Aquella sub-20 campeona del mundo


La España sub-20 de Jesé, Óliver y Deulofeu ha visto como sus sueños de emular a sus hermanos mayores eran aniquilados por Uruguay en los cuartos de final del campeonato del mundo de la categoría que se está disputando en Turquía. El combinado dirigido por Lopetegui caía en la prórroga ante la selección charrúa y veía terminada su aventura antes de lo que la mayoría preveíamos. El éxito y las posiciones de honor han quedado lejos esta vez. Sin embargo, siempre he sostenido que el verdadero valor de estos campeonatos internacionales de categorías inferiores no es otro que el enriquecimiento del proceso formativo de la carrera de los jóvenes futbolistas. Jugar un Mundial y enfrentarse a equipos de juegos tan variados como Uruguay, México o Ghana supone una experiencia muy positiva en el desarrollo de las carreras deportivas de los seleccionados. O así debería de ser.

Quizá sea porque supuso el primer gran éxito internacional de la experiencia como aficionados al fútbol de muchos de los queIñaki Sáez fue el seleccionador comparten generación conmigo, pero al observar estos torneos uno siempre tiende a tomar como referencia aquel Mundial sub-20 disputado en Nigeria en el año 1999. Contra todo pronóstico, fundamentalmente porque España era una selección que si bien siempre había gozado de una tradicional buena salud en categorías inferiores nunca había conseguido plasmar ese buen nivel en los torneos a los que había acudido, el seleccionado de Iñaki Sáez se alzó con el título después de derrotar en la final a la también sorprendente selección de Japón.

Varios de aquella Sub 20 ya habían debutado en Primera.

En aquel equipo que llenó portadas y acaparó los informativos durante aquellas semanas brillaban con luz propia algunos futbolistas que ya habían debutado en Primera, como Pablo Orbáiz, Carlos Marchena o Xavi Hernández, jugadores todos ellos que acabaron consagrando sus respectivas carreras deportivas con notable éxito.

Sin embargo, en aquel combinado aparecían otros nombres. Otros nombres que apuntaban a protagonistas del futuro del fútbol español pero que, por unas razones o por otras, acabaron enterrados en el olvido con el paso de los años. A Francisco Javier Jusué no había quien lo moviera del eje de la zaga de aquella selección. Formado en la cantera de Tajonar, Jusué, que aún no había llegado a debutar con el primer equipo osasunista, apuntaba a referencia. Sin embargo, en algún momento, alguien destensó el hilo de su progresión. Diversas cesiones en Getafe o Recre y un definitivo paso atrás cuando terminó claudicando y refugiándose en el Grupo navarro de Tercera división. Finiquitó su carrera en las filas del CD Egüés.

Pero no fue, ni mucho menos, el único caso. Quizá uno de las desapariciones más llamativas y tristes sea la de Álex Lombardero. Su nombre lo recordaránÁ. Lombardero fue quien menos suerte halló muy pocos, pero él también fue uno de aquellos precoces campeones del mundo. Tras despuntar en el CD Lugo, Lombardero aprovechó el escaparate del Mundial para recalar en el Mérida, por entonces recién descendido a Segunda pero con un proyecto para tratar de asentarse en Primera. La apuesta salió mal. El Mérida acabó desapareciendo por problemas económicos y Álex tuvo que buscarse los cuartos en un sinfín de equipos (Ceuta, Díter Zafra, Alavés o Gramanet, fueron algunos de ellos). Con todo, lo peor estaba aún por llegar. Una enfermedad ósea degenerativa acabó forzando su definitiva retirada del fútbol cuando apenas tenía 27 años. El avance de la enfermedad era tan imparable que a los pocos meses de su retirada tenía que pedir ayuda para vestirse o atarse las zapatillas. Lombardero, campeón del mundo sub-20, es actualmente vendedor de la ONCE

El bota de oro de aquel Mundial sub 20 hizo carrera en Inglaterra.

A Pablo Coira, indiscutible lateral derecho de aquella selección, parecía aguardarle un futuro exitoso. Recién contratado por el Celta después de asombrar en las filas del Compostela, Coira vio como su carrera se iba difuminando en sus años en Balaídos. La falta de oportunidades lo acabó llevando al Alavés, donde tampoco consiguió asentarse. Terminó su carrera en las filas del Honvéd húngaro, alejado de toda repercusión.

El otro Pablo de aquel equipo era quizá algo más conocido. Pablo Couñago acabó aquel torneo coronándose como Bota de Oro del mismo, pero nunca consiguió hacer carrera en España. Con más de doscientos partidos en el Ipswich Town y una temporada final en el Crystal Palace, su carrera transcurrió fundamentalmente en equipos de tercera fila de Inglaterra, lejos también de los focos. Apuró sus últimos remates la pasada temporada en el Kitchee de Hong-Kong.



Aquella sub-20 campeona del mundo, escrito por Borja Barba


17 comentarios

  • Abel Rojas 22 julio, 2013

    Recuerdo un Orbáiz dominando. Aquí me enamoré de un jugador por el que siempre he confesado verdadera pasión. Ahora con el boom de los centrocampistas creo que hubiese sido más valorado de lo que fue en su día.

    Por cierto, ¿erro si recuerdo minutos de Xavi como mediapunta?

    Desconocía la historia de Lombardero. Fuerte, sin duda.

    Respond
  • @DavidLeonRon 22 julio, 2013

    @Abel

    "Por cierto, ¿erro si recuerdo minutos de Xavi como mediapunta?"

    No, dominó ahí, al punto de ser considerado por muchos el mejor del torneo (aunque creo que se lo dieron a Keita, tremenda coincidencia del destino).

    Luego en Barcelona siempre era pivote, con rendimiento flojito. Por eso cuando Rijkaard lo adelanta en 2004 se acude a este Mundial para elogiar la decisión.

    Creo que Xavi siempre fue un monstruo, pero las circunstancias aplazaron su explosión a 2004 y sobre todo a 2008. Pero ya lo tenía.

    Respond
  • @migquintana 22 julio, 2013

    La historia de Pablo Couñago -y su balón de oro por delante de Dinho- es representativa de lo que puede llegar a suceder en estos campeonatos o a estas edades en las que la formación aún no ha acabado. Quizás sólo les quedaba un paso o dos para terminar de subir esa escalera interminable hasta la élite, pero es más que suficiente para echar por tierra todas las expectativas que había en ellas.

    Sin ir más lejos, tenemos ejemplos aún más cercanos que pueden ver frenar su progesión -aunque no de forma tan radical como los ejemplos del artículo-. Así a bote pronto, a diferentes niveles, se me ocurren los casos de Bojan, Juanmi o Pablo Sarabia. Sobre ellos recaía un gran peso en sus respectivas selecciones y había muchas expectativas en torno a su talento, pero por h o por b ninguno está cumpliendo las expectativas ni afrontando con éxito el último escalón.

    Respond
  • Abel Rojas 22 julio, 2013

    Me surge una pregunta: de no haber nacido en el Barcelona, ¿en qué posición hubiera desempeñado Xavi su carrera deportiva? Creo sinceramente que como mediapunta.

    @ Quin

    Bueno, Bojan ha tenido varias oportunidades importantes. Por Juanmi y Sarabia aún no ha habido apuesta seria. Déjales fallar de verdad ^^

    Couñago… yo creo que no era tan bueno 😛

    Dicen que Schuster está enamorado de Juanmi.

    Respond
  • @migquintana 22 julio, 2013

    Es muy pronto, es muy pronto, pero seguro que el camino de momento no es el deseado. Y no creo que sea precisamente de contar con grandes oportunidades o no, como es el caso de Bojan, sino de estar en el momento justo y a la hora indicada. Ojo, que eso no quita para mirar hacia lo que ha hecho el jugador, pero es evidente que el contexto es muy importante y puede terminar pesando mucho.

    Respond
  • @DavidLeonRon 22 julio, 2013

    "Me surge una pregunta: de no haber nacido en el Barcelona, ¿en qué posición hubiera desempeñado Xavi su carrera deportiva? Creo sinceramente que como mediapunta"

    Diría que mediapunta, pero ojo, luego pienso en la reconversión de Pirlo (cuyo fútbol le pedía echarse unos metros más atrás) y no sé. Barcelona le dio todo y él respondió. En otro contexto imagino un escenario "Del Bosquiano" aunque sin tipos tan de balón como Busquets y sobre todo Alonso.

    Respond
  • snedecor 22 julio, 2013

    Couñago fue máximo goleador y la prensa acreditada en Nigeria (importante matiz) le dio el Balón de Bronce como tercer mejor jugador. Por delante quedaron Keita y un jugador nigeriano, Pius Ikedia, en unas votaciones en las que seguramente influyó la mayor presencia de medios locales desplazados al torneo. Y claro, el jugador más resolutivo (aunque no el mejor) de un equipo ganador siempre tiene más opciones de llevarse premios que alguien de una selección como Brasil, que se quedó en cuartos de final.

    Sobre Xavi, es verdad que se descolgaba mucho en ataque por el buen trabajo de Orbaiz (y de los extremos, Barkero y Varela, que cerraban bastante bien sus bandas), pero el mediapunta del equipo era Gabri, que jugó también un grandísimo torneo. En realidad todo el equipo se mostró muy serio y consistente; por eso ganaron, claro.

    Y con respecto a la evolución, el salto principal es el de aprender a competir con gente de más edad y experiencia, capaz de "secarte" usando más armas que las que conocen los rivales de tu edad a los que te has enfrentado (y a los que has superado con facilidad) hasta entonces: picardías, marrullerías, conocimientos tácticos, manejo del físico, etc. Súmale a eso la propia formación de la personalidad de cada jugador y la adaptación a un entorno profesional y tienes los factores de riesgo que cercenan prometedoras carreras.

    Respond
  • Abel Rojas 22 julio, 2013

    @ Snedecor

    De hecho David dice que Xavi siempre fue un portento y yo diría, por lo que comentas en el último párrafo, que siempre tuvo gran potencial, pero que le costó instalarse tal y como era en la élite. Ese giro, esa vueltecita, sacarle tanto partido… Xavi es un tipo con limitaciones que no tienen otros, especialmente físicas, y tuvo que aprender a convivir con ellas en un lugar que te lo hace pagar. Ese aprendizaje era necesario. ¿Hasta los 28 años? Pues seguramente no. Pero tampoco era para partirla con 20. La experiencia era muy importante para un futbolista así.

    Respond
  • @DavidLeonRon 22 julio, 2013

    @Abel

    "De hecho David dice que Xavi siempre fue un portento y yo diría, por lo que comentas en el último párrafo, que siempre tuvo gran potencial, pero que le costó instalarse tal y como era en la élite"

    A ver, pero es que aquí caemos en lo de siempre. Ver jugar a Xavi en 2004/2005 era un deleite absoluto. Y sí, ya sabemos que no era lo de 2008 y que no era su equipo y todo esto, pero ya era un futbolista fabuloso, indiscutible en el siguiente campeonato con España.

    La primera vuelta de Xavi con Rijkaard el primer año de Etoo es de locos.

    Entre sus 21 años y sus 24, Xavi se come el gasparato de pleno, jugando siempre en una posición que no es la suya. Lo que no quita que necesitase bagaje y tiempo, como todos los cerebros y jugadores de gestión.

    Respond
  • Adam 22 julio, 2013

    Sin duda Xavi habría sido mediapunta. De mediocentro no hubiera podido jugar porque defensivamente habría necesitado jugadores de mucho trabajo defensivo y poco protagonismo ofensivo como interiores y eso le hubiera costado al equipo avanzar, puesto que Xavi es un jugador de pase cortos y no se prodiga tanto como Pirlo o Alonso en los pases rectos. Y como interior recordemos que es una posición que se inventó Rijkaard y además para que Xavi fuera bueno como interior necesitaba ese sistema de posesión para defender poco. Xavi habría sido mediapunta. Y muy bueno aunque no tanto como lo que ha sido en la realidad. Aunque habría metido más goles. Habría sido una especie de Sneijder.

    Respond
  • @DavidLeonRon 22 julio, 2013

    @Adam

    "Sin duda Xavi habría sido mediapunta. De mediocentro no hubiera podido jugar porque defensivamente habría necesitado jugadores de mucho trabajo defensivo y poco protagonismo ofensivo como interiores y eso le hubiera costado al equipo avanzar, puesto que Xavi es un jugador de pase cortos y no se prodiga tanto como Pirlo o Alonso en los pases rectos"

    Correcto. Es que Xavi no era mediocentro ^^ Yo creo que la sombra de Pep, la obsesión por relevarlo debió confundir a todo el mundo, pero ahora con el tiempo parece incluso obvio…:D

    Y sí, en ningún lado hubiera sido tanto como en el Barcelona, pero no nos olvidemos tampoco que Xavi 2009-2011 es un creador de contextos. Es decir, él cambia equipos por sí solo. Es un poco como lo del huevo y la gallina.

    Respond
  • Abel Rojas 22 julio, 2013

    Yo estoy prácticamente al 100% con Adam.

    Sobre el Xavi de 2005… ciertamente empieza a despuntar y mostrar calidad, pero es que uno ve la eliminatoria contra el Chelsea, la primera media hora en Stamford Bridge, y ve clarísimamente que no está, en absoluto, en el punto de ser uno de los mejores del mundo. El centro del campo del Chelsea, que era peor que el del Barcelona, supera totalmente a Hernández. Pero en plan bestia. Eso era implanteable con el Xavi maduro y perfectamente conocedor de sí mismo.

    Sobre lo de que crea contextos… Sin duda era el principal artífice, pero su fútbol requería estar rodeado de un nivel técnico y asociativo que habitual no es. Vamos, que Xavi no iba a convertir al Valencia de Benítez en un equipo de posesión tiránica.

    Xavi ha sido un jugador muy, muy, muy, muy especial. Y, afortunadamente, encontró la comprensión y las circunstancias para demostrar la bestialidad que realmente era.

    Su caso me hace pensar que el fútbol ha debido perderse entre 15 y 20 futbolistas de esta calidad por no recibir respuesta de sus entrenadores. Estoy convencido, vaya.

    Respond
  • @Arashi_EG 22 julio, 2013

    @Abel

    Podrías explayarte un poco en el tema Orbaiz?
    Como seguidor del Athletic siempre le he tenido bastante tirria pero no sabría explicar el por qué. Nunca lo he visto como un centrocampista dominador pero si tantos años ha estado ahí con distintos entrenadores será por algo aparte del limitado mercado del Athletic

    Respond
  • Javier Calvo 22 julio, 2013

    Esta semana he estado de vacaciones, y de visita a casa de mis padres estuve ojeando algunas revistas viejas. Año 2004, y sobre el Barcelona destacan a Ronaldinho, los recien llegados Eto'o y Deco, y Xavi. Yo no lo recordaba tan destacado, pero son varias las guías y revistas que observé, y en todas, todas, todas, sacan al de Terrasa entre los cuatro destacados.

    De hecho, la revista Futbolistas saca un especial con "Los 100 mejores jugadores del mundo" (votado por algunos periodistas, jugadores y entrenadores de todo el mundo) y Xavi está entre los 10 primeros. Como curiosidad, el 1º es Ronaldinho (La segunda vuelta mágica del primer año de Rijkaard), el 2º Henry (El Arsenal venía de ser campeón invicto) y el 3º Zidane (El Madrid de Queiroz se hunde en la segunda vuelta). Por ahí destacados están también Vicente y Ayala (Valencia campeón de Liga y UEFA), Ronaldo (el gordito)…

    En fin, que aunque fue en 2008 cuando realmente se convirtió en el jugador que pasará a la historia, en 2004 ya estaba considerado un crack.

    Respond
  • @FutIncorrecto 22 julio, 2013

    Xavi, Rafa Márquez, Gabriel Milito, Ronaldinho, Keita. Todos ellos jugaron ese Mundial y después en el Barcelona.

    El Balón de Oro en Mundiales juveniles hay que tomarlo con pinzas. En el 2003 el ganador fue Ismaeil Matar, de Emiratos Árabes Unidos, que fue eliminada en cuartos de final… siendo anfitrión.

    ¿Cuántos balones y botas de oro en Mundiales juveniles han hecho una buena carrera profesional? Muy pocos. Estos campeonatos no son garantía de nada todavía, porque más que ganar está el formar.

    Respond
  • @JuanDV14 22 julio, 2013

    Genial iniciativa la que habéis tenido para esta semana.

    Como oro en paño guardo una foto que tenga con toda esa selección.
    Ojito al papel de Gabri como MP (incluso cercano a la figura del "9 mentiroso") que se marca en aquel mundial.

    Con Xavi yo veo tres momentos decisivos.
    1- Debut por delante de Mario Rosas (que era la primera opción de Van Gaal y en palabras de Xavi "el mejor jugador de su generación en La Masia"). Lesión de Guardiola y minutos para Xavi
    2- Llega de Davids, Xavi adelanta unos metros, se siente liberado de la carga de "ser Guardiola" y hace una muy buena segunda vuelta
    3- Y para mi el momento clave. Luis Aragonés. Luis le da la confianza necesaria, le da la manija y el resto ya lo sabemos todos. Luego Pep lo potencia y lo lleva a su máximo esplendor.

    Respond
  • hoeman 23 julio, 2013

    Buenos recuerdos. A mí Jusué no me decía mucho, se le notaban innumerables limitaciones: aparte de su imponente físico, en fútbol iba escaso. Alex Lombardero (sin duda una triste historia la suya; menudo shock) tampoco me pareció nada extraordionario. Y Coñago, aparte de los goles, idem. El que sí me gustaba era Coira: un lateral motoret de ida y vuelta, con buena técnica aunque con importantes lagunas defensivas.

    De esa selección, si tuviera que escoger a uno, me quedaba con Barkero lateral/carrilero izquierdo: qué delicia. Técnica, recorrido, velocidad, juego combinativo, golpeo de balón…

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.