Héroes: The Dark One


Apostado en una cornisa, el caballero de la noche contemplaba afligido Gotham City. Sabía que la oscuridad que se precipitaba frente a sus ojos difícilmente se disiparía en el futuro. ¿Cómo iluminar las tinieblas de sus ciudadanos si ni tan siquiera él era capaz de dar término a la suya propia? Vigilar el abismo, eso era cuanto podía ofrecer. Cuando a su retorno Robin reparó en su pesadumbre, asumió, de inmediato, que, una vez más, él daría la rueda de prensa al día siguiente…

ANTIHÉROE

Si alguien responde al prototipo de antihéroe en el mundo del fútbol ese es José Mourinho. Por donde quiera que pasa el entrenador portugués deja un reguero de incondicionales y detractores que lo idolatran y reprueban con el fervor con el que se digiere a un antihéroe. Un arquetipo que, desde un punta de vista global, nadie ha popularizado tanto como Batman.

Tras una fluctuante evolución que alcanzó su punto más disparatado con la etapa pop de los años sesenta, la labor de Frank Miller, con la serie Dark Knight Returns (1986), las películas dirigidas por Tim Burton, Batman (1989) y Batman Returns (1992), y las de Christopher Nolan, Batman Begins (2005), The Dark Knight (2008) y The Dark Knight Rises (2010), devolvieron al hombre murciélago al perfil sombrío con el que fue concebido.

¿Pero en qué consiste exactamente el arquetipo del antihéroe?

Dicha figura emerge a partir del sacrificio que supone exponerse al rechazo. Pese a cumplir con el carácter salvífico consustancial al héroe, no alcanza la gloria total destinada para los puros en tanto que su servicio transgrede, en su métodos, los límites tolerables por la sociedad a la que salva -sin o con fundamento-. El antihéroe asume la carga de la incomprensión, la persecución y el repudio por más que su esfuerzo se orienta, eficientemente, en favor de la comunidad.

Su sacrificio, no obstante, tampoco responde a motivos altruistas. Su fin es meramente egoísta, el de resarcir a su ego imponiéndose en un escenario que por injusto y viciado, al menos desde su óptica, en algún momento le ha provocado un daño estimable.

“Un antihéroe no es lo opuesto al héroe, sino un tipo de héroe muy concreto, uno que tal vez pudiera ser considerado un villano por encontrarse fuera de la ley, según la percepción de la sociedad, pero hacia quien el público principalmente siente simpatía” Christopher Vogler

Su acción, de este modo, arrastra dos tipos de corrientes: los que le ofrecen resistencia por no adecuarse a las normas del sistema común (ciudadanos principalmente) y la de los que le conocen entre bambalinas, que comparten su rebeldía y lo veneran (aficionados de su club en el ejemplo futbolístico y lectores en el del cómic).

LA MÁSCARA

El perpetuo conflicto obliga a dichos personajes a parapetarse tras una máscara o identidad pública que es la que carga con el peso de la crítica. En contraste con su uniforme de combate, en su vida privada los antihéroes se enfundan el traje de seductor. Pasan por ser ciudadanos amables y cercanos. Así es en el caso de Bruce Wayne y así es en el de José Mourinho a quien, hasta sus más acérrimos rivales, reconocen una conducta cordial en el trato personal.

Es en el ejercicio de su servicio público cuando los dos se protegen tras una máscara que cumple más funciones que la meramente preventiva. Su uso supone también un elemento estratégico en la disputa, un recurso comunicativo para intimidar, distraer y socavar la confianza del adversario.

Batman es una figura de terror. Reminisciente del vampiro. No disimula su esfuerzo por propagar, a través de su imagen, un miedo que logré alterar a sus enemigos.

“Debo ser una criatura nocturna, oscura e impactante“ The Batman Wars Against the Dirigible of Doom (Detective Comics n.º 33). 1939

De este modo su puesta en escena suele transcurrir en ambientes inhóspitos, estancias sombrías o pasajes con niebla, donde el Caballero de la Noche se presenta, deliberadamente, con una indumentaria ya de por sí amenazante. Mourinho, a cambio, amedranta rivales. Socava psicológicamente. Es un maestro en el uso de los medios para difundir mensajes desestabilizadores. El escenario que reserva para intimidar a sus adversarios, su propio callejón oscuro, es la sala de prensa. Nada de lo que haga en ese espacio sorprende porque todo el mundo presupone, de antemano, que el que allí declara no es José Mario dos Santos Mourinho Félix, sino su histrión.

En cualquier caso, ser el centro de atención es en ambos casos un objetivo. Cualquier elemento formal, encuadrado en el marco de acción de dichos personajes, está orientado a reafirmar la identidad de su alter ego, en resaltar la relevancia de su figura. Así sucede, por ejemplo, con el uso de emblemas, como el logotipo del murciélago o de las siglas personales Z.M (Zé Mourinho), que tanto el de Gotham City como el de Setubal llevan impresos en sus indumentarias a la altura del pecho.

Los colores de Batman coinciden con los dos clubes de MourinhoDesde un punto de vista cromático, es habitual que los antihéroes reafirmen su carácter lúgubre con tonalidades oscuras (El Castigador, el Cuervo, Lobo, el Motorista Fantasma, Spawn, o los trajes de camuflaje de Lobezno y sus X-Forces). La estética de Batman siempre ha cumplido con estos parámetros, evolucionando del azul oscuro y gris al negro que, curiosidades del azar, son los colores de los dos equipos predilectos de Mou: Chelsea, azul y gris, e Inter de Milán, azul y negro. Menos casual sería la querencia del portugués para oficiar, en la banda, luciendo alguna de la tonalidades mencionadas. Y es que los estímulos que Mourinho quiere proyectar al exterior no concuerdan con la claridad: se muestra virulento cuando sus jugadores o el árbitro fallan, no desea que la grada coree su nombre o rechaza la dedicatoria de un gol en su favor. Por si a alguien no le ha quedado claro, él es un caballero oscuro.

COLABORADORES

Transgredir continuadamente el umbral de lo políticamente correcto somete al antihéroe a un desgaste que le obliga a una reclusión casi monástica en su vida privada. Batman se refugia en las profundidades de la Batcueva, sita en el subsuelo de la Mansión Wayne. Sólo en ese espacio encuentra el alivio de desprenderse del peso de su identidad oscura.

Mourinho se bunkeriza en torno a un grupo de colaboradores de fidelidad inquebrantable que han ejercido de Guardia de Corps frente a la hostilidad circundante. El mayordomo Alfred Pennyworth, el gerente Lucius Fox o el comisario Jim Gordon tienen su replica en los Rui Faria, Silvino Louro y José Morais. El caso de Robin merece una mención a parte.

Mourinho hace de sus segundos tipos famososNo hay segundos entrenadores tan populares como los de Mourinho del mismo modo que no hay ayudantes de superhéroe más famosos que los Robin de Batman. Y si esto es así es por la importancia que ambos conceden a dicha figura. Aunque lo tradicional es que un técnico cuente con el mismo asistente a lo largo o gran parte, de su carrera, y que su labor resulte casi trasparente para el aficionado, no resulta así en el caso del entrenador portugués.

Con la intención de disponer de un enlace directo con el entorno, Mourinho acostumbra a nombrar y a dotar de voz, a un asistente local en cada nuevo destino (Steve Clarke, Giuseppe Baresi, Aitor Karanka). NoBatman cambia de Robins como Mou de segundos obstante, también hay que destacar el deseo confeso de que su trabajo perdure a través de profesionales formados a su vera. Un objetivo compartido por Batman para quien, desde sus inicios, también ha resultado vital la ayuda de un aprendiz (Dick Grayson, Jason Todd, Tim Drake, Damian Wayne). Y del mismo modo que hay un Robin rebelde, Jason Todd, podemos encontrar un par mourinhista, Villas Boas, su asistente prófugo e insurrecto.

La concepción mesiánica con la que el antihéroe asume su labor, probablemente, motive esta necesidad de perdurabilidad. Recientemente, Batman ha incentivado la creación de Batman INC, el hombre murciélago como marca. Buscando la difusión internacional de sus métodos y adaptaciones como la posibilidad de Batmans de bajo presupuesto. Mourinho ya hace seis años avalaba una tesis de cuatro universitarios portugueses sobre su metodología de trabajo, a partir de la cual se generó una gran expectación en torno a sus sistemas de entrenamiento.

APRENDIZAJE

Sam Hamm fue el guionista de las películas de Batman de Tim Burton. Para aquel trabajo se basó principalmente en historias y conceptos de autores de cómic, especialmente de la célebre etapa setentera de Steve Englehart y Marshall Rogers, pero en cambio su única aportación significativa al canon del personaje, la presentación de uno de los maestros de Batman en la forma del ambiguo detective Henri Ducard, fue originalmente introducida en un arco de la serie de cómic titulado Justicia Ciega (Detective#598-600) que Hamm guionizó para la editorial DC como parte de la promoción de la película.

Este novedoso elemento aparecía en su guión original para el film, pero no superó el corte de ideas y encontró acomodo en dicho material. Posteriormente otros autores jugaron con la idea de Batman viajando por el mundo y formándose con los mejores. El asesino de primera clase David Cain, el maestro de ninjutsu Kirigi, el cazador Willie Doggett o el salvaje boxeador Ted “Wildcat” Grant constituyen parte de la larga lista de entrenadores en las habilidades eclécticas que confluyen en la construcción de un superhombre hecho a sí mismo.

Batman y Mourinho podrían ser cualquiera de nosotros; no son excepciones genéticas de nacimiento.

Uno de los aspectos más sugerentes del mito Batman es la fantasía de que resulta factible para cualquiera de nosotros convertirnos en él solo gozando del entrenamiento y los recursos adecuados. Batman, al revés que Superman, accesibiliza al superhéroe. Cualquiera puede ser el hombre murciélago. Y esto supone un paralelismo con la figura de José Mourinho. Al igual que Batman, José carece de grandes habilidades físicas naturales. No dispone del talento para el fútbol y mucho menos el de su antítesis (Messi/Superman).

José es un hombre dotado de una gran determinación, que ha viajado por el mundo con el objetivo deMourinho viajó mucho para crecer y aprender adquirir los conocimientos específicos para hacer su trabajo. No solo en la figura de entrenadores como Bobby Robson o, sobretodo, Louis Van Gaal, si no los que pudiera brindarle un filósofo como Manuel Sergio, el hombre que le enseñó que “para saber de fútbol es preciso saber más que de fútbol” o los trabajos pioneros de Vitor Frade y Paco Seirul.lo sobre la conveniencia de crear una metodología de entrenamiento expresamente enfocada para el fútbol.

Sin habilidades especiales, siendo solamente un estudioso del fútbol, Mourinho ha decidido finales europeas y liderado campeones. Esta circunstancia facilita que cualquier adicto al fútbol sin talento en los pies fantasee con que un recorrido similar es posible. Una visión más profunda revela que las habilidades necesarias para dicha hazaña, tanto la de Batman como la de Mourinho, son en si mismas tan extraordinarias como la supremacía congénita de un Superman o un Messi.

APTITUDES

Mourinho enfoca cada proyecto como un reto y una aventura. Cada temporada es el equivalente a una gran saga de Batman, con su villano imposible y sus múltiples dificultades. Si la amenaza no viene a él está dispuesto a viajar para enfrentarla (de Milán a Madrid).

Batman es versátil. Hemos visto un Batman cómico, un Batman James Bond que besa chicas y pilota aviones o un Batman justiciero urbano. El portugués ha liderado equipos de perfil bajo haciéndolos graníticos (Oporto), megaproyectos que aplastaban físicamente (Chelsea) o a un equipo de viejas glorias en decadencia buscando su última oportunidad de vencer (Inter de Milán).

Las cualidades de Batman vienen también determinadas por sus antecedentes. Al igual que LamontNi Mou ni Bruce Wayne tienen superpoderes. Ni los necesitan Cranston (La Sombra) y Diego de la Vega El Zorro, dos de los personajes que lo inspiraron junto al criminal de la película Bat (1926), Bruce Wayne es un millonario que lucha contra el crimen, aprovechando su fortuna personal y sus habilidades: una sobresaliente capacidad analítica, una condición física excelente y una gran destreza para el combate (armas de fuego, esgrima y artes marciales, respectivamente). Tres aspectos que, si no concuerdan, se asemejan bastante a las virtudes más destacadas del repertorio de Mourinho: dotes estratégicas, alto rendimiento físico y máximo espíritu competitivo.

Otra de las fuentes de las que se valió Bill Finger para recrear al Caballero Oscuro fue Sherlock Holmes. En multitud de historias Batman es considerado un detective. Alguien que no solo golpea criminales si no que es capaz de encontrar los patrones e interpretarlos, del mismo modo que esa secuencia de anotaciones, tomadas desde el banquillo por Mou, que luego se traducen en una formulación espontánea cuya respuesta es anotada, en la pizarra del vestuario, durante el descanso de los partidos. Uno de los enemigos clásicos del de Gotham City, el Acertijo, establece incluso un juego basado en darle pistas a Batman para que desentrañe sus crímenes. Una relación en la que el objetivo no es el placer del delito o de la posesión de lo robado si no el duelo de ingenios contra el número uno. Una aproximación equivalente la encontramos en la llegada de Mourinho al Real Madrid con el objetivo de resolver el mayor puzzle de todos. ¿Cómo derrotar al equipo perfecto?

MOTIVACIÓN

Pero si hay argumento que determina la tenacidad de un antihéroe esa es su motivación. Batman no actúa por un ideal de justicia, ni en favor de los más débiles. Como en el caso de otros héroes sombríos (Punisher, The Crow, Wolverine, Daredevil…) su inspiración radica en la venganza. Bruce Wayne fue testigo, siendo niño, del asesinato de sus padres. Su cuidado corrió a cargo de Alfred, su mayordomo, quien ejerció una notable influencia en su formación.

En Mourinho el impulso de revalida se canaliza en clave de necesidad de reafirmación. Aunque el portugués no sea huérfano sí que se gestó, como entrenador, en una situación de desamparo deportivo. Si la mayor parte de entrenadores de primer nivel disponen del aval de un historial como jugador o bien de una experiencia previa como técnico en categorías inferiores, el portugués fue, en su primera experiencia relevante, víctima de un entorno que se ensañó por su carencia de referencias para ejercer en un club de la dimensión del F.C. Barcelona, circunstancia por la que recibió el calificativo de traductor. Su adopción, como en el caso de Bruce Wayne, corrió a cargo de un anciano, Bobby Robson, que le concedió la oportunidad de ser su asistente.

No obstante, para cualquier antihéroe la afrenta padecida, tanto en el pasado como en tiempo presente, no es entendida como un hecho concreto sino como extensión de un orden injusto pertrechado por el poder corrupto.

“Los inocentes se transforman en huérfanos cuando descubren que Dios ha muerto o es indiferente, que el gobierno no siempre es bueno, que las leyes no siempre son justas o que las religiones no cumplen con lo que prometían.” Carol Pearson, El Héroe Interior

Batman no actúa para revertir el sistema, pero sí para tratar de corregir sus déficits, por más que los beneficiados, que a su vez son cómplices por omisión, terminen por tacharlo de criminal. Mourinho, aunque antepone la victoria del equipo a cualquier otro frente, no ceja de plantar cara a lo que él considera, por momentos, un sistema adulterado (medios de comunicación, organismos, colegiados, etc…) del cual se siente víctima por insumiso.

En este sentido, uno de los atractivos de los antihéroes, incluidos los afamados de Gotham City y Setubal, radica en su rebeldía, en cuestionar el orden hegemónico. Para ello, no les queda más remedio que valerse de su propia brújula moral, en el convencimiento de que todos, en el fondo, actuarían del mismo modo en la misma tesitura.

“Te necesitan ahora, pero cuando no, te marginarán, como a un leproso. Su moral, su ética… es una gran mentira, se olvidan a las primeras de cambio. Solo son tan buenos como el mundo les permite ser.” Jocker, The Dark Knight

Cuando consideran necesario transgredir las normas, éticas o legales, lo hacen sin titubear. Batman lo mismo tortura a un delincuente que avasalla las libertades individuales infiltrándose en los celulares de todos los habitantes de Gotham. Los ejemplos en los que Mourinho se ha excedido están en la memoria de todos. La decisión de llegar a esos extremos, de infringir el manual de buena conducta sin disimulo, con la condena pública que lleva implícita, solo es entendible desde el prisma de quien se considera diferente, de a quien ya sólo le importa pasar a la posteridad.

“Como hombre de carne y hueso puedo ser ignorado o destruido, pero como símbolo… como símbolo puedo ser incorruptible, puedo perdurar.” Bruce Wayne, Batman Begins.

Batman y Mourinho. Dos tipos especiales. Dos antihéroes. The Dark Ones.
 

···


···

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER TODAS LAS COLECCIONES DE
– ORIGEN | ECOS –

···


37 comentarios

  • @ca_lerios 26 julio, 2013

    Eres un crack Javier. Me imagino que tu compañero David también. Artículo genial. A la galera de la posteridad.

    Respond
  • Miguel Angel Molina 26 julio, 2013

    Esto está genial!!!

    Lo que le falta es un inicio como "Llovía fuertemente a altas horas de la noche. Las aspas del sistema de riego se hacían escuchar con el eco estruendoso reflejado en las paredes del Camp Nou… " 😉

    Respond
  • xxx 26 julio, 2013

    Genial artículo, pero me habéis matado. Batman, el mejor héroe de todos los tiempos es Mou?

    Respond
  • javimgol 26 julio, 2013

    Muy grande

    Respond
  • javimgol 26 julio, 2013

    Muchos preferimos a Batman a Superman. Y hemos sido de Mou. Gran artículo.

    Respond
  • @migquintana 26 julio, 2013

    “Te necesitan ahora, pero cuando no, te marginarán, como a un leproso. Su moral, su ética… es una gran mentira, se olvidan a las primeras de cambio. Solo son tan buenos como el mundo les permite ser.” Jocker, The Dark Knight.

    No recuerdo exactamente si esta cita sale tan cual en la película, pero creo recordar que sí. Y si en su día me resultó impresionante en el cine, en parte porque es totalmente cierta y abre un debate increíble a muchas escalas, ahora me lo ha parecido más. Grandísimo Javi, grandísimo David. Es un articulazo.

    @xxx

    Sabemos qué cada uno tendrá su opinión aquí. Pasó con Superman, pasa con Batman y pasará con los que se hagan. Así que… ¿por qué no hacemos de eso un rico debate? Dad vuestras opiniones, rebatir los argumentos y jugar con vuestras comparaciones. Eso es lo más bonito. Javi y David han puesto la primera piedra del contenido, pero los que lo completáis y lo termináis haciendo bueno sois vosotros, como siempre en Ecos.

    Respond
  • Ron 26 julio, 2013

    Pues ya sabéis que están planeando un película con Batman y Superman juntos……

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 julio, 2013

    @Ron

    Jajajaja, muy grande el apunte.

    Imagindlo en la vida real… sería un poco como la película; te cogería a contrapié verlos juntos pero después a ver quién les gana:p

    PD. Para imaginación, la de Javi y David. Mamma mía…

    Respond
  • xxx 26 julio, 2013

    @miqquintana si lo que me sorprende es lo acertada que es la comparación, por eso digo que me habéis matado. Vuelvo a decir genial artículo y espero que se me ocurra alguna comparación para poder quitarle a Mou el puesto de "El Caballero Oscuro".

    Respond
  • @migquintana 26 julio, 2013

    Ah, ah! Lo había entendido mal entonces. Disculpa!

    Si se te ocurre, ya sabes. Seguro que a más de uno propone alguna alternativa. Es lo que mola! 😀

    Respond
  • juancristobaldiaz 26 julio, 2013

    Yo entiendo que M. es "anti" en el sentido de que necesita ser el antagonista de un protagonista precedente que viene a ser el bueno de la película, llámese Ferguson, Wenger o Guardiola. Para mí, y ya lo dije aquí, antihéroe en fútbol es otra cosa. Antihéroe, para mí, insisto, es aquel cuyo potencial es el de un grande de verdad, pero que por A o por B acaba en el sumidero de la historia de este deporte. Nombré en su momento a varios jugadores de la Colombia de los 90, todos geniales, de los que ninguno triunfó conforme a lo que su evidente calidad apuntaba. Ésa es la cualidad principal del antihéroe, no la de ser el malo de la película, sino la de fracasar y a pesar de todo sernos simpático y hasta a menudo próximo. Demasiado humano, vamos. Nuestro semejante.

    Respond
  • @Nacho_Aguilucho 26 julio, 2013

    Pues a mí me parece que el artículo es genial y que todo aquel que únicamente ve en Mourinho a alguien con muy mal perder y con autocrítica cero, debería leer detenidamente.

    Mourinho te puede gustar o no, sus formas, cómo juegan sus equipos, te puede parecer que merece la pena o no contratarle contando con toda la polémica que generará y que arrastrará…pero de lo que nadie puede dudar, es de que Mourinho es un auténtico especialista en saber buscar cualquier resquicio, por pequeño que sea, para que sus equipos compitan lo máximo posible. A todos los que dicen, que no tiene ninguna posibilidad al año que viene en la Premier vista su plantilla en comparación con las de ManU y ManCity, cuidado. Mourinho no necesita el mejor equipo para ganar. Necesita un equipo que crea al 100% en su método. De hecho, con el mejor equipo que probablemente ha tenido, es con el que menos ha ganado.

    Respond
  • kay 26 julio, 2013

    Gran artículo,currado e intetesante.Pero muy forzado, para empezar por que Batman no es un antihéroe, es poco sociable, solitario,poco dado al populismo,muy serio pero es que es un héroe como la copa del pino.De hecho siempre se ha dicho que la diferencia entre héroe y antihéroe es si reduce a su enemigo o le vuela los sesos.

    Antihéroe es el primer Lobezno, Han Sólo o, sobretodo, el Deadpool / Masacre de Joe Kelly ( que no el bufón actúal,os recomiendo encarecidamente su segunda y tercera colección en solitario, un drama en clave de comedia) que a fin de cuentas va de eso, ser un héroe, resarcir tu pasado, cuando tus instintos son lo contrario.

    En el fútbol Batman por habilidad sería Raúl,por carácter en la cancha, Zidane.Como entrenador me pega más ( sólo eso, pegar más) el actúal y sombrío Wenger.

    Mou es más por personalidad Tony Stark o el Nick Fury de ultimate.

    Respond
  • Carlos 26 julio, 2013

    Yo en Mou veo al Joker, seguramente el villano más carismático ^^

    Respond
  • @TomasBO96 26 julio, 2013

    Gradísimo artículo, me ha encantado.

    Ayer, cuando por Twitter Abel dijo que no era Cristiano Ronaldo me decepcioné, y así se lo mostré, esperaba a CR, quizá por el hecho de que Messi fuera Superman.

    Y Mourinho creo que encarna bastante bien al personaje, Mourinho en el banquillo es sombrío, más que ningún otro entrenador.

    Respond
  • luás 26 julio, 2013

    +1 a Mou el Joker jaja a veces hasta se le va igual la pelota ^^

    Respond
  • Abel Rojas 26 julio, 2013

    @ Juan Cristobal

    Hombre, eso que describes más que un anti-héroe es un tío que no triunfa ^^ el Anti-Héroe es aquel que está al servicio de la sociedad y la mejora siendo considerado por muchos un villano.

    @ Carlos, Luás

    Yo creo que la grandeza del artículo, que me parece formidable por parte de Javier, es precisamente que queda clarísimo que Mourinho, bajo ninguna circunstancia, puede ser considerado un villano del fútbol. Bueno, sí para benfiquistas en su día, sus rivales de la Premier luego, el Milan más tarde y el Barça después, por supuesto, pero eso es rivalidad. Los entrenadores de esos equipos también fueron villanos para los equipos de Mourinho. La villanía como tal no cabe en el fútbol.

    Y hay muy pocos que hagan más por el fútbol que Mourinho. Para empezar, como hace poco dijo Quique Sánchez Flores, no hay ningún entrenador que haya hecho más por la profesión de técnico que José Mourinho. Los entrenadores son hoy un poquito más considerados y respetados en sus clubes gracias al portugués, porque él se da a respetar, se le respeta y se funciona. A su vez es un tipo que crea riqueza en las Ligas que visita, tanto económica por la atención que suscita como táctica, por ser el gran creador de ideas. Y todos esos aportes, que personalmente creo que son clarísimos, los hace desde una máscara que hace, precisamente, que algunos lo tilden de villano ^^

    Es que el tipo es Batman. Clavadísimo ^^

    Respond
  • @JavierAlberdi 26 julio, 2013

    Gracias a todos de parte de David y un servidor

    @migquintana

    Obviamente Miguel, la intención de este artículo no era el de ensalzar o criticar , o la de dar un valor moral, negativo o positivo, a ningún deportista por medio de la comparación con un superhéroe. Tan solo deseábamos resaltar que los personajes del fútbol tienen una significación que transciende a la aparente y que en ese sentido se podían establecer lineas de relación entre los superhéroes y los futbolistas en nuestra cultura.

    Además, somos conscientes de que la dimensión de las figuras tratadas nos expone a cierto riesgo. Si hay dos superhéroes famosos esos son Superman y Batman. En la misma linea, es imposible encontrar dos personas en el mundo del fútbol que acaparen tantas portadas como Messi y Mourinho.

    Por eso mismo, también comprendemos que hayan aficionados a los que no les guste que se relacione a su superhéroe favorito con un miembro del equipo rival. Nos pasó con Superman/Messi y nos volverá a pasar con Batman/Murinho. En cualquier caso, que nadie se fustigue, estos artículos no tienen ninguna pretensión académica.

    @ron

    jajaja que insinúas?

    @juancristobaldiaz

    Quizás solo nos separa una mera cuestión terminológica en torno a la palabra “antihéroe”. Para referir a lo que tu expresas yo preferiría el concepto “maldito” (en su acepción de condenado). Pero la tuya, por supuesto, es una interpretación válida.

    Antes de iniciar esta serie nos planteamos los paralelismos entre supehéroes y futbolistas y este, el de Batman y Mourinho, nos pareció claro en el sentido que lo desarrollamos en este artículo.

    En cualquier caso recalcar que un antihéroe no es el malo, el villano, sino un superhéroe con “mala prensa” a raíz de la forma con la que logra sus éxitos.

    @kay

    Es que un antihéroe es un héroe pero diferente al convencional héroe solar, como pueda ser Superman.

    Y sí, efectivamente una de las señas del antihéroe es que transgrede, si es necesario, lo permisible para alcanzar sus objetivos. Batman es capaz de torturar a los villanos o de cometer todo tipo de ilegalidades para alcanzar su fin, hasta es considerado un criminal para los ciudadanos de Gotham City, circunstancia que él acepta en sacrificio.

    Dicho lo cual, hay que aclarar que tanto la idea que expresa el artículo como la que tu brindas son meras impresiones subjetivas. La percepción de Batman como antihéroe está bastante extendida (no es original nuestra) si bien es cierto que hay un intenso debate entre quienes inciden en esa idea y los que lo ven de otra diferente, como es tu caso.

    Por eso mismo se agradece tu divergencia 😉

    @Carlos

    El Villano, en el relato del superhéroe cumple el papel de sombra. Es un alter ego que complementa la figura del superhéroe. Que la redondea. No es ajena a él sino que le pertenece. En ese sentido el Jocker es “la otra parte” de Batman. El propio Jocker le dice a Batman que ambos “son iguales”, idea que ratifica la propia historia. Así que tu idea, en mi opinión, no está mal tirada.

    Respond
  • Jabato 26 julio, 2013

    Un apunte. Otro paralelismo interesante, además de todos los que señaláis, es que en ambos casos se discute cuál es la verdadera máscara: esa personalidad sombría que carga con las críticas públicas y amedrenta a los rivales, o esa otra cercana y amable. En el caso de Bruce Wayne diría que su vida como multimillonario playboy es la máscara, mientras que al vestirse de Batman desata su verdadero yo, deja volar sus demonios.

    En el caso de Mourinho habrá opiniones para todos los gustos. Lo cierto es que no podemos saberlo.

    Es complicado no romper un poquito el "espíritu Ecos" al comentar este artículo (enorme, por cierto), ya que el propio texto lo hace en cierta medida al entrar a valorar directamente la personalidad pública de un entrenador. Sólo diré que este tipo de personajes me fascinan en la ficción, pero no los aguanto en el mundo real. Sin negar que Mourinho es un gran entrenador y que Batman lucha de forma efectiva contra el crimen, no puedo aprobar sus métodos.

    Respond
  • Jabato 26 julio, 2013

    @Abel Rojas

    Todos esos aportes que comentas son innegables. Pero si muchos ven en Mourinho un villano, y no solo por rivalidad, es porque esa máscara que comentas ha traído muchísima crispación al mundo del fútbol. Y para muchos su actitud no es deportiva. Eso siempre resta.

    Héroes y villanos hay en los tebeos, en la realidad todo es casi siempre gris. Siendo Batman, efectivamente, uno de los superhéroes más grises, el paralelismo es innegable. Pero eso no puede servir para depurar la imagen de Mourinho obviando sus aristas como parte de una simple puesta en escena sin consecuencias negativas reales, pareciendo que quien se siente molesto por las formas y métodos de Mourinho sencillamente se equivoca, confundiéndose de personaje de tebeo.

    Respond
  • Abel Rojas 26 julio, 2013

    @ Jabato

    Claro, claro. Por eso es un anti-héroe y no un héroe.

    El lector suele ver a Batman como un tipo bueno, pero para Gotham es malo, ¿eh? ^^ Ahí está el tema.

    Seguro que dentro de 30 años Mourinho será recordado como un fenómeno sin matices.

    Respond
  • Jabato 26 julio, 2013

    @Abel Rojas

    Claro. Ahí hago hincapié en lo que decía antes de la ficción y la realidad. Aunque para mí Batman no es un "tipo bueno", es un antihéroe fascinante, que no tiene cabida en un esquema maniqueísta.

    La distancia relativiza todo. Dentro de 30 años se recordarán de Mourinho sus grandes éxitos deportivos y su "personalidad controvertida", que es algo que vale para describir a todo tipo de gente, desde J Edgar Hoover hasta Jesús Gil XD.

    Venía a matizar que, efectivamente, el paralelismo entre Mourinho y Batman es tan, tan acertado, y ahí está la genialidad del artículo, que el debate sobre ambos cómo héroe, antihéroe o villano está vivo y es legítimo. La actitud de Mourinho, según a quien preguntes, puede ser algo anecdótico, irresponsable, bufonesco, impostado, útil a nivel competitivo, perdonable, síntoma de honestidad, prepotencia, falta de valores deportivos…

    Lo mismo ocurre con Batman.

    Pero lo que no me gustaría es que se usase el paralelismo como mera falacia para matar dicho debate, como diciendo "Mourinho es Batman, y por lo tanto es bueno, fin".

    Respond
  • juancristobaldiaz 26 julio, 2013

    @ Ramos & Alberdi

    Es bueno disentir. No hay por qué coincidir. No pasa nada. Yo tomo el término antihéroe de la novela moderna por la definición más conocida y estandarizada: si Ulises es el héroe clásico reconocido, el Leopold Bloom de Joyce es su reverso contemporáneo antiépico. De ahí su antiheroicidad. Pero él no es antagonista de nadie ni está al servicio de la sociedad. Es un tipo como nosotros (falible), despojado de la grandeza de toda epopeya arcaica.

    Un antihéroe para mí es el Tino Asprilla, que teniendo condiciones para ser un crack de dimensiones bárbaras, no llegó a lo que apuntaba por, creo yo, una cuestión de mentalidad exclusivamente. No lo hizo evidentemente mal del todo, pero podía haber estado por condiciones al lado de los Klinsmann y Weah de su tiempo, mucho más reconocidos que él.

    Es que el héroe apunta a la perfectibilidad, al triunfo sobre los demás, a destacarse por su conducta y actos. Cuando mandas al carajo tu carrera deportiva porque la juerga te gusta demasiado, p. ej., pese a que por condiciones puedas llegar a ser un crack insólito, pecas de humano. Eso es un antihéroe. El antihéroe nos gusta porque se parece a nosotros, y a diferencia del héroe, no es intocable y es más retratable desde la ironía, el humor y la sátira.

    Respond
  • @JavierAlberdi 26 julio, 2013

    @Jabato

    Nadie pretende obviar ninguna arista. Más bien lo que se ha hecho es destacar que las aristas de uno y otro coinciden. De hecho la puesta en escena de Batman, sus propios métodos en ocasiones brutales e impropios de un superhéroe convencional, tuvieron graves consecuencias para él.

    Pero también hay que admitir diferentes prismas, no puede tener la misma significación Mourinho para un aficionado del Chelsa, del Inter o del Madrid que para el de un equipo rival. Y es que no se trata de inculpar o exculpar, no queremos afrontar ese debate aunque sea legítimo. Lo único que hacemos es comparar la significación de dos personajes . Y en este caso, lo hacemos desde dos prismas. Batman es de una manera u otra según quien opine de él, con Mou pasa lo mismo.

    El mundo del futbol tiene un altísimo componente emocional. Difícilmente se puede establecer una certeza en torno a nada sin el riesgo de alejarse de la realidad, o al menos de una parte de ella.

    Saludos!

    Respond
  • Jabato 26 julio, 2013

    @JavierAlberdi

    Completamente de acuerdo.

    Mis comentarios segundo y tercero vienen a raíz de un comentario de @Abel Rojas, no del artículo en sí:

    "el Anti-Héroe es aquel que está al servicio de la sociedad y la mejora siendo considerado por muchos un villano"

    "Y hay muy pocos que hagan más por el fútbol que Mourinho."

    "Y todos esos aportes, que personalmente creo que son clarísimos, los hace desde una máscara que hace, precisamente, que algunos lo tilden de villano ^^"

    Ahí me dio cierta impresión, y pido disculpas si es errónea, de limar aristas, de mostrar la parte más discutible de la imagen de Mourinho como mera representación, mera máscara que ha de ponerse de lado frente a su grandeza competitiva, o que incluso la enriquecería, pues vendría a ser lo que la máscara de Batman.

    Y de nuevo vuelvo a lo acertado del artículo: en Batman, la máscara no es mero disfraz, pues le lleva a cometer una serie de actos que de por sí son discutibles.

    Lo llevan a ser un personaje gris, no uno claro disfrazado de oscuro.

    Respond
  • @AskR_13 26 julio, 2013

    Espectacular el artículo, muy original y todas las similitudes muy bien tiradas, aunque haya que haber estirado un poco alguna. Mis más sinceras felicitaciones. No había leído el artículo de Messi/Superman porque estuve de vacaciones, pero me voy a poner a hacerlo inmediatamente ;).

    Respond
  • SharkGutierrez 26 julio, 2013

    Mis felicitaciones tanto a Javier como a David. Siempre es un gustazo leeros.

    Yo tengo la misma percepción subjetiva así como mi admiración por los "antihéroes". Una personalidad antagónica con el clásico héroe, pero con un tremendo dilema moral para sí mismo que siempre acaba resolviendo en beneficio de una comunidad.

    Pensaba que Batman sería Cristiano (por aquello de que el superhéroe era Messi) y fijándome, creo que también podría valer. Quizás, en ese caso, la labor de Robin estaría más repartida y la labor de Alfred, sería para Sir Alex.

    Respond
  • yoxter 26 julio, 2013

    ja bueno muy bueno el artículo, bastante currado y jocoso en la analogía que plantea… heroe, anti-heroe o villano mou me encajaría mas en un tipo algo mas despiadado, con menos códigos que batman, pienso por ejemplo en doctor house aunque este no sea un superheroe. Otra opción sería quizas magneto, un tipo que se escudaba en los intereses de un cierto colectivo para justificar sus intereses algo egoistas, pretendiendo perseguir una causa altruista mientras rompia los límites.

    Es extraño que un entrenador me caiga mal, soy de pensar que el mundo es algo injusto con la valoración de este personaje(ganan porque tienen un buen equipo y pierden porque son muy malos) pero debo reconocer que mou no es precisamente mi personaje futbolístico mas querido.

    @Abel_rojas "Y hay muy pocos que hagan más por el fútbol que Mourinho" ya, pero la moral de los actos se juzgan por su intención y no por sus consecuencias. Mourinho pudo prestigiar la profesión pero lo hizo para él mismo. Por cierto, en 30 años se le recordará como el grandísimo entrenador que es(quizás el mejor). Pero ser un ganador no te hace un heroe, bueno sí, para quienes beneficias colateralmente(en este caso sus clubes o el gremio de entrenadores), pero esa clase de moral colectivista me resulta demasiado egoista.

    Respond
  • Borti 26 julio, 2013

    Gran artículo que, para mí, entiende muy bien a Mou pero un poco menos a Batman. Estoy con @kay, y no me vale que Batman sea visto como amenaza para el ciudadano de Gotham, porque lo mismo se puede decir de Spiderman, del que nadie puede dudar de que es s un héroe. Batman, para el lector, es héroe. Mou, para el aficionado, es antihéroe. De hecho, a Mou le veo más Lobezno, que es el mejor en lo que hace pero lo que hace no siempre es agradable.

    Pero el artículo está muy y es mi sección favorita de ecos, a pesar de lo deceíta que está siendo por el momento.

    Respond
  • @Dany_Oliveros 26 julio, 2013

    Artículo muy muy bueno y que cobra más sentido si tienes las películas de Nolan frescas como es mi caso. Me falta por ver la tercera…la segunda la vi ayer :D.

    He de decir que nunca fui de Batman siempre me pareció demasiado sombrío nunca me terminó de gustar..siempre fui más de Superman. Sin embargo tras ver El Caballero Oscuro le tengo algo más de simpatía. Espero no hacer spoiler para nadie, pero siguiendo esa película, hay una escena al final que es muy buena. Y es cuando le dice a Gordon que Batman es el responsable de los asesinatos no, Harvey Dent. Y dice una gran frase que se adecua muy bien a Mou.

    "Soy lo que Gotham necesita que sea" Cambia Gotham por el equipo de turno.

    Respond
  • Adam 26 julio, 2013

    La brillantez de este documento no se puede medir, Javier. Enhorabuena a ti y a David Mata. Espero ansioso la siguiente entrega.

    Respond
  • kay 26 julio, 2013

    Borti

    Es el mejor en morir reiteradamente y ganar por desgaste?

    Abel:

    Hombre, salvo tramas puntuales no es considerado villano, desconfían, le temen pero no lo consideran villanos.

    Respond
  • DeSqueran 26 julio, 2013

    Un artículo muy interesante.

    Sin embargo, estoy de acuerdo con @juancristobaldiaz: para mí, un anti-héroe es un personaje sin ninguna de las cualidades de un héroe. Además de Leopold Bloom, como él dice, se me ocurre que un ejemplo perfecto podría ser Meursault, el protagonista de "El extranjero" de Camus. Pienso también en los protagonistas de Kafka, en "El castillo" o "El proceso".

    Yo tendería a considerar a Mou (bueno: no a Mou, sino a la imagen que nos formamos de él, que no es lo mismo) como una especie de héroe romántico. Traduzco de la entrada "Romantic hero" en Wikipedia:

    "El héroe romántico es un arquetipo literario que se refiere a un personaje que rechaza las normas y convenciones establecidas, que ha sido rechazado por la sociedad, y que se tiene a sí mismo como el centro de su existencia. […] El crítico literario Norhrop Frye señaló que el héroe romántico a menudo 'se sitúa fuera de la estructura de la civilización, y por lo tanto representa la fuerza de la naturaleza física, amoral o implacable, pero con un sentido del poder, y a menudo del liderazgo, que la sociedad ha rechazado; y, al rechazarlo, se ha empobrecido'. Otras características del héroe romántico incluyen la introspección, el triunfo del indiciduo sobre las 'restricciones de las convenciones teológicas y sociales', el espíritu viajero ["wanderlust"], la melancolía, la misantropía, la alienación y el aislamiento".

    Más aún: si hay un arquetipo con el que se ha identificado a Mourinho (para atacarlo), es el del Diablo. Y ¿qué arquetipo es más romántico que el Lucifer de Milton?

    Por cierto: no conozco mucho el personaje de Batman, pero me da la impresión de que también encaja mejor en el modelo de héroe romántico. Así que, en ese sentido, sí me parece acertada la comparación con Mou.

    Una cosa más. Si algo caracteriza a los anti-héroes, o a los héroes románticos, es que son individuos. Es decir: no son auténticos héroes, porque no se representan más que a sí mismos (los héroes, por el contrario, no son individuos completos, sino símbolos de comunidades). Los héroes son, por definición, protagonistas de relatos épicos (un formato arcaico); los anti-héroes y los héroes románticos, creo, son protagonistas de novelas y de otras formas modernas de relato. Así, frente a Messi como héroe de un "pueblo" (el barcelonismo), de una "cultura" (el tiquitaca/la Masía) y de un "territorio" (¿Cataluña?); frente a este personaje simbólico pero "vacío", Mourinho es sólo un individuo, un profesional a la cabeza de su grupo ("grupo salvaje") de "mercenarios".

    Respond
  • Jabato 26 julio, 2013

    @DeSqueran

    Guau. Brillante.

    Mantienes el paralelismo del artículo y encima lo enriqueces!!

    Respond
  • ola ecos ke ase 28 julio, 2013

    En el Real Madrid, y sólo en el Real Madrid, Mourinho representaría un Harvey Dent. Me refiero a ese rollo de: o mueres como un héroe o vives lo suficiente para verte convertido en un villano.

    Respond
  • Pablo 3 agosto, 2013

    Es bueno el artículo pero no se si me gusta la analogía que plantea. A Mourinho lo justifican sus victorias. Y casi nada más. No es un personaje al cual yo buscaría enaltecer públicamente.

    Respond
  • hola 31 diciembre, 2014

    Tremendo articulo. No lo habi leido.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.