“Firmino, te estoy esperando” | Ecos del Balón

“Firmino, te estoy esperando”


Roberto Firmino estaba llamado a ser el hombre más importante del sistema de Brasil en esta Copa. Y puede decirse que aún sigue siéndolo. Entendido como la sintaxis de un equipo de fútbol, el sistema de la ‘canarinha’ otorgaba al delantero centro del Liverpool un papel fundamental en la construcción del equipo. Neymar y Marcelo, una dupla infinita en términos de creatividad no estarían en la convocatoria de Tite, lo que llevo al técnico brasileño a rodear de perfiles complementarios al tipo más capacitado para deshacer todos los nudos que muchas de las selecciones sudamericanas propondrían al anfitrión del torneo. Centrar a Coutinho e insistir con Bobby de referencia sigue siendo la carta de Tite para plantarse en la final del domingo y parece no haber más remedio que seguir esperando a que Roberto y Philippe se destapen.

Tite ha construido el sistema alrededor de Coutinho y Firmino

El sistema de Tite a lo largo de la Copa ha fluctuado entre tres pilares fundamentales. El primero de ellos fue resituar el núcleo creativo de la última línea, pasando del extremo al carril central. Allí, Firmino como arquitecto y Coutinho como aparejador constituirían los toques definitivos para crear espacios o finalizar jugadas. Bien es cierto que al modificar el 4-3-3 por un 4-2-3-1, la mediapunta estaría ocupada por el jugador del Barça y Firmino tendría que encontrar espacios de intervención con algo más de tráfico, pero la pausa y el punto de apoyo de la pelota ya no estaría en el costado izquierdo. Para compensar esta atracción de balón al pie por dentro, aparecieron los extremos verticales.

Las bandas, tanto en amplitud como en profundidad, han sido ocupadas por uno o dos extremos de movimientos puramente verticales. Everton o Richarlison recibían al pie abiertos y salían por fuera, con o sin balón, para atacar espacios que surgían después de que Brasil aglutinara gente dentro. Tocar en corto por dentro para sacar la pelota fuera. Si el rival le presionaba arriba, Brasil imitaría el comportamiento de Firmino en el Liverpool para romper por fuera con jugadores de muchísimo motor. Si el rival esperaba atrás, compensaba con el juego interior de sus laterales, Filipe y Alves.

Coutinho no está siendo creativo, de ahí la insistencia en Bobby

Para encontrarle socios a Firmino en apoyo, Tite no tardó en meter a Arthur junto a Casemiro y a interiorizar a sus laterales, casi como centrocampistas para darle continuidad a su ataque posicional. Para juntar a Coutinho, Firmino, Alves, Filipe Luis y Arthur, Tite necesitaba echar mano de dos extremos muy abiertos con capacidad de desborde y de presencia en línea de fondo y área, de ahí que Gabriel Jesús rompa desde el lado débil por más que no sea un extremo ni pueda sumarse en la frontal como hombre para la pared. La idea, descrita y elaborada, tiene sentido y por más que algunas piezas cambien, es la que mejor complementa los roles creativos con los explosivos. Salvo sorpresa de última hora, así es el sistema que llevará a Brasil a la gloria o la derrota. Es la apuesta de un Tite que necesita el despertar de su ‘9’ para tocar el cielo.


0 comentarios

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.