Fútbol Mulato: Veinte años de buenas experiencias y malas consecuencias (VII)


“A seleção brasileira montou para o campeonato mundial na Suécia um esquema que primava pela organização, comparado à completa bagunça dos anos anteriores”.

“A diferencia de la anarquía que primaba en sus anteriores incursiones internacionales…”. Esta frase o similares inician varias descripciones de la conquista verdeamarelha de la Copa del Mundo de 1958, incluso algunas de autoría brasileña, y sin embargo resulta totalmente incierta. Por ejemplo, el entrenador de 1954, Zezé Moreira, ya era tan adicto al orden y la disciplina como cualquier técnico moderno o más. Este desacuerdo entre historia y mito radica en que cada eliminación en el Mundial fue vivenciada mediante un intenso drama emocional, lo que acabó generando una distorsión en el imaginario brasileño. Puesto que resultaba inaceptable que las cualidades antes expresadas (disciplina, orden), presentes incluso en el lema nacional “ordem e progresso”, no hubiesen aportado el dulce fruto de la victoria final, así que el inconsciente colectivo borró la experiencia y la sustituyó por el estereotipo.

La historia relata que la sensación del pueblo brasileño era ficticia.

Si nos remontamos hasta los prolegómenos del primer campeonato de la posguerra mundial encontraríamos a la Confederação Brasileira de Desportos (CBD), semilla de la futura CBF, eligiendo casi por aclamación a Flávio Costa como el “optimo disciplinador”. Persona eminentemente enérgica, Costa asumió el encargo con determinación y aplicando a sus funciones un férreo control. Ya fuese convocando jugadores, decidiendo alineaciones, organizando sistemas o definiendo tácticas, en aquel fútbol vasto en extensión territorial y fragmentado en una maraña de campeonatos regionales. Aparentemente incansable, también procedió a hacerse cargo de la condición física del equipo y del diseño de un programa de protocolo para los jugadores, estructurando en que lugar deberían concentrarse sus comandados, controlando personalmente sus horarios, así como que vestir o dónde y qué comer.

Entrenar en aquellos tiempos revestía riesgos más allá de lo puramente futbolístico. Siendo entrenador del Vasco da Gama, Costa había marginado al ídolo Heleno de Freitas debido a su pésima conducta dentro y fuera de la cancha -luego se descubriría que la sífilis le estaba enloqueciendo-. Un día el jugador entró en las estancias del club, fuera de si y empuñando un revolver que presionó contra la frente del técnico. Heleno llegó a amartillar el arma y hubo un forcejeo entre ambos, aunque afortunadamente la pistola no estaba cargada. Luego Heleno sería “o grande ausente de 1950″. La violencia estaba en el día a día, se convivía con ella y Costa estaba dispuesto a ejercerla en caso de considerarlo necesario. A Ipojucan, un mulato alto, frío y de juego virtuoso, le devolvió a un partido decisivo, del que pretendía borrarse entre lágrimas, propinándole una sarta de bofetadas en el descanso del medio tiempo.

Durante décadas se había larvado un sentimiento de inferioridad en Brasil producto de sus habituales derrotas a manos de las potencias futbolísticas de la escuela rioplatense (Uruguay y Argentina). TrasFlavio Costa permaneció en la Canarinha 6 años; hasta el maracanazo lo que sucedió en 1938, llegaron las goleadas contra Argentina en la Copa Roca de 1939 y de 1940 (1-5, 6-1, 5-1), lo que alentó a sus dirigentes a buscar refugio en la disciplina. Se avergonzaban del espíritu libre y del desconocimiento reglamentario que en el torneo mundial francés había llevado a Leónidas a quitarse las botas, pretendiendo jugar descalzo, mientras que el árbitro sueco Eklind le obligaba a calzarse de nuevo; así como de las medias para abajo, las camisetas para afuera del pantalón y los gorritos en la cabeza, ya fuesen blancos o con los colores de su club. Dichas circunstancias propiciaron tanto la entrada de Flavio Costa, en un amistoso contra Uruguay de 1944, como que resistiese en su puesto hasta la celebración del campeonato del mundo en Brasil, seis años después. No en vano era el entrenador de “O Expresso da Vitória”, que entre 1945 y 1952 conquista cinco títulos estatales más un ilustre antecesor de la Copa Libertadores, el prestigioso Campeonato Sudamericano de Campeones (1948) en el que vence la liguilla quedando invicto.

La disciplina no llegó a funcionar tan bien como, en teoría, se esperaba.

Durante la celebración del torneo del cincuenta se encerró al equipo en un recinto ubicado en las afueras de Río. La casa había sido lujosamente amueblada por los patrocinadores, aunque con el handicap de estarle vedada a las mujeres de los jugadores. Además se marcó las diez en punto como toque de queda, justo después de prepararse y tomar un complejo vitamínico. Todo inútil. Ni la advertencia del partido ante Suiza procuró soluciones tácticas ante el verrou -jamás se ganó contra los equipos que renunciaron a defender en WM-, ni las acertadas previsiones de Costa antes del partido [2] mitigaron la ventaja psicológica charrúa. Aquel “los de afuera son de palo” -falsamente atribuida al capitán Varela y en realidad del half derecho, Schubert Gambetta-, en referencia al auxilio que podría esperar el equipo del Brasil de los doscientos mil compatriotas que poblaban las gradas del Maracaná, se convirtió en el lema, casi un epitafio, de aquel fútbol uruguayo que, siendo el segundo país sudamericano más pequeño en cuanto a territorio, durante los años veinte gobernó el mundo fútbol (1924, 1928, 1930) [3].

Tras la derrota, a Flávio Costa y los jugadores los querían matar, aunque acabó primando el sentimiento depresivo de querer morir. Dos años sin presentar a su selección a ningún evento internacional, fin de los tradicionales colores blancos con puños y cuello azul de la equipación, muerte en vida para el portero Moacyr e injusto ostracismo para el resto del equipo. Curiosamente al técnico plenipotenciario se le acabó condonando parcialmente la pena, incluso devolviéndole en 1955 a la selección de cara a dirigir la gira europea de 1956. Un viaje de estudios orientado hacia la copa de Suecia del 58. Su carrera no acabaría allí aunque si sus mayores aspiraciones que incluían ser el hombre que le diese el primer título mundial a Brasil e iniciar una carrera política partiendo del cargo de concejal. Una condena por hybris que el acabó asumiendo con humor. Cuando en la presentación del libro “Anatomía de una derrota” de Paulo Perdigão una periodista desubicada le preguntó si él era el autor, Costa respondió: “No, yo soy la derrota”.

[1] “El equipo uruguayo siempre ha perturbado el sueño de los futbolistas brasileños” (Flavio Costa).
[2] La FIFA acordó en el Congreso de 1924 asumir la responsabilidad de la organización de los Torneos Olímpicos de Fútbol, por lo que posteriormente homologó las victorias uruguayas en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928 como “Campeonatos Mundiales”. De ahí que se autorice a Uruguay a llevar cuatro estrellas en el escudo pese a haber ganado técnicamente solo dos campeonatos (1930 y 1950).

···


···

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER TODAS LAS COLECCIONES DE
– ORIGEN | ECOS –

···


13 comentarios

  • @DavidLeonRon 16 mayo, 2014

    "Tras la derrota, a Flávio Costa y los jugadores los querían matar, aunque acabó primando el sentimiento depresivo de querer morir"

    Qué barbaridad, David.

    El Maracanazo es la madre de todas las derrotas.

    Respond
  • Abel Rojas 16 mayo, 2014

    La rescatada por León es la mejor frase que David Mata ha escrito en su vida.

    Respond
  • Uruguayoafull 16 mayo, 2014

    Impecable articulo como siempre.
    Fijate que hasta Maradona cree que la frase "los de afuera son de palo" es de Obdulio ya que en su libro "yo soy el diego" la menciona atribuyéndola al gran capitan.
    Tu crees que Bélgica debería llevar una estrella en su camiseta por los jj.oo. De 1920??

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 16 mayo, 2014

    @David y @Abel

    Gracias a ambos. Sin embargo mi enfoque actual sobre el tema es que el maracanazo ha sido la madre de las derrotas, sí, pero para Uruguay. Brasil tras el '50 gana cinco campeonatos mundiales. Uruguay en cambio ninguno más. Obviamente siempre hay varios condicionantes y contextos a la hora de explicar tantos campeonatos y con tantos bloques distintos pero la perfección del Maracanazo como hazaña, sus insuperables condiciones de drama y triunfo, así como su hondo alcance en la cultura popular me hacen creer que supone un freno psicológico para los uruguayos que dificilmente podrían alcanzar algo similar. En cambio Brasil tras su "noche oscura del alma" no podía más que ir hacia la luz.

    Respond
  • Vilariño 16 mayo, 2014

    @uruguayoafull

    No debería, porque la FIFA asumió organizar el torneo de fútbol olímpico en el año 1924.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 16 mayo, 2014

    @Uruguayoafull

    Las estrellas se le conceden a Uruguay porque FIFA se ocupó de la organización a partir de 1924. Por tanto entiendo que no se trata de valorar méritos deportivos si no de un tema administrativo. Un abrazo

    Respond
  • @DavidLeonRon 16 mayo, 2014

    @David

    "Gracias a ambos. Sin embargo mi enfoque actual sobre el tema es que el maracanazo ha sido la madre de las derrotas, sí, pero para Uruguay. Brasil tras el '50 gana cinco campeonatos mundiales. Uruguay en cambio ninguno más"

    Bueno, pero tampoco se le puede exigir a un país que tiene menos habitantes que Madrid que siga ganando Copas del Mundo…

    Tras aquello Uruguay ha conocido gloria continental, por ejemplo.

    Respond
  • @Chemaerrebravo 16 mayo, 2014

    Cuatro meses los tuvo Flavio Costa en la casita de las afueras con muebles de nogal y roble, y tanto lujo. Cuatro meses de preparación. Flavio Costa fue un hombre muy orgulloso. El caso que cuenta David sobre Helenio, la máxima expresión de la voluntad del pueblo que tenía entonces Brasil, es un ejemplo. Pero también está el ejemplo de cómo le hizo la vida imposible al húngaro Dori Kurschner, el para mí padre de la táctica en Brasil. Costa fue su ayudante en el Flamengo, mientras Kurschner explotaba como nadie en el Flamengo la figura de Leónidas, tan impactante y brillante en el Mundial de Francia 38. Kurschner era un hombre que se había forjado con Jimmy Hogan en pleno hervidero Danubiano de los años 20 y 30. Él introdujo la WM, el sistema contra el que la escuela danubiana tanta oposición prestó, pero incluyó en Brasil un matiz: el estilo. Digamos que fue un ejercicio simbiótico: mezcló la WM con el estilo del Danubio y aquello fue un paso decisivo para que Brasil encauzara su técnica, su naturaleza mágica, en términos colectivos.

    Pese a las conspiraciones, Flavio Costa asimiló todo el método al lado de Dori. Por mucho que le reventara el equipo desde dentro. Flavio Costa es para mi un entrenador vital en la historia de Brasil. El Maracanazo abrasó la realidad de lo que significa Flavio Costa en la perspectiva histórica del fútbol brasileño. Suele asegurarse que el Maracanazo provocó que Brasil evolucionara hacia el 4-2-4 cuando ya caminaba hacia él de la mano de Flavio Costa. Costa ya había trabajado en el Flamengo previo al 50 con la Diagonal, el sistema que puede tomarse como el antecesor brasileño del 4-2-4 y que se basaba en la huella húngara dejada por Kurchner. La Diagonal consistía en una especie de 3-1-2-1-3 que fue el paso previo al gran sistema histórico de los brasileños. Costa aseveraba que había que "defender bien para atacar mejor" y lo que hizo fue retrasar a uno de sus medios. Ese medio se llamaba Volante; un argentino, y aquí tenemos el origen de esa terminología. En Brasil un volante es un medio de contención. Otra decisión capital fue adelantar a uno de los interiores de la WM; así nació la posición llamada Punta de Lança, la posición que siempre ocupo Pelé o que luego ocuparía Amarildo en Chile 62. Una especie de segundo punta con amplia influencia territorial. Ese volante retrasado; el otro medio centro, el primer interior y el punta de lanza se disponían de una forma escalonada ,creándose dos paralelogramos que dieron nombre a la Diagonal. Pero en lo práctico era ya casi un 4-2-4. De hecho, Brasil juega en el 50 así algunos momentos, pero no la final. Y creo que es porque Costa conocía el poder interior del sistema uruguayo y su fortaleza atrás
    Brasil en el 50 hay partidos que los juega así, con La Diagonal: http://globoesporte.globo.com/platb/files/1019/20

    De aquellos partidos, hay que ver cómo Brasil arrasa sin piedad en la liga final hasta el partido de Uruguay, pero en la primera fase las pasa canutas. Se estrella contra Suiza, pero es que contra Yugoslavia lo pasa mal Brasil. Y jugando casi media hora con uno más porque Mitic, la estrella rival, se había abierto la cabeza saliendo del vestuario. Cuando salió a jugar ya iban 1-0. Era un equipazo Yugoslavia. Creo que con el empate pasaban, pero perdieron 2-0 y solo así fue posible después la historia del Maracanazo.

    Gracias David por la serie.

    Respond
  • Uruguayoafull 16 mayo, 2014

    enriquecedor todo lo escrito aqui.
    Entiendo lo que dice David en cuanto que fue contraproducente el maracanazo para la mentalidad uruguaya, en 1970 luego del mundial mexicano los jugadores uruguayos fueron recibidos con cierta indiferencia por el pueblo por no haber superado la semi contra Brasil. Por mucho tiempo se confundío agresividad con garra en nuestro futbol. Pero yo entiendo que hay tres grandes factores que influyeron a que Uruguay deje de ser potencia mundial.
    1. La emigración de jugadores; El futbol local se fue volviendo pobre cada vez mas por la emigración de sus principales figuras. hoy mas que nunca podemos ver esto. un ejemplo claro es luego del mundial 54 donde Uruguay se dice qu tenia mas equipo que en el 50, se fueron los mas importantes jugadores a Europa y en la siguiente eliminatoria se perdió 5 a 0 en Paraguay.
    2. La falta de organización constante desde el punto de vista logístico y dirigencial. Falta de proyectos a futuro, etc.
    el goleador Fernando Morena decía que en los años 70 Uruguay era Club Atlético Uruguay, que se juntaban en el avión para disputar partidos importantes.
    3. La globalización y profesionalización del futbol cada vez mas hace que sea milagroso que un pais como Uruguay logre un campeonato mundial de mayores. Pais pequeño y pobre. Como compite?

    Respond
  • Uruguayoafull 16 mayo, 2014

    Me corrijo.. Competir competimos pero… Como ser potencia?? Es casi inviable.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 17 mayo, 2014

    @Chemaerrebravo ·

    Excelente, sin embargo hay algun apunte táctico a matizar que me gustaría que dejasemos para la próxima semana. Te emplazo para la segunda parte.

    @Uruguayoafull

    Efectivamente, maticemos, como le digo a León, que "siempre hay varios condicionantes y contextos". Propongo una interpretación de la situación teorizando que el maracanazo a la postre puede haber perjudicado a Uruguay en los Mundiales sucesivos, puesto que "pequeña y pobre" también lo venía siendo cuando dominaba el mundo fútbol. Sin embargo sus numerosos éxitos en Copa América y de sus clubes en Libertadores ilustran que Uruguay habitualmente compite por la victoria. Tabárez ha expresado dudas semejantes en alguna entrevista.
    http://www.republica.com.uy/tabarez-maracanazo-tu

    Respond
  • @Chemaerrebravo 18 mayo, 2014

    @Uruguayoafull
    Hay un señor llamado Paco Casal que durante 30 años le ha estado haciendo bastante pupa al fútbol uruguayo. Quizá allá esto no se pueda decir, pero aquí lo decimos. Que conste.

    Respond
  • Uruguayoafull 18 mayo, 2014

    @chemaerrebravo
    En primer lugar te digo que aca se puede decir todo (gracias a Dios por la democracia). Pero es cierto que el tema de Casal es complejo. Este contratista comenzó a tener éxito fines de los 80 al vender para Europa los mejores jugadores, bueno para ellos y malo para los clubes, allí comenzó el gran debilitamiento de los clubes uruguayos a nivel continental, pero bueno, aceptemos que son las reglas del juego (la FIFA y los poderosos de Europa las dictan con complicidad de dirigentes corruptos de Sudamérica claro).
    Lo que si es muy discutible y poco ético es que este hombre tenga los derechos televisivos del futbol local y al mismo tiempo metido en el tema jugadores. Periodistas pagos por el?? No esta bien.
    Como es posible que el presidente de la A.U.F. Bauza se alla ido con 83por ciento de popularidad?? la explicación esta en los intereses económicos que hay en torno al futbol local.

    Por suerte tenemos este tipo de Páginas que por lo general habla de la REDONDA que es lo que importa.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.