Liverpool FC (II): La pérdida de la hegemonía


En 1992 el fútbol inglés cambió. La creación de la Premier League supuso una revolución estructural, mediática y deportiva sin precedentes, logrando globalizar un producto que, partiendo del respeto por su tradición, se erigió en ejemplo de modernidad. Cronológicamente, su tremendo impacto coincide con el primer título del Manchester United en 26 años y con la peor liga del Liverpool en 27, pero el paso de la First Division a la Premier League no tenía porque significar un cambio en el liderazgo del fútbol británico. La Premier no nació como el proyecto del Manchester Ship Canal, que pretendía dar a la ciudad una salida al mar para evitar pagar los impuestos a sus vecinos, pero Sir Alex Ferguson si que resultó ser Daniel Adamson. Mientras él formaba equipos, renovaba vestuarios y se adaptaba a los continuos cambios, el Liverpool echaba por tierra su posición de privilegio al equivocar los términos de su exitosa fórmula.

Simbólicamente, Graeme Souness acabó con “the boot room”.

Tras la marcha de Dalglish y el breve periodo de Moran, el elegido para continuar con el modelo era Graeme Souness, pieza clave del gran Liverpool. Su perfil parecía similar al de “King Kenny”, pero no loSouness quiso romper con la tradición del gran Liverpool era. Souness había jugado en el Calcio, donde se empapó de una forma de entender el fútbol más continental. Más moderna. Su fuerte carácter y el éxito en su primera aventura como técnico le reafirmaron en sus convicciones: debía dibujar su propio Liverpool. Cambió los métodos de entrenamiento, impuso una nueva disciplina y aplicó una dura exigencia que, a la postre, los jugadores no asumieron como reconoció hace meses John Barnes, la estrella del equipo. El cambio era tan profundo que, durante su periodo como técnico red, se demolió la histórica boot room para ampliar la sala de prensa. De forma directa o indirecta, su etapa es aquella en la que desapareció el cuarto donde Shankly, Paisley, Fagan y Dalglish habían convertido al Liverpool en el club más grande de Inglaterra. La mística se perdía y, con ella, se perdió todo lo demás.

Aunque en su primer año logró alzarse con la FA Cup, el balance no fue bueno. A su operación de corazón y las múltiples lesiones, se le unieron el fracaso de dos fichajes que habían batido todos los registros: elLa diferencia en el acierto de los fichajes lo marcó todo punta Dean Saunders y el defensa Mark Wright. Como si de una irónica consecuencia del fin de la boot room se tratara, el Liverpool pasó del acierto barato al fallo caro. En el primer verano de la historia de la Premier League, los reds apostaron por Paul Stewart (£2,3M) o David James (£1M) y el Manchester United lo hizo por Éric Cantona (£1,2M) o Peter Schmeichel (£500,000). El resultado, claro, no pudo ser más diferente. Mientras Cantona se erigía en el símbolo de la Premier y Schmeichel en el mejor portero del mundo, los días de Stewart estarían marcados por las lesiones y los de James por los errores. Una situación que se repitió el año siguiente con Roy Keane frente a Nigel Clough & Julian Dicks. Sir Alex acertaba, el Manchester ganaba y Graeme Souness decía adios en el invierno de 1994. Su etapa había sido un fracaso.

En una medida coherente a tenor de lo que había sucedido, el club trató de recuperar “the Liverpool way” con Roy Evans. Llevaba en el club desde que lo contrató Shankly, pero como entrenador ni supo evocar su recuerdoA los jóvenes talentos del Liverpool les faltó carácter ni tuvo la suerte necesaria. Un hecho que se resume con un nombre propio y un apodo. Tras ganar la Copa de la Liga en el 95, se fijó en Stan Collymore. Era alto y potente, técnico con el balón y mortal con su disparo. Era una bomba. Su futuro bien merecía pagar más de ocho millones de libras, adelantando así en la puja a Ferguson y rompiendo un nuevo récord del fútbol inglés. Pero fracasó. Estrepitosamente. “Super Stan is the Man” le cantaban en Nottingham, pero jamás lo escuchó en Anfield. A Roy Evans se le acusó de no saber manejarlo y de ser demasiado paternalista con los futbolistas, propiciando también que a los Robbie Fowler, Steve McManaman, Jamie Redknapp y compañía se les conociera peyorativamente como los Spice Boys. Estos jugadores tenían la calidad y el talento suficiente para ganar, pero olvidaron la “filosofía Shankly” y siempre estuvieron muy lejos de igualar en carácter, ambición y competitividad a los Fergie Boys. Dos espíritus contrapuestos, dos ligas más para el Manchester United.

Houllier significaba la ruptura definitiva con la tradición.

Estos fracasos previos, la revolución pos-Ley Bosman y la falta de alternativas internas, llevó al L’Pool a emprender un cambio definitivo en el verano del 98. Así, sin pasado red rompiendo la tradición, vino Gérard Houllier y se fue el passing game. Esta transición del “pasársela al de rojo que tuvieses más cerca” al fútbol directo que imperaba en la Premier, no pudo tener mejor símbolo que el fichaje del joven Heskey. Él no era un gran goleador ni tenía el talento de Collymore, pero sus condiciones encajaban perfectamente en el nuevo estilo del LiverPool. Esta vez su figura, junto a las de Hamman o Hyypiä, sí acompañaron de forma correcta a la nueva camada red protagonizada por Michael Owen, Steven Gerrard y Jamie Carragher.

Bajo esta fórmula, la temporada 2000/2001 fue la mejor de la última década al ganar FA Cup, Copa de la Liga, UEFA, Charity Shield y Supercopa de Europa. Un año brillante que, sin embargo, volvió a no tener continuidad por los constantes errores en los fichajes. Houllier, tras no confiar en Anelka, decidió hacerse son El Hadji Diouf (£10M) -además de Salif Diao o Chris Kirkland-, para competir con el Arsenal de Henry o el United de Van Nistelrooy. El mercado, antiguo aliado, volvía a condenar a un Liverpool ya sin boot room ni passing game.

Cuando Benítez llegó, sólo quedaban los símbolos de Shankly.

Cuando Rafa Benítez aterrizó en Merseyside, del gran Liverpool sólo quedaba el simbolismo de Anfield y los trofeos. Un recuerdo de grandeza que el español logró que volviera a latirRafa Benítez recuperaba el carácter del gran Liverpool gracias a sus actuaciones en Champions, al corajudo carácter del equipo y al espíritu de Gerrard. De esta manera, tras una pobre temporada, el Liverpool escribía el 25 de mayo de 2005 una página legendaria en la historia del fútbol. La increíble remontada (3-0 a 3-3) culminada en los penaltis ante el Milan le dio a los reds su quinta Copa de Europa y a Rafa el crédito suficiente para continuar con su particular estilo. Fichajes de un perfil muy concreto provenientes de fuera del mercado inglés -donde ya no dominaba, con el ejemplo del caso Rooney-, continuas rotaciones en la Premier y máxima competitividad en las eliminatorias. Así fueron llegando Alonso, Reina, Sissoko, Agger, Mascherano, Kuyt, Arbeloa y, sobre todo, Fernando Torres. Y así, en lo deportivo, se logró una FA Cup, una nueva final de la Champions y la mejor clasificación histórica del Liverpool (2009) en la era de la Premier League: un amargo subcampeonato que no pudo evitar el tercer título consecutivo del Manchester de Cristiano. Un balance insuficiente a tenor de su historia; una imagen notable para una afición necesitada de grandes noches.

Los problemas con los propietarios, ciertos errores en el mercado (Aquilani & Keane) y el no clasificar al equipo para la siguiente Champions por primera vez en seis temporadas, terminaron con la etapa en la que el Liverpool, más por sensaciones que por resultados, logró recordar al de los años setenta y ochenta. Roy Hodgson nunca llegó a llenar su vacío y Dalglish, pese a lo que representaba y ganar la Copa de la Liga 2012, tampoco tuvo éxito. Con ellos, el Liverpool volvió a desaparecer de la Champions League (6º-8º), se retomó la costumbre de fichar al delantero equivocado con Andy Carroll (el Saunders de Souness, el Collymore de Evans y el Diouf de Houllier) y el club pareció dar síntomas de ir a la deriva en todos los sentidos.

En 2012, el Manchester United superó al Liverpool en ligas.

Evidentemente, el resultado de estos 21 años de declive institucional y deportivo no podía ser otro: con su duodécima Premier, en 2012 Sir Alex Ferguson logró bajar de su “fucking perch” al Liverpool. “Lo más importante no es pasarlos a ellos, sino convertirnos en el mejor equipo del país en cuanto a títulos ligueros”, dijo en ese momento el mito escocés. Una media verdad; una media mentira. El L’Pool dejó de ganar con la llegada de la Premier League, pero jamás dejó de ser grande. Sigue portando el mismo escudo en la misma camiseta roja, sigue siendo el gran rival del Manchester United y los clubes que visitan Anfield siguen soñando con un triunfo histórico. Quizás sí es cierto que falta autocrítica en los estamentos del club y quizás lo es también que la afición se ha empapado de ese ambiente depresivo que recorre las calles de la ciudad, pero la realidad es que el Liverpool FC es un gigante. Dormido, pero gigantesco. Y volverá. Nadie lo tiene más claro que el propio Sir Alex, que llegó a uno similar en 1986: “la historia siempre se repite y el Liverpool volverá de nuevo, no hay duda”. La cuestión es, ¿lo hará de la mano de Brendan Rodgers?

 
 

Este artículo hubiera sido imposible de realizar sin la colaboración de Juan Liverpool, quien con sus conocimientos y vivencias nos ayudó a completar la historia del Liverpool en la Premier League.

_
Artículos relacionados:
Liverpool FC (I): La fórmula del éxito.
_
Entrega final:
02-08-2013. Liverpool FC (III): La idea de Brendan Rodgers.


22 comentarios

  • @SharkGutierrez 19 julio, 2013

    Con la progresiva marcha o retirada de los "Spice Boys" de Liverpool, se puede eliminar prácticamente, su huella con el pasado más reciente. El Liverpool de los 90, tiene un aire "post-soviético": desangelado, triste, dividido y hecho un auténtico solar. La esperanza joven con Fowler primero (a priori, el heredero de Rush), luego con Owen & Carragher así como la plana mayor con McManaman y Redknapp, el Liverpool pudo hacer mucho más de lo que quiso ser.

    Esa etapa de Rafa Benítez dibujó un panorama esperanzador, que ya había intentado romper Houllier (todos recordamos aquella mítica final de la UEFA ante el Alavés). Reconstruyó un equipo que, contrariamente a lo que pasaba en las gradas, era desangelado en el campo. Benítez hizo de lo pragmático y sencillo, una virtud; del fútbol directo, una competitividad tremenda así como unos cuantos títulos. La llegada de gente como Alonso, Arbeloa, Mascherano o Torres, soliviantaron la marcha de la mayoría de los estandartes hasta entonces. Desde luego que los scousers, tienen una cuenta pendiente con la Premier. Aún están lejos de ser lo que eran, pero volverán a serlo; el rojo de su sangre, hace que -como los volcanes- la apariencia adormitada y desgraciadamente sosegada Premier que llevan los últimos años, hace predecir que no tardarán demasiado en volver. Son 21 años y sin Sir Alex, cualquiera sabe. Cosas más grandes ha vivido Inglaterra (Blackburn, mediante).

    Con premiso, aprovecho la presente para recomendar la última revista Kaiser (la nº 40), donde se habla de jugadores que tocan a su fin como Owen o Carragher: http://issuu.com/jgarroita/docs/kaiser40?e=320775… (ver la revista entera porque está genial; el reportaje del que os hablo está a partir de la página 65).

    Respond
  • javimgol 19 julio, 2013

    El pasado reciente (desde que se fue Rafa), presente y futuro próximo del equipo son grises tirando a oscuro. El club sigue teniendo dinero y masa social – cuarto equipo y segundo de Inglaterra respectivamente – pero las cosas en los despachos no se hacen bien. Es ilógico que un equipo que se ha gastado tanto dinero en los últimos años no compita ni por el cuarto puesto. Los entrenadores tienen su cuota de culpa, pero es menor.

    Es evidente que la llegada de la inversión extranjera a City y Chelsea no ayuda. Principalmente porque antes incluso en una mala temporada la entrada en Champions estaba casi garantizada, mientras que ahora lo máximo a lo que puede optar el equipo es el cuarto puesto. Y eso ya suena muy mal viendo la historia del L'pool.

    A corto plazo pelear por la Liga es una utopía, salvo que venga mañana un jeque y compre el club. El equipo necesita como el comer 2 o 3 años seguidos entrando en Champions, aunque sea cuartos en Liga, y ganar alguna Copa más para seguir ganando experiencia. El objetivo es que cuando Abramovich o los del City se cansen de invertir el Liverpool tenga una plantilla capacitada para pelear todo.

    Creo sinceramente que la plantilla del Liverpool la próxima temporada si no se va Suárez no es inferior a la de Tottenham y Arsenal. Pelear con ellos es la meta.

    Respond
  • @migquintana 19 julio, 2013

    Conforme he ido repasando los años de Rafa Benítez en el Liverpool -y el contexto a donde llega-, mejor me parece su trabajo. Evidentemente no es perfecto y a nivel de títulos se puede llegar a quedar algo escaso para la grandeza que llegaron a proyectar, pero es la etapa reciente del club donde más fiel es al espíritu Shankly, donde encuentra un estilo de juego competitivo, donde mejor ficha…

    @SharkGutierrez

    Es que, aunque desde Gerrard hasta Sterling hay un vacío generacional tremendo, en las primeras temporadas del Liverpool en la Premier League logra sacar chicos de la cantera. En cuestión de ¿seis – siete? años debutan McManaman, Fowler, Owen, Gerrard y Carragher. No es mal balance.

    @javimgol

    Se dice pronto, pero desde Heysel (1985) el Liverpool sólo ha participado ocho veces en Copa de Europa. Es decir, en 28 ediciones el Liverpool sólo ha estado presente en tres con Houllier y cinco con Rafa Benítez. Es un balance bajísimo, paupérrimo. Todos sabemos lo que significa estar en Copa de Europa (prestigio, dinero, futbolistas…), con lo que no estar ahí de forma más o menos fija -como ha hecho el Arsenal, por cierto- es un continuo desastre para un club así.

    Lo sorprendente es que todo esto ha sucedido sin una disminución radical de la capacidad económica. Es verdad que se perdió la posición de privilegio en el marcado, que todo se internacionalizó mucho, que luego llegó el Chelsea… pero es que, como ejemplos recientes, no se puede invertir tanto en Henderson, Downing, Suarez y Carroll. Ahora, tres años después, sólo uno es válido.

    Respond
  • Abel Rojas 19 julio, 2013

    Reina; Carragher, Skrtel, Agger, Fabio Aurelio/Arbeloa; Mascherano, Alonso; Kuyt/Benayoun, Gerrard, Riera/Babbel; Torres.

    No se valoró esto en su justa medida. Equipo que durante 2/3 años pudo ganar perfectamente la Champions. A menudo comento que el primer gran golpe de suerte de Guardiola en el banquillo culé, incluso más que aquel penalti de Pinto en Mallorca, fue la eliminación del Liverpool a manos de un Chelsea mucho más débil. Paradójicamente, en su anterior enfrentamiento pasó justo lo contrario, con el famoso gol de Luis García a Mourinho en la semifinal.

    Que ese pedazo de equipazo no llegase nunca vivo a las jornada 38 de la Premier, para mí no es de recibo.

    Respond
  • Abel Rojas 19 julio, 2013

    @ Shark

    "todos recordamos aquella mítica final de la UEFA ante el Alavés"

    No es por chovinismo, pero pienso que el Alavés jugó mejor durante gran parte de aquella final.

    Cómo me gustaba Astudillo.

    @ Javmgol

    ¿La etapa de Benítez te parece coloreada?

    Respond
  • Jesús 19 julio, 2013

    Si el Liverpool Football Club juega la próxima temporada 2013-14 de principio a fin como en la segunda vuelta de la pasada temporada 2012-13, puede entrar en el Top4 casi seguro. Los chicos de Rodgers jugaron muy bien durante ese tramo de temporada en Liga, si consiguen jugar así de forma constante y sin titubeos de ahora en adelante, pueden conseguirlo. El Liverpool FC está jugando bien al fútbol con Brendan Rodgers, hay que tener paciencia para ver recoger sus frutos, con el tiempo lo va a conseguir si siguen confiando en él y fichándole más y buenos jugadores para seguir creciendo y progresando deportivamente. Los trofeos tienen que llegar y jugando como lo están haciendo últimamente, van a caer tarde o temprano. Equipos como el Juventus de Turín y el Borussia Dortmund son unos buenos ejemplos sobre cómo han ido progresando adecuadamente en diferentes competiciones gracias a una buena filosofía liderada por Conte y Klopp respectivamente. ¿Y por qué no puede pasarle lo mismo al Liverpool FC con Rodgers? En una temporada no se puede conseguir todo, como también les ocurrieron a los otros dos equipos que he mencionado anteriormente. Yo confío mucho en Brendan Rodgers, creo que puede hacer grandes cosas en el equipo de Anfield, Sir Álex Ferguson tardó 7 años en ganar su primera Liga con el Manchester United. Es muy difícil competir en la Barclays Premier League contra equipos como el Chelsea FC, Manchester City FC, Manchester United FC, Arsenal FC y alguno más, pero no es imposible. Hay que tener fe y mucha paciencia con el Liverpool Football Club en la actualidad. Algún día este gigante dormido va a despertar para reinar de nuevo en Inglaterra y en Europa. Siempre es posible.

    Respond
  • @SharkGutierrez 19 julio, 2013

    @Abel

    Sí claro, no digo lo contrario. Solo que recordamos aquella final, precisamente por ser como fue. Como la eliminación del EuroGeta ante el Bayern o el penalti de Riquelme ante el Arsenal en las semis de Champions.

    Respond
  • @DavidLeonRon 19 julio, 2013

    Bufff, recuerdo a Gérard Houllier, personificación del juego directo y de 0 concesión a la estética. Heskey era el resumen, sí.

    En realidad, ahí el Liverpool del pase ya se había ido. Benítez no lo resucita, tiene a Alonso pero juega a otra cosa. Como dije el otro día, la verdad es que se echa de menos a un Liverpool ultracompetitvo en lo deportivo. Anfield ha sido un regalo durante el lustro 2005-2010. Vivir la magia de ese estadio ha sido fabuloso.

    De hecho escuché ayer que en ese periodo tienen un 100% de eliminatorias ganadas en Champions con la vuelta en casa.

    Respond
  • javi15195 19 julio, 2013

    Bueno, estoy aquí como prometí para valorar con vosotros a mi segundo equipo,no por ello menos importante.
    @migquintana
    En cuanto a la cantera, comienzan a salir jóvenes con ganas y madera para triunfar, aunque les quede aún un gran camino de madurez para poder entrar en los planes de Rodgers. Respecto a los fichajes, inlcuso desde la era Benítez no hemos hecho más de 10 fichajes realmente buenos : Reina, Agger,Johnson, Mascherano, Alonso, Kuyt, Torres, Suárez…. ¿? Mi fanatismo me hace confiar en los Henderson, Allen, Jose Enrique…Pero realmente son jugadores útiles y capacitados para llevar el Liverbird?
    @SharkGutierrez
    Es un proyecto a largo plazo, llevará su tiempo. Otra pregunta que me hago es si Brendan Rodgers es realmente el elegido. Su estilo es atractivo y su progresión durante la pasada campaña fue bastante buena, incluso sus fichajes de invierno. ¿Le damos aún un año más de margen, no?
    @javimgol
    Lo de Chelsea y City puede que ayude en cierta medida. Tal vez no sea la forma más ética de crear un modelo deportivo, no posee ese mimo para que se vaya creando poco a poco a tu imagen y semejanza, pero desde luego como red que soy me da más ganas de seguir luchando con nuestro escudo y demostrarle quién es el Liverpool, aunque evidentemente no será nada fácil

    Respond
  • @SharkGutierrez 19 julio, 2013

    @javi15195

    Creo que hay otro artículo que hablará del Liverpool actúal (si mal no he visto). Lo cierto es que yo soy optimista con Rodgers. Ante todo, cauto…a mi es un entrenador que me gusta y que intenta poner las bases de los cimientos, pero siento que su plantilla está incompleta o falta de calidad en algunas líneas, en comparación con los equipos más fuertes del campeonato. Como dijeron más arriba, si conservan a Suárez, los veo luchando por la cuarta plaza, a priori. Ahora mismo, es su techo. Eso y hacer buen papel en la FA Cup o en la Copa de la Liga.

    Respond
  • javi15195 19 julio, 2013

    @SharkGutierrez
    Aún así la política que se está llevando a cabo para fichar esta temporada no me está pareciendo demasiado fiable, a priori. No contemplo eso de gastar 9 millones en un futbolista que jugaba en un filial y tener a Suso sin posibilidad de minutos durante el segundo tramo de la temporada. El fichaje de Aspas puede darle un plus, pero también tiene condiciones que poseen otros futbolistas como Sturridge, Coutinho o Borini. Los 8 millones empleados en Luis Alberto podrían haber sido gastados en otro central para terminar de apuntalar la zaga. Y en el mediocampo, falta otro hombre de corte defensivo. Las anteriores lesiones de Lucas han hecho encender las alarmas en ese puesto.
    Además de eso creo que debemos tomar la iniciativa y no dejarnos influenciar por el afán de fichar, ya que estamos pagando precios desmesurados por jugadores que realmente no tienen ese valor.

    Respond
  • Abel Rojas 19 julio, 2013

    "Como dije el otro día, la verdad es que se echa de menos a un Liverpool ultracompetitvo en lo deportivo. Anfield ha sido un regalo durante el lustro 2005-2010. Vivir la magia de ese estadio ha sido fabuloso"

    Pero, según lo veo yo, cortoplacista. Para mí no se resucitan las formas del Liverpool. Quizás sí hasta cierto punto en lo social, pero nunca en lo deportivo. Y eso no digo que hizo daño pero desde luego tampoco sanó nada.

    Supongo que el crédito a Rodgers es porque sí puede construir en esa línea. En dos semanitas tendremos la resolución de esta serie de artículos con ese tema.

    @ Javi15195

    A mí me cuesta mucho creer en Henderson, tío. Mucho.

    En Allen sí veo más cosas.

    Respond
  • javi15195 19 julio, 2013

    Abel, yo tampoco veía nada en Henderson. Sin embargo tampoco ve él nada claro su rol porque tiene uno para la selección y otro con los reds. Yo sinceramente lo vi bastante bien cuando jugaba como jugador más adelantado en el trivote Rodgers. Presionaba bien arriba y luego sí que aportó algún gol en el tramo final, un box to box. Pero síendote sincero me cuesta encajarle. Y un poco más tras estos fichajes y con el estilo que ha impuesto Rodgers.

    Respond
  • @migquintana 19 julio, 2013

    Abel, ¿crees que Benítez sacó poco partido a ese equipo? Seguramente en cuanto ha resultados es así, un bloque formado por Reina, Carragher, Mascherano, Alonso, Gerrard y Torres, pero ese bloque no dura tanto. Si no me equivoco, Torres llega en 2007 y Xabi Alonso se va en 2009. Son dos años donde consiguen unas Semis+Cuartos de Champions y quedan cuartos+segundos en las ¿Premier Leagues más duras de la historia? Quizás sí que se puede quedar corto, sobre todo por la solidez y la competitividad que mostraban en las grandes noches, pero es que al fin y al cabo Rafa Benítez forma ese equipo. A excepción de Steven, todos son fichajes más el caso de Carragher, que se convierte en un central de élite en su etapa.

    @David León

    El gran Liverpool es la competitividad de la etapa de Benítez y el fútbol de la era Rodgers. ¿Conseguirá el segundo lo primero, que al final es lo más importante? Complicado de predecir, por no decir imposible, pero desde luego la confianza la tiene… y el perfil, que analizaremos en quince días, también.

    @javi15195

    Depende de lo que estén acompañados, como en todo. A mí Jose Enrique y Joe Allen sí me lo parecen, e incluso Jordan Henderson podría serlo, el problema es la inversión que se hace por ellos. No es cuestión de valorar cifras, pero los desembolsos que ha hecho el Liverpool es para haber fichado, al menos, dos jugadores más del nivel de Luis Suarez. Suena un poco a boludez, pero lo que gastaron en Carroll -que a mi me encantaba- es lo que se ha dejado el Mónaco en Falcao. Y lo que han gastado en Moutinho, es lo que se dejaron en Aquilani o Henderson. Y con el PSG, que es otro equipo que ha fichado caro en los últimos años, es que se puede decir lo mismo. Pagan mucho, claro, pero ''sobre seguro''.

    Respond
  • Abel Rojas 19 julio, 2013

    Aquel Liverpool se basa en el recuerdo de la Final ganada y en cinco o seis partidos de Champions que fueron impresionantes. Eliminatoria contra el Chelsea, contra el Arsenal, contra el Madrid y alguna más. Pero no era un equipo que sentase a un aficionado imparcial cada fin de semana ni por espectáculo ni por calidad de juego colectivo. Fue un conjunto sin ninguna capacidad para proponer, para solucionar retos ofensivos. Ni juego directo, ni juego masticado, ni rápido ni lento, no tenía un método de ataque que funcionase con regularidad en ningún instante.

    Y encima, como digo, el tiempo ha probado que fue un proyecto cortoplacista que dejaba muy poco a lo que agarrarse. No sentó unas bases como Wenger y Mourinho en Londres o Ferguson en Manchester.

    Respond
  • @DavidLeonRon 19 julio, 2013

    "no era un equipo que sentase a un aficionado imparcial cada fin de semana ni por espectáculo ni por calidad de juego"

    Sí pero no. Hubo "Liverpools" que consiguieron atacar de forma tan rápida y tan mecánica que terminaron siendo agradables.

    Los topes de Alonso, Masche, Gerrard y Torres, con las gotitas de Babel, el liderazgo de Carragher, el mejor juego de Reina… hubo un Liverpool de interés, pero ese sí que duró poco.

    Respond
  • javi15195 19 julio, 2013

    @migquintana
    Cierto, pero como ya comenté, también le ha afectado la variedad a la que se ha visto obligado en cuanto al baile de posiciones : lateral,mediocentro, volante…. El mejor Hendo ha funcionado cuando ha tenido detrás a Gerrard y Lucas cubriéndole las espaldas. El problema nuestro ha sido eso precisamente, fichar promesas, y no "sobre seguro". Nadie hubiera pagado 40 por Carroll ni 20 por Aquilani en sus respectivas etapas doradas.
    ABEL ROJAS
    Puede que el proyecto Benítez quedara en mero espejismo, pero también creo que los fichajes hechos por la directiva ( y no por él) condicionaron sus automatismos. Demasiado meticuloso como para dejar aspectos tan importantes como los que tú comentas en la improvisación, ¿no? Ahí hay gato encerrado… Puede que sus problemas con la directiva en los últimos años tengan algo que ver.

    Respond
  • AJ23 19 julio, 2013

    A Keane no lo ficha Rafa, sino Parry. Fue subcampeón con unos empates tontos en casa y contra un United que tenía el temible ataque de Rooney, Nani, Ronaldo, Tevéz y berbatov. Casi nada!!! hay una figura en la historia del club que fue Sir John Smith que fue Chairman desde 1977 hasta 1990. Curiosamente último año que se ganóa la Liga. Yo opino igual que Sir Alex, LFC es un gigante dormido y volverá. A Liverbird upon my chest!!

    Respond
  • @migquintana 19 julio, 2013

    Sí, estuve hablando con Juan Liverpool sobre el tema y todas las fuentes dicen que es un fichaje impuesto por Parry, pero había que meterlo en la etapa de Rafa Benítez. Lo que deja una reflexión curiosa en torno a los últimos años de Rafa Benítez y a las nuevas ingerencias de las directivas del Liverpool, porque la teoría dice que Roberto Martínez rechazó el cargo porque quería plenos poderes y que Brendan Rodgers, a la postre, es ''only a coach''.

    Respond
  • franitis 19 julio, 2013

    Es cierto que es un equipo capaz de lo mejor y lo peor… Ahí tenemos a X. Alonso, Arbeloa, Josemi, Luis García, Maxi Rodríguez, Reina, Mascherano, Agger, Kuyt… Si me apuráis meto a Smicer o incluso a Milan Baros. Después han llegado los Keane, Aquilani, Carroll, Dossena, Voronin (aunque éste vino gratis…). Pero entiendo que hay otros que sí ilusionan en la plantilla actual (G. Johnson, J. Enrique, Suárez, Downing, Sturridge, Coutinho, los mismos Allen y Henderson, que pueden dar mucho más…). Ahí hay materia para trabajar, junto con la llegada de Aspas este verano.

    Dos apuntes, ¿Qué pensáis de Borini, se puede sacar algo de él, o como apuntaba, se ha quedado en otro potencial sin explotar? y ¿Os parece bien que se haya cedido a Suso en lugar de darle más oportunidades como sí se ha hecho este año con Sterling? No creo que el Almería sea el mejor escaparate para este chico, realmente…

    Respond
  • javimgol 21 julio, 2013

    Entendiendo que en el próximo artículo hablaremos del Liverpool 13/14 (y ahí analizaremos la plantilla actual), yo quiero defender a Rafa Benítez. Sí, no ganó muchos títulos y en Inglaterra solo compite por la Premier un año (aunque ese año sin el gol de Macheda seguramente hubiera sido nuestra), pero el equipo volvió a la élite absoluta. Que es el lugar natural del Liverpool.

    Rafa, como todos, hizo fichajes buenos (Reina,los centrales, Arbeloa, Xabi, Mascherano, Torres, Kuyt) y otros que no (Voronin, Babel y un largo etcétera), pero el equipo era muy reconocible y capaz de ganar a cualquiera, especialmente en Anfield que era un auténtico fortín. Creo que ayudó mucho que dio plenos poderes e hizo llevar al culmen de sus carreras (e incluso a un nivel superior al que realmente tenían) a ya dos leyendas vivas del club como Jaime Carragher y Steven Gerrard

    Para mí es una etapa de color. La mejor desde el 90, por encima del Triplete de "Copas Mickey Mouse" (como tacharon para mofarse los fans del ManU) del 2001.

    Respond
  • @DavidLeonRon 21 julio, 2013

    @franitis

    Voy a decir una perogrullada, pero es que la diferencia el marca el cuarteto (o trío + 1) Gerrard-Alonso-Torres + Mascherano (en ese contexto, élite absoluta). El Liverpool tiene a uno a la altura de esos pero se queda lejísimos de marcar diferencias con algún centrocampista.

    Gerrard-Alonso fue un lujazo de Copa de Europa, claro. Si los tuvieran hoy, jugadores medios darían un evidente salto de calidad al calor de ellos dos.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.