El camino de los gigantes


“Cada pueblo tiene su catástrofe nacional, algo así como su Hiroshima. Nuestra catástrofe nacional, nuestro Hiroshima fue la derrota frente a Uruguay en 1950″. La frase del autor brasileño Nelson Rodrigues resumen perfectamente el sentimiento que invadió al pueblo brasileño tras el Mundial de 1950. Aquel Waterloo provocado por los goles de Schiaffino y Ghiggia, por el “los de afuera son de palo” de Obdulio Varela y por la tarde más negra de Bigode, Juvenal y Barbosa, borró de un plumazo todos los avances del fútbol brasileño en más de 50 años. Mientras los celestes levantan casi a escondidas la Copa Jules Rimet, Ary Barroso, el locutor más famoso del país se retiraba –aunque no fue definitivo-, el seleccionador Flávio Costa se disfrazaba de mujer para salir vivo de Maracaná, muchos brasileños se suicidaban y millones de periódicos impresos con “Brasil campeao mundial” se iban a enormes pilas para quemar. La samba “Brasil vitoriosa” nunca se tocaría y, en Tres Coraçoes, un niño de nueve años prometía a su desolado padre que él ganaría la Copa del Mundo para Brasil. ¿Quién sabe cuántas veces se hizo esa promesa a lo largo del país tras la tragedia?

Esa victoria en el Mundial quedaba más lejos que nunca en el verano de 1950. Brasil se había ido afianzando poco a poco como uno de las selecciones más fuertes del mundo antes de la guerra. Especialmente en el campeonato disputado en Francia se presentó como uno de las favoritas. De la mano del genio Leónidas llegaron a unas semifinales donde se medían a los campeones, Italia. En un ejercicio de soberbia pocas veces igualado, Brasil hizo descansar a muchos de sus mejores jugadores, entre ellos el propio Diamante Negro, y los envió a París desde Marsella para que estuviesen descansados para la eventual final. Partido que nunca jugarían ya que los hombres de Vitorio Pozzo les vencieron y acabaron con su trayectoria mundialista.

Tras doce años, y no habiendo sufrido las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, Brasil fue el único país que presentó candidatura para el certamen de 1950. Construyó un estadio faraónico en Rio de Janeiro, para unos doscientos mil espectadores, y reunió a un fantástico equipo que aglutinaba a losBrasil llegaba a su cita como máximo favorito mejores jugadores de Brasil. Algo no tan habitual hasta entonces, por las continuas disputas entre Río y Sao Paulo. La selección brasileña, que por entonces vestía de blanco principalmente, venía de ganar la Copa América de 1949, y contaba con el longilíneo atacante de Vasco da Gama Ademir como estilete. Por detrás de él, Jair y, sobre todo, Zizinho eran los creadores de juego. Friaça por la derecha y Chico por la izquierda eran dos diablos en las bandas. Carlos Bauer imponía su jerarquía en el medio junto a Danilo Alvim y, aunque la defensa flojeaba, contaba con jugadores fiables como el capitán Augusto, Bigode y Juvenal, además de un portero ágil y elástico, como era Moacyr Barbosa. Amparada en los goles de Ademir, la magia de Mestre Ziza, las diabluras de Chico y el impresionante ambiente de Maracaná, Brasil llegó al último partido de la liguilla final necesitando sólo un empate para ganar el Mundial. Lo que siguió fue una de las tardes más dantescas de la historia del fútbol, la tarde del silencio atronador, como lo definiría el propio Rimet, la tarde en que, cuando más necesitaba la selección su aliento, Maracaná se quedó mudo.

Brasil quiso hacer borrón y cuenta nueva tras el doloroso Maracanazo de 1950 frente a Uruguay

Como dijimos anteriormente, la derrota contra Uruguay sumió al país en una depresión y eliminó de un plumazo todo lo logrado por el equipo nacional. Incluso se le cambió el uniforme a la selección, pasando del blanco y azul a uno que representase los colores de la bandera.Después del “desastre” nació la canarinha Nacía la mundialmente famosa canarinha. Incluso los miembros del equipo de 1950 fueron sustituídos con la mayor celeridad posible. Augusto, Juvenal y Bigode, tres de los más señalados nunca más jugaron con Brasil, al igual que Chico. Jair desapareció de la misma hasta 1956. Friaça y Ademir aguantaron hasta 1952, Danilo y Barbosa hasta 1953. Bauer fue uno de los supervivientes para la siguiente Copa del Mundo. Básicamente, la losa de esa derrota nunca les abandonaría, siendo el caso de Barbosa uno de los más trágicos, constantemente señalado y repudiado –se le prohibió visitar a la selección de USA 94 porque le consideraban gafe-, e incluso llegó a quemar los palos de la portería de Maracaná en su casa. Zizinho fue un caso especial, era un maestro, una figura reverenciada, y siguió apareciendo en la selección de manera irregular. Además, protagonizaría un increíble retorno a la élite, avanzada la década, con el Sao Paulo de Bela Guttmann.

El caso es que el fútbol brasileño debía renacer de sus cenizas. La primera señal de recuperación fue el segundo puesto en la Copa América de 1953, donde Ademir y Zizinho todavía eran figuras importantes. Claro que para ser segundo hay que perder, en este caso un desempate ante Paraguay, así que el mito de que Brasil era incapaz de ganar se mantuvo un poco más. Es curioso como los dos países que más Mundiales han ganado soportaron durante gran parte de su historia la etiqueta de no saber ganar. Italia lo sufrió tras la guerra y hasta que consiguieron el título europeo en 1968.

Para el Mundial celebrado en Suiza en 1954 la renovación de la selección ya era total. Entre los 22 hombres que viajaron a Europa, sólo cinco habían estado en 1950 –Baltazar, Nilton Santos, Castilho, Ely y Bauer-, y sólo el capitán Bauer había estado en el césped ante Uruguay. Había nuevas figuras, como el lateral Djalma Santos, fuerte y siempre dispuesto a proyectarse al ataque, el mariscal del mediocampo Didí, un jugador lento, pero de absoluto dominio del juego, y el fantástico extremo derecho Julinho Botelho, que haría fortuna en Europa con la Fiorentina y el motivo por el que Garrincha tardó tanto en despuntar con la selección. El equipo de Zezé Moreyra –hermano de Aymoré, que ganará para Brasil el segundo Mundial-, como vemos, contaba con destacados jugadores, pero todavía no era un conjunto capaz de ganar el Mundial. Brasil aplastó a Mexico en la primera fase y logró un empate ante una gran Yugoslavia. Pasó primera de grupo con un Didí espectacular, pero los cuartos de final deparaban un impresionante enfrentamiento en Berna contra los grandes favoritos, la Hungría de los Magiares Mágicos.

El partido, que posteriormente sería recordado como la Batalla de Berna, hizo honor a su apodo. Competido y violento. Hungría, aún sin Puskas, se puso 2-0 antes de los diez minutos, en su típico arranque en tromba. Brasil respondió a los goles de Kocsis e Hidegkuti gracias a un penalti transformado por Djalma Santos. Tras el descanso, Gyula Lorant, que ya estaba sufriendo en defensa ante Julinho, transformó un penalti colocando el 3-1, lo cual llevó aLa derrota ante los húngaros junto a la influencia de Guttman tuvieron consecuencias una invasión de campo por parte de los periodistas y miembros del staff brasileño que tuvo que ser desalojada por la policía. Este fue el momento en el que el partido empezó a degenerar en una sucesión de faltas violentas y marrullerías varias. En medio del caos, un gol de Julinho ponía el 3-2. El brasileño estaba martirizando a Lorant, algo que ni Stanley Matthews, ni Bernard Vukas, ni Alfred Schaefer habían conseguido hasta la fecha. Tras este gol, Boszik recibió una criminal falta de un Nilton Santos fuera de sí. Ambos se enzarzaron a golpes y fueron expulsados. Boszik jugaría las semis igualmente, porque, sorprendentemente, argumentó que siendo miembro del Parlamento Húngaro tenía inmunidad diplomática y la FIFA no podía castigarle. La FIFA se lavó las manos en todo este asunto y no sancionó a nadie. Poco después, Kocsis marcó el cuarto y definitivo gol húngaro. Los últimos momentos fueron, básicamente, una batalla campal en la que, casualmente, a veces había un balón de por medio. El atacante Humberto Tozzi también fue expulsado por una patada al omnipresente Lorant y el partido terminó con un enfrentamiento a botellazos en los vestuarios. Curiosamente fue Puskas, cojo, el que lanzó el primer proyectil. La aventura mundial del nuevo Brasil terminaba con otra vergonzosa imagen.

Los cuatro años que pasaron desde la Batalla de Berna hasta la siguiente cita mundialista supusieron, ahora sí, un significativo cambio en el fútbol brasileño. A pesar del lamentable espectáculo vivido ante los húngaros, Brasil sacó en limpio que su 3-2-5 necesitaba una revisión y ellos mismos habían comprobado, al igual que el resto del mundo, que el 4-2-4 funcional de los húngaros podía ser la solución. Los magiares combinaban de manera excepcional las bajadas de Zakarias desde el medio a la defensa y de Hidegkuti en la posición de falso 9 –de hecho era más bien un centrocampista ofensivo-, para contar con superioridad en todas las zonas del campo y destrozar los sistemas rivales. Con Zakarias incrustándose en la línea defensiva, esta pasaba a tener 4 hombres y esto se traducía en menos espacio para los extremos rivales, que pasaban a ser casi inefectivos –salvo actuación excepcional como la de Julinho en Berna-. Además, Hidegkuti operaba en la zona de mediapuntas, arrastrando a sus marcadores u moviéndose libremente porque estos no se atrevían a salir de su posición. Fuese cual fuese la decisión tomada por los rivales, el resultado era terrible, ya que Hidegkuti llegaba desde atrás, te castigaba con su fantástico disparo de media distancia y filtraba pases para los interiores Puskas y Kocsis –que eran realmente los delanteros del equipo- que entraban en superioridad ante la línea defensiva, especialmente cuando los extremos Budai y Czibor fijaban a sus pares.

La influencia húngara en Brasil durante estos años tuvo el nombre de Bela Guttmann, que hizo del Sao Paulo uno de los mejores equipos del país, y recuperó a Zizinho, que ya tenía 36 años, como el cerebro de su formación. Esto le valió al Mestre Ziza una vuelta a la selección nacional, donde destacó en la Copa América de 1957, combinando excelentemente con Didí. Las ascensión del Santos, gracias a una gran generación de jugadores, entre los que estaba un jovencísimo Pelé, aportó también mucho a este período del fútbol canarinho. Brasil fue de nuevo segunda en esa Copa América, por detrás de la Argentina de los Carasucias, pero presentaba otra vez credenciales para el Mundial que se celebraría en Suecia.

El viaje hacia la Copa del Mundo de Suecia supuso para la selección brasileña una revolución táctica

El camino hacia el Mundial empezaba por las clasificatorias. Brasil fue encuadrada en un grupo con Perú y Venezuela, con sólo una plaza para el Mundial en juego. Con la retirada de los venezolanos, la cosa se quedó en una liguilla de dos partidos contra los peruanos. La idaLa preparación para afrontar el Mundial de Suecia fue muy estricta en Lima terminó con un 1-1, gracias a un gol de Índio, delantero del Flamengo. Faltaba el partido de Maracaná y Osvaldo Brandao, seleccionador brasileño, sacó al mismo equipo que en Lima. El partido fue cerradísimo pero se resolvió de manera legendaria. Didí, la indiscutible figura de Brasil, marcó el gol de la victoria gracias a una falta directa en la que se presentó al mundo su famosa folha seca. Brasil viajaba a Suecia, pero todavía quedaba muchísimo trabajo por hacer. Brandao fue sustituído por Vicente Feola, que había trabajado con Guttmann en el Sao Paulo. Feola, fuertemente influenciado por el húngaro, trabajó en pos de adaptar a la selección a un sistema similar al utilizado en su club, uno más parecido a aquel que los Mágicos Magiares habían usado en el Mundial de 1954. Feola sabía que, tras ser incluído en un grupo con la URSS, Austria e Inglaterra, Brasil debería llegar perfectamente preparada a la cita. Todo se preparó al milímetro, desde el lugar de concentración hasta la alimentación, los vuelos, etc. Brasil implantó el modelo que hoy siguen la gran mayoría de selecciones del mundo ante un campeonato de estas características.

Los rivales eran formidables. Los soviéticos participaban por primera vez en un Mundial, tras romper su aislamiento con el torneo. Eran los campeones olímpicos de 1956 y contaban con un excepcional conjunto en el que destacaban el guardameta Lev Yashin, el cerebro del centro del campo Igor Netto y un fabuloso atacante joven, Eduard Strelsov, quien sería apodado el Pelé ruso. Rápido, técnico y muy goleador, el del Torpedo de Moscú estaba llamado a ser una de las mayores figuras del Mundial sueco. Austria, por su parte, venía de quedar tercera en el Mundial de Suiza y contaba con un grupo de veteranos como Alfred Körner –uno de los máximos goleadores de aquella Copa del Mundo-, Karl Koller, uno de los mejores centrocampistas del mundo y los legendarios Ernst Happel y Gerhard Hannappi, dos jugadores de categoría mundial en multitud de puestos. Dos monstruos en peligro de extinción. Por su parte, Inglaterra contaba con una nueva generación liderada por los Busby Babes del Manchester United, los veteranos Billy Wright y Tom Finney, y el brillante genio del Fulham Johnny Haynes.

Así pues, Feola dejó fuera a Zizinho, Julinho y Canhoteiro –letal extremo zurdo del Sao Paulo, el Garrincha de la banda izquierda- entre otros y comenzó a trabajar con un 4-2-4 nominal, al estilo del que utilizaba en el Sao Paulo. Evidentemente, no muchos jugadores podían asumir los roles de ZakariasBrasil no tendría ni a Zakarias ni a Hidekguti e Hidegkuti –los que realmente hacían especial el sistema húngaro-, así que el brasileño optó por usar a Mario Zagallo, el extremo del Botafogo, conocido por su sacrificio y capacidad de trabajo en el campo, para que actuase como wing ventilador -como lo llamaban en Argentina-. Zagallo bajaba hasta el medio campo, pasando la formación a un 4-3-3 que daba superioridad en esa parte del terreno de juego. Además, los laterales Nilton de Sordi –le ganó el puesto a Djalma Santos- y Nilton Santos se proyectaban al ataque al más puro estilo de Lorant. Feola, además, incluyó por primera vez un psicólogo en la expedición que llevó a Suecia. Este personaje se convertiría en una celebridad, al argumentar que tanto Pelé como Garrincha eran demasiado infantiles como para aguantar la presión del torneo y que, por ello, debían ser dejados fuera del equipo. Feola no le hizo caso, pero ambos estuvieron en el banquillo durante los dos primeros partidos de la competición.

Contra Austria, Feola reforzó aún más el medio del campo. La inclusión de Dino Sani, un centrocampista que ejercía como regista y que haría carrera en el Milan, además de un De Sordi más defensivo que Djalma Santos, las bajadas de Zagallo, la presencia de Didí y el rol de Dida como enganche. La jugada le salió perfecta y Brasil ganó holgadamente gracias a un gol de Nilton Santos y un doblete de Mazzola, a quien todos conoceríamos posteriormente por sus hazañas en Europa bajo el nombre de Altafini. El segundo partido del torneo mediría a Brasil contra Inglaterra. El enemigo formidable que pintaba un año antes había quedado reducido a cenizas, al igual que el avión que transportaba al United en el aeropuerto de Munich. La tragedia de los Busby Babes mermó sensiblemente a la Three Lions, especialmente con las muertes del todoterreno Duncan Edwards y el gran goleador Tommy Taylor. Con Johnny Haynes como principal figura, apoyado por su compañero del Fulham Bobby Robson, Inglaterra puso las cosas muy difíciles a una selección brasileña que, repitiendo once, no estuvo tan brillante como contra Austria. El empate a cero hacía que Brasil se jugase el primer puesto contra la URSS en el último partido.

Los soviéticos habían pegado un baño a Inglaterra –a pesar del empate a dos- y derrotado a Austria. Estaban dando muy buena imagen en su primera participación en un Mundial, pero aún así se echaba de menos la presencia del que era su mayor atracción antes del campeonato. Eduard Streltsov,En Brasil se comenzó a pedir la titularidad de Garrincha y de Pelé un genio irreverente y que se salía de los estándares de la corrección para la Nomenklatura soviética, se había negado a abandonar el Torpedo para unirse al club del ejército –CSKA- o al de la policía secreta –Dinamo-. Poco después, en una fiesta, faltó al respeto a una miembro del Politburó. No pasó mucho tiempo hasta que fue acusado de violación. Cuando como medida para permitirle ir al Mundial le exigieron que reconociese su culpabilidad, Streltsov cayó en la trampa de las confesiones soviéticas. Fue enviado al gulag ocho años y su sueño mundialista se acababa. Su puesto en el equipo durante el campeonato lo ocupaba una bola de demolición armenia, el legendario y veterano Nikita Simonyan, más ortodoxo, más adepto y más querido por el Partido, indudable categoría futbolística aparte. Brasil, mientras, vivía una pequeña revuelta interna. Los jugadores más veteranos exigieron a Feola la presencia de Garrincha y Pelé en el equipo. Ellos sabían que ambos serían clave para romper a los físicamente poderosos y organizados soviéticos. Garrincha era conocido un driblador imparable, mientras el jovencísimo Pelé, con 17 años, ya había debutado un año antes con la selección y era una figura indiscutible de un gran equipo del Santos. Además de ellos, también entró en el equipo Vavá, sustituyendo a Mazzola en la punta del ataque.

Lo que se vio en Goteborg esa tarde fue una aparición milagrosa. El inicio del partido es recordado como “los tres minutos más grandes de la historia del fútbol”. La consigna era darle el balón a Garrincha tanto como se pudiese. Y este haría el resto. El genio de Pau Grande no decepcionó. Destrozó a su par, a las ayudas que recibía, llegó a línea de fondo y envió un cañonazo sin ángulo al poste que dejó a Yashin temblando y sirvió el primer gol a Vavá. En esos tres minutos Brasil demostró que lo suyo era otro fútbol. El resto del partido fue un dominio absoluto de Garrincha, de Pelé –que no marcó pero dejó una impresión imborrable-, de Didí en el medio campo y de Vavá, autor de un doblete. Brasil pasaba a cuartos de final sin perder y sin encajar ningún gol. La URSS eliminaría a Inglaterra en el desempate.

La fase final del Mundial de Suecia iba a suponer un cambio de era en todo el fútbol mundial

Gales fue un rival mucho más rocoso de lo esperado en cuartos de final. Definitivamente los equipos británicos se les atragantaban a los brasileños. Los galeses se atrincheraron en torno al magnífico guardameta del Arsenal, Jack Kelsey y al creativo interior Ivor Allchurch, uno de los jugadores más destacados del campeonato. Brasil recuperó a Mazzola en este partido, pero la actuación de Pelé lo ensombreció. El joven de 17 años se volvió a salir y marcó su primer gol –golazo- en un Mundial. Brasil ganaba unos cuartos de final con dos chavales de 19 y 17 años en punta, pero este partido dejó claro que ambos jóvenes no se entendían bien. La sentencia de muerte de Mazzola como internacional brasileño. Poco después viajaría a Italia para firmar por el Milan y adoptar la nacionalidad para jugar con la Azzurra.

Las semifinales del Mundial enfrentaron a Suecia y Alemania, por una parte y a Francia y Brasil por otra. En la primera los anfitriones suecos dieron buena cuenta de los actuales campeones, una Alemania envejecida de la que seguían tirando Helmut Rahn, Hans Schaefer y Fritz Walter -38 años- y en la que hacía su primera aparición mundialista un delantero de 21 años llamadoEl partido ante Francia sería un duelo Didí-Kopa hasta que apareció Pelé Uwe Seeler. Francia, por su parte, había llegado a estas instancias jugando un fútbol espectacular. Supervivientes de un grupo con los siempre potentes yugoslavos, los sorprendentes paraguayos y un flojo equipo escocés, también habían eliminado fácilmente a Irlanda del Norte en los cuartos de final. La selección gala estaba formada con la base de jugadores del poderoso Stade Reims de la época y su seleccionador Albert Batteux era también el entrenador de ese club. En Raymond Kopa tenía un excelente organizador de juego, seguramente el mejor de Europa, mientras que Robert Joncquet aportaba jerarquía en la fase defensiva y Roger Piantoni era un complemento perfecto para la creatividad de Kopa. En la banda, Jean Vincent era un diabólico extremo izquierdo, y se entendía a la perfección con el mayor activo atacante del equipo, un Just Fontaine que había comenzado el torneo como suplente, pero que a estas alturas llevaba ya ocho goles. El partido se jugó en el Rasunda Stadion de Estocolmo, y los espectadores suecos asistieron a una demostración de fútbol de más alto nivel. Brasil recuperó a Vavá y este respondó a la confianza rápido, adelantando a su selección a los dos minutos. Pero Fontaine no tardó en hacer aparición y a antes de los diez minutos ya había regateado a Gilmar y empatado el partido para Francia.

Tras este inicio fulgurante, el ritmo del partido bajó un poco, y se convirtió en un duelo de creadores entre Kopa y Didí, durante gran parte del primer período. Fue el brasileño quien rompió la igualdad con un cañonazo impresionante a la escuadra poco antes del descanso. En la media parte, a pesar de la ventaja brasileña, el resultado no estaba nada claro. Ambos equipos estaban muy parejos. Se necesitaba algo especial para decantar la balanza. Y en esas, con apenas cinco minutos jugados de la segunda parte, hizo aparición O Rei. Su explosión durante los 25 minutos siguientes es un momento de los que cambian la historia del fútbol. Edson Arantes do Nascimento dejó de existir y en su lugar se alzó Pelé. Tres goles sin respuesta: el primero tras aprovechar un error del guardameta Abbes, el segundo tras jugada de Garrincha, sombrerito mediante a Joncquet y remate con el exterior del pie derecho, y el tercero tras el enésimo destrozo de Mané, controlando su centro con el pecho y rematando de volea. 5-1 para Brasil. El tardío gol de Piantoni no ensombreció el gran día del fútbol brasileño. Francia quedaba fuera, pero aún le quedaban fuerzas para meterle seis goles a Alemania por el tercer puesto. Una Alemania a la que Suecia había remontado en Goteborg, para ganar por 3-1 y lograr una plaza en la final de su Mundial.

Así pues, el 28 de junio de 1958, Brasil se volvía a citar con la historia. Llegaba el momento de demostrar que los brasileños sí sabían ganar. Los suecos habían completado un torneo fantástico. George Raynor, su seleccionador británico, había vuelto a lograr que Suecia fuese competitiva. Ya habían ganado los Juegos Olímpicos del 48 con él gracias a laSuecia tenía en el trío Gre-No-Li a su gran aval célebre delantera Gre-No-Li, y también habían sido terceros en el Mundial 50 con un equipo totalmente renovado. El fútbol sueco sólo permitía ser internacionales a los jugadores amateurs y que jugasen en Suecia. Así pues, las figuras que se iban a ganar dinero –a Italia especialmente-, tenían que renunciar a la selección. Para este Mundial, Raynor consiguió que se pudiesen llamar a profesionales. Ya no estaba Nordahl y Gren y Liedholm tenían ya 37 y 35 años. Pero el gran central Bergmark y el portero Svensson seguían en el equipo, el centrocampista Bengt Gustavsson volvió desde Italia para ser clave durante el torneo. Además, jóvenes talentos que también estaban en la Serie A, como Hamrin, Selmosson y Skoglund, unidos al delantero centro Agne Simonsson formarán el grueso del equipo nacional. Quedaba por ver cómo aguantarían el centro del campo Liedholm y Gren, junto a Gustavsson y Parling. Feola, sorpresivamente, dio entrada a Djalma Santos en lugar de De Sordi. Con Nilton y Djalma, dos superdotados físicamente, buscaba contrarrestar a los centelleantes Hamrin y Skoglund.

El partido no comenzó bien para los intereses de Brasil, ya que Liedholm abrió el marcador a los cuatro minutos. Aunque Vavá empató pronto, a los nueve. Estos arranques fulgurantes son una característica del fútbol de los 50. Es el momento del cambio de tácticas, en el que cualquier ligero retoque puede destruir todo un planteamiento. Así pues, mientras los equipos se ajustan al esquema del rival, el marcador no suele salir intacto. Tras este inicio, bastante en la línea del partido contra Francia, el juego se igualó, ya con los equipos bien plantados ante la propuesta del contrario. Una vez más, el duelo Didí-Liedholm fue clave para el devenir del partido, y su dominio sobre el mismo propició el gol de Vavá a la media hora, llegando con ventaja Brasil al entretiempo.

La segunda parte fue, de nuevo, el show de Pelé, que marcó un golazo impresionante al hacer un sombrero sobre su defensor, recibir una durísima entrada con los tacos en el muslo, aguantarla y remachar con una volea inapelable. Fue el golpe que demostró la superioridad de la canarinha. El titulo mundial estaba muy cerca y más aún cuando Zagallo marcó el cuarto gol. Era un gran premio para el hombre que, cumpliendo a la perfección con su decisivo rol, había sido capital en el buen funcionamiento del equipo. A los 80 minutos, Simonsson dio algo de emoción al partido, pero Pelé, con un gol de cabeza en el último minuto, certificó la victoria por 5-2. Diez goles entre las semis y la final de un Mundial. Una demostración impresionante de que Brasil sí podía ganar. Una nueva era comenzaba en el fútbol mundial, la de Brasil y su Rey.


42 comentarios

  • @Quisibo 31 diciembre, 2013

    Pelé…. es posible que en el global Diego o Messi sean mejores, pero en cuanto a precocidad lo de Pelé creo que no tienen parangón en casi ningún deporte

    Respond
  • Jair 31 diciembre, 2013

    Acabo de ver el video enlazado de Pele vs Francia y estoy soñando en colares. Es una exhibición monstruosa para un niño de 17 años. Que sí, que era otro futbol pero es un partidazo barbaro tamaño Diego en el 86. Y además si lo ves friamente en números mete 5 goles sumando SF y Final de su 1er mundial a los 17!! Yo siempre alucine con que Lio a los 19 ya era balón de plata pero este a los 17 ya hubiera sido balón de Oro y campeón mundial *.* Alucinante.

    Creo que a veces las nuevas generaciones infravaloramos la grandeza de O'Rei porque nos queda más lejos en el tiempo y minimizamos sus logros argumentando que es futbol de otro tiempo y sin embargo el tipo de los 3 Mundiales, los 1000+ goles y el estandarte del mejor equipo de la historia (Brasil70) es tan ganador y fue tan monstruosamente bueno para jugar al futbol que suena casi imposible que por lo menos en logros y precocidad alguien lo vaya a alcanzar. Quiza en liderazgo y pase Maradona y en regate y definición (quizá) Messi sean más que él pero globalmente me parece que no.

    PD: Vilariño, tengo una duda existencial. En la actualidad Suecia se viste amarillo con azul, casi igual a Brasil. ¿Por qué en la final del 58 en su propio mundial aparece vestida en otro color que no alcanzo a distiguir cual es (blanco y azul)? ¿es que le paso lo mismo que a brasil y después de esa final decidió cambiar su outfit? xD

    Respond
  • LR. 31 diciembre, 2013

    Qué clase Didí, Kopa. Qué control en carrera y definición de Fontaine.

    Saca Gilmar, peina Pelé, jugadón de Vavá y…¿no rebota adentro el soberbio zapatazo de Zagallo? http://youtu.be/lhimTK3RB6k?t=14m10s

    Garrincha se iba de quien quería, levantaba la cabeza y la ponía donde quería.

    Y Pelé, niño extraterrestre. Partido de golazos y goles sin querer.
    http://www.fifa.com/worldcup/archive/edition=15/r

    <iframe width="580" height="315" src="//www.youtube.com/embed/lhimTK3RB6k" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

    Gracias, Vilariño.

    Respond
  • LR. 31 diciembre, 2013

  • @DavidLeonRon 31 diciembre, 2013

    Sobre lo que comentan @Quisibo y @Jair… yo no voy a entrar en quién ha sido el mejor porque ya se sabe a dónde lleva eso, pero sí que estoy de acuerdo en que Pelé ahora mismo en la mayoría de personas de menos de 40 está como infravalorado. Es más, mi padre, que tiene 60 años, me decía el otro día que viendo un partido de Pelé de su mejor etapa se había quedado flipado y que él, por entonces, no había podido verle jugar casi nada salvo en el 70.

    Para mí Pelé es una bestia incomparable, y cualquiera que "estudie" su figura va a encontrar a un tipo que metía goles en todos, todos los partidos decisivos. Lo que hace Messi hoy ya lo había hecho Pelé, y posiblemente en mayor cantidad. Desde el 58 al 70 se la pasa haciendo golazos históricos y claves.

    A Pelé hay que ir a buscarlo para "descubrirlo", por más que conozcamos de memoria su TOP-20 de hazañas. Hay muchísimo más.

    Lo que sí creo es que fue el jugador más específico de todos los megamonstruos. Era delantero y sus jugadas eran de delantero. Pero que oye, poco me importa si tengo una bestia así. Para mí, en este aspecto, ha sido único. Nadie ha llegado al gol con semejante paleta de recursos y con taaaaaaaanto dominio.

    Comprendo perfectamente que los que lo vivieran piensen que nadie le hace sombra.

    Respond
  • @DavidLeonRon 31 diciembre, 2013

    Por cierto, muy raro eso de que Garrincha fuese suplente en el 58, ¿no? Dice Vilariño que quizás fue por la calidad de su competencia, Julinho Botelho (al que no conozco) pero me extraña siendo Garrincha quien era y sobre todo teniendo 25 años en aquel Mundial… Es raro.

    Respond
  • piterino 31 diciembre, 2013

    Maravilla de Vilariño para despedir el año, como por aquí es costumbre. Sin mirar para cerciorarme, creo que hace justo un año del inolvidable "No se lo digas a Robinho" de Abel, no? Muy grande, don Sergio.

    La verdad es que es un repaso extraordinario de los años que supusieron el nacimiento de Brasil como mito y drama de tantas cosas en el mundo del fútbol. La historia de los Mundiales, ésa que con tanto detalle domina Vilariño, siempre me ha parecido lo más bello y profundo de la historia del fútbol.

    Yo tampoco voy a comparar, porque además de que no sirve de mucho, para nosotros es imposible al no vivir y seguir igual las carreras de cada cual. Aunque mi padre lleva toda la vida diciendo que a Pelé se le minusvalora una barbaridad (también dice que ya no hay centrocampistas como Netzer, Breitner o Schuster, que lo último que se parecía y que pudo ver en el Bernabéu era Redondo, y eso ya le escuchamos menos^^) y mi abuelo siempre se limitaba a responder: "Don Alfredo, ni ha habido ni habrá algo como lo de Don Alfredo" …

    Respond
  • José Luis 31 diciembre, 2013

    Fabuloso artículo. El fútbol desde dentro, como nos gusta. Acabo de leer a Perarnau hablando precisamente de esta selección (en alusión al Brasil de "Los Santos"; Gilmar, Nilton y Djalma Santos). Al parecer, Garrincha fichó por Botafogo tras realizar una única prueba: driblar al lateral izquierdo Nilton Santos. Por lo visto, el veterano lateral le dijo a su presidente "fiche a este joven, no quiero volver a enfrentarme a él". Curioso. Estas cosas pasaban antes …. y ahora también. Recuerdo a uno de los hermanos Neville decirle a Ferguson que fichase al extremo del Sporting Clube de Portugal. Ese extremo era Cristiano Ronaldo. Tuve la suerte de estar en Portugal viendo ese partido y ese joven extremo me causó sensación. Hoy día, puede ser el mejor jugador del mundo.

    Respond
  • Eduardo M 31 diciembre, 2013

    @Jair

    Hace unos pocos meses han sacado en internet ese magnífico video de la final de 58, en colores!!! impresionante la calidad de las imagenes. En él, se puede ver que Suecia juega de amarillo y azul, como hoy, y Brasil de azul probablemente porque Suecia era la anfitriona (aunque el amarillo sólo fue totalmente adoptado por Brasil después de ese Mundial). Otra curiosidad, que casi nadie tenía conocimiento antes de ese video, es que los numeros de la camisa de Brasil eran amarillos y no blancos.
    https://www.youtube.com/watch?v=9pIA92tf_tw

    @David

    Garrincha no era 100% indiscutible en esa época, y además había mucho debate, mucha competencia y rivalidad en la selección, entre los jugadores del estado de Rio de Janeiro con los del estado de Sao Paulo (Julinho). Lo mismo pasó con Pepe x Zagallo (Pepe era para muchos bastante mejor, pero fue suplente en 58 y 62).

    Finalmente, gracias Vilariño y gracias ECOS por hacer periodismo deportivo de tan alto nivel durante todo el año!

    Respond
  • @DavidLeonRon 31 diciembre, 2013

    @piterino

    "mi abuelo siempre se limitaba a responder: "Don Alfredo, ni ha habido ni habrá algo como lo de Don Alfredo"

    Exacto, a esto me refiero. ¿Cómo vas a convencer a quién presenció la obra de Di Stefano de que hubo algo mejor y más potente? Para mí es imposible. Por eso comparar nunca será algo 100% justo ni preciso.

    Respond
  • albers 31 diciembre, 2013

    Voy a aprovechar el comentario de José Luis para aclarar algo que siempre me ha parecido curioso en el tema del fichaje de Cristiano Ronaldo por parte del Manchester United.

    A menudo en los medios de comunicación se explica su fichaje en base a la petición de los jugadores del United a Ferguson tras el amistoso de Lisboa. Esto lo he escuchado en televisión (telediario de La1), periódicos de carácter general (El País) y medios más "especializados" (Marca, As, etc.).

    Sin embargo, cualquier persona puede poner en Google las palabras Cristiano Ronaldo Manchester United 2003 BBC y en la tercera entrada encontrará esta noticia:
    http://news.bbc.co.uk/sport2/hi/football/teams/m/

    Es la noticia que la BBC publicó en su versión online el 12 de Agosto de 2013 para anunciar el fichaje del joven portugués por parte del United. En esta noticia se cita a Fergusón diciendo:

    "We have been negotiating for Cristiano for quite some time, but the interest in him from other clubs accelerated in the last few weeks so we had to move quickly to get him.
    It was only through our association with Sporting that they honoured our agreement of months ago." (Alex Ferguson).

    Ferguson admite que las negociaciones empezaron hace tiempo, y que el fichaje se ha acelerado debido al interés de otros clubes en el jugador. Llama la atención las palabras "in the last few weeks", ya que el partido amistoso frente al Sporting Clube de Portugal se celebró el día 6 de Agosto de 2003, seis días antes de la noticia del fichaje y Ferguson dice que el interés de otros clubes se aceleró en las últimas semanas, añadiendo que el acuerdo ha sido viable desde hace meses ("months ago").

    Ferguson relata además que sus jugadores hablaron de Ronaldo en el vestuario y le pidieron su fichaje en el avión de vuelta: "After we played Sporting last week the lads in the dressing room talked about him constantly, and on the plane back from the game they urged me to sign him – that's how highly they rated him." (Alex Ferguson).

    En mi opinión es inaceptable por parte de un medio de comunicación tratar la parte anecdótica de una historia como base argumental de la misma, obviando todo lo demás. No se si esto se hace deliberadamente, o es que la noticia no ha sido contrastada a pesar de las facilidades que existen para ello.

    Expongo esta aclaración en Ecos, ya que considero que es una comunidad abierta a este tipo de desmentidos de mitos que circulan alrededor del fútbol, y espero que a algún miembro de la comunidad le parezca interesante.

    Un saludo y perdón al que le haya podido parecer un tostón innecesario.

    Respond
  • @JuanDV14 31 diciembre, 2013

    Genial artículo Vil. Qué mejor forma de acabar el año.

    He estado buscando en una antigua enciclopedia de fútbol, que mis padres cometieron el "error" de regalarme cuando era niño, alguna cosilla sobre el Mundial de Suecia . Acerca de la ausencia de Pelé en los primeros partidos, comenta Juan Delgado (periodista español enviado a cubrir el Mundial) que Pelé no juega contra Austria e Inglaterra por lesión. Y que luego tras el empate con los ingleses Feola decide poner ya a los que según él eran "los tres mejores suplentes del mundo". Pelé, Garrincha y Zito.

    Hay una foto de Pelé, tras ganar la final, a hombros de sus compañeros, llorando como un niño, que la ves y recuerdas que entonces el 10 era un crío de 17 años

    Como detalle, en una entrevista Pelé , ya retirado, confiesa que para él su gol más importante es el que marcó a Gales en cuartos de final. Aquí os dejo la entrevista http://www.daybitdisseny.com/ibesports/pele-senci

    Respond
  • @migquintana 31 diciembre, 2013

    No había mejor forma de acabar 2013, Vil. 😉

    Respond
  • @antonioleonro 31 diciembre, 2013

    En primer lugar gracias Sergio por esta preciosidad de artículos.

    " en Tres Coraçoes, un niño de nueve años prometía a su desolado padre que él ganaría la Copa del Mundo para Brasil. ¿Quién sabe cuántas veces se hizo esa promesa a lo largo del país tras la tragedia?"

    Esa es la frase que mejor define el sentimiento futbolístico de Brasil y su ligazón con los mundiales. En ningún otro pais estoy seguro que se diría con tal convicción y cantidad como en las favelas, playas y barrios brasileños.

    En cuanto a Pelé tiene razón David. Mi percepción fruto de los partidos que le vi a partir de 1966, el primer mundial que vi por televisión. El ensañamiento de los rivales con él fue vergonzoso y varios partidos amistoso y el mundial de México ha cambiado tras visionar partidos y resúmenes de primeros de los sesenta, sus intercontinentales y varios campeonatos brasileños son de una grandiosidad impresionante.

    Venturoso 2014 a toda la comunidad de Ecos del Balón.

    Respond
  • @DavidLeonRon 31 diciembre, 2013

    @albers

    Bueno, pero tampoco es algo taaan grave, ¿no? Hay muchas leyendas que tienen un porcentaje de verdad "bajo" y sin embargo son aceptadas como tal por eso, porque son leyendas.

    En el caso de Cristiano, queda muy chulo decir que se le fichó por un partido amistoso donde la lió. ¿Que un club como el United sabía perfectamente quién era el jugador y no lo compra por eso? Seguro, pero lo otro mola más.

    Respond
  • Abel Rojas 31 diciembre, 2013

    @ Quisibo

    Soy de la iglesia maradoniana, y creo que de manera bastante fundamentada tras haberlos visto a todos, pero cuando uno ve de seguido con regularidad al mejor Pelé, que es el del blanco y negro, le cuesta mucho decir que alguien haya sido más que él. Es que seguramente no se pueda dominar más el fútbol. El grado de dominio de Pelé es la cima. Luego otros, y quizás uno antes pero eso no lo sabemos porque no quedan pruebas, igualaron ese techo a su manera. Y cada cual considerará más meritorio o menos la manera de cada uno. Yo desde luego me quedo con la de Maradona, me parece la más imposible y además la más relacionada con el juego. Pero decir que "x" fue mejor que Pelé es precipitado si somos honestos.

    @ Eduardo M

    A ti y a todos los demás por haber estado aquí con nosotros todo este tiempo 😉

    Y lo que se viene!

    @ Piterino

    El de Robinho a este pase lo vamos a sacar todas las navidades. Es la historia interminable ^^

    Respond
  • javimgol 31 diciembre, 2013

    Sobre Pelé: todas las personas que conozco que han visto a Don Alfredo Di Estéfano (y por tanto han visto también a Maradona, Pelé y demás) dicen que Alfredo era mejor que cualquiera de ellos. Y sin dudarlo.

    Respond
  • @Chemaerrebravo 31 diciembre, 2013

    Qué impacto tan devastador fue el Maracanazo que arrasó incluso con el rigor y la justicia de lo que realmente significó Flavio Costa en la perspectiva histórica del fútbol brasileño. Suele darse por sentado que el Maracanazo provocó que Brasil derivara hacia el 4-2-4 cuando ya caminaba hacia él de la mano de Flavio Costa. Costa había sido el impulsor en el Flamengo previo al 50 de la Diagonal, el sistema de impronta húngara que puede tomarse como el antecesor brasileño del 4-2-4. Costa había sido segundo de Doris Kurschner; un húngaro emigrado a Brasil; el padre de la táctica en ese país. Aunque Costa conspiró contra él, acabó reconociendo su metodología y estilo y se inspiró en ese sello húngaro para crear la Diagonal; una especie de 3-1-2-1-3 que fue el paso previo al gran sistema histórico de los brasileños. Costa aseveraba que había que "defender bien para atacar mejor" y lo que hizo fue retrasar a uno de sus medios. Ese medio se llamaba Volante; y aquí tenemos el origen de esa terminología. En Brasil un volante es un medio de contención. El otro movimiento clave fue adelantar a uno de los interiores de la WM; así nació la posición llamada Punta de Lança, la posición que siempre ocupo Pelé. Una especie de segundo punta con amplia influencia territorial. Ese volante retrasado; el otro medio centro, el primer interior y el punta de lanza se disponían de una forma escalonada, formándose dos paralelogramos que dieron nombre a la Diagonal. Pero en lo práctico era ya casi un 4-2-4. De hecho, Brasil juega en el 50 así algunos momentos, pero no la final. Y creo que es porque Costa conocía el poder interior del sistema uruguayo.

    Pero vamos… que Pelé fue Pelé, pero había una posición ideal para sus condiciones técnicas y sobre todo atléticas; esa posición fue la punta de lanza que había germinado precisamente de la pizarra de Costa unos 14 años antes.

    Feliz Año a todos!

    Respond
  • Vilariño 31 diciembre, 2013

    Garrincha comienza como suplente porque la competencia era feroz. No pensemos " a posteriori". El Garrincha mito no existía todavía, sólo era un regateador muy bueno pero que no trabajaba lo más mínimo antes de 1958. Había otros muchos jugadores en su puesto muy buenos y que podían ajustarse mejor a lo que se buscaba.
    Como comento en el artículo, en el partido contra Austria, Feola sigue buscando el esquema, intentando parecerse a los húngaros y a su Sao Paolo y con una obsesión por reforzar el medio del campo. De ahí la presencia de Dino Sani (lo más parecido que tenía a Zakarias), de Joel, o del propio Dida, más la ya consabida de Zagallo en su nuevo rol-en detrimento de un Canhoteiro que era indudablemente mucho más desequilibrante en la banda-. Feola quería ahogar el creativo centro del campo austríaco y sacar un poco de sus posiciones a Happel y Hannappi. Dida cumplió bien con su cometido enganchando desdeun poco más atrás de lo habitual, y un Garrincha parado junto a la cal esperando a que le diesen la bola sin trabajar lo más mínimo no era lo que quería Feola. La cosa salió bien, el jovencísimo Mazola clavó dos goles y no había mucho motivo para cambiar el equipo de cara al segundo partido. Fue contra Inglaterra que Feola vio ciertas deficiencias y decidió jugársela.

    Luego está el tema del psicólogo, tema no baladí. Pelé era un niño y, por ejemplo, Dida era un jugador consagrado en Brasil. Es un caso muy parecido a lo que sucedió con Messi en Alemania 2006. Que Garrincha no era la persona más centrada ni brillante del mundo creo que es algo que salta a la vista.

    @Jair

    Suecia juega de amarillo la final. Y Brasil de azul. Nada anormal, que yo sepa.

    @DavidLeon

    Es que no es "Garrincha, siendo quien era". Ese es un enfoque erróneo. Estamos en 1957-58 y Garrincha es uno más. De los muy buenos pero ya. El mito aún no había nacido. Y Julinho, o el propio Jair da Costa -el del Inter de HH- son malas bestias también.

    De hecho, cuando Julinho vuelve de Italia, donde llevó a la Fiorentina a un Scudetto y la final de la Copa de Europa, ojo, se une a un Palmeiras absolutamente increíble, y le quita el puesto a Garrincha. Hay un artículo magnífico sobre ese Palmeiras en la última revista de Perarnau. El video que enlazo para él es de un partido contra Inglaterra en el que juegan él y Canhoteiro en las bandas. Un destrozo y un abuso.

    @JuanDV14

    No tengo constancia de que Pelé estuviese lesionado, él tampoco hace referencia a eso nunca. Quizá sí, pero ni idea.
    @LR

    Es impresionante esa semifinal. Francia cualitativamente no tenía nada que envidiar a Brasil, pero su defensa era mucho más endeble. Fue capital para el desenlace del partido. Francia durante todo el Mundial tuvo que ir al "tú por tú" para salir victoriosa. Confiando en la descomunal racha de Fontaine.

    Tema Pelé

    Yo no puede imaginarme que exista alguien mejor que este tío. Es que resiste hasta el cambio de época sin contextualización, es un adelantado, una mala bestia.
    ——————

    A mí sin duda el que más me ha llamado la atención de esta generación es Didí. Es tremenda la calidad que tiene y también se ve bastante claro el por qué -futbolísticamente- no triunfó en Madrid. Lento como él sólo, poco dado al trabajo y querían que aquí jugase de interior, donde ralentizaba muchísimo el juego. Y al Madrid le gustaba volar. Pero cuánto fútbol tenía, madre mía.

    Lo colgué el otro día en Twitter, pero por si no tuvisteis ocasion de verlo. Un video sobre el Botafogo que vino de gira a Europa en el 59. Son imágenes curiosas del entrenamiento y de Didí tirando a puerta -impresionante-, y Garrincha haciendo giros y quiebros absurdos xD. En ese equipo estaban Manga, Nilton Santos, Didí, Garrincha, Zagallo y Amarildo, entre otros.
    http://www.youtube.com/watch?v=MBBvaz2zFBY

    Y estos son un par de tiros de Didí, sin esfuerzo, con una piedra como pelota, un césped altísimo y unas Converse en los pies. A ver a qué os recuerda el segundo.
    http://www.youtube.com/watch?v=sjEypox_iGY

    Respond
  • @Chemaerrebravo 31 diciembre, 2013

    Os dejo la Diagonal de Costa en esa selección brasileña : http://globoesporte.globo.com/platb/files/1019/20

    Respond
  • Tubilando 31 diciembre, 2013

    Vilariño, el monstruo eres tú.

    Espectacular cierre de 2013. El 2014 es una año clave para el futbol y para Ecos supongo. Está quedando muy bonito el diseño de la web, pero ojalá puedan adoptar otro sistema de comentarios. Que se pueda enviar comentarios desde Facebook o Twitter no sé 😀

    Cómo molaría leer un artículo analizando el juego de Pelé antes de la final Brasil – España en Julio.

    Respond
  • Bastian 31 diciembre, 2013

    Madre Mía el golpeo de Didí en el video que enlazó Vilariño !!!!

    @Abel

    "El grado de dominio de Pelé es la cima. Luego otros, y quizás uno antes pero eso no lo sabemos porque no quedan pruebas, igualaron ese techo a su manera."

    Te rerefieres a Don Alfredo o Arthur Friedenreich ?

    Sobre la supremacía de Di Estéfano en Sudamerica no lo vemos tan claro ^^

    Respond
  • Lengo 31 diciembre, 2013

    Emocionante. Gracias, Ecos.

    Respond
  • RDGarca 31 diciembre, 2013

    Lo de Garrincha debió haber sido como lo de Lucas ahora no? Tiene más calidad que Hulk pero no se ajusta a lo que quiere Scolari

    Respond
  • yoxter 31 diciembre, 2013

    Aquel era otro futbol, algo muy distinto a lo actual. Cualquier comparación a nivel equipo o individual tiene poco sentido,hasta quizás tiene mas valor hacer una comparación entre el falcao del fútbol sala con los messi y cristiano que entre esto últimos y el propio con pelé. Es que de verdad que aquello era un deporte totalmente diferente. Creo que el valor de analizar aquella época se sostiene mas en analizar como permitió la posterior evolución del futbol, y sin duda el brasil de pele marcó una época.

    Felicitaciones equipo ecos por vuestro trabajo, seguid así y hasta el próximo año .
    😀

    Respond
  • Abel Rojas 31 diciembre, 2013

    Muchas gracias por lo buenos deseos, chicos. Lengo, Tubilando, Yoxter… a todos. Gracias de verdad. Seguro que siguen yendo bien las cosas 😉

    @ Garca

    Me temo que Lucas queda un poco lejos de Garrincha ^^ Y seguramente fue más extraño aquéllo. Hablando de Lucas, veremos a ver si no se queda incluso fuera del Mundial…

    @ Bastian

    Hombre, evidentemente me refería al argentino. En Sudamérica según tengo entendido su única pena fue que emergió cuando se acabó la Máquina y luego le tocó lo de la huida a Colombia, que fue particular, pero los textos que quedan del 46 en adelante hablan ya de la referencia, y más a partir del 50. Aunque una vez leí que su periodo máximo fue del 53 al 57. Como no hay vídeos y no había nacido entonces, yo ni idea. Ni opinar puedo. Lo que sí es cierto es que lo que él hizo en Europa no ha sido igualado luego por nadie. Y no se limitó a 5 Copas de Europa seguidas. Hablamos del tío que se inventó al Madrid, que no es un club cualquiera precisamente.

    Respond
  • Jair 31 diciembre, 2013

    @Vilariño
    Sí, ya lo voy viendo. Por el blanco y negro pensé que se habían vestido al revés.

    @Eduardo M
    Muchisimas gracias ¡El video tiene una calidad sorprendente! Ya ahora veo la equipación de los dos equipos y Pelé se disfruta más a colores xD

    Respond
  • @revolverjack723 31 diciembre, 2013

    Gran articulo… una delicia leerlo, ver las imágenes, los vídeos y todas las referencias… feliz fin de a;o a todos por allá, un abrazo desde Mexico y créanme que este 2013 el gran descubrimiento para mi, fue esta pag… donde hay tanto futbol en cada letra.

    Respond
  • @RaySaysThat 31 diciembre, 2013

    Genial artículo. Sinceramente, es un placer leerlos y también a quienes comentan, de verdad que nunca hay pérdida. Con esto: "y, en Tres Coraçoes, un niño de nueve años prometía a su desolado padre que él ganaría la Copa del Mundo para Brasil. ¿Quién sabe cuántas veces se hizo esa promesa a lo largo del país tras la tragedia?", pudo haber terminado el artículo y seguir siendo excelente. Esa forma de humanizar un suceso tan mítico, es de genios.

    Lastimosamente hay mucho del fútbol que no podremos ver, y que aunque sea rescatable a través del video, nunca será lo mismo, porque haber sido partícipe y testigo de esas gestas, no tiene precio.

    En general, no me gusta eso de que fulano fue o es el más grande, ya que los métodos "objetivos" (estadísticas, títulos conseguidos, galardones, etc.) son muy fríos y a veces no reflejan la influencia real de un jugador de fútbol en la cancha, y los métodos "subjetivos", pues lo que son, sensaciones, sentimientos, pasiones. Hay quienes dicen que el fútbol de antes no es el de ahora, que los jugadores de hoy, serían unas bestias en el pasado, ¿en serio? ¿y por qué no pensar lo contrario, es decir, que los futbolistas de antes serían hoy superiores a lo que fueron? Cada cual en su época y listo. Lo que no se podrá discutir, es su aporte al fùtbol como un hecho cultural, como parte de la vida del hombre y objeto de los más altos valores y las más bajas pasiones.

    Si un texto como este pudo despertar tanta emoción en los lectores, imagínense haber vivido esos momentos allí relatados.

    Un abrazo a todos y feliz 2014.

    Respond
  • @juanki624 31 diciembre, 2013

    Nunca he comentado, es mi primera ves. Disculpen mi ortografia, al haber crecido en los EEUU, nunca aprendi a escribir en Español correctamente. Solo queria decir que los he disfrutado este año, y darles las gracias por sus articulos y comentarios. Ustedes son Peles y Maradonas de esto.

    Lo otro que queria comentar es acerca de la incognita que nos deja Pekerman al no introducir a Messi contra Alemania. Que pudo haber creado un momento de esos, como el de Pele contra Francia.

    Felicidades de un Hondureño en los EEUU.

    Respond
  • RDGarca 31 diciembre, 2013

    @Abel

    Obvio no comparo a Lucas con Garrincha. Sólo digo que es un caso parecido porque para mí, lucas es mejor y fácil se queda fuera del mundial

    Respond
  • @DavidLeonRon 2 enero, 2014

    @javimgol

    "Sobre Pelé: todas las personas que conozco que han visto a Don Alfredo Di Estéfano (y por tanto han visto también a Maradona, Pelé y demás) dicen que Alfredo era mejor que cualquiera de ellos. Y sin dudarlo"

    Pero es lo que comentaba: es lo que hemos vivido a este lado del mundo. En Sudamérica la percepción me consta que es muy diferente (de hecho ya lo comenta el compañero @Bastian). Y no significa que nadie tenga razón, sino que uno idolatra lo que ha vivido. Algo 100% normal.

    @Vilariño

    "Garrincha comienza como suplente porque la competencia era feroz. No pensemos " a posteriori". El Garrincha mito no existía todavía"

    Pero tío, tenía 25 años… el jugador debía ser ya algo muy parecido a lo de Chile 62 en desarrollo futbolístico. No sé, me sigue sorprendiendo. Y eso que no he sido yo muy "garrinchista" nunca….

    @juanki

    "Lo otro que queria comentar es acerca de la incognita que nos deja Pekerman al no introducir a Messi contra Alemania. Que pudo haber creado un momento de esos, como el de Pele contra Francia"

    Qué guapa la comparación, te la compro:p

    De todas maneras a mí siempre me han parecido desproporcionado los palos a Pekerman por no sacar a Leo aquel día. Todavía le azotan al hombre, y mira que ha demostrado ser un grandísimo técnico.

    Respond
  • Víctor 2 enero, 2014

    "Está quedando muy bonito el diseño de la web, pero ojalá puedan adoptar otro sistema de comentarios. Que se pueda enviar comentarios desde Facebook o Twitter…"

    Ecos es el cánon, el paradigma, el ejemplo sin igual de que por encima de formas, tendencias y modas lo esencial e importante es el contenido. Para este año que comienza, y todos los que hayan por venir, mis votos son por que se preserve lo que hace único a Ecos y entre otras cosas se evite el diluir y corromper el análisis profundo y generoso con la cultura del oneliner o los 140 caracteres.

    Respond
  • pouco_barulho 5 enero, 2014

    En mi opinion O Rei es el mejor jugador de todos los tiempos, por encima del Diego. Por cierto Feli Año a Ecos, que hace mucho que no escribo. Hoy inflizmente en Portugal despedimos a nuestro Rei, que descanse en paz Eusébio da Silva Ferreira

    Respond
  • pouco_barulho 6 enero, 2014

    Por ciero Ghiggia en su dia dijo algo como esto: "solo 3 personas han enmudecido al Maracaná, el Papa Juan Pablo II cuando dio misa, Frank Sinatra cuando dio un concierto y yo cuando marqué aquel gol"

    Respond
  • Jose 6 enero, 2014

    De lo mejor que he leído en Ecos, felicitaciones

    Respond
  • Gustavo 6 enero, 2014

    Espetacular.

    Aprovecho para felicitar a Sergio Vilariño por el también espetacular texto sobre los porteros en la Pernarnau Magazine. Casi perfecto, lo único que eche de menos fue a Rogério Ceni. Pero la manera como ha caracterizado y situado historicamente a figuras como Yashin, Barbosa, Zoff, Schmeichel, Casillas o Buffón… muy bueno!

    Un feliz 2014 a todos de Ecos de Balón.

    Respond
  • Vilariño 6 enero, 2014

    @Gustavo

    Gracias, aunque vaya un poco fuera de contexto. Reconozco mi error con el M1TO, se me pasó totalmente entre ese mar de nombres. Debió ir incluído junto a Chilavert.

    Respond
  • Gustavo 6 enero, 2014

    @Vilariño

    Si, no ha sido el contexto proprio… pero por acaso he leído la revista ayer y este gran texto de ecos hoy. Al me dar cuenta de que los textos eran del mismo autor, he querido felicitarle por los dos y comentar lo de Rogério más como un elogio que como un error, ya que en el "mar de nombres", como has dicho, no he echado de menos a ningún otro.

    Um abrazo

    Respond
  • carlos enrique 14 septiembre, 2015

    que gran publicacion a titulo personal mi idolo maximo en el futbol es garrincha

    Respond
  • DAVID 20 febrero, 2016

    Pele era más completo que Diego y Messi ,,hasta el flaco Menotti dice lo mismo,,no habrá otro como él,,aparte de todo lo que consiguió..

    Respond
  • Iván 8 octubre, 2016

    Yo creo que una comparación nunca sería 100% justa, hablamos de tiempos muy diferentes, año tras año el fútbol ha "sufrido" transformaciones en todos los niveles, aunque viendo los videos de O' Rei no termino de entender qué es lo que les pareció tan extraordinario, es decir hoy en día tenemos a tipos que pueden hacer tantas cosas con el balón que hace 40 o 50 años atrás se considerarían imposibles, y sigo reproduciendo el contenido tratanto de buscar eso que los dejó 'flipados', sigo viendo y viendo y no encuentro algo que pueda considerar mejor de lo que he visto en Messi, me gustaría que me respondan Ecos, los sigo desde hace muy poco y descubrí éste artículo muy interesante de ustedes, es impresionante lo que he aprendido y sigo aprendiendo de fútbol gracias a ustedes :). Saludos!

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.