Estilo Athletic Club de Bilbao


Decía Andoni Goikoetxea que para poder decidir hacia donde debe ir el Athletic Club de Bilbao primero hay que saber de dónde viene. Seguramente esta reflexión sería igual de certera si cambiáramos el nombre del club por el de cualquier otro, pero no son tantos los casos en los que cumplir esta premisa es necesaria e imprescindible. El Athletic es una institución con una identidad muy arraigada, una personalidad muy fuerte, un entorno genuino y una historia de la que continuamente se retroalimenta. Causa o consecuencia de ello, probablemente un poco de ambas, el estilo de juego no es un asunto baladí en Bilbao. Los debates son recurrentes, las comparaciones odiosas y los falsos mitos abundan, por lo que para mirar al espejo del pasado hemos conversado con Eduardo Rodrigálvarez y Jon Rivas, dos de los periodistas que más y mejor han contribuido a retratar “de dónde viene” el club bilbaíno.

La influencia británica marcó los inicios del Athletic Club en todos los sentidos posibles.

“El estilo del Athletic hay que entenderlo por la actitud, por el coraje, por la entrega… Esto es lo que tiene que permanecer, independientemente de que juegue Txetxu Rojo o Ramón Senarriaga”, arrancaba Rodrigálvarez. Estableciendo esta filosofía como una cuestión innegociable sea cual sea el tipo de fútbol que se practique, no resulta complicado relacionarla con la idea de juego que marcó los primeros años del club: el “kick and rush”. Importado desde Inglaterra como las camisetas rojiblancas que Juan Elorduy compró un día en Southampton, el tradicional estilo británico fue la obvia consecuencia de que, como en la mayoría de clubes españoles, los primeros entrenadores fueran ex-jugadores de la pionera First Division.

“En los años 20 o en los años 30 en Bilbao se jugaba con mucho barro y en Madrid, por ejemplo, se jugaba con un campo durísimo donde la pelota botaba muchísimo, lo que por supuesto condicionaba la forma de jugar de cada equipo”, apunta Jon como un factor a tener muy en cuenta. William Barnes (1914-1916, 1920-1921) aprovechó esta circunstanciaCon su forma de ser, Pentland se convirtió en un ejemplo a seguir en los años venideros para acabar con el “passing game” escocés reinante durante los años de autogestión de los jugadores, cambió los métodos de trabajo e instauró “el juego rápido y de pases largos, llevando el balón de ala a ala y con chutadores rápidos en el centro”. Con esta idea, el Athletic ganó las tres Copas del Rey que disputó dirigido por el técnico londinense, incrementando la cifra a los ocho títulos y potenciando esa relación tan especial que aún mantiene con la competición. Sin embargo, el hombre que condujo el club al profesionalismo fue Fred Pentland (1925-1926, 1929-1933), una de las figuras más representativas e importantes de su historia. Cuenta Jon Agiriano que, por entonces, el “kick and rush” de Barnes se había “deformado por la falta de calidad”, ayudando a malinterpretar la verdadera esencia de este estilo. Fue la primera vez que ocurrió, pero desde luego no sería la última en la que, por ejemplo, se confundiría un balón en largo con un “patadón”. Sea como fuere, la influencia de Mr. Pentland fue más allá de mejorar los entrenamientos, la organización del club o las nociones tácticas de sus futbolistas. Fue más allá de ganar dos Ligas y otras cinco Copas. Fue más allá de ser el “Valdano de la época”, como lo compara Rodrigálvarez por su “intención de trascender” y su propensión a escribir artículos de fútbol en prensa. Mr. Pentland instauró una manera de ser, de hacer y de comportarse. “Cuando se pierde un partido no se debe decir nada. Cuando se gana, menos”, rezaba una de sus frases más recordadas. El Athletic aprendió a ganar con y cómo él.

Conforme los años fueron pasando, la identidad del Athletic se reforzó y su estilo evolucionó.

Aunque “El Noticiero Bilbaíno” señalaba en su crónica de la penúltima Copa de Pentland (1932) que “una vez más la furia vasca venció a la táctica y serenidad catalanas”, lo cierto es que el técnico inglés estaba, en palabras de Agiriano, “obsesionado con la correcta ocupación de los espacios, primero en torno al 2-3-5 y luego con el 2-5-3″. Es decir, su Athletic A San Mamés le costó ser capaz de valorar el fútbol distinto al suyo era un equipo trabajado y ordenado según su pizarra, pero por lo que llamaba la atención y recibía elogios era por la convicción, fuerza y garra con la que desplegaba su juego sobre el campo. Los durísimos años que estaban por llegar para toda España y, en especial, para Euskadi, no hizo sino reforzar la ligación emocional entre el público de San Mamés y un estilo de juego que, además de ser exitoso, reafirmaba una identidad guerrera que se encontraba silenciada. Tal era ese sentimiento que a jugadores históricos como Panizo, un adelantado a su época, le costó ganarse al respetable de La Catedral. Así nos lo cuenta Jon Rivas: “La gente estaba acostumbrado a ese juego hasta que en los años 40-50 llegó un jugador llamado Panizo que jugaba distinto, que se daba la vuelta, que pasaba el balón atrás y que combinaba. A la gente de San Mamés no le gustaba demasiado, pero un día vino a jugar San Lorenzo de Almagro, le dio un baño al Athletic, y la frase que todos repetían al salir del campo era ‘joer, si juegan todos como Panizo’. A partir de ahí comenzaron a apreciar el fútbol distinto”.

En un documental de la ETB, Carmelo Cedrún contaba cómo en aquellos años 50 aún intentaban jugar con un balón que potenciase su fortaleza física (en casa, metían el balón de cuero en un barreño de agua para que pesase más; fuera, como el rival siempre estrenaba balones, Cedrún los pinchaba hasta encontrar el más viejo), pero esos factores externos comenzaronEl Athletic de Clemente recuperó el juego más directo y vertical a través de la intensidad a mejorar. Los balones o los campos siguieron teniendo su relevancia, sólo hay que pensar en Atotxa o San Mamés en la era triunfal del fútbol vasco, pero cada vez se reducían más las diferencias. A su vez, el estilo del Athletic seguía evolucionando. “Hay que tener en cuenta que si el fútbol británico ha cambiado, pues tendrá que cambiar también el Athletic. Por el club han pasado futbolistas de una grandeza absoluta. Ya me dirás qué tiene que ver Sarabia con el fútbol británico de su época”, reflexionaba Rodrigálvarez. En ese escenario surge Javier Clemente (1981-1986, 1990-1991, 2005-2006), un técnico que aún hoy genera debate tanto dentro como fuera de Bilbao. Etiquetado como muy defensivo por la mayoría y catalogado como ofensivo por Pep Guardiola, se puede decir que para muchos fue el regreso más purista al estilo con el que el Athletic se había convertido en un grande. Este hecho, sumado a que durante casi treinta años de cierta evolución sólo habían conquistado tres Copas, llevó a despertar un sentimiento de nostalgia que perduraría en el tiempo adaptando el recuerdo de ese conjunto al discurso de cada uno. Como contrapeso a esto, Jon Rivas remarcaba la calidad de aquel Athletic: “En los últimos títulos de Clemente jugaban futbolistas como Sarabia, Dani, Argote, Sola… Jugadores que lo que hacían era tocar la pelota. El primer año en que ganó la Liga el Athletic fue el máximo goleador y se veían goleadas todas las semanas. Repasas los partidos de aquella época y ves como Gallego o Urtubi eran unos jugadorazos, lo que pasa es que tenían ese plus de entrega y de esfuerzo que igual no se daba en otros equipos”. Siendo así, la lectura que queda es que el equipo de Clemente no recordaba al de Fred Pentland por su “kick and rush”, sino por su carácter.

Entonces, ¿es posible que se haya malentendido la esencia del estilo del Athletic? Quizás el fútbol vertical, vertiginoso e intenso no era clave porque ganara partidos, sino porque expresaba la indomable actitud del club que ganaba campeonatos. Es cierto que los debates de estilo continuarán y que San Mamés ha tenido siempre una línea muy marcada, la cual al asociativo Jupp Heynckes (1992-1994, 2001-2003) le costó alguna que otra pitada hasta realizar “el partido perfecto”, pero también lo es que no ha tenido ningún problema para negociarla. Si el Athletic les representaba con orgullo, dar más o menos pases es secundario. Si el Athletic reafirmaba su identidad con el balón, poco importaba si éste vuela o es raseado.

Tras una mala época, Marcelo Bielsa y Ernesto Valverde han vuelto a despertar el orgullo de Bilbao.

De ahí que entrenadores tan diferentes en las formas como pueden ser Marcelo Bielsa y Ernesto Valverde no lo parezcan en la práctica. Sus Athletics son emocionales. Pasionales. Ven el fútbol de cara, lo afrontan con intensidad y atacan de forma vertical. Así La conexión entre club y ciudad es clave para todos los técnicosdespiertan el sentimiento de pertenencia de la gente de Bizkaia. Axel Torres suele comentar que, en el estilo de cada equipo, hay un poco de la ciudad que representan, y en el caso de Bilbao es un hecho innegable. El Athletic es el orgullo de su gente, porque el Athletic Club son ellos. “Yo creo que hay muy poca gente que no interiorice el Athletic como una parte fundamental de Bilbao. Hay mucha gente en la ciudad a la que el fútbol no le importa ni lo más mínimo, pero siempre está atento al Athletic. La ciudad es colateral al club y el club es colateral a la ciudad”, considera Eduardo Rodrigálvarez. Precisamente por esto, los técnicos extranjeros que llegan sienten que una parte indispensable de su trabajo es sumergirse en la ciudad. “Pido a los jugadores que pongan el corazón en el juego por el honor de su hermosa tierra, por sus directores, prensa y público, y por el gran juego del foot-ball”, decía Mr. Pentland. Él fue el primer entrenador bilbaíno que no nació en Bilbao, pero no fue el único (Howard Kendall, Jupp Heynckes, Luis Fernández o Marcelo Bielsa) que convirtió la necesidad en virtud.

“Hay mucha inmediatez en el fútbol. La gente recuerda, como mucho, lo que pasó ayer. Pero para ser del Athletic yo creo que hay que conocer la historia y saber qué pasó desde 1898 hasta estos tiempos”, opina Jon recordando la frase de Goikoetxea. En parte, para Rodrigálvarez, recordar y reinterpretar esa historia fue la clave del éxito de Bielsa: “Yo creo que Marcelo logró una cosa muy importante que es que les hizo pensar a los jugadores que eran tan terriblemente importantes como para conseguir grandes metas, que era algo que estaba un poco olvidado desde las últimas ligas en los 80″. Les recordó quienes debían ser. O, mejor dicho, quienes eran. Porque el futuro del club, como cada remontada del equipo de Valverde, ya está escrito en los libros de historia. Por eso mismo, Jon Rivas cree muy certera la nota que dejó Bielsa cuando se marchó, la cual cerraba así: “Finalmente quiero recordar con cariño a los niños de Bizkaia, porque con su ingenuidad transmiten de forma natural lo que significa el sentimiento por el Athletic y garantizan que el vínculo seguirá siendo masivo, duradero e indestructible”. Ése es, ése es el estilo Athletic Club de Bilbao.
 

“El Athletic ha ganado muchos partidos por los jugadores, y otros tantos por el club”.
Eduardo Rodrigálvarez.
 


21 comentarios

  • Munitxo 29 enero, 2014

    Pedazo artículo, Miguel!! el último texto que dejó el señor Marcelo Bielsa, me ha emocionado . Espero que hoy haya muchas banderas del Athletic, en los balcones de Bilbao, tenemos un partido importante y creemos en la remontada.

    Respond
  • @pablofg_21 29 enero, 2014

    Pedazo de artículo Don Quintana.

    Dejo un vídeo que seguro muchos ya habréis visto, pero que a mi me sigue dejando pasmado delante de la pantalla cada vez que lo veo: Parte 1- [ http://www.youtube.com/watch?v=j_kbGHzNnNY ] Parte 2- [ http://www.youtube.com/watch?v=KcWPfjtCmNE ]

    Esa forma de trabajar con la cantera es el ejemplo que deberían seguir todos los clubs, la mejor forma de subsistir para los clubes no gigantes, o incluso la única.

    Respond
  • @Arashi_EG 29 enero, 2014

    A sus pies Quintana.

    @pablofg

    Precisamente ayer vi este documental. Me gustaría desde aquí reivindicar la figura del gran Jokin Caparros.

    “Tras una mala época, Marcelo Bielsa y Ernesto Valverde han vuelto a despertar el orgullo de Bilbao.”

    Estoy de acuerdo a medias con esta frase, si bien es cierto que con Caparros no se llegó al nivel de juego posterior, Jokin fue clave para la transición entre sufrir para mantener la categoría y lo que se vio después con Bielsa y ahora con Valverde.

    Con Caparros creció muchísimo Llorente, Javi Martínez y creo que debutó un tal Iker Muniain y en definitiva imprimió ese caracter y garra tan característicos para el Athletic.

    Me gustó más el fútbol de Bielsa o el actual de Valverde, pero la labor de Caparrós fue vital para ver lo que vemos ahora

    Respond
  • @migquintana 29 enero, 2014

    Me lo he pasado fenomenalmente bien escribiendo este reportaje, sobre todo por tener la suerte charlar por personas como Eduardo Rodrigálvarez y Jon Rivas que acumulan tantas vivencias sobre un club tan especial como el Athletic. Además, que no se me puede olvidar, también agradecer una barbaridad la ayuda prestada por Galder Reguera y Erramun Sebal a la hora de iniciar el artículo. 😉

    @Munitxo

    Esta debe ser semana grande en Bilbao entre el duelo de Copa y la visita del Real Madrid. Yo creo que pilla al Athletic en el mejor momento de la temporada. La vuelta de Muniain, la explosión de Ander, Iturraspe+Rico a un nivel bestial, Aritz Aduriz reencontrado con el gol… Confío mucho en el equipo de Valverde.

    @pablofg_21

    Ese es el futuro, está claro. Hay varios vídeos hipervinculados, entre ellos un documental de la ETB muy interesante, que deja bastante claro esto. Vengan camadas buenas o malas de jugadores, todos deben saber que es el Athletic. Y eso se mama desde pequeño, que es cuando se interiorizan mejor este tipo de cosas. Quizás otros equipos no tengan esa necesidad, pero creo que lo que comenta Eduardo Rodrigálvarez es certero.

    @Arashi_EG

    Muchas gracias!

    Sí, sí, tienes razón. No quería darle un sentido negativa a la frase, sino positivo con Valverde y Bielsa. Más allá de los resultados, de los jugadores o del estilo, han conectado de forma instantánea con el espíritu del Athletic. Y, seguramente, todo eso no hubiera sido tan fácil sin el trabajo de Caparrós. Creo que el club manejó bien los tiempos ahí, los tres proyectos me parecen bien medidos y, aunque con dificultades, bien resueltos.

    Respond
  • @DavidLeonRon 29 enero, 2014

    El Athletic es una pasada. De verdad, creo que no se valora suficiente lo que tenemos en nuestro país. Siempre he pensado que la frase aquella de Abel es una realidad absoluta. ¿Qué no nos venderían ahí fuera si tuvieran a un Athletic? Su tema cultural, sus títulos, su decisión romántica de jugar con gente de la casa y no haber bajado nunca…

    En fin, y esta noche partidazo. Ojito a la baja de Arda Turan para soportar la presión que harán los de Valverde.

    Respond
  • @Arashi_EG 29 enero, 2014

    Es prácticamente imposible que suceda pero una final Real-Athletic sería tan y tan molona que de suceder en Inglaterra todos estaríamos elogiando lo bonita que es la Premier y tal y cual.

    Acabo de salir a dar una vuelta por el barrio (lejos del centro y de San Mamés) y ya hay más de uno con la camiseta del Athletic puesta, jóvenes y cincuentones por igual

    Respond
  • Abel Rojas 29 enero, 2014

    "¿Qué no nos venderían ahí fuera si tuvieran a un Athletic? "

    En España habría más aficionados al Athletic que al Arsenal. a Boca o al Borussia Dortmund.

    @ Arashi

    Sería épica esa Final, la verdad. En Ecos te garantizo que se viviría de un modo tan especial como una posible Barça-Madrid. Pero sin duda. Lo daríamos todo para colaborar en esa pedazo de fiesta.

    Por cierto, Arashi, a Llorente más bien no lo rescató Clemente?

    @ Pablofg

    ¿No crees que "el sentimiento Athletic" que ha retratado Quintana en su artículo tiene una importancia bastante grande en el sistema de cantera del Athletic? Más allá de "lo industrial", que desde luego es un modelo a imitar pero como muchos otros, creo que lo que marca la diferencia en el Athletic es que, como en el Barça por ejemplo, la idea de sus chavales es triunfar en ese club. El concepto es "servir al Athletic", se fomenta mucho la identidad porque "todos están en casa". De hecho hasta lo de tener todos origen vasco les da una ventaja añadida sobre el Barcelona. En ningún momento se bajara el "ser profesional" o "jugar en Primera". Se forma algo de bastante más concreto desde el primer día.

    Respond
  • @pablofg_21 29 enero, 2014

    @ Abel

    Sin duda. Sobretodo lo de que sean jugadores de la tierra, por así decirlo, le da una ventaja bastante grande con respecto a otras canteras. Este gran funcionamiento de Lezama no se daría sin la filosofía tradicional que tiene el club. Es una necesidad para la institución que exista Lezama tal como es ahora.

    Respond
  • @pablofg_21 29 enero, 2014

    @ Abel

    Sin duda. La filosofía del Athletic es algo clave para entender el porqué del gran funcionamiento de Lezama. Si el Athletic permitiera jugar en el club a jugadores de fuera de la tierra, Lezama no existiría tal y como es en la actualidad.

    Respond
  • @Arashi_EG 29 enero, 2014

    @Abel
    Quizás si lo rescato Clemente, imprimiendole un poco de mala leche pero en mi opinión Caparrós lo convierte en "el crack", el propio Fernando lo dice en Informe Robinson, en el cual se ve a Jokin muy encima de Llorente exigiéndole y corregiendo constantemente

    Respond
  • vi23 29 enero, 2014

    Gran artículo! No sabía que Guardiola hubiera dicho eso de Clemente. Es curioso, yo siempre he defendido que no era ni la mitad de defensivo de lo que se decía. Es cierto que prefería jugadores con ida y vuelta. Pero tener, por ejemplo, a Luis Enrique de interior o mediapunta no te hace más defensivo que tener a, por ejemplo, Fran o Valerón

    Y su selección jugó grandes partidos dominando al rival con la pelota. El Inglaterra-España de la euro96 fue espectacular

    Y su Athletic no jugó nada, nada mal. Y tenía buenos futbolistas a los que les pedía ser más completos. En ese sentido fue un poco adelantado a su tiempo, me parece.

    Respond
  • @canteraJavi 29 enero, 2014

    Genial artículo! Es imposible resumir tan bien en unas líneas el estilo Athletic Club.
    Sentimiento de pertenencia, garra, nobleza, San Mamés, caracter competitivo, cantera…
    No hacen falta títulos para "ganar". El que es del Athletic sabe de sobra esos valores por eso genera tanto respeto y envidias a la vez.
    Aupa Athletic!!!

    Respond
  • Abel Rojas 29 enero, 2014

    @ vi23

    Es que hasta el equipo del 98 la España de Clemente no jugaba nada mal. Y tenía jugadorazos. En el 98 sí fue ya un equipo con más problemas.

    Respond
  • Anderson 29 enero, 2014

    Bueno felicidades al autor. Muy buen artículo, tanto que lo estaba leyendo desde el móvil en casa y me he tenido que vestir y bajar al locutorio más cercano para escribir estas líneas. Desde el móvil me da pereza.

    Como ha dicho David, creo que España no es consciente de lo que singulariza a la Liga tener un equipo así. No me voy a extender en ésto porque como seguidor de este club mis palabras sonarán algo vacías. Pero si es curioso que desde fuera recibas elogios de, por ejemplo, Paul Scholes y más veces de lo "necesario", dentro de nuestras fronteras, se hable de las 5-6 "rarezas" en las filas del Athletic (los Lizarazu, Saborit, Bermejo, David López o Ezquerro, algunos de ellos canteranos, 6 gotas en el mar de la historia del club) o del hecho de tener navarros cuando actualmente, todos son, para más inri, de la cantera.

    @Abel

    El despertar de Llorente está en el currículo de Caparrós. Clemente, de hecho, en el mejor de los casos podría decirse que lo endureció mentalmente (algo que a Llorente no le vino mal porque no iba sobrado de carácter) aunque para mí, casi se lo carga en el camino. Pero el tío explotó dos años después de ser entrenado por el rubio. Empezó a colarlas de seguido en el meridiano de la 07-08. Esa fue la primera temporada de Caparrós. Clemente le entrenó en la 05-06. Es cierto lo dicho, con Caparrós jugadores como Llorente, Javi, Susaeta, Amorebieta, Muniain, De Marcos, Iturraspe y alguno más o bien dieron un salto de calidad o bien, por lo menos aparecieron en primera, depende de cual hablemos. Caparrós se dedicó a picar piedra y hacer picar piedra a los demás pero recibió un equipo roto y entregó uno hecho y preparado para dar un salto de calidad.

    Siempre oportuna la reivindicación de aquel primer Athletic de Clemente como equipo de calidad. Un equipo que jugaba mirando hacia arriba, mentiendo muchos goles (sobretodo en casa, eso sí) y al que determinados plumillas, mal reescribiendo la historia, hicieron de menos. Vivo en Barcelona y sé de lo que hablo.

    Hablando de jugadores de calidad, creo que debe ser el primer artículo que leo en años, lustros, en el que se menciona a Goikoetxea sin hacer mención a la famosa lesión que se ha comido la huella de su carrera (salvo en Bilbao, claro). Algún día se debería escribir un artículo que lo reivindique como el fantástico futbolista que era, capaz de iniciar jugadas, lanzar el balón en largo con sentido para el lateral derecho en misión ofensiva y capaz incluso de ir al remate de una jugada que había iniciado el mismo. Aún siendo un jugador duro, como todo central de la época, al contrario que muchos de estos no era un esclavo de ese fútbol más permisivo. Goiko, por condiciones físicas y CON BALON, sería un central de referencia a día de hoy. No era un fino estilista pero su golpeo tanto para desplazamiento como para tiro a puerta era más que aseado. Si hiciéramos un listado de centrales españoles de los últimos 30 años, entra en top 5 clarísimo.

    Finalmente insisto, gran artículo. Aún hablando mayoritariamente de los equipos más poderosos y populares (Incluyo aquí a los Valencia, Sevilla, Athletic etc…) se agradece el perfil contracultural de Ecos, donde un jugador como Markel Bergara, tan ajeno a los focos, puede tener su propio artículo. Es necesario que haya una iniciativa así y espero que junto a un par de referencias afines que hay en los kioskos se consiga cambiar la tendencia tantos años dominante de ese periodismo futbolero más preocupado por la anécdota que por el juego.

    Respond
  • @DavidLeonRon 29 enero, 2014

    @vi23

    "Y su selección jugó grandes partidos dominando al rival con la pelota. El Inglaterra-España de la euro96 fue espectacular"

    No sé si su España es el mejor ejemplo para definirle. El otro día me topé con la alineación del partido contra Nigeria y había 6 defensas naturales ^^

    Creo que su idea con España no fue la más ofensiva de su carrera, si bien lo que él quería era llegar mucho y llegar bien, y para ello la presión era fundamental.

    Respond
  • @migquintana 29 enero, 2014

    @vi23

    No me gustan las etiquetas, pero a mí es que lo que opina Guardiola me parece una lectura muy interesante. Muchas transiciones, fútbol vertical, poca creación… pero al final no deja de ser un estilo que consiste en llegar muy rápido y en poco tiempo a la portería rival. Clemente decía, aunque no recuerdo la expresión correcta, que ”si se puede llegar en cinco toques, no sé porqué hay hay que dar seis”. Muy a su manera, vaya.

    @Anderson

    Muchas gracias, tío! Pásanos la cuenta del locutorio! 😀

    Al final tendemos a valorar más lo de fuera que lo de dentro. Es algo normal. Diría que pasa con todo menos con la comida, que en eso somos mundo aparte. ^^ Estamos tan acostumbrados a tener un club tan particular cerca, que más que valorarlo tendemos, como dices, a buscarle pegas. Pero bueno, es un poco humano esto. La pena es que nos perdamos la variedad de nuestro fútbol por el camino. No sabría decir si en Inglaterra o Alemania hay tanta diferencia, pero aquí tenemos equipos muy propios de sus zonas y eso no hace más que enriquecernos. Mola mucho.

    Respond
  • José Luis 29 enero, 2014

    Ufff, enhorabuena por el artículo. He disfrutado. Lo cierto, es que yo me hice un poco-mucho del Athletic Club. Uno de los partidos que tengo grabados en mi memoria fue un Athletic – Parma. Era el de Julen Guerrero contra un Parma donde estaban Couto, Thuram, Asprillia, Brolin (hablo de memoria). Fue increíble.

    Esta afición por este club nació gracias a Heynckes. Ese equipo juntaba a Urrutia, Garitano, Guerrero, Ziganda, Valverde, Goiko, etc. Y atrás, estaban gente con criterio para sacar el balón, como Larrazábal (cómo tiraba los penaltys), Karanka o Larrainzar. Me encantaba el equipo y cómo jugaban. Fue la leche.

    Luego vino el Athletic de Luis Fernández. Aún estaba Julen, pero lo recuerdo como el equipo de Etxeberría, Alkiza y Urzáiz. También fue digno de ver. Siempre rondando la clasificación para Champions o participando y haciendo buen papel. ¡Qué tiempos!

    En el tema Llorente, estoy con Anderson. Clemente no le hizo bien al bueno de Fernando. Es más, Javi (gran entrenador, del que hice fan en el Mundial 94) tuvo un último paso negativo por su Athletic. Aprovechando la ocasión (no sé si se habrá hecho ya) me gustaría algún día un artículo sobre esa España en el Mundial del 94. Tras el partido contra Suiza, la vi con opciones al título. Y eso, en aquellos tiempos, era difícil incluso de pensar.

    Respond
  • José Luis 29 enero, 2014

    "Es que hasta el equipo del 98 la España de Clemente no jugaba nada mal. Y tenía jugadorazos. En el 98 sí fue ya un equipo con más problemas."

    ¿Recuerdan el partido España – Yugoslavia? Marcaron Raúl y Guardiola, y me pareció uno de los mejores partidos de la era Clemente. Después en el Mundial no se pudo hacer ese fútbol. Creo que Pep no llegó por lesión.

    Es que en aquella época, centrocampistas (por dentro) españoles de calidad, no es que sobrasen. Recuerdo a Amor, Celades que iba saliendo, Guardiola y pocos más. Sí también estaba De la Peña (no era muy devoto Javi de él), y un inicipiente Valerón, pero para de contar. Sin embargo, estaban Luis Enrique, Lardín, Guerrero, Alfonso, Etxeberría, Raúl, Kiko y Urzáiz a pleno rendimiento. De hecho, creo que el partido con el que despiden a Clemente, solo había un centrocampista puro, y muchos delanteros.

    Respond
  • piterino 29 enero, 2014

    Creo que el hecho de que todo aficionado del Athletic que lee esto, se pone de pie y aplaude, es muy significativo. Siendo además lo peculiares que somos. Poco más puedo añadir yo para alabar a ese pedazo de contador de historias y transmisor de emociones que es Miguel Quintana. Un gran placer disfrutar de un artículo así en un lugar como Ecos.

    La verdad es que el relato de la historia del Athletic, su cultura e identidad, su unión inquebrantable con el pueblo, toda la simbología que acompaña su trayectoria y su idea, todo es espectacular. No lo digo por una especie de "chauvinismo", estoy convencido de ello. También creo que hay mucho que avanzar y mejorar desde el punto de vista institucional y de club para transmitir ese relato, para posicionar al club y todo lo que significa y representa en España y en el mundo. Si el Athletic no ha descendido nunca, es por su forma de ser y sentir únicas en el mundo del fútbol, yo lo tengo clarísimo. Y da mucha pena que haya muchos aficionados (y aficionados de verdad de la buena) al fútbol que no conocen todo esto porque no se lo hemos contado. Nosotros, se lo tenemos que contar nosotros.

    @Arashi

    Yo reconozco la labor de Caparrós, fue buena, positiva y aportó cosas, identificándose con el club y la ciudad. Algo tuvo que ver con el germen de estos años, como cualquier precedente, pero no le otorgaría yo tanto protagonismo. Aunque sí, su recuerdo es positivo.

    @Abel

    Totalmente de acuerdo en tu réplica. Y eso, en un mundo como el de hoy, es lo que trata de proteger con uñas y dientes el presidente Urrutia. Cometiendo errores de todo tipo muchas veces, eso sí, pero empeñado en proteger ese sentimiento.

    @Anderson

    Suscribo tus palabras sobre Clemente. Hasta, lógicamente, la España de Luis, siempre me pareció su selección la más competitiva que vi. Sobre lo de esas "rarezas" que citas (algunas lo son más y otras menos), me parecen más importantes que a ti, creo. Si basamos todo en una idea, al menos tengamos esa idea clara y no nos hagamos trampas al solitario. Eso, o cambiemos las reglas del juego (yo no estaré para verlo, pero se habrá decidido así).

    @José Luis

    Aquella temporada europea fue preciosa, aunque en Liga el equipo estuvo mucho más gris. Por cierto, esa bonita eliminatoria con el millonario Parma de la pujante Parmalat la perdimos…

    Sobre Clemente, el decepcionante fue su segundo paso por el Athletic, el de 1990. La tercera y última etapa nos salvó de un descenso que se nos venía encima, además justo en un año que nadie lo esperaba. Me pareció clave en aquella permanencia. Cierto que el año siguiente sufrimos aún más y nos salvamos en la última jornada con Mané de entrenador, pero aquel infausto 2006 fue la gente y San Mamés quienes obraron aquel pequeño gran milagro.

    Respond
  • Vanbanelli 30 enero, 2014

    Mamma Mia !!! 8,30 de la mañana desayunando y Flipando con Quintanita…….Vaya crack.
    Por cierto me falta Bielsa un genio.

    Respond
  • Larios84 19 febrero, 2014

    Grande historia de este equipo GRANDE con mayúsculas este Athletic!!! Por mi edad me quedo mas con los años de Heynckes y los de la etapa de Luis Fernandez y su clasificacion para Champions(donde jugo frente a la Juve quiero recordar en la fase de grupos).

    Sobre Caparrós, remarcar que aunque no es un entrenador con mucha prensa y que quizas equipos grandes o con ambiciones mas alla de una clasificacion europea esporádica, es un gran hacedor de hombres(sean canteranos o no), asi como impulsador de espiritu competitivo. Todo el mundo recuerda las Uefas del Sevilla de la mano de Joaquin Caparrós pero el que realizo el armazon principal de ese equipo durante los años anteriores fue Caparrós.

    Un Sevilla que en ocasiones sobrepasaba los límites de la legalidad pero ultracompetitivo con los Alfaro, Javi Navarro, David Castedo, Casquero, Reyes, Dani Alves, Dario Silva, Baptista, y las apariciones ya de Ramos tambien en la élite. Creo que es un gran técnico, ante todo para irrigar caracter competitivo a jovenes canteranos

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.