El veneno de Junior Firpo | Ecos del Balón

El veneno de Junior Firpo


Junior Firpo no tiene todavía ni un solo año de experiencia en Primera, pero su fútbol ya es parte indispensable en uno de los esquemas más complejos de la competición. El hispano-dominicano debutó en LaLiga el pasado mes de febrero en A Coruña, y desde entonces su puesto ha sido uno de los fijos para Quique Setién. Acabó la temporada anterior como titular y esta, ya instalado en el carril izquierdo, es el cuarto futbolista de la plantilla que más minutos acumula hasta ahora. Desde el sector zurdo, bien abierto a todas las alturas para ensanchar un sistema que promedia un 60% de posesión en todos sus encuentros, Junior está teniendo influencia en las dos mitades del campo. Y además, como avalan sus cifras, con un acierto bastante alto en todas sus acciones. Junior recibe cerca de 30 pases por partido. Tiene un éxito del 85% en sus envíos. Y estos dos registros, en función de la zona en la que se producen, se han convertido en dos de los mejores termómetros del Betis 18/19.

Junior Firpo, en una entrevista reciente para Estadio Deportivo: “Había dudas, pero no entre nosotros. Nosotros siempre hemos confiado en la idea del míster y en nuestra forma de jugar y de ver el fútbol. Cuando un equipo nos juega de tú a tú tenemos más espacios para poder hacer nuestro juego. Es más difícil jugarle a un equipo que se encierra atrás y te espera para salir a la contra”.

La amplia mayoría de los toques de Junior están localizados en dos sectores muy concretos. Uno en su propia mitad del campo, muy cerca de la divisoria, y otro, en la parcela rival, a partir de la misma. Dos zonas en las que Junior, cerca de la cal, le da continuidad y ruptura a un método que entre toque y toque prioriza el control por encima de todo. Por norma, el circuito asociativo del Betis, con Bartra, Mandi, Francis y Canales, nace en el perfil derecho y en función del escenario, según la altura a la que defienda el rival, va virando hacia el otro costado en pos de acelerar la acción e ir haciéndole bascular. Por ello, los toques y la dirección de los envíos que ejecuta Junior son bastante representativos a la hora de interpretar la calidad y la cantidad de la posesión bética. Si no hay posibilidad clara de progreso, con el contrario armado en un repliegue medio-bajo, la intención de Junior va encaminada a darle empaque e insistencia a los altos índices de posesión; todas las veces que el Betis, una vez ha ladeado su juego de uno a otro lado, no tiene posibilidad de armar su ataque en el contexto que más sencillo le viene resultando: ante ciertos espacios para poder correr.

Junior: “A veces me gritan ‘Encara, vete del rival’. Pero es que no me tengo que ir de uno, como mínimo me tengo que ir de dos, porque tengo la banda entera para mí, no tengo a nadie delante en el que apoyarme o hacer el dos contra uno… Habilidad para irse de dos jugadores la tienen muy pocos futbolistas en el mundo y, además, si la pierdo, hay mucho espacio a mi espalda para el contraataque, jugamos muy abierto y parar una contra es complicado. Y además te están esperando, no es una jugada en carrera que puedas regatear o irte en velocidad. No es sencillo”.

Por todo ello resulta indispensable que el Betis, a través de la posesión, sea capaz de generar la superioridad por dentro para ganar la ventaja por fuera. Y ahí, desde ese lado izquierdo, la clave para que esto se produzca tiene nombre y apellido muy concretos: Giovanni Lo Celso. Saliendo de su zona, dentro-fuera y fuera-dentro, y arriba-abajo, moviéndose entre líneas, muchos de los pases que recibe Junior en campo contrario llegan desde una zona muy cercana a la de Lo Celso. Pero esta relación podría fructificar más si cabe si Setién, después del Camp Nou, decide reubicar a Carvalho como interior sobre este sector. Una posición que, como quedó palpable en la victoria ante el FC Barcelona, ayudaría, además, a reforzar la figura del luso; que, si ya ha quedado claro que su fuerte no es la gestión del primer pase, el método de Setién, dándole espacio al tiempo, podría convertirle en un buen gestor desde el perfil, teóricamente, “menos fuerte” para lanzar a Junior desde fuera.

No obstante, dado lo poco que generalmente vienen dando los puntas a las fases de dominio más posicional del equipo, el objetivo del Betis es que los carrileros lleguen arriba con la mejor disposición para cargar el área. Y ahí, la lectura y la agresividad de Junior resultan más fructíferas que las de Francis (por derecha); habituado, en cambio, a recibir más veces en el primer escalón. En estos lares, cuando Junior puede atacar con cierta ventaja hacia línea de fondo, su fútbol siempre tiene la templanza de, una vez llegado arriba y a pesar de la compañía rival que tenga en torno a su zancada, levantar la cabeza y, en pocas décimas de segundo, elegir la mejor opción: que suele ser un envío tenso hacia el corazón del área. En este sentido los números tampoco engañan: acierta en más de la mitad de sus centros. Y eso, teniendo en cuenta que el Betis es el 2º equipo de LaLiga que más centros necesita para marcar, habla de lo importante que es que Junior llegue en ventaja hasta línea de fondo; y más, como suele ser costumbre, ante repliegues muy concurridos.


12 comentarios

  • AdrianBlanco_ 22 noviembre, 2018

    Me gusta mucho esa determinación de Junior en los últimos metros. Cuando llega arriba, tiene esa capacidad para desacelerar un poco el paso y levantar la cabeza para poner el envío atrás, que generalmente va tenso. Y esa capacidad me parece un recursazo a explotar por este Betis, sobre todo ante repliegues muy intensos.

    Respond
  • Povedano 22 noviembre, 2018

    Sé poco de este chico y por eso lanzo la pregunta:

    ¿Es válido para gestionar él solo la banda izquierda? Es decir, si su lado no fuera el débil, si no el fuerte con el balón… ¿tiene esa calidad que se le requiere a los carrileros? Capacidad para ayudar en la progresión, 1 contra 1…

    Porque ya sabemos que el lado débil es beneficioso para jugadores con calidad en los últimos metros, y el lado fuerte para aquellos con calidad en los primeros metros y a los que no les quema la pelota. ¿Tiene Firpo ambas características?

    Respond
  • AArroyer 22 noviembre, 2018

    Qué buenísimo es el segundo párrafo del texto, Adri. Muy top.

    @Povedano

    Muy buena tu duda, que es de hecho, la duda, en general, con Junior. Ese es el horizonte de Firpo. Una de las razones por las que el ataque en posicional del Betis viene echando falta algunos registros, para mí tiene que ver con sus carrileros. A mí Francis me deja muy frío, tiene que crecer mucho todavía, y Firpo es un jugador determinante en lo que el texto y tu duda ya sabe, que con espacio te la monta. Ahí es muy bueno.

    Está claro que es un jugador con unas condiciones que no puedes obviar ni desdeñar. En un equipo como el Betis, que está mezclando tiempo para construir, paciencia, con ciertas exigencias competitivas, creo que invertir tiempo e ideas en Junior es lo que hay que hacer. Todos los argumentos llevan a eso. Pero el jugador aún está lejos de ser un lateral de peso específico en salida de balón y en la circulación, pero no creo que sea un handicap. No en vano, encontrarle una carencia de ese tipo sabiendo que llegar a ese punto te llegan muy pocos jugadores, quizás no es del todo justo dada su juventud, pero es su faceta más mejorable. Y convive con un entrenador y una idea perfectas para mejorarlo.

    De todas formas, insisto, para mí su factor diferencial es en campo contrario, es un jugador que tiene que ser determinante en el último tercio, por explosividad, arrancada, disparo. Creo que pulir todo eso enriquecería y afilaría el ataque del Betis aún más. Tomar mejores decisiones, asumir responsabilidad en el pico del área, asociarse con el mediapunta -Lo Celso o Joaquín-.

    Respond
  • Povedano 22 noviembre, 2018

    "No en vano, encontrarle una carencia de ese tipo sabiendo que llegar a ese punto te llegan muy pocos jugadores, quizás no es del todo justo dada su juventud, pero es su faceta más mejorable. Y convive con un entrenador y una idea perfectas para mejorarlo. "

    Y es que creo que es más exigente ser carrilero que lateral. Como carrilero juegas más liberado, eso es cierto, pero te obliga muchas veces a encargarte tu solo de ocupar el carril entero y tienes que cumplir en defensa, en progresión con balón y en generar ocasiones desde línea de fondo o pico del área. Muy pocos jugadores pueden cubrir todas esas facetas. Pero te doy toda la razón en que está con el mejor técnico y contexto para mejorar justo su mayor carencia.

    También es un jugador al que se le pueden esconder las carencias técnicas en un contexto de defensa y velocidad al espacio. Fijaos como ahora Achraf Hakimi parece otro jugador en el Dortmund.

    Respond
  • AArroyer 22 noviembre, 2018

    @Povedano

    "Y es que creo que es más exigente ser carrilero que lateral. Como carrilero juegas más liberado, eso es cierto, pero te obliga muchas veces a encargarte tu solo de ocupar el carril entero y tienes que cumplir en defensa, en progresión con balón y en generar ocasiones desde línea de fondo o pico del área."

    Este es un debate interesantísimo. Muchas veces me lo he preguntado. Como todo, tiene sus pros y sus contras.

    Para mí, el mayor problema del carrilero es que no se puede incorporar, porque se ocupa de la amplitud y no puede ocupar un espacio a la espalda de nadie, porque 'nadie' está partiendo desde fuera en el principio de la jugada. En campo contrario es un extremo, más que un lateral. Sólo se podría incorporar en transición/contragolpe, y aquí sí que hace un daño tremendo si el jugador es explosivo. El lateral tiene, en equipos grandes, una responsabilidad igual o mayor en salida de balón, pero arriba tiene muchas más situaciones en las que la ventaja ya está creada y el carrilero puede permitirse menos libertad a la hora de moverse o incorporarse.

    A nivel táctico lo que sí es verdad es que el carrilero es un marrón para el rival, porque no se sabe quién debe emparejarse con él, si el extremo o el lateral, por eso muchos entrenadores optan por fotocopiar el dibujo y que en defensa quede todo bien emparejado. Es un tema sobre el que profundizar. Seguro que hay muchas ideas más que los entrenadores tendrían en mente.

    Respond
  • Balotelli8 22 noviembre, 2018

    @Povedano

    Coincido con la exigencia del puesto de carrilero, por eso me sorprende que en la confección de plantilla del Betis estén prácticamente doblados todos los puestos y exista un banquillo de gran nivel, y sin embargo hayan apostado la temporada a un esquema con dos carrileros, con únicamente un canterano corto de experiencia en cada banda. Y con Tello como alternativa en cualquiera de los costados, lo cual sólo veo factible en escenarios muy concretos. Porque a Barragán ni lo veo en este esquema, ni creo que Setién tenga confianza en él para darle toda la banda.

    Mucha exigencia para Francis y Júnior, quizá demasiada a mi juicio por su edad y experiencia en la élite; y en cómo respondan ambos va a estar gran parte de la temporada del Betis. Una apuesta con riesgo pero que también dice mucho de la forma de ver el fútbol que tiene Setién. Ojalá le salga bien la jugada.

    Respond
  • Pablo 22 noviembre, 2018

    ¿Cómo le veis en clave selección? Puede ser el puesto con más competencia y variedad de alternativas a nivel nacional así que ¿qué podría aportar distinto al resto de opciones?

    Respond
  • AArroyer 22 noviembre, 2018

    @Pablo

    Para mí le falta mucha madurez a su fútbol para ser parte de la selección española. Lo que pasa es que esta alimentándose en un sistema con principios de juego similares, contexto de dominio con balón, importancia en salida, participación, asociación, etc.

    De momento es un futbolista que marca diferencia en las transiciones, y si Luis Enrique forma un equipo algo más directo, es un futbolista a tener en cuenta. De darse otro contexto, sus competidores tienen más experiencia y registros (Alba, Gayà). Podría tener un espejo en Marcos Alonso, quizá.

    Respond
  • Balotelli8 22 noviembre, 2018

    @Pablo

    Incluso sacando a Alba y a Gayá de las opciones que tiene la selección, veo tanto a Maros Alonso como a Jonny Otto muy por encima de Firpo. No creo que aporte más en ninguna faceta que estos dos, ahora mismo, en caso de apostar por un sistema con carrileros; y como lateral en línea de 4 no me parece que destaque a un nivel como para ser internacional.

    Respond
  • Jesus 22 noviembre, 2018

    Segun leo sus declaraciones se le ve mas madurez que Dembele en la gestion de la jugada con el balon, cuanto avanzar o no para no perder el esferico…

    Respond
  • Larios84 23 noviembre, 2018

    Pues yo creo que lo que los carrileros están más protegidos y tienen más exigencia, depende de como actúe el resto del equipo. Sobretodo en esa línea de 3 centrales si el central más cercano puede caer a banda para hacer las coberturas defensivas, estando mucho más resguardado al salir que si es con 2 centrales solamente.

    No todo los equipos que juegan con 3 centrales y 2 carrileros hacen esas basculaciones, pero es un punto que afianza que el carrilero ejerza en contexto de dominio, prácticamente como un extremo al uso

    Respond
  • AdrianBlanco_ 23 noviembre, 2018

    @Jesús

    Esa es una cualidad valiosísima y (muchas veces) muy poco valorada, ¿no? De hecho,viéndolo desde otra perspectiva, ya hemos visto el impacto que puede tener para un equipo "perder el balón mal".

    @Larios84

    Totalmente. Y no solo el central de ese mismo lado, que también, sino muchas veces el centrocampista. Una pérdida a media altura, con el equipo mal organizado, puede ser un puente para (prácticamente) todos los rivales. Clave ese detalle para valorar la importancia de que el carrilero pueda llegar con ventaja. :p

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.