La clave | Ecos del Balón

La clave

El Sevilla FC se clasificó como primero de grupo para la siguiente fase de la UEFA Europa League. Lo hizo dominando la pelota y el juego y siendo, como siempre, muy efectivo en las áreas. Este combo no es una tónica indispensable, pues en liga española el Sevilla ha ido variando sus puestas en escena y no ha necesitado explicarse desde la pelota para explicarse bien y ganar muchos partidos. Esta es una clave que no es fácilmente tangible pero que es una de las razones que acercan a los equipos a los objetivos marcados e incluso superarlos con un poco de suerte y otro tanto de calidad en los momentos más trascendentes. En otras palabras, en los 29 partidos que ha jugado el cuadro hispalense en esta temporada 2018-2019, el Sevilla rara vez ha sido desconectado, superado y deformado. Los partidos adquieren una forma en la que el Sevilla se reconoce y se amolda.

Imaginemos un partido tipo del Sevilla. El balón es compartido (49.5% de media para ellos esta temporada) y el ritmo y la altura media de los jugadores, por iniciativa propia o por adaptación al rival, propicia sacar siempre una ventaja. En las áreas suele tener más gente que el rival y por dentro, aunque haya días que tenga más jugadores y otros días menos, se las apaña para poder correr, defenderse si le corren y, sobre todo, apoyarse mucho por fuera para no tener pérdidas de baja calidad. Si esta ecuación logra trasladarla al día importante, costará imaginar cómo van a superarle de manera clara. No ha constado aún un ejemplo meridiano de partido del que el Sevilla haya salido sin nada que decir. No domina todo de manera tajante, ni mucho menos, salvo quizás las áreas, pero de momento no ha nacido un plan definido del oponente que diga esto le duele mucho al Sevilla.

3 comentarios

  • AArroyer 14 diciembre, 2018

    Ayer viendo al Sevilla ante el Krasnodar (buen equipo en lo técnico, dejó varias jugadas colectivas extraordinarias) me saltó esta cuestión.

    He de decir que a mi el Sevilla me desconcierta un poco porque se ha formado, o al menos a mí me lo parece, de manera un tanto extraña/peculiar. Y no busca dominar una fase concreta del juego, no es especialmente definido y fuerte en ninguna en concreto. Lo es en las áreas y exprime esa fortaleza para aprovechar la fuerza con la que el rival se va al ataque o deja espacios atrás.

    Pero el tema es que sin ser especialmente brillante en una fase concreta, me parece un equipo que es difícil de dominar. No es ortodoxo en el repliegue ni tiene una presión alta reconocible, deja huecos en la medular en fases de los partidos, pero no lo sacas del mismo. ¿Qué plan concreto, qué ritmo de partido, desborda al Sevilla desde lo táctico? Yo personalmente no sabría definirlo. Podría pensar en unos principios pero no creo que lo condenarían a sufrir. Por eso en Las Gaunas me refería a que el Sevilla sí me parece un equipo que sacaría muchos puntos de una racha de 5 partidos mal jugados, porque está armado para que no le dominen del todo. Siempre está ahí. Creo que es un equipo que no aspira a dominar los partidos, y que tiene puntos débiles, pero no son fácilmente atacables porque saca ventajas siempre. Es bastante poco ortodoxo para el análisis, la verdad.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 14 diciembre, 2018

    @Aarroyer

    Cuestión muy interesante, sin duda. Una de las versiones más "incómodas" que hemos visto de este Sevilla fue en Mendizorroza. Presión a media altura, poco espacio entre líneas y vigilancias muy concretas para que no pudiese salir con continuidad. Es verdad que es un ejemplo que hay que coger con pinzas, porque no estaba Navas (ni Vidal y la opción Promes caló en la segunda parte), pero creo que sí puede ofrecer ciertas pistas por dónde le pueden hacer daño aunque aún ningún otro equipo lo haya demostrado. Creo que la clave no está tanto en presionar sobre el propio Banega sino en cortarle sus principales líneas de pase.

    Respond
  • DavidM_SVQ 14 diciembre, 2018

    Tras leer el texto iba a dar el mismo ejemplo que Adri. Desde que Machín cambio el sistema e introdujo un segundo delantero, los partidos en los que más ha sufrido ha sido en Mendizorroza y el primer tiempo de Mestalla. Pues en ambos escenarios se vio un Sevilla bastante espeso con balón y muy poco profundo, dependiendo demasiado de apariciones individuales.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.