Inglaterra: Bronson


La estrella que corona el escudo de la selección inglesa hace muchísimo que ya no brilla. Desconchado el baño de oro por el paso del tiempo, el astro apenas arroja luz y es muchísimo más liviano que el que aún deslumbra con una luz cegadora en el pecho de los nuestros. Por eso Inglaterra llega en silencio, al cómodo abrigo de la oscuridad, con y sin la gran responsabilidad, todo a la vez. Los ingleses se lo plantean en condicional, pero muchos tienen en cuenta que lo más normal sería no alcanzarlo. Los guerreros de Hodgson llegan fuertes y motivados después de una buena preparación. Son músculo y velocidad. Potencia y no mucho control. Bestias encerradas con las que no se sabe qué pasará cuando alguien abra la trampilla.

Así se sentía Michael Petersen, conocido como el preso más violento en la historia de Inglaterra. Nicolas Winding Refn, otro tipo de enfant terrible, inmortalizó su historia antes de llegar a ser mundialmente conocido gracias a las lacónicas conversaciones y métodos drásticos de Ryan Gosling en su película “Drive” (2011). Eso era precisamente lo que quería “Bronson” (2008) -alias con el que se bautizó Petersen-, hacerse famoso, solo que no tenía más virtudes que una energía sobrehumana y la incapacidad de sopesar las consecuencias de sus actos. Ni mucho menos la iracunda violencia de este preso se asemeja al comportamiento de los ingleses, pero es ese espíritu de los Rickie Lambert, Lampard, Rooney, de fuerza bruta y pasión contenida, combinada con la velocidad incontenible de balas como Oxlade-Chamberlain o Sturridge, el que bien podría volver a iluminar a los tres leones de sus camisetas. ¿Por qué no?


Artículos relacionados:
Ábreme la puerta

Referencias:
Filmografía de Nicolas Winding Refn
Revista Magnolia
Pedro Villena


0 comentarios

Ir abajo

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.