La gran epopeya de Fatih Terim | Ecos del Balón

La gran epopeya de Fatih Terim


“Turquía debería clasificarse para las Eurocopa y los Mundiales de forma constante. Para mí eso es más importante que los resultados en una solo competición. Estar aquí ya es un éxito histórico”, decía Fatih Terim con su característica claridad. No mentía el entrenador turco. Y tampoco trataba de quitar algo de presión a su vestuario. Simplemente aclaraba lo que es una evidencia histórica: Turquía no es una fija en Eurocopas o Mundiales. Sin embargo, esto admite un gran paréntesis: cuando Fatih Terim es su seleccionador, Turquía sí que está acostumbrado a disputar partidos como el de esta tarde.

Terim cambió la historia turca como técnicoAl igual que sucede en Rumanía con Iordanescu, Turquía tiene dos historias muy diferentes. Una hasta la primera etapa de Terim (1993-96), con sólo una presencia en una cita internacional en su haber, y otra desde ese preciso instante, momento en el cual se abrió un periodo en el que Turquía ya ha vivido un Mundial y cuatro Eurocopas en apenas veinte años. De esta manera, ejerciendo como claro punto de inflexión desde el banquillo, Fatih Tarim ha saldado la deuda que parecía tener el fútbol otomano con sus aficionados, a la cual además él mismo había contribuido como futbolista, pues pese a disputar 50 partidos internacionales ninguno de estos había sido el deseado. Ninguno había sido en verano.

Pero como seleccionador todo ha sido diferente. Primero metió a Turquía en la primera Eurocopa de su historia en 1996, sentando además las bases de los sucesivos éxitos de 2000 y 2002. En su segunda etapa, ya en el nuevo siglo, logró llevar a su país a las semifinales de la Eurocopa de Austria y Suiza. Y ahora, ocho años más tarde, Turquía vuelve a sentir la emoción del primer partido de una Euro. Es decir: tres generaciones distintas y tres éxitos iguales.

Su Eurocopa de 2008 estuvo llena de emociones.

Evidentemente, su éxito más reseñable fue aquel cuarto puesto en la Eurocopa de 2008. No sólo por el resultado en sí, que fue magnífico, sino sobre todo por la forma en la que lo consiguió: siendo más turcos que nunca. A partir del caos, el desorden y la pasión, la selección de Fatih Tarim encadenó la serie de partidos más emocionantes de las últimas ediciones del torneo. En el segundo partido, los turcos remontaron a Suiza con un gol de Arda en el descuento. En el tercero iban perdiendo 2-0 ante la República Checa cuando apenas le quedaban veinte minutos de vida, pues con éste resultado estaban eliminados, pero un nuevo tanto de Arda y dos de Nihat obraron el milagro. Y no sería el último. En cuartos llegaba la atractiva Croacia de Bilic, quien se pondría por delante en el minuto 119 de partido. Pero no fue suficiente. Semih Sentürk cazó en el área el típico hail mary con el que se suele acabar un encuentro así, y medio cayéndose colocó el balón en la escuadra. Y a semifinales, porque en los penaltis no darían ninguna opción.

Turquía 2008 se movía muy bien en el desordenAllí Alemania le pagaría con su propia medicina cuando parecía que Sentürk lo había vuelto a hacer, pero ni siquiera este irónico final restó ni un ápice de epicidad al equipo de Fatih Terim. Más bien lo contrario: todos parecieron más grandes. El imprevisible Rustu en puerta, el despliegue de los Mehmet, Topal y Aurelio, las subidas de Sabri por la derecha con la presencia, aún sin barba, de Arda Turan por la izquierda. Y la historia del renombrado Kazim Kazim, el veneno de Nihat Kahveci y la puntualidad de Sentürk.

La generación de 2016 parece algo diferente.

En 2016 parece ser otra cosaSu rival de hoy, Croacia, conoce la historia de primera mano. A Turquía le cuesta llegar a estas instancias, pero es que cuando desembarcan en este tipo de torneos cortos logran mejorar toda expectativa. Además de las semis de 2008, los turcos ya coleccionan unos cuartos en la Eurocopa 2000 y unas semis de Mundial en 2002. ¿Lo podrán repetir los Çalhanoglu, Inan, Tufan, Balta, Yilmaz y compañía? A priori suena complicado. No parecen ni el mismo tipo de futbolista. Pero el caso es que en el banquillo está Fatih Terim, que es la verdadera diferencia entre lo improbable y lo imposible en Turquía.

“Las expectativas siempre son altas cuando se trata de mí, pero estoy acostumbrado a ello y casi siempre he estado a la altura. Es necesario empezar estos torneos paso a paso. En primer lugar, vamos a clasificarnos si podemos. Luego, después de sobrevivir a un grupo duro con España, República Checa y Croacia, creo que llegaremos muy lejos”, decía recientemente. Y razón no le falta. De epopeyas inesperadas e imprevisibles Fatih Terim sabe un rato.

 
 

Foto: BULENT KILIC/AFP/Getty Images


5 comentarios

  • hola1 12 junio, 2016

    Una de las selecciones mas divertidas. Tiene calidad este equipo turco y veremos que tal hoy en el partido contra Croacia. Yo tengo ganas de ver a Ozyakup y tambien al nuevo fichaje del Dortmund,Mor.

    Respond
  • Sobris 12 junio, 2016

    He visto el enlace a la Eurocopa 2008…y que decir, que bonito es este torneo

    Respond
  • @migquintana 12 junio, 2016

    @hola1

    ¿En qué destacan exactamente ambos? No he visto nada de ninguno. De hecho, Abel, Arroyo y David me vienen hypeando mucho la primera impresión de Mor a partir de lo que han visto… y no quiero ver ningún vídeo ni nada parecido para que esta primera impresión llegue en esta Eurocopa o de la mano de Tuchel.

    @Sobris

    Aquel Croacia-Turquía es uno de mis partidos favoritos de siempre.

    Y lo brutal es que en esa misma ronda tuvimos el España-Italia y el Holanda-Rusia. Es decir, quizás con perspectiva, más allá del nivel, ésta haya sido la Eurocopa más divertida y emocionante de las últimas.

    Respond
  • iltuliponero 12 junio, 2016

    Me parece Turquia un equipo potente en lo técnico y con capacidad de divertir. Mehmet Topal en la centralía como apunte freak. Comandante atrás.

    Respond
  • @Lvallejocolom 12 junio, 2016

    Una "pena" que hayan caído España, Croacia y Turquía en el mismo grupo, porque a las dos últimas las ponía como candidatas a dar más que un susto en rondas posteriores. Suerte que al ser un mayor número de equipos, los 4 mejores terceros pasen a la siguiente ronda. Por otra parte, al que más ganas tengo de ver es a Çalhanoglu. Creo que es un jugador bastante apto para marcar diferencias, uno de esos de los que en un torneo corto puede convertirse en un diamante. Ojalá sea así.

    @MigQuintana

    A partir del fichaje de Mor por el BVB he podido ver un par de encuentros suyos, además de algún vídeo. Y esa electricidad que corre en sus venas mola mucho.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.