Pep destapó al gran futbolista


En la cantera había dos niños. Ambos jugaban de portero y hasta eran amigos. Uno cargaba al hombro el peso –y el privilegio– de un apellido ilustre. Pepe Reina, hijo de Miguel, llegó antes a la élite pese a tener la misma edad que su colega, algo que quizás hoy le hubiera gustado cambiar. A José Manuel le tocó lidiar con un par de temporadas negras del club y la injusta exigencia le arrolló. Al Barça no le costó tomar la decisión ya que desde abajo hacía años que se señalaba “al otro” como el verdadero elegido. “Víctor es el gran portero que va a dar La Masía, ya verán”. Una sentencia de peso que dio con Reina en Villarreal y con Víctor Valdés en el primer equipo. Aterrizaba doble V.

Víctor Valdés siempre fue una figura importante en las categorías inferiores. Se le intuía algo especial

La 2002-03 iba a ser una temporada complicada. El FC Barcelona vivía una situación difícil tras tres años sin ganar un título ni disputar una sola final. En lo social, el esperado relevo de Josep Lluis Núñez en la presidencia, Joan Gaspart, no había traído la esperada paz institucional. El mandatario,V.Valdés abrió una liga como titular. Ya estaba claro que era diferente ante su desesperada última carta, fue en busca de quien había salido a palos de la entidad: Louis Van Gaal. El holandés abandonó el banquillo del Camp Nou de forma casi hostil pero el tiempo y las derrotas fueron haciendo grande su obra previa. El caso es que la vuelta de Louis suponía un acontecimiento relevante y sus decisiones iban a ser estudiadas y analizadas. Una de ellas fue apostar por Valdés, el crack del filial, que de golpe y porrazo se plantaba como titular en el debut liguero ante el Atlético. La primera impresión al verle fue la de un portero con aires chulescos, volador de palo a palo y con cierta incapacidad de controlar su ímpetu. El penalti tonto lanzándose a los pies del delantero sería la jugada que definiría su etapa inicial como arquero culé. La misma incontinencia que le iba a llevar a liarla cuando Van Gaal le mandó de vuelta al filial. Víctor había llegado y se había hecho sentir. Para bien o para mal, Valdés no sería uno más.

En sus inicios, Valdés era un puñado de increíbles virtudes que ni él mismo era capaz de controlar

Can Barça se preparaba para el cambio. Tras ganar las elecciones con rotundidad, Joan Laporta accedía a la presidencia del Barcelona. Se iniciaba un nuevo ciclo, el del círculo virtuoso, que consistía en preparar un gran equipo deportivo para crecer como club. Para ello, el Barça comenzó contratando al portero Rustu Reçber, internacional por Turquía y que un año antes había sido nombrado mejor guardameta de la Copa del Mundo 2002. Para Valdés,Rustu sería su primera y única competencia real el otomano suponía la primera gran batalla por la portería del Camp Nou. Había que pelear contra un fichaje, contra alguien de renombre. No obstante, a Rustu, como a tantos otros, el arco catalán le quedó enorme. Tras pifiar en una tarde aciaga en Santander (el Barça perdió por 3-0), el turco desapareció de las alineaciones de Frank Rijkaard. Un giro del destino que a Valdés le iba a cambiar la vida. El Barça, gracias al fichaje de Davids y a los ajustes tácticos de su técnico, entró en una inmensa racha de victorias que a punto estuvo de desembocar en el título de Liga. Aquella espiral de triunfos se produjo con Valdés bajo palos. Y no es que Víctor fuese irrelevante en dichos triunfos (su actuación en el 1-2 en el Bernabéu fue excepcional) pero resultaba innegable el peso de la dinámica. Ese verano Rustu abandonaría el Barcelona y a Valdés ya nunca más le quitarían la compañía de sus tres palos.

El azar hizo un guiño a Valdés en la temporada 2003-04, la última en la que no sería titular indiscutible

Cumplidos los 23 años, Víctor era ya un portero maduro. Las estiradas de su juventud dieron paso a un estilo volador más sobrio, donde solo se saltaba por necesidad y se blocaba con una facilidad innata. Convivir con su primer Barça dominante (Ronaldinho-Eto’o-Deco) nos hizo descubrir además que Valdés tenía una joya potencial en su pie derecho. Como los azulgranas manejaban la posesión mucho tiempo, nos empezamos a dar cuenta de que el de Hospitalet tocaba la pelota con extraña precisión. Dicho esto, un par de errores cantosos ante David Villa le condenaron con incomprensible maldad ante la opinión pública. Dos fallos que Víctor tardaría años en borrar. No obstante, lo que de verdad sucedía era que Valdés, pese a rendir de manera más que positiva, no terminaba de alcanzar el sobresaliente. Paraba y jugaba pero no hacía magia. En Stamford Bridge, Champions 2005, encajó cuatro goles y dejó muy pocas paradas. En el Santiago Bernabéu, semanas más tarde, doble V recibiría otros cuatro. Casi nunca tenía culpa de ellos pero en la comparación con el vecino Casillas siempre salía tocado. Así llegamos a la Champions 2006, inspiradora del primer momento cumbre del meta barcelonista.

Su Copa de Europa había sido increíble. En Stamford Bridge paró a Drogba cuando recibir gol hubiera sido mortal. Ante el Benfica no encajó y frente al Milan, en San Siro, taponó a Shevchenko con cero a cero en el marcador. Había tenido puntualidad de crack pero, nada nuevo, faltaba algo. Faltaba una fotografía para la historia. En Saint Denis, en la final de la Champions no lograría una sino dos. Dos paradas salvadoras ante Thierry Henry, mejor delantero del mundo para muchos y gran estrella del Arsenal. A efectos prácticos, Valdés seguía siendo el mismo (gran) portero pero aquella noche parisina le había regalado tiempo.

Hasta la final de Champions 2006 ante Henry, a Víctor Valdés le había faltado algún momento mágico

Pero si una dinámica positiva –la de Davids– le enganchó a lo más alto, otra menos afortunada le obligó a bajarse de la nube. La decadencia del imperio Ronaldinho ennegreció todo a su paso, sembrando de duda lo que ya parecía un hecho consumado. Reaparecieron los goles tontos (como ante el Liverpool, en la Champions 2007) y el debate regresó al punto de inicio: Valdés era un muy buen portero pero no un hacedor de milagros como el otro. ¿La Selección? Ni olerla. Víctor necesitaba que pasara algo. Y pasó.

Ese algo se llamó Pep Guardiola y su revolución. La obra maestra del técnico de Santpedor es conocida por todos. Uno de los puntos fuertes de la misma tuvo que ver siempre con la salida de balón; un complejo mecanismo de repetición en el que cada pase tiene un sentido y una intención posterior. El Barcelona consiguió que esas combinaciones, pese a ser familiares para el mundo entero, no pudieran serGuardiola sacó el 100% de un portero distinto defendidas por nadie. El “único” requisito que se pedía era valentía. Había que atreverse a hacer las locuras que demandaba el sistema, o de lo contrario este se caería a pedazos. Piqué, Márquez, Abidal, Busquets o Xavi asumieron el reto, complejo pero tampoco incoherente a sus capacidades. Lo de Valdés era otro tema. De repente, el portero del Barcelona había pasado a ser un jugador de campo más. No un hombre al que retrasar la pelota puntualmente, no. Un futbolista con el que se contaba en la circulación. Un jugador que debía pasarla a 40 metros si tocaba o realizar un pase horizontal sobre la línea de gol. Entonces recordamos dos cosas: que aquel chico que un día contestó a Van Gaal iba sobrado de personalidad y experiencias duras y que su pie derecho solo necesitaba una guía. Un manual de instrucciones. Guardiola había despertado a la bestia.

Pep Guardiola encontró en Víctor Valdés al portero perfecto para llevar a cabo su arriesgada idea

Y como en fútbol no hay nada que suba más el ego que sentirse diferente y superior, Valdés explotó. La pelota que antes le costaba parar ahora comenzaba a sacarla. Las maravillas aisladas de la mítica Champions 2006 empezaron a hacerse costumbre. Chelsea 2009, la final de Roma, diferentes Clásicos ante el Madrid de Cristiano… y por el camino se dio el gusto de ser mucho más que un portero. En 2011 logró trascender su posición. Ya no era un arquero que la tocaba bien; ahora era un futbolista más, capaz de leer todo lo que pasaba ante sus ojos. Entendía el juego y goles como el de Pedro ante el Real Madrid (donde aclara la contra con una vaselina) no hacían más que probarlo. Aquella fue la temporada de su vida y costará encontrar una figura tan amplia bajo palos en los próximos años. Víctor Valdés no ha acabado sus días como barcelonista siendo un gran portero. Eso siempre lo fue. Valdés es un inmenso futbolista.


20 comentarios

  • @borjabrl10 26 mayo, 2014

    Creéis que Víctor ha sido el mejor portero con los pies de siempre ?

    Respond
  • @Nacho_Blanco 26 mayo, 2014

    Creo que no hay casi ninguna duda de que ha sido el portero con más relevancia en el inicio del juego de su equipo, y el que más ha entendido el juego como futbolista, que no como portero. Me encanta esa última frase del texto.

    Contando con el cambio de reglamentación en 1992 y la no necesidad que tenían hasta entonces de manejar ese juego con los pies, sí creo que podemos decir que Víctor Valdés (en su periodo con Pep) ha sido el mejor de siempre en ese quiz.

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 mayo, 2014

    @borjabrl10

    "Creéis que Víctor ha sido el mejor portero con los pies de siempre ?"

    Técnicamente y por talento ha sido de los mejores. En influencia, como dice @Nacho_Blanco, seguro que el que más, pero claro, ha jugado en el único equipo que realmente buscaba eso. Pero vaya, que sostener lo que llegó a hacer Valdés era muuuuuuy chungo….

    Respond
  • Abel Rojas 26 mayo, 2014

    @ Borja

    Estoy más con Nacho Blanco. Los ha habido más virtuosos, sobre todo en Sudamérica ha habido porteros capaces de regatear como un extremo y demás, pero ningún equipo sacó más rédito al juego de pies de su portero que el Barcelona de Guardiola al de Víctor Valdés.

    Para mí, uno de los mejores futbolistas de este Barça. Y si se me permite la coletilla, uno de mis favoritos. Me parece una joya para el análisis.

    Relaciono muchísimo el año en blanco del Barça con su lesión. Y antes de su primera ausencia, la cortita, quizás exhibió el mejor nivel de su carrera. Fue increíble.

    Menudo vacío deja.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 26 mayo, 2014

    @DavidLeonRon

    Estoy contigo en que aquí es muy relevante lo contextual, puesto que ningún otro estaba jugando a esto. Es como cuando Ortega y Gasset justificó a Heidegger la falta de filósofos españoles preguntándole: – ¿Cree usted que puede existir un torero alemán" .

    Respond
  • @MiticoFer 26 mayo, 2014

    @ Abel

    Estoy contigo. El Barça ha notado su ausencia un montón y creo que la seguirá notando. Espero que tengan con ter Stegen paciencia y se acuerden del primer Valdés y lo que ha llegado a ser. Su nivel este año antes de las lesiones era sublime y espectacular. ¡Qué portero!

    Respond
  • farraspau 26 mayo, 2014

    Los pases de 40-50 metros a Alves ya no volverán. La seguridad para abrir el balón a los centrales o para filtrarla a Busi o a un interior, tampoco. Perdió el Barcelona sin él. Dejó de aprovecharlo la selección en sus mejores años.

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 mayo, 2014

    Este año Valdés ha ofrecido su mejor nivel "parador", pero en 2011 fue otra cosa como futbolista. Claro, influye que el Barça dominaba el juego y eso ayuda a todos pero vaya.

    Tengo en la mente una acción en Wembley ante el United en la que Van der Sar pega en largo y Mascherano se come un poco el bote, pero solo un poco. El caso es que Rooney está atento y podía ganarle la espalda… y en esas aparece un Valdés fuera del área y la despeja de cabeza con una facilidad y una concentración increíbles. Y Mascherano todavía no había completado el fallo, simplemente "estaba sucediendo".

    Respond
  • Abel Rojas 26 mayo, 2014

    @ Farraspau

    Pues yo creo que sí volverán. Creo que el Barça puede encontrar perfectamente precisión en su portero y es probable que Ter Stegen la tenga. La precisión a mí no me preocupa.

    Lo que difícilmente iguale el Barça será su creatividad, su fútbol, su talento. Pero técnicamente… seguro que encuentra dignos sucesores.

    Respond
  • Miguel Angel Molina 26 mayo, 2014

    Creen ustedes que la labor de Ter Stegen se verá beneficiada por el "modelo" que ha dejado VV?

    Sé poco de esto, pero me atrevo a decir que Victor ha establecido un tipo de portero que no existía antes de él, de manera muy exitosa. Eso, o por lo menos ha logrado renovar el modelo, haciéndolo contemporáneo con la evolución del fútbol de hoy día. Esa base será de un gran beneficio para quien quiera (y pueda) desarrollarse en el Barcelona u otro equipo de alto nivel.

    En cuanto al "pasado", pues creo que el Barcelona – muy, pero muy en el fondo – sintió que se le acabó la temporada cuando cayó Valdés… luego vino todo lo demás.

    Y qué decir de su contribución tan fundamental al grandioso "ciclo" de estos jugadores? Un final del mismo que comenzó con la baja de Puyol y acelerado bruscamente por la caída de Valdés…

    …Ya quedan menos: Busquets, Xavi (a contra reloj), Iniesta y Messi.

    Respond
  • jamesfrancisripwood 26 mayo, 2014

    @Borjabrl10

    Concuerdo con Abel en lo de los porteros sudamericanos. Hay vídeos por ahí de Hugo Gatti que se te puede ir la cabeza.
    Pero está claro que la importancia de esa habilidad de Valdés, por lo integrada que está en la estructura de ese equipo, es histórica.

    Respond
  • @kj_mestre 26 mayo, 2014

    Calibrar todo lo que ha sido Valdés costará bastantes años. Posiblemente sea el mejor cancerbero azulgrana de todos lo tiempos, con permiso solo de Ramallets, Zubizarreta y Zamora. Y debo decir que Ricardo pasó muchos más años en el Espanyol y en el Madrid que en el Barça, y que Andoni para mí fue mucho menos relevante en el juego de su equipo que Víctor.

    Es difícil elegir al mejor, pero lo que está claro es que por el Camp Nou no ha pasado ningún otro portero con más influencia en el juego (y mejores resultados) que Víctor. Y como bien decís, incluso fuera del mismo sería difícil (por lo distinto que era la época pre-1990) encontrar un guardameta con más importancia con el balón en los pies.

    Hay una cosa, sin embargo, en la que no estoy con David: la comparación entre Casillas y Valdés no ha sido tan importante como pudiera parecer para la valoración de Víctor. En Barcelona el portero siempre se mira con lupa, independientemente de si en Madrid hay un portero histórico o mediocre. No creo que Íker haya sido la vara de medir para Víctor en ningún momento.

    Respond
  • @Quisibo 26 mayo, 2014

    Adoro a Víctor, sobre influencia en el juego de su equipo equiparable solo a Chilavert, quien con su zurda dirigia a Paraguay y a Velez los mejores pases largos que he visto en portero alguno

    Respond
  • RDGarca 26 mayo, 2014

    Para mi es una pena como terminó el año. Se veía motivado, quería dejar una imagen para la eternidad y lo perdimos a mitad de camino. Con la final que se marcó Casillas y lo bien que iba VV, estoy seguro que hubiera sido hasta titular en el mundial.

    Me parece extraño que tan buen portero no haya fichado ya.

    Respond
  • Kundera 26 mayo, 2014

    Como siempre que se habla de porteros y su influencia en el juego, me gusta destacar a René Higuita. Ese hombre era un sistema defensivo, un futbolista más, activo en transición defensiva y ofensiva, llegando incluso a salir en conducción.

    Respond
  • marcvior 27 mayo, 2014

    Por algo este tipo es el único jugador de la historia del club que ha jugado y ganado tres Champions como titular indiscutible. En un equipo que tenía a Messi, Iniesta, Xavi y Puyol en su plantilla siempre. Por a o por b, el ha sido el único indiscutible.

    El único problema que ha tenido Valdés es que no ha hecho nunca mágia. Nunca ha sacado el pie de Casillas en Suráfrica, por ejemplo. Pero si él, el Barça seguramente seguiría teniendo las mismas Copas de Europa que en 1993.
    Me es imposible ser objetivo con él, le he defendido siempre, incluso después de regalar goles a Villa o de la Peña. Siempre ha sido diferente como portero y eso se notaba. Por eso me sabía mal que no se les pusiera entre los grandes. Y por eso me alegré tanto cuando a partir de 2009 siempre se le ponía en el top3 de porteros. Para mí, ha llegado a ser el mejor. Lástima que no lo podré disfrutar más con la camiseta del Barça.

    Respond
  • Abel Rojas 27 mayo, 2014

    Pues yo no comparto que Valdés no haya hecho magia nunca. ¿Qué fue lo de Henry? Creo que esa percepción se debe a una injusta contraposición con un portero determinado contemporáneo a Víctor, pero no diría nunca que Valdés no hizo magia.

    Respond
  • @DavidLeonRon 27 mayo, 2014

    Valdés no es un portero mágico. Ni siquiera ha sido una máquina de parar, al menos hasta este año. Incluso las paradas de Henry son más técnica y fútbol que otra cosa. La primera es un achique de espacios increíble, por ejemplo. Pero la magia de meter la mano imposible, la parada de locos, eso no ha sido Víctor. En mi opinión, claro.

    Respond
  • hola 28 mayo, 2014

    Es un jugador totalmente sobrevalorado. Tiene el juego de pies que no tiene nunca Iker Casillas, es mejor fildeador (aunque no es el mejor), y tapando no es nada malo. A mí me parece que lo que le ha faltado es suerte… lo que le sobra a Iker.

    Respond
  • @Ja_queca 29 mayo, 2014

    @Kundera

    Y además, eso que hacía Higuita, lo hacía cuando no existía la regla de cesión al arquero. Y además, así todo demente como es, era divertido de ver.

    @Abel @DavidLeon

    Obviamente lo de Valdés es descomunal y probablemente sí sea el más importante de los arqueros influyentes en el juego del equipo, pero porque además lo hizo en el que puede haber sido el mejor equipo de la historia del fútbol.

    Pero no se puede olvidar a Higuita… http://www.youtube.com/watch?v=CFxAwdP9CXM

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.