Primavera en zona


La primavera de 1989 es recordada en el universo esférico por la consagración del titánico AC Milan de Arrigo Sacchi, los tres holandeses y Franco Baresi. El veinticuatro de Mayo de aquel año, el equipo que revolucionó tácticamente el fútbol de su época, aplastó al sorprendente Steaua Bucarest de Hagi. El mundo entero rindió pleitesía a aquella máquina trituradora de espacios e ilusiones. Siete días más tarde, en el interior del prácticamente ignoto fútbol colombiano, otro equipo revolucionario imprimió su marca en la eternidad: el Atlético Nacional campeón de América que dirigía Francisco Maturana.

El afamado entrenador chocoano había llegado a la selección y al Nacional de forma casi paralela en 1987. Durante tres años se hizo cargo de ambos equipos, usando al club como base de su Colombia. Maturana logró dejar su particular huella estilística en los dos, pero su impacto en la memoria, aunque nacieran de la misma idea, fue distinto. Valderrama logró matizar el fútbol del seleccionado de tal forma que este es recordado como un combinado creativo, mientras que el Nacional, sin un virtuoso de esa talla, se definió así mismo como un equipo defensivo, claro ejemplo de la herencia uruguaya que Maturana recibió siendo futbolista por parte de Luis Cubilla y José Ricardo de León.

En el Nacional, Maturana no tenía a Valderrama.

El Nacional del 89′ solía alinearse en el archiconocido 4-2-2-2 torre aunque los mediocampistas de la segunda línea eran más interiores que enganches. Técnicamente era un equipo muy capaz, con buenos pasadores y, de hecho, el plan con ofensivo pasaba por un gestión del balón desde el pase corto, con algún esporádico envío en largo, hasta encontrar un hueco para filtrar hacia Tréllez y Usuriaga, dos delanteros potentísimos, fuertes y dominantes al espacio. En un día inspirado era capaz de parecerse a la Colombia del Mundial 90; sin embargo, lo espectacular e innovador de Nacional estaba en su transición defensiva.

Su defensa era zonal y, además, muy adelantadaEn una época en la que todavía el marcaje al hombre era dominante, los de Maturana aplicaban una presión zonal símil a la que, en Europa, utilizaba el Milan de Sacchi. A partir del achique de espacios, comandado por el infatigable Leonel Álvarez, y una línea defensiva que se posicionaba incluso sobre el círculo central, con Andrés Escobar de líder, Nacional neutralizaba los ataques contrarios y, bien recuperaba la pelota arriba u obligaba al rival a verticalizar con urgencia. En ese momento, la zaga lanzaba el fuera de juego o dejaba todo en control de René Higuita. El ‘Loco’, como le llamaban, ejercía de líbero funcional, anticipando a los delanteros incluso veinte o treinta metros más allá de la portería, y corrigiendo la adelantadísima defensa.

La presión zonal fue su gran legado táctico.

El camino en la Libertadores del 89′ no fue sencillo. Ubicado en el grupo 3 con Millonarios y dos equipos de Ecuador, sólo pudo sumar siete puntos y clasificó segundo por detrás del ‘Ballet Azul’. En octavos de final eliminó al Racing de Rubén Paz, entonces vigente Rey de América, y en cuartos de final se cruzó nuevamente con Millonarios. En el clásico colombiano, una sobresaliente serie de sus dos delanteros le daría el pase a la semifinal, donde aguardaba el Danubio de Uruguay. En la ida, con un equipo mixto de titulares y suplentes, y con un jugador menos desde el primer tiempo, una exhibición defensiva de los verdes decretó el empate a cero. En la vuelta, el partido más brillante del ciclo: Nacional goleó 6-0 al Danubio con cuatro goles de Albeiro Usuriaga.

La final ante Olimpia fue saldada con empate a dos goles en el global, forzando a la definición por penaltis. En El Campín de Bogotá, ante 55.000 espectadores, René Higuita se vistió de héroe nacional. Entre tanto sus compañeros desperdiciaban sus cobros, Higuita atajó hasta cuatro disparos del Olimpia, además de convertir el suyo cuando si erraba la Copa era paraguaya. En la novena ejecución de la serie, Leonel Álvarez anotó el quinto penalty para Nacional, inmortalizando para siempre a los ‘Puros Criollos’.


11 comentarios

  • Kundera 29 julio, 2014

    Bueno, 25 años… ¡cómo pasa el tiempo!

    Un par de datos para completar el artículo.

    – Para el mundial de 1990, Maturana convoca a 10 jugadores de Nacional: el portero, seis defensas, dos pivotes y el interior menos creativo. Las tres estrellas ofensivas, Alexis García, Albeiro Usuriaga y John Jairo Tréllez, perdieron sus puestos ante Rincón, Carlos Estrada y Miguel Guerrero.

    – Antes de su asesinato, el Milan tenía pensado fichar a Andres Escobar para que fuese el relevo de Franco Baresi. Mal tirada no estaba. Si ven el vídeo linkeado, Escobar deja clara su calidad ofensiva -vista más en Nacional que en Colombia -.

    – Sacchi admiró a ese equipo. De hecho, fue a ver los entrenamientos de Maturana durante el mundial y son buenos amigos. Tengo entendido que se reúnen por lo menos una vez por año.

    – René Higuita tenía quizás incluso más libertades en Nacional que en Colombia. Hay vídeos de René regateando en área contraria ^^.

    – El cambio ofensivo de Maturana era meter a Jaime Arango, delantero, y sacar a Ricardo Pérez, pivote posicional, lo que dejaba un 4-3-3 con Leonel Álvarez-Fajardo-Alexis; Arango-Tréllez-Usuriaga.

    – Faustino Asprilla, con 19 años, hacía parte de la nómina de Nacional ese año. Jugó 15 partidos y anotó siete goles, pero estuvo lesionado en primavera.

    Respond
  • Kundera 29 julio, 2014

    Por cierto, a destacar también esta conferencia de Maturana sobre el arquero-líbero y su metáfora social: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-218

    Respond
  • @marcel99710 29 julio, 2014

    Lo de la conferencia del gran Pacho es lo más bizarro y más realismomágico que he leído de un entrenador. Es que ni Valdano.

    Por otra parte, solo una cosita de Don José Ricardo de León, quizás el padre místico del fútbol colombiano: quién sabe si su Fútbol Total sudamericano se inspiró en las tendencias europeas o no y quién sabe si dirigiendo una selección se le hubiese dado el reconocimiento que merece…

    A todo esto, mañana su Defensor, el que sacó campeón por primera vez en el 76, tendrá que remontar un 2-0 para llegar a su primera final de Copa Libertadores en el Centenario…no sé ustedes, pero yo no me lo voy a perder ^^

    Respond
  • Pablo 29 julio, 2014

    Muy lindo el artículo. Años después, esos rumores incomprobables que tiene el fútbol, decían que el que sabia, el que armaba los equipos tácticamente, era el Bolillo Gómez y que Maturana era el líder de grupo, un líder carismático, motivacional…

    Una sola puntualización: llamar a Racing "vigente Rey de América" no es del todo correcto. En todo caso sería Nacional de Uruguay, que era el campeón de la anterior Libertadores. Racing había ganado la Supercopa, que la jugaban solo los campeones de la Libertadores, y era un torneo de segundo calibre. Por buscar un paralelismo medio forzado, era algo así como la vieja copa UEFA.

    PD: El palomo Usuriaga jugaba mucho. Bueno, toda esa generación colombiana de fines de los 80 y principios de los 90 fue tremenda.

    Respond
  • Abel Rojas 29 julio, 2014

    "Antes de su asesinato, el Milan tenía pensado fichar a Andres Escobar para que fuese el relevo de Franco Baresi. Mal tirada no estaba. Si ven el vídeo linkeado, Escobar deja clara su calidad ofensiva -vista más en Nacional que en Colombia -."

    Lo desconocía por completo.

    Pero cuadra brutalmente.

    Respond
  • @migquintana 29 julio, 2014

    Como siempre que se habla de Andrés Escobar, hay que recordar el reportaje de la ESPN sobre ”Los dos Escobar”. Creo que ahí, de hecho, se comenta el tema del Milan y de Franco Baresi.

    Respond
  • Kundera 29 julio, 2014

    @ Pablo

    Bueno, en realidad a quien llamo vigente Rey de América es a Rubén Sosa, premiado como mejor futbolista de América de 1988. ^^

    @ Abel

    Y qué lo digas. Tema de algunas conversaciones entre Chema y yo. Fútbol ficción.

    Respond
  • Kundera 29 julio, 2014

    Rubén Paz, Rubén Paz.*

    Respond
  • @DiegoF1993 29 julio, 2014

    Es un honor para mí como hincha de Atletico Nacional que ustedes hayan puesto sus ojos en la hazaña más grande de mi equipo en su historia, lastimosamente no estuve vivo para esa época y a pesar que hoy estoy viviendo una de las más grandes etapas de Nacional en su historia (la era Osorio) creo que todo lo que se lo logré sino está adornado de la Copa Libertadores será necesariamente menos.

    Sobre Maturana, me sorprende la admiración que despierta en España, en cierta medida creo que se le quiere más afuera que acá en Colombia, pese a que dirigió la mejor generación del fútbol colombiano, obtuvo la copa libertadores y la copa América, su imagen todavía no es la de precisamente un ídolo nacional.

    Realmente la gente no le perdona algunas frases de conformismo que lanzó el decía "perder es ganar un poco" y puede que esta frase haya tenido sus dosis de razón en el contexto indicado pero de aquella frase aún se hacen sátiras sobre él. Fuera de eso algunos han subvalorado sus triunfos la Copa América (dicen que cualquiera la hubiese ganado, eramos locales y Argentina no fue ni Brasil tenía la nomina estelar, como casi siempre habían hecho en la competencia), algunos mencionan que clasificar a Colombia a los mundiales del 90 y 94 no es ningún mérito debido a que esa generación sola pudiese haber ido a cualquier mundial.

    Independientemente de todo vale la pena decir que Maturana es uno de los primeros grandes técnicos nacidos en Colombia, muchos años este fútbol tuvo como entrenadores más valiosos a extranjeros, argentinos, uruguayos e incluso de los balcanes llegaron para dirigir a los equipos más grandes, es más Nacional empezó a ser grande en Colombia con la llegada del maestro Osvaldo Juan Zubeldía. Antes de MAturana quizás el técnico colombiano más glorioso había sido Gabriel Ochoa Uribe, múltiple campeón de Colombia, aunque vale la pena decir que muchas veces tuvo por lejos la mejor nomina (especialmente su etapa en América de Cali). Su estilo a veces defensivo y el hecho de perder las famosas 3 finales de libertadores son cosas que lo han marcado negativamente.

    Muchas gracias Ecos por haber hecho este pequeño articulo, aunque breve, es sabido que este portal tiene seguidores en el resto del mundo y tal como yo he conocido historias de otros equipos alrededor del mundo, hoy muchos sabrán quien fue y es Atletico Nacional y sobre todo el del aquel 89 que puso en aprietos a uno de los equipos más dominantes que ha dado el mundo. Es un orgullo saber que aquel Milan de Sacchi necesito el extra tiempo y un gol fortuito de Evani para que obtuvieran su galardón.

    Respond
  • Pablo 29 julio, 2014

    @Ahhhh… Ok con lo de Rúben Paz.

    Cómo le pegaba a la pelota ese muchacho. Me acuerdo que a River y a Boca les hizo goles olímpicos. Hablando de grandes generaciones, esa generación uruguaya tenía lo suyo…

    Respond
  • JJG 1 agosto, 2014

    Me ha gustado mucho el artículo, pero solo una objeción, creo que el equipo interesado en Escobar era el Inter no el Milán

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.