El ciclo Messi | Ecos del Balón

El ciclo Messi


“¡Ya salen, ya salen! Míralos, ¡son unos picapedreros!”. La televisión argentina no podía contenerse. Tras reunir sin éxito una de las mayores constelaciones de su historia en el Mundial 2006, Brasil se había plantado en la final de la Copa América 2007 con un bloque y juego más que sombríos. Los Vagner Love, Josué, Mineiro o Elano parecían muy poca cosa, incapaces de vestir esa camiseta. Al otro lado estaba Argentina, que había coleccionado victorias con una superioridad casi sin precedentes. Existía en el país el pensamiento de que jamás se había disfrutado de tanto talento junto. Apunten: Zanetti, Ayala, Riquelme, Verón, Tévez, Crespo… y Messi. Más Gaby Milito, Mascherano, Aimar, Cambiasso… Una mezcla perfecta entre jóvenes, maduros y leyendas consagradas que iba a más de tres goles por partido. Argentina nunca había sido tan, tan favorita ante Brasil. Pero Argentina perdió.

Aquella derrota supuso un punto de inflexión –negativo– para la camiseta albiceleste. Los catorce años sin títulos, que parecían circunstanciales, de repente tenían otro aspecto. ¿Cuándo se rompería la racha? Después de todo, si no había sido con ese plantel, ¿cuándo sería? El semillero argentino había reaccionado con orgullo a la (des)aparición celestial de Diego Armando Maradona. Tras él llegaron acontecimientos como Batistuta (máximo goleador de la historia de la Selección), Fernando Redondo (quizás el mejor y más puro “5” que dio la nación) o Riquelme (mejor jugador de la historia de Boca). Incluso puede decirse que en 2002, Argentina acudió a una Copa del Mundo con el mejor engranaje colectivo en décadas de la mano de Marcelo Bielsa. Pero nada había bastado. Los años caían y las derrotas se acumulaban. Solo los treintañeros recuerdan ya una Argentina campeona.

“Jugar con Argentina te quita prestigio” (Carlos Tévez, 2 de septiembre de 2011).

El S.XXI no conoce triunfo argentino. Cada derrota hacía más probable la siguiente. Hasta hoy.

Lionel Messi es un insurrecto. Un hereje contra la historia. En el rosarino, el fútbol encontró a la primera figura en treinta años a la altura de sus reyes pétreos. Nacido en la tierra de su antecesor, Messi recibió de manera natural una comanda sin lógica: reeditar la obra irrepetible e insuperable de Maradona con Argentina. Daba igual que tal cosa fuera, literalmente, imposible. Las historias especiales del mundo del balompié se suceden en contextos sociales y deportivos tan particulares que el propio fútbol se asegura de que no puedan duplicarse. Pedirle a Messi una historia de amor con “la Diez” como la que vivió Diego tendría el mismo sentido que exigirle a cualquier estrella (pasada o futura) que llegase al Real Madrid que pusiera su nombre a la altura de Alfredo Di Stefano. Tan ilógico como demandarle al próximo megacrack del FC Barcelona que se alce por encima de los números y títulos del propio Messi. Los gigantes del balón dejan su marca en territorios por conquistar. Todos menos Leo, obligado a bancarse ese imposible.

Argentina necesita sentirse Argentina para competir. Son un fútbol basado en el orgullo.

Lo que Diego Maradona fue para la Selección quedó explicado en su momento en el tercer párrafo del artículo “Solo queda el potrero”. Mucho más que un Mundial, su legado tuvo que ver con la exaltación del orgullo argentino. Alrededor del liderazgo de Diego nació una competitividad extrema de unos futbolistas, en algunos casos, bastante limitados. La imagen del triunfo es México 86 pero el resumen del maradonismo se condensa en Italia 90. Si uno repasa el campeonato, verá que el Pelusa lo finalizó con 0 goles en 7 partidos (había hecho 5 en 7 encuentros en suelo mexicano). Maradona afrontó el torneo muy castigado del tobillo y casi no hubo señales de sus galopadas en la primera fase, en la que Argentina quedó tercera. Pero entonces llegó la “corrida memorable” ante Brasil. Una inolvidable injusticia futbolística ante el enemigo íntimo. El milagro del Diez obligaba al resto a derramar sangre si era necesario. A partir de ahí, Argentina fue avanzando rondas sin necesidad de ganar, con el arquero Goycoechea parando mil penaltis, todo rodeado de un sufrimiento extremo. Maradona no decidía los partidos con goles o asistencias, pero resultaba objetivo que sin él, la albiceleste no hubiera durado ni un minuto en el Mundial. Alemania acabó con el sueño del tricampeonato pero en la camiseta argentina se había grabado un gen ganador que le permitió levantar dos Copas América en 1991 y 1993 sin tener a Maradona en sus filas.

(Hasta aquí la historia argentina entre 1986 y 2011. Sepamos qué hubo más allá.)

La tarea de Leo Messi en Argentina tenía connotaciones por encima incluso de los propios títulos

Leo Messi arranca como número uno del planeta en 2009. Es ahí, un año antes del Mundial de Sudáfrica, donde comienza “Que de la mano de Leo Messi”, artículo que narra con máxima precisión toda la etapa de Messi en la Selección entre 2009 y 2013. Es la de Leo una historia de madurez tardía, un encuentro entre dos entes (jugador y Selección) destinados a quererse y que sin embargo, llegaron a odiarse casi sin matices. Leo, amando a su país, viajaba con pavor hacia un fútbol y una cultura todavía imposibles de descifrar para él. El pueblo argentino, por su parte, reaccionaba con ira al no poder adorar a quien ya era rey. Por el camino erraron unos y otros, y fue en 2012 cuando la barrera por fin cayó. Había costado pero Messi ya era el futbolista del siglo también con Argentina.

Pese a ello, la prueba del algodón estaba por llegar. La Copa del Mundo de Brasil definiría el impacto real de Messi en la historia de la Selección. Lo cierto es que globalmente Argentina llegaba bien. El bloque de jugadores contaba con la edad ideal y venía actuando junto desde hacía tres años. No obstante, el once habitual de Sabella dejaba muchas dudas. La delantera acumulaba elogios pero el centro del campo y –sobre todo– la defensa eran casi un saco de boxeo para la opinión pública. Fruto del nerviosismo, Sabella inauguró el campeonato ante Bosnia con cinco zagueros, el sistema que solía utilizar cuando olía el sufrimiento. La primera parte de Argentina fue horrible, depresiva. En 45 minutos de juego se estaba tirando por tierra todo el optimismo acumulado en los dos años anteriores. No hay exageración, Argentina es tal cual, y un Mundial (que se lo digan a Bielsa) tampoco otorga tiempo de reacción. Pero entonces apareció Messi. Apareció por fin la imagen deseada: un golazo de Leo con la Diez en la Copa del Mundo, celebrado como nunca antes por la Pulga. Argentina había jugado fatal pero había ganado. Hubiera podido derrotar a Bosnia sin el concurso de Messi, pero hubiera sido imposible ser feliz aquella noche sin la ilusión de tenerle.

Messi puso lo imprescindible para que Argentina comenzara a recobrar el placer de ser ella misma

Tras Bosnia llegó Irán, quizás la peor actuación de Argentina en la Copa. A nivel de juego lo cierto es que no había muchas noticias positivas; Messi la tocaba poco, Di María intentaba miles sin éxito y apenas sí se sucedían cortes milagrosos de Mascherano. Asomaba de nuevo la depresión cuando Messi, tras 90 minutos opacos como no se le recuerdan, inventaba otro golazo excepcional. Las dudas quedaban sepultadas por la euforia que generaba ver a Leo decidir. “Gracias a Dios, el enano frotó la lámpara”, exclamaba Romero tras el choque. Messi comenzaba a penetrar en unos compañeros que, ahora sí, creían tener el as de la baraja. Estaban cambiando cosas. En octavos llegó la brutal exhibición de Di María ante Suiza, definida de la mejor manera: gol del Fideo tras cabalgada de Messi en el minuto 118. En el 120, palo milagroso de Suiza. El tono épico estaba ya servido. ¿A qué nos recordaba todo esto?

El final feliz quizás se estropeó cuando, ante Bélgica, un pase inaudito de Leo obligó a Di María a una carrera inasumible hasta para él. Con Angelito fuera y Messi, Agüero e Higuaín muy lejos de sus plenitudes físicas, los de Sabella dejaron de poder atacar. Pero daba igual. Argentina ya era Argentina de nuevo. A partir de aquí, los elementos menos dotados (y más discutidos) de la Selección pusieron “el huevo” histórico que les había caracterizado en el pasado. Para el recuerdo la actuación del flojísimo Basanta (todo un homenaje a los Troglio, Giusti y compañía), el corte acrobático de Garay en el minuto 94 ante Bélgica, el cruce de Mascherano ante Robben, los kilómetros de Biglia, los penaltis de Romero ante Holanda (déjà vu), el cierre con codazo de Rojo ante Wijnaldum… Incluso los primeros 45 minutos de Messi ante Alemania, sus mejores del torneo, se basaron en un derroche físico y emotivo que no estaba para sostener. Argentina hincó la rodilla, sí. Y es Argentina un país tremendamente exitista; si no hay triunfo, no hay gloria (y más en el caso de Messi). Pero esta vez iba a ser distinto. Exactamente igual que sucedía tras la final de Italia 90 (Ver Portada “El Gráfico”), el pueblo se sintió unido a ese grupo, había compartido su sufrimiento, generándose así un nivel de empatía inesperado. “Nunca lo vamos a olvidar”. Leo regresó sin su Mundial, pero había recuperado el argentinismo. El valor de esa camiseta.

La herencia del Mundial ha hecho de Argentina algo que, por nivel de futbolistas, quizás no es

“Argentina tiene un equipazo”. La sentencia data de junio de 2015, escasos 12 meses después del comienzo de la Copa del Mundo. Faltan días para el arranque de la Copa América y Argentina, en efecto, es muy favorita. Leo Messi ha recobrado el nivel físico que hubiera soñado tener en Brasil, algo que condiciona el sentir general. Pero hay algo más detrás. De repente, se mira distinto a los convocados por Martino. Se sumaron Otamendi y Banega, de grandes temporadas en Valencia y Sevilla pero tampoco novedades desconocidas. Ambos formaron parte del proceso desde 2011. Entonces, ¿existe ese equipazo?

Con la Champions League como máxima prueba de calidad “élite”, un vistazo al núcleo duro nos dice que los Romero, Biglia, Rojo, Gago, Banega (más los Fede, Palacio o Basanta) jamás tuvieron peso relevante en la Copa de Europa. Otros, como Lavezzi, Garay, Zabaleta o Pastore sí que la juegan cada año, aunque queden lejos de frecuentar las semifinales. El dominio de la competición se reserva para la delantera y Javier Mascherano, es decir, para las piezas intocables, aquellos de los que nunca se dudó. Sucede que Argentina es hoy un escenario mucho más agradable y placentero. El citado Pastore es el mejor ejemplo de ello. Siendo un jugador innegablemente lagunero, su integración ha sido inmediata, suave, casi idílica. La misma camiseta que hizo de Verón un apestado y de Aimar algo irrelevante, parece no pesar para el Flaco.

Y así, con felicidad e ilusión, Argentina se prepara esta noche para intentar romper una sequía de 22 años. En Chile ante Chile, un toro capaz de embestir como pocos actualmente. Pero Argentina está confiada porque se siente Argentina. Qué mejor ejemplo que frente a Uruguay, un choque de terrible dureza en el que cada pieza de la albiceleste metió todo sin arrugar lo más mínimo. Empezando por Messi. A él corresponde haber devuelto al país a la senda de grandeza de antaño. Sabe Leo que necesita imperiosamente este título, pero el ciclo Messi ya está rentabilizado para Argentina. Solo una vez en la historia lograron encadenar final del Mundial y Copa América en el plazo de un año. Fue en 1991, tras la Copa del Mundo de Italia, cuando llevar la azul y blanca otorgaba prestigio. Como hoy.

···


···

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER TODAS LAS COLECCIONES DE
– ORIGEN | ECOS –

···


47 comentarios

  • danielgi610 4 julio, 2015

    No le quito nada a Messi porque sin duda es un grande este deporte, pero a veces siento que se le trata de engrandecer de más en donde no se puede, como con Argentina. Se trata de empequeñecer al equipo del que esta rodeado cuando esta claro que es un equipazo, de verdad, tienen a un TOP mundial en cada línea del campo y el resto son jugadores de élite o que cuando se ponen la camiseta de Argentina elevan enormemente su nivel (Romero, Rojo). A nivel talento solo España, Alemania y Francia* se le comparan a mi parecer(la última más potencial que actualidad)

    Messi es un monstruo y un crack mundial sin duda pero me llama la atención esto, ya que jugadores considerados menores en jerarquía por muchos como Zidane o Ronaldo(aquí hay mas controversia) si lograron muchísimo con sus selecciones y al menos a mí me transmitieron muchas más vibras. ¿Por que?

    Respond
  • NJosC 4 julio, 2015

    Después de leer esto creo que me surgió una inesperada "argentinidad". Ahora si gana Argentina, puede que hasta llore.

    Respond
  • @monopandillero 4 julio, 2015

    Disfruto mucho los textos sobre la albiceleste que escribe David.

    @Copa América 2007

    Hace un par de semanas me vi todos los partidos de Argentina en ese torneo y la derrota en la final ya no me pareció tan casual como en su momento me pareció.

    Las goleadas en los partidos previos ocultaron la tremenda fragilidad defensiva de ese equipo y cierta simpleza que tenían sus ataques: Riquelme venía al interior izquierdo, Cambiasso rompía hacía adelante, Messi esperaba en la mediapunta y el delantero (Crespo primero, y luego Milito y Tévez) abrían su posición como extremo izquierdo. Si no funcionaba, Riquelme iba a la mediapunta, Messi hacía muchas veces de extremo izquierdo y Argentina esperaba a que se regateara a todos por fuera (a Paraguay lo destroza así cuando ingresa en el segundo tiempo). También es cierto que dejan minutos muy bellos durante el torneo (los 30 minutos en el primer partido vs USA donde coinciden Aimar, Riquelme, Messi, Verón y Crespo son de culto; y también el segundo tiempo de los cuartos de final vs Perú con Tévez, Messi y Riquelme haciendo destrozos), pero en todos los partidos van acumulando ciertas dudas, (USA y Colombia se ponen en ventaja, Perú está más cerca de marcar el primer gol en el primer tiempo y México lo supera ampliamente, también en el primer tiempo) que cuando llega el equipo Dunga, hace saltar el plan argentino por los aires. Elano, Josue, Alex y Maicón sellan su sector derecho, Argentina se queda sin las conducciones de Messi, Julio Baptista marca el golazo y a partir de ahí, Robinho hace el resto eligiendo entre acelerar los contragolpes, o guardar el balón en algún costado hasta que Argentina colapsara.

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @danielgi610

    Yo creo que es radicalmente lo contrario tío ^^

    Por sus obligaciones históricas (ganar a toda costa un Mundial) se ha dejado muy de lado que el ciclo Messi en Argentina ya es historia (Final Mundial+ final CA en un año solo sucedió una vez en el palmarés del país). Pero es que hay que ir más allá: hoy Argentina, su afición, se siente orgullosa y representada en estos hombres. Hacía muchísimo que esto no sucedía. Tras el Mundial, miles de personas lloraron al recibirles porque "habían dejado todo".

    Dices que hay jugadores que elevan el nivel. Bien, cuando durante 20 años hemos visto a cracks pasar por ahí sin oler títulos… Ahí están las palabras de Tévez, jugar ahí desprestigia. Desprestigiaba cuando el propio Messi, siendo el mejor del mundo de lejos (2011) no había sido capaz de meterle mano a la propia selección. No nos engañemos: hoy están los mismos que no le ganaban a Bolivia en la CA 2011. Los mismos. Son los mismos que hasta el Mundial sufrían un descrédito tremendo (hace doce meses no leerías que había TOPS mundiales en defensa y medio campo, creeme ^^).

    Hay un antes y un después en la selección argentina, sobre todo si vencen hoy. Un ciclo diferencial a lo vivido entre 1995 y 2011, lo que vino tras el maradonismo. Hoy Argentina juega finales y compite a muerte con lo que tiene, que como digo, está muy lejos de ser un conjunto de estrellas. Conjunto de estrellas son Real Madrid o Barcelona, y de los argentinos nadie sería titular más allá de sus puntas (Mascherano es pivote suplente en el FCB). Pero más allá de esto, hoy Argentina juega una final durísima de visitante y nadie espera que la pierda por 3-0 como en 2007. Competirán, como ante Alemania, contra la que estaban en absoluta inferioridad de talento y a la que quizás merecieron ganar.

    Todo eso vuelve a ser Argentina hoy. Y el punto de partida está claro cuál fue, allá en Barranquilla. Su trabajo le costó.

    Respond
  • @RoselloMatias 4 julio, 2015

    "Messi recibió de manera natural una comanda sin lógica: reeditar la obra irrepetible e insuperable de Maradona con Argentina. Daba igual que tal cosa fuera, literalmente, imposible. Las historias especiales del mundo del balonpié se suceden en contextos sociales y deportivos tan particulares que el propio fútbol se asegura de que no puedan duplicarse".

    Por frases como esta, es que yo tachaba los días en el almanaque hasta el día en que David volviera para deleitarnos con artículos así de buenos. Te aplaudo de pie.

    Y más allá de que todo el artículo me parece buenísimo, rescato esa frase porque me parece un resumen perfecto. Yo no sé hasta que punto la comparativa Messi/Maradona se percibe en Europa, pero acá es tremendo el tema. Yo recuerdo las comparativas "místicas" (que circulaban por facebook) entre el Mundial del 86 y Sudáfrica 2010, o los fotomontajes de Maradona pasándole la posta a Lionel, en la previa a la final de Brasil. Messi estuvo "condenado", desde que se convirtió en el 1, a igualar a Maradona. Y como bien dice David, los sucesos futbolísticos tan significativos en la historia del deporte son irrepetibles. Por muchos motivos (y todos no son necesariamente futbolísticos).

    Viéndolo con perspectiva, creo que Brasil 2014, mentalmente, fue durísimo para Leo. No por la derrota (creo que la sobrellevó bastante bien) sino por todo el proceso previo: la expectativa, la presión (de la gran cita y del pueblo orgulloso y exitista, que es el argentino), la "sombra" de Maradona, sus propios deseos de grandeza, ver como sus heraldos caían en combate y como el equipo se transformaba (lógicamente) en algo que no lo potenciaba, etc. Sin embargo, creo que su rendimiento y su influencia en el equipo fue mucho más grande de lo que algunos los reconocieron. En lo futbolístico y en lo anímico. Lamentablemente le faltó ese momento épico para trascender más allá de cualquier palabra. Es decir, que volviera innecesaria cualquier tipo de explicación. Ese remate cruzado contra Neuer todavía me persigue cuando apoyo la cabeza en la almohada.

    Y si bien es cierto que a día de hoy, 4 de julio, hay un reconocimiento bastante general acerca de la importancia de Messi en la selección, todavía quedan algunos reductos de "infieles" que siguen circulando por ahí y lo castigan cada vez que pueden. De hecho, en youtube está circulando un vídeo llamado el "argentum Anti Messi", que parodia esos comentarios (con bastante precisión, debo decir). De todas formas, para cimentar ese vínculo, creo que el título de hoy es importante. Somos un pueblo exitista y esos 22 años sin títulos pesan mucho. Lionel puede ser el hombre que corte con esa sequía. Por más que la final de Brasil tenga mucha más trascendencia.

    Respond
  • danielgi610 4 julio, 2015

    @DavidLeonRon

    Comparar los 2 mejores clubes del mundo con selecciones es trampa… Los jugadores que tiene Argentina son muy competitivos, Otamendi es un monstruo, mascherano no es titular en barcelona de mediocentro por sistema pero creo que en todos los demás equipos excepto Real Madrid sistema Ancelotti y Bayern sería indiscutido(igual x sistema), y la delantera es puro crack Mundial. Digo al menos al ser mexicano no concibo que crean que su selección no tiene talento pero para mi tienen muchísimo. Vamos, no es la situación Cristiano-Portugal.

    Y esque si me dices que es histórico lo que ha hecho hasta ahora Messi con la selección argentina perdóname pero no lo veo. Me puedes decir que no soy argentino y tendrías razón porque no puedo ver el día a día, pero precisamente los hechos históricos trascienden fronteras y no hay porque argumentar con tanto escrutinio algo que se supone que es histórico.

    En fin, Messi tiene el siguiente Mundial para callar la boca de muchos escépticos como yo, y ojo que no pediría que gane el mundial si o si, pediría que destrozará rivales como a nivel clubes, es decir, que se gane un balón de oro de mundial merecido 100%

    Respond
  • SadButTrue 4 julio, 2015

    Suscribo el comentario de @monopandillero, me encanta cuando David escribe sobre Argentina (mi pais).

    Tambien debo decir que tiene una vision acertada de como se valora a este grupo de jugadores desde que comenzo el ciclo de Sabella hasta el dia de hoy.

    Y no es solo por Messi o Mascherano. Es que los Zabaleta, Rojo, Biglia, Romero, Garay, y sobre todo Di Maria son valoradisimos, y verdaderamente se siente que dejan todo y nos representan como hace muchisimo se pedia.

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @danielgi610

    No es que lo que haya hecho sea histórico… aunque bueno, habrá que ver cuál es el saldo cuando se retire, esta es una película por acabar. Después de todo, si todo va simplemente normal será el máximo goleador de la historia de la Selección y el futbolista que más veces se haya puesto esa camiseta. Lo que digo realmente es que su ciclo ya es un aparte en la historia del seleccionado argentino.

    Al fin y al cabo, como dice @RoselloMatias, Messi puede hoy acabar con 22 años de sequía (casi un cuarto de siglo), amén de haber logrado en su ciclo jugar una final del Mundial (solo había pasado 4 veces en 90 años). De hecho, Argentina llevaba 24 años… ¡¡sin pasar de cuartos!!

    Es por todo esto y por lo que esté por venir que el ciclo Messi ya se diferencia en los libros de historia de la albiceleste.

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @SadButTrue

    "Tambien debo decir que tiene una vision acertada de como se valora a este grupo de jugadores desde que comenzo el ciclo de Sabella hasta el dia de hoy"

    Creo que por mi pasión argentina y por cómo sigo la actualidad de la Selección, tengo una percepción algo mejor que mis paisanos y gente de fuera de lo que sucede allí.

    Este artículo versa sobre lo que es Argentina hoy (su selección, su personalidad, su sentimiento) y cómo ha logrado volver a ello, el vehículo desde 2011 (Messi, de manera absoluta).

    "Y no es solo por Messi o Mascherano. Es que los Zabaleta, Rojo, Biglia, Romero, Garay, y sobre todo Di Maria son valoradisimos, y verdaderamente se siente que dejan todo y nos representan como hace muchisimo se pedia"

    Por supuesto. Y lo que yo quiero expresar es que futbolistas como Romero, Biglia, Rojo o Pastore están haciendo gloria donde Redondo, Sorín o Verón salieron tocados o más que eso. Y esto sucede porque Argentina dejó de ser la selva y hoy está aglutinada en un grupo que (casi) gana, con una referencia muy potente a la que todos siguen ("si Leo va, vamos todos", dijo Kun el otro día).

    Incluso Di María (futbolista espectacular pese a sus defectos) tiene en esta selección un toque distinto al que habría tenido en otras épocas. Porque es bravo, porque se deja la vida y tiene un tinte épico. En otras épocas, el Fideo no sería lo que hoy. De hecho, el nuevo estilo del Tata, que quiere amansar y tal, le está perjudicando. El estilo Sabella y sus formas le convirtieron en héroe, en el escudero perfecto.

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @RoselloMatias

    "Viéndolo con perspectiva, creo que Brasil 2014, mentalmente, fue durísimo para Leo"

    Creo que lo duro, visto con perspectiva, es que le cayese en el peor momento de su carrera con mucha diferencia. Cualquier parecido físico en términos de resistencia y punta de velocidad con el Messi de 2015 es pura coincidencia.

    En lo mental, creo que Messi se impuso a sus sufrimientos, que fueron terribles con esa camiseta pero tiempo atrás. Simple y llanamente, en julio de 2014 no le daba para correr más. Y frustrar le debe, porque se quedó a 5 centímetros.

    Respond
  • Gordillo 4 julio, 2015

    El texto me parece una maravilla y aunque creo que lo intentas explicar a ru manera hay que recordar qur maradona ya tenia el cariño del pueblo argentino por ser "argentino".messi llego muy joven sin partidarios de su causa como puede ser la aficion de boca de tevez, l de independiente del kun etc… La de NOB es de bielsa, y el cariño se lo tuvo k ir ganando poco a poco y aun hoy si no triunfa se le echa" la punta". Esto para un chico de 23 años que creo que fue el mundil anterior y sin llegar a ser la estrella del todo a nivel jerarquia de esa seleccion es muy complicado y mas con la prensa que alli tras tnto tiempo sin ganar. Luego vino brasil y la pena es que le coguio en un año muy dificil y de mucho desgaste en españa, nuestra propia seleccion lo noto ue cayo en primera s fase fase con un equipaso pero muchos partidos en españa, Estado o de forma no muy bueno y causas extrdeportivas, muerte de amigos, es papa, etc… Y aun asi solo le falto un poco de suerte para hacer historia. Yo creo que lo de leo es muy grande con argentina, no tanto por los logros sino por todo lo que lo rodea y la herencia que le esta dejando a las generaciones venideras, por poner un ejemplo dybla que es un historia parecida a la suya aunque hay venido mas tarde a europa o icardi. Creo que en el texto se intenta explicar algo esto k es nuevo ya que en el pasado esta identificacion no ocurria pero

    Respond
  • Gordillo 4 julio, 2015

    Por eso creo que juzgar messi solo por los resultados de argentina ed algo injusto hay que rodearse un poco de lo que es argentina para entender que lo mas sencilloalli es lo que pasa en el campo, lo dificil es lode afuera y pars un chico joven e introvertido superr ess barreras requieren de mucho merito

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @Gordillo

    Lo social es conocido por todos. Se sabe el país que es Argentina y la historia humana de Messi. Es tan de dominio público que me pareció conveniente dejarlo al margen ya y centrarnos en lo futbolístico. La parte social también está, pero la que interesa aquí es la del pueblo argentino y su selección.

    Dicho esto, pues sí, añade un mérito a Messi haber conseguido todo lo citado siendo "extranjero".

    Respond
  • César 4 julio, 2015

    No puedo estar más de acuerdo con Daniel. Las ganas de engrandecer cualquier cosa que haga Messi empalagan y este texto no puede ser más empalagoso y escrito por alguien que quiere demasiado a Messi personalmente. Las selecciones son momentos que provocan historias así todos los días y es muy fácil emocionar con ellas. Es fácil emocionar con lo que Bale está haciendo para tener a Gales líder de un grupo con Bélgica y Bosnia, o con lo que hizo Zidane con una selección que nunca había ganado el Mundial o con lo que hacía Revivo con Israel.

    Lo de Messi si no se quiere maquillar no es distinto y de hecho es peor. Es un jugador que gana cuando le da la gana como ha demostrado este año en un Barça mediocre que en Argentina no ha sido capaz ni de ganar una Copa América todavía con la crisis que hay allí. Ganarle a Bolivia como dice David no es éxito, no ganarle era un fracaso, como fue un fracaso encubierto que fuera Di María la estrella del Mundial mientras Messi no hizo nada de nada en las eliminatorias.

    Messi es el mejor jugador de la historia pero querer decir que su historia con Argentina es tan grande como ha querido hacer David es algo que solo comprará con quiera porque la realidad es que Messi incluso ganando hoy estará por debajo de lo normal en Argentina. ¿Que las otras Argentinas sin Maradona perdían mucho? Porque no tenían un jugador que gana un Triplete con Rakitic de medio clave y Mascherano, Alves y Alba en defensa.

    No me esperaba un artículo tan de aficionado en Ecos del Balón. Tengo a Ecos por algo más riguroso.

    Respond
  • Gordillo 4 julio, 2015

    Lo entiendo y me parece correcto ya que quizas es un tema mas de fuera de lo que es ecos pero me parecio oportuno aportar que esa barrera la "argentino europeo" pq cada vez llegan mas joven a europa, y esa barrera que ntes no existia leo(quizas junto a maravilla en el boxeo)tb la estan rompiendo y pueden repercutir y ayudar a entender lo que sea la argentina del futuro y eso desde mi punto de vista tb es leo uno de los propulsores

    Respond
  • Abel Rojas 4 julio, 2015

    @ Monopandillero

    La sorpresa en 2007 vino porque el once argentino tenía muchísimo más talento en teoría que el brasileño. La Brasil de 2007 fue la primera a la que se le empezó a echar en falta que carecía de calidad. Se venía quizá de la mayor colección de estrellas de la historia de una selección (Cafú, Roberto Carlos, Lucio, Emerson, Kaká, Ronaldinho, Robinho, Adriano y Ronaldo), y se pasó a todo lo contrario. Ronaldinho y Kaká renunciaron y solo fue Robinho tras un año en España en el que no había pasado del bien o el notable bajísimo. Pero sí, colectivamente, Argentina no era lo que decían sus figuras ni mucho menos. Y Brasil fue bastante superior en la Final.

    @ David León

    A ver… Zabaleta, Garay, Otamendi, Mascherano, Banega, Pastore, Di María, Tévez, Agüero, el Kun y Messi pueden ser un núcleo ligeramente desequilibrado, pero al peso, es el grupo humano más potente del presente o el segundo tras Alemania. Y encima este año se han salido casi todos. Argentina no es la Brasil de Dunga en 2007 tampoco. Es un equipo que, en este momento, está obligado a llegar a la semifinales de todos los torneos que dispute. Como así está siendo. Que luego haya otros factores que den más o menos mérito al grupo, OK, pero el grupo en sí es para poder ganar todos los torneos que dispute vista la camiseta que vista.

    Hablando rigurosamente. Luego está ahí que la Selección de Bielsa tenía un talento medio comparable o superior y, al carecer de la figura aglutinadora que fueron Maradona y Messi -quizás también Kempes a su mucha más modesta manera- no pudo lograr las de las demás.

    Respond
  • @migquintana 4 julio, 2015

    @SadButTrue

    De todo lo que comentas y lo que expone David, creo que el mejor ejemplo es Marcos Rojo. Un futbolista tan limitado en determinados aspectos, bajo mi punto de vista claro está, que con la selección logra que sólo pesen sus virtudes físicas e, incluso, anímicas. Ese gol de cabeza ante Paraguay, mismamente, es puro Rojo en este ciclo reciente. Y, sin esa transformación de la que versa el texto, a Rojo le estarían cayendo palos por todos lados porque sus deficiencias serían un grave problema para Argentina, como lo eran las que tenían laterales pretéritos.

    @Gordillo

    De hecho, más allá de ese tema que comentas, que es muy cierto, yo añadiría el hecho de la globalización. Es decir, todos los argentinos pueden ver día a día lo que Leo Messi hace en el Barcelona. Como agota adjetivos día tras día. Como es realmente inabordable. Y, claro, las expectativas y las ilusiones se disparan y se ponen sobre sus hombres. Es imposible que no suceda, pero no ayuda. Porque esperar que Leo Messi haga lo mismo en Argentina, en el fútbol actual de selecciones, sabiendo también cómo ha solido estar de potenciado en su club, es prácticamente una quimera.

    Respond
  • Fran 4 julio, 2015

    No entiendo muy bien este artículo. Es adentrarse en una afición y ver como ve a su ídolo, no sé que cabida tiene eso en Ecos y estoy confundido. Me suena a Tamudo en el Espanyol o Duda en el Málaga o a que Messi ha ganado dos Mundiales y no me he enterado. ¿El mejor jugador del mundo con diferencia tiene la suerte de tener compañeros que no tuvieron ni Maradona ni otros grandes futbolistas como Best, Giggs y Cristiano, no gana nada y a menudo juega mucho peor de lo que debe y se le escribe esto? No me ha parecido estar en Ecos mientras leía este artículo sino en un sitio donde querían engañarme y hacerme ver las cosas como quería el autor.

    Hace unos días leí en Ecos un artículo sobre Forlán. No se puede dar a ese artículo esa orientación y esta al de Messi. Forlán ha hecho por Uruguay mucho más que Messi por Argentina.

    Respond
  • Abel Rojas 4 julio, 2015

    @ Fran

    No creo que sea tan difícil de entender. En Ecos no sólo se escriben análisis tácticos. También se escriben artículo vintage, análisis de situación, columnas de opinión e incluso cuentos o textos que comparan a futbolistas con superhéroes.

    El artículo de Forlán era futbolístico. Este no lo es. Es un análisis situación que trata de acercar al público, sobre todo, español lo que Messi significa para Argentina en este momento, para que casos como el tuyo, que haces una lectura directa e interpretas que Messi podía haber hecho más por la Selección, ganéis herramientas por si queréis entender por qué los argentinos se sienten orgullosos de él en este momento.

    No es un texto que pretenda valorar, sino describir. A partir de ahí, de cada cual está opinar que David se haya equivocado o no en el análisis de situación que ha realizado. Pero lo de Forlán y Messi no tiene mucho sentido tal y como yo lo veo. Lo tendría si David hubiera realizado un artículo sobre Forlán en la misma línea de este y hubiera dado a entender que sus méritos no son colosales. O sobre Casillas en España, o sobre Müller en Alemania o sobre Tamudo en el Espanyol, como dices. Pero es que no tiene nada que ver una cosa con la otra. Este texto no habla de fútbol. Estudia y transmite el papel mediático y social de Messi en Argentina en este momento. Que, y esto ya es opinión mía, me parece un tema bastante interesante, si me permites.

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @César

    Antes de nada, comentarte que no tengo ningún problema en que ni tú ni nadie critica cualquier artículo que yo pueda escribir. Ni más faltaba, me tengo por un tipo bastante humilde. Dicho esto, ya nos vamos conociendo tío ^^ A ver, que no es por mí César, es por la gente, por respeto a los que vienen aquí a debatir, se esté a favor o en contra de cualquier punto de vista que se tome.

    No sé tío, tú mismo lo dices. Ecos es algo riguroso. Esa actitud de troll, del que se sabe qué opinará antes de que lo exprese… no pega ya, ¿no?

    Dicho esto, vamos al fútbol.

    @César

    "en Argentina no ha sido capaz ni de ganar una Copa América todavía con la crisis que hay allí"

    -Hace justo un año, en el Mundial, metieron a cinco equipos en octavos de final. A tres en cuartos (los otros dos, Uruguay y Chile, habían sido eliminados por sudamericanos también) y a dos en semifinales. Crisis muy relativa a tenor de lo presenciado en la Copa del Mundo.

    -Es su segunda Copa América como MESSI. De la primera (2011) no me escucharás decir gran cosa. Es decir, llegaba en su mejor momento (como hoy) y le cayó encima toda la presión. Fue su punto más bajo y el de Argentina, el ciclo Batista no aportó nada de nada. Si su Mundial 2010 creo que no fue nada malo para un debutante que aún no había agarrado del todo el liderazgo de la Selección, su Copa América 2011 sí decepcionó al tratarse de un Leo "tribalón de oro".

    "Ganarle a Bolivia como dice David no es éxito, no ganarle era un fracaso"

    A lo largo de 24 años has visto a Argentina quedar eliminada de un Mundial por no ganarle a Suecia. La has visto caer ante Rumania en octavos. La has visto perder 6-1 con Bolivia. Incluso se puede decir, sin que esto sea fracaso, que cayeron ante una Alemania de talento inferior, nada que ver con la notable diferencia contraria del pasado 13 de julio.

    Argentina llevaba 21 años fracasando, César. Con Messi siendo parte en dos o tres de esos años.

    -Por desgracia para la albiceleste, a Di María no le dio tiempo ser el mejor de nada, porque prácticamente se perdió cuartos, semis y final. La rompió a lo loco contra Suiza (para mí la mejor producción ofensiva de un atacante argentino en el torneo) y jugó muy bien con Nigeria.

    Según mi visión, el jugador más representativo del campeonato fue Mascherano. Y bueno, si quieres mi opinión, el más importante fue Messi, de muy largo, por lo que ya expongo en el artículo: Argentina agarró toda la fe y el argentinismo en base a los "5 goles" de Messi hasta cuartos. Fíjate si fueron importantes que con un poco de menos puntualidad, Argentina podía haber cruzado con Francia en octavos y con Alemania en cuartos. Todo eso desde la depresión.

    Muy posiblemente, hoy no habría nada de lo que vivimos.

    Respond
  • Gonzalo 4 julio, 2015

    Para mi si Leo gana esta copa America con la Albiceleste , entrara directamente en la historia de el futbol argentino. No olvidemos , que fue leo quien llevo a Argentina a la final de el mundial de Brasil. El Messi actual es un futbolista total , sus cambios de orientacion son tremendos y su manera de entender el juego magnifica.Es cierto que a Leo en esta copa le esta faltando ver puerta , pero argentina se mueve a su son , para ejemplo el partido de semis ante Paraguay participo en todos los goles , hi juega hi hace jugar como nunca. Esta Seleccion y sobretodo Leo merecen este titulo.

    Respond
  • Gordillo 4 julio, 2015

    @abel
    El kun y aguero son el mismo supongo k estarias pensando en higuain y pusiste aguero por error. Y lo de que este año se han salido lo pongo en cuarentena ya que para mi el unico k subio nivel respecto el mundial es messi. Es verdad ue otmendi le suma a demichelis, banega a gago y tevez a palacio pero para mi si le quitas a messi a esta seleccion se te queda una seleccion europea de nivel medio y niguna de sus otras estrellas( aguero, di maria y pastore han echo un gran año) si tevez y banega pero no son titulares. Y los de segunda fila hay un poco de todo romero suplente, rojo asi, asi, garay en rusia, zabaleta bajando prestaciones en el city, masche jugando todo el año en otra posicion, lucas si ha estado bien pero para la buena campaña de la lazio tampoco ha sido de los destacados.(otamendi si ha estado muy bien pero es k antes estb en portugal y brasil) Es verdad que como conjunto suman desde que lo coguio sabella pero sin leo no lo veria en uns semifinales de eurocopa y en la copa america hay menos nivel por l crisis de brasil y colombia pq si hubieran llegado en el estado de forma k estabn las selcciones sudamericanas en el mundial y suarez con uruguay, tendrian k haber sudado sangre para llegar a la final.

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @Abel

    -Banega, Otamendi o Pastore debutaron con Argentina en 2008 y 2009 ^^ ¿Casual que sus aportaciones punteras (sobre todo los dos últimos vaya) comiencen en 2015?

    -Tévez ha vuelto a la Selección ahora, no ha formado parte del proceso regenerativo. Sí que formó parte del Mundial 2006 (Argentina cayó ante un equipo inferior bajo mi punto de vista), la Copa América 2007, las eliminatorias o el Mundial 2010.

    -Como comenté en el artículo, Garay no es Ayala. Zabaleta no es Zanetti. Rojo no es Sorín. Pero todos esos ya jugaron juntos dos Mundiales, que acabaron en la primera fase y en cuartos. La diferencia, como tú dices, es que no había un jerarca. Y creo que esto se nos escapa los europeos porque nos suena a chino, pero un argentino te dirá lo difícil que es ir a un Mundial sin que exista una cara que partir en caso de derrota, y más tras haber existido Diego. Ahí la camiseta pesa, y a todos esos jugadores que nombras (que tampoco es que jueguen semifinales de Champions precisamente) les hubiera pesado lo suyo, pienso.

    No puede ser casual que Garay transmita hoy un nivelazo brutal y que Ayala se la colara en propia puerta en la final. Que los españoles de esto sabemos mucho con nuestra selección ^^

    Respond
  • César 4 julio, 2015

    “A lo largo de 24 años has visto a Argentina quedar eliminada de un Mundial por no ganarle a Suecia. La has visto caer ante Rumania en octavos. La has visto perder 6-1 con Bolivia.”

    ¿No te das cuenta que pretendes decirnos que este es el nivel real de Argentina?

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @Fran

    Este artículo es el cierre de una trilogía que, sin quererlo, Abel me encomendó empezar en 2012.

    Capítulo 1: http://www.ecosdelbalon.com/2012/09/analisis-cris

    Capítulo 2: http://www.ecosdelbalon.com/2013/03/analisis-etap

    Y este, el 3.

    Te pido que los leas una tarde de seguido y entenderás que no solo tiene sitio, sino que era incluso necesario cerrar el círculo.

    Respond
  • Juan 4 julio, 2015

    Para poner todo un poco mas si cabe en contexto, hace unos años a Di Maria aca se lo mataba, no lo querían y hace muchos más a Mascherano tampoco, le decían "Menoscherano". Es mu dificil entrar en el corazón de la gente en este país tan exitista. Y hoy se los reconoce. Y como vos decis, todo empezó aquella noche en Barranquilla.

    Respond
  • Abel Rojas 4 julio, 2015

    @ David León

    No te estoy diciendo en qué año debutaron o dejaron de debutar, David. Te digo que en este momento, y atendiendo únicamente al rendimiento que los futbolistas citados muestran en sus clubes (Zabaleta, Garay, Otamendi, Mascherano, Banega, Pastore, Tévez, Di María, Kun y obviamente Messi), Argentina es una de las dos o tres grandes selecciones que hay en el mundo.

    Y la prueba está de hecho en que a mí esta Argentina de Martino no me parece que cree ninguna plusvalía de rendimiento en ninguno. Me parece un equipo bastante menos sólido y cohesionado que el de Sabella en las eliminatorias del Mundial. Pero el nivel individual de los futbolistas a 4-7-2015 está ahí. En la Selección y en sus clubes.

    Es lo único que he dicho y, francamente, me parece escasamente debatible.

    Vamos, que les lavas el cerebro, les cambias la camiseta, les pones la de Holanda, les cambias a Messi por Neymar y es un equipo que igualmente debe competirte por ganar la Eurocopa del año que viene. No por ganártela, que eso luego depende de detalles, pero desde luego es un equipo que optaría. A ver, que muy probablemente estamos hablando del once titular potencialmente más caro del fútbol de selecciones con permiso del español y el alemán.

    ¿Que aun así ha tenido que suceder el "efecto Messi" para que este grupo compita? Efectivamente, debido a que la posición de partida no era "cero", sino "menos mil". Pero a tontas y a locas, y repite, atendiendo únicamente al rendimiento de estos jugadores en sus clubes en los últimos dos años, Argentina tiene plantel de súper candidato. A un neófito en la historia reciente argentina, ninguno de sus últimos dos resultados le sorprende. De hecho, si hoy pierde, se sorprenderían para mal.

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @César

    Tío, de verdad, sigue mi consejo. Cuenta hasta tres y sumérgete en el debate real, que lo encuentro apasionante. Deja las guerras que tengas conmigo y aporta a la comunidad.

    Nadie dice con esa frase que Argentina sea eso. O sí. Argentina, como cualquier ente humano, no es más que lo que sus acciones sean. Y si durante 24 años no pasas de cuartos con Ayala, Redondo, Batistuta, Riquelme, Zanetti o Tévez pues… No hay mayor prueba que esa. Uno no es por condición divina. El Real Madrid es el club más grande del S.XX y tuvo que venir su segundo futbolista más relevante a devolverle la Copa de Europa 32 años después.

    Pues eso es Messi para Argentina. Devolvió la grandeza, las finales del Mundial, y falta por saber si los títulos.

    No es tan complicado tío.

    Respond
  • Abel Rojas 4 julio, 2015

    @ Gonzalo

    Me explicaría mal. Me refiero a que varios de los jugadores que debían demostrar algo, lo han hecho con creces. Pastore ha sido quizás el mejor futbolista del PSG esta temporada, cuando en las anteriores ni siquiera era titularísimo. Su fútbol ha dado un salto de calidad tremendo. Banega, que parecía rendido para el fútbol, se ha destapado como un hombre crucial en el que para mí ha sido el tercer mejor equipo del fútbol europeo en el año 2015. Pero crucial hasta el punto de condicionarlo. Y Otamendi ha sido para muchos el mejor central de una Liga que acoge a Piqué, Ramos, Pepe y Varane. Estamos hablado de tres jugadores que se han mostrado dominantes y que eran un cero a la izquierda hace 12 meses.

    Hombre a hombre, la salud de la super élite argentina está muy bien en este momento. Son pocos, pero muy buenos. Y los que han pegado bajón, con Di María a la cabeza, lo han hecho por motivos no difíciles de entender.

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @[email protected]

    "Para poner todo un poco mas si cabe en contexto, hace unos años a Di Maria aca se lo mataba"

    Pues como a todos. Como le hubiera pasado a Di María si juega en la Selección de 2006, o en la de 2002 haciendo de Piojo López en el 3-3-1-3.

    @Abel

    "atendiendo únicamente al rendimiento que los futbolistas citados muestran en sus clubes"

    Ves, justo aquí detecto el principal error, en mi opinión, de esta argumentación. Esto que dices lleva 20 años valiendo entre 0 y nada. Verón en 2002 había salido por 8000 millones de pesetas y campéon con la Lazio y pasó lo que pasó. Ayala era el mejor del mundo en 2004 y la prensa lo masacraba porque perdía la marca en la final de la Copa América. Riquelme era un club entero en Villarreal, rozando la final de la Copa de Europa y en cuartos de final ante Alemania, llevando la camiseta 10, es sustituido.

    De verdad, el peso de la camiseta argentina no es un cuento, lo puede relatar cualquiera que viva allí.

    "Y la prueba está de hecho en que a mí esta Argentina de Martino no me parece que cree ninguna plusvalía de rendimiento en ninguno"

    Vuelvo a disentir. No hay mayor plusvalía que Messi. Messi 2015 es lo que es, Messi 2014 es un jugador "triste", un futbolista tan mermado que no es que no pudiese aparecer en un bronco Holanda-Argentina de semifinales del Mundial; es que en campo del Elche, ante el Getafe o jugándose la liga en casa apenas lo veías moverse. Fíjate si hay diferencia con el actual.

    Hoy Messi va a otro ritmo, y en él se meten Pastore y quien venga, como se ha metido Rakitic, Jordi Alba y claro, crackazos como Suárez.

    Respond
  • Abel Rojas 4 julio, 2015

    Pero David, Que yo no estoy hablando de lo que tú estás hablando. Estoy hablando de fútbol y de futbolistas. ¿Me dejas? ^^ Me apetece hacerlo. Ha habido un usuario que ha hablado de fútbol y futbolistas y yo quiero hacerlo. Quiero hablar sobre el nivel de Otamendi en la era de Silva, Miranda, Medel, Jara, Murillo, Pepe, Alves, Ramos, Piqué, Terry, Cahill, Varane, Sakho, Chilleini, Bonucci, Hummels y Boateng. En la de Falcao, Suárez, Alexis, Cristiano, Morata, Rooney, Benzema y Van Persie. Es eso lo que estoy haciendo porque es lo que me apetece y a mí y a varios. Es algo completamente diferente a que Ayala, siendo superior a Otamendi, fallase con Argentina y demás. Me parece un tema interesante, como el otro. Porque considero que, en esto, Argentina está muy bien colocada en estos momentos. Mejor que en el Mundial, por ejemplo. Además, en este tema puede participar todo el mundo, que es de lo que se trata a poder ser.

    Y la verdad es que creo que quedó bastante clara mi intención. O lo intenté clarificar con frases tan, considero, directas como esta "¿Que aun así ha tenido que suceder el "efecto Messi" para que este grupo compita? Efectivamente".

    Respond
  • Gordillo 4 julio, 2015

    No se si sirve la comparativa pero la argentina de hace unos años es la brasil de hoy en dia, tenia jugadores que ern muy validos en sus equipos pero con su selccion ya no les quedaba ni el nombre de antaño, es como si ahora neymar coge esta seleccion y le devuelve el jogo bonito(en aegentina el ser canchero los huevos) y hce que de fred o elias digan maravillas y la vuelva a poner en la cuspide del futbol. Y desde europa donde no se conoce l cultura brsileña y la reercusion de neymar en brasil se dijiera k eso no es muy importante pq pele gano unos cuantos mundiles y por eso se intentar desprertigiar algo k es sobrehumano casi, pq aqui lo edtamos viendo desde un optica europea, pero habria k entender el pensar de brasileos y argentinos k es diferente al nuestro solo hy k ver la forma en el k se arbitra alli o como conviven con los escadalos, etc.. Algunos de ellos tienen una vision de europa y el futbol europeo como la que nosotros podemos tener de la NBA.
    Es una metafora y no se si quedo claro pero espero que ayude a entender lo que esta hciendo leo en la seleccion

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @Gordillo

    Lo de Neymar es interesante, aunque al pobre le viene una gorda. Socialmente su historia no es lo de Messi (extranjero + nuevo Maradona), no es el nuevo Pelé, pero su camiseta es, esta sí que sí y más tras el 1-7 a Alemania, la más chunga de llevar. Y la crisis de talento es casi peor, porque Messi arrancó el ciclo con delanteros brutales co-generacionales. En ese momento parecía que no había nada más, pero yo sostengo una máxima con la que todos estaremos de acuerdo: defender, destruir, es más fácil que crear.

    En otras palabras, es más fácil que jugadores débiles como Rojo o de nivel correcto como Biglia se vengan arriba y luchen agarrados de Messi y Di María que lo de Neymar, que todo el talento parece quedarse en la defensa con Marcelo, Alves o, pese a todo, Thiago Silva.

    Veremos cómo transcurren las eliminatorias para Brasil. Se vienen 3 años duros, duros.

    @Abel

    Te entiendo, te entiendo. Es que son cosas distintas. Tú expones, con acierto además, que existen futbolistas argentinos que en este momento dominan por toda Europa. Lo que yo intento matizar, y quizás no estoy lográndolo, es que de esos siempre hubo a lo largo de estas dos décadas. De hecho, incluso mejores, pero que por los argumentos que ya has expuesto, pues fallaron teniéndolo todo.

    Y sobre lo que comentas de Argentina hoy, que está bien posicionada, pues para mí es algo que tiene que ver casi al 100% con la herencia del Mundial. Es que por más que Otamendi se haya sumado al once, es la misma selección que se definía como "una delantera y nada más" ^^

    De hecho, ¿qué mejor que España para narrar esto? Xavi de mayo de 2008 y Xavi de julio de 2010. Dos años de diferencia… que son dos siglos.

    No hay nada mejor que ganar para parecerxD

    Respond
  • @AlexSD98 4 julio, 2015

    Es increible la forma con la que Messi ha ido afrontando todos sus compromisos con la selección a lo largo del tiempo. El comienzo de esta andadura fue sorprendente, como bien se narra en el gran documental de Alex dw la Iglesia, un descubrimiento, un niño en el que nadie creía por sus problemas, al final terminó siendo un pelotazo, un descendiente de reyes, el príncipe argentino.

    Su andadura en la absoluta ha ido muy cuesta arriba, al comienzo como dices se enfrentaba al Messi club, el Messi que había bautizado Ronaldinho y al que le había pasado el testigo para capitanizar un Barcelona mágico, el Barcelona de Pep, en el cual llegaría a su máximo y presente nivel. Ya sea por no estar rodeado por jugadores del mismo perfil o por jugar un fútbol de peor nivel para el rosarino, seguía sin coger el testigo de Maradona en Argentina y los aficionados le castigaban duramente por ello, en el Mundial de Sudafrica llegó quizás su primer momento duro al ser duramente fustigado por sus propios compatriotas, ese miedo escénico producido, a mi parecer, por los aficionados, le mantuvo más al margen de ese nivel excelente.

    La segunda etapa diferenciadora quizás coincidiera con el Messi más maduro a nivel de clubes, el Messi post Pep. Su nivel más álgido llegó quizás en el Mundial de Brasil, la gente le empezó a creer, a querer, a amar. Messi sintió ese apoyo y apoyó al equipo en sus espalda junto con Mascherano y Di María, hasta la final. En el escenario más importante de los últimos cuatro años, ese estadio Maracaná, se le volvió a hacer medio grande al astro argentino, brilló pero no lo suficiente. Llegó entonces la tristeza y la decepción de una generación de oro, una generación que hoy tiene una nueva oportunidad para ser laureada y reconocida.

    Respond
  • @AlvaroSanchezz 4 julio, 2015

    Como es comentado en el texto, creo, los momentos que cambian el devenir de la selección argentina y de la relación de los argentinos con el astro argentino son ambos goles ante Bosnia e Irán, donde con dos jugadas individuales consigue proporcionar la victoria a la albiceleste. Ahí, bajo mi punto de vista, es donde consigue demostrar a todos los argentinos que tiene capacidad para poder ser el líder de su selección y decidir partidos de forma individual como lo había hecho antaño Diego, ven una especie de semejanza, salvando distancias contextuales con Maradona.

    Actualmente, a esta selección de Copa América hay que añadirle piezas que sí, han demostrado haber tenido un rendimiento excepcional en sus respectivos equipos (Pastore y Otamendi) y al que no llegan con la albiceleste, pero aún sin llegar al nivel mostrado en PSG y Valencia respectivamente, mejoran con creces, las prestaciones de sus predecesores en sus posiciones y le dan un pequeño plus a los Rojo, Mascherano, Agüero y cía que ya venían de competir increíblemente bien en la Copa del Mundo 2014.

    De nuevo, la capacidad de alterar todo lo relativo al mundo balompédico por parte de Messi, se antoja incalculable.

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    @AlexSD98

    "Ya sea por no estar rodeado por jugadores del mismo perfil o por jugar un fútbol de peor nivel para el rosarino"

    Esto es muy interesante. Creo que una de las cosas que más le costó en su tiempo fue asimilar que la pared no siempre volvería perfecta como con Alves o Xavi. Aceptar que ser el mejor entre los mejores es muy distinto a serlo entre los solo buenos. Ser el mejor de los mejores, ojo, es muy complicado. Yo siempre digo que jugar en el Barça (y más en aquel) es chunguísimo por la exigencia técnica. Pero Argentina era otra realidad y estoy seguro que le costó.

    @AlvaroSanchezz

    "mejoran con creces, las prestaciones de sus predecesores en sus posiciones"

    Yo reconozco que me extrañó siempre la marginación de Otamendi en el ciclo Sabella. Porque encima Fede era, para mi gusto, un central muy menor al que le pesó el Mundial cosa mala. De hecho perdió el puesto en medio del mismo.

    Respond
  • Augusto 4 julio, 2015

    Me divierte leer comentarios de personas que jamas vieron a Maradona… :)

    Respond
  • @DavidLeonRon 4 julio, 2015

    En 2015 algo se ve si se quiere, Augusto!!:D:D

    Qué tiempos en los que había que comprar sus partidos a coleccionistas. Ahora Youtube te pone 50 de cualquier época a un solo click:S:p

    Respond
  • Renato 4 julio, 2015

    ¡Tremendo debate!
    Me fascina ver a David y Abel responderse con tanta velocidad. De verdad que lo que generan en el lector está buenísimo.
    Ni hablar del artículo, muy sobrio en su análisis.
    Personalmente, creo que el ciclo de Sabella ha tomado lo mejor de los anteriores (quitando a Batista) y le dio la solidez que necesitaba el grupo en todos los niveles.
    En mi caso, casi me arranco las uñas de los nervios en la semi con Holanda. Fue realmente un suplicio, pero cuando pasamos lo sentí como algo de lo que podía estar realmente orgulloso. En la final apenas si me emocioné. Estaba contento con lo que había dado el grupo y poco importaba si se pasaba o no. El gol de Gotze no cambió en nada el hecho de que nunca había estado tan satisfecho con la selección. Era algo más bien anecdótico.

    Respond
  • @jairoramos_ 4 julio, 2015

    Se puede decir, de cierta forma, que la valoración del 'liderazgo' de Messi en un contexto social general se ha quedado corta con respecto al impacto que ésta ha tenido, ¿no? Es decir, si bien, como menciona David, la figura de Leo ha renovado el orgullo por la selección, la respuesta hacia él mismo no ha tenido la misma magnitud. Menos aún, si se compara con lo que era la percepción de Maradona. Durante la Copa del Mundo yo solía comer todos los días en un restaurante argentino, donde el dueño me recordaba, después de cada partido, que "Diego entraba a la cancha con actitud, sacando pecho; te daba confianza. El pendejo (Messi) no es así." Me parece interesante. Y pienso que tiene que ver con lo difícil que es atribuir acciones -en cualquier contexto- a los factores situacionales que afectan el aspecto psicoemocional. El hincha promedio ve al equipo alrededor de Messi, y tiende a pensar que su influencia se reduce sólo a los contextos directos que generan sus acciones dentro del campo. A que es muy bueno. Y se le dificulta ver la importancia que todas éstas (o la misma presencia de Leo) tienen sobre el plantel entero, o sobre la misma hinchada (son cosas inseparables). Es otro tipo de liderazgo, igual de potente, pero quizá más difícil de reconocer que el de Maradona, cuyo carisma contagiaba a la misma audiencia por el televisor.

    Respond
  • hola 4 julio, 2015

    Eres un grande, David. Un placer leerte.

    Respond
  • gustavo 5 julio, 2015

    es que es imposible que alguien alcance la percepción que tiene el argentino promedio por Maradona como jugador. Maradona, como nadie en la historia de este deporte, jugó un mundial entero (7 partidos) de 9,5 puntos de promedio, y pongo 9,5 y no 10 para que no digan que exagero, pero no sé… en medio de ese mundial hace lo que hace contra Inglaterra, la potencia que había ganado una guerra a la Argentina 4 años antes. es la mayor épica deportiva que yo pueda imaginar. Inglaterra en un mundial, después de la guerra y le hace un gol con la mano y otro gambeteando a medio equipo incluyendo al arquero! cómo superás eso? y después repite un partido de 10 puntos con Bélgica en semifinales y juega una final enorme dando la asistencia final. y va a Italia y con el tobillo hecho una pelota gambetea a 3 o 4 brasileños para que Argentina gane uno de los partidos más recordados de su historia. y a eso tiene que enfrentarse Messi cada vez que entra a una cancha con la 10 de la selección. es un peso tremendo. para acercarse siquiera a eso Messi tendría que haber hecho el gol que le hizo al Bilbao hace una semana a Alemania en la final de hace un año. y no pudo. no puede todo. hoy tampoco pudo. y la sombra de Maradona es gigantesca

    Respond
  • hola 5 julio, 2015

    Gustavo, de qué peso hablás? Messi tiene 10 años al máximo nivel. El Diego tuvo un mes extraordinario, nadie lo niega, pero me parece poco objetivo comparar una trayectoria tan extensa con un torneo de verano. El más importante, tal vez. Además, parece que Maradona ganó siempre con Argentina, ganó 1 Mundial de 4 y ninguna Copa América. Y su generación (1991, 1993 levantó la Copa 2 veces sin él). Luego fue a Estados Unidos 94' y dio positivo por dopaje. La comparación solo existe con el argentino promedio, que lamentablemente es mayoría. Triste pero es así.

    Respond
  • gustavo 5 julio, 2015

    no estoy comparando nada, no sé qué leíste. estoy diciendo claramente que lo que hizo Maradona en México 86 es la mayor demostración individual de un futbolista en un mundial, de una épica imposible de repetir y cada vez que Messi se pone esa camiseta (que es la camiseta de Maradona, porque para la historia esa camiseta con la cinta de capitán es Maradona) se enfrenta a esa sombra. y es una sombra pesada
    en ningún lado digo que Maradona sea mejor que Messi o que Messi sea mejor que Maradona, pero lo que me parece triste es que reduzcas la carrera de este jugador: http://www.youtube.com/watch?v=XQcbTAttGlo a un “torneo de verano”

    Respond
  • @cristofer_sanz 5 julio, 2015

    A mi me gustaría abrir aquí una línea de debate y es valorar de la manera que se merece a jugadores , desde los 90, que es lo que puedo valorar, que estaban jugando en Europa, que habian tenido que demostrar para jugar en Europa, (Maradona, Batistuta, Zanetti, Simeone, Almeyda,Caceres y un muy largo etc……)y que por lo menos desde la distancia da la sensación de que a pesar de que podían haberse hecho los remolones , con viajes tan largos, con la comodidad que encuentran aquí, jugaban eliminatorias durisimas en América, con la maxima ilusión , eso habla muy bien de un grupo, porque disfrutaban de jugar con sus compañeros, eso tb habla de una forma de ver la vida y el fútbol.

    Respond
  • andres 5 julio, 2015

    Bueno dos cosas. Lo primero y es que después de tanto años de fracasos y bajos rendimientos, habría que empezar a reconocer que hay matices mas allá de lo táctico que explican la enorme diferencia que vemos entre el messi de barcelona y el de argentina. Y aunque sea un poco polémico plantear esto pero sinceramente me empiezo a preguntar si messi tiene un alto nivel de compromiso con la selección. Es que ya son muchas veces que uno se queda con la sensación de que se encuentra cansado y desfondado luego de disputar todo con el barcelona y eso lo paga argentina. Pero yo me pregunto ¿no habría podido hacer messi algo más para evitar esa situación? quizás planear su temporada para no llegar con tantos minutos encima, hacer su preparación física para llegar en forma a junio y no a mayo. Puede ser una petición un poco injusta pero me parece el principal aspecto que nos aleja de ver al mejor messi del barcelona con la selección de su país.

    Por otra parte dice el artículo que argentina no tiene una gran selección y se le pide mucho. Yo me pregunto ¿que selección de sudamerica tiene mejor plantilla? para mi ninguna, y si miramos al mundo solo 2 o 3 europeas puede tutear a la lista de nombres compuesta por messi, aguero, tevez, higuain, mascherano, di maria, pastore, otamendi, zabaleta…etc. Asi pues no me parece de ningún modo desmedido pedirle a esta selección ganar, o por lo menos convencer en su juego. Y esta argentina no hizo ninguna de las dos cosas, perdió la final y salvo contra paraguay todo el camino fue un mar de sufrimientos y melancolías. El tata me decepcionó, cambió un plan que ya funcionaba por una mala imitación del barcelona, argentina luchó todo el torneo contra su incapacidad para emular el juego de toque que el tata pretendía, hizo a messi jugar a 40 metros del arco, un sin sentido.

    Respond
  • alexander 23 julio, 2015

    Gran articulo que permite entender el papel de Messi en la selección y como lo veían los argentinos (que curiosamente eran los únicos que no lo veían como el mejor del mundo). Seguramente faltaba añadir el detalle citado por "Gordillo" y es que el hecho de no haber jugado en la liga argentina y haber triunfado allí también le ha pesado. Desde Barcelona hacía gracia escuchar que Messi no se siente argentino cuando estando en Barcelona desde los 12 años no habla ni una palabra de catalán, se mueve en un entorno mayoritariamente argentino (novia , familia y amigos), todas las vacaciones las pasa en Argentina y en definitiva su nivel de integración a la cultura catalana o española (no quiero entrar en debates políticos) es bastante bajo.
    Es una lástima que el efecto de Messi en la albiceleste no haya sido coronado con un título. En este sentido soy bastante crítico algunos de los últimos seleccionadores argentinos y especialmente con el Tata.

    Por otro lado espero que sigáis haciendo todo tipo de articulos a diferencia de lo que algunos decían en otros comentarios. Creo que es perfectamente compatible y me encanta que exista esta variedad. A cualquier amante del fútbol le gusta leer articulos sobre grandes genios del balón como pueden ser Pirlo, Zidane o Ronaldinho ya sean sobre un partido, una temporada, su trayectoria o su rol en un equipo determinado.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.