Tú naciste grande… ¿y grande has de quedar?


Roma es la victoria de sus legiones, la grandeza de sus emperadores y la gloria del Imperio. Es la leyenda de su origen, la historia de su expansión y el legado de su civilización. “Roma es eterna”. Y el fútbol, que siempre ha sido el veraz espejo del contexto sociocultural de cada región, no tardaría demasiado en incorporar esta imagen triunfal y épica a su patrimonio intangible. En 1927, el Partido Nacional Fascista de Mussolini vio en el interesado matrimonio entre el recuerdo de la Roma imperial y el popular Calcio la oportunidad perfecta de recuperar el prestigio de ser romano. Con este objetivo y la unión de los equipos de la ciudad (SS Alba, FC Roma y SGS Fortitudo), la AS Roma nació predestinada para vencer donde muchos siglos antes lo habían hecho Julio César, Marco Aurelio o César Augusto. Sin embargo, la leyenda ya se había truncado: la SS Lazio, que había sido subcampeón liguero en dos ocasiones, se negó a formar parte de esta nueva entidad y decidió seguir compitiendo en solitario.

Fue como si Rómulo renegara de Remo, renunciara al protector cobijo de Luperca y se posicionara en frente, en vez de al lado, de la institución que debía emprender y lograr la conquista del norte de Italia. Porque Roma era la capital, pero la hegemonía de la península itálica llevaba un tiempo en manos del poderoso norte, que dominaba la política, la economía y, por supuesto, el fútbol. Es más, en el Calcio, su superioridad era mayor si cabe. Hasta 1929, año de la profesionalización del fútbol italiano y el consiguiente nacimiento de la Serie A, el campeón liguero más sureño era el Bolonia FC. Y Bolonia, capital de la región de Emilia-Romaña, está 300 kilómetros al norte de Roma. Es decir, un mundo. Un mundo que conquistar.

Los grandes campeones anteriores a la Serie A fueron el Pro Vercelli (Piamonte) y el Génova (Liguria).

Los éxitos tardaron en llegar (Serie A 1942) y cuando lo hicieron no se prolongaron en el tiempo (Copa de Ferias 1961 y Copa de Italia 1964), salvo en un lustro puntual con Nils Liedholm como técnico (una Serie A,El palmarés de la Roma no se corresponde con sus altas expectativas tres Copas y una final de la Copa de Europa entre 1979 y 1984). Sin embargo, el balance de sus 85 años de historia presenta una doble realidad. La Roma fracasó en su misión de arrebatar al norte la hegemonía del Calcio, pero lo paradójico de este hecho es que, aún con sólo tres Scudettos en su palmarés y ninguna Copa de Europa, el club romano ha seguido conservando parte de ese aura de grandeza con el que fue fundado. Entonces, ¿es un grande de Italia o un clásico? ¿Por qué? ¿Cómo ha afectado deportivamente al club? ¿Cómo ha asimilado la afición la falta de éxitos? ¿Qué futuro les espera? Daniele Manusia, romano y romanista, critico literario y periodista deportivo, nos ayuda a responder estas preguntas.

Históricamente, las expectativas de la AS Roma han sido tan altas como, finalmente, equivocadas.

“Es un problema de percepción: el hincha de la Roma siente pertenecer a la élite del futbol mundial, pero el hecho es que no es así. Nunca lo ha sido”, expone fríamente Daniele para concluir con un irrebatible “lo dice la historia”. Lo cierto es que el palmarés y los números son claros: pese a disputarSin embargo, afición y futbolistas alimentan esa histórica grandeza 80 de las 81 ediciones de la Serie A y ser el cuarto equipo en la clasificación histórica, sus tres títulos ligueros se quedan muy lejos de los 29 de la Juventus y de los 18 del AC Milan e Inter. Tampoco es que haya surgido demasiada oposición por parte de otros equipos al eje Milan-Turín, pero su objetivo era estar ahí. A su altura. Primero Italia; luego Europa. Y no fue así. Sin embargo, el romanista siente lo que siente y, por ello, cuando los jugadores saltan al Olímpico, la afición les recibe con la misma declaración de intenciones que en 1927: Tu sei nata grande e grande hai da resta (“Tú naciste grande y grande has de quedar”). Los jugadores, con su capitano a la cabeza, se ven envueltos así en un clima heroico del que se sienten orgullosos de formar parte. Sin ir más lejos, como recuerda Daniele Manusia, Francesco Totti lleva un gladiador en su brazalete, su película favorita es “Il Marchese del Grillo” -que reelabora el concepto de romanidad- y, en su día, incluso llegó a salir con una camiseta en la que se podía leer “the king of Rome is not dead”. Todo un símbolo.

“Si me hubiera ido al Real Madrid habría ganado tres Champions, dos Balones de Oro y muchas otras cosas, pero prefiero lo que he hecho”, declaraba hace poco más de un mes el propio Totti a France Football. Ese “lo que he hecho” no sólo se refiere a ganar una Serie A (2001), dos Copas de ItaliaCon Totti, la Roma ganó campeonatos pero dejó escapar aún más (2007 & 2008) y dos Supercopas (2001 & 2007), sino a haberlo hecho con la Roma. Su Roma. Y, a ciencia cierta, bien pudo ser más. Desde la mágica época de Falcão, Toninho Cerezo, Ancelotti o Conti en los ochenta, los giallorossi nunca estuvieron más cerca de ser grande que con Totti como estrella bajo la dirección de dos ilustres técnicos. “Con Capello la Roma parecía estar más cerca de los grandes de Europa por plantilla y carisma, mientras que con Spalletti nos acercamos en el aspecto del juego”, expone Daniele. Durante aquellos años, los romanos ganaron los títulos anteriormente mencionados, pero también sumaron cinco subcampeonatos en Liga (de los once que registra la Roma en su historia) y dos en Copa (de los ocho que acumulan, pese a que, junto a la Juve, es el rey de copas con nueve triunfos). Para Daniele Manusia, este periodo simboliza una de las claves históricas del club: “La relación entre el lugar que el hincha romanista considera justo para la Roma y el que ocupa en realidad, es bien reflejada por el periodo de Spalletti. La Roma era el eterno subcampeón, siempre un punto detrás del Inter de Mancini o Mourinho, y los seguidores lo viviamos como una injusticia. Se hablaba de errores arbitrales que nos perjudicaban, de mala suerte y de todo menos del hecho de que, cuando estabamos en ventaja, hicimos de todo para perder”.

Después de que Luciano Spalletti abandonara el club y tras la primera gran temporada de Claudio Ranieri (2010) en la que el club romano volvió a quedarse a las puertas del triunfo, las expectativas se han reajustado de forma inesperada para muchos. Nadie ha podido arrebatarles a Totti o De Rossi,Las últimas campañas han hecho mella en el orgullo romanista símbolos de la verdadera Roma, pero los giallorossi han vuelto a las posiciones (6º – 7º – 6º) que le caracterizaron en los años cincuenta, sesenta, setenta y noventa. Es decir, casi toda su historia. Y esto, al final, hace mella. “Tengo la impresión de que los hinchas romanistas van rebajando sus ambiciones. Sustituyendo la grandeza a nivel nacional o europeo con la de nivel ciudadano. Y es raro, porque yo crecí pensando que la Lazio, simplemente, no competía a nuestro mismo nivel”, se sincera Daniele. Un proceso que no está siendo “pacífico”, pues se entiende que se está vulnerando la identidad del club y despreciando la razón se ser del histórico orgullo romano. “Hay mucha rabia, además de decepción, como si hubiera habido una traición. Y eso te hace entender la irracionalidad de los seguidores romanistas”, concluye. Irracional o no, no deja de ser curioso que este cambio, esta nueva realidad, se haya producido casi de forma simultánea a la llegada de un grupo inversor que pretende hacer de la AS Roma una potencia.

La llegada de “los americanos” en el verano de 2011 ha traído nuevos aires al club romano.

Con Di Benedetto a la cabeza, cuatro grandes inversores americanos se hicieron en 2011 con el control del club. Su llegada, como comenta Daniele, fue acogida con recelo por los hinchas: “Hay una pelicula de Alberto Sordi, “Un americano a Roma”, que refleja bien la idea de cómo esta ciudad se sabe superior a todo y no se toma nada en serio. En lo particular, no se sabe cuánto dinero están dispuestos a invertir y hasta cuándo”. Aunque alguna de sus decisiones, como el crítico cambio de escudo, hayan incidido en esta sensación de que “no son los adecuados por no ser romanos”, su apuesta económica no ha decepcionado. No es únicamente cuestión de los 140M que llevan invertidos en fichajes hasta la fecha, sino también de, por ejemplo, el proyecto de crear un nuevo estadio de 60.000 espectadores para 2016. Quieren crecer, quieren ganar y quieren hacerlo con un estilo fresco, atractivo y renovado. Luis Enrique no logró generar consenso y Zdeněk Zeman no revolucionó el Calcio, pero la confirmación de esta idea es que su tercer -y nuevo- técnico es Rudi García. Con este modelo de gestión y dirección tan del S.XXI, el club espera recuperar el sitio que históricamente cree merecer. “Con los primeros triunfos, volveremos a pensar en grande”, afirma Daniele Manusia. Y, realmente, es que no puede ser de otra manera. Roma es eterna.

 
 

Agradecer a nuestro amigo Valentino Tola que nos pusiera en contacto con Daniele Manusia y, a su vez, ejerciera de intermediario. De igual modo, nos gustaría dar las gracias a Daniele por su predisposición y, claro, recomendaros a todos vosotros el libro que acaba de publicar sobre Cantona.


32 comentarios

  • Fagarcia 8 julio, 2013

    Es que aunque sea un subcampeonato se antoja difícil. Primero tienen que pensar en superar a la Lazio que ya es algo que se antoja difícil. Milan,Napoli, Fiorentina y Lazio se repartirán el segundo y el tercer lugar, otro quedará en 4to y ni hablar de tratar de quitarle el campeonato a la Juve. Y esto es en el Calcio, en Champions pasar de grupo sería de un logro. Y tienen buena plantilla, pero aún así lo veo difícil.

    Respond
  • @Absynthez 8 julio, 2013

    Muy bueno Quintana.
    Esto es lo que me pregunte TODA mi infancia.

    Porque AS Roma no es grande? Es Roma! me decia.

    Ojala el proyecto toma vuelo en un par de años. Sere un seguidor mas del club.

    Respond
  • @theAndres33 8 julio, 2013

    Sin duda alguna que la Roma es un grande del calcio, pero quizá sea cierto que no es tan grande como sus aficionados puedan llegar a creer. Miro el escudo y yo también veo a un equipo gigante, poderoso, pero hay que leer entre lineas, esa sensación la produce el hecho de tener delante el escudo de una ciudad tan importante históricamente como es Roma. Ves su escudo y piensas en el fabuloso imperio romano, es imposible no hacerlo, piensas en cómo se puede retener a jugadores como Totti o De Rossi. Esas primeras sensaciones que te vienen a la cabeza son de grandeza indudablemente pero una vez ese falso reflejo ha salido de tu mente está la cruda realidad, esa que no situa al club tan alto como parecía estar, ese sí pero no del equipo con los títulos, ese soy candidato pero nunca lo gano.

    Respond
  • Michiel 8 julio, 2013

    Si quieres perpetuar a lo largo de los años, para mí el ejemplo a seguir es el Barcelona. Más allá de los títulos, hace unos 25 años se propusieron de la mano de Cruyff implantar un estilo, una manera de entender el fútbol. Habrá veces que ganes más, otras menos, … pero la derrota no te confundirá. Una inversión de dinero potente puede ayudar a hacer un equipo que dure unos años. Hoy en día tener capital es también fundamental para competir en Europa y poder ganar títulos, pero lo más importante es crear los valores, tu manera de entender el club, y eso es lo que te va a hacer perpetuar y alcanzar las cimas más altas.

    Otros ejemplos son ManU, Real Madrid, Bayern, …

    Respond
  • @Absynthez 8 julio, 2013

    @Michiel

    Si no hay titulos dificilmente quedes inmortalizado.

    El barca de pep, sin titulos seria igual de trascendente?

    Respond
  • Michiel 8 julio, 2013

    @Absynthez
    "El barca de pep, sin titulos seria igual de trascendente? "

    Y ¿crees que el Barca de Pep lo habría logrado si hace 25 años no hubieran cambiado toda la filosofía del club? Sin esa filosofía no habrían apostado tampoco por Pep. Pero siempre se puede preguntar uno qué es lo primero, si el huevo o la gallina.

    Respond
  • @cordobeh 8 julio, 2013

    Para invertir y atraer jugadores hace falta estar en puestos champions tras la última jornada, y la Serie A es la división más dura tanto en la riqueza como en la pobreza, y con sólo 3 plazas además se convierte en injusto para el cuarto.

    La Roma parece el Liverpool del Calcio con todo pasado y viviendo de glorias vivas en el presente, pero sin el derroche en traspasos y salarios.

    Respond
  • @Absynthez 8 julio, 2013

    @Michiel

    No es cuestion del huevo o la gallina.
    Es cuestion de que vale mas,, puedes tener estilo y no ganar titulos. El estilo no garantiza nada, no perduraras por estilo.

    El barca de pep es un ejemplo superlativo de todos modos.

    Son distintas percepciones del futbol.

    Respond
  • janfranc 8 julio, 2013

    Aquí en España se ha criticado mucho al Calcio sin tener en cuenta lo especial que es, creo que la pasión y la historia de esta competición lo hace sin duda la que más mística tiene de todas. A juego con el propio país, extraño y genial en el buen sentido, contradictorio a más no poder, capaz de juntar capitales de la moda (Milán) y el caos hecho ciudad (Nápoles), capaz de generar movimientos como el Renacimiento y de generar personajes tan siniestros como Berlusconi.

    Respond
  • @AskR_13 8 julio, 2013

    Sabía que la Roma tenía menos títulos de los que parece, pero no tenía ni idea de que fueran tan pocos. Muy bueno el artículo, muy muy bueno. Felicidades.

    Esperemos que la Roma sea lo grande que se merece esa ciudad, porque estuve hace menos de un mes y allí hay verdadera pasión por el fútbol. Rivalidad entre los seguidores de Roma y Lazio. La pena fue que no pude entrar en el Olímpico porque había ensayos para un concierto :(.

    Respond
  • @migquintana 8 julio, 2013

    @theAndres33

    Muy de acuerdo contigo. El tema de retener a dos jugadores como Totti y De Rossi es clave. Eso no significa algo, significa mucho. Es tener una historia detrás, una identidad arraigada, un orgullo por pertenecer a un club y la ilusión de que, cuando llegue el momento, van a explotar a ganar porque está en sus genes. Seguramente a lo largo de su historia, el tener unas expectativas tan altas les ha podido perjudicar, meter más presión y demás, pero también tiene este reverso positivo. Y no sólo con los jugadores de la casa, sino con los de fuera. Tú y yo, como todos, cuando escuchamos ''Roma'', pensamos a lo grande. Es su legado.

    @Michiel

    Encontrar una filosofía tan marcada como la del Barcelona resulta prácticamente imposible, pero yo sí creo que la AS Roma ha tenido un ''deje'' histórico que ahora pretende continuar con frescura. Recordamos la Roma de Capello y la posterior de Ranieri, pero por lo general ha sido un club que, sin grandes nombres y con gran orgullo, ha tratado de jugar de forma ofensiva al fútbol. Lo cuenta Giannini en su vídeo que he vinculado en la columna de Kun, que a su vez también es un reflejo de esto. Ojalá Rudi García tenga suerte.

    @janfranc

    En España podemos presumir de riqueza táctica, en Inglaterra de tradición y en Alemania de ser el futuro, pero es cierto que el Calcio tiene un aura especial que le convierte en una competición más atractiva de lo que, en estos momentos, realmente es. Nosotros primero debemos solucionar nuestros problemas en la Liga, porque seguimos el mismo camino en algunos aspectos, pero ojalá el fútbol italiano se pueda reponer. Quizás nunca recuperarán lo que fueron en los ochenta, pero es que eso era una exageración…

    Respond
  • Michiel 8 julio, 2013

    @migquintana

    El tratar de jugar de forma ofensiva y eventualmente el afán de "tratar bien la pelota" ya es una filosofía o tendencia con la que un club y afición se pueden identificar (y esta filosofía puede de por sí distar de la del Barcelona). Eso te orienta ya a qué fichajes quieres hacer y cómo vas a desarrollar los futbolistas de las categorías inferiores. No ganarás siempre, pero los momentos de la victoria llegarán más tarde o temprano.

    Respond
  • @migquintana 8 julio, 2013

    Por cierto, yo creo que la Roma tiene unos matices diferentes al Liverpool. Es verdad que ahora ocupan posiciones parejas y adjetivos comunes para describir sus fichajes, pero vienen de sitios diferentes y su contexto es muy diferente. El Liverpool lo ha sido todo en Inglaterra y en Europa, pero la Roma sólo ''ha sentido'' que podía y debía estar ahí. Demasiado diferentes. Aunque, eso sí, comparten que el grupo propietario del L'Pool tiene entre uno de sus socios a Di Benedetto aunque, si no me equivoco, dicho grupo no tiene relación directa con la Roma -sí con los Red Sox-.

    Sea como fuere, del Liverpool ya llegará la hora de hablar… pronto. Muy pronto. 😀

    Respond
  • @SharkGutierrez 8 julio, 2013

    Siempre tuve la sensación que ver los colores de la Roma (bien sea en VHS o en videojuegos) y siempra era un equipo que me ha causado respeto. Es posible que a nivel histórico, esté al nivel de la Fiorentina (en un segundo escalón detrás de los grandes), pero su aura es tan grande como eterna es su ciudad. También es cierto, que a lo largo de su historia, siempre han tenido nombres ilusionantes que -por momentos- elevaban la magnitud de Roma a la de épocas perecederas.

    Miras la cronología de sus entrenadores y parece la búsqueda de la grandeza permanente, con cambios de entrenadores constantes. Te das cuenta de que son algo más de 60 entrenadores y solo Nils Liedholm ha permanecido en el cargo más de tres temporadas consecutivas y ésta época, coincide con la mejor etapa del club en la élite. No deja de ser reflejo de lo que ha ocurrido en su historia. Buenos nombres, buenos mimbres, pero siempre le falta dar el último escalón.

    No sé si con el grupo inversor americano dará un verdadero salto pues, ya van dos intentos fallidos y, solo ganar títulos, te hace ganar prestigio (ergo, dinero).

    Respond
  • Kundera 8 julio, 2013

    @Shark

    Helenio Herrera, Capello y Spalleti también duraron más de 3 temporadas consecutivas.

    Respond
  • @DavidLeonRon 8 julio, 2013

    @Absynthez

    "Esto es lo que me pregunte TODA mi infancia.

    Porque AS Roma no es grande? Es Roma! me decia"

    Amén. Otro que toda su vida se ha hecho esta pregunta. Bueno, más bien yo me preguntaba ¿por qué la Roma no es más grande? Es decir, le daba la condición de tal viendo el lado negativo.

    "el barca de pep, sin titulos seria igual de trascendente?"

    ¿De qué manera el Barcelona de Guardiola, Messi, Xavi, Iniesta, Puyol o Piqué, todos en sus mejores años, no iba a ganar títulos? Es una frase trampaxD:p

    Respond
  • @SharkGutierrez 8 julio, 2013

    @Kundera

    Se entiende lo que quiero decir (aunque me haya equivocado en el dato porque hablo de memoria). Es complicado durar en el club más de un lustro, cuando en Italia, en los grandes, era (es) de lo más habitual.

    Respond
  • @migquintana 8 julio, 2013

    De hecho, creo que Fabio Capello sólo pasó más tiempo en Milan… y en varias etapas. Ese equipo, por lo que siempre noto cuando se habla de Capello o de Totti, dejó muchísima huella en los aficionados. ¿Cómo lo recordáis vosotros? Mucha tela esos Samuel, Cafú, Emerson, Tomassi, Totti, Batistuta… y Montella.

    Respond
  • javimgol 8 julio, 2013

    Saludos de un laziale. Decir que la AS Roma es el grande de Roma…solo tienen una liga más que nosotros y han ganado menos trofeos internacionales oficiales. La Lazio tiene menos nombre, pero está mucho más cerca de la Roma históricamente (y a día de hoy, 2013, yo creo que tenemos un mejor nivel deportivo) que Atlético de Real Madrid, City de United, Everton de Liverpool, Espanyol del Barsa, Spurs de Arsenal, Inter de AC Milan, etc

    Respond
  • merchancito 8 julio, 2013

    En realidad, nada garantiza nada. Todos los aspectos que definen un club deben conjugarse acertadamente y añadir un poco de suerte para grabar su nombre en la historia.

    La filosofía Barça no garantiza nada sin su potencia institucional y económica. El caso del Real Madrid es similar, aunque habría que ver qué es "la filosofía Real Madrid"…
    La potencia económica del City ahí está. Abramovich tuvo que esperar 10 años para su Champions y saber cuánto esperará el jeque del PSG.

    Respond
  • janfranc 8 julio, 2013

    @migquintana

    Ojo que en muchas cosas me parece una competición más sana que la liga española, con más igualdad y variedad de equipos. Aprecio que poco a poco los clubes van reinventándose y gastando con más criterio, así que espero sinceramente que vuelva a ser una liga competitiva como lo era antes. Lo que sí veo un problema es lo de los campos casi vacíos…

    Respond
  • @migquintana 8 julio, 2013

    En el tema de los estadios creo que la Juventus ha mostrado el camino. En esta situación económica delicada tampoco se pueden acometer grandes dispendios, pero es que el Calcio y sus equipos lo necesitan desde ayer. No puede ser que la mayoría no tengan el campo en su propiedad, con lo que repercute eso a la hora de explotar su propio negocio. Eso sí, por lo que parece la Roma no es el único club que tiene en proyecto la construcción de un estadio, así que ahora sólo quedaría volver a dar un color -sano- a las gradas y a su fútbol, como en la Bundesliga.

    Respond
  • @Quisibo 8 julio, 2013

    Excelente artículo!!!
    Creo que Roma se asocia con grandeza en primer lugar por ser el club de la Capital, el fútbol tradicionalmente a trasladado las disputas territoriales al campo, y la capital siempre ha necesitado de al menos un gran equipo para reafirmar su supremacia contra la provincia. Es un caso bien particular el de Italia, donde la capital tiene 2 equipos que están fuera del top 3 histórico de la nación. Ojo quizás hasta fuera del top 5.

    Respond
  • Fagarcia 8 julio, 2013

    @ quisibo no es tan extraño. En Francia el PSG recien gana, en Alemania no tengo idea cual es el equipo de Berlín y solo inglaterra y españa se salvan

    Respond
  • @migquintana 8 julio, 2013

    Quizás no tan exagerado al ser dos clubes diferentes, pero el tema de la relación entre ser capital y dominar el fútbol del país es muy interesante. Hace no mucho leí en Soccernomics una teoría que vinculaba a la tradicional comodidad y vida burguesa de las grandes ciudades con la falta de interés por el mundo del fútbol, que siempre ha sido un deporte más ligado a las clases bajas y, posteriormente, a la clase media. Y me parece muy acertada, porque sólo hay que fijarse en las grandes capitales europeas:

    – Alemania: Hertha de Berlín con dos títulos ligueros (antes de la Bundesliga).
    – Paris: Paris Saint-Germain con tres títulos ligueros.
    – Italia: Roma con tres títulos ligueros y Lazio con dos.

    Incluso Inglaterra, la capital del fútbol europeo, acumula menos Ligas en su haber que la ciudad de Liverpool o de Manchester, que son netamente más industriales. Y hasta 2011 con la victoria del Chelsea, Londres se unía a las otras tres como grandes capitales que no habían ganado la gran competición continental.

    España escapa de este debate, tanto con Real Madrid como con incluso el Atlético de Madrid, pero es que ciertamente nuestra capital ha sido -y es, aunque cada vez menos- diferente a las otras cuatro.

    Respond
  • @Quisibo 8 julio, 2013

    @Fagarcia @migquintana Pues si, ahora que me citan los casos de Alemania y Francia caigo en ello, pero hablaba desde mi perspectiva latinoamericana, donde este fenómeno es muy marcado. uchos grandes conjuntos están asociados a las capitales, y disputan supremacía con la provincia. Ciertamente parece distinto en Europa :)

    Respond
  • @SharkGutierrez 8 julio, 2013

    @Migquintana

    Berlin tiene un asterisco, porque estuvo dividida durante más de 40 años. Lo digo, porque el equipo de Berlin que participaba en la liga de Alemania del Este si que campeonó bastante: el Dinamo de Berlín (aunque controlado por la Stasi), ganó 10 titulos de Liga.

    Respond
  • @migquintana 8 julio, 2013

    Tienes razón, Shark. Gran apunte! 😉

    Respond
  • @RussoBCF 8 julio, 2013

    Excelente articulo. Roma es siempre Roma, bajo el dominio de los equipos del Norte (la Juventus de los 5 titulos seguidos, el Genoa de principios de siglo, el Grande Torino, el Inter de Luis Suarez o el Milan de los holandeses). Solo un pequeño apunte, discúlpame por la intrusión:

    La fusión de Alba, Fortitudo (aunque este sigue existiendo, Totti salió de ese equipo) y el Roman, también se debió a un acuerdo político, un encumbramiento del fascismo sobre el fútbol, mas bien, el fútbol al servicio del fascismo: la llamada CARTA DI VIAREGGIO. Por ella muchos equipos, hoy históricos, nacieron en esta época sobre todo centro-sur de Italia al unirse los clubes de la ciudad para buscar grandes equipos y crear problemas a equipos del norte (Torino, Juventus, Genoa, Alessandria, Casale, Pro Vercelli, …). Entre ellos claramente están la Roma, la Fiorentina (con la unión de Club Sportivo Firenze y Palestra Ginnastica Fiorentina Libertas), Napoli (Internaples, Naples y Pro Napoli), Bari (fusión de Liberty e l'Ideale), se creó la Dominante (futura Sampdoria) por la fusion de Sampierdarenese y Andrea Doria, o la Ambrosiana-Inter (unión de Inter y US Milanese), y mas ejemplos como el Taranto.

    Respond
  • Abel Rojas 9 julio, 2013

    @ Quisibo

    Es que perfectamente factible lo que dices al final. Juventus, Napoli, Fiore y Milan parten con ventaja, y luego andan por ahí el Inter y la Lazio…

    @ Michiel

    Bueno, si hay algo inimitable es precisamente lo del Bayern y el Madrid -y la Juventus-. Son los tres equipos que a nivel nacional han ganado siempre. Con inversión o sin inversión, con ideas claras o ideas oscuras. Siempre han estado ahí por una mezcla entre tradición, galones, cultura y necesidad. Pero es cosa de mucho tiempo atrás. No creo que clubes como la Roma puedan aprender de estos tres… Manchester y Barça, o Porto y Borussia, son los modelos a imitar, opino.

    @ Javimgol

    "Decir que la AS Roma es el grande de Roma…"

    "La Lazio tiene menos nombre"

    Pues macho… Eso ^^

    Respond
  • piterino 9 julio, 2013

    Gran artículo, Quintana. Interesantes los debates que se han abierto a partir del mismo.

    Creo que no cabe duda de que ese carácter arrogante de los romanistas, ése que les confiere dignidad y orgullo de condición, les penaliza en el inevitable camino de espinas y desengaños en el proceso de colocar los cimientos de un proyecto desde la nada. Luis Enrique, Zeman, Rudi García; Lamela, Pjanic, Destro, Marquinhos, Castán, Nico López… Una línea coherente, un hilo argumental, una idea se ve, se vislumbra, al menos. Pero no están teniendo la paciencia ni la mano izquierda necesarias para afrontar los reveses momentáneos. Un club bonito pero complicadísimo.

    Sobre el tema de las capitales estatales y su afán de superioridad (cuestión que daría para muchísimo), creo que al final el fútbol refleja bien el carácter o la idiosincrasia que pueden advertirse en las mismas, en la pugna por ese lugar dominante. El tema de Roma me evoca orígenes más históricos, vinculados con la evolución económica y social del Norte de Italia. En cuanto a Londres, me parece que la razón de su "no preponderancia" puede deberse a la enorme fragmentación futbolística de la ciudad, que ya llegado a representar en torno a la mitad de la Premier algún año.

    El modelo, en este sentido, me parece sin duda el Porto. Aplicar una idea, un modelo económico, financiero, deportivo y casi social, y mantenerlo renovadamente. Los números son tremendos: de las últimas 19 Superligas, el Porto ha ganado 14! (por 2 de Benfica y Sporting y 1 del Boavista). La desventaja histórica con las Águilas ya no existe, están 29-26 en ligas.

    Respond
  • Dante 11 julio, 2013

    Totalmente de acuerdo con Manusia.

    @ Quisibo: Nada extraño, en Italia el fútbol fue importado del nordoccidente y se profesionalizó antes que en el resto del país. Incluso en otros deportes colectivos en Italia no hay clubes de la ciudad de Roma entre los más laureados por dicha razón…

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.