Pares o Nones: “Samir, te necesitamos” | Ecos del Balón

Pares o Nones: “Samir, te necesitamos”


El Sevilla de Sampaoli llegó a alcanzar tal nivel de dominio que incluso opositó durante varias semanas para ser considerado candidato a la Liga junto a Real Madrid y FC Barcelona. Sin embargo, su rendimiento ofensivo, al contrario que el defensiva, se basaba en un estado de forma de un jugador muy concreto que no podía extenderse demasiado en el tiempo, el del brillante Nasri. Sin su concurso, el Sevilla encarará problemas sobre los que debatieron Abel Rojas y Alejandro Arroyo.

Abel Rojas: […] Cuando uno analiza la explosión del Sevilla de Sampaoli, que coincide con el cambio de sistema al de tres centrales para recuperar la posición intermedia de N´Zonzi, en realidad se vio una mejoría eminentemente defensiva, pero a nivel ofensivo, colectivamente, el Sevilla de momento no ha sido una súper potencia.

Alejandro Arroyo: Yo creo que no, yo creo que no. Cuando se produjo el desembarco de Sampaoli en el Sevilla quizá esperábamos justo eso, que el Sevilla fuese una potencia ofensiva sobre todo a nivel de ritmo, pero al final ha sido lo contrario. No hemos visto un Sevilla cuyo ritmo corresponda al de un equipo que tenga como plan A crear muchas ocasiones. El ritmo ha sido más bajo.

Abel Rojas: ¿Pero por decisión propia o porque las cosas no han salido bien?

Alejandro Arroyo: Todo es una cuestión de adaptación, y pienso que Sampaoli se dio cuenta de que el ritmo adecuado era el de sus centrocampistas.

A.R.: No lo tengo nada claro. De hecho, en la última rueda de prensa fue el propio argentino quien confesó que, cuando su Sevilla no crea ocasiones con cierta frecuencia, se pone muy nervioso y baja sus prestaciones. Sinceramente, me inclino más por que lo que ha ocurrido sea que Sampaoli no ha terminado de dar con la tecla para que, en ataque, su Sevilla sea lo que a él le gustaría, y claro, a partir de ahí, es verdad que se asistió a un periodo donde la ofensiva hispalense sí creo bastantes ocasiones pero se amparó en un rendimiento individual puntual que estaba siendo antológico, el de Samir Nasri.

A.A: Con otra particularidad, el bajón de Samir Nasri, que en el juego se ha notado sobre todo en la calidad con la que el Sevilla cruza la línea divisoria, ha acabado afectando al nivel de confianza de sus compañeros. El último partido contra el Leganés… aunque Abel, en realidad, en general las últimas cuatro semanas, el Sevilla, más que juego, está perdiendo confianza, y creo que todo está relacionado con Nasri, porque él era el único origen posible.

A.R.: Era la respuesta individual a un problema colectivo. Recuerdo cuando grabamos la Ecológica de Nasri, que decíamos que el Sevilla tenía jugadores con criterio y, luego, jugadores con conducción, pero que no tiene jugadores que aúnen las dos cosas. Bueno, hay que decir que Vitolo sí que tiene criterio competitivo, sabe cuándo hay que atacar y cuándo hay que templar, pero no el que le lleva a saber a dónde debe enviar la pelota para que la jugada fluya. El único que lo tiene todo es Samir Nasri.

A.A: Y era el líder del equipo. Por eso su pérdida de continuidad ha ocasionado que el grupo pierda la confianza.

A.R.: De hecho, una de las últimas noticias acerca del Sevilla es la que cuenta cómo Sampaoli le ha dicho a Nasri, textualmente, “Samir, te necesitamos”. Y lo entiendo. Y más después de las últimas semanas, porque Sampaoli es un inquieto y busca soluciones, y a menudo las encuentra. Él las ha orientado hacia la figura de Iborra, que como individualidad, está respondiendo, pero claro, es una individualidad que, Arroyo, tiene más cara de recurso que de discurso, lo cual ha restado mucho potencial al Sevilla.

A.A: Sí, sí, sí. El Sevilla está pasando por un bache.

A.R.: Pero no se puede esperar que Nasri recupere esa versión.

A.A: Pero no te hablo del Nasri de 120 pases. Cuando Sampaoli le dice “te necesitamos” no es tanto que se salga en todos los partidos sino que esté en ellos.

A.R.: Pues tengo miedo. Si se vuelve a apostar por Nasri, y se va a volver a apostar, lo de Leicester me parece mentalmente delicadísimo. Porque el Sevilla de Nasri tiene un techo increíble, pero también un punto valle mucho más abajo que, por ejemplo, la versión que se adapta a Iborra. Porque […]

 

Referencias:
“Pares o Nones”
https://twitter.com/ecosdelbalon
https://twitter.com/Arroyer


4 comentarios

Ir abajo

  • Pedro Lampert 14 marzo, 2017

    Ese bajón de Nasri… Es que el francés no me parece que haya pasado a jugar mal en las últimas semanas. Pero sí que ha dejado de jugar en aquél nivel increíble. Lo que me sorprende es que el Sevilla siga necesitando una versión tan potente de Samir para jugar bien y dominar. De acuerdo con Abel que el partido con el Leicester se ha tornado muy peligroso.

    En eso que dice Sampaoli de desesperarse cuando las ocasiones no llegan… A mí en los últimos partidos del Sevilla me ha parecido que al equipo le cuesta llegar a campo rival y cuando llega va demasiado rápido. Aunque, al final, eso es consecuencia del bajón/ausencia de Nasri. Sin ir más lejos, creo que eso costó el gol de Vardy en el Pizjuán. Vale que la superioridad del Sevilla estaba siendo muchísima, pero el equipo pierde control a partir del 25' aquél día y, en ese escenario, no sorprende que Vardy/Mahrez te metan un gol.

    Respond
  • Joe P. Morgan 14 marzo, 2017

    Es que no tiene jugadores de recambio en esa posición que sean tan determinantes. Siempre ha funcionado así. Rakitic, Banega…
    Con Ganso disfrutando de las terrazas locales y Vázquez con el piloto automático, Sampaoli sigue necesitando de jugadores como Iborra que aporten ese toque de seguridad y fortaleza a cada balón, no por sus cualidades ofensivas, sino porque siempre ha sido un buen prolongador, es como jugar con un escudero.

    El año pasado a Banega le cubria la línea Krichowiak. Este año que no está y la solidez de la línea queda en manos de Nzonzi, ¿no estamos recibiendo más goles? ¿No tiene que bajar más Nasri a sacar el balón de lo que lo hacía Banega? ¿El juego de transición del Sevilla hacia la portería contraria, ¿no es mucho más lento?

    Respond
  • Abel Rojas 14 marzo, 2017

    @ Pedro Lampert

    La necesidad. Lo que mata es la necesidad. El Sevilla se metió en una sinergia de "hay que ganar un título porque se puede", y muy especialmente la Liga, que te mete en una dinámica que por un lado potencia tu competitividad y tu capacidad de superación pero, por otro, te mete en una histeria de que cada vez que el rival se te adelanta debes remontar que… te quema mucho.

    @ joe P. Morgan

    Pero es un concepto de juego taaaaan diferente el de este Sevilla y el del año pasado, que comparar lo de Banega con lo de Nasri me resulta muy difícil. No vería yo paralelismos. Lo único, que qué pena no haberlos visto juntos 😛

    Respond
  • Joe P. Morgan 14 marzo, 2017

    Abel Rojas

    Completamente distinto, pero el Sevilla siempre opera por un hombre que es el que mueve el cuero del medio campo hacia la zona de tres cuartos, y si rinde bajo o intermitente el Sevilla lo nota. Esto es a lo que me venía a referir. Aún jugando en universos paralelos, Banega también triangulaba y tiraba pases en diagonal con los de arriba, aunque su papel lo veo más de elaborador de juego, dándole continuidad a las dos partes del campo sevillista, que de constructor, de asociación que es lo que le veo a Nasri, aparte de su carácter más ofensivo. Si que es cierto que a este Sevilla le sigue faltando algo para cuando Samir está de horas bajas. El despertar del Mudo sería una gran noticia y no podría ser más oportuno.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.