A ver quién es más fuerte | Ecos del Balón

A ver quién es más fuerte


Liverpool y Manchester City nos regalaron a 4 de agosto la primera gran exhibición futbolística de la temporada. El título de la Community Shield viajará a las vitrinas del Etihad Stadium de Mánchester, pero sería muy injusto para ambos equipos reducir todo lo que ocurrió en el césped de Wembley a algo tan protocolario. Londres fue el escenario principal de la enésima contienda entre Jürgen Klopp y Pep Guardiola. Y lo cierto es que, a menos de una semana de que arranque la Premier League 2019/20, los dos equipos midieron sus fuerzas en una demostración táctica-técnica-física sin precedentes a estas alturas para exponer por qué a día de hoy están tan por encima del resto de competidores en Inglaterra.

El juego de pies de Claudio Bravo fue clave para garantizarle ventajas al Manchester City

El primer nombre propio a destacar en el encuentro fue el de Claudio Bravo. Esencial en la posterior tanda de penaltis, el portero chileno fue una de las bases fundamentales del sistema de Pep Guardiola. Klopp, como de costumbre, salió a presionar la fase de salida del City con sus tres puntas a la vez -Salah, Firmino y Origi, de derecha a izquierda-, con la clara intención de recuperar la pelota lo más arriba posible. Sin embargo, el plan del alemán se topó con un protagonista ciertamente inesperado. El propio Claudio Bravo se situó varias veces fuera del área, en una posición intermedia entre los dos centrales del equipo -Stones y Otamendi- a fin de generar así una situación de ventaja numérica para los suyos. Con el portero a la misma altura que los dos defensores, el Manchester City consiguió igualarse de esta forma en un 3×3 ante Salah, Firmino y Origi, al tiempo que pretendía hacer muy largos los esfuerzos del Liverpool en su presión, abriendo mucho a Zinchenko y Walker -los laterales-, y concediéndole cierta libertad posicional a su pivote -Rodrigo- para que este se moviese entre Firmino y la vigilancia de Fabinho. Pero la poca incidencia de Rodrigo en esta fase, algo dubitativo y lento en sus decisiones, y la propia posición de los laterales, obligó a Claudio Bravo a una exquisita precisión en su envío largo. Y el chileno, que cumplió con muy buena nota, se convirtió en la mejor solución para el City.

La diagonal dentro-fuera de De Bruyne desde la derecha le hizo mucho daño al Liverpool

Si en algo destacó realmente Rodrigo durante el partido fue en su actitud voluntariosa para conectar siempre de manera directa con Bernardo Silva. El ex centrocampista del Atlético de Madrid sufrió en ciertas acciones por su colocación con respecto a la jugada. Será algo que habrá que seguir analizando durante su convivencia con Guardiola, pero, por lo pronto, de los pies de Rodrigo nacieron las mejores ocasiones del Manchester City en la primera parte. Encontrando a Bernardo en la banda derecha, esperando el esférico siempre muy abierto, como dictan todos los manuales del juego de posición, la conexión entre Rodrigo y Bernardo Silva activó la maquinaria ‘citizen’ en campo contrario. En cada contacto del portugués con la pelota, el City preparó a conciencia una jugada que repitió varias veces durante la primera parte. Aprovechando que Robertson, el lateral de ese costado, mordía siempre el anzuelo -pues tampoco tenía otra opción- y corría a encimar la recepción lateral del luso, este se mostró especialmente activo para meter el esférico en el pico del área para la entrada en carrera de Kevin De Bruyne. El belga, trazando una diagonal dentro-fuera desde el interior diestro, consiguió llegar en numerosas ocasiones hasta línea de fondo, atacando entre central (Van Dijk) y la espalda de Robertson para sembrar el caos en el área. Una acción que no es nueva, pero que le sigue funcionando a Guardiola; especialista en atacar zonas prácticamente “indefendibles” para cualquier rival y escenario.

Mohamed Salah rayó a un grandísimo nivel desde el sector derecho del Liverpool

La segunda mitad fue absolutamente del Liverpool. Y más concretamente de Mohamed Salah. El egipcio, que arrancó todo el tiempo desde el costado derecho de su equipo, se tomó muy en serio el título que había en juego, y de no ser por la actuación de Claudio Bravo estaríamos hablando claramente de la gran individualidad de los 90’. Participando mucho en el juego del Liverpool, recibiendo siempre por delante del balón para girarse, levantar la cabeza y comandar así todas las acciones ofensivas de los suyos, Salah hizo de todo más allá de su condición de extremo. Se movió entre líneas y por la frontal del área rival, como en aquel partido ante el Napoli de la pasada Champions, y en resumen fue, de largo, el mejor jugador de campo -con permiso del rol tan particular que adoptó Claudio Bravo durante la primera mitad- en una auténtica exposición de posibilidades, opciones y recursos a partir de su pie izquierdo. Por decirlo de algún modo, Salah cargó con el peso de todo el equipo sobre sus espaldas, y la verdad es que este papel, que ya vimos la temporada 2018/19 en la Liga de Campeones, le sienta bastante bien al egipcio. No le dio a su equipo para remontar, aun haciendo méritos para ello en el último tramo, si bien el Manchester City también gozó de ocasiones para resolver el encuentro en una contra, pero la actuación individual de Mohamed Salah fue la prueba inequívoca de que, como ocurrió con Bernardo Silva y Kevin de Bruyne, hoy por hoy, y más tras la marcha de Eden Hazard al Real Madrid, los mejores futbolistas de la Premier juegan en Liverpool y Manchester City. Y si a eso le sumas que Pep Guardiola y Jürgen Klopp también son en estos momentos los dos mejores en lo suyo, la ecuación no puede ser más apetitosa. La Premier ya está aquí.


12 comentarios

  • _RaTiO_ 5 agosto, 2019

    La verdad es que United, Chelsea y Arsenal están muy lejos de estos 2, tanto a nivel individual como colectivo. Y no parece que el verano haya servido para acortar mucho las distancias. El Chelsea ha perdido a su mejor jugador, el Manchester mejora la defensa pero sigue muy corto de calidad y el Arsenal se ha reforzado donde ya estaba fuerte pero seguirá encajando demasiados goles para ganar ningún título.

    Sobre el City, parece que Guardiola prefiere lo colectivo que lo individual, cosa que ciertamente le sirve para ganar ligas. Pero me extraña que no haya intentado fichar un crack de los que te gana Champions. De Bruyne es muy bueno pero me parece que no llega a esto, me sigue faltando alguien diferente de verdad como Mbappe, Neymar, Cristiano, Messi e incluso Salah aunque este último me parece más sacrificado que los otros en el juego colectivo. Se me hace raro que no intentará fichar a Joao Felix por ejemplo.

    Respond
  • Asier Harro 5 agosto, 2019

    Partidazo para arrancar la temporada en Inglaterra. La temprana lesión de Sané modificó un poco el plan de Guardiola, pero creo que esa alineación con el alemán, Sterling y B. Silva en ataque dice mucho. Junto a la posición de Bravo, la altura de los laterales, la mencionada diagonal de De Bruyne… Hace ver que Guardiola quería progresar y dañar al Liverpool por fuera. Se me ocurren que, por un lado, el catalán buscaba disminuir el riesgo de pérdida en zonas centrales y, por otro, "evitaba" el duelo directo con van Dijk hasta la fase final de las jugadas. Y quizás por eso se decantó por Gabriel Jesus en lugar de Agüero para el primer cambio, el brasileño pisó mucho zonas externas y no se dedicó tanto a fijar centrales.

    Vaya demostración de Claudio Bravo, a pesar de que Rodri no dio un gran nivel se bastó para sortear continuamente la presión red. Eso también permitió que los interiores no tuvieran que retrasar su posición y pudieran estar cerca de los atacantes para facilitar, por ejemplo, la jugada B. Silva -> De Bruyne que comentábamos. Además detuvo los tiros de Salah, el penalty… Partidazo del chileno.

    Respond
  • Martin 5 agosto, 2019

    Qué bien le viene al City el cambio en el reglamento en los saques de puerta. Al no tener que esperar fuera del área, el primero recibe sin oposición, y si el delantero presiona, son dos (defensa y portero) contra el 9, y el hueco para el mediocentro mucho mayor. El City explotó está ventaja muy bien: demostró que ya no será eficaz presionar con tres delanteros en el borde del área para forzar una pérdida del balón.

    Físicamente, el City parece más lejos de la plenitud que el Liverpool. Creo que es un factor determinante, porque el City acusa mucho la falta de frescura. Su juego necesita un nivel excelente en lo técnico, y la finura técnica desaparece cuando no se está fresco físicamente. A mí me dio la impresión de que con unos Bernardo, Silva y De Bruyne frescos, el partido habría sido de 3-0 al descanso.

    Un segundo tiempo condicionado por la lesión de Sané. El Liverpool adelantó su defensa 15 metro y dejó su espalda desnuda porque sabía que los delanteros del City no irían al espacio, y si iban, perderían la carrera. Sané será una pérdida enorme para el City si al final decide irse.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 5 agosto, 2019

    @_Ratio_

    Buena falta le hace uno o dos centrales (como poco) a Emery para ser realmente competitivo. Arriba tiene dinamita pura, ya nos detendremos en su momento para analizarlo, pero atrás es súper débil. Es un equipo muy frágil. Y lo peor es que los centrales que tiene ahora en nómima no le garantizan certeza alguna; ni para defender dentro del área ni para hacerlo lejos.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 5 agosto, 2019

    @Asier

    Muy de acuerdo con todo lo que exponer, Asier. Me quedo con lo que comentas de Van Dijk, pues al final Guardiola consiguió meterle en un buen marrón con cada diagonal de De Bruyne hacia el pico del área. A Pep siempre le ha encantado atacar esas zonas 'indefendibles'. Es único en ello.

    @Martin

    Interesante lo que comentas de la nueva norma. Ya se vio bastante bien en el Dortmund-Bayern del pasado sábado, y ayer volvió a ser un buen ejemplo. Eso sí, para que todo salga bien es primordial que Guardiola consiga "educar" cuanto antes a Rodrigo. Por condiciones y potencial no va a ser, pero ayer se le vio bastante perdido. Sobre todo en la primera parte.

    Respond
  • delairon 5 agosto, 2019

    Solamente los 2 mejores equipos del mundo te podían ofrecer un espectáculo así a estas alturas, están tan trabajados que apenas necesitan más tiempo. Ese único punto de diferencia la pasada liga no es casualidad, están muy muy igualados. La clave de una posible lucha por el título de nuevo va a consistir en ver si el Liverpool puede acercarse al nivel de dominación que ya tiene el City en el día a día, y eso pasa por la configuración de los interiores (Keita + Oxlade?)

    Respond
  • Albert Blaya Sensat 5 agosto, 2019

    La sensación de que al Liverpool le falta "algo". Y decir esto viniendo de donde vinenen suena ridículo, pero le veo un banquillo algo flojito. Me encantó Salah, que volvió a ser el de hace dos temporadas en cuanto a finura, control y giro, algo que había perdido un poco el pasado curso. ¿No creéis que a los reds les falta un cambio ganador? Y como conclusióm; espero mucho de Keita porque de momento me ha dejado poquito.

    Respond
  • delairon 5 agosto, 2019

    @AlbertBlayaSesnat

    Es que al Liverpool le falta un EI suplente de garantías, ya se vio con Origi que te puede servir de 9 suplente pero en banda deja que desear. Eso y un LI suplente ya que Milner por bien que esté fisicamente y conozca el puesto no deja de ser diestro. Y sí, Keita debe ser clave como interior de posesión para ayudar a tener más y mejor balón, ese es el salto que debe dar el Liverpool sí o sí.

    Respond
  • gvaa1 5 agosto, 2019

  • Coronel 5 agosto, 2019

    @Albert Blaya Sensat

    A la espera de que se cierre el mercado en la Premier League, opino lo mismo… Al Liverpool le falta fondo de armario… Son 12, 13 jugadores, una plantilla muy justa. Falta un LI, un medio y un extremo que entre por banda mínimo…

    No puedo entender como no se refuerza para pelear por la Premier…

    Respond
  • Juantelar 6 agosto, 2019

    Yo opino como Albert y Coronel. Creo que al Liverpool le falta banquillo, fondo de armario. Tener alguna alternativa más de nivel que permita una mayor rotación, competencia y sirva como revulsivo desde el banquillo. Porque vale que Origi apareció en momentos puntuales…pero no se puede esperar que repita eso este curso, porque hasta el momento no ha demostrado ser eso.

    Creo que le hace falta un lateral que se puede desempeñar en ambos costados (Lala, Sidibé). Quizás otro central de nivel para acompañar a Van Dijk, porque los restantes son buenos pero no me parecen centrales para pelear por todos los títulos, sinceramente.
    Y en ataque vendría bien un delantero con gol y que aporte un perfil más rematador, o más de área.

    Más allá de eso, cómo ha arrancado el fútbol en Inglaterra. Con un partidazo de ritmo trepidante, más para estas alturas de curso. Y quién nos iba a decir que a estas alturas de la película iba a ser Claudio Bravo el héroe de la supercopa.

    Respond
  • Povedano 6 agosto, 2019

    ¿Tanto sorprende a estas alturas, a aficionados y a entrenadores rivales, que el portero de un equipo de Guardiola sea la vía de escape en salida de balón cuando centrales y mediocentro están tan encimados? ¿No pide el de Sampedor siempre guardametas con buen juego de pies? ¿No pasó el año pasado varias veces que Ederson inutilizó la presión de Tottenham, Liverpool, etc, en varios partidos? Para eso están estos porteros.

    Yo es que creo que presionarle la salida de balón al City, hoy por hoy, es una quimera. Tiene infinidad de recursos y automatismos. Me parece más apropiado esperarles un poco más atrás (no en el mismo área, que es lo que el propio conjunto citizen busca), presionando ese segundo escalón conformado por Rodri y los laterales.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.