El otro rosarino

Oiga Ángel, ¿usted no para de correr jamás?”, le preguntan. “No, nunca paro. Puedo correr lo que quiera, en la cancha no siento cansancio”. Y eso, adornado con una gambeta de contorsionista, un disparo


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.