El Getafe sin Roberto Soldado


Además de por las interesantes propuestas de sus técnicos, que mezclaban un cuidado trato del balón con la risueña energía de sus futbolistas, los primeros años del Getafe CF en Primera División estuvieron marcados por el caché de sus delanteros centro. Más allá del año de debut (2004/2005) con Quique Sánchez Flores, donde pese a todo contaban con el joven Riki y el veterano Craioveanu, los madrileños encontraron en la figura del nueve un gran activo competitivo. La ecuación era tan simple como exitosa: el equipo creaba un notable volumen ofensivo, el punta siempre estaba con ganas de reivindicarse y éste, mientras buscaba dar un salto adelante en su carrera, tiraba del equipo hacia adelante a base de goles.

Así sucedió con Dani Güiza, que estuvo perfectamente escoltado por Riki, en las dos temporadas que pasó Bernd Schuster en el Coliseum. También, aunqueEncadenaron a Riki, Güiza, Uche y… R.Soldado en menor medida, con Ikechukwu Uche en la notable etapa de Michael Laudrup y los complicados meses de Víctor Muñoz. Pero, sobre todo, esta fórmula vivió su apogeo con Roberto Soldado, que a las órdenes de Michel se ganó un traspaso de ocho cifras tras marcar 13 y 16 goles en las dos temporadas que vivió en el sur de Madrid. De todos estos nombres, además de una brutal plusvalía económica (+17’4M), el Getafe sacó una gran rentabilidad goleadora que le permitió asentarse en la élite del fútbol español. Encima, por si fuera poco, su determinación se veía potenciada por la sempiterna presencia de Manu del Moral, el goleador histórico del club en Primera, y por una segunda línea que con Paunovic, Vivar Dorado, Casquero o Granero siempre llegaba con peligro a zona de remate. A los azulones, entre 2005 y 2010, desde luego no les faltó pegada.

Desde la salida de Soldado, el Getafe no tuvo un gran 9.

A partir de entonces, ya sin propuestas tan frescas ni centrocampistas tan talentosos, el puesto de nueve en el Getafe fue perdiendo calidad de forma progresiva. Causa o consecuencia de lo primero, lo cierto es que sólo Miku aprobó el examen que años atrás graduó a Soldado o Güiza. Y, además, lo hizo sin demasiada brillantez. El venezolano fue el punto de inflexión de una cuesta abajo que, con Luis García Plaza como técnico, mostró como Colunga y Álvaro Vázquez carecían de capacidad de intimidación, como a Paco Alcácer aún le faltaban dos primaveras y como Ciprian Marica no era tampoco ninguna maravilla.

De hecho, en su última temporada, el entrenador madrileño tuvo que optar por un cambio más que significativo: jugar con Ángel Lafita en punta. Es decir, jugar sin un delanteroAhora mismo, el nueve del Geta es Ángel Lafita centro. El maño es un futbolista muy corpulento de notable zancada y buenos recursos técnicos, pero no está hecho al puesto. La pelea por arriba, pero no la aguanta de espaldas. Cae bien a banda, pero no rellena al área. Se mueve constantemente, pero la pide al pie y nunca al espacio. Se comporta, básicamente, como un cuarto mediapunta. Algo que, aunque per se no tiene porque ser malo, no es lo que necesitaba el Getafe de Plaza ni lo que ahora necesita el Getafe de Contra. Porque el rumano, ante la lesión de Álvaro Vázquez y la baja forma de Babá Diawara, ha vuelto a tirar de Ángel Lafita para completar su ataque.

Pero, de nuevo, no está funcionando. De hecho, el conjunto azulón, que se está definiendo por su actividad colectiva y su interesante dinamismo en tres cuartos, es el cuarto equipo menos realizador de la Liga BBVA con sólo ocho goles en once partidos. Un dato preocupante porque, aunque no le falta calidad en ataque, no es circustancial ni ninguna sorpresa, sino que es clavado al del curso pasado. Y es que, pese al veneno de Karim Yoda, así es el Getafe sin Roberto Soldado.


8 comentarios

  • Abel Rojas 20 noviembre, 2014

    Lo que me gustaba a mí Álvaro Vázquez en el Espanyol…

    Respond
  • Abel Rojas 20 noviembre, 2014

    Por otro lado, aunque es cierto que la productividad del Getafe está siendo baja, creo que todos coincidimos en que estamos viendo al equipo más "carismático" del Coliseum en los últimos tres o cuatro años, y me parece que el jugador sin "9" tiene que ver en eso.

    Respond
  • Peter Sword 20 noviembre, 2014

    A mí el Getafe que más me gustó fue el de Laudrup. Recuerdo que les faltó "fortuna" en Europa para haber llegado a algo grande, y que el equipo jugaba que daba gusto (dentro de un equipo no top).

    Desde entonces, con la política de venta de jugadores notables, siempre me sorprende que consigan mantenerse en primera división. Eso, supongo, habla de que no ha tenido malos entrenadores.

    Respond
  • Abel Rojas 20 noviembre, 2014

    Era el más molón. Y eso que Schuster dejó el listón alto.

    Respond
  • trocko79 20 noviembre, 2014

    @AbelRojas Alvaro en el Espanyol mostro maneras pero poco mas, le faltaba gol y sobretodo no aportaba un trabajo suficiente como para compensar su falta de punteria. Me parecio una muy buena venta en su momento. Nunca le hemos echado de menos en el Espanyol.

    sobre el puesto de delantero del Getafe, llevan años buscando un killer, Marica no lo hizo mal y pensaba que Miku tenia calidad para poder explotar pero no lo logro

    Respond
  • Meursault 20 noviembre, 2014

    @PeterSword @Abel

    Puff, yo me quedo con el de Schuster. Ese 4-0 al Barça en semis,llegando a la final de Copa, Dani Guiza…

    Respond
  • @migquintana 20 noviembre, 2014

    @Abel

    ¿Lafita colabora a que sea más carismático? Quizás con Álvaro te compraría esa opinión, porque no deja de ser un delantero muy chulo que sabe hacer muchas cosas y que, además, colabora al dinamismo que parece querer Contra, pero es que Lafita… para mí rompe un poco todo esto. Es que aporta muy poquito. Es verdad que cae bien a banda y que su conducción sigue siendo muy peligrosa, pero eso de que Hinestroza y Yoda no tengan prácticamente ni un sólo balón de cara porque nadie viene al apoyo… malo.

    @trocko79

    Si no hubiera habido ese pequeño problemita de relaciones con el Real Madrid, hubiera sido la leche ver a Álvaro Morata allí una de estas dos últimas temporadas. Les hubiera ido muy bien a ambos, además.

    @Peter Sword, @Meursault & @Abel

    Yo también me quedo con el de Schuster, eh. Pese a que el épico es el de Laudrup.

    Respond
  • @VGordoA 20 noviembre, 2014

    ¡¡¡Vivar Dorado!!! Que mítico ese Leganés que jugaba en Segunda B, con Luis Ángel Duque de entrenador. Y que bueno era Ángel con 18 años, recién subido del filial. Y Eto'o y Catanha.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.