Liverpool FC (I): La fórmula del éxito


“My greatest challenge is not what’s happening at the moment, my greatest challenge was knocking Liverpool right off their fucking perch”. No cuesta demasiado imaginar a Brian Clough o Ron Atkinson pronunciando estas palabras en pleno apogeo red, pero en realidad son obra de Sir Alex Ferguson… en 2002, doce años después de la última liga del Liverpool y tras siete de su Manchester United. Esa posición de privilegio de la que el técnico escocés quería apear a su máximo rival, por tanto, no era otra que la hegemonía histórica del fútbol inglés. Un honor que el Liverpool alcanzó en los setenta y consolidó en los ochenta, pero que tiene su punto de partida en 1959 cuando Bill Shankly, otro escocés, cogió las riendas de un club, por entonces, en la Second Division.

Su impacto en el Liverpool va más allá de convertir en campeón a un club que en 67 años sólo lo había sido cinco veces. Es una cuestión de filosofía, identidad y orgullo. Bill Shankly canalizó los sentimientosShankly dio la personalidad a la ciudad y a su propio club de la parte red de Liverpool, enseñó a su equipo cómo portarlos con orgullo y los aficionados hicieron el resto definiendo los símbolos que aún les representan. The Kop se hizo conocida por su apabullante energía, el “You’ll Never Walk Alone” se adoptó como himno por petición popular y Anfield se convirtió en un lugar tan mágico como The Cavern. Fue un proceso lento, asumido de forma natural y que se vio acompañado, por supuesto, por lo que se decidía en la histórica boot room. Allí Shankly no abandonaba su rol de manager, pero lo ejercía a su manera. En un ambiente de copas y puros, hacía partícipe de las decisiones a un staff técnico muy bien definido y aún mejor complementado. Mientras Joe Fagan hablaba del estilo que debía tener el equipo y Reuben Bennett hacía hincapié en lo físico, Bob Paisley señalaba los fichajes que debían hacerse para seguir creciendo.

Así, contando también con la opinión de sus propios futbolistas, peinaron el fútbol británico en busca de talento a bajo coste. Al canterano Callaghan y el goleador Roger Hunt se le unieron rápidamente el defensa Ron YeatsEl buen ojo fichando dio la posibilidad de ganar títulos y el delantero Ian St.John, dos hall of fame del club que llegaron justo por la mitad de lo que le costó al United recomprar a Law. El rastreo y buen ojo era tal que, cuando Hunt y St.John comenzaron su cuesta abajo, llegaron John Toshack (£110.000) y el legendario Kevin Keegan (£35.000) procedentes de la cuarta división a la vez que Tottenham o Arsenal fichaban campeones del mundo como Peters o Ball por más de £200.000. El Liverpool se había convertido en un muy buen equipo y, tras algunos títulos en Inglaterra y varias tentativas en Europa, en 1973 los reds lograron un histórico doblete con Liga & UEFA. Al año siguiente, Shankly se despidió del club al que había enseñado la fórmula del éxito a nivel institucional, deportivo y social. Su figura caló tan hondo que sería imposible olvidar su legado, pero antes de irse, por si acaso, clavó la placa de “This is Anfield” en la bocana de vestuarios “para recordar a nuestros muchachos qué camiseta defienden y a nuestros adversarios contra quién juegan”.

Bill Shankly reconoció que se equivocó retirándose tan pronto.

Su sucesión podía plantear un debate complejo, pero Shankly lo evitó designando a Bob Paisley como su heredero. No había razones para grandes cambios; el modelo debía mantenerse como sucedería años más tarde con Fagan y Dalglish. Paisley asumió el mando, mantuvo la tradición del boot-room con el mismo staff de Bill (a Fagan y Bennett se les habían unido Roy Evans, Ronnie Moran y Tom Saunders), y llevó al Liverpool a las cotas más altas. Para ello, aunque mantuviera su don para cazar jóvenes talentos como el lateral Phil Neal (cuarta división), el club dio un paso adelante en su ambición en el mercado.

Así debía ser, sobre todo, tras la marcha de Keegan en 1977. El Liverpool acababa de ganar la Liga y su primera Copa de Europa, pero vio como su estrella fichaba por el Hamburgo por medio millón de libras. PaisleyKenny Dalglish mejoró incluso la labor de Kevin Keegan miró entonces a Escocia, preparó una cifra récord (£440,000) y se trajo a Kenny Dalglish, acompañado por Alan Hansen y Graeme Souness. “King Kenny” no sólo cumplió las elevadas expectativas, sino que encajó aún mejor que Keegan en el esquema de Paisley. Así, con él en punta y los otros dos escoceses como titulares, tiranizaron el fútbol inglés y ganaron otras dos Copas de Europa para mayor gloria de la ciudad. El Liverpool se convertía en un club histórico de grandes leyendas, que sabía mezclar carreras muy largas (Ray Clemence 662 partidos; Emlyn Hughes 665) con una continua renovación que provocaba que entre la primera Copa de Europa de Bob (1977) y la tercera (1981) sólo repitieran en el once cuatro futbolistas. Para garantizar esto, cuatro años antes de irse, Bob Paisley tomó la decisión de romper otro récord: pagar £300.000 por un juvenil. Era toda una declaración de intenciones: el L’Pool tenía el mejor equipo de Inglaterra, con Dalglish como estilete y decidía fichar a Ian Rush, el mejor joven del país.

Como si de la tercera y cuarta posta de una carrera hacia la gloria se tratara, Joe Fagan y Kenny Dalglish continuaron la labor de Bill Shankly y Bob Paisley. Grandes nombres para grandes metas y grandes resultados. Con Fagan el Liverpool logró un triplete que culminó al derrotar a la Roma en su hogar, pero alcanzar la siguiente final fue su triste despedida. Caer ante la Juve fue lo de menos, aquel día se produjo la tragedia de Heysel. El técnico decidió retirarse, abandonar el club tras 36 años y ceder el testigo a “King Kenny”, que ejercería de jugador-entrenador y asumiría la labor de liderar al club durante su larga sanción europea. Lo que podía suponer un indirecto golpe de muerte a la hegemonía del Liverpool en el fútbol inglés, no lo fue ni mucho menos. Su heredado passing game, con Jan Molby como pieza clave y John Barnes como estrella, siguió dominando Inglaterra.

Durante estas cuatro etapas, el Liverpool tuvo un mismo estilo.

“Simplemente pásale la pelota al futbolista de rojo que tengas más cerca”. Esta frase, célebre por su sarcasmo, era la máxima del estilo que implantó Bill Shankly cuando, en un tiempo donde pocos contradecían el tradicional kick and rush, buscó rasear el cuero. No extraña, por tanto, que nada más llegar obligase a la directiva a arreglar el maltrecho césped de Anfield y que Fagan, que había militado en un ManCity pre-Revie ya de gusto por el toque, se encargara del trabajo táctico del equipo. Esta idea de juego, que se mantuvo incluso sin ellos en el club, se vio siempre potenciada por el carácter ganador que se forjó en Liverpool desde 1959. Cada minuto, cada partido y cada campeonato lo competían al máximo. Siempre tenían varios frentes abiertos, pero jamás renunciaron a uno. Así se explica que durante el reinado del boot room y el passing game, los reds acumularan 13 Ligas, 13 Supercopas, 4 FA Cup, 4 Copas de la Liga, 4 Copas de Europa, 2 UEFAs, 1 Supercopa de Europa… y 23 subcampeonatos. Lo que sucedería a partir de 1992, sin “King Kenny” y con el nacimiento de la Premier League, ya es otra historia.

 
 

Este artículo hubiera sido imposible de realizar sin la inestimable y enciclopédica ayuda del amigo Sergio Vilariño.


31 comentarios

  • @SharkGutierrez 12 julio, 2013

    Hay que añadir a este magnifico texto de Quintana, que en los noventa no tuvieron para nada una mala generación. con Jamie Redknapp, Steve McManaman, Michael Owen o Robbie Fowler o Jamie Carragher. Lo que ocurrió después fue que "el passing ball" dejó lugar a algo sin definir hasta la llegada de Benitez.

    Por cierto, que aún me acuerdo de Bruce Grobbelar y su famoso bailecito en la final de Copa de Europa. Un portero sobrio y seguro procedente de Sudárfica y naturalizado Zimabuense (y era de raza blanca). Me sorprende también que poca gente se acuerde de Souness o Sammy Lee (que fue compañero de Robin también en Osasuna a finales de los 80).

    Respond
  • javimgol 12 julio, 2013

    All round the fields of Anfield Road where once we watched the king Kenny play…and he could play!

    Granddísimo texto. Felicidades de parte de un fan del Livpool

    Respond
  • @migquintana 12 julio, 2013

    @Shark Gutierrez

    Aún no hemos llegado a los 90, ya tocará hablar de esos nombres. En cuanto a Bruce Grobbelar, es otro jugador que habla de lo bien y barato que fichaba el Liverpool -que jugó sólo unos meses en un equipo inglés de la cuarta división, porque procedía a un equipo canadiense-. Algo parecido a lo que pasó con Ray Clemence, portero al que sustituyó el propio Grobbelar y que llegó muy barato procedente de un equipo de tercera división. Un escandalazo como fichaban, sobre todo, el tandem Shankly & Paisley.

    @javimgol

    ¿Has visto el vídeo hipervinculado en Anfield? Es un documento de la BBC en 1964 de un partido que el Liverpool gana 5-0 al Arsenal y donde sale The Kop cantando ”She Loves You”. Una auténtica pasada. Y un buen regalo de cumpleaños. Un abrazo, pásalo muy bien hoy! 😉

    Respond
  • Abel Rojas 12 julio, 2013

    Aguarda, aguarda, Shark.

    Es el primero de una serie de, en principio, tres artículos.

    Respond
  • Michiel 12 julio, 2013

    "Lo que sucedería a partir de 1992, sin “King Kenny” y con el nacimiento de la Premier League, ya es otra historia."

    Esto promete … Es fascinante aprender de la historia de los clubes y como pequenos detalles pueden cambiarla y tener tanta influencia en un futuro. (Perdon por las faltas pero ahora mismo estoy con un teclado sin acentos ni nada por el estilo).

    Respond
  • @estoesanfield 12 julio, 2013

    Gran texto, enhorabuena. Hoy por cierto se cumplen años (1974) que Shankly abandonaba el conjunto red.

    Respond
  • @SVilarino 12 julio, 2013

    Grobbelaar, como muchos otros en la época fue reclutado durante giras de equipos de la NASL alrededor del mundo.. En el caso de Sudáfrica, la influencia de Jomo Sono (seguramente su jugador más internacional), que estaba en el Cosmos, ayudó mucho. Además, se daba el caso de que muchos de esos equipos de la NASL tenían contactos con equipos ingleses. O mejor dicho "hilo directo". Vamos, que se cedían jugadores durante los períodos en que el equipo no jugaba. Los Whitecaps eran un equipo dirigido por jugadores ingleses (el más notable Tony Waiters, ex portero internacional del West Brom).Así terminó Grobbelaar jugando cedido en el Crewe Alexandra. Así es como el famoso Trevor Francis, en lugar de irse a Mallorca en verano, se iba a jugar al Detroit Express cobrando un pastizal.

    @Shark

    Hombre, "sobrio y seguro" no se yo si serán las palabras que mejor definen a Grobbelaar xD

    Respond
  • piterino 12 julio, 2013

    Me gusta comentar en los posts para participar del debate y aprender, pero hoy solo lo hago para felicitar a Quintana. Ya he aprendido suficiente leyéndole ^^.

    Bueno, sí diré que, repasando cómo se fue forjando la identidad del Liverpool y su grandeza, este verano me está decepcionando muchísimo el proyecto deportivo. Sin ser brillantes, los dos últimos años había creído (querido??) ver los cimientos de algo parecido a un Liverpool con todas las letras (gente joven, firmeza de ideas, cierto regreso a lo británico, estilo vertical pero de balón al piso, osadía, …), pero lo de este verano me tiene, como intuyo que a la mayoría, desconcertadísimo.

    Respond
  • @DavidLeonRon 12 julio, 2013

    "decidía fichar a Ian Rush, el mejor joven del país"

    Como Barnes, Rush es otro mito que vi cuando estaba ya viejísimo. Le recuerdo haciendo sus golitos en el Liverpool de los 90. La gente hablaba de él como una gran leyenda goleadora. Claro, no se correspondía con la realidad actual pero sí tengo en la memoria el respeto que generaba su figura.

    Respond
  • Abel Rojas 12 julio, 2013

    @ Piterino

    Mmm. Creo que todos estamos un poco de acuerdo. El año pasado nos ilusionamos mucho -demasiado- y éste parece un bajón.

    Pero todo tiene una explicación que quedará más que expuesta al final de esta serie de artículos 😉

    Respond
  • Abel Rojas 12 julio, 2013

    @ Vilariño

    También a mí me ha escamado la definición de Shark ^^ No lo tenía yo por un tipo de ese perfil ^^ Aunque tampoco soy un experto ni mucho menos en el Liverpool. Seguro que nuestros colegas de Esto es Anfield sí están mucho más al día de todo.

    @ Michiel

    Tranqui 😉 Se agradece la participación incluso cuando hay contratiempos de ese tipo!!

    Respond
  • @migquintana 12 julio, 2013

    Es que con los porteros se refleja muy bien la política de fichajes del Liverpool en esta época. Con Shankly, Ray Clemence llega de un equipo de cuarta división en 1967 por £18,000 y termina jugando 665 partidos en el Liverpool. En 1981, Paisley decide fichar a Bruce Grobbelaar por £250,000 y Clemence se termina yendo al Tottenham por £300,000. Grobbelaar, termina jugando hasta 1994 disputando 628 partidos en el Liverpool. Es decir, que entre dos porteros cubren 27 años de historia del club con muy buenas prestaciones e, incluso, ganando unas cuantas miles de libras por el camino. Impresionante gestión.

    @piterino

    Esto lo iremos analizando en las próximas entregas, porque hay mucho que decir. Personalmente, también me ilusioné con la llegada de los inversores americanos y el crecimiento que se podía derivar de ello, pero los resultados no han acompañado y este verano están haciendo cosas que se salen un poco de la lógica. Al menos de la nuestra… porque ya lo explicaremos. 😀

    @David León

    El máximo goleador del club. Y no sólo por lo dilatada de su carrera.

    Respond
  • OsKar108 12 julio, 2013

    ¡Oh! Muy buen artículo, y me ha hecho mucha ilusión encontrarme con un texto de histórico sobre el "mi" Liverpool (3 son "mis" equipos del corazón). Gracias, me ha gustado mucho.

    ¡Saludos!

    Respond
  • Fagarcia 12 julio, 2013

    Algo que nunca me ha gustado del Liverpool es que tiene cierta melancolía que te deprime. Lees sobre Heysel, Hillsborough y son cosas que de una forma u otra tienen que marcar al club.

    Respond
  • @migquintana 12 julio, 2013

    De hecho, cuando hablé con Vilariño me hizo hincapié en lo sorprendente que fue que, tras Heysel y perder a Joe Fagan como técnico, el Liverpool se repusiera tan bien en los años inmediatamente posteriores pese a no poder disputar competición europea. Eso sí, coincido bastante contigo al denotar esa cierta melancolía en el ambiente del Liverpool. Parece que incluso está asumido. De hecho, creo que tiene mucho que ver también con la ciudad, pero tampoco quiero destrozar la segunda entrega… 😀

    Respond
  • @Cerdido_ 12 julio, 2013

    Sobre la historia del Liverpool hay un hecho del que es protagonista pero de forma indirecta y que marcó su futuro y el del futbol inglés. Fue la Charity Shield de 1974 que jugaron contra el Leeds… de Brian Clough y que ganaron los Red (creo que en penaltis). Siempre se dijo que las relaciones entre el carismático entrenador inglés y su nuevo equipo, que ya no eran buenas quedaron irremediablemente rotas en ese momento y poco mas duraría en el cargo. De no haber sido así y haberse consolidado en un equipo que por aquel entonces era el mas potente deportiva y económicamente de Inglaterra, haciendo futbolficción, se puede imaginar que el Leeds ocuparía un rol semejante al que ocupó finalmente el Liverpool.

    Una historia que se acaba de un modo u otro en Heysel. No estoy tan de acuerdo con que no afectase al L'Pool. Si que siguió dominando en Inglaterra pero en los siguientes años se fueron varios jugadores (Rush a la Juve por ejemplo) amén de la marcha del entrenador. Además que por aquellas el Liverpool ya era un club de ambición máxima europea en el sentido de que era siempre el objetivo a ganar o a competir, y se quedaron sin ese alimento.

    Fantástico Quintana, me ha encantado.

    Respond
  • Jesús 12 julio, 2013

    Aún recuerdo el último Liverpool campeón de Liga en 1990 con Grobelaar;Nicol,Hansen,Hysen,Burrows;Houghton,Whelan,McMahon,Barnes;Beardsley y Rush. Sus principales rivales fueron el Villa de McGrath y Platt y los Spurs de Gascoigne y Lineker. Me ha gustado mucho el artículo, felicidades.

    Respond
  • Abel Rojas 12 julio, 2013

    @ Cerdido

    Y que habría que ver cuántas Copas de Europa tenía el Liverpool sin aquel triste episodio.

    Antonio León, que como ha dicho David es un fanático de este equipo, opina que era el mejor de Europa pero con plena jerarquía en sus tiempos, en plan Milan de Sacchi o Barça de Pep,

    @ Jesús

    Brutal.

    Respond
  • @SVilarino 12 julio, 2013

    @Abel

    A ese nivel? Bien, supongo que serán los matices que te dan el "haberlo vivido". Nunca me pareció tan tan bestia, pero sí es cierto que entre el 77 y el 85, ganase quien ganase la Copa de Europa, con Forests, Hamburgos y Juventuses muy fuertes, pero la sombra del Liverpool en plan "sigo siendo el rey" está presente, incluso en publicaciones de la época.

    Respond
  • @Cerdido_ 12 julio, 2013

    @Abel

    Es que es un "break" a todos los niveles. Ya no solo el Liverpool, sino el futbol inglés es el dominador de los años anteriores en Copa de Europa y tras esto habría que esperar al ManU a que la ganase… 14 años después.

    Heysel es brutal y así hay que valorarlo en la historia del Liverpool. 10 años de sanción rebajada a 6, a 6!!! eso son dos proyectos deportivos, mas o menos, lastrados. Que se siguió dominando en Inglaterra, pero el daño es terrible por eso que decimos, se le quita su alimento. Y no regresará a la máxima competición continental hasta la 2001-2002!

    Además lo que afectó al futbol inglés en general, que también fue sancionado creo que por 3 años y como digo, los que eran dominadores no repetirián hasta el 99 con el ManU. Imaginaron lo que fue eso: el Liverpool la lía en la final de Copa de Europa y eso afecta a todo el fútbol inglés. Vale que fue la gota que colmó el vaso de todos, que no fue un hecho aislado y no fue solo algo hecho por los Red, pero fue el desencadenante. La liga inglesa pierde nivel, todos son afectados y el L'Pool queda señalado, imaginaros como sería visto por el aficionado medio…

    Respond
  • @SVilarino 13 julio, 2013

    @Cerdido.

    Al final la sanción queda en 6 años para el Liverpool y 5 para todos los demás.

    Como curiosidad, la sanción afecta el primer año al Everton (curiosamente), que había ganado la liga y era uno de los favoritos para esa Copa de Europa del 86.

    Respond
  • javi15195 17 julio, 2013

    Mi pregunta es cuándo volveremos a ser un leve reflejo de lo que fuimos entonces….

    Respond
  • @migquintana 17 julio, 2013

    Esa pregunta no tiene respuesta. Lo que sí te puedo decir es que el viernes sacamos una nueva entrega de la serie… y que el artículo se cierra con una reflexión sobre esto mismo que comentas. 😀

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 julio, 2013

    La verdad es que un Liverpool grande (deportivamente, en lo social siempre lo es) es algo que se he echa de menos. Ese lustro entre 2005 y 2009 con Benítez fue maravilloso para el aficionado. Terminó siendo un equipazo (ganó la Champions cuando para mí no lo era) y recuperó cosas históricas como la magia de Anfield. Visitar Liverpool llegó a ser una faena muy, muy seria.

    Tienen que estar en la Copa de Europa siempre, y no es sencillo que vuelvan de inmediato.

    Respond
  • javi15195 17 julio, 2013

    Estaré atento para leer la segunda entrega. Los años de Benítez fueron muy buenos, aunque todos los reds hubiéramos deseado conseguir una Premier,como la del año 2008-2009. El nuevo proyecto tiene buena pinta pero se encuentra a años luz de lo que un club como este debe aspirar.
    Ahora dejo caer una pregunta :
    Tras la marcha de Benítez del Liverpool, ¿es considerado como un entrenador infravalorado?

    Respond
  • @migquintana 17 julio, 2013

    Valorar a Rafa Benítez me parece muy complicado, porque es de una forma muy particular y hace las cosas muy a su manera. De todas formas, uno analiza su trayectoria, sus decisiones, los contextos donde llega y lo que termina sacando… y para mí es de notable alto. Salvo en el Inter de Milan, donde ha ido ha cumplido los objetivos, en el resto de equipos ha dejado cosas interesantes. ¿Qué ocurre? Yo creo que al ser tan especial, tanto por sus decisiones como por el estilo del que impregna a sus equipos, no es un entrenador válido para todos los equipos. De hecho, con su reputación y méritos, tiene acceso a muy pocos equipos grandes, algo que le ha penalizado desde que salió de Liverpool.

    Respond
  • javi15195 17 julio, 2013

    Estoy contigo Miguel. Rafa es un entrenador especial, de los que superpone todo lo concerniente a la táctica antes que a la imaginación o al talento de sus futbolistas. Sin embargo opino que es un grandísimo míster por varias razones. La primer razón es que es uno de los pocos hombres que ha roto el bipartidismo Madrid-Barcelona implantado en nuestra liga en este siglo XXI. Tras sus éxitos valencianistas, el Liverpool requirió sus servicios. He aquí la segunda razón : no solo devolvió la ilusión a un histórico, si no que les dio el placer de volver a tocar cielo europeo y a competir con los equipos más grandes del mundo temporada tras temporada. Es contratado por el Inter como sustituto de Mourinho y a pesar de no contar con mucho apoyo y de recaer sobre él uno de los mayores pesos en un cargo en el fútbol actual consigue llevarse 2 títulos. Tras una época de relax, el Chelsea decide acudir a él. De aquí se puede sacar otra conclusión : Roberto Di Matteo había sido despedido tras haber conseguido la Champions la temporada anterior y ser adorado por la mayor parte de la afición blue y Rafa venía como sustituto, siendo menospreciado y odiado por la mayoría de la afición. Sin embargo afloró su profesionalidad : ganó un título y alcanzó el objetivo del Chelsea de llegar a puestos Champions. A mi parecer creo que son razones de bastante peso Miguel!

    Respond
  • Antonio 17 julio, 2013

    Felicidades por el artículo. Me parece completísimo, la labor de recogida de información que habéis hecho es encomiable. A pesar de ser aficionado al Liverpool y sobretodo de su historia desconocía detalles como lo que costaron las grandes estrellas de esos años. Poco más se puede añadir.

    Está claro que del Liverpool te engancha todo. Su historia, su afición, la institución en sí es impresionante. Si a eso le añadimos su situación actual, en comparación con todo lo que se cuenta en el artículo lo hace si cabe un club más atractivo para los que somos un poco románticos del fútbol. Aunque es una situación muy triste. La comparativa con el ManU desde la creación de la Premier es desastrosa, inaceptable. Imaginad un caso así con el Real Madrid (que ya le pasó antes de la llegada de Di Stefano) o con el Barcelona. Supongo que hablaréis de esto en la segunda parte. Los que no somos Rodgeristas somos más pesimistas que nunca, no vemos la luz al final del túnel.

    Poco más que añadir, felicidades de nuevo y comentar un detalle. Como bien explicáis Shankly construye la historia de este equipo pero no termina ganando ninguna Copa de Europa. Sin embargo llega Paisley y gana tres. El único entrenador en la historia del fútbol que gana tres. Y Fagan llega a dos finales, ganando una. Sin embargo en Liverpool la leyenda indiscutible es Shankly por crear un equipo de leyenda. Más que un equipo, un club de leyenda. Me parece un detalle interesante, ahora que se habla con tanta pasión de la Champions. En Madrid por ejemplo más que pasión, obesión. Basar el fracaso de Mourinho en no ganar una Champions en tres años es cuanto menos sorprendente.

    Saludos a todos.

    Respond
  • @migquintana 17 julio, 2013

    @javi15195

    A mí es que me parece un gran entrenador. Sus propias características le hacen no ser un superclase, pero en el entorno adecuado hace una labor que muy pocos pueden mejorar. Mismamente, como debatiremos el viernes a buen seguro, su labor en Liverpool es buenísima… a muchos niveles.

    @Antonio

    Gracias! Me alegro de que te haya gustado! El tema es lo que comentas, parece una sucesión perfecta desde Shankly a Dalglish. El primero pone las bases del club, pone el poso de grandeza. Paisley, que es quien tiene un ojo envidiable cazando talento, hace un equipo formidable que rompe a ganar en Inglaterra y domina en Europa. Llega Fagan, quien amaba el passing game, continúan los éxitos y, por lo que he podido leer, conforma el equipo (Liverpool '84) preferido de la mayoría de aficionados. Y después, agotados los hombres fuertes de ese boot room, le dan el paso a Dalglish, que en su día había sustituido a Keegan.

    Yo no sé si la gestión de un club puede ser más perfecta. Son demasiados aciertos.

    Respond
  • javi15195 17 julio, 2013

    @migquintana como buen red que soy, me pasaré por aquí para debatir con muy buen gusto vuestro segurísimo gran artículo :)

    Respond
  • Rafiki4 17 julio, 2013

    Muy buen articulo aunque me hubiese gustado que se extendieran un poco mas con la época Shankly y su continuo desprecio al Everton (he leído la mayoría de sus frases referentes a este tema y son sorprendentes) pero ojo no es una critica.

    No sabia q Shankly no había ganado una copa de europa con el equipo viendo el alta estima en q le tienen uno pensaría q el Liverpool gano al menos 3 con el, creo que lo de shankly solo es comparable a lo de Busby en el United (Encuentro sorprendente lo "fácil" con que los técnicos escoceses triunfan en Inglaterra o al menos se convierten en leyenda)

    Con respecto a lo de Benítez creo q fue un error quedarse en el Liverpool esa ultima temporada la posterior a la venta de Alonso xq venia de ser subcampeón y termino siendo 6 o 7mo si no me equivoco, también creo que lo penaliza el solo haber podido ganar una liga creo q si hubiera logrado ganar una con el Liverpool seria un técnico mas cotizado

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.