenido, lo que ocurre es que antes jugaba más pegado a la banda y ahora lo hace por dentro, lo que incrementa las posibilidades de marcar. De hecho, en su 1er año con la Real, fue el máximo goleador de la pretemporada cuando nadie le conocía, marcó 6 goles en 2ª con 18 años, jugando en banda y en su primer año como profesional, que venía directamente de juveniles. Y luego en primera año a año fue mejorando sus números de cara al gol, hasta marcar 21 en su última temporada en Donosti (Liga, Copa y Champions). Y eso jugando en banda casi siempre.

    Respond
  • @migquintana 4 octubre, 2015

    @AntonioGil7

    Yo creo que todo esto que está mostrando formaba parte de su "best case scenario". El caso es que, aun de cumplirse, creo que nadie esperaba que fuera tan rápido y de forma tan impactante. Antoine Griezmann ha crecido año a año en fútbol, jerarquía y determinación, algo que no es poca cosa si hablamos que hace tres años ya era un muy buen jugador de fútbol como demostraba cada fin de semana en Anoeta.

    @Big Poppa

    Es que tiene buen remate, va bien de cabeza, sabe encontrar los espacios ocultos del área, entra bien desde segunda línea, lee bien las situaciones del segundo palo… Lo tiene todo para ser un gran goleador, vaya. Lo que sí me sorprende es que siga siendo "tan invisible" cuando todos le conocen ya. Eso es lo realmente meritorio.

    Respond
  • Abel Rojas 4 octubre, 2015

    @ Antonio Gil

    Hace unos años que pasó a ser un jugador por encima de la media, pero a mí empezó a enamorarme en mayúsculas en la Champions League que disputó con la Real Sociedad. La Real hizo un campeonato completamente anodino, con actuaciones para el olvido de gente como Vela o de todo su centro del campo, y Griezmann sacó la cara de manera brutal creando peligro en cada movimiento. Ahí se vio que era otra película.

    @ Big Poppa

    Sí, gol siempre ha tenido. Pero para mí hay una diferencia entre tener gol y ser un goleador. Hay un salto grande ahí que vale entre 30 y 40 millones de €uros. Y para mí, Griezmann ese salto lo dio en el primero con Simeone.

    Respond
  • @javiarenales 4 octubre, 2015

    Una de las cosas que le faltan es demostrar ese rendimiento y regularidad ante los grandes, como hoy. Estaremos atentos.

    Respond
  • Abel Rojas 4 octubre, 2015

    @ Arenales

    El año pasado contra el Madrid hizo un partidazo en el 4-0. Pero es verdad que solo se le recuerda ese gran partido a gran nivel.

    Respond
  • Antonio Durán 4 octubre, 2015

    El dato de las ocasiones creadas se instala en el aumento de su peso en el carril central. Ya el año pasado Simeone trató de despegarlo de la cal muchas veces, pero este año le está transformando en casi un playmaker. En este sentido hay un número mucho más impactante: el año pasado, Antoine Griezmann promediaba 23'90 pases por encuentro en Liga BBVA; este año promedia 47'50. Es decir, ha duplicado su peso en el circuito de consstrucció del Atlético. Se notó especialmente en Eibar, donde se le vio bajar a por la pelota casi a la altura de Tiago. La verdad es que es una actualización más que interesante, y de hecho hace un par de semanas escribí sobre ello [http://wp.me/p3PiC9-14h].

    Respond
  • Angel Goñi 4 octubre, 2015

    @Ecos

    Off topic:
    No ha terminado el partido aún pero Morata ha marcado y provocado el penalti de la ventaja. El niño anda encendido últimamente!!

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.